Monthly Archives: Noviembre 2012

28
Nov/2012

Gracias por enseñarnos a vivir mejor

En positivo: Conchi Aguilera es médico

Desde pequeña me ha gustado aprender. Mis maestros en la escuela consiguieron trasmitirme ese afán por saber más cosas de este mundo que me rodeaba y donde vivía. En clase siempre noté el cariño de los maestros y la entrega a su trabajo, una actitud que hoy para muchos puede estar hasta pasada de moda. Los niños somos traviesos, y yo en particular era atrevida y juguetona; sin embargo, mis maestros entendían que eran cosas propias de la edad y me trataban bien. Y como todo lo que me contaban en la escuela parecía interesante, pues admiraba a los maestros por su sabiduría.

Crecí y seguí estudiando. A los profesores de instituto los recuerdo con entrega en sus trabajos. Nos dedicaban tiempo para aclarar cualquier dificultad que tuviésemos en su asignatura. Había respeto mutuo entre profesor y alumno. De mi etapa universitaria también guardo grandes recuerdos de todos mis profesores. Y es que mi idea de los que educan se ha ido haciendo más grande a medida que crecía, porque no es tarea fácil conseguir que otros aprendan lo que tú enseñas. Prueba y verás las dificultades. Ahora veo la vocación y la dedicación de las personas que se encargan de la enseñanza, el esfuerzo que supone su trabajo y lo mal valorada que está esta labor tan dura.

En el colegio contábamos siempre el mismo chiste: “Quiero el trabajo de un cura, el sueldo de un ministro y las vacaciones de un maestro”. Era una broma corriente entre estudiantes, pero con el tiempo vi que no se corresponde en nada con la realidad. Las vacaciones de un maestro o profesor son muy pocas en comparación con el esfuerzo que tienen que realizar. De mi época de estudiante recuerdo que no había ordenador en clase, pero que la mayoría de los alumnos mostraba interés y motivación por llegar a algún lugar en la vida, tenían claro que quería formarse para algún trabajo. Los jóvenes actuales tienen más facilidades en cuanto a medios materiales y se tiene más en cuenta su opinión en clase, es decir, que tienen más medios y derechos que en mi época. La diferencia es que nosotros considerábamos el poder estudiar como tener mucha suerte y por eso había gran respeto hacia el que quería enseñarnos algo. Hoy, el respeto al profesor está ausente, se ha cambiado por el respeto hacia el ordenador y el iPod, lo que indica que en la sociedad actual hay una confusión bastante grande en la educación.

Si escuchamos con atención lo que otra persona ha aprendido, nos hacemos más ricos e inteligentes. Siempre es tiempo de aprender. La misma escuela de la vida da una y otra lección, y si eres joven de espíritu esto te hará más fuerte. La capacidad intelectual, el crecimiento de las facultades superiores, esas que nos distinguen de nuestros primos los monos, se desarrolla con lecturas y estudios. Al crecer más tu capacidad de cerebro, tu vida es mejor, percibes más lo que te rodea y solucionas más fácilmente las tareas de cada día. Aprender siempre es bueno en todos los sentidos, porque implica un beneficio para quien aprende y además ejercita sus capacidades. Siempre hay algo que aprender, siempre hay algo que desconocemos. Con suerte podemos encontrar buenos maestros si vamos con actitud de respeto hacia la persona que nos quiere enseñar algo. Pero para enseñarnos a vivir todavía no hay maestros, lo siento. Somos nosotros mismos los profesores y los alumnos. A veces podemos encontrar personas que nos quieran bien y nos den una orientación desde su experiencia, pero recuerda: el maestro aparece cuando el alumno está preparado para entender sus enseñanzas. Valorando y escuchando atentamente lo que otros te aportan, te haces más sabio y tienes matrícula de honor en la escuela de la vida.

27
Nov/2012

Igualdad, por conciencia y una mejor ciudadanía

ANDUJARRosario Andújar / Secretaria de Igualdad del PSOE de Andalucía. Alcaldesa de Osuna.
El concepto de igualdad debe ser definido en su más amplio significado. Tomar iniciativas políticas para la igualdad entre las personas es una obligación de cualquier gobierno que se precie. En los momentos de dificultades económicas es cuando más sentido cobra la obligación de velar por la población más vulnerable, pero para eso un gobierno tiene que tener la sensibilidad plasmada en su origen.
La Junta de Andalucía, y al frente el presidente Griñán, demuestran en los Presupuestos de la Junta para 2013 que en estos momentos hay que apostar claramente por la igualdad. Lo hace en empleo, asignando 60 millones a un Plan Social de Empleo; lo hace en educación, garantizando la escuela pública con la misma calidad, asegurando el acceso gratuito a los libros de texto, al transporte escolar, a los comedores escolares, actividades extraescolares, etc, de todos aquéllos que tienen menos recursos. Defiende la Sanidad Universal, pública y gratuita, aportando mecanismos de eficiencia innovadores y útiles, contrastando con todas las comunidades gobernadas por el Partido Popular. Y salvaguarda en Andalucía el derecho de las personas dependientes a ser atendidos con dignidad.
Ante la intención flagrante de los gobiernos del PP en las distintas autonomías y en el Gobierno de la Nación de erradicar todo lo que ha supuesto un impulso hacia la igualdad, el Ejecutivo andaluz demuestra su convencimiento de que el camino comenzado hace ya mucho tiempo por la promoción y defensa de la igualdad no se puede interrumpir con motivo de la crisis, porque las señas de identidad de la igualdad llevan marca socialista.
Hacer políticas transversales en todas y cada una de las partidas presupuestarias asignadas a las distintas consejerías es la única forma de generar un verdadero impacto de género positivo. El mantenimiento de los dispositivos y centros de apoyo a las mujeres es un esfuerzo presupuestario imprescindible, es de justicia social, e incrementar las partidas contra la violencia de género es cuestión de conciencia. Hay que continuar para lograr la mejor ciudadanía.

