Monthly Archives: Febrero 2014

21
Feb/2014

El cartel de la Caridad

Este artículo se publicó en El Correo de Andalucía del domingo 16 de febrero de 2014.

No soy experta en arte y cualquier valoración que pueda hacer sobre el cartel de Semana Santa que ayer presentaron oficialmente su autora, Beatriz Barrientos, y el presidente del Consejo de Hermandades, Carlos Bourrellier, no puede ir más allá de un me gusta o no me gusta, de si me parece o no que es acertado, si la profundidad está más o menos lograda o si el acólito turiferario del primer plano resulta desproporcionado. Supongo que como cada uno tiene su pregón escrito, cada uno tiene su cartel. Y confieso que, además de dibujar fatal, me sería imposible condensar en una única imagen toda la Semana Santa.

Pero más allá de las consideraciones artísticas o plásticas, y por supuesto de las desafortunadas filtraciones -porque, efectivamente, roban la ilusión, como decía ayer la autora, y dejan en evidencia a quienes deben custodiar la obra-, me encanta que Beatriz Barrientos haya querido poner en el centro de todo a la Caridad. Y lo escribo con mayúsculas porque la caridad que ejercen cada día las hermandades con todo el que llama a su puerta está aquí representada por el Cristo que talló Ortega Bru para el misterio del traslado al Sepulcro, titular  de Santa Marta -cuyo lema es precisamente Charitas Christi urget nos-.

Juventud, el trabajo de los artesanos, una procesión en la calle, el paso por la Catedral -¡cuántos detalles que pasan desapercibidos en un primer vistazo!-… y la caridad. Justo en una entrevista publicada esta semana en El Correo, el cardenal Amigo confesaba: “Admiro la gran sensibilidad de las cofradías sevillanas en estos momentos de crisis”.

Y es que más allá de besamanos, triduos y quinarios, salidas extraordinarias, procesiones ordinarias y coronaciones, las hermandades están dando el do de pecho a través de sus bolsas de caridad y cada vez son más los hermanos involucrados en este servicio que requiere tiempo, sensibilidad y, por supuesto, fondos económicos con los que sostener a familias completas, por ejemplo, pagando recibos, alimentos y hasta hipotecas.

Seguramente, sobre todo en vida interna, las corporaciones tienen mucho que aprender, pero precisamente en este tiempo hay poco que reprocharles. Cada una dará en la medida de sus posibilidades, sin desatender el resto de parcelas, pero, desde una labor callada, están dando ejemplo en ese “no a una economía de la exclusión y la inequidad” que el Papa Francisco promueve desde la exhortación apostólica La Alegría del Evangelio.

11
Feb/2014

La crisis de las sillas

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del 9 de febrero de 2014.

Un 94% más de abonados de las sillas de la Carrera Oficial respecto al año pasado ha cedido sus asientos. La cifra (1.389) no alivia la larga lista de peticiones (aproximadamente 20.250) que supera la mitad del número global de sillas (34.000) en todo el recorrido, pero sí es una prueba más de que la crisis parece acabarse solo para algunos.
El tesorero del Consejo, Tomás Vega, no lo duda: la situación económica es la principal justificación para tomar esta decisión. Aunque, en menor medida, se pueden sumar otras explicaciones: tomarse unas vacaciones en Semana Santa o la incertidumbre meteorológica que ha mermado mucho el número de procesiones en los últimos años, tanto que la inversión no se ve recompensada.
En la plaza de La Campana el asiento se cotiza a 147 euros y, teniendo en cuenta que la mayoría  de los abonados dispone de varias sillas, pongamos de media cuatro por familia, el gasto supera los 600 euros. No obstante, el grueso de las cesiones se ha producido en la Avenida de la Constitución.
El dato tiene muchas lecturas. De una parte, las sillas son un lujo que se permiten miles de sevillanos para disfrutar cómodamente de las procesiones y que contribuye a que las hermandades se sostengan. Por eso, porque son un lujo, cuando el cinturón aprieta, por más que guste y duela, hay que desprenderse de él.
Sin embargo, los abonados que se ven empujados a esta situación no pierden la esperanza de que la crisis pasará y confían en que, el próximo año o el siguiente, la suerte cambie y todo se restablezca. Esto explica que se opte por la cesión al Consejo en lugar de por desligarse completamente de los asientos. Estoy de acuerdo con Tomás Vega en que habría que poner un límite a estas cesiones porque, de lo contrario, pocos cofrades de la lista de espera podrán optar a obtenerlas definitivamente. Pero, si tenemos claro que todo responde a las estrecheces que impone la crisis, quizás podríamos mantener la manga ancha.
Y precisamente esta extensa lista de aspirantes contribuye a alentar la esperanza en que la mejoría se aproxima. Aunque claro, no sabemos si los afortunados en la adjudicación realmente pueden permitirse el lujo actualmente o simplemente se inscriben por ver si cae la breva.
En cualquier caso, el Consejo no debería dejar en saco roto aquella ampliación de la Carrera Oficial que se planteó hace unos años, porque, está claro, la apuesta tendría muy buena acogida entre los aspirantes.

