Monthly Archives: Octubre 2010

30
Oct/2010

¡Me gustan los ecologistas andaluces!

Juan Carlos Rodríguez Ibarra

Ahora que ya no ocupo ninguna responsabilidad institucional, lo puedo decir bien alto y bien claro. Me gustan los ecologistas andaluces; especialmente los que realizan su tarea de defensa del medio ambiente en la provincia de Huelva, y singularmente los que velan, de día y de noche, para proteger a Extremadura de los efectos perniciosos de la instalación de una refinería. Nadie puede imaginar lo que siente un extremeño cuando te adentras en los maravillosos pueblos costeros de la vecina provincia onubense y observas en La Rábida un hermoso cartelón en el que se puede leer: NO A LA REFINERÍA DE EXTREMADURA. Estoy seguro de que si los antirrefineros extremeños hubieran pasado por allí y hubieran visto ese anuncio, hubieran escrito debajo de esa leyenda: ¡Ibarra, dimisión!

El jueves pasado pude leer en la prensa nacional, extremeña y andaluza, la siguiente noticia: ‘Cepsa pone en marcha la ampliación de su refinería La Rábida’. Al parecer, el Rey Don Juan Carlos inauguró esa nueva planta, que supone la mayor inversión en la historia de la compañía energética. Inmediatamente, y leyendo en diagonal, devoré la noticia buscando las protestas de los antirrefineros andaluces, extremeños y españoles que, junto con los de Greenpeace, venidos de los rincones más alejados de Europa, montarían el pollo ante tamaña agresión al medio ambiente andaluz. Pero, mi gozo en un pozo. La prensa no se hacía eco de esas protestas. Busqué y rebusqué. Hice algunas llamadas a ecologistas amigos, que algunos tengo y, al parecer, la prensa no mentía; no pudieron informar de algo que no se había producido.

ecologistas copia 31-10-10

¿Por qué los antirrefineros andaluces se empeñan en proteger a la población extremeña de las emisiones de tantos gases contaminantes como conlleva una refinería en Los Santos de Maimona y permanecen impasibles cuando esos gases emanan de la vieja y nueva refinería de La Rábida?

La respuesta es sencilla, me dijeron mis amigos medioambientalistas: “En la Rábida ya hay una refinería y no les importa que se inaugure una nueva. Están acostumbrados a la contaminación, han generado anticuerpos y el CO2 no les produce ni una simple urticaria.” ¿Pero, entonces, cómo hacemos los extremeños para generar esos anticuerpos y poder tener industrias de ese tipo que nos permitan bajar nuestras cifras de paro y evitar la emigración que, de nuevo, comienza a hacer acto de presencia en mi tierra? La respuesta estaba cantada: “Vosotros, lo que tenéis que hacer es seguir viniendo por aquí en el verano, a pasar vuestras vacaciones, a poder ser por la zona portuaria y empaparos de contaminación.” Creo que los hosteleros onubenses van a realizar una campaña publicitaria en Extremadura con el siguiente eslogan: “Si quieres refinería en Los Santos, ven de vacaciones a Huelva”.
Más tarde me volvieron a llamar, tal vez porque notaron en mi expresión cierto aire de perplejidad ante sus argumentos, para decirme: “No creas que los ecologistas andaluces no están contra todo proyecto industrial contaminante, pero como Huelva ya tenía su refinería, pues no han tenido más remedio que aceptar la segunda, porque de lo contrario, la primera se quedaría obsoleta y tendría que cerrar con todo lo que eso conlleva de pérdida de riqueza y puestos de trabajo en unos momentos de crisis económica como los que vive España. Están en contra, pero apoyan la nueva Rábida, porque ya había otra”.

No sé qué hubiera pensado cualquiera que hubiera visto a un grupo de militantes pro dignidad de las mujeres inmigrantes contra la trata de blancas si, empeñados en cerrar todas los prostíbulos donde se obliga a mujeres a ejercer la prostitución, argumentaran que no se han opuesto a la ampliación de un prostíbulo de carretera, porque, estando en contra de la existencia de los mismos, no podían oponerse a la ampliación de uno ya que llevaban años practicando el negocio del sexo en ese lugar.

Colgué el teléfono y no quise preguntarle por lo de las fresas que se cultivan excelente y abundantemente en los aledaños de la refinería de la Rábida. En Extremadura, los antirrefineros de aquí y los ecologistas de Huelva, nos han dicho hasta la saciedad que no se puede levantar una refinería  en medio de un viñedo. Según dicen, el vino que aquí se produce no lo consumiría nadie por los efectos que la refinería provocaría sobre la uva. No pierdo la esperanza de que nuestros ecologistas andaluces nos desvelen el secreto de por qué no puede haber viñedos y sí puede haber invernaderos con fresas. Llamaré a Tarragona para que me expliquen lo del vino de El Priorato.

29
Oct/2010

Con el juego no se juega

291010_fot_micaela2_elcMicaela Navarro Garzón. Consejera para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía

Hoy, 29 de octubre, celebramos el Día Sin Juegos de Azar, una cita ineludible para recordar a toda la sociedad los riesgos que entraña el uso indiscriminado y abusivo de este tipo de prácticas. Y eso es algo que saben perfectamente, y mejor que nadie, las personas afectadas por el juego patológico, sus familias y seres queridos.

Son muchas las personas que luchan todos los días para superar esta adicción de consecuencias muy dolorosas y que han decidido normalizar sus vidas con la ayuda de una amplia red de recursos públicos y concertados que la Junta de Andalucía, con la colaboración de la Federación Andaluza de Jugadores en Rehabilitación Fajer y de la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Fapeja, ha desarrollado en la última década para luchar contra esta adicción.

Por eso, la Junta de Andalucía, junto a las entidades sociales, y con el apoyo de la Universidad de Sevilla, celebra este Día Sin Juegos de Azar, para decirle a los andaluces y andaluzas que con el juego no se juega, y para recalcar que nuestro objetivo fundamental es mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas afectadas y sus familias, a través de unas estrategias coordinadas e integrales de prevención, información y formación, atención y rehabilitación.