20
Nov/2012

El flamenco en la educación pública: necesidad y justicia

Por Álvaro Romero Bernal. (Periodista y profesor de Literatura)

La Ley Orgánica de Educación que regula las enseñanzas en nuestro país desde 2006, más conocida por sus siglas LOE, aporta al desarrollo del aprendizaje en los nuevos contextos que la sociedad globalizada genera lo que en el argot escolar ha dado en llamarse Competencias Básicas. La educación verdadera –no ciertos sistemas apoltronados y mohosos en su deriva sistémica–, la que germina de procesos vocacionales de enseñanza-aprendizaje, siempre ha buscado la competencia, la puesta en práctica, la enseñanza para la vida, la educación útil… o, dicho de otro modo, acrecentar los vínculos entre el colegio y el mundo, y no por el repentino interés cacareado en las filas más conservadoras de que haya un aprovechado pasadizo entre la educación pública y las empresas, de manera que éstas puedan articular, para su inmediato beneficio, lo que aquella debe impartir, sino por el más elemental sentido de la educación pública como ensayo para la vida real. La escuela pública, laica, heterogénea y diversa, es en democracia el mejor espacio virtual en el que nuestros niños y jóvenes pueden no sólo hacerse una idea de cómo es y cómo funciona el mundo, sino practicar las relaciones que en él se precisan. Por eso la adquisición de las Competencias Básicas no sólo es una tarea que marque la Ley, sino una obviedad que requiere el mismísimo concepto de esta educación para todos que todos perseguimos. En rigor, quienes nos dedicamos a la docencia no queremos que nuestros alumnos sepan sin más, sino que sepan para algo, en los distintos contextos que el devenir les va a ir ofreciendo. No es suficiente con saber, sino que es deseable saber hacer. No basta con aprender, sino aprender a aprender.

El mundo no es un ente que los más pequeños o los adolescentes comprendan a trazo grueso, sino que comienza en su entorno más cercano. De modo que sólo en la medida en que comprendan lo más profundamente ese entorno íntimo, con sus características y su historia concretísima, podrán, paulatinamente, seguir comprendiendo otros radios mundanos que les permita convertirse en ciudadanos del y para el mundo. No es este un planteamiento chovinista, sino todo lo contrario, el único planteamiento educacional por el que un ser humano puede empaparse sin ambages del humanismo, pues no hay caminos hacia la universalidad que no partan de lo local.

En este sentido, no se entiende todavía cómo la manifestación artística más completa y representativa de Andalucía, el Flamenco, no ha integrado los currículos de nuestros estudiantes de una manera transversal, rigurosa y permanente, máxime después de que –hace ya dos años– la Unesco designara este arte trino –cante, toque y baile–, que además incluye un sinfín de otras manifestaciones culturales, sociales y económicas, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La labor teórica y simbólica ya está hecha por parte del organismo internacional. Pero la labor práctica y utilitaria es aún un reto crucial para las administraciones de nuestra tierra, del Ministerio del Gobierno de España y de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Con motivo del Día del Flamenco en Andalucía, el pasado 16 de noviembre, la Asociación de Artistas Flamencos ha recordado por enésima vez la necesidad de que el flamenco entre en las escuelas. Pero en estos tiempos difíciles todo llamamiento por parte de un colectivo determinado se interpreta desde la perspectiva interesada de la desesperación laboral. En este caso, sin embargo, mirar este asunto así es una insoportable prueba de miopía diacrónica y sincrónica y un ejercicio de incoherencia que las futuras generaciones no podrán perdonarnos, sobre todo teniendo en cuenta que en otras latitudes del mundo no sólo valoran el Flamenco como merece sino que le encuentran aplicaciones que va más allá de las industrias culturales.

