Monthly Archives: Septiembre 2014

29
Sep/2014

Trabajar por el empleo

El descenso de las listas del paro el trimestre pasado pareció un espejismo. En agosto el desempleo volvió a aumentar. Los expertos aseguran que las grandes cifras macroeconómicas evidencian ya la recuperación de la economía española, que no del bolsillo de los españoles. Y es que demasiadas familias tienen aún a todos sus miembros en paro.

La Iglesia de Sevilla ha decidido tomar cartas en el asunto. Ya no basta con dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento o vestir al que va desnudo –cosa que hay que seguir haciendo porque, desgraciadamente, muchas personas no tienen ni para lo básico–. «No podemos conformarnos con lo que ya hacemos», parafraseando al Papa Francisco. Ahora, y supongo que no se ha hecho antes porque la necesidad imperiosa era otra _–como hemos dicho más arriba–, la Archidiócesis pide la implicación de todos los «católicos de Sevilla y hombres y mujeres de buena voluntad» para aportar fondos que permitan emprender, que ayuden a generar empleos para revertir esta crisis y contribuir a que todos puedan seguir comiendo pero por sus propios medios, esos que genera el trabajo dignificante. Ahora toca «cambiar las circunstancias».

Este es el «paso más» al que apelaba el pasado viernes el arzobispo, Juan José Asenjo, en una rueda de prensa en la que destacó el papel de la Fundación Cardenal Spínola en la lucha contra el paro,  con una cantidad «importante» del presupuesto que aporta el erario diocesano, y que, de momento, «no tiene toda la demanda a la que sería capaz de dar respuesta».

Ya la Soledad de San Lorenzo, anticipándose a esta petición del arzobispo, puso en marcha hace un par de años el programa ¿Darías un euro por amor?, en el que pretendían poner en contacto a emprendedores con personas con fondos que pudieran financiar esos proyectos, además de recaudar dinero para, entre todos, poner en marcha algunas estas propuestas.

Espero que pronto den frutos estas iniciativas de las hermandades –menos mal que algunas no dejaron de hacer encargos a los artesanos y, así, al menos, contribuyeron a que no aumentara aún más la lista del paro– y de la Iglesia. Entretanto, el programa La Pasión se ha puesto manos a la obra para animar a todos los cofrades a llevar ropa de bebé, carritos para niños, leche en polvo, pañales y todos los utensilios que necesitan las madres valientes que siguen adelante con sus embarazos pese a estar solas, a la fundación de la hermandad de La O.

25
Sep/2014

Horrores

Siento decepcionar hoy a los que busquen en este artículo pasos, cofradías o Semana Santa. El viernes tuve la oportunidad de participar en una rueda de prensa con Caddy Abzuba, la periodista congoleña Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014, y su relato, los horrores que narra en sus artículos y que denuncia a diario a través de la emisora de radio en la que trabaja, auspiciada por la ONU, en la República Democrática del Congo, es absolutamente estremecedor. E interpela a cualquier persona, pero, sobre todo, al cristiano, y, por ende, a los cofrades, que nos comprometemos a tratar a todos como prójimo.

En su participación en los cursos de la UNIA (Universidad Internacional de Andalucía), Caddy insistía en la necesidad de que la comunidad internacional, el mundo entero, no olvide los conflictos de su país y de tantos otros países africanos que pasan de la portada de los periódicos a un breve de un día para otro o directamente desaparece. Por esto, su compromiso es informar continuamente de lo que sucede a su alrededor, de las atrocidades que los hombres de la guerrilla –armados con pistolas procedentes de Francia, Alemania, Rusia, China…– cometen contra el resto de la población, pero sobre todo contra las mujeres y los niños. En los 20 años que dura ya el conflicto en el Congo, han muerto seis millones de personas y 500.000 mujeres «han perdido su dignidad», en palabras de Abzuba, es decir, han sido brutalmente violadas y torturadas.

