Monthly Archives: Noviembre 2011

27
Nov/2011

Becas 6000, pioneras en igualdad de oportunidades educativas

Manuel A. Río, María L. Jiménez y Esther Márquez. Profesores del Departamento de Sociología de la Universidad de Sevilla.

El curso escolar 2011/2012 coincide con el tercer año de vigencia de las Becas 6000, un programa andaluz pionero dentro del conjunto de medidas a nivel estatal y autonómico de lucha contra el abandono escolar a la hora iniciar o continuar los estudios secundarios postobligatorios, etapa donde es más frecuente este preocupante fenómeno. Dirigidas a estudiantes de primero y segundo de Bachillerato o Grado Medio de Formación Profesional, la beca consiste en asignaciones mensuales de 600 euros repartidos a lo largo de diferentes momentos del curso escolar. Se trata de unas ayudas que combinan una necesaria solidaridad con una notable exigencia. Lo primero, porque se concentran en el sector de estudiantes donde, como han revelado muchos estudios sobre desigualdad de oportunidades escolares, se registran mayores riesgos de abandono del sistema educativo por motivos económicos. Lo segundo, algo menos conocido y en lo que debiera ponerse mayor énfasis, porque el mantenimiento y cobro de estas ayudas está supeditado, además de a bajos niveles de renta, a la asistencia regular, la dedicación exclusiva a los estudios, así como a la demostración continua de buenos resultados escolares. Así, aunque se conceda, la percepción de la ayuda acaba retenida ante cualquier suspenso durante las evaluaciones trimestrales. Sólo alcanzan a cobrarla íntegramente quienes consiguen superar en la convocatoria de junio todas las materias cursadas.

Durante los dos cursos anteriores se han beneficiado de esta beca más de 5.600 jóvenes en Andalucía. Según los datos que arroja la investigación que realizamos sobre este programa, financiada por el Centro de Estudios Andaluces, el 68% de la población beneficiaria durante el curso 2009/2010 (primer año del programa), cumplió los requisitos académicos y alcanzó los objetivos a los que se condiciona la percepción de la beca. El último balance realizado desde la propia Consejería de Educación para el curso pasado indica que el 80% del colectivo becado completó con éxito sus estudios. Abundan, además, las buenas calificaciones. El 72% de los becarios y becarias que en junio de 2011 terminaron algún bachillerato o ciclo formativo lo hicieron con una nota media superior al notable.

Las entrevistas realizadas para nuestro estudio, mediante las que se han analizado los efectos de la beca sobre la cotidianeidad escolar de estos chicos y chicas, revelan que convertirse en becario o becaria 6000 supone un importante incentivo para seguir formándose que, además, multiplica las opciones a su alcance. Por un lado, la beca suele destinarse a costear nuevos gastos escolares difícilmente asumibles por economías domésticas precarias, como acceder a clases particulares o sufragar desplazamientos a otras localidades para poder realizar el ciclo formativo deseado. Por otro lado, la beca contribuye a incrementar y hacer posible la materialización de las expectativas escolares futuras de los estudiantes. Así, entre estos alumnos becados resultan habituales las estrategias de ahorro para cursar en el futuro otros estudios superiores. La beca es, por tanto, mayoritariamente contemplada como una oportunidad que no se puede desaprovechar para poder seguir estudiando y acceder a situaciones laborales menos precarias que las que habitualmente se dan en sus entornos domésticos.

Por otro lado, la profunda interiorización de la situación de escasez familiar que revelan muchos de los entrevistados –acentuada en circunstancias donde la economía se resiente especialmente, como sucede en familias en desempleo o monoparentales– genera un fuerte sentimiento de deuda y de deber moral ante los sacrificios de los progenitores. En este sentido, y aunque las duras exigencias académicas para preservar la ayuda supongan una fuente de agobio extra, la beca alivia una vivencia estudiantil presionada por no aportar a la necesitada economía doméstica. Legitima, en suma, el rol como estudiante a tiempo completo no abocado a abandonar los estudios o tener que compatibilizarlo con empleos precarios; situación que en cambio sí se da frecuentemente entre quienes se quedaron sin la beca.

