02
Dic/2013

Educación y arquitectura moderna

El bienestar se desarrolló en Europa con el impulso socialdemócrata y el propósito de dar respuesta satisfactoria a las demandas esenciales de la sociedad contemporánea: educación y sanidad de calidad y para toda la ciudadanía, acceso a una vivienda digna en una ciudad ordenada, y trabajo en condiciones satisfactorias. Los éxitos de esa vía reformista en la economía de mercado fue operada preservando los beneficios de la democracia burguesa, el régimen de libertades, frente a la vía radical ensayada tras la victoria de la revolución en Rusia, cuya modernización social y cultural pudo dar sus frutos hasta el segundo plan quinquenal. La crisis financiera global es hoy la manifestación de un capitalismo desbocado.

El valor de la política debería medirse en sus realidades sectoriales, con análisis cualitativos, por lo que la arquitectura resulta ser la disciplina que mejor manifiesta las condiciones ambientales y espaciales del éxito o el fracaso de cada uno de esos segmentos educativo, sanitario, residencial, laboral o urbano. Es por ello que una organización como el Docomomo International, destinada a poner en valor la arquitectura del movimiento moderno, converge en un objetivo mas general, el “proyecto moderno”, desarrollado de forma incompleta y agredido.

El Docomomo Ibérico es la plasmación de esa organización en los territorios de España y Portugal, una experiencia iniciada hace veinte años, y cuyo octavo congreso, celebrado la semana pasada en Escuela de Arquitectura de Málaga, ha estado dedicado a la arquitectura moderna y la educación. Tres vertientes han sido objeto de estudio y debate: la arquitectura de los edificios destinados a ese objetivo, la formación de los arquitectos en el sistema universitario, y la necesidad e importancia de la arquitectura en la educación infantil y juvenil.

Especial relieve ha tenido esta última faceta, contando con la presencia de destacados actores de la incorporación de los atributos de la buena arquitectura a la educación. Por ejemplo, entre otros, Jorge Raedó, catalán establecido en Finlandia, donde lidera importantes iniciativas; Xosé Manuel Rosales, arquitecto gallego y profesor de secundaria, promotor del Proxecto Terra, la mas destacada operación habida hasta ahora en España; o Anabel Varona y Carlos Arruti, arquitectos vascos creadores de Maushaus, con excelentes experiencias en la estrategia del juego y aprendizaje estético en la infancia.

Desgraciadamente los responsables públicos solo hacen acto de presencia en el protocolo inaugural, privándose de la oportunidad de apreciar experiencias e ideas valiosas a incorporar entre sus objetivos.

 

One thought on “Educación y arquitectura moderna

  1. Roberto Antonio Moro Pérez

    Este artículo del arquitecto Víctor Pérez Escolano es muy acertado, por cuanto plantea un tema que por su importancia debería estar más difundido en un territorio autonómico como el Andaluz, dadas sus riquezas en cuanto a los valores patrimoniales, naturales, ecológicos y también económicos, que atesora. Sin embargo, la divulgación y promoción arquitectónica y urbanística articulada e integrada a la generalización de la cultura autóctona, y en este caso más concreto a través de la educación, en síntesis no logra alcanzar los niveles requeridos. Abordemos en la contemporaneidad la trascendencia del trabajo del “docomomo”, vinculando además sus preciados referentes con los susodichos valores.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>