Hoy es importante decirle a los ciudadanos y ciudadanas de todas las edades, pero en especial a la juventud, que debemos ser responsables de nuestros actos y también, y sobre todo, de sus consecuencias. Todo acto conlleva una consecuencia y, en algunos casos, consecuencias que no controlamos, que nos hacen daño, a nosotros mismos y a nuestra familia.

Según el último informe de los centros de tratamiento ambulatorio de la red pública de drogodependencias y adicciones de Andalucía, el pasado año fueron admitidas a tratamiento 865 personas por juego patológico, el 93,4% de ellas, hombres, lo que revela una acentuada masculinización de este problema. Pero también debemos subrayar que una de los consecuencias más perniciosas de esta adicción son los problemas de convivencia familiar que genera. No en vano, el 89,8% de las personas admitidas a tratamiento identifican los conflictos en el seno de la familia como el principal problema ocasionado por el juego.

Por esa razón, debemos seguir insistiendo en la necesidad de trabajar con las familias, el sector educativo, las entidades sociales y los medios de comunicación, para potenciar entre todos la labor preventiva de las adicciones y sus nefastas consecuencias.

Andalucía ha sido pionera en España a la hora de reconocer la importancia y gravedad del conjunto de problemas que desencadena la conducta patológica relacionada con los juegos de azar, y en el desarrollo de medidas de prevención y tratamiento para las personas que padecen esta “adicción sin sustancia”. Ya en el año 1997, la Ley Andaluza de Prevención y Asistencia en Materia de Drogas incorporó en su marco normativo este tipo de adicción y, a partir de entonces, el Gobierno andaluz no ha dudado en consolidar una importante red de recursos de tratamiento y programas para atender las demandas directas de las personas afectadas por el juego patológico y sus familias, a la vez que ha ido impulsando nuevas actuaciones de prevención, atención e inclusión social.

Con el Segundo Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones, consolidamos esta estrategia y ampliamos y diversificamos los ámbitos de actuación. Gracias a ese trabajo, actualmente disponemos ya de nueve Centros específicos de Tratamiento Ambulatorio de Atención al Juego Patológico. Estamos hablando de centros públicos especializados, donde se garantiza la calidad de los servicios que se prestan a las personas afectadas.

Además, a través del Programa de Prevención Comunitaria “Ciudades ante las Drogas”, desarrollado en colaboración con las Corporaciones Locales desde el año 1997, hemos llevado a cabo numerosas actividades preventivas y de sensibilización sobre el juego patológico. Y en colaboración con las nueve Universidades Públicas andaluzas, también estamos trabajando en esta estrategia de prevención, generando una importante red de educadores y mediadores juveniles para la salud.

El desarrollo de las nuevas tecnologías (internet, móviles, videojuegos…) nos abre la puerta a nuevas oportunidades, nos permite volar libremente, romper barreras y fronteras, pero también, desgraciadamente, se puede convertir en nuestro carcelero. Hay que distinguir muy bien entre el uso y el abuso. Por tal motivo, estamos desarrollando un nuevo proyecto de investigación, en colaboración con la Universidad de Sevilla, para conocer en mayor profundidad el impacto y riesgos que las nuevas tecnologías pueden tener entre la juventud.

Todas estas actuaciones se van a ver reforzadas con el tercer Plan de Drogas y Adicciones en Andalucía, actualmente en proceso de elaboración, que seguirá dando respuestas a las necesidades y demandas de las personas con problemas de adicción y sus familias, de una manera integral y adaptada a las nuevas realidades.

28
Oct/2010

Cómo vivimos los ciudadanos el estado de la política

monsalveteEliseo Monsalvete.  Médico y miembro de la Junta Directiva de Iniciativa Sevilla Abierta (ISA).

Asumimos con cierta facilidad algunas situaciones que parecen inalterables y respondemos ante ellas con una actitud de indolencia y desesperación. Eso parece estar ocurriendo con la ‘política’ y todo lo que ella impregna, sobre todo con los asuntos cívicos, es decir, aquellos que nos afectan a todos.

La situación política en nuestra ciudad, que no es diferente a la que se vive en otros ámbitos, destaca por una falta de confianza en las instituciones y en los representantes políticos, una falta de debate serio para la información de los asuntos trascendentes, una excesiva invasión de altos cargos de designación política en la administración municipal y una corrupción impune. En suma, una serie de deficiencias que los ciudadanos –del color político que seamos– tenemos claro que no nos benefician; y, sin embargo, el individuo es el fundamento último de la legitimidad del Estado; y éste fue creado para mejorar nuestras condiciones de vida.

Si el ciudadano sale perjudicado de este trance, ¿quién se beneficia? Podemos pensar en la ingente cantidad de nombramientos a dedo que sin méritos ni formación conocidas invaden la administración con altos sueldos, o los listillos que te montan un negocio específico para la subvención, o para realizar una obra de la que, a veces, sólo presentan los papeles de su terminación, junto con los que presiden de forma rotatoria puestos directivos en observatorios, fundaciones u organismos paralelos con otra rimbombante denominación y ningún logro conocido, o de forma más subrepticia los intermediarios entre el negocio privado y la información pública sin conocer en ocasiones ni su nombre. Pero los más beneficiados son los que permiten que todo esto ocurra, las caras más conocidas: los aspirantes a cargos políticos cuya trayectoria se circunscribe al aparato del partido y cuya única carrera laboral se limita a utilizar las armas que les permiten medrar en el organigrama del mismo.

Reconozco que existen políticos que todavía piensan en el bien común del ciudadano, y que no son sumisos; ellos serán los primeros interesados en un cambio en la forma de hacer política.