Frente a posibles imágenes deformadas que incidirían en supuestos repartos incondicionados de ayudas públicas, conviene subrayar que estas becas –en realidad muy exigentes tanto en los requisitos económicos como académicos que deben cumplir las personas destinatarias– promueven condiciones de mayor equidad en nuestro sistema educativo, incentivando al mismo tiempo la rendición de resultados y la excelencia académica. Las Becas 6000 representan una de esas medidas necesarias, en las que hay que seguir invirtiendo, para la materialización de uno de los más urgentes desafíos que, en materia económica y de cohesión social, hemos de afrontar para mejorar el bienestar de la sociedad andaluza: el encaje de los sectores juveniles más vulnerables e históricamente desaventajados en las exigencias de cualificación que proyecta e impone la sociedad del conocimiento.

17
Nov/2011

En defensa de la Ley de Dependencia

Antonio Romero, presidente de CEPES Andalucía.

La recesión no puede convertirse en la excusa perfecta para recortar prestaciones públicas. Los servicios por dependencia, la sanidad, la educación pública y otras prestaciones sociales parecen amenazados.
No nos detenemos en señalar los numerosos ejemplos concretos que se vienen observando en cuanto a recortes en estos pilares básicos en los que se sustenta el Estado del Bienestar. Pero nos parecen lamentables, por las consecuencias futuras que pueden acarrear, declaraciones como las efectuadas por el candidato del Partido Popular a la presidencia del gobierno en las elecciones del próximo domingo, en la que sin ambages de ningún tipo manifiesta con respecto a la aplicación de la Ley de Dependencia que “lo que hay que hacer es ir haciendo lo que se pueda.” (El País, 16 de noviembre)
Dichas declaraciones anticipan lo que pudiera ser una política de recortes cuando no de supresión de determinadas prestaciones por dependencia, las cuales afectan a los sectores más débiles y necesitados de nuestra sociedad, y además supondrían la destrucción de un número muy importante de empleos.
Ninguna de las dos consecuencias parece la más acertada en la coyuntura actual. El desarrollo en la aplicación de la Ley de Dependencia en Andalucía ha generado 50.000 empleos directos, por lo que la potencialidad de este sector en la generación de riqueza y empleo debe ser considerada estratégica, clave y decisiva por todas las administraciones, por cuanto además, se tratan de prestaciones sociales de primera necesidad.
La Economía Social andaluza ha sido igualmente un socio estratégico de la administración en la aplicación de la Ley de Dependencia, desarrollando todas las medidas recogidas en la normativa desde un eficiente modelo de colaboración público- privada. Casi 350 empresas y 9.000 empleos directos operan desde la Economía Social en la prestación de servicios de proximidad, atención a domicilio, residencias o centros de día, los cuales se verían gravemente afectados por los posibles recortes anunciados.
Desde CEPES Andalucía, apostamos por el mantenimiento y consolidación de los derechos de las personas; apostemos por la defensa de la Ley de Autonomía y Atención a la Dependencia; defendemos el mantenimiento de las políticas Sociales y de Cohesión Social, y rechazamos cualquier recorte que se plantee con todos los medios que tengamos a nuestro alcance, venga de donde venga.

14
Nov/2011

Compromisos frente a vaguedades

enrique-abadEnrique Abad. Es candidato del PSOE al Senado por Sevilla y responsable de la coordinación provincial y el apoyo a candidatos del Comité Electoral del PSOE de Sevilla.

En unos días tendremos elecciones para decidir el próximo gobierno de España. Ocurre en un momento especialmente difícil y complicado, en el que están en juego muchos derechos ciudadanos y el futuro de las políticas de bienestar que más afectan a nuestras familias, especialmente a aquellas que no tienen de todo y sí necesitan de la solidaria y justa redistribución de la riqueza para evitar que los que menos tienen y más necesitan puedan quedar excluidos en el camino y abandonados a su suerte. En este tiempo tan difícil y complicado, los socialistas hemos sabido estar desde el primer día comprometidos con la superación de una crisis brutal, cambiante y duradera, también con la defensa imperiosa de las prestaciones sociales y siempre poniendo por delante los intereses generales del país, para entendernos, adoptando difíciles y costosas medidas, sí, pero siempre manteniendo el nivel máximo de protección social, para evitar una situación de quiebra económica y social como ya tienen países como Grecia, Irlanda, Islandia o Portugal. Mucho ha cambiado en estos dos años, solamente una cosa ha permanecido todo este tiempo inalterable: el egoísmo electoralista del PP, la estrategia desleal e intencionada del no por el no absoluto como vía de desgaste al gobierno y poder ganar unas elecciones a lomos de la crisis de todos.

