Category Archives: General

13
Abr/2015

Este tiempo entre costuras

Este artículo ha sido publicado en El Correo de Andalucía del 12 de abril de 2015.

La Semana Santa de 2015 ha dejado estampas memorables, momentos inolvidables que marcarán la historia de esta fiesta religiosa que involucra a prácticamente toda la ciudad y que este año ha contado con el respaldo del Rey -que también ha recibido el cariño de todas las hermandades y los sevillanos. Tanto monta, monta tanto…-. Sin embargo, y pese a todos los esfuerzos previos, ha demostrado que está cogida con alfileres. Los retrasos acumulados en la Campana, que se traducen en parones insufribles para los nazarenos y costaleros -recuerdo a los del palio de la Caridad del Baratillo alrededor del paso en la Magdalena porque no tenían ya cómo avanzar- y en regresos tan tardíos a los templos que en algunas jornadas se podría hablar de una segunda Madrugá, muestran a las claras que los reajustes horarios planteados tras el recuento de los cortejos de hace un año son insuficientes.

Es más, cualquier percance, como la rotura de un varal, o incidentes, como las carreras surgidas tras un enfrentamiento con la Policía en las Setas y que llegaron hasta la calle Orfila sembrando el pánico entre público y nazarenos del Silencio -que, confiemos, sea una moda pasajera-, hacen que salten todas las costuras, aunque, visto lo visto, más preciso sería reconocerlo como un hilván.

Toca ahora, que tenemos tiempo y todos somos conscientes de hasta qué punto esto se nos puede ir de las manos, cortar patrones hasta dar con el traje definitivo, aunque será muy dificil que resulte a la medida de todos, por lo que habrá que hilar muy fino y ser cuidadosos para lograr un hermoso encaje de bolillos del que nos sintamos orgullos dentro de un año. No esperemos hasta entonces para pruebas, parches y remiendos.

La reunión de los hermanos mayores de la Madrugá con el alcalde esta semana pasada es un buen principio. Y es que para que el traje resulte perfecto hay que dar muchas puntadas y contar con varios sastres: Consejo, hermandades, Ayuntamiento… antes de llegar a que el Arzobispado se vea obligado a meter la tijera. La seguridad debe ser una prioridad, como demostró la Macarena en plena amenecida del Viernes Santo cuando accedió a un cambio improvisado de su recorrido para evitar exponer a un escape de gas a todos sus hermanos y a los cientos de cofrades que se podrían dar cita en el primer tramo de la calle Feria. Lo que, por otra parte, demuestra que se pueden plantear otras opciones a los diseños tradicionales, incluso cambiar el orden de los botones siempre que abroche correctamente.

En cualquier caso, lo peor será dejar este traje hecho jirones sin remendar, mostrando las vergüenzas a los que vienen a disfrutar de nuestros defiles. Tenemos todo un año por delante.

22
Mar/2015

Y ganó la Macarena

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del 22 de marzo de 2015.

Quería dedicarle este artículo a Lutgardo García. El pregonero toma hoy la palabra para anunciarnos, desde el atril del Maestranza, lo que está por llegar. Y si se hubiera detenido en horarios e itinerios, casi que hubiera acertado pese a tener terminado su pregón desde enero y todos los reajustes acordados para este año.

Pero no. Los acontecimientos en torno a la Madrugá de la última semana dejan un amargo sabor de boca que, me temo, sólo calmará ver a los titulares de cada una de las seis hermandades en la calle en poco más de una semana. El trabajo de todo un año, las reuniones de hermanos mayores, diputados mayores de gobierno, la dimisión de Francisco Vázquez Perea, los cambios de responsables en la jornada… no han servido para nada. El esfuerzo de todos por intentar mejorar una noche que ha crecido a fuerza de devoción y que requiere de nuevos planteamientos se ha topado con la falta de solidaridad –¿se dice egoísmo?– de las hermandades. Y, aunque cueste decirlo, me temo que en esto también ha impuesto su ritmo La Macarena. No, no la Virgen de la Esperanza, que nos enseña otras muchas cosas, sino una hermandad a la que en esta ocasión le ha faltado altura de miras.

En el principio de las negociaciones, en el planteamiento a tres años, después reconvertido en dos, hubo otros inconvenientes y otras hermandades que se fueron oponiendo a los cambios planteados. Pero con el margen suficiente como para que se fueran limando y se alcanzara un acuerdo. O eso parecía.

