Monthly Archives: Septiembre 2010

29
Sep/2010

Primarias: libertad, democracia y también liderazgo

barrutiaJosu Gómez Barrutia. Presidente de la asociación Progresistas  de Andalucía

Sin lugar a dudas  los últimos acontecimientos políticos que han tenido lugar en Madrid en torno a la  celebración  de las elecciones primarias entre el secretario General  de la federación socialista madrileña, Tomas Gómez, y la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, representan a todas luces uno de los mejores acontecimientos que han podido tener lugar en pos de la democracia  interna en el seno de los partidos políticos.
La posibilidad  de dar la voz  y el poder de decisión a las bases de los partidos políticos es un modelo de coherencia, valentía y estética de la ética de la que Tomas Gómez y el propio PSOE han hecho gala, todo ello en un tiempo en donde la incoherencia entre el discurso y la acción aparece por desgracia por muchas esquinas de los despachos de la política de nuestro país. Pero no sólo el efecto de las primarias ha producido un efecto interno en las estructuras de partidos, sacando los colores y poniendo en jaque el modo democrático de asumir responsabilidades de quienes, una vez apoltronados en sus sillones y chaquetas con corbata, olvidan que la democracia plena se debe practicar desde que uno pretende “escalar”  hasta cuando uno ya está en la “cima “de la montaña.
Además, se ha lanzado a la ciudadanía de a pie un mensaje claro y directo de que “otra política es posible” , hecho éste que cobra un valor excepcional en una sociedad en la que crecen las cifras de absentismo político y en la que la clase política, según indican periódicamente los barómetros del CIS,  se han convertido en el tercer problema por orden de importancia que más preocupa a los ciudadanos.
Así, ha quedado blanco y en botella que el fenómeno de las primarias es a todas luces la mejor herramienta para que cada cuatro años las bases de los partidos políticos tengan la opción de opinar libremente y en igualdad, y evitar de esta forma que las oligarquías societarias que en muchas ocasiones asumen la democracia delegada impongan bajo sus criterios personales a las personas más “capacitadas” al frente de las listas electorales.

La política actual debe estar marcada por los pilares fundamentales de la libertad, la democracia y el liderazgo de la ética. Ésa que nace desde la coherencia entre el pensamiento y la acción, entre el espíritu progresista de quienes con la verdad en la palabra y sin ambages de ningún tipo quieren cambiar el mundo en cada uno de sus cinco metros cuadrados que le rodean. Es el tiempo para ello y Tomás Gómez el primero de los secretarios generales socialistas de nuestro país en sumarse a esta propuesta.
De esta forma, España se suma a un debate que ya se está dando en el ámbito de la socialdemocracia Europa, y que viene marcado principalmente por dos tendencias en los partidos políticos que conforman dicha ideología socialdemócrata. De un lado, aquellos que defienden y entienden que las estructuras políticas de los partidos de la llamada izquierda deben de flexibilizar sus estructuras a las nueva realidades sociales, económicas y culturales, abriendo de manera decidida las mismas a la ciudadanía de pie. Y, por el otro, quienes defienden la necesidad de mantener una estructura ordenada y piramidal de sufragio indirecto en donde la dirección política y la decisión sea marcada por la cúspide.
Tal vez la  síntesis de ambas posturas pasen por la necesidad de unificar el modelo de dirección político indirecto con el derecho recogido de los militantes de los partidos políticos de decidir en igualdad, libertad y en voto secreto cada cuatro años quienes deben ser los llamados a representar la voluntad de la militancia de base, que no es otra cosa que lo más parecido a esa soberanía popular desde donde emana la democracia, aquella donde se sustentan los pilares de las sociedades justas, equitativas, igualitarias y libres.
Tomás Gómez ha dado ese paso de dar voz a quienes democráticamente deben de participar en la elección del candidato, permitiendo que se celebre un debate interno ,bueno y saludable en una organización política: el de los militantes de base.

28
Sep/2010

Carta abierta de CCOO y UGT ante la huelga general

tribunahoyFrancisco Carbonero Cantador.  Secretario general de CCOO de Andalucía.
Manuel Pastrana Casado. Secretario general de UGT de Andalucía.

Mañana 29 de septiembre los trabajadores y trabajadoras de Andalucía y el conjunto de la sociedad andaluza estamos llamados a la huelga general para rechazar la mayor agresión contra los derechos sociales y laborales que se ha perpetrado en este país en su etapa democrática. Y decimos bien, toda la ciudadanía andaluza, porque a esta huelga general no está convocada solo la clase trabajadora sino el conjunto de la sociedad ya que el alcance de las medidas del Gobierno y sus efectos negativos afectarán a toda la ciudadanía en todos los tramos de edad, ya sean estudiantes, desempleados, trabajadores o pensionistas. No hay un solo colectivo de la sociedad cuyos derechos no se vean agredidos por la escalada de decisiones antisociales del Gobierno, que deja en manos de los mercados especulativos derechos básicos de los ciudadanos y en la más absoluta indefensión al trabajador a merced de un mercado laboral absolutamente desregularizado.

Estamos ante un pulso sin precedentes, donde nos jugamos mucho, nada más y nada menos que el retroceso en los derechos sociales y laborales que hemos ido conquistando en este país durante tres décadas, el desmantelamiento del actual Estado del Bienestar y el debilitamiento de nuestro sistema democrático. Es un órdago con un origen concreto, las políticas neoliberales del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y con unos coautores inspiradores: los mercados financieros, el gran capital y la patronal, los mismos que provocaron la crisis y que presionan al ejecutivo para que los costes de la misma los paguen los más débiles de nuestra sociedad. Una estrategia progresiva que se inició con el plan de ajuste, la congelación de pensiones y reducción de salarios para los empleados públicos, el cambio de la Ley de Cajas de Ahorro para abrir la puerta a su privatización, los recortes en obras públicas y vivienda, y que ha culminado con la reforma laboral más agresiva contra los derechos de los trabajadores que se conoce en democracia y con el anuncio de reformar el sistema de pensiones antes de final de año al margen del Pacto de Toledo.

Una reforma laboral construida en base a falsedades porque no creará empleo sino que lo precarizará, facilitando y abaratando el despido, y tampoco servirá para dinamizar el mercado de trabajo ya que deja en manos de empresas privadas la gestión del desempleo, permitiéndoles que hagan negocio a costa de la desesperación de las personas desempleadas. Además debilita la negociación colectiva permitiendo a las empresas descolgarse de los convenios colectivos de referencia, es decir, abriendo la puerta a que los empresarios incumplan de manera unilateral lo que habían firmado con los representantes legales de los trabajadores. Es el último piso del pastel –la guinda la pondrá con la reforma de las pensiones–, una espiral neoliberal en la que ha entrado el gobierno socialista haciendo realidad el deseo del neoliberalismo y de la patronal; ni en sus mejores sueños hubieran pensado que lo haría además un gobierno del PSOE. La derecha política y económica se frota las manos ante el festín que le ha servido en bandeja de plata el Gobierno, esa misma derecha que aún no tiene bastante para saciarse con las medidas adoptadas y que ahora ha emprendido una sistemática campaña de desprestigio contra quienes defendemos los derechos conseguidos tras años de lucha, tarea que, por cierto, tenemos encomendada los sindicatos en la Constitución Española.