En esta campaña asumimos un compromiso claro, acercar la política a las personas y abrir el partido a los ciudadanos, un compromiso adquirido que se condensa en tres palabras –escuchar, hacer, explicar–. Un compromiso que pretende hacer una política más próxima a la gente y sus problemas. Porque nada está escrito y una encuesta no es un resultado electoral, nadie puede resignarse a que otros decidan por él, más sabiendo que lo que realmente está en juego no es el color de un gobierno o el nombre de un presidente, de lo que hablamos y tendremos que decidir es sobre lo que más importa, sobre la vida de nuestras familias y el futuro de este país.

Nadie duda ya de que los gobiernos autonómicos y municipales del PP están atacando lo más sagrado de nuestra democracia, los derechos ciudadanos y las políticas sociales, un ataque directo y sin precedentes a la educación y la sanidad públicas. Nunca la escuela pública fue tan maltratada y criticada como por estos gobernantes del PP. Aguirre ya nos ha dicho que la educación no tiene por qué ser obligatoria y gratuita siempre, Cospedal que las prestaciones por desempleo se tienen que revisar y Feijoo que los niños que no puedan pagar el comedor escolar no podrán comer en ellos. ¿Cuánto más durarán las mentiras del PP, por muy bien condimentadas y cacareadas las presenten sus medios de comunicación amigos? En Madrid pretenden ahorrar 80 millones de euros despidiendo a casi 3.000 profesores de la escuela pública, pero mantienen una desgravación fiscal a los padres que llevan a sus hijos a colegios privados por más de 100 millones de euros. En Galicia, renuncian al impuesto sobre el patrimonio de los que más tienen y para compensar suprimen la gratuidad de los libros, suben el comedor escolar y recortan maestros en los colegios. En Castilla suprimen profesores, y ayudas a los pensionistas pero se suben los complementos de altos cargos públicos. Mientras, el candidato Rajoy calla, no dice nada y si habla, depende, todo depende…. Un depende que de resultar ganador significará entregar todo el poder institucional a uno de los partidos más retrógrados de la derecha europea, a uno de los partidos políticos menos comprometidos con el interés general del país y más insolidario con las políticas y derechos sociales. Nos encontramos ante un ataque sin precedentes de la derecha española al Estado del Bienestar con la única intención de asfixiarlo y desmontarlo, porque si bien es cierto que en momentos de crisis las políticas de austeridad en el gasto son necesarias, no es menos verdad que nunca debería ser a costa de nuestra salud, dependencia, educación o atención social.

Todo está en juego el 20-N, continuar por la senda del compromiso social o acabar en un modelo de país donde la cantidad y calidad de los servicios educativos, sanitarios o sociales que recibimos dependan exclusivamente de la cuna que tuvimos o del tamaño de nuestra cartera. Miente quien intente convencernos de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Montoro hablaba claro cuando dijo que “no es el Estado quien debe garantizar el bienestar de los ciudadanos”. Para que nos entendamos, vino a decir que cada cual que se arregle como pueda. De ganar esta derecha popularista el próximo 20-N asistiremos peligrosamente a la mayor concentración de poder político (central, autonómico y local), mediático (medios públicos e privados), económico y financiero y judicial, por cierto, donde todos vienen a ser de las mismas familias (recordando lo que Fraga nos decía, “de familias prominentes”). Corremos pues un riesgo innecesario y hasta el momento nunca visto en democracia, de consecuencias impredecibles para la ciudadanía y su bienestar, en un momento en el que nadie discute que tenemos graves problemas pero que solo encontrarán solución con mejor democracia y más bienestar, nunca a base de recortes sociales, restricciones políticas o vaguedades programáticas.