Sin embargo, días antes del Cabildo de Toma de Horas, La Macarena exige que el Cecop le garantice por escrito la seguridad en su discurrir por Puente y Pellón. Después, fue presentando, día a día, unos horarios de paso en distintos puntos que variaban en función de las papeletas de sitio retiradas… hasta que justo sumaban 300 nazarenos más que en 2014 lo que traducían en 20 minutos de paso que en el cruce con El Silencio obligaría a la hermandad de San Antonio Abad a permanecer parada ese tiempo. Un colapso que el Cecop no ha podido aprobar. ¡Qué curioso que justo la jornada se adelantara 20 minutos –enfadando a las hermandades del Jueves Santo–!

La solución: volver al punto de partida, a los horarios e itinerarios de 2014, a los retrasos acumulados que paran a todos por igual –quizás la menos perjudicada sea precisamente la hermandad del Arco por el esfuerzo que hacen cada años los nazarenos de Los Gitanos por agolparse para dejarles paso–, al Gran Poder dando una vuelta por el Arenal para beneficiar al resto y, por supuesto, a La Macarena pasando ante la Anunciación.

Menos mal que Lutgardo nos mostrará hoy la hermosura de nuestra Semana Santa y de la Madrugá. Y lo demás lo seguiremos debatiendo a partir del Domingo de Resurrección.

15
Mar/2015

Toma de horas

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del domingo 15 de marzo de 2015

Nunca un Cabildo de Toma de Horas ha despertado tanta expectación. Ya no sólo por la de cambios de horarios e itinerarios que se plantean para esta Semana Santa –merced al reajuste acordado a partir del recuento de nazarenos y miembros de los cortejo que se realizó durante la última edición–, y que, salvo para la Madrugá –que todavía sigue pendiente de que le garanticen por escrito la seguridad y cuyo adelanto horario está amenazado por las hermandades del Jueves Santo–, están cerrados con antelación. Sino por el cabildo propiamente dicho. El viernes, in extremis, los cargos generales del Consejo de Hermandades lograron convencer al vicario general para que diera marcha atrás en una decisión que alejaba este tradicional acto de la Capilla Real de la Catedral –donde se celebra desde hace años, tras pasar por la Capilla de las Doncellas, el Antecabildo catedralicio, la Sacristía Mayor y la Sala Capitular, siempre en el interior de la Catedral–. El argumento esgrimido por Teodoro León para llevarse este cabildo a la sede de la Fundación Cajasol, lejos de la Virgen de los Reyes, se basaba en que considera que este acto no es apropiado para que se celebre en un templo, y se apoyaba en el documento sobre los usos extralitúrgicos de las iglesias dedicadas al culto, aprobado por los Obispos del Sur el pasado octubre y que pretende dejar fuera de los templos conciertos, representaciones teatrales y otros usos que no se ciñan al cultual salvo autorización expresa de la autoridad eclesiástica.

Razones históricas y de respeto a la tradición convencieron al también deán de la Catedral de la conveniencia de mantener este acto en la Capilla Real. Así que, tras el revuelo que se montó el jueves y que perduró el viernes hasta que se conoció este logro del Consejo, los hermanos mayores y diputados mayores de gobierno están convocados, junto a los miembros de la junta superior, el vicario general y el concejal de Fiestas Mayores del Ayuntamiento a las 8.30 horas de hoy en la Catedral.

Pero, me pregunto, Teodoro León, que ya lleva varios cabildos de toma de horas en su haber, ¿sólo se preocupaba por cumplir el nuevo decreto y quería dejar fuera de la Catedral un acto que no es estrictamente de culto, pero en el que se reza, como en todos los cabildos, o teme que las diferencias entre las hermandades de la Madrugá y el enfrentamiento con el Jueves Santo vaya más lejos de lo adecuado para este recinto?

Ciertamente, la situación está complicada pero en sus manos está, precisamente, sellar los acuerdos o imponer sus criterios. Ya en el último número de la revista Más Pasión, el delegado de Hermandades, Marcelino Manzano, decía en la entrevista que «al vicario no le va a temblar el pulso si en última instancia fuera necesario imponer el horario o recorrido de alguna cofradía».

10
Mar/2015

¿Habrá Madrugá?