En la videoconferencia no se detuvo en detalles macabros, pero en sus artículos narra esos horrores con detalle. Y lejos del sensacionalismo, esta brutal realidad, en la que los soldados violan a las madres delante de sus hijos para seguir después con ellos; las exponen desnudan ante el pueblo para orinar sobre ellas como si de un urinario público se tratara o le introducen antorchas por la vagina… denuncian también nuestra pasividad, la de la comunidad internacional, la del resto de los hombres que, con su silencio, con su indiferencia, permiten que estas atrocidades se sigan cometiendo. ¡Y lo peor es que las cometen hombres como nosotros!

Quizás, desde la distancia, nos sintamos impotentes. Y nosotros no podamos hacer mucho. Pero, quizás, si se lo recordamos a nuestros gobiernos, éstos tomen pequeñas medidas, como dejar de vender armas a la guerrilla o ayudar al débil go bierno nacional a controlar la situación. Quizás somos unos cofrades muy alejados pero, quizás, con nuestra oración ante nuestro titulares logremos algo más de lo que creemos.

15
Sep/2014

La victoria de la Paz

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del domingo 14 de septiembre de 2014.

Faltaban la Borriquita y la larga fila de niños vestidos de nazarenos blancos acompañados de la mano por sus padres. Faltaban los pasos de Jesús Despojado, los tres de la Cena, la Hiniesta arropada por San Julián, San Roque saliendo de nuevo de su parroquia, el trianear de la Estrella, el silencio blanco de la Amargura y la sobriedad sobrecogedora de El Amor. Faltaban los sevillanos estrenando y el bullicio en las calles, el trajín de chaquetas y las bullas por doquier. Pero ciertamente, este segundo sábado de septiembre, como anticipaba El Correo de Andalucía ayer en su portada, tenía cierto sabor a Domingo de Ramos.

Cuando el escuadrón a caballo de La Paz se colocaba ante la verja de la parroquia de San Sebastián, aunque no cuadraban ni la hora ni la temperatura, la emoción encogió los corazones de los sevillanos apostados en la calle Brasil para presenciar la salida extraordinaria de la dolorosa de Illanes. Comenzaba una intensa jornada en el que había otras vírgenes en la calle –la de la Luz de San Esteban y la del Juncal–, pero que, al menos, en el Porvenir sonaba, sabía y lucía como un Domingo de Ramos.

Perfumada por los nardos y portada, en algunas chicotás, por los Legionarios del Señor de la Victoria, además de por sus costaleros, esa cuadrilla menuda que mima Antonio Santiago, la Virgen de la Paz ponía el broche de oro a la celebración del LXXV aniversario de la fundación de su hermandad con una misa estacional, oficiada por el arzobispo Juan José Asenjo, ante el Pabellón Mudéjar, el Museo de Artes y Costumbres Populares, en la Plaza de América, y una procesión triunfal que, callejeando por su barrio, la llevó de vuelta a su parroquia en una madrugada de domingo que tuvo regusto a Lunes Santo.

Dicen en el Porvenir que «el fruto de la Victoria es la Paz». Lo dudo. Sobre todo si se plantea así. Si hay vencedores y vencidos, la paz no será de todos y por tanto no habrá paz. Eso sí, el juego de palabras con las advocaciones de sus titulares y que llevan del Señor a la Virgen, como si Cristo engendrara a su Madre y no al contrario, es hermoso. Aunque no hay duda de que, como ayer se vivió en este peculiar Domingo de Ramos septembrino, la Paz es la victoria. Y la Reina del Porvenir reinó ayer sobre todos en una nueva prueba de la devoción mariana de Sevilla.

12
Sep/2014

San Roque… ¿y Santa Catalina?