14
Nov/2011

El entorno también importa

Micaela Navarro

Micaela Navarro. Consejera de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía.

Hoy es el Día Mundial sin Alcohol, una oportunidad para reflexionar sobre la manera de comportarnos ante una sustancia que tiene unas características específicas y que se diferencia en gran medida de otros tipos de consumo. Es una buena oportunidad para fijarse más en su cotidianidad vinculada a nuestros hábitos culturales y en sus posibles consecuencias; preocuparse por cuáles serán los efectos de consumir alcohol a edades tempranas; pensar en lo que supone para un menor o una menor estar rodeado de personas adultas que consumen alcohol con frecuencia, en los establecimientos que no respetan el límite para la venta de alcohol, en los bares que sirven alcohol sin control de la edad o en el amigo o amiga que dice que “controla” para conducir, a pesar de haber tomado tres o cuatro copas.

El consumo de alcohol cuenta con una alta aceptación social, cuya consecuencia directa es una percepción del riesgo muy baja. A modo de muestra valga este dato: hasta seis de cada diez menores de edad opinan que tomar cinco o seis copas el fin de semana no causa problemas. Lo cierto es que el modelo de consumo de fines de semana en las edades más jóvenes es percibido como algo recreativo, lo que conlleva a la falsa creencia de que difícilmente pueda convertirse en una adicción.

Por tanto, la normalización de esa práctica puede estar retrasando, en muchos casos, la demanda de un tratamiento para un consumo problemático de alcohol. De hecho, es la sustancia en la que transcurre un mayor lapso de tiempo entre la edad de inicio al consumo y la de la primera demanda de tratamiento: una media de 26 años entre uno y otro paso.

Conocer estas casuísticas responde a un compromiso del Gobierno de Andalucía para analizar los patrones y hábitos de consumo entre la población andaluza. Desde finales de los años ochenta, la Junta ha realizado hasta once estudios bienales de este tipo y en 2012 publicaremos el siguiente. Estas cifras permiten a la Administración autonómica desarrollar todo tipo de actuaciones centradas en un consumo que requiere un abordaje diferente, tanto desde el punto de vista de la prevención como de la atención. En toda la comunidad autónoma hay centros públicos de tratamiento, con profesionales que asesoran y atienden las demandas en función de las particularidades de cada caso. Existen también servicios especializados de información que responden a todo tipo de dudas relacionadas con el alcohol y en casi todos los municipios, y en la mayoría de colegios públicos, se realizan programas de ocio alternativo y actividades para fomentar estilos de vida saludables.

Aproximarnos al consumo de alcohol requiere, indudablemente, acercarnos a los espacios privados de consumo, al ámbito de las familias, reflexionar sobre el papel que desempeñan en la transmisión de determinadas actitudes y comportamientos relacionados con el alcohol, y analizar su papel como agente activo en la prevención, reducción o supresión de factores que favorezcan el consumo.

Por ello, en un día como hoy hay que fijarse en lo que ocurre en nuestro entorno, pero también en las prácticas individuales. Recapacitar sobre los comportamientos de riesgo bajo los efectos del alcohol, como conducir o mantener relaciones sexuales. Y pensar en los discursos de determinados sectores de la sociedad que, cuanto menos, son paradójicos y ambivalentes. Mientras lanzan mensajes sobre la moderación del consumo, defienden las propiedades de estas bebidas como alimento y como medio para relacionarse…

Dejemos de extender esos puntos suspensivos. Y no bajemos la guardia ante el consumo de alcohol y, mucho menos, ante consumos abusivos.

13
Nov/2011

El mañana de la torre Pelli

rafael-aguilarRafael Aguilar. Arquitecto director.

Hace unos días, aquí en Sevilla, Álvaro Siza, decía que era muy bueno que hubiera interés en la ciudad por las intervenciones arquitectónicas y por los desarrollos urbanos; esto era señal sin duda de preocupación por las cosas que sentíamos y teníamos como nuestras.