A estas alturas de la película no sólo no sabemos cómo será la Madrugá de este 2015 sino que la pregunta ya es casi si habrá o si cuando llegue a la Carrera Oficial cada hermandad por su cuenta se volverán a liar a ciriazos entre ellas como cuentan las crónicas. Mucha voluntad, mucha sintonía, pero cuando llega el momento de la verdad, de dar el paso definitivo y de, al menos por un año –o dos, en el planteamiento que parece que verá luz verde–, lanzarse a probar una alternativa para ver cómo resulta, nos echamos atrás o empezamos a buscar inconvenientes debajo de las piedras. Esas dudas deben plantearse a priori, comentarlas en la reunión en el Consejo y buscarles solución y, después, darle voz. Me sorprende que no se haya puesto sobre la mesa, entre horarios e itinerarios alternativos, en ningún momento, la seguridad. Y me imagino que en todo esto algo tendrá que decir el Cecop. Pero si todos ponemos de nuestra parte y asumimos parte del sacrificio por el bien del conjunto, merecerá la pena.

Otra cuestión es que las pruebas y los ensayos –¿no les pareció excesivo la cantidad de gente que fue a ver pasar el palio de la Virgen de la Concepción por Daoíz? Ya contaba Antonio Delgado-Roig la semana pasada en estas páginas que no sería la primera vez que el Silencio toma por esta estrecha vía de vuelta a casa– fuercen a descartar algunas propuestas y tomar otras o regresar al punto de partida. Pero eso es muy diferente a la falta de voluntad o a reivindicaciones históricas.

En cualquier caso, el planteamiento que se supone que se firmará en breve –no sé cuántos días llevamos ya pendientes de la nota oficial del Consejo– dibuja una Madrugá muy diferente a la que conocemos. Mucho más larga en la Carrera Oficial, con casi una hora de más –que es asumir oficialmente lo que viene ocurriendo desde hace años– pero con una hora menos del Gran Poder en la calle. Y esto, pese a que tengo la suerte de poder verlo a diario en su basílica y a que entiendo que la hermandad lo acoja como muy positivo, recuperando, para este primer año, su paso por la calle Cuna, casi me da vértigo. Las demás cofradías apenas alteran sus horarios, cuestión de minutos, pero ¿una hora menos con el Señor?

Admito que esta preocupación mía es una minucia. Y que no vamos a regatear tiempo a ninguna otra hermandad. Habrá que ver a la Macarena por Puente y Pellón y cómo resuelve su saludo en la Anunciación; a la Esperanza de Triana, el año que viene, por Marqués de Paradas; al Calvario bajando por Méndez Núñez para dejar más hueco a los nazarenos de la calle Pureza; al Silencio volviendo a casa por Santa Vicenta María o a Los Gitanos por detrás de las Setas y soportando los nuevos 50 minutos del día…

03
Mar/2015

En ocasiones veo pasos…

Tengo las mismas ganas que la mayoría de que llegue la Semana Santa, que para mí empieza a contar desde el Viernes de Dolores, pero eso no quita para que quiera disfrutar de las vísperas. Esta primera semana de Cuaresma ha sido especialmente intensa: desde el Viacrucis de las Hermandades del lunes, presidido por el Señor de la Humildad y Paciencia de la Cena, al del Cristo de la Caridad de Santa Marta, el martes, que llegó a San Martín en menos de 14 estaciones para agradecer el magnífico trato dispensado por La Lanzada a la corporación de San Andrés durante los diez años de exilio, que empezó en 1990; la presentación del número de Cuaresma de la revista Más Pasión –que ya tendrá en sus manos–, dedicado a La Hiniesta, pero con otros muchos contenidos y un nuevo diseño, en una merienda-tertulia organizada por la hermandad de San Julián en el hotel Alfonso XIII; la inauguración de la exposición de San Benito en el Mercantil, el concierto de la Agrupación de Los Gitanos en su santuario con Joanna Jiménez cantando La Saeta…, entre otros muchos actos y cultos en una semana en la que no ha faltado la presentación del titular de una hermandad recién restaurado, Jesús ante Anás, de la Bofetá, y todo aderezado con los diversos rumores en torno a la reorganización de la Madrugá, anuncian que la espera se acorta.

Pero quiero disfrutar de estas vísperas, vivir cada día de la cuenta atrás sin ansias, percibiendo cómo se alargan los días poco a poco, el sol calienta más y ya va oliendo a azahar.