Insistimos en la justa conveniencia de que el Flamenco entrara en la escuela pública porque en su ramillete de expresiones puede articular como pocas manifestaciones humanas las competencias básicas que preocupan al ámbito educativo y puede enriquecer desde nuestras propias raíces el proceso evolutivo del alumnado en su cosmovisión crítica más loable por lo que tiene de verdad y de proyección desde lo individual a lo social.
Para empezar, el Flamenco en la escuela contribuiría decisivamente a desarrollar competencias como la cultural y artística, y no sólo por lo que se refiere al estudio o práctica –imitativa y creativa– de intérpretes cantaores, tocaores o bailaores, sino a un interesante cúmulo de derivadas que emanan de ellos, desde la poesía entendida desde los presupuestos flamencos que apunta a nuestros principales poetas andaluces de todos los tiempos hasta la música pensada e interpretada desde los cánones y compases flamencos, con su matemática precisa, pasando por la historia instrumental que se inicia en la percusión más telúrica, avanza por las filigranas de los mejores guitarristas del planeta y desemboca en los hallazgos más deslumbrantes por parte de instrumentos tradicionalmente vinculados a lo clásico como la flauta o el piano.
Pero es que el Flamenco en las aulas también contribuiría decisivamente a la competencias lingüística, social y ciudadana, porque contar flamenco es contar la historia de un pueblo que ha pasado de vasallo a ciudadano gracias a su lucha social por los vericuetos del desamparo, en ímpetu comunicativo que fue siempre más allá de lo que las palabras decían estrictamente. Por eso el Flamenco en nuestras aulas pueden desarrollar asimismo la competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico, sonando en cada una de las comarcas cantaoras que precedieron a las comarcas o provincias políticas que se conformaron luego, cuando ya los flamencos habían pasado por el purgatorio histórico de ser vagamente representantes de la mala vida en los puertos de Cádiz y Málaga o en las minas del Levante andaluz, excelsos embajadores de Andalucía que aprendieron definitivamente a aprender.

Actualmente, cuando nuestras escuelas se han convertido en foros de intercomunicación con acceso a una información infinita que circula por las redes, contempladas por jóvenes que han nacido ya con su competencia digital bajo el brazo, es hora de hacerles partícipes activos del producto interdisciplinar más brillante que su tierra ha germinado en el crisol más admirable del enriquecimiento cultural, la generosidad y el humanismo construido desde el terrón más cercano y comprensible. Pero nada de ello podrán hacerlo con suficiente conocimiento de causa la Unesco ni el Japón, sino nosotros, con la fe que nos sobra.

12
Nov/2012

El 14-N es una tarea común

El próximo 14 de noviembre de 2012, UGT y CCOO hemos convocado una Huelga General por la que queremos hacer un llamamiento a la unión de toda la sociedad española por una causa justa y común, la defensa del estado de bienestar de todos y todas los ciudadanos y ciudadanas.
Estamos viviendo unos momentos de pérdidas de derechos sin precedentes en la historia reciente de nuestro país, que además se ve afectada por la continua política de recortes del Gobierno, que está llevando a una situación límite a los ciudadanos y ciudadanas de la provincia de Sevilla.

El 14N podemos y queremos marcar un antes y un después y protagonizar una exigencia de cambio que cada día es más urgente.

Y para eso no estamos solos, en Sevilla gran número de asociaciones de todos los ámbitos de la sociedad, englobadas dentro del colectivo Compromiso Social para el Progreso de Sevilla apoyan la convocatoria del 14N (consumidores, autónomos, padres y madres, economía social, Feministas, ONG….)

Al mismo tiempo, a nivel europeo la Confederación Europea de Sindicatos, que representa a todos los países de la Unión Europea (UE), ha decidido también articular un frente común para exigir un cambio de rumbo a las peligrosas políticas de ajuste y profundamente antisociales que se están aplicando en toda Europa. Será un día que se concretará en distintas movilizaciones y huelgas en todos los países de la UE y confiamos firmemente en que será una fecha histórica para la provincia de Sevilla, para el conjunto de España y de la propia Unión Europea.
Los sevillanos y sevillanas debemos exigir al Gobierno que ponga fin a su política regresiva que, con la excusa de la reducción del déficit público, está poniendo en jaque a la gran mayoría de la población: está provocando la pérdida de miles de empleos, un intolerable nivel de desempleo, un grave deterioro de los servicios públicos, un empobrecimiento cada vez más acusado de la población y un ensanchamiento de la desigualdad social.
Los recortes y la aplicación de reformas, como la laboral, traducidos en 254.238 parados y paradas en la provincia de Sevilla, son profundamente antisociales: lastran derechos sociales y laborales que han costado muchos años y esfuerzo conseguir, y reducen la capacidad económica de los ciudadanos y ciudadanas, sobre todo de los que tienen menos recursos, llevándolos a una situación límite de empobrecimiento y desigualdad. 104.200 hogares sevillanos tienen a todos sus miembros en paro.

No es el 14N una jornada sólo de paro laboral; los problemas que afectan a nuestro país y a nuestra provincia los está padeciendo el 99% de la población: funcionarios, asalariados, parados, pensionistas, autónomos, pequeños empresarios… y ciudadanía en general; sólo el 1%, la élite, el poder económico financiero, se está lucrando, beneficiando y sacando rendimientos a esta crisis global.
Los Presupuestos Generales del Estado del próximo año, lejos de hacer una apuesta decidida en la defensa y protección de los españoles y españolas, tienen como primer destinatario del gasto público el pago de la deuda, luego, sigue quedando patente que quién está saliendo beneficiado de la crisis son los bancos y son los grandes inversores, que tienen en sus manos la deuda soberana de este país, recayendo el malestar y recayendo la injusticia en los más débiles del sistema, los ciudadanos y ciudadanas.