Esta afirmación del maestro, sin duda compartida por todos, habría que hacerla firme y evitar que la opinión se contamine con la intención sesgada que hace que unos y otros defiendan de forma más o menos apasionadas posiciones que más que propias e ilustradas representan a ciertas tribus o grupos.

A propósito de la llamada torre Pelli me llama poderosamente la atención la polémica suscitada, en muchos casos tan ajena a la realidad, y que, de forma machacona algunos rasgándose las vestiduras y entonando el consabido “…se van a cargar Sevilla”, crispan el juicio razonado de estas cuestiones queriendo convertir también en esto a la ciudad en un Sevilla-Betis. Es difícil, con todo lo publicado, encontrar análisis rigurosos sobre la obra arquitectónica y su impacto real; es difícil opinar sobre la idoneidad de muchos factores que influyen en esta obra, pero no por ello imposible. Me atrevería a plantear con el mayor respeto a todas las personas que se han interesado en este asunto una serie de preguntas que me parece pueden ser de interés. Cabría plantearse ¿es César Pelli el arquitecto idóneo para este tipo de intervención? César Pelli arquitecto argentino pero formado en EEUU, donde ha desarrollado toda su carrera perteneciendo a distintos despachos, es un arquitecto sin duda “elegante” pero quizás un arquitecto ya de otro tiempo ajeno a los últimos movimientos en la arquitectura y, sin duda, con poca experiencia en intervenciones en ciudades monumentales, pero obviamente, esto no lo descalifica. También, al menos yo me pregunto: ¿por qué una torre y no más, o más bien un conjunto de torres, o un barrio o zona de la ciudad con menor ocupación de suelo y desarrollado en altura? El problema de UNA TORRE es la gran carga simbólica (quizás política) que tiene. Pero dentro de esta reflexión me gustaría aclarar que los razonamientos fundamentados tanto a favor como en contra debemos respetarlos sin descalificaciones, porque son opiniones cualificadas a tener en cuenta. Esta querida ciudad nuestra no debe de caer una vez más en la trampa, de ante un problema que debemos resolver nosotros, quedar a la espera de que alguien de fuera venga a decirnos qué tenemos que hacer, y resignarnos a tener que hacer esto o aquello porque lo impuso la UNESCO según el asesoramiento de ICOMOS, y en definitiva de personas sin duda tan cualificadas como otras pero parapetadas en siglas que pueden confundir.

En cualquier caso desgraciadamente una vez más vamos tarde. ¿Es ahora el momento de plantear esta cuestión? Este edificio se empezó a plantear hace ya mucho tiempo, tuvo un desarrollo urbanístico previo con infinidad de plazos y exposiciones públicas, publicaciones oficiales, etc. Muy pocas voces se alzaron entonces, y ahora nuestra “Sevilla eterna” se pregunta qué hacer con un edificio en construcción que según dice el propio Ayuntamiento actual es absolutamente legal, y según el último informe de la Unesco no influye en el entorno monumental (1,5 km.), aunque sí afecta paisajísticamente. ¿Es la solución parar esta obra y tener un litigio judicial de años y de imprevisible costo para las arcas municipales? Me parece que no podemos tener nuestra Sevilla monumental casi en ruinas sin que nadie sea sensible a este problema (Santa Catalina, San Lázaro, San Leandro, Madre de Dios, Santa Inés, Santa Clara, etc.), con innumerable patrimonio de bienes muebles en estado muy crítico y que estemos jugando a crear de nuevo “ruinas de arquitectura moderna en construcción” (Biblioteca del Prado, ampliación de Fibes…) que con el tiempo (mucho tiempo) se convierten en setas o tristes parquecitos como el del Prado.

11
Nov/2011

Salir del letargo

Vivimos un tiempo de zozobra donde el socialismo democrático parece languidecer, en el que los poderes económicos más influyentes imponen su ley y donde el espacio de la política pretende reducirse a su mínima expresión. Permanecemos impasibles ante el sacrosanto territorio de la economía, cuya mano invisible impide a los ciudadanos desarrollar sus libertades y acentúa la desigualdad real. Nos atosigan con lo que tenemos que hacer, qué tenemos que comprar, cuál debe ser nuestro voto o que debemos pensar o creer.