Ni el Gobierno ni sus cómplices dicen toda la verdad porque están interesados en ocultársela a la sociedad. No nos dicen que tras estas reformas ya nada será igual, que los trabajadores y pensionistas se empobrecerán aún más, que las personas desempleadas serán “criminalizadas” y “culpabilizadas” por no tener empleo y que las empresas privadas jugarán con su futuro presionándolas para que acepten cualquier trabajo, que la negociación colectiva, dique de contención para salvaguardar los derechos de los trabajadores hasta ahora, será dinamitada para otorgar poder casi ilimitado al empresario sobre las condiciones laborales, que los jóvenes no tendrán acceso a contratos estables porque se permitirá alargar los contratos formativos, que las empresas podrán despedir a trabajadores por estar enfermos a pesar de contar con sus bajas médicas pasados dos meses, que las cuantías de las pensiones bajarán al reformar los periodos de cálculo, que se abrirá la puerta a los fondos de pensiones privados donde quien más dinero tenga podrá comprarse una mejor jubilación… y un largo etcétera de consecuencias que se nos ocultan pero que nos afectarán gravemente en nuestras vidas cotidianas y mermarán la calidad de nuestra democracia.

Nos quieren hacer creer que estas medidas son imprescindibles, se nos intenta convencer de que no hay alternativas. Es rotundamente falso, existen alternativas, que CCOO y UGT hemos venido planteando desde hace meses a nivel estatal y regional, pero que requieren de valentía y coraje político. Es el momento de mostrarles que la inmensa mayoría de este país no se deja engañar ni manipular, y mucho menos permitirá retrocesos en sus derechos laborales y sociales. Es la hora de contraatacar en las calles para defender cada metro que hemos ido conquistando en las últimas décadas, para demostrar que el capital económico debe estar al servicio del capital humano y que el Estado del Bienestar es una construcción colectiva a la que no estamos dispuestos a renunciar. Es nuestra oportunidad para rebelarnos contra la resignación que quieren imponernos y los intentos de culpabilizar a los trabajadores, empleados públicos, pensionistas y desempleados de la crisis que otros han provocado.

Por eso mañana las calles de Andalucía y de todo el país deben convertirse en un ensordecedor grito que diga al Gobierno que “ASÍ NO” se reforma, que “ASÍ NO” se sale de esta crisis, que estamos dispuestos a mantener esta lucha por defender nuestros derechos. El 29 de septiembre será una fecha histórica porque la mayoría de los ciudadanos de este país diremos “NO” a esta agresión impuesta y obligaremos al Gobierno a dar marcha atrás en su política antisocial. Nuestras razones son justas, y así debemos demostrarlo en los centros de trabajo y en las calles de Andalucía, convencidos de que las huelgas generales siempre dan frutos positivos para la mayoría social del país, convencidos de que el 29 de septiembre será recordado como el día que millones de ciudadanos ganaron el pulso a los mercados financieros neoliberales, a los especuladores y al Gobierno que se ha dejado influir por ellos.
Así lo hemos querido expresar en el lema de esta gran movilización, “yo voy”, para que cada uno de nosotros diga mañana “yo voy” a la huelga general y logremos en Andalucía un apabullante “nosotros vamos”, “todos vamos”. Nuestro futuro depende de la contundencia de nuestra respuesta, las razones son justas y están de nuestra parte, ahora debemos demostrarlo en las calles. Ánimo porque entre todos lo conseguiremos.

27
Sep/2010

Nuevos tiempos para el turismo

270910_fot_lalonso_elcLuciano Alonso Alonso. Consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de  Andalucía.

La conmemoración del Día Mundial del Turismo, que este año tiene como lema Turismo y diversidad biológica, nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre el papel de esta gran industria en Andalucía y su contribución en la recuperación económica frente a la actual coyuntura. Pero también es una buena ocasión para reflexionar sobre los orígenes de este fenómeno social, en qué momento nos encontramos y hacia dónde queremos ir.

El disfrute del ocio vacacional se ha convertido casi en un derecho social, es una necesidad vital y una de las conquistas sociales del siglo XX. Sus inicios se remontan a aquellos primeros viajeros románticos del siglo XIX, que pusieron de moda la costumbre de viajar y los relatos y dibujos de los lugares que visitaban. Algunos, como el estadounidense Washington Irving, convirtieron sus libros de viajes sobre las tierras y las gentes de Andalucía en auténticas campañas de promoción e imagen de nuestra región. Ellos fueron los pioneros de lo que posteriormente daría lugar al gran fenómeno de la sociedad del bienestar: un “derecho” al que pocas personas están dispuestas a renunciar.

Los poderes públicos e instituciones privadas, conscientes de las enormes posibilidades que podría reportar a la economía este creciente deseo de viajar y conocer otros países, comenzaron a prestar mayor atención a esta actividad y a trabajar en su desarrollo. Nace así, en 1905, el primer organismo de la Administración española dedicado a la gestión, fomento y promoción del turismo, la Comisión Nacional. Desde entonces la “Administración Turística” no ha dejado de preocuparse por el desarrollo de los destinos, por su conservación y por su aprovechamiento turístico. Un siglo después, desde el Gobierno de la Junta de Andalucía ésa sigue siendo nuestra misión y a ella dedicamos gran parte de nuestros esfuerzos.

Hoy día, cuando nos referimos al turismo hablamos de mucho más que un sector importante para nuestro progreso regional: hablamos de una industria determinante en la evolución económica de Andalucía. Las cifras de 2009 hablan por sí solas: más de 22 millones de turistas, 341,1 mil personas empleadas, una aportación del 11% al Producto Interior Bruto (PIB) y unos ingresos generados de 15.440 millones de euros. Los últimos datos turísticos, así como la progresiva recuperación de la economía andaluza y la continua evolución positiva del PIB de nuestra comunidad, nos hace pensar en positivo y ser moderadamente optimistas para este año, que estamos convencidos de que será el de la transición hacia la recuperación turística.

Pero la transformación experimentada por Andalucía en los últimos años, además de haber tenido en el turismo el gran aliado, ha sido posible también gracias a la innovadora e inédita política turística desarrollada por el Gobierno andaluz, cuyas premisas fundamentales son la Calidad, la Sostenibilidad y la Innovación. Hemos sentado las bases de una “nueva cultura turística” que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, a los cambios en los hábitos de consumo y al turista de hoy, que no viaja para cambiar de escenario, sino para vivir nuevas experiencias. Y en este sentido, estamos trabajando en la creación de productos únicos e irrepetibles que aporten un valor experiencial a todo aquél que nos visite. Porque, si la vida es un viaje, tal vez el mejor turismo es el que aporta a su protagonista vivencias para el crecimiento personal. Vivencias que formarán parte de sus recuerdos y de las que harán partícipes a sus familiares y amigos. Experiencias que no necesariamente tienen por qué implicar una gran sofisticación, sino que pueden tratarse de una simple actividad a la que se le añaden ciertos elementos complementarios, que son los que le aportan realmente valor, los hacen inolvidables y los diferencian. Cuando el turista experimenta y vive, repite. Vuelve al escenario donde ha vivido esas grandes experiencias. Y estamos convencidos de que Andalucía es el mejor escenario para vivir emociones únicas e irrepetibles, el mejor escenario para los sentidos.