¿Y cómo se organiza el tinglado? En la actualidad, el poder político se ha fortalecido gracias a la desaparición de la ‘política en sentido amplio’ y su sustitución por ‘el arte de gobierno’, que diseña estrategias y una taimada campaña de imagen que suple el consentimiento popular. Este fenómeno se conoce, entre otras fórmulas, como distanciamiento entre clase política y sociedad, como ‘desafecto’, pero también puede considerarse como un fraude a todos los ciudadanos mediante una táctica sistematizada. Krastev, un estudioso de la política, piensa que la democracia ya no es una cuestión de confianza, sino más bien de gestión de la desconfianza.

Esta nueva organización de la actividad política se caracteriza por atender más a los medios de comunicación que al bienestar de la ciudadanía. Para ello se diseña una estrategia que intenta satisfacer a los cargos del partido ganador y situarlos en los puestos –distribuidos no según los méritos y áreas de experiencia o conocimiento, sino por grados de poder– para con ello evitar la conflictividad interna. El siguiente paso es anunciar planes que intentan solucionar los problemas o mejorar las situaciones deficientes. Las variables a considerar son: el momento político acertado, los medios a utilizar y el impacto mediático. En muchos casos no existe un seguimiento del plan ni se logran los objetivos deseados, lo que se sustituye por una magnifica campaña de imagen que a mucho de machacar nos hace dudar de nuestra percepción real: “Andalucía imparable” “La segunda modernización”, “Sevilla la ciudad de la música” “Plan de Empleo Local”…

Si la democracia requiere de ciudadanos participativos y de una buena gestión de la discrepancia mediante el debate público y la ejecución coherente de programas, la actuación política actual se está limitando a un mero plan organizativo de las élites diletantes.

27
Oct/2010

Día Mundial del Patrimonio Audiovisual

paulinoplataPaulina Plata. Consejero de Cultura de la Junta de Andalucía.

La Unesco, en la Conferencia General celebrada en París en 2005, instituyó el 27 de octubre como Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, con el fin de crear conciencia sobre la importancia de los documentos de audio y vídeo como parte integral de las identidades nacionales y la memoria del mundo y llamar la atención sobre la urgente necesidad de su salvaguardia. Una fecha, por tanto, para la sensibilización, la reflexión y el encuentro internacional de las instituciones y responsables de la archivística y el patrimonio.

El director general, de la institución, Koichiro Matsuura, destaca tanto el valor incalculable de estos documentos como su fragilidad, cuando afirma: “El patrimonio audiovisual, constituye uno de los principales recursos de las sociedades contemporáneas para mostrar sus valores y manifestar su creatividad. La radio y la televisión permiten a personas de diversas capas sociales comprenderse e intercambiar experiencias de manera directa. Pero su formato es intrínsecamente frágil y su desaparición representaría la pérdida de una fracción considerable de nuestro patrimonio mundial, junto con la memoria y la identidad del pueblo al que describieran”.

Para 2010, el lema del Día Mundial del Patrimonio Audiovisual es: “Preservar y disfrutar del patrimonio audiovisual ¡ahora!” un propósito que nos anima a estudiar, aprender, disfrutar y salvaguardar pero, además nos indica que hay una cierta urgencia, exhortándonos a hacerlo ahora mismo.

En Andalucía, el Centro Andaluz de la Imagen es el depositario de estas labores de estudio, clasificación, divulgación y protección. Tiene doble sede: en Almería, –bajo la denominación de Centro Andaluz de la Imagen. Centro Andaluz de la Fotografía–, y en Córdoba –bajo la denominación de Centro Andaluz de la Imagen. Filmoteca de Andalucía–.

Nuestros técnicos y especialistas vienen realizando los últimos 20 años un ingente trabajo de recuperación y restauración de imágenes y sonidos de directores, productoras y depositarios de materiales fílmicos y sonoros. Entre ellos, del patrimonio material de un granadino adelantado a su tiempo: José Val del Omar, referente mundial del cine experimental de los años 50, creador de lo que él llamó la visión meca-mística, un vínculo entre las vanguardias y el arte moderno. Este trabajo puede actualmente conocerse y disfrutarse en la exposición que sobre el autor celebra el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, con copias cedidas, en su gran mayoría, por los fondos de nuestra filmoteca.

El Centro Andaluz de la Imagen es un centro de excelencia que dispone de cámaras ignífugas para el almacenamiento del material fotográfico y audiovisual en niveles estables de temperatura y humedad. Además, los materiales inflamables se pasan a soportes de seguridad que eviten la pérdida de este patrimonio documental.

La Filmoteca de Andalucía custodia más de 2.000 copias en todos los formatos, soportes y géneros. Unos fondos accesibles para la investigación y la ciudadanía mediante el paso progresivo a soporte videográfico, lo que evita el deterioro del documento original.

Además de los trabajos sobre José Val del Omar, en 2009 se realizó la restauración de El Patio de los Naranjos, de Hernández Mir (1926) y de la única copia de la película El Rayo, de José Buchs, de 1936. En 2010 estamos concluyendo los trabajos de restauración de las películas en nitrato Un día en Málaga, de 1916, y de Antequera en Fiestas, de 1926. En este contexto es obligado mencionar también la edición, junto con la Filmoteca de España, del libro-cedé Las exposiciones de 1929, con motivo del 80 aniversario de la Exposición Iberoamericana de 1929 en Sevilla. Se trata de un excepcional documento audiovisual que recupera cuatro películas rodadas con motivo de aquel certamen –entre ellas, una sobre la inauguración de la muestra–, más un bloque de extras no utilizados; un documento que, aunque en algunos casos carezca de valor artístico, contiene un enorme valor historiográfico.