A la derecha de este país el escenario le viene como anillo al dedo. Da igual quién sea el candidato, siempre que no sea díscolo, para seguir aplicando sus recetas ultraliberales. Lo importante es que el territorio de la política no sobrepase la supuesta ortodoxia económica y que la ciudadanía no persiga alcanzar ideales de redistribución de la riqueza o presente alternativas para reducir el poder de los que más tienen frente a la inmensa mayoría.

La izquierda democrática debe recuperar ese terreno, el de las ideas, los principios y valores que dan vida al juego de la política, entendida esta como un lugar para la contraposición de alternativas en aras de mejorar la comunidad. Si no existe esa dialéctica, las sociedades se vuelven inermes ante los poderosos. En suma, desaparece la Política y emerge una doctrina difusa, lampedusiana, que busca la conservación de un status quo, asigna a los dirigentes políticos un rol de meros gestores y que no admite la más nimia intervención. El paraíso para la derecha más reaccionaria.

Alfonso Guerra y Felipe González, durante el mitin del pasado sábado en Dos Hermanas, nos volvieron a dar una lección de experiencia y sabiduría políticas. Tener una voz fuerte en este escenario de pensamiento único económico es fundamental para frenar los excesos depredatorios de los mercados y de su principal valedor, el Partido Popular. La derecha de este país, por mucho que digan no hacer, pretende desmantelar todo el andamiaje del Estado del Bienestar, sustentado en cuatro pilares: sanidad, educación, pensiones y atención social a nuestros mayores y dependientes. En las comunidades autónomas gobernadas por la derecha hemos visto los primeros retrocesos.

Hasta ahora el discurso es esperanzador pero también creemos que es oportuno reflexionar, sin tapujos, sobre la pérdida de confianza que en determinados sectores de la sociedad ha cundido respecto de nuestros dirigentes políticos. Tenemos que afrontar ese desencuentro que bastantes ciudadanos manifiestan sobre los partidos políticos. Hay que partir casi de cero tanto en una y otra dirección y reformular los objetivos y funciones que afectan a los políticos y a los partidos acercándonos a un modelo más transparente y fomentando la interactividad.

Por otro lado, es fundamental decidir sobre qué tipo de sistema económico queremos desarrollar. Resulta necesario apostar por un modelo económico de nuevas actividades industriales basado en el conocimiento, en la importancia del capital humano y en la eficiencia energética. El reto de una nueva economía real que supere el excesivo peso que la economía financiero-especulativa tiene en nuestra sociedad. Para ello es preciso apelar a un nuevo pacto social que impulse la productividad y aquí los sindicatos no pueden quedarse fuera de juego. Como bien dijo Felipe son los agentes sociales quienes tienen que coger el toro por los cuernos.

No se puede dejar de lado la cuestión europea. La derecha europea (Merkel, Sarkozy, Berlusconi o Cameron) ha sido incapaz de ofrecer soluciones válidas para la crisis. Antes al contrario, han demostrado un sometimiento sin precedentes ante las instituciones financieras, una incapacidad manifiesta para ponerse de acuerdo y una falta de liderazgo alarmante.

Es hora de reivindicar el papel de la política como motor de transformación, de animar a los indecisos a que luchen por sus conquistas sociales, de ayudar a discernir sobre los diferentes modelos que se nos presentan en estas elecciones venideras. El voto es un arma cargada de futuro.

Enrique Soriano y Blas Ballesteros son abogados.

10
Nov/2011

Hacia el ‘Libro blanco’ del flamenco

paulino_plataokPaulino Plata, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía.

Aunque su conocimiento e investigación ya eran habituales –tanto en Andalucía y España, como en muchos países del mundo–, ha sido tras la declaración del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad cuando el arte jondo se ha convertido en objeto de estudio multidisciplinar, cuando desde los meros aficionados hasta las instancias académicas se han interesado por esta expresión artística y social donde se apoyan las principales señas de identidad de lo andaluz.

En estos días celebramos el primer aniversario de la declaración de la Unesco y se ha avanzado mucho en las medidas para la consolidación y puesta al día del flamenco en la sociedad del siglo XXI, preservando y protegiendo los orígenes y abriendo su magisterio a otras disciplinas.