Pero, para enamorar de esta forma a nuestro turista, para convertirlo en nuestro amante y no en un adepto más, es vital cuidar todos y cada uno de los recursos que intervienen en su satisfacción, en la creación de su “experiencia andaluza”. Y para ello contamos con las mejores herramientas. Próximamente, presentaremos la Comunidad Turística de Andalucía, un espacio virtual de convivencia y de negocio turístico, abierto a la demanda y a la comercialización, en el que tendrá cabida la totalidad de la oferta turística de nuestra región. Una plataforma que posicionará al turista en el centro de la gestión y la comercialización e integrará a todos los agentes sociales en una misma experiencia. Por otro lado, el Plan de Calidad Turística de Andalucía 2010-2012, cuya estrategia de comunicación y participación hemos querido presentar hoy coincidiendo con el Día Mundial del Turismo, avanza un paso más en esta nueva concepción del turismo y trabaja en la mejora de la competitividad de nuestro destino y nuestras empresas a través de nuevos modelos de gestión, rediseñando todo aquello que no aporte valor al turista. Y todo ello bajo dos premisas fundamentales en nuestra gestión: la responsabilidad y la sostenibilidad.

Hoy precisamente la Organización Mundial del Turismo nos hace un llamamiento hacia la protección y gestión sostenible de la biodiversidad. Llamamiento que cobra especial importancia y sentido para nosotros, no sólo por nuestro firme compromiso con la sostenibilidad y por el hecho de contar con unos recursos naturales vitales para nuestra industria turística y de cuyo mantenimiento somos responsables (Andalucía es la comunidad autónoma con más superficie protegida del país: más de 2,7 millones de hectáreas, lo que supone el 30% de nuestro territorio), sino porque nos confirma que vamos por el buen camino y que tenemos que seguir trabajando como hasta ahora. Somos conscientes del valor que la biodiversidad tiene para el turismo, de hecho es uno de los atractivos que mueve a millones de turistas cada año a visitar nuestro destino. Por ello trabajamos para sentar las bases de una evolución ordenada y sostenible de la industria turística, donde queremos que la calidad sea el valor diferencial de nuestra oferta y la innovación es nuestra mejor carta de presentación. De ahí que el Plan General de Turismo Sostenible 2008-2011 sirva como marco de referencia de la política turística del Gobierno andaluz, estableciendo como elemento primordial actuaciones y medidas orientadas a la mejora de la competitividad de nuestra oferta basadas en la excelencia, la innovación, la responsabilidad y la sostenibilidad.

Actuaciones todas ellas que, sin duda, marcarán un antes y un después en la gestión y promoción turística, no sólo en Andalucía sino fuera de nuestras fronteras. Y no sólo a nivel de destino, sino también en las vivencias turísticas de quienes nos visiten. Ya lo dijo Charles Darwin: “No sobreviven los fuertes, ni los inteligentes, sino aquéllos que se adaptan con más rapidez”. Se trata, en definitiva, de crear nuevas estrategias para los nuevos tiempos, porque como decía William Shakespeare: “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que jugamos”. Garantizar la capacidad competitiva y el liderazgo turístico de Andalucía no está sólo en nuestras manos, sino en las de todos los que formamos parte de esta gran familia que constituye el turismo.

25
Sep/2010

Caminando por Sevilla

tribuna concepcion blog Concepción Martín Brenes.  Secretaria de la Asociación de Peatones de Sevilla.

Peatones de Sevilla nace con el objetivo de introducir los derechos del peatón y la movilidad sostenible en la agenda social y política de Sevilla, esto es, con el propósito de empujar a los distintos colectivos sociales y a los partidos políticos a que sus propuestas y actuaciones tengan en cuenta a los peatones. En los últimos años los avances que ha vivido nuestra ciudad al respecto han sido significativos. Sevilla ha pasado en poco tiempo a contar con una moderna y exitosa línea de Metro, con un tranvía, amable y ecológico, y con un carril bici que en la actualidad cuenta con casi 70.000 usuarios anuales, progresos que han convertido a Sevilla en un claro referente español en lo que concierne a la movilidad sostenible.
Desde el punto de vista del avance en los derechos de los peatones, y en este sentido cabe recordar que todos somos peatones, nuestra urbe ha contado con una serie de peatonalizaciones que hoy en día, una vez superados los problemas iniciales que suelen acompañar a cualquier tipo de obra, cuentan con el respaldo de la mayoría de las sevillanas y los sevillanos.

Si aún no conocen los beneficios que han traído las peatonalizaciones a nuestra ciudad les recomiendo que dejen aparcado durante un día el coche y que se acerquen a caminar sin prisas por la Avenida de la Constitución, por la renovada Plaza Nueva, por la revitalizada Alameda, o por el nuevo centro comercial en el que se ha convertido la calle Asunción. Si se fijan durante un instante en los rostros de las personas con las que se crucen, verán que les parecen personas más felices y relajadas. Si observan los edificios y los monumentos, verán que han vuelto a recuperar el esplendor perdido. Si se paran a escuchar, oirán las risas de los niños que han vuelto a jugar donde antes les estaba prohibido. Si quieren respirar aire limpio, aprovechen la oportunidad.

A continuación les invito a recorrer durante un instante alguna de las anacrónicas calles que aún quedan en nuestro centro. Intenten caminar una mañana cualquiera por la calle Zaragoza, la calle Águilas, la calle Amor de Dios o la calle Adriano, incluso les invito a que traten de recorrerlas empujando un carrito de niños o sobre una silla de ruedas como las que utilizan diariamente algunas de las miles de personas con discapacidad que viven en nuestra ciudad. Tras recorrer varios metros compartiendo la calzada con los coches y arriesgando nuestra propia integridad física y la de nuestras familias cualquier persona seria y responsable debería llegar a la misma conclusión, en nuestra ciudad existe un problema grave que antes o después tenemos que solucionar: es necesario racionalizar el acceso del tráfico en el casco histórico.

Cuando la Constitución Española reconoce en su artículo 19 la libertad de circulación de las personas, por cierto no la de los vehículos, hace referencia al derecho que tenemos todas y todos a movernos libremente por el territorio nacional. Por otra parte cuando en un entorno de calles estrechas, como son las de nuestro centro, se introducen demasiados coches pueden producirse importantes problemas que afectan a otros derechos constitucionales no menos importantes como son la seguridad, la salud o la igualdad. En este sentido cabe recordar cómo la Constitución posibilita el establecimiento de limitaciones al derecho a la libre circulación en la medida en que sea necesario y compatible con el ejercicio de otros derechos reconocidos constitucionalmente. Haciendo uso de esa facultad, el legislador ha regulado el ejercicio del derecho, otorgando, tanto en la Ley de Bases del Régimen Local como en el Texto Articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad vial, la posibilidad a los municipios de que regulen los usos de las vías públicas urbanas.

En nuestra opinión el Ayuntamientos de Sevilla, al igual que hacen muchas otras ciudades españolas como Madrid, debe hacer uso de las competencias que tienen atribuidas para establecer medidas básicas de regulación del tráfico que ayuden a solventar los importantes problemas que encuentran los peatones en el casco histórico de la ciudad.