03
Feb/2014

Pequeños regalos

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del domingo 2 de febrero de 2014.

Los periodistas nunca somos los protagonistas de la noticia. Sin embargo, hace apenas tres meses, las circunstancias nos empujaron a mostrar en nuestro periódico la situación dramática por la que atravesaba la cabecera. El respaldo de los compañeros, el apoyo unánime de la sociedad y el paso valiente y decidido de un empresario han permitido que la lucha que emprendimos diera sus frutos y ayer El Correo de Andalucía cumpliera 115 años mirando, precisamente, a sus orígenes.

Las ¿coincidencias? han hecho que justo en el día en el que celebramos esta aniversario se asomara a las páginas del decano de la prensa sevillana monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, amigo personal y colaborador directo de monseñor Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, durante los años en los que estuvo al frente de la archidiócesis de Buenos Aires.

Lozano habla con la misma claridad, sencillez y, sobre todo, el mismo compromiso que el papa. Y, siguiendo las directrices que el Santo Padre ha marcado en la exhortación apostólica La alegría del Evangelio y muestra con sus gestos y con su vida cada día, fija la ruta que debemos seguir. A muchos nos puede sonar a nuevo, aunque, como se encarga de subrayar en la entrevista que este periódico publicó ayer, todo es «continuidad».

Vivir la fe con alegría; poner a los pobres en el centro de toda acción, no juzgar a nadie por su condición -que no es lo mismo que no exigir Justicia-; trabajar desde los sindicatos, los partidos políticos, las estructuras sociales que ya existen… para cambiar el mundo; austeridad, sencillez; atender a las «periferias geográficas y personales»; evangelizar desde la comunidad… son algunas de estas claves que extraigo de la entrevista. Además, como cofrade, que el culto a las imágenes es un vehículo válido para la trascendencia.

Y permítanme que añada una cosa más: confiar en los profesionales como hace la curia eclesiástica, tanto en Sudamérica como en el Vaticano, contando, por ejemplo, con economistas que deben buscar alternativas al sistema económico que nos ha llevado a esta crisis y que ha permitido que en estos años en los que tanto ha crecido la riqueza ésta se haya concentrado en pocas manos y, sin embargo, los pobres no tengan garantizados, siquiera, los derechos básicos.

A lo que iba, esta profesión es muy sacrificada pero también muy agradecida. Y que 115 años después de que el cardenal Spínola fundara El Correo, tuve la suerte de charlar con monseñor Lozano.

Si quieren leer la entrevista, pinchen en este enlace: http://elcorreoweb.es/2014/01/31/los-corruptos-no-solo-roban-la-riqueza-sino-tambien-la-moral-al-pueblo/

02
Feb/2014

Larga cuenta atrás

Artículo publicado en la revista Más Pasión de febrero de 2014.

Empezamos el año con tantas ganas de Semana Santa que el tiempo ordinario se nos está haciendo demasiado largo. Nos metemos en febrero y ni siquiera se atisba el Miércoles de Ceniza. Se echan de menos en las agendas de este mes esos quinarios, funciones y triduos aparejados a la Cuaresma. Menos mal que hay otros fijos que nos han permitido presenciar íntimos traslados, un viacrucis por calles nuevas e imponentes altares alumbrados por una cascada de cirios. Pero en esta cuenta atrás de la auténtica cuenta atrás no nos faltan los sobresaltos. Las vísperas, que tienen más cerca ese día que todas las hermandades esperan, están viendo cómo su decana parece andar a la deriva. Parece que la cuestionada decisión de la salida del Señor Cautivo ante Pilato a la puerta de Santa Marina pesa más en los fueros internos de lo que había trascendido y algunos se han empeñado en enturbiar el fin de su mandato. En el otro extremo de la ciudad, vecinos y hermanos de Bellavista viven enfrentados por el nuevo nombre de la plaza de las Cadenas: María Santísima del Dulce Nombre.