En el contexto del primer año como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad organizamos el primer Congreso Internacional de Flamenco, donde expertos, artistas, gestores, críticos, académicos y aficionados mostrarán sus experiencias, aportarán sus puntos de vista y reflexionarán sobre formas de gestión y comunicación del flamenco, así como su inserción en el sistema educativo y diversas cuestiones artísticas. Esta tarea se aborda desde la Consejería de Cultura, pues no olvidemos que, por mandato del Estatuto de Autonomía y por la propia declaración de la Unesco, la Junta de Andalucía es quien detenta los compromisos de tutela y salvaguarda.

El Congreso Internacional de Flamenco que ahora comienza será, por otro lado, la base para la elaboración del Libro Blanco del Flamenco, un documento que recogerá la secuencia histórica e historiográfica del arte jondo, sus protagonistas, sus características musicales y antropológicas, los procesos de afloramiento de este arte y también la importancia de las industrias culturales vinculadas al flamenco y su peso dentro de la economía de la cultura.

El congreso se celebra en un momento oportuno, donde es preciso poner énfasis en los valores patrimoniales del flamenco para distinguirlo en el marasmo de la estandarización y la homogeneización cultural que provoca la Aldea Global.

El flamenco es una de las expresiones que funciona como clara imagen de Andalucía; es un fenómeno que forma parte del presente andaluz y se puede conocer, aprender y analizar científicamente; frente a la errónea visión que lo considera como algo inefable, el flamenco presenta unas estructuras privativas, su historia ha quedado reflejada documentalmente y su realización material e inmaterial forma parte de diversos estudios de investigación. Será, pues, de gran utilidad e interés fomentar el estudio y la investigación de sus aspectos literarios, históricos, sociológicos, antropológicos, lingüísticos y musicológicos. Las mesas y conferencias propuestas incidirán en ello y servirán para intercambiar experiencias metodológicas en el conocimiento del patrimonio cultural flamenco o comunicar estrategias para su conservación y salvaguarda.

Y todo ello porque la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco merece una reflexión colectiva acerca del papel del flamenco en Andalucía, su rentabilización social y cultural, y no solo económica. Es necesario atender al flamenco no solo por la capacidad de generar beneficios sino también como patrimonio cultural y por tanto a su puesta en valor. Hemos andado mucho camino, pero aún nos queda mucho por recorrer. Por ello las conclusiones que salgan de este primer congreso serán la base del Libro Blanco.
Este será un proyecto ambicioso porque quiere dar cuenta de lo que está pasando desde el consenso entre los distintos sectores que componen este arte, y lograr con ello que su contenido sea generalmente aceptado. Un trabajo que pretende ser un documento vivo, en constante actualización, como el propio arte flamenco, y en el que se analizarán aspectos como la situación actual del sector, las estructuras del flamenco y la relación entre administraciones o con el sector privado.

Además, tendrá en cuenta aspectos relevantes como flamenco y patrimonio, el flamenco como industria cultural y los procesos de innovación dentro del sector. Su presencia en la educación, su carácter como objeto de investigación y su difusión en medios de comunicación serán otros de los temas a tener en cuenta.

Estoy convencido de que las sesiones de este primer Congreso Internacional de Flamenco serán fructíferas y espero que sus propuestas y conclusiones hagan avanzar en la protección y la apertura de este arte mundialmente reconocido.

10
Nov/2011

11-11-11 Un día para dar las gracias y mantener la ilusión

Delegado CaraokPatricio Cárceles Sánchez, delegado Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla.

Lo primero que quiero hacer hoy desde esta tribuna es dar las gracias. Puede sonar extraño pero créanme, sin el compromiso y el apoyo de Sevilla y de Andalucía, sería imposible que la ONCE hubiera llegado hoy aquí y poder celebrar con todos ustedes, y con toda la sociedad, este día, este 11.11.11, que no volverá a repetirse en un siglo, y que para nosotros tiene un significado muy especial.