Está peligrosamente en juego nuestra vida diaria, nuestro futuro, así como la calidad de nuestro sistema democrático. Pretenden arrasarlo todo, y no podemos mirar a otro lado cuando se está cometiendo un grave atentado contra los ciudadanos y ciudadanas, porque se están atreviendo incluso a nombrar gobiernos tecnócratas, manejados por técnicos financieros que ni siquiera han sido elegidos por el pueblo.

Nos quieren arrebatar nuestra dignidad y nuestros derechos.

Por eso, el 14N debe ser ante todo un acto de rebeldía y una muestra contundente por parte de todos los ciudadanos y ciudadanas de Sevilla exigiendo un cambio de orientación de las políticas de recorte del Gobierno.
El 14N debe servir para poner de manifiesto que los ciudadanos de nuestra provincia no estamos por los recortes en educación, sanidad, dependencia, prestaciones, pensiones… que no estamos por la desaparición de los servicios públicos; que no estamos porque se reduzca cada vez más el poder adquisitivo de las clases menos pudientes; que no queremos ser los que soportemos el peso de los ajustes fiscales para que después se utilice el dinero público (que sale de nuestros impuesto) para ayudar a los bancos y a esa elite económico financiera, que son los únicos que han vivido por encima de sus posibilidades.
El 14N los sevillanos debemos exigir que nos escuche Europa y nos escuche el Gobierno de España.
Un Gobierno que con menos de un año en el poder ha contradicho, no olvidemos, su programa electoral, sus discursos y sus argumentos al aplicar las medidas socioeconómicas que le han dictado desde la cuna de la austeridad, Alemania.

Por eso, también pedidos al Gobierno que permita, a través de un Referéndum, que el pueblo opine, que los ciudadanos se posicionen sobre si los durísimos recortes y sus tremendas consecuencias son el único camino a seguir. Para nosotros, por supuesto, hay alternativas.
El 14N tiene que ser un aldabonazo en la conciencia social de nuestra provincia.

Ya no podemos seguir aguantando más, nos ahogamos, necesitamos salir a flote y para eso son necesarias medidas de estímulo para el crecimiento de la economía.
El 14N es una tarea común. Tenemos que salir a la calle, tenemos que seguir luchando porque solo con la lucha podremos conseguir un futuro mejor para nuestro país, para nuestra provincia, para nuestras familias y en definitiva, para nuestros hijos.

Que no nos dejen sin futuro. Hay soluciones.

11
Nov/2012

El cascabel al gato

Por Manuel Copete, Secretario Agrupación Juan Negrín (La Puebla)

Si Mas se sale con la suya, no arreglarán ni un problema social y seguirán con los recortes.

Si en Cataluña pasara lo mismo que acaba de ocurrir en el País Vasco, no sólo el PP y Rajoy tienen un problema. Lo tienen el PSOE e incluso, IU (cuya versión catalana es poco menos que un remedo. Adiós a los tiempos del todopoderoso y omnipresente PSUC). Y con ellos, el electorado de izquierdas.

Menos mal, Urkullu empieza la fiesta centrándose en la crisis y el paro y no en los aspectos identitarios del independentismo. Lo que le hemos oído en campaña también iba en esa línea. A ver cuánto puede aguantar la presión de Bildu y cuánto es el PSE-EE capaz de evolucionar hacia posturas de encuentro con el PNV. Una vez salió no sólo bien, sino muy bien, el encuentro de ambos partidos en el Gobierno vasco. El socialismo es, desde hace muchos años, partido institucional y fuera de los ámbitos institucionales y de gobierno se siente extraño, como gallo en corral ajeno, vamos.
Así que tenemos dos problemas añadidos a la recesión económica y el paro, que son la del soberanismo en las comunidades históricas y la ceguera del Partido Popular, incapaz hasta ahora se salir del cuarto estrecho del nacionalismo español, basado en el enfrentamiento político-lingüístico con esas comunidades y con Wert paseándose con una lata de gasolina. El segundo problema de los partidos estatales es, de momento, el de un solo partido en realidad: el PSOE. Alejado de su electorado desde las decisiones de gobierno de mayo de 2010, donde quedó claro que no tenía alternativa económica distinta de la derecha y que sucumbió al vértigo de cambiar todo para que no cambiara nada en el congreso de Sevilla de hace ocho meses.

grinanNo se olvide que las medidas del peor Zapatero –el que sucumbió olvidando su programa electoral– fue aplaudido hasta la saciedad por Boyer y Solchaga, que desde entonces aparecieron en los actos del hasta entonces denostado por radical e izquierdista ZP, aquel que llegó a ser amigo de artistas y enfrentado al gobierno de Bush jr. Se plegó al ala liberal del PSOE y perdió la calle y a las bases socialistas.
De aquellos polvos, estos lodos. A los socialistas franceses, por poner un botón de muestra, les costó dieciséis años volver a ver que la gente les mirara a la cara. Y en esa podemos estar si no se espabila pronto y ponemos delante alguien libre de polvo y paja, a la vez que se vuelve a respetar al votante propio y nos dejamos de darle palos al canasto del pan electoral. Si maltratas a tu gente no podemos pedirle que, como poco, no se abstengan en masa.