Pero, tanto la Filmoteca como el Centro Andaluz de la Fotografía también desarrollan un completo programa de proyecciones y exposiciones cinematográficas y fotográficas; desde las más lejanas a las que se hacen aquí; con una mirada hacia la tradición, pero con una ventana a la vanguardia. Se proyectan largometrajes, pero también documentales, cortos o las nuevas formas, y soportes de expresión, que nos ofrecen las tecnologías digitales. Porque la defensa del patrimonio fílmico, fotográfico y sonoro, debe tener una óptica plural y comprensiva del fenómeno de la imagen en toda su amplitud. Y supone también defender la fotografía y el cine, incluso cuando más dificultades tienen de acceso para el gran público. Por eso incorporamos a los padres, madres y profesorado, programamos para institutos y universidades, en busca de una formación especializada tanto en postgrados como en formación de jóvenes y adultos relacionados con el patrimonio audiovisual, su importancia y su fragilidad.

26
Oct/2010

Una Andalucía de futuro

261010_fot_galanJoaquín J. Galán. Presidente del Consejo Económico y Social de Andalucía.

El Consejo Económico y Social de Andalucía ha publicado recientemente el Informe sobre la Situación Socioeconómica de Andalucía 2009, un trabajo que elabora anualmente y en el que se recogen los principales factores que describen la evolución de nuestra Comunidad en un año. Ofrece una perspectiva de Andalucía de la que se extraen interesantes conclusiones que pueden servirnos como base para los cambios que necesita y que ya ha emprendido nuestra Comunidad.

El Informe 2009 describe un contexto mundial regido por lo que se ha denominado como la primera crisis económica global, que ha traído consigo una contracción de la producción del 0,9% y del volumen del comercio internacional del 12,3%. En este retroceso han estado implicadas las principales economías mundiales, como Estados Unidos (con una caída del PIB del 2,5%), Japón (con un -5,1%) o la Unión Europea (-4,1%) y sólo países emergentes como China, India o Brasil han tirado del carro de la economía, en cualquier caso, viendo desacelerar su crecimiento.

En este panorama, Andalucía ha seguido convergiendo, aunque de manera más lenta, con su principal entorno de referencia: la UE y España. Los datos apuntan a un mejor comportamiento de nuestra Comunidad frente a las economías europea y nacional. Así, la caída de nuestro PIB se ha situado en el 3,5% frente al 3,6% de España y el 4,1% del ámbito europeo; y el comercio internacional ha tamizado la contracción del consumo de los hogares y la inversión de las empresas, aumentando la demanda externa un 2,8% y reduciéndose el déficit comercial en un 64,7%, un porcentaje superior en más de quince puntos al registrado en España, que mejoró su déficit comercial un 48,1%.

Por sectores, la Comunidad también presentó una posición más favorable que España o la UE. La renta agraria cayó en Andalucía un 3,3%, mientras que en España la contracción fue del 5,3% y en Europa alcanzó el 12,2%. La industria también se vio afectada por la crisis, de manera que el Valor Añadido Bruto (VAB) industrial se redujo un 12,3%, inferior en todo caso a los descensos español (-13,5%) y europeo (-13,3%). Por su parte, el VAB de los servicios experimentó una reducción del 0,9%, igualmente más leve que la registrada en España (-1%) y Europa (-1,7%).

Como contrapunto, el sector de la construcción cayó de forma mucho más intensa en Andalucía que en España y la UE, con una reducción del VAB del 11,8%, frente al 6,3% español. El fuerte ajuste de este sector y su extraordinario peso en la economía andaluza han sido uno de los factores que han influido en los demoledores efectos de la crisis económica en el mercado de trabajo andaluz, algo que se ha unido al descenso de la ocupación y al incremento de la población en general y de la población activa en particular, que en 2009 fue del 2,2% (en España fue sólo del 0,8%), fundamentalmente por la incorporación de mujeres y jóvenes. Todo ello ha provocado que el paro se haya incrementado en 2009 un 45,2% y lejos quedan las cifras con que iniciábamos 2007, tras catorce años de crecimiento continuado y de descenso del desempleo.

Ahora bien, respecto al paro hay algunas cuestiones que es necesario tener en cuenta y es que la formación es un puntal básico para acceder al mercado laboral con garantías de éxito. El Informe 2009 pone el acento en este punto al señalar que la tasa de ocupación aumenta considerablemente en la medida en que la titulación es superior. Así, para la población analfabeta la tasa de ocupación en 2009 fue del 6,17%, mientras que en el caso de aquéllos con estudios superiores, este porcentaje se elevaba hasta el 65%, llegando al 85% para los doctorados.

Con esta reflexión encima de la mesa parece claro el camino que debemos emprender, que no es otro que apostar por la formación y la capacitación como medida para salvar las cifras de desempleo y para lograr que nuestra economía sea competitiva en un mercado global. No podemos volver a cometer los errores del pasado que tan caros nos han salido. No podemos volver a poner todos los huevos en un mismo cesto, que hasta 2007 había sido el sector de la construcción ni podemos ganar en competitividad a través de mano de obra sin cualificar.

La educación, como señalaba Paul Krugman en un artículo publicado el pasado año y titulado El estadounidense inculto, “sería una forma muy eficaz de crear o salvar miles de empleos. Y sería, al mismo tiempo, una inversión en nuestro futuro”.

25
Oct/2010

Tu problema es mi prioridad

zoidoJuan Ignacio Zoido. Portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Sevilla y aspirante a la Alcaldía

Llevo más de 4 años recorriendo los barrios, escuchando lo que piden los sevillanos y estudiando sus reivindicaciones. Y sigo sorprendiéndome del abandono en años y en mantenimiento al que está sometida Sevilla. Un abandono que como casi todo en la vida, tiene solución. Y para mí, la falta de funcionamiento de la ciudad tiene solución.

Un alcalde serio tiene que huir de varitas mágicas y ser realista. Yo tengo a Sevilla en el corazón y los pies en la tierra. Para Sevilla tengo un gran proyecto. Un proyecto en el que imagino a Sevilla con grandes espacios que sirvan de oportunidades para el talento, para la creatividad, para las ideas. Como tienen Madrid, París o Londres. Y para poner en marcha ese gran proyecto, antes la ciudad tiene que funcionar y hay que atender ciertas prioridades. Hoy le voy a hablar de esos primeros pasos que incluyen el modelo de gestión para que Sevilla funcione y la agenda de prioridades que, como digo, forman parte de un gran proyecto de mayor envergadura para situar a Sevilla donde Sevilla merece estar.