Y en estas vísperas no pueden faltar los ensayos. Ya no hay noche que no me pille alguno mientras busco aparcamiento de vuelta a casa. Pero también cuando vuelvo andando. El jueves, pasadas las 23 horas, me topé con tres en la calle Tetuán. Tras el cruce de Rioja, uno se dirigía a la Plaza Nueva, y otro, de palio, con las espeluznantes vigas de hormigón, sentido Campana, con sus marchas y todo. Un poco más adelante, ya en la mítica plaza inicio de la Carrera Oficial, iba el paso de misterio, con la canastilla ya montada, totalmente en silencio. Alrededor, las cuadrillas de refresco, las novias, hartibles –yo iba de paso, aunque ya que me los encontré…– y muchos curiosos. El viernes me volvió a pasar, aunque por otras calles –eran de otras hermandades–. Tiene sus inconvenientes, la verdad. Entiendo a los que se desesperan en el coche a la altura de Orfila porque el ensayo va por Lasso de la Vega y hay que esperar hasta que supera el cruce con Amor de Dios o desemboca en Trajano. Pero mejor tomárselo con humor, que los capataces saben que molestan y aligeran el paso o van dejando hueco. Y, sobre todo, dejar de lado las prisas, poner una marcha en la radio… y reconocer que veo pasos.

23
Feb/2015

Emociones

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del 22 de febrero de 2015.

“Me emocioné cuando me postré de rodillas ante la Macarena, parece como que la Virgen me estaba mirando y me estaba alentando en momentos de dificultad”, confesaba el pasado miércoles monseñor Asenjo en las páginas de este periódico. Ponía el arzobispo palabras a los sentimientos que muchos, cientos de sevillanos, sentimos cuando nos postramos ante la Esperanza o ante cada una de nuestras imágenes. Momentos de cercanía, de consuelo, de confidencias, de llantos, de esperanzas… “Puede que fuera el momento más intenso y emocionante de mi relación con las advocaciones marianas de Sevilla”, admitía, con temor a “particularizarse con alguna imagen”. Quédese tranquilo, monseñor, que cada uno tenemos la nuestra pero la Macarena es de todos -o casi-.

Mañana el Consejo de Hermandades nos convoca a otros de esos momentos de intensidad en torno a una imagen. Quizás desconocida o, diría más, ignorada por muchos cofrades pero que este primer Lunes de Cuaresma invitará, como pocas, a la meditación de las 14 estaciones del viacrucis. Humildad y Paciencia, desde Los Terceros, arropado por sus hermanos de la Cena, que han cuidado cada detalle con esmero.

Pero no será la única ocasión de esta semana para vivir con recogimiento esa devoción que nos salió a raudales el pasado mayo y conmovió a nuestro prelado. No es un viacrucis extraordinario si nos ajustamos a lo que fijan las reglas de su hermandad ni mucho menos al último decreto del Arzobispado al respecto. Santa Marta celebra todos los años su viacrucis el martes posterior a la función para trasladar al Cristo de la Caridad desde su altar hasta la capilla. Hace 25 años dejó de hacerse por las calles y de visitar el antiguo convento vecino porque el exilio forzoso en San Martín cambió el ritmo de la cofradía. Pero este martes, precisamente por conmemorarse esos 25 años, la portentosa imagen de Cristo muerto que talló Luis Ortega Bru volverá a aquel templo, a rezar junto a los hermanos de La Lanzada, con los que formaron una familia cuyos vínculos perduran todavía. Así que, por lo menos, podemos decir que será especial. La hermandad quiere mantener el halo de intimidad con que se celebra en el interior de San Andrés, pero habrá que prepararse para que la muchedumbre que acudirá ávida de curiosidad se sume a este rezo con recogimiento. Su cuerpo inerte sobre la sábana de los mimos de sus hermanos se impregnará de las oraciones de todos y testimoniará una vez más la entrega hasta el extremo por amor.

16
Feb/2015

Más sillas

La demanda de sillas en la Carrera Oficial ha crecido exponencialmente. El Consejo de Hermandades ha recibido un 31,4% más de peticiones nuevas que en 2014 para hacerse con un abono a lo largo del recorrido común que cubren todas las hermandades. Y no hay descuentos. Es más, este año el precio, que se había mantenido durante los precedentes, ha subido un 5%. Un buen síntoma no sólo de la vigencia de esta fiesta en la ciudad, sino, y sobre todo, de que la situación económica va mejorando. Aunque, por supuesto, no para todos ni por igual.

El número de asientos que se ha quedado vacante también respalda esta teoría. Poco más de un centenar de personas ha dejado de reservar su silla. Eso sí, hay un dato en contra de esta hipótesis: 8.100 son los abonados que han cedido por este año, de nuevo, sus sillas al Consejo para que las asigne para esta Semana Santa. Así que de las  más de 26.500 solicitudes nuevas, sólo poco más de un centenar se garantiza su abono mientras que 8.100 lo tendrán únicamente para ver desde la Borriquita a la Soledad de San Lorenzo de 2015.