En definitiva consideramos que con estas limitaciones de acceso al centro no se está vulnerando el derecho constitucional de libertad de circulación, pues como entiende la doctrina y la jurisprudencia española, en ningún momento se está privando a la persona de poder circular por el centro de la ciudad, ya que todos podemos acceder al mismo a pie, en bicicleta, en transporte público e incluso en vehículos a motor privado. Lo único que se está haciendo es regular los medios y las formas con los que podemos circular para racionalizar el uso y el disfrute del espacio público en condiciones de igualdad.

Todos los ayuntamientos deberían tener claro al menos dos aspectos: los grandes beneficios que acompañan a la movilidad sostenible y la obligatoriedad de trabajar de manera decidida por asegurar la accesibilidad universal y la seguridad vial en los transportes y los espacios públicos. Por eso, desde nuestro punto de vista, Sevilla necesita ahora y en el futuro seguir apostando por la movilidad sostenible en base a principios tan básicos como los aprobados por el Parlamento Europeo en 1988 dentro de Carta de los Derechos del Peatón.

24
Sep/2010

No es sólo la prohibición de los toros en Cataluña…

luis hurtado fotoLuis Hurtado González. Profesor titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Sevilla.

No descubro nada si digo que la reciente prohibición de las corridas en Cataluña ha protagonizado –y lo seguirá haciendo– la información y el debate en el ámbito taurino –más ahora que se tramitan análogas iniciativas en otros parlamentos autonómicos–. Sin negar su trascendencia, que es tremenda, no es, sin embargo, la única cuestión que, desde el punto de vista jurídico, se plantea hoy en el mismo.

La Mesa del Toro (que es una federación de las distintas asociaciones profesionales taurinas –de ganaderos, empresarios, toreros…– constituida con el objetivo básico de la promoción y defensa de la Fiesta) se había reunido pocos días antes de ese acontecimiento con representantes del Ministerio del Interior para tratar sobre los numerosos problemas que, a su juicio, tiene el sector. Y, entre ellos, se puso de manifiesto uno que yo ya había anticipado hace tiempo y que, lejos de corregirse, va acentuándose día a día: la existencia y proliferación de reglamentos taurinos regionales, es decir, de cada comunidad autónoma (el último en dictarse ha sido, en 2008, el de Castilla y León; en ese mismo año se ha dictado también un nuevo reglamento taurino vasco –y ya van tres en esa comunidad–), cada uno con preceptos y criterios las más de las veces simplemente repetidos, sí, pero otras veces muy dispares, generando en la práctica una serie de efectos que, cuanto menos, pueden considerarse indeseados (como la multiplicidad de registros…).

Para el correcto entendimiento de este problema, hay que remontarse a la Constitución de 1978, en la que la Fiesta fue inexplicablemente olvidada. No es ya que no la mencionara (y sobrados motivos –históricos, al menos– había para que lo hubiera hecho), sino que incluso la degradó, catalogando a las corridas de toros como meros “espectáculos públicos”, dándoles en consecuencia el mismo tratamiento que a los demás, como si de circo, bolos o carreras de caballos se tratara, sin la más mínima consideración de su singularidad. De esta manera, pues, no quedó incluida la Fiesta entre las competencias del Estado (como hasta entonces siempre había sido), lo que hubiera permitido a éste seguir ostentando en exclusiva su regulación; muy al contrario, fue entregada, dentro del conjunto de los espectáculos públicos, a las Comunidades Autónomas, las cuales, a través de sus respectivos Estatutos, rápidamente se la atribuyeron como competencia propia, pudiendo cada una desde ese momento legislar sobre ella como tuvieran por conveniente.

Siendo esto así, varias regiones (Navarra, País Vasco, Aragón, Andalucía y, últimamente, Castilla y León) han ido dictando en estos años reglamentos taurinos propios, despreciando la existencia del Reglamento nacional (cuya última redacción le fue dada por RD 145/1996), al que, por tanto, han sustituido (muchas veces sólo copiando la mayor parte de sus artículos) en sus respectivos territorios. Hay que advertir, no obstante, que este Reglamento taurino nacional sigue rigiendo en las demás Comunidades, es decir, en las que no han querido o no han tenido tiempo aún de hacer uso de sus competencias al respecto.

Por tanto, allí donde se han dictado, esos reglamentos autonómicos son los que regulan hoy la preparación, organización y celebración de la Fiesta, imponiéndole las reglas y mandatos que cada cual ha tenido por conveniente. Adviértase que no estamos hablando de reglamentos sobre los llamados festejos taurinos populares, esto es, sobre los típicos encierros, toros de fuego, ensogados, etc., para los que es enteramente lógico y hasta muy oportuno que cada Comunidad regule los suyos (y así lo han hecho también Andalucía, Cantabria, Aragón, Castilla-La Mancha, Madrid…), pues todos son peculiares y, por tanto, diferentes a los demás. De lo que estamos hablando ahora no es, pues, de esas normas para los festejos propios del lugar, sino de reglamentos autonómicos para disciplinar las corridas de toros todas, las novilladas con y sin picadores, y las de rejones. No voy a entrar en un comparativo de normas, pero distintos son o pueden ser (pues cada Comunidad dicta y modifica libremente su reglamento –alguna lo ha hecho en varias ocasiones: ahí está el caso vasco–) los artículos que se refieren a las categorías de las plazas, los pares de banderillas a colocar, los avisos… Cabe en hipótesis, incluso, el establecimiento de una estructura diferente para la lidia o hasta la supresión de la suerte de matar, al modo portugués.

Se trata de normas todas que, desde luego, son incontestables desde la pura perspectiva formal, dictadas en ejercicio de legítimas competencias. Pero más allá de su cobertura constitucional y legal, en mi opinión y en la de otros muchos no deja de ser un completo desatino, un verdadero despropósito, la existencia de un reglamento andaluz, otro aragonés,…, para disciplinar la que (en la calle, en la literatura, en los medios…) es unánimemente reconocida como “la Fiesta nacional” (repárese en esto: no “una” Fiesta nacional, sino “la” Fiesta nacional). Incluso en los propios reglamentos regionales pueden encontrarse referencias a ella con esta consideración (véase, por ejemplo, en el Reglamento andaluz, el párrafo octavo de su Preámbulo).

¿Era esto necesario? Y, sobre todo, ¿era lo mejor?
Según entendidos, el espectáculo de la lidia, tal y cómo hoy lo conocemos, no presenta peculiaridades o matices ostensibles que justifiquen razonablemente la existencia de una regulación global diferenciada por regiones. Ya se sabe que en Madrid gustan toros de más peso que los que se prefieren en Sevilla. Pero ¿habría que promulgar todo un reglamento madrileño sólo por esto?

Tampoco cobran razonabilidad estas normas autonómicas por el loable propósito de garantizar con ellas la “pureza” de la Fiesta (motivación que –según dice su Preámbulo- justificó el dictado del primer Reglamento vasco), y no ya sólo porque en dicho propósito todo el mundo –y toda norma– coincide y está de acuerdo, sino porque no se sabe –ni se dice– cómo puede ser el mismo satisfecho con la simple limitación del ámbito territorial de la norma que haya de regularla.