La fórmula para esos primeros pasos tiene dos caminos: uno, la gestión para optimizar recursos y hacer que con el mismo gasto los servicios sean mejores; dos, tomar decisiones sobre el rigor que da tener proyecto, presupuesto y plazo. Y para eso, tengo claro que hay que decidir qué es prioritario.

Sevilla puede y debe funcionar. Estamos trabajando y tenemos terminados o muy avanzados distintos planes de optimización de recursos para que Sevilla tenga servicios de calidad con coste añadido 0.

Sevilla está sucia con la misma plantilla que hace años estaba limpia. Hay un problema de gestión. Por eso tengo un plan director de limpieza basado fundamentalmente en la implantación de un sistema de recogida que permita ahorrar en combustible y en efectivos humanos. Con esos recursos humanos que se liberaran, podremos reforzar la limpieza en la calle y el baldeo.

Lo mismo tengo previsto para los parques. Si instalamos un servicio de riego por goteo informatizado en todos los parques de Sevilla, ahorraremos entre un 30 y un 50% en agua, un 25% en energía y entre un 20 y un 40% en personal que pasaría a otras funciones para que los parques y espacios verdes de Sevilla estén en condiciones.

Pensando en mejorar el tráfico en la ciudad, tengo claro que hay que procurar orden y libertad. Me refiero a que haya una red completa de Metro que llegue a todos los barrios periféricos y con varias paradas en el centro, me refiero a que se readapten las líneas de Tussam a la demanda real, me refiero a que haya una red de aparcamientos rotatorios en la periferia del Casco Histórico y me refiero, en definitiva, a que los sevillanos podamos elegir y elegir sobre todo, servicios de calidad.

La reorganización de la Policía Local es otra de las asignaturas pendientes de la última década. Y ese es otro de mis objetivos: sacar en cuatro años tres convocatorias para incorporar a 300 nuevos agentes a la plantilla de la Policía Local. Tenemos que utilizar los recursos que hoy se destinan a horas extras a nuevos agentes.

Si hay algo que me preocupa especialmente es el paro. Voy a conseguir que el Ayuntamiento de Sevilla pase de ser un obstáculo para los que crean empleo y autónomos, a ser un organismo que propicia y favorece la implantación de nuevos negocios. Hay que agilizar trámites administrativos, unificar servicios de licencias de Urbanismo y Medio Ambiente, eliminar la tasa de licencia de apertura mientras el PIB de Sevilla no esté por encima del 0% y asegurar que quien contrata con el Ayuntamiento no va a hundir su pequeña, mediana o gran empresa llevando a gente al paro, por la morosidad municipal en los pagos a proveedores.

Cuando uno de dedica en cuerpo y alma a conocer la realidad de su ciudad y a buscar soluciones a sus problemas, tiene muy claro que hay que actuar en muchos puntos pero estableciendo prioridades. Esas prioridades son los proyectos que tienen que iniciarse durante los seis primeros meses del próximo mandato.
Ojalá este gobierno lo hubiera hecho antes. Pero desgraciadamente, el bloqueo y la pasividad han dado lugar a esta situación.

Esas prioridades las vamos a establecer desde el rigor. Antes de incorporar a la agenda de prioridades cualquier proyecto con el compromiso de inicio antes de finalizar el año 2011, encargo informes a mi equipo de asesores de vía pública. Estos informes están soportados sobre los tres pilares en los que debe apoyarse cualquier obra: proyecto, plazo y presupuesto.

Cuando veo que una reivindicación es justa, lleva años sin respuesta y es viable económica, técnica y administrativamente, la incorporo a esa agenda de prioridades que ya he inaugurado. Porque es el momento en el que digo que ese problema es mi prioridad.

Sé que hay voces que tildan de poco ambicioso que mi punto de partida sea que la ciudad funcione y que los proyectos prioritarios se inicien en los primeros meses de mandato.

A todos ellos les digo que mi horizonte para Sevilla es ambicioso. Y hacia ese horizonte pienso dirigir la nave. Una nave que en estos momentos hace aguas y que no podría soportar ni la primera marejada de la travesía. Por eso voy a empezar por donde un buen timonel empieza. Voy a empezar por arreglar el barco. Por dotarlo de las mejores herramientas de navegación. Por reparar todo el casco. Y cuando esté listo zarparemos hacia ese horizonte que no es otro que situar a Sevilla donde Sevilla merece estar.

23
Oct/2010

La escuela ‘paraca’ del PP

villalobosFernando Rodríguez Villalobos. Presidente del PSOE de Sevilla.

Si hacemos referencia a esa costumbre que tienen los conservadores de presentar a candidatos en los pueblos de Andalucía que nada tienen que ver con el municipio en cuestión, no es que vayamos a hablar de una práctica novedosa en las filas del PP. Al contrario, es un proceder habitual y extendido en sus filas. Lo han venido haciendo mandato tras mandato, elección tras elección en clave local, y ahora no iba a ser menos.

Pero aún con ser normal eso de poner a alguien “forastero” –como decimos en los pueblos– al frente de una candidatura del PP en las localidades rurales andaluzas, no deja de ser preocupante, porque tal práctica revela que, después de treinta años de democracia local, los populares siguen sin encontrar en el medio rural a alguien que, siquiera, esté dispuesto a presentarse bajo sus siglas.

Un fenómeno que tiene connotaciones, si queremos, sociológicas e incluso sentimentales o “de piel”, para entendernos de manera directa. O sea, y afinando aún más, que la gente de los pueblos de Andalucía sigue sin fiarse del PP, continúa recelando de aquellos que beben de las fuentes del conservadurismo, y que ahora intentan robar en ocasiones el discurso social a los que siempre estuvimos ahí para conseguir mejoras para todos y todas, y no para unos pocos.