La clave gallega es eso, clave gallega. Allá no existe nada parecido al PNV, porque lo que existía de regionalismo galleguista de derechas acabó en el PP, capaz de galleguizarse, como en Baleares se mallorquinizó. Creo que se entiende. En ambos lugares, el PP representa al nacionalismo español y al regionalismo de centro derecha, y se presenta sin rival. Es verdad que Unió Mallorquina fue un híbrido que molestó durante tiempo y también que hoy ya no es problema. Tras los grandes escándalos de dos presidentes autonómicos (Cañellas y Matas) volvió a ganar por mayoría absoluta, aunque la Gürtel los persiga hasta el catre.

No levantar cabeza en las encuestas a nivel estatal, acaba de ponerle la guinda al pastel, no por deméritos de Rubalcaba mismo –sigue siendo una cabeza ilustre y con pocos rivales de su talla– sino por lo que significa de pasado fracasado. Y aunque haga un magnífico debate de Presupuestos como el que hizo un día después del recuento en las dos comunidades históricas, santo que pinte son ya, demonios.
Queda el noviembre catalán. Y si Mas se sale con la suya, no arreglarán ni un problema social, no seguirán más que con recortes. Pero sobre el derruido país que quieren crear, habrán conseguido echar un manto de problemas superfluos. Una tapadera genial, que está a punto de salirles bien.

Menos mal que el experimento Mario Conde no ha llegado a nada en Galicia y que por otro lado el socialismo y las otras formaciones de izquierdas que concurrían se han mantenido fuertes en las ciudades. Si en A Coruña, el PP le saca al PSG cinco mil votos, está claro que no es por ese tipo de diferencia por lo que ha llegado a duplicarle en dos veces y media los diputados. Que el PP tenga tres de las cuatro diputaciones y la mayoría de pueblos y aldeas, si es la clave de una estructura de partido, que es en muchos casos partido único, y la raíz del éxito electoral global. Allí ni asoma UPyD. Por eso llevan lo que llevan y cuando no sacan mayoría absoluta, se quedan a un escaño. No se desploman nunca. Y la verdad es que les ha salido hasta ahora de lujo.

Ya quisiera el PP andaluz esa sapiencia. Si, porque estructura ya tienen: Todas las capitales y cinco de las 8 diputaciones. Enorme cantidad de pueblos pero la pifiaron en el último metro. Ahora sin liderazgo y con Cospedal de copiloto, lo tienen crudo. El último invento, abandonar la FAMP. Un día de estos se van del Parlamento. Como la realidad no me gusta, la niego. Bueno, antes, es de suponer que alguien haga algo antes de llegar a las autonómicas nuevas, que se antojan imposibles, en este escenario que se barrunta. Desde luego Zoido no pasa de ser un zoquete por muchos amiguitos/as del alma que tenga en los juzgados y ya saben en el PP que sustituir a Arenas no era tan fácil. En el Parlamento se chotean del tipo en cuanto toma la palabra y ya no saben los suyos qué hacer con él.
El socialismo andaluz, por nuestra parte, salvada la quema electoral por el adelanto inteligente de la convocatoria y el alejamiento de las generales (adelanto que Feijóo también ha aplicado, pillando a contrapié la renovación del PSG y alejándose de la segunda parte de recortes de Rajoy), tiene por delante y de manera principal su salida particular de la crisis y aquello de “no alejarnos de donde estuvimos que estar siempre” (Griñán dixit en la Convención Municipal del PSOE en Málaga) y en otro orden de cosas, no quedarse fuera del debate de los nacionalismos –ya más histéricos que otra cosa– para no perder las señas del 28-F y contraatacar al egoísmo particularista de los que tiñen los tiempos de crisis con la tinta de calamar sentimentalista. Pero es complicado. Con expertos/as incluidos. Este no es debate propio de nosotros, ni con nuestra gente, cuyo problema clave es poder trabajar en algo.

Lo dicho, varios cascabeles y unos cuantos gatos gordos y rabiosos. Y el 14-N, a la vuelta de la esquina, la TVE en manos de Telemadrid y Edurne Uriarte, la señora del ministro incendiario, de fichaje estrella en las tertulias y… los antidisturbios listos para la faena.

Esopo, Iriarte y Samaniego, está claro, que fabularon para esta época.

09
Nov/2012

¡La legalidad nos obliga a todos!

El pasado 25 de octubre los obispos de las 10 diócesis de Andalucía reclamaban la convocatoria de la comisión mixta del patrimonio (Iglesia Católica-Junta de Andalucía) para analizar la propuesta de la Consejería de Cultura sobre gratuidad, calendario y horario de visitas de los bienes culturales de la Iglesia. ¡Ya era hora!

Como ya va siendo hora que la legislación sobre patrimonio histórico-artístico sea cumplida por todos. Y cuando digo todos me refiero a particulares e instituciones, entre las que se encuentra la Iglesia, titular del 80% de los bienes de interés cultural de Andalucía.