No nos engañemos: la cascada de estos reglamentos regionales no es sino una manifestación más de simples celos competenciales, un “taifismo jurídico” (así lo llamó E. Herrera en El Cossío), alimentado –también hay que reconocerlo– por la propia inacción del legislador estatal que, amedrentado por la letra de los Estatutos de Autonomía, parece haber renunciado a adecuar el Reglamento de 1996 a las nuevas circunstancias y demandas de los diversos sectores afectados (profesionales, ganaderos, etc.).

Ésta es, pues, la situación: que de la mano de la Constitución, los Estatutos de Autonomía y la profusa legislación regional (¿no hay otros asuntos más importantes y urgentes sobre los que legislar?), se puede decir que hemos vuelto al siglo XIX, cuando en las respectivas plazas regían reglamentos diferentes (los llamados reglamentos de plaza) según se tratara de Madrid, Sevilla, Barcelona…; o que nos hemos mudado a la “Babel” de las Américas (la expresión es de A. García-Ramos, también en El Cossío), donde (Méjico, Colombia, etc.) las normas que rigen las corridas son también de carácter local, por ciudades.

Toca ahora proponer soluciones para el problema. Dos veo.

Una, la que dicta el sentido común, pero que creo imposible por razones políticas, sería modificar el reparto competencial que figura en la Constitución y que la Fiesta Nacional, expresamente mencionada así, retornara al Estado (es curioso, pero ahora, con la prohibición catalana, empiezan a escucharse autorizadas voces en este sentido); o, incluso, más sencillo, se puede modificar –y quizás hasta bastaría que se hiciera a nivel de legalidad ordinaria estatal– la conceptuación misma de la Fiesta, que si ahora mismo es simple espectáculo público (y, por tanto, competencia autonómica), podría ser declarada (para que fuera el Estado quien tuviese entonces la exclusividad) de otra manera (¿Bien de Interés Cultural, patrimonio cultural, por ejemplo?).

Otra posibilidad, quizás ridícula pero pragmática, es que las diecisiete Comunidades, invitadas por el Ministerio competente (que por el momento sigue siendo el de Interior, pero que también puede cambiar y atribuirse la Fiesta a Cultura –por aquí van, como se sabe, las reivindicaciones de los toreros–), acuerden un texto común y que cada una lo promulgue en su territorio.

Sea cual sea la solución, en este asunto (y no sé si en otros que también están en manos de las autonomías) parece que hay que empezar a dar marcha atrás.

23
Sep/2010

Entras como cliente, sales como cómplice

PSOEMaría Dolores Rodríguez Carrasco. Delegada de la Mujer del Ayuntamiento de Sevilla.

El Ayuntamiento de Sevilla ha conseguido que el Plan de acción integral para promover la erradicación de la trata, la prostitución y otras formas de explotación sexual sea un referente político y social no sólo a nivel nacional, sino también en el contexto europeo.
El interés que este plan ha suscitado es un indicador incuestionable sobre la labor que se ha realizado desde las diferentes delegaciones implicadas para abordar una solución conjunta.
Este interés es también una muestra de la necesidad de buscar soluciones innovadoras para cambiar la conciencia colectiva, para evitar que muchas mujeres sigan siendo una mercancía para otros.
Somos conscientes de las dificultades que implica luchar contra esta lacra social que trunca la vida de tantas mujeres, de distintas edades, cercenando sus esperanzas para poder desarrollar un proyecto de vida al que tenían derecho.
Es un proceso de cambio social evidentemente complejo que requiere una labor constante y un esfuerzo unánime por parte de la ciudadanía y, muy especialmente, de los sectores comprometidos con la igualdad. Una igualdad real y efectiva que sólo será posible si continuamos la ejecución del Plan desde el compromiso social.
La campaña de sensibilización contra la Prostitución y la Explotación Sexual que la Delegación de la Mujer ha presentado, continúa enfatizando sobre el papel del “cliente” y su responsabilidad en esta injusticia. Frente a las aclamaciones sobre “la vergüenza” que origina estas prácticas en las calles de nuestra ciudad, pretendemos que se deje de estigmatizar a las mujeres para que sean los clientes los que abandonen el anonimato hipócrita bajo el cual ejercen conductas que son valoradas negativamente en el ámbito público, pero que son consentidas con la complicidad silenciada de la sociedad.
Esta campaña que hemos presentado con motivo del 23 de septiembre, Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres, es una estrategia que pone de manifiesto la violencia hacia las mujeres. El mal llamado “cliente” ha estado desde siempre exento de toda estigmatización o descalificación. Su conducta se ha tolerado, aceptado y justificado. La campaña Entras como cliente, sales como cómplice ¡Piensa con la Cabeza! denuncia su impunidad y subraya la responsabilidad del hombre que hace uso de la prostitución.
El papel activo que debe tener la ciudadanía sólo se conseguirá con su participación, su implicación, su denuncia y, por tanto, su responsabilidad social en la lucha por la erradicación de esta esclavitud.
La explotación sexual es una realidad que se ha de afrontar desde una postura crítica y desde un conocimiento íntegro. Mirar hacia otro lado no es la solución.
No estamos hablando de fantasía, de diversión, de ocio o de un problema de unas pocas mujeres que lo han elegido libremente. Estamos hablando de mujeres en situación de pobreza, de precariedad y, en los últimos años cada vez más, de mujeres traficadas en contra de su voluntad para ser explotadas sexualmente. Estamos hablando de violencia hacia las mujeres.
Las medidas de sensibilización, prevención e investigación son una constante en nuestra política. De ahí que en el Plan ocupen el primer lugar como un eje vertebrador de las medidas de formación en el ámbito educativo, de las acciones asistenciales y de protección local.

Necesitamos pensar con la cabeza –como bien recoge nuestra campaña– y actuar con frialdad ante las injusticias, la humillación y la utilización del cuerpo de las mujeres. La tolerancia cero hacia la prostitución no puede, sin embargo, caer en una violencia que se manifieste en forma de odio hacia las propias mujeres, como algunos políticos alientan desde la impunidad de su “no hacer nada, salvo criticar”. Estas posturas demagógicas son altamente dañinas para una sociedad democrática y para una igualdad entre los sexos. Señalar un aspecto de la prostitución y no los más significativos, esos que están en el origen de una explotación cada vez más sangrante no evitará la proliferación de actos violentos hacia las mujeres. Más bien, al revés, es una postura basada en el oportunismo y la desigualdad, basada en la negación de los derechos de las mujeres. Se silencia el papel de los hombres en esta compleja trama de redes, mafias, y establecimientos de venta de mujeres. Se silencia que son ellos, y no las mujeres, los que han establecido un sistema patriarcal en el que los cuerpos femeninos existen para su disfrute y su consumo.

De ahí que sea necesario pensar con la cabeza. Pero también con el corazón. Ser consciente de las situaciones de oprobio y explotación en el que viven cada día un número creciente de mujeres, denunciar a los hombres que las utilizan para sus propios fines.
Participemos desde el respeto para conseguir la erradicación de la prostitución, la trata y todas las formas de explotación sexual y preguntémosnos:
¿Cuántas mujeres, niñas y niños deben ser secuestrados y secuestradas para darnos cuenta de que estamos siendo cómplices de un crimen?
El Ayuntamiento de Sevilla mantiene con firmeza su compromiso a favor de la igualdad y el respeto; continúa trabajando y seguirá haciéndolo en el futuro para que la sexualidad sea un placer no comercializable.