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del 7 de septiembre de 2014

San Roque abrirá sus puertas el próximo lunes, 8 de septiembre, para retomar la vida parroquial interrumpida por sorpresa el pasado 11 de diciembre. Una sencilla eucaristía oficiada por el párroco, Manuel Gordillo, servirá para arrancar el curso pastoral. La misa de acción de gracias por la reapertura del templo, anunciada por el Arzobispado, se celebrará finalmente el 5 de octubre. Entretanto continuarán los trabajos en el interior del templo, trabajos menores tras la intervención fundamental en la estructura de la techumbre.

Para entonces, en los primeros días de octubre, se producirá el traslado de las imágenes titulares de las hermandades de San Roque, el Señor de las Penas y la Virgen de Gracia y Esperanza, desde el convento de San Leandro y de la Virgen de la Sierra desde la vecina capilla de los Ángeles, sede de la hermandad de Los Negritos.

Esta reapertura, que se adelanta incluso a las primeras previsiones que apuntaban a la Navidad de este año, es una gran noticia. La rápida respuesta del Arzobispado de Sevilla, la implicación de todos los colectivos parroquiales, incluidas sus hermandades, y la pertinente licencia de Urbanismo para afrontar los principales trabajos en la cubierta que llegó en abril han contribuido a que la cuenta atrás esté tan próxima. Nada que ver con los diez años de cierre de Santa Catalina. Seguro que desde la Exaltación miran con cierta envidia –sana, por supuesto– a sus hermanos de San Roque que cada Domingo de Ramos pasan ante sus puertas y que han estado tan próximos en San Leandro.

Evidentemente, la dimensión de la obra y la intervención necesaria no se podrá comparar, pero creo que el interés puesto en afrontar y terminar una y otra tampoco. Los trabajos en El Salvador se prolongaron cinco años pero los resultados y la gestión de la obra, con las visitas incluidas, merecieron la pena, por lo que no creo que cueste asumir que los trabajos puedan durar años, pero tenían que empezar en algún momento. Quizás Santa Catalina ya estaba cerrada y, como tenía otras iglesias cerca para atender a los feligreses, no se antojaba tan urgente. Quizás no se podía permitir que se repitiera en San Roque este antecedente que tanto escama a los sevillanos pero la espera ha sido demasiado larga: diez años de informes y contrainformes con la iglesia cerrada.

Al menos han empezado las obras. Cuando ya no lo esperemos, anuncian la reapertura y nos vemos en una bulla en la puerta insalvable de Santa Catalina viendo salir Los Caballos. Ojalá.

10
Sep/2014

Virgen de…, patrona de…

Artículo publicado en la revista Más Pasión de septiembre de 2014

En julio recibí una visita que aún me tiene desconcertada. Con copia de una sentencia firme del Tribunal Eclesiástico me mostraban mi error, que, aunque al parecer algunos habían interpretado malintencionado, no era más que el fruto de las prisas y la confusión que genera el propio título de la hermandad vecina –o contraria habría que decir en este caso–, reconocido, igualmente, por la Autoridad Eclesiástica. Conozco –y he presenciado– el pique que existe entre las hermandades en muchos pueblos de la provincia. Siempre he tratado de respetar esas muestras de celo por una imagen en particular respecto a otra que los antropólogos explicarían con simplicidad. Ciertamente existen obras de arte más o menos acertadas que, sin embargo, despiertan una devoción desigual entre los fieles. Si nacer en una familia en particular te marca de por vida, en estos municipios la identificación con una hermandad va de la cuna a la tumba sin opción al titubeo. Al fin y al cabo, unos y otros comparten la misma fe, pero creo que no la han entendido. ¿Qué tiene que ver el mensaje de Jesús, su muerte en la cruz, su perdón, su Resurrección o la dedicación de la Virgen por sus hijos, por todos, de una u otra hermandad, con estos enfrentamientos que terminan en tribunales eclesiásticos, que cierran puertas y ventanas a la titular de la otra corporación cuando pasa por su casa o que se permite espiar o hacer bufa de la otra talla? Entiendo que este pique mantiene vivo al pueblo pero que dejen a la Virgen al margen.