Es pronto para echar las campanas al vuelo, especialmente por lo duro de muchas situaciones y por la cantidad de gente que acude cada día a las hermandades, al economato, a Cáritas, al Banco de Alimento, a los comedores sociales… para poder llevarse algo a la boca; de sevillanos que han perdido su trabajo y casi la esperanza de encontrar un nuevo empleo, y a los que un sistema injusto ha echado de su casa. Pero algo está cambiando para que tantísimos cofrades puedan aspirar a un abono en la Carrera Oficial cuando los precios no son bajos y, como decimos, este año, además, han subido.

Estos datos vuelven a traer el debate de la necesidad de la ampliación de la Carrera Oficial que hace unos años trasladaba el palquillo de la Campana a la Magdalena y que se fue diluyendo por la caída de la demanda. Las nuevas peticiones, esas 26.500 que citábamos antes, dan casi para duplicar este recorrido común, que ahora cuenta con unos 34.000 asientos.

Pero dejemos este tema para el próximo año. Bastante tenemos ya con los reajustes horarios de cada jornada -todavía faltan por conocer los del Domingo de Ramos, el Martes Santo, la tarde del Viernes y, sobre todo, la solución casi imposible de la Madrugá- para una Cuaresma que nos acerca a pasos agigantados la tarde de un nuevo Viernes de Dolores y obliga a aparcar otros asuntos -como el rechazo de las nuevas Reglas de Los Gitanos- a una época más propicia para estos debates. El miércoles repetiremos el rito de la ceniza: “Polvo eres y en polvo te convertirás” dirá el sacerdote mientras hace la señal de la cruz en nuestra frente con la ceniza de haber quemado las ramas de olivo del pasado Domingo de Ramos. Nos quedan poco más de 40 días.

09
Feb/2015

Extraordinarias

El miécoles el Arzobispado hacía público el nuevo decreto que regula las salida extraordinarias y fija las reglas del juego para que nadie se sienta agraviado cuando la respuesta de la Autoridad Eclesiástica sea negativa a una petición de estas características. Así, sólo se autorizarán estas procesiones con ocasión de la coronación canónica de la imagen titular de la hermandad, además de en el 25 aniversario y los múltiplos de 25 de esta coronación o de la erección canónica de la hermandad.

Este decreto era absolutamente necesario. De alguna manera había que poner coto a unas salidas extraordinarias que ya estaban perdiendo este carácter y, de cierto modo, hacer saber a todos los criterios que se siguen para autorizarlas o denegarlas. “Ya sabemos a qué atenernos”, comentaba el hermano mayor de la Hiniesta, José Antonio Romero, al conocer el contenido de la nueva norma.

Además, se ajusta a lo lógico, a lo que todos entendemos que puede merecer este acto extraordinario. Pero, claro, este primer punto del decreto deja fuera las procesiones propuestas para este año: la de Pasión, con motivo del 400 aniversario de su talla por parte de Martínez Montañés, y la de la Virgen de la Hiniesta, precisamente, por el 450 aniversario de sus primeras reglas penitenciales, no de la fundación de la hermandad, que, por su carácter letífico, tiene 200 años más. Y, claro, aunque todos vemos muy lógico que se regule y que el criterio sea el de los aniversarios redondos de la coronación o la fundación, junto a la propia coronación, ¿nos quedamos sin ver al Señor de Pasión en la calle en una salida extraordinaria este año? Es más, cuando la hermandad que dirige Javier Criado presentó el programa de actos para esta conmemoración resultaba poco ambicioso que no incluyera esa procesión especial con el Señor en solitario o, puestos a imaginar, acompañado por Simón de Cirene como ocurrió hasta mediados de los 70. ¿Y no va a salir la Hiniesta?

Pero el decreto incluye un segundo punto, una excepción al primero, que deja la puerta abierta a estas salidas y a otras muchas pero con un criterio un tanto subjetivo: “Cuando, previa valoración positiva del Consejo Episcopal, se celebren actos singulares de especial relevancia eclesial y de gran interés pastoral”, como cuando la Virgen de Regla fue a Madrid para participar en el Viacrucis de la Jornada Mundial de la Juventud con Benedicto XVI o como cuando la Macarena fue al Olímpico para la beatificación de Madre María de la Purísima. Y deja fuera aquel viacrucis que la hermandad de Torreblanca quería hacer con su titular por el barrio.