22
Sep/2010

¿Cómo se vería si los gitanos pidieran la expulsión de los payos?

beatrizBeatriz Micaela Carrillo de los Reyes. Ciudadana Europea Gitana Presidenta  de Fakali y Amuradi,  Gitanas Universitarias.

En estos tiempos de crisis económica hemos comprobado que los valores del mercado se han puesto en tela de juicio; con la crisis se ha demostrado que se han puesto en crisis todos los valores del neoliberalismo y todas esas políticas neoconservadoras; nos hemos dado cuenta de que las entidades financieras son las que manejan el destino de nuestras sociedades, donde campaban y campan sin ninguna regla del juego. Desde que sales de tu casa hay todo un elenco de normas jurídicas que hay que cumplir y los bancos, que son los que manejan nuestro dinero, pues parece que los bancos no tienen ninguna regla que cumplir.

Pues todos estos que manejan nuestros humildes capitales, que han dejado a decenas y decenas de familias sin empleo y sin sus viviendas, todos los que han hipotecado sus vidas, que han destrozado las ilusiones…, pues todos estos llamados capitalistas “que han velado por nuestro estado de bienestar” y que nos han conducido a este desastre económico, NO SON GITANOS.

Todos los protagonistas de escándalos políticos relacionados con la corrupción, malversación de fondos, tráfico de influencias que se dan actualmente en nuestro país y que deprimen profundamente el espíritu a la ciudadanía para salir de esta maldita crisis, NO SON GITANOS.

Ni las bombas atómicas, ni las centrales nucleares, ni la construcción de armamento de destrucción masiva, ni la emisión de gases contaminantes de CO2 y residuos tóxicos vertidos a la atmósfera provocados por las centrales industriales, NO SON GITANOS.
Los que han provocado todas las terribles guerras que han existido a lo largo de la historia para usurpar, colonizar y explotar los bienes y recursos de otros pueblos indígenas, acabando con su cultura y con los recursos naturales, NO HAN SIDO GITANOS.

Ni las lamentables agrupaciones terroristas para imponer sus ideologías y atentar contra la vida de nuestros ciudadanos, TAMPOCO SON GITANOS.

Los responsables de todos los errores y males que ha padecido nuestra historia y todas las graves situaciones que estamos padeciendo actualmente, como la guerra de Iraq, Afganistán, etc.  NO SON GITANOS.

NO SON  GITANOS los que acumulan riquezas y dejan a las dos terceras partes del mundo sin comer.

No es el momento de hacer inventarios étnicos de quién es mejor o peor dependiendo de la condición cultural a la que pertenezca, pero tampoco vamos a permitir que a los gitanos nos sigan responsabilizando de la delincuencia, la violencia, y las miserias que padecen una parte importante de nuestro pueblo… estamos cansados de que sigan demonizando nuestra cultura, y que excluyan y silencien nuestras aportaciones positivas al conjunto de la ciudadanía. Los gitanos y gitanas no nos vamos a conformar con que nos sigan condenando a ocupar el último vagón de nuestras sociedades.

Lo que está ocurriendo en nuestra democrática Unión Europea con las expulsiones de gitanos amparándose en discursos etnocentristas y discriminatorios es intolerable, y ha llegado el momento de que la Unión Europea demuestre los principios y valores comunitarios de los que presume.

De la pobreza no se acusa al que la padece, la pobreza no se reprocha, la pobreza se combate con políticas específicas que incluyan a los ciudadanos de todo tipo que peor lo pasan en nuestras sociedades. La pobreza que se instala en nuestras grandes ciudades como Berlín, París, Roma, Madrid, Sevilla, etc. es el mayor oprobio a la democracia y la libertad de los seres humanos y esto también debe formar parte de los Objetivos del Milenio, para que nuestros dignos mandatarios comiencen a reducir la pobreza que tienen cerca de sus propias sociedades llamadas avanzadas y modernas a costa de dejar a muchos ciudadanos tirados en la cuneta, entre ellos esos mal llamados “Chabolistas gitanos”. Sí, a esos , a los que la gente culpa de sus propias miserias, a esos que nadie los quiere porque “son los grandes responsables de lo que ocurre en el mundo” y no víctimas de ese fatal destino al que los ha condenado el sistema.

A todas estas personas que malviven, que se rebelan  y que han perdido la esperanza de un mejor futuro, hay que ayudarlas con medidas responsables y con compromisos políticos, y el Consejo de Jefes de Estado de la Unión Europea tiene que hablar de la problemática gitana y tiene que tomar determinaciones. De la misma manera que se toman determinaciones en temas de economía, de seguridad o de libre comercio, también hay que hablar de los grupos minoritarios que componen Europa, y que integran Europa, si no, el proyecto de Unión Europea será un verdadero fracaso.

21
Sep/2010

Isla Mágica es un proyecto necesario para Sevilla

Isaías Pérez Saldaña. Presidente de Cartuja 93.

El parque temático Isla Mágica es una realidad consolidada. Su aportación al empleo y al turismo de la ciudad de Sevilla es una cuestión absolutamente innegable. Los esfuerzos que se han hecho desde su creación para su mantenimiento y crecimiento no han sido cuestión baladí. El trabajo de sus gestores actuales y de sus antecesores ha hecho posible que hayan alcanzado la nada desdeñable cifra de 13 millones de visitantes desde su inauguración, en junio de 1997.

Por desgracia, pocas empresas de Sevilla son capaces de generar más de 600 empleos directos, y eso sin ser capaz de aventurar una cifra para los indirectos (hoteles, restaurantes, otros establecimientos de ocio, etc.). El beneficio que genera debe estar, por tanto, fuera de toda duda.

Isla Mágica se creó en el emplazamiento que entonces se creyó más conveniente. Y es en ese emplazamiento donde ha crecido. En esos entonces, momentos en los que la coyuntura económica no era la más favorable para el país, se consideró que no se debía abandonar bajo ningún concepto una extensa superficie cercana al centro histórico de la ciudad, con tesoros de valor incalculable como el Lago de la Expo, reutilizando activos públicos.

Isla Mágica ha sabido mantener un proyecto de ajustado beneficio económico. Y lo es simplemente porque el turismo en todo el país se mueve de manera diferente. Véase el resultado de los demás parques de ocio existentes en varias provincias españolas. Isla Mágica es un complemento adecuado a la oferta turística de la provincia.

Con el paso de los años, Sevilla ha sabido rentabilizar la Isla de la Cartuja a través de dos proyectos principales: Isla Mágica y el Parque Científico y Tecnológico Cartuja. Ambos han convivido desde sus inicios y han demostrado que, a pesar de las diferentes actividades que desarrollan, son capaces de complementarse.