De ahí que, en muchos pueblos, el PP se las vea y se las desee para colocar a alguien al frente de una lista y, ante esa dificultad, opte por montar una escuela de paracaidismo político, en la que distintos integrantes de su formación juegan a aterrizar en este o aquel pueblo como candidatos y candidatas, cuando ni siquiera anduvieron nunca por allí ni mantienen vínculo con el lugar.

Y casos de este tipo, como dije al principio, los han tenido siempre y con bastante profusión. Los últimos, esta misma semana, cuando los populares han anunciado que Rafael Salas será el cabeza de lista en Marinaleda y Carolina González hará las veces en Guillena, unido al largo etcétera anterior en este apartado de candidaturas ‘paraca’. Son hechos, en definitiva, que nos conducen a una pregunta de difícil respuesta: ¿Qué les van a contar a los vecinos y vecinas de esas localidades en sus actos de campaña para que los voten?

Pero frente a esta obviedad de la inconsistencia del PP en las zonas rurales andaluzas, frente a la ausencia total de compromiso de ese partido con los pueblos de Sevilla en este caso, el presidente del PP provincial prefiere decir que es el PSOE el que está acomplejado en este territorio.

El PSOE, que lleva presentando candidaturas en todos los municipios de nuestro territorio desde las primeras elecciones municipales. El PSOE, que fue la fuerza política más activa en el camino que los ayuntamientos hicieron para conseguir la autonomía por el 151. El PSOE, cuyos candidatos sí que viven y conviven allí donde se presentan en lista.

A eso es a lo que Sanz llama “complejo”. A eso y al hecho de haber avanzado en treinta años de democracia local el equivalente a tres siglos, después de que fuésemos capaces de sacudirnos las maneras de gobernar que estilaban aquellos que precedieron a la historia democrática de este país.

“Complejo”, por lo visto, es también apostar por proyectos determinantes para la capital y la provincia, caso de la SE-40, el Metro o el Cercanías del Aljarafe, sin contar con las infraestructuras deportivas, culturales, educativas o sanitarias que ya antes se han puesto en funcionamiento a lo largo de este tiempo.

En definitiva, el PP nos quiere hacer cargar al PSOE con un complejo, con un sambenito que no sentimos como tal, porque en las filas socialistas estamos muy orgullosos de haber contribuido desde el principio al desarrollo de Andalucía y, por ende, de Sevilla, y ahí está la historia para demostrarlo.

Desde nuestras filas sí hemos creído en la gente de las zonas rurales, hemos defendido sus intereses cuando precisamente el PP quería avasallarlos –no hace falta recordar el decretazo en el PER– y hemos apostado presupuestariamente desde todos los gobiernos, mientras que ellos nos dedicaron ocho años de gobierno de Aznar de permanentes recortes y parálisis en grandes proyectos. Y en este apartado, valga el dato de que la inversión media en los años del PP –1996-2004– fue de 203 millones en la provincia, y en la etapa de Zapatero ha sido de 629 millones.

Esa es la incontestable realidad en la que la derecha intenta horadar un hueco por el que llegar a zonas donde no son creíbles –sólo tienen 6 ayuntamientos en la provincia frente a los 75 del PSOE, incluida la capital– y donde sus palabras suenan vacías y huelen a lugar cerrado.

Lo que ocurre es que ahora, con unas elecciones municipales cerca, el PP pretende imputar al PSOE un abandono de Andalucía y de la provincia de Sevilla que secularmente les ha correspondido a ellos. Sus maneras, su indiferencia con el sur es lo que siempre condenó a nuestra tierra al ostracismo. Por eso, quizá, prefieren llegar a los pueblos sevillanos en paracaídas y colándose por la puerta de atrás, con el único objetivo de cubrir el expediente para poder decir que presentan candidaturas en todas las localidades andaluzas.

19
Oct/2010

Cambios fiscales para la nueva ordenación de las cajas de ahorro

Ignacio Garcia Alonso_foto

pablo_sanz_fotoIgnacio García Alonso. Socio de Deloitte Abogados y Asesores Tributarios.
Pablo Sanz. Socio de Deloitte Abogados y Asesores Tributarios.

Ya es una realidad que las cajas de ahorro cuentan con un nuevo régimen jurídico en lo que se refiere a sus órganos de gobierno y otros aspectos. La vía, un Real Decreto-ley 11/2010, publicado en el BOE y aprobado por el consejo de ministros. Una importante reforma del marco jurídico de las cajas de ahorro, de modo que se les faciliten diferentes alternativas de organización institucional, todas ellas con acceso a los mercados en las mejores condiciones posibles, y tratando de impulsar, especialmente, su capacidad para atraer capital exterior.
Es un hecho que el colapso financiero que ha golpeado la economía mundial durante los últimos años ha transformado el tablero de juego de la industria financiera. El mercado ha cambiado y se están poniendo las bases para la configuración de un nuevo mapa que abre las puertas a un mundo distinto y que presenta novedades y retos sustanciales para el sector.
En este contexto, las cajas de ahorro han comenzado a reestructurarse. Este proceso involucra al 75 por ciento del sector y traerá consigo una reducción significativa en el número de entidades beneficiando su sostenibilidad, eficacia, solidez y garantizando su futuro. Un proceso relevante, sin duda, porque las cajas de ahorro españolas llevan a cabo una función esencial dentro del sistema financiero, como un elemento determinante en el acceso al crédito de familias y empresas y por su dedicación al interés general a través de su función social.
De manera ejemplar, las cajas de ahorro de nuestro país han iniciado desde hace varios meses planes exigentes de saneamiento: recortes significativos de sus costes operativos, una mayor actividad de captación de depósitos y un fortalecimiento de los recursos propios de calidad. No obstante, por lo que a estas entidades se refiere, la crisis ha puesto de manifiesto un exceso de capacidad que necesariamente implica un proceso de fusiones entre algunas entidades y también se ha manifestado la necesidad de flexibilizar sus estructuras operativas.
Gran parte de estas reestructuraciones han contado con el apoyo financiero del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y se han materializado a través de la creación de SIPs (Sistemas Institucionales de Protección). Así las cosas, el sector ha impulsado la necesidad urgente de fijar aspectos de la regulación de estos SIP y, en concreto, su régimen fiscal, una vez que en el proceso de reestructuración se ha utilizado esta vía.
Es por estos motivos, por lo que se aprobó el pasado mes de julio el Real Decreto-Ley 11/2010. Esta nueva norma viene a regular ciertos aspectos del régimen jurídico de las cajas de ahorros con un objetivo: adaptar dicho régimen al nuevo escenario que está dibujando el sector.
Esta norma llega, entre otras cosas, para solventar parte de las indefiniciones que existían desde el punto de vista fiscal y que podían poner en riesgo las operaciones de integración que se estaban produciendo entre las cajas de ahorro. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al régimen fiscal de las aportaciones de activos y pasivos que se llevarían a cabo en el marco de un Sistema de Protección Institucional (SIP), la tributación de las transacciones que se realizarían por las entidades integrantes del referido SIP o las limitaciones de la actual normativa fiscal aplicable a las reorganizaciones realizadas por entidades con las peculiaridades sustantivas de las cajas de ahorros.
El Real Decreto-Ley viene a resolver parte de estos inconvenientes, procurando que las operaciones de integración en el sector financiero puedan realizarse en condiciones similares a cualesquiera otras operaciones de reestructuración llevadas a cabo por otros sectores de la economía.