Las administraciones tienen la obligación de velar por este patrimonio, como también la tienen de colaborar económicamente para su restauración y puesta en valor. Eso nadie creo que lo discuta. Hablamos de un bien colectivo.

Lo que no es de recibo es que, en muchos casos, se inviertan fondos públicos en estas restauraciones y se privaticen, acto seguido, los beneficios económicos que generan.

Hay que recordar que la Junta de Andalucía lleva invertidos más de 48 millones de euros desde el año 1999 en la conservación del patrimonio eclesiástico, sin grandes contrapartidas en la mayoría de los casos. Ni tan siquiera la del cumplimiento puntual de la legislación que a todos nos obliga. Es cierto que una de las principales finalidades de los templos ha sido y es el culto y que por éstos son abiertos al público. Ese ha sido su origen y principal razón de ser, aunque no la única. Más no es extraño encontrar en nuestras iglesias algún cartel que indica que está prohibida la visita turística durante la celebración de la santa misa, que apenas se extiende unos minutos con el horario de su apertura. ¿Pero qué sucede cuando éstos llevan cerrados 79 años como es el caso de la iglesia de San Lorenzo de Úbeda?

En esta misma ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, La Consejería de Cultura invirtió más de 1.400.000 euros en la muy dilatada rehabilitación de la antigua colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, sin convenio, ni ninguna otra colaboración o aportación económica por parte del Obispado de Jaén. Como tampoco de ninguna otra administración. Pues bien, al cabo de un año de su inauguración, esta misma institución ha puesto en manos de una empresa privada la “explotación” turística del templo. Es decir, ha privatizado su entrada.

Hoy existe un fuerte movimiento vecinal para salvar la antigua parroquia de San Lorenzo en esta misma ciudad. Este inmueble permanece en el más absoluto estado de abandono y postración desde hace décadas, por lo que ha sido incluido en la Lista roja del Patrimonio. A la Iglesia corresponde, como titular, su conservación. Pero no lo hace. Como tampoco accede a que la propiedad del mismo pase a manos del Ayuntamiento que sí se encargaría de rehabilitar su fábrica para fines vecinales y culturales. Hace dos años el anterior equipo de gobierno ofrecía la permuta de unos terrenos, valorados en 600.000 euros, por el arruinado inmueble para así poder intervenir en el mismo. Al obispado le pareció poca la valoración y el acuerdo nunca se llegó a subscribir. Y sigue, hasta la fecha, sin invertir un solo euro en su restauración. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que el venerable inmueble sea una pura ruina?

Esta situación, como otras, es intolerable en una sociedad de derecho. Pero siempre queda el diálogo y la comisión mixta del Patrimonio puede y debe ser un lugar de encuentro apropiado para poner remedio razonable a situaciones como la que acabo de referir y otras muchas. De ello solo saldría beneficiado nuestro patrimonio histórico-artístico y el conjunto de la sociedad andaluza que es su legítima heredera.

No sería justo reconocer que, a lo largo de los siglos, la Iglesia ha sabido salvaguardar su inmenso patrimonio para legarlo a las actuales generaciones. Como tampoco sería justo dejar de reconocer que este mantenimiento precisa de recursos económicos foráneos. Todo es compatible si se hace de un modo sensato y generoso. Todo es negociable, menos el cumplimiento de la ley.

07
Nov/2012

Dé gracias sonriendo, por favor

Conchi Aguilera es médico.

Paseando un día con una persona inteligente, que soy yo misma, me dieron las gracias con una sonrisa. Este gesto tan simple de que te agradezcan algo me hizo sentir bien, porque no parece hoy tan corriente que la gente dé las gracias y además sonría. Por este detalle pasé el día pensando que no damos importancia a las cosas más grandes de la vida, que casi siempre son pequeños detalles cotidianos.

Por valorar cada gesto bonito que la gente tiene conmigo es por lo que he llegado a la conclusión de que soy inteligente. Hoy día si eres amable y cariñosa te suelen llamar tonta. No sirve para nada portarse como una humana con los humanos, y yo estoy convencida de que sirven de mucho las relaciones amables. De hecho somos seres sociales, como las abejitas, y no podemos estar sin la compañía cercana de los demás humanos. “Una sonrisa no cuesta nada, pero ayuda tanto…” Esta frase me encanta. La gente en general no sabe que sólo por sonreír su sistema inmunológico, el que te defiende de las enfermedades, funciona mejor. Aunque sólo sea por salud, será mejor sonreír.

Si la sonrisa es sincera, además aporta sensaciones de tranquilidad interior, y hace que veamos la vida si no de color de rosa, al menos no tan gris. Y si añadimos un “gracias” a la sonrisa nos abrimos unas puertas grandes, para poder quitar soledades y otros malestares, tan frecuentes hoy día.
Con el ritmo de tu vida, metido en tus tareas y preocupaciones, esta idea de dar gracias sonriendo parece un absurdo. Cuando haces este gesto tan básico resulta que lo que activas son importantes recursos naturales de tu cerebro, y además te abres la posibilidad de encontrar soluciones a lo que en ese momento estés viviendo. Otra ventaja que aporta la sonrisa es el acercamiento a los que como tú tampoco sean felices, por no sentir el cariño de los que te rodean. Sin los otros humanos, los humanos no somos humanos, somos en función de la gente que nos quiere y queremos. Somos una parte de un todo, y es necesario relacionarse para poder hacer crecer nuestra mente. Se sabe ya que las neuronas, que son las células de tu cerebro, cuanto más se relacionan entre ellas hacen que seas más inteligente y que tu cerebro desarrolle más capacidad. Puede ser entonces que por esto tenemos que relacionarnos entre nosotros, para así desarrollar más nuestra vida y sacarle todo lo que podamos de felicidad.