Cartuja 93, la sociedad gestora del Parque Científico y Tecnológico Cartuja, se constituyó en 1991, con la misión de “poner en valor del conjunto de activos generados con motivo de la Expo’92 al servicio de una estrategia de desarrollo socio-económico para Andalucía”. Esta gran apuesta del Gobierno andaluz, que supuso un notable esfuerzo económico, ha dado sus frutos y hoy nos encontramos con oportunidades inmejorables para consolidar lo realizado y abrir nuevos horizontes en la transferencia de Conocimiento y Tecnología más allá del área geográfica del Parque. El PCT Cartuja es una herramienta clave en el Sistema de Innovación andaluz. El Parque es uno de los de mayor envergadura de Europa y se comienza a erigir como referente mundial, tal y como avalan las más de 100 visitas al año de grupos de interés de todos los continentes.

El PCT Cartuja es uno de los principales motores económicos de la ciudad. El propio Ayuntamiento, en la redacción del Plan Estratégico Sevilla 2020, define al Parque Científico y Tecnológico Cartuja como “barrio de nueva centralidad metropolitana”. Esta afirmación le otorga la importancia que merece a raíz de su historia, de su presente y de su halagüeño futuro. Cartuja se ha convertido en el corazón científico y tecnológico de la ciudad y en el epicentro de la cultura tecnológica, científica y, en suma, innovadora, de la provincia. El PCT Cartuja forma parte del mercado global del Conocimiento.

El PGOU de Sevilla, aprobado en julio de 2006, otorga a ambos proyectos, Parque Científico y Tecnológico y parque temático, la calificación que le corresponde. Isla Mágica ocupa superficie dedicada al ocio temático. El PCT Cartuja, a albergar empresas y entidades científicas y tecnológicas. Si bien es cierto que el PCT Cartuja precisa de más superficie para dar respuesta a la demanda de instalación de empresas, no menos cierto es que el Plan detalla sobre qué suelos debe crecer el PCT: sobre la Banda Oeste de la Isla y en la Parcela del Canal de la Expo. Es sobre estos suelos, y únicamente sobre estos suelos, sobre los que siempre hemos planeado la ampliación.

El PCT Cartuja está conformado por una extensa área de empresas tecnológicas, una gran superficie dedicada a actividades científicas (el 33% del suelo en uso actualmente se destina a estas actividades), campus universitarios y escuelas de negocios, zonas culturales (Teatro Central, CAAC, a la que se unirá próximamente un espacio escénico de enorme capacidad, la sede de la SGAE) y, en el futuro próximo, residencias para investigadores y centros educativos (previstas en la Banda Oeste). Además, existen zonas cuya cercanía afecta directamente a la actividad del Parque: áreas deportivas (que incluyen campo de golf y áreas para la práctica del paddel, fútbol sala, fútbol 7, atletismo y rugby), zonas de ocio. En estas últimas zonas de ocio se incluye tanto el Parque del Alamillo, uno de los principales espacios verdes de la provincia, como el Parque Temático Isla Mágica. Un Parque Científico y Tecnológico de excelencia no puede obviar ninguna de estas áreas culturales, deportivas o de ocio.

Cualquier debate en torno al futuro de Isla Mágica está fuera de la realidad del PCT Cartuja. El parque temático se creó cuando y donde se consideró más oportuno. Ante eso sólo queda defender un proyecto que, como el PCT Cartuja, es necesario para la ciudad. Hay que recordar que también en aquellos años parecía imposible que Sevilla alcanzara a tener, 17 años después, un Parque Científico y Tecnológico como el actual, con 344 empresas, un empleo directo de 14.380 trabajadores y una actividad económica de 2.200 millones de euros. Y lo tiene. Por eso no existe ningún debate sobre el futuro de Isla Mágica, que, tras la adjudicación concesional por la Junta de Andalucía el pasado año, está poniendo en práctica el plan de desarrollo futuro del parque temático y zonas conexas, inherentes a dicha concesión.

20
Sep/2010

Lo que no se dice, no se sabe

Mª Eugenia Sánchez Guerrero. Directora del CEIP Paulo Orosio de Sevilla

El estreno de la obra resultó todo un éxito”. Nadie de entre el público se paró a pensar, ni siquiera un instante, en el trabajo que, durante meses, se había llevado a cabo antes de que el telón subiera.

Fue lo que ocurrió el 10 de septiembre. Se había hecho todo lo posible para que el estreno fuese perfecto o, al menos, lo suficientemente bien como para que las familias se marcharan a casa con la confianza de que dejaban a sus hijos en buenas manos.

Nadie sabe que, la mayoría de los directores y directoras, nos hemos pasado el mes de julio supervisando las obras de acondicionamiento de los centros, entre otras cuestiones. Y que hemos dedicado el mes de agosto al estudio exhaustivo de las nuevas normativas que tendríamos que comenzar a aplicar el primer día de septiembre. Se publicaron en BOJA los últimos días de agosto, y no quedó otro remedio que correr, no por la orilla de la playa, que habría sido lo sano, sino frente a la pantalla del ordenador.

Nadie sabe que el profesorado sólo ha tenido siete días para reuniones de ciclo, claustros, consejos escolares, elaborar y ordenar los materiales, estudiar los expedientes de cada uno de los alumnos, las evaluaciones iniciales,…y montar y limpiar sus clases. Sí, limpiar. Limpiar juguetes, libros, carpetas… porque, aunque haya limpiadores municipales, esas funciones “no están dentro de su convenio laboral”. Lo que sí está contemplado dentro de este convenio tan espectacular es, entre otros, que tienen derecho a cogerse días de asuntos propios y vacaciones cuando ellos quieran, aunque esos días coincidan con los días lectivos, aunque coincidan con el mismo día del estreno. Días que, en raras ocasiones, se cubren con un sustituto.

Lo mismo ocurre con el servicio de portería. Ha habido años en los que sus vacaciones han coincidido justo con el comienzo de curso. Y ahí han estado, la monitora administrativa o el equipo directivo, dejando sus funciones para abrir y cerrar la puerta durante toda la mañana. ¡Quién tuviera un convenio así! Un día de estos buscaré en qué parte del nuestro está escrito que, además de docentes, tenemos que hacer las funciones que los otros colectivos no hacen y, taladro en mano, colocar perchas, montar y trasladar muebles… Conste que lo digo porque, si no se dice, no se sabe. Y que no estoy haciendo una crítica destructiva a sus legítimos derechos como trabajadores, sino al hecho de que, en la redacción de su convenio laboral, no se especifique que, aquellos que presten sus servicios en el área de educación, respetarán el calendario y jornada laboral de los centros públicos. Pero esto es sólo una pieza más del puzzle que hay que tener más que acabado antes de abrir las puertas de un centro.

Nadie sabe que, en muchos colegios, las obras terminaron el mismo día nueve a altas horas de la noche o que el mobiliario para la nueva clase de Infantil llegó esa misma mañana, y que fue el propio profesorado quien tuvo que desmontar las cajas y colocar mesas, sillas y armarios para que, el día siguiente, todo estuviera perfecto para la recepción de nuestro alumnado y sus familias.