Analizando este nuevo Real Decreto-ley, comprobamos que una de las principales medidas es que las transmisiones de activos y pasivos realizados por las cajas de ahorros para la constitución y ampliación de un SIP, así como aquéllas llevadas a cabo en procesos de reestructuración con intervención del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) puedan beneficiarse del Régimen fiscal especial del Título VIII del Capítulo VII del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (TRLIS), también conocido como “régimen de neutralidad fiscal”, lo que supone que la tributación de las rentas puestas de manifiesto como consecuencia de dichas transmisiones de activos y pasivos pueda quedar diferida, como si se tratase de cualquiera de las operaciones de reestructuración de las definidas en el TRLIS.
Asimismo, se prevé que este mismo régimen de diferimiento resulte de aplicación, bajo determinadas condiciones, a las rentas generadas en las transmisiones de elementos patrimoniales, consecuencia de un intercambio de activos y pasivos, realizadas en cumplimiento de los acuerdos de un SIP.
De esta manera y con el fin de lograr la misma finalidad se incorpora la habilitación para permitir que el Régimen Especial del Grupo de Entidades del Impuesto sobre el Valor Añadido pueda ser aplicado por las entidades de crédito que se integren en un SIP, asimismo, se introducen exenciones en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
En definitiva, este nuevo paso legislativo es muy positivo porque rompe los principales obstáculos fiscales que complicaban o, incluso, estaban retrasando, una reestructuración imprescindible en nuestro actual escenario financiero.
Para más adelante queda, entendemos por ello que no ha quedado olvidado, la adaptación de las normas del régimen de tributación consolidad en el Impuesto sobre Sociedades para que puedan dar cabida a los SIP, pues es la vía que desde el punto de vista técnico mejor se acomodaría a esta nueva realidad empresarial.

19
Oct/2010

Y aunque quedara «sólo» una

Tribuna

María José Rodríguez / Secretaria de Economía del PSOE de
Andalucía

Cuesta trabajo entender, una vez más –y son ya tantas–, la reacción de los responsables del PP ante noticias como la que conocíamos hace semanas en relación al Decreto aprobado por la Junta de Andalucía para la reparación de las mujeres que sufrieron vejaciones durante la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura.

Una reacción que ha sido coreada por algunos medios conservadores hasta incurrir en la contradicción, lo que demuestra la incomodidad que asalta a la derecha de este país, incapaz de romper amarras con un pasado que les sigue dictando la posición política tras décadas ya de democracia.
Con la misma ligereza y frivolidad con la que acusan al PSOE de estrategia electoralista, dirigida a la (cómo no) compra de votos, sostienen, en cambio, que otras ayudas similares aprobadas anteriormente y destinadas también a víctimas de encarcelamiento y confinamientos en campos de concentración no se están concediendo con la diligencia que es debida y se apoyan incluso para este reproche en algún informe elaborado por el Defensor del Pueblo. Desmontado por falso, por tanto, el objetivo de electoralismo.

Desde el mismo sectarismo que dicen que anima al Gobierno andaluz en su iniciativa, afirman, en cambio, que ya no hay mujeres que se vayan a beneficiar de estas ayudas o, en un alarde de autoridad en la materia, llegan incluso a ridiculizar (¿por insuficiente acaso?) una cantidad que no hace falta ser muy avispado para entenderla en su valor simbólico. Todo ello en un intento, tan torpe como revelador, de oponerse a la medida eludiendo los verdaderos motivos de tal rechazo.
Son los mismos que un día después de aprobarse este decreto, votaban en contra de una moción en el Senado que era apoyada por el resto de los grupos de la Cámara y que pedía algo tan obvio, y por ello tan necesario, como la adecuación del Valle de los Caídos a la Ley de la Memoria Histórica. Una actuación que difícilmente pueda ser cuestionada por un demócrata pero que, en cambio, recibió del PP una negativa airada. Quien ejercía de portavoz de lo indefendible tuvo que esforzarse, sin éxito, en ejercicios de equilibrismo que, sin embargo, no le impidieron minimizar el sufrimiento de los presos republicanos que fueron forzados a trabajar en su construcción aludiendo a que “sólo hubo 2.500” y no decenas de miles como apuntan otras cifras.