Así que al final parece que no va a cambiar mucho la situación actual. Saldrán las imágenes cuando parece obvio y  dejarán de hacerlo, o no, cuando decida la Autoridad Eclesiástica.

03
Feb/2015

La solución de la Madrugá

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del domingo 1 de febrero de 2015

Cuando se abría una puerta a la esperanza de encontrar una solución para la noche más hermosa de las cofradías, ayer Los Gitanos la cerraba de golpe. La disposición de todas las hermandades de llegar a un acuerdo, la voluntad de probar varias alternativas en tres años distintos y la intención de sellar la propuesta definitiva tras experimentar las opciones se han topado con la negativa de un cabildo de oficiales que, ciertamente, no le ha encontrado ninguna bondad a las propuestas para su corporación.

Sus argumentos muestran a las claras que ninguna de las opciones le supone una solución a sus parones, a verse encorsetados entre El Silencio y la Macarena mientras que tiene que soportar los retrasos acumulados en la Carrera Oficial. Pero también es cierto que, pese a su disposición, no baraja una alternativa que le beneficiaría además de que aliviaría los horarios: cambiar su recorrido y llegar a la Alameda.

No dependerían de nadie. El recorrido, que le llevaría de Dueñas a San Juan de la Palma y Feria, es mucho más bonito que la inhóspita calle Imagen, por más que sus edificios hayan sido protegidos por Urbanismo. Y, como ahora y en todas las propuestas acordadas con el delegado de día, tendrían que dejar paso a El Silencio por Lasso de la Vega.

Eso sí, y es lo que piden todas las hermandades para todos los días: el sacrificio debería ser compartido y la solidaridad también debería partir de todas. Pues igual que Los Gitanos tendrían barajar esta opción, El Calvario podría estudiar pasar al sexto puesto, lo que muchos ven como la solución definitiva. Y en esto no vale la excusa de que es una hermandad de negro. El Gran Poder lleva más de medio siglo dando ejemplo. Es más, ¿por qué no plantearse que el Señor de Sevilla permute su sitio con la Macarena, aparcando el Concordato, al menos, por el año de prueba? O incluso la Esperanza de Triana podría, simplemente, ajustarse a su tiempo de paso por la Carrera Oficial.

Las posibilidades son casi infinitas. Y puestos a experimentar, por qué no probar aquellas opciones que implican grandes cambios pero, quizás, soluciones definitivas.

Me parece que si se tratara de otra jornada de la Semana Santa habría margen para la negociación hasta casi el Cabildo de Toma de Horas pero me temo que o llegan a un acuerdo en breve o nos quedaremos como estamos hasta el año que viene.

01
Feb/2015

Fechas escogidas

Los días se van alargando, la luz de la tarde apunta a la Cuaresma y el trajín en el entorno de los templos y de las casas de hermandad confirma lo que el calendario marca. La Semana Santa está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, este año –y no es la primera vez que coincide– tendremos que compaginar los cultos, los besamanos, los montajes de los pasos, exaltaciones y meditaciones y las cuitas de esta época –preparar las túnicas, renovar el capirote, probar las alpargatas, hacer torrijas y pestiños, o, al menos, comérnoslos…– con una campaña electoral y unas elecciones autonómicas que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha fijado para el día del pregón, para el Domingo de Pasión. ¿Lo habrá calculado? Ya se sabía que las elecciones municipales coincidían con el Domingo de Pentecostés, pero ¿era necesario que todas las citas con las urnas fueran en fechas marcadas para los cofrades-rocieros? Seguramente no lo habrá pensado, sólo ha tenido en cuenta “los intereses de los andaluces” y ni ha reparado en la fecha escogida con tanta premura. Admito que casi es una tontería como otra cualquiera y que podemos pensar que todo es compatible, pero surgen ciertas preguntas cuyas respuestas necesitaríamos saber: con lo difícil que está conseguir entradas para el pregón, ¿qué haces si te toca estar en una mesa electoral? ¿Te exime? ¿Y si le toca al presidente del Consejo, a Asenjo o, lo que es peor, al propio pregonero? ¿Se supende el pregón, se pospone, se adelanta…? Susana Díaz, la junta electoral y la junta superior del Consejo tendrán que ponerse de acuerdo. Menos mal que Lutgardo García ya lo tiene escrito, por lo que pueda pasar.