En otro lado de este inmenso puzzle, se encuentra la organización y gestión del Plan de Apertura (aula matinal, comedor y actividades extraescolares). Este año lo comenzábamos con una importante novedad: nos comunicaron que la Orden de 3 de agosto contemplaba que las familias podían cambiar los ingresos de la unidad familiar que declararon en su solicitud, y que correspondían el ejercicio fiscal del 2008, por lo percibido en el 2009. Me parece una medida solidaria y justa, pues, debido a la crisis que estamos atravesando, muchos trabajadores del 2008, fueron desempleados en el 2009 y lo siguen siendo en el 2010. Pero no me negarán que el cómo y el cuándo, también son importantes. Este cambio de ingresos sólo podían hacerlo entregando un anexo entre el 1 y el 7 de septiembre. Si esta medida ya se estaba planteando a finales del curso pasado, ¿por qué no la publicaron antes? Para colmo, la premura de su aplicación, ha supuesto, inevitablemente, la demora en el cálculo de las bonificaciones a las que las familias tienen derecho. Muchos comenzarán a hacer uso de los servicios sin saber si lo podrán pagar. Esperemos, por el bien de todos, que no se produzcan muchos daños colaterales y se cumpla el objetivo de nuestra Administración: ofrecer a las familias un verdadero servicio de calidad que concilie su vida laboral con su vida familiar.

Apesar de estos pequeños contratiempos, he de decir, porque si no se dice, no se sabe, que, al igual que el resto de mis colegas, me siento orgullosa de ser maestra y de ejercer la Dirección del centro en el que estoy. A lo largo de mis años como docente, después de haber vivido tantos intentos de reforma, quiero creer que la autonomía que nos confiere la Ley de Educación y los nuevos Reglamentos, nos puede ayudar a conseguir la mejora con la que todos los que formamos la tribu soñamos y seguiremos soñando.

18
Sep/2010

El corazón de una Santa

Francisco P. Muriel Rivas.  Delegado diocesano para la beatificación de Madre María de la Purísima

Era mi hija. Era mi vida. Yo la apretaba contra mí mientras corría por las calles buscando un coche que nos llevara al hospital. Yo la abrazaba, y sólo podía decir: Dios mío ayúdame. Por favor Dios mío. Mi hija no, ay Dios mío…”
Como en otras ocasiones, escuchar el relato de Paloma Casado sobre la curación de su hija, me había vuelto a impactar con la fuerza y la contundencia de sus palabras. Por más que la escuchara, volvía a producirme el sentimiento encontrado de lo inexplicable, frente a la verdad de una fe inquebrantable de la mujer que abrazaba contra su pecho a su hija moribunda.

A mi lado, Olga, la sobrina de la futura beata, escuchaba con atención. Sus ojos claros parecían como si quisieran traspasar las paredes de aquella cafetería donde nos habíamos citado con la “madre de la niña del milagro”, ya que si bien lo conocía y lo había leído en no pocas ocasiones, lo quería oír de los labios de la madre. Yo, como testigo de excepción de aquel encuentro, observaba como cada palabra que pronunciaba Paloma, iba calando en Olga como si para ella fueran la confirmación de actitudes, momentos, e incluso situaciones que le eran bien conocidos, a pesar de que era la primera vez que se veían en persona.

“…los médicos fueron contundentes. Su corazón se ha parado durante demasiado tiempo. Además es muy pequeña, no sabemos si la niña saldrá de esta, y si lo hace no sabemos cómo…
-Como Terita”.
La voz de Olga, apenas fue un susurro ahogado por el trasiego de los camareros.
-Como Terita. La hermana pequeña de Madre Purísima… bueno, de mi tía María Isabel.

Por un instante, pareció como si  la cafetería entera se hubiese callado ante las palabras de Olga.
Mirad, la verdad es que hasta ahora nunca lo habíamos comentado, pero desde un primer momento, a nuestra familia le llamó la atención que el milagro que ha llevado a los altares a María Isabel, haya sido la sanación de una niña enferma del corazón, ya que Madre tuvo una hermana así. Teresa.

Terita, como ella le llamaba, nació con un problema en el corazón, y desde muy pequeña siempre fue el ojito derecho de María Isabel, que se volcaba en atenciones para su hermana pequeña, por la que sentía una especial predilección. Como sabéis, con el inicio de la guerra, la familia abandonó Madrid y se marchó a San Sebastián, donde se establecieron hasta el final de la misma. Pero a los pocos meses, Terita, empezó a mostrar síntomas de empeoramiento. Los médicos de la época confirmaron lo peor. No había nada que hacer. Se acercaba el final. Pero mi abuelo, un hombre obstinado y luchador, que no se resignaba ante aquella “injusticia”, removió cielo y tierra en busca de una solución.

Al fin la encontró. Había un médico en París que decían que estaba experimentando unas nuevas técnicas para sanar el corazón.

Tenían que darse prisa, Terita estaba cada vez peor. A la mañana siguiente, mis abuelos, se dirigían hacia la estación junto a Teresa y María Isabel, a la que no pudieron separar de su hermana adorada. En el trayecto, a Terita le sobrevino un ataque, palideció y se quedó totalmente inmóvil. Mi abuelo hizo todo lo posible por reanimarla, pero nada. En una acción desesperada, bajó del coche, estrechó a la niña contra su pecho y empezó a correr por las calles en busca de aquel tren que los llevaría a la vida, mientras lloraba y decía: Dios mío no, dios mío no… A su lado, en esa carrera desesperada por las calles de San Sebastián, iba mi tía María Isabel.
Terita iba a cumplir cuatro años y murió por una parada en el corazón…

“…Oh, como mi hija, esta vez fue Paloma, la madre de la niña del milagro la que no se pudo contener.
Sí, Paloma. Como tu hija”.
Olga, con el porte elegante que aún conservan los Salvat, extendió su mano  y estrechó la  de la madre emocionada. Durante unos segundos, se miraron con un brillo especial en la mirada. Allí estaba yo, ante la sobrina de una santa y la madre de un milagro, asimilando lo que acababa de escuchar.
“…Sí, Paloma, el milagro de María Isabel, de Madre María de la Purísima, fue sanar a una niña como a aquella hermana que ella perdió y a la que ella tanto amaba. Es imposible que sea solo una coincidencia. Tú lo has dicho muchas veces. Tu hija es un testimonio de que Dios existe. De que Él es ante todo y sobre todo amor. Un gran Amor con forma de corazón por el que ya vela una nueva santa. Madre María de la Purísima de la Cruz.”
Mientras escuchaba todo aquello, pensé en ese Amor infinito, incalculable. Amor que las Hermanas de la Cruz reparten a diario por Sevilla y allá donde estén. Amor con el que sin nosotros saberlo, nos acercan un poco más a Dios. A la santidad diaria. Y siempre con una sonrisa en los labios.
Un amor por el que están bien empleados los días de trabajo y esfuerzo de cientos de personas. Los actos desde el mes de mayo. Las comisiones y las subcomisiones, el esfuerzo y el ingenio. Todo para que el de la Beatificación fuera un día inolvidable.

Un amor que no sabe de discusiones sobre si el estadio era el lugar o no. Un Amor inabarcable como son los caminos por los que pasará la Macarena y que también son Sevilla. Porque al fin y al cabo, junto al amor siempre va la esperanza. Un amor puro, humilde, sencillo, abnegado y generoso. Que se da totalmente, sin esperar nada  a cambio. Un amor, que hoy, brotará por las calles de  la ciudad, que al menos por unas horas, latirá al compás de un nuevo corazón. El corazón de una santa. Una Santa de Sevilla.