No es ajena a esta burda reacción de quiénes no pueden evitar darse por aludidos y señalados por el pasado, una buena dosis de machismo, ahora con carácter retroactivo, en otros muchos que, negando con sus críticas la pertinencia de esta medida, no hacen sino otorgar una condición de víctimas de segunda categoría a tantas y tantas mujeres que sufrieron un trato degradante que adquiría formas específicas porque la represión se ejercía sobre las mujeres.
Aunque lo más obsceno que se puede hacer ante episodios de nuestra historia como éstos es despacharse con una comparación que, más que eso, es un insulto a la inteligencia, entre aquellas vejaciones impulsadas y amparadas por el régimen franquista y hechos delictivos que se producen en la actualidad y que nada tienen que ver con aquello y que, en cualquier caso, encuentran su respuesta en la ley y en la acción de la justicia en un Estado social y democrático de Derecho.

Es por tanto una deuda doble la que se salda con el pasado a través de este Decreto aprobado por el Gobierno andaluz. El fascismo se cebó con la parte más vulnerable del bando republicano y muchas mujeres y sus familias soportaron el rigor del odio más cobarde. Un reconocimiento necesario por justo y porque sólo desde él se podrá avanzar y dejar cerradas y atrás las heridas que el silencio no cura. Así que bienvenida sea esta actuación del Gobierno andaluz, que además nos enseña una parte de la historia de muchas mujeres. Pues para reconocerla, previamente es preciso conocerla.

18
Oct/2010

Plaza de España, un sentimiento

espadas

Juan Espadas Cejas. Candidato del PSOE a la alcaldía de Sevilla.

Hay barrios típicos, rincones únicos, monumentos que conservan en sus entrañas el espíritu de los que los forjaron o las vivencias de aquellos que los disfrutaron en su máximo esplendor a lo largo de los años y que acaban convirtiéndose imprescindibles en la guía turística de cualquier ciudad.

Éste es el caso de la Plaza de España en la que, como cualquier sevillano, no sólo reconozco un monumento de nuestra ciudad sino muchas instantáneas de vida, entre las que destacan recuerdos imborrables de mi juventud que asocian siempre un momento especial a ese colosal fondo.

Hablaba Chaves Nogales de una “España redimida del tiempo en Sevilla, en la que los siglos se detienen o se precipitan”. Esa visión de la ciudad, capaz de retener su historia en cada esquina, contrasta con la que este mismo fino analista del alma sevillana expresaba, allá por 1921, ante los riesgos de que la gran transformación urbana que se estaba llevando a cabo para organizar la Exposición Hispano Americana, tras varios aplazamientos en su celebración, nos instalaran de forma permanente en la superficialidad de ese criterio expositor contrario al ansia de eternidad que pusieron las generaciones precedentes para perpetuarse en sus piedras.

En 1929 o en 1992, con sus dos grandes Exposiciones, Sevilla demostró al mundo su capacidad para renovarse sin perder un ápice de sus esencias.

La ciudad es el lugar de la acción colectiva, del cambio visible, del horizonte próximo. Cada generación intenta dar respuesta a los retos que su tiempo le plantea y debe hacerlo incorporando su conocimiento al patrimonio que recibe, protegiéndolo e intentando enriquecer los vínculos entre el entorno y su mundo interior.

La urbe es un ente en transición, mil veces pensada y repensada por urbanistas, sociólogos, arquitectos, filósofos, antropólogos… y, por supuesto, por artistas y poetas. La historia de las transformaciones urbanas está plagada de miradas hacia la ciudad para descifrar la complejidad y la diversidad que encierra este espacio físico, simbólico, social y público, con la esperanza de hallar quizás la ciudad ideal, garante de todos los derechos conquistados y atenta a las aspiraciones de quienes la habitan.

Es difícil encontrar el equilibrio en una ciudad como Sevilla entre la rehabilitación y la conservación del patrimonio existente, la necesaria renovación urbana, el respeto a las tradiciones o a los recuerdos sin la renuncia a la modernidad, a arriesgar innovando y escribiendo nuestras propias páginas en la historia.

La definición del paisaje urbano no debe improvisarse, pero tampoco podemos atenazarnos ante una minoría ungida que quiera imponer su docto criterio. Debemos favorecer desde la responsabilidad pública el ejercicio de nuestro “derecho a la ciudad” participando en los debates de forma democrática.

El remozado Conjunto Monumental de la Plaza de España, encuadrado en el Parque de María Luisa, uno de los espacios más espectaculares de la arquitectura regionalista, es el monumento de más enjundia nacido del genio de Aníbal González. Lo es como creación artística, como extraordinario patrimonio histórico y también como una parte sensible e importante del imaginario sentimental de los sevillanos, ese entresijo notable del paisaje urbano que Joaquín Romero Murube definía poéticamente como la sensación de que en un jardín o en una plaza pareciera que nos está esperando alguien que nos ama.

Con la recuperación de la Plaza de España, la inversión realizada por las tres Administraciones ha cerrado una herida abierta durante años por la que se escapaban recuerdos de atardeceres con la novia en las barcas o del amigo foráneo que posaba junto al escudo de su provincia o de la fuente junto a los coches de caballos, siempre con el impresionante entorno al fondo.

Esta plaza, como otros iconos de la ciudad, adquieren con el paso de los años un profundo carácter simbólico y significativo, por lo que su importancia trasciende de su consideración de obra de arte para pasar a formar parte de los recuerdos, anhelos y logros de sus moradores. Generaciones de sevillanos conjugaron el repertorio emotivo de las múltiples etapas de su vida con la imagen indeleble de los pavimentos y forjas, de los azulejos, de las farolas de cerámica o las barcas en la ría de la Plaza de España. Por todo ello, la recuperación y puesta en valor de este gran espacio urbano de nuestra ciudad o de otros recientes, como el Palacio de San Telmo, suponen no sólo dar vida a nuestro patrimonio, sino recuperar la memoria emocional de todos los sevillanos y sevillanas.