Y a todo esto, ¿qué es la felicidad? Lo más parecido es estar bien contigo mismo y lo que te rodee, ¿no crees? A veces lo que nos rodea, y los que nos rodean, son los obstáculos para precisamente ser un poco más felices. Podemos cambiar un poco nuestro alrededor del día a día sólo con una sonrisa y así no nos afectarán tanto las maldades y sinsabores que otros intentan provocarnos. De esta manera, tu actitud de sonrisa ante la vida se convierte en un escudo protector, es un bálsamo medicinal que ayuda a quitar penas y te acerca a otros que desean, igual que tú, que su vida diaria sea lo mejor posible, en la que no haya sufrimiento ni un pesimismo constante.

Practica a diario una mueca de sonrisa y da las gracias, verás cómo te sientes mejor. Este deporte, si se hace con regularidad, nos da flexibilidad en todo nuestro interior. Más importante que incluso comer es tener actitud de compartir lo que comes y disfrutar sintiéndote cercano a los que te rodean en la mesa. Así que, por todo lo anterior, llego a la siguiente conclusión: una sonrisa no cuesta nada, pero ayuda tanto…

05
Nov/2012

Abusar sexualmente de una niña de 13 años

JORNADAS

Amparo Díaz Ramos es abogada

En apariencia nuestra sociedad está siendo sensibilizada en contra la de violencia de género y los derechos de los y las menores son destacados a nivel teórico con frecuencia. En la práctica hay un profundo desconocimiento y falta de protección en los casos de abusos sexuales a niños, niñas y adolescentes, en los que mayoritariamente las víctimas son mujeres y los agresores hombres. Cuando la persona menor de edad que ha sido vinculada sexualmente al adulto es una niña (en vez de un niño) la sociedad suele sacar sus peores ropajes machistas. No es raro escuchar que la adolescente provocó al adulto, que es una buscona o como mínimo, ligerita de cascos. Esos crueles comentarios evidencian, una vez más, cómo nuestra cabeza sigue llena de mitos machistas. Dentro de esos mitos coexisten las niñas de 13 años poderosas, manipuladoras, mentirosas, con una sexualidad incontrolable, y con frecuencia un peculiar gusto hacia hombres bastante mayores, con las mujeres adultas débiles, mentirosas, sin carácter suficiente para ocupar altos cargos en política o profesionales. Es como si las mujeres solamente fuéramos poderosas en la adolescencia, y solamente conserváramos en el ideario machista como única característica constante el ser mentirosas cuando cuestionamos o denunciamos a un hombre.

Estos mitos machistas sobre las niñas no serían más que chistes de mal gusto si no tuvieran en la realidad un reflejo cruel: nuestras adolescentes están indefensas frente a los abusadores sexuales.

Están indefensas porque hay hombres que las ven como objetos para usar a su antojo, porque no las educamos para prevenir ni detectar las conductas abusivas, y no les explicamos con ejemplos claros los peligros que conlleva comunicar con desconocidos a través de Internet. Pero también están indefensas porque los y las juristas solemos tener sobre nuestras espaldas poca formación en este tipo de delitos y demasiada inercia machista. No pocas veces trasmitimos la idea errónea de que a partir de los 13 años todo vale, y no es cierto. Las relaciones llevadas a cabo usando el engaño o la superioridad, no valen, igual que tampoco son legales las que se llevan a cabo usando las coacciones o violencia física. Cuando el adulto manipula, dirige, domina la voluntad de la niña nos encontramos ante un delito y hay que proteger a la víctima. En esos casos el adulto se come a la adolescente, su esencia, su libertad, su propio desarrollo.

La administración de justicia sigue sin estar diseñada para proteger a las víctimas de violencia de género en cualquier ámbito. Maltrato en la pareja, acoso sexual o laboral a mujeres, explotación sexual, son delitos que, lejos de estar en primera línea de intervención policial y judicial, siguen siendo, en la práctica, residuales. Hemos avanzado en algunos aspectos pero no lo necesario. Nos sigue costando mucho actuar ante esos delitos, hasta el punto de que las agresiones sexuales en la pareja o los abusos sexuales a menores a penas se abordan en los Juzgados porque las víctimas reciben mensajes disuasorios para que oculten lo sucedido o porque son despachados rápidamente con un sobreseimiento.

