Daily Archives: 5 Noviembre 2009

05
Nov/2009

Corregir errores pasados y caminar hacia un futuro firme

Juan Salas Tornero. Presidente de la Escuela Andaluza de Economía.

Desde su creación, la Escuela Andaluza de Economía ha tenido en cuenta las corrientes de pensamiento económico-políticas acaecidas en España, Andalucía y en general en el resto del mundo globalizado, con el objetivo de servir a la sociedad y a la comunidad empresarial con actividades que persiguen acercar el conocimiento de la ciencia y de la práctica económica a las empresas, empresarios, partidos políticos y administraciones públicas; e incrementar el nivel de confianza de la sociedad en sus propias capacidades y fuerzas.

En esta búsqueda, enmarcamos la visita del ex presidente de los EEUU, Bill Clinton.
El 20 de enero de 1993, William Jefferson Clinton llegaba a la Casa Blanca, convirtiéndose en el tercer presidente más joven de la nación. Este abogado nacido en 1946 llegaba al poder con los demócratas siendo la esperanza de cambio de la población norteamericana y sucediendo a los mandatos republicanos de Ronald Reagan y George Bush.
Asume la presidencia con el reto de sustituir a dos presidentes de marcada personalidad. Por un lado, Ronald Reagan había destacado al final de su mandato por lo que muchos consideraron osadas iniciativas en política exterior. Se aplaudían sus intervenciones en el fin de la Guerra Fría, el bombardeo de Libia o el incremento de la presión militar sobre la URSS. Por otro, en las elecciones de 1992, George Bush parecía imbatible por los éxitos alcanzados también en política exterior con triunfos como la Guerra del Golfo Pérsico.

Sin embargo, comprobamos cómo Clinton tenía preparada una imbatible estrategia electoral. Su objetivo fue alejar la política norteamericana de las acciones exteriores y poner el acento sobre cuestiones cercanas a la vida cotidiana de los ciudadanos, y lo consiguió. Nada más tenemos que recordar aquella campaña electoral en la que pronunció la frase de “¡Es la economía, estúpido!”, una auténtica declaración de intenciones de lo que posteriormente sería su administración al frente de la Casa Blanca.
Reequilibró la política americana caracterizándose por una profunda preocupación por los temas sociales, ejemplo de ello fue su defensa de las rentas medias y bajas. Liberal en lo económico y profundamente creyente de la negociación política multilateralista en asuntos exteriores. Se entregó a la mejora del sistema educativo y de salud (con una reforma que finalmente no pudo aprobar y, por tanto, poner en práctica), buscó concienzudamente la protección del medio ambiente a través de su apoyo al Protocolo de Kyoto, intentó favorecer en lo económico al mercado libre y trabajó por la paz especialmente en Oriente Medio.
A diferencia de sus predecesores, Clinton apostó por lo comercial frente a lo militar en asuntos exteriores. Algunos grandes triunfos de su administración fueron la bajada del desempleo, la disminución de la deuda nacional y el equilibrio del presupuesto público.
Durante los años del gobierno Clinton, Estados Unidos gozó de más paz y bienestar económico y social que en cualquier otra etapa de su historia reciente. Ha sido el primer presidente demócrata desde Franklin D. Roosevelt en ganar un segundo mandato. Además, logró registrar la tasa de desempleo más reducida en los tiempos modernos, la inflación más baja en 30 años y los índices más bajos de delincuencia en la mayoría de los Estados de la Unión.
En 1998, Clinton pudo anunciar el primer superávit en las cuentas federales en tres décadas. A lo largo de 1999, el debate con la mayoría del Congreso sería qué hacer con un excedente histórico de 124.000 millones de dólares. Clinton deseaba destinar una parte a asegurar la Social Security y el programa Medicare de las próximas décadas; el resto lo destinaría a reducir la gigantesca deuda pública. Al final de su gobierno, Clinton dejó la Casa Blanca con un superávit de más de 550.000 millones de dólares y con un 66% de la población aprobando su gestión, la cifra más alta para un presidente de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.
Sin duda, el gran legado de Clinton ha sido su estilo y su forma de hacer las cosas. No sólo consiguió importantes cambios en el país, sino que lo hizo sin estridencias y con una mano izquierda inhabitual en sus predecesores.

Sus grandes valores fueron el consenso y el acuerdo, con los que logró ser un presidente para todo el país procurando que, a pesar de las diferencias, toda la ciudadanía se sintiera a gusto con un mandato que ejerció desde la unidad, sin promover divisiones ni radicalizar posturas.
Hoy, desde la Escuela Andaluza de Economía, estamos enormemente satisfechos con la visita de Bill Clinton a nuestro foro, quien con su buen hacer, nos demostró cómo en los Estados Democráticos se pueden corregir errores pasados y caminar hacia un futuro firme sin crear conflictos presentes.
Clinton nos hablará sobre La salida de la crisis, con una intervención que ha titulado Compartiendo una humanidad en común. Estas jornadas son una continuación de las celebradas el pasado mes de marzo, bajo el título Respuestas ante la crisis, en las que contamos con la participación de los ex presidentes del gobierno de España, Felipe González y José María Aznar junto al Premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman.
Desde la Escuela Andaluza de Economía perseguimos, ante todo, seguir enriqueciendo el crecimiento económico y social a través de la difusión del conocimiento en el espacio de Andalucía, pero con una perspectiva global e integradora.