Pero permítanme que les recuerde un poco de historia de esta Organización con nombre de número, que nació en 1938. Fíjense, en 1938. Nos quejamos ahora de las dificultades por las que atravesamos y fue precisamente en un momento difícil y duro de la historia de España cuando nació la ONCE, gracias al compromiso de un grupo de ciegos que consideró que, sólo con esfuerzo y unidad, podrían lograr su objetivo de ganarse el pan, ganarse el futuro cada día y lograr así la confianza de la sociedad española, para ser considerados como unos ciudadanos más.

Les traslado sólo un detalle de aquellos años de nacimiento de la ONCE, que es muy revelador de nuestro carácter. La insistencia de aquellos compañeros para contar con un medio digno de vida y salir de la indigencia que arrastraban fue contestado por las autoridades del momento con una propuesta: “una pensión de 6 pesetas diarias a cada ciego necesitado”. Así decía el texto, a cada “ciego necesitado”.

Lo fácil, en aquél momento, como en otros de dificultad, hubiera sido coger la ayuda con toda la rapidez del mundo. Pero aquellos compañeros, a quienes nosotros tratamos de seguir y recordar, no aceptaron la propuesta. Pelearon por diseñar y crear un modo para ganarse la vida con su propio esfuerzo, para conseguir la confianza de la sociedad española y para integrarse en ella de la mejor manera posible: a través del trabajo, al lado del resto de ciudadanos.

Sólo así, con nuestra lucha diaria, hemos logrado la confianza de la sociedad española, la confianza con mayúsculas. En estos momentos, donde la falta de confianza es precisamente una de las causas de la crisis, y en los que estamos en manos de las conocidas agencias de calificación, nosotros, la ONCE y su Fundación, no tenemos otro calificador, otro termómetro, otra medida, que la sociedad andaluza, todos y cada uno de sus miembros.

Y porque sabemos que esto es así, nos esforzamos cada día para tratar de impulsar más y más la verdadera integración de las personas con discapacidad en la sociedad, como hemos hecho en los últimos 73 años y seguimos haciendo cada día de forma callada.

Educación inclusiva para personas con discapacidad y acceso al mercado de trabajo en igualdad de condiciones y oportunidades siguen siendo nuestras palancas de actuación, sin descuidar el acceso a la rehabilitación, a las nuevas tecnologías, al ocio o a la cultura. Sólo por el camino de estar presentes en toda la sociedad podremos ser unos ciudadanos más, con los mismos derechos y deberes y también, por qué no decirlo, con los mismos desvelos e ilusiones que el resto. Esto es lo que hace grandes a las personas: tener capacidad para optar a ganarnos el futuro, como los hombres y mujeres de la ONCE hemos hecho siempre, también ahora en colaboración con nuestros amigos del Cermi-Andalucía.

¿O se imaginan ustedes que, en estos momentos, las ya maltrechas arcas públicas tuvieran que costear a razón de 6 pesetas diarias (actualizadas a nuestros días) a los 4 millones de personas con discapacidad que vivimos en España, 800.000 en Andalucía? Sin duda sería insostenible.

Las personas con discapacidad hemos luchado, luchamos y aportamos nuestro granito de arena al Estado del Bienestar, en el que creemos profundamente, porque consideramos que las sociedades son más modernas y mejores cuanto más abiertas, respetuosas e integradoras con quienes lo tienen más difícil.

Y luchamos especialmente para que los hitos que hemos alcanzado no se vean afectados por momentos de crisis en los que, créanme, aquí sí, estamos perfectamente integrados. Por eso, vamos a seguir trabajando para superar con ilusión la actual situación económica igual que hemos hecho con otras anteriores, sin permitir pasos atrás fáciles y sin valentía, que atentan contra los derechos y los logros de las personas con discapacidad y de otros entornos sociales. Hemos avanzado mucho juntos; queda todavía mucho por hacer y en esa labor nos encontrarán siempre, pueden estar seguros.

Sólo puedo ya, en nombre de los 15.219 afiliados a la ONCE y 23.349 trabajadores de la ONCE y su Fundación en Andalucía, darles de nuevo las gracias por permitirnos llegar a esta fecha y, muy especialmente, por otorgarnos su confianza. La necesitamos para seguir adelante.