Sería maravilloso poder decir el día internacional contra la violencia de género que este tipo de violencia está a punto de ser erradicada o, al menos, que las personas que desde distintos ámbitos trabajamos evidenciando la gravedad de los hechos y apoyando a las víctimas, por fin hemos conseguido un sistema útil de protección. Pero lo cierto es que seguimos dando mensajes contradictorios, buena parte de ellos erróneos, y las mujeres lejos de tener privilegios en los Juzgados – como se dice tantas veces- siguen partiendo de una situación de descrédito, y con frecuencia, escaso interés.

Las víctimas necesitan hacer visible lo que ha sucedido o está sucediendo pero por desgracia que obtengan un buen resultado en los Juzgados y su situación real mejore va a depender en gran medida de si su entorno la apoya o no, de si es capaz de contar lo sucedido de manera completa, y, sobre todo, de si consigue que un juez o jueza comprenda que es necesario investigar en profundidad. Porque si la administración de justicia se queda en “el primer vistazo” las víctimas siempre saldrán perdiendo.

02
Nov/2012

La ampliación del Bellas Artes

Arsenio Moreno Mendoza, Historiador del Arte, profesor y novelista

Por la prensa nos hemos enterado –aunque ya nos lo temíamos– de que los seis millones previstos en los presupuestos generales del Estado del 2013 para la ampliación y reforma del Museo de Bellas Artes de Sevilla se han evaporado por mor de la tórrida crisis económica que padecemos. Y otra vez más este inmerecido recorte en cultura le ha tocado sufrirlo a la ciudad de Sevilla.

Esta partida presupuestaria, la primera prevista, formaba parte de una cantidad próxima a los dieciséis millones de euros pactados por el Gobierno central, titular del museo, y la Junta de Andalucía, responsable de su gestión, que –entre otras cosas– aportaría algo tan sustancial como un inmueble de su propiedad, el antiguo Palacio de Monsalves. La ampliación proyectada habría de suponer casi la duplicación de la actual superficie de la pinacoteca, que por ahora no alcanza los seis mil metros cuadrados. Una cantidad absolutamente insuficiente para albergar la mayor y mejor colección de pintura de toda la comunidad autónoma, así como dependencias imprescindibles como son almacenes, talleres de restauración, biblioteca, archivo, sala de exposiciones temporales, área de conservación, administración, tienda, cafetería, etc. Y hablamos de uno de los más importantes museos de Bellas Artes de España. Muchos dicen que el segundo, detrás –aunque a una enorme distancia– del Prado. Yo no lo sé, pues en materia de museos no existe una medición cuantitativa; ni siquiera por el peso de sus colecciones, ni tampoco por el número de sus visitantes, en una cultura donde lo que prima es el espectáculo. Lo que sí es cierto es que nuestro museo forma parte de ese reducido núcleo de instituciones españolas de esta tipología de primera magnitud, entre los que se encontrarían el Pío V de Valencia, la Academia de San Fernando de Madrid, el Bellas Artes de Bilbao. Y, claro, la pinacoteca hispalense, uno de los principales activos culturales de la ciudad y punto imprescindible de referencia de nuestra mejor Historia del Arte.

Mala suerte para la suerte del Museo, cuya historia es un cúmulo de mala suerte. Mala suerte también para nuestro Arqueológico, esta vez sí, la segunda mejor colección de estatuaria romana de España, solo superada por el Arqueológico Nacional y a mucha distancia, por ejemplo, del Museo Nacional de Mérida, cuyas instalaciones causan envidia.

A este museo sevillano, dejado presupuestariamente de la mano de Dios y de los políticos desde décadas, se le asigna tan solo la suma de trescientos cincuenta mil euros para el futuro ejercicio.

Y mejor suerte para otras ciudades andaluzas, como es el caso de Málaga, para cuya finalización de las obras de rehabilitación y puesta en valor del Palacio de la Aduana el Estado ha presupuestado los últimos seis millones correspondientes a la fase de conclusión de su museografía. Recordemos que el importe total de la operación, casi treinta y cinco millones de euros, es más que el doble de lo previsto para Sevilla. Yo, como andaluz –no soy sevillano-, me alegro por Málaga. Pero, vistas y conocidas las colecciones de los dos museos, parece poco equilibrado el desajuste entre ambas infraestructuras. Pensemos que su colección, me refiero a la malagueña, está básicamente compuesta por donaciones de pintores malagueños del siglo XIX y primeras décadas del XX, y los depósitos hechos por El Prado y Reina Sofía, a lo que habría que añadir sus fondos arqueológicos.

Pero lo cierto es que el nuevo museo de Bellas Artes de Málaga dispondrá de una superficie útil cercana a los catorce mil metros cuadrados, sobre sus diecisiete mil construidos. ¡Más del doble de lo que, en la actualidad, posee el museo hispalense! Y la pregunta es obvia: ¿Se corresponden estas magnitudes con las colecciones que albergan ambas pinacotecas? Ciertamente no. Ciertamente me parece una desproporción desorbitada. Si a ello le unimos que dos de los más recientes e importantes equipamientos museísticos de toda Andalucía –o simplemente los dos más importantes–, como son el Museo Picasso y el Museo de la Colección Carmen Cervera han ido a parar a esta misma ciudad, uno se formula un segundo interrogante: ¿Dónde está el tan célebre y denostado centralismo sevillano?