Monthly Archives: Enero 2014

30
Ene/2014

Elecciones y división

Artículo publicado en El Correo de Andalucía del domingo 26 de enero de 2014

Es lícito que puedan concurrir varias candidaturas a unas elecciones en el seno de una hermandad. ¡Faltaba más! Es lógico y natural que existan diferentes pareceres de cómo hacer las cosas y de qué cosas hay que hacer en una cofradía. Además, creo que exige mayor responsabilidad y compromiso de la junta elegida, amén de que los hermanos tengan en realidad donde elegir. Pero ante determinadas actitudes y consecuencias, no me extraña que el arzobispo mostrara hace años su deseo de que se llegara a un acuerdo previo de modo que solo se presente una opción.

¿Por qué todo lo que ha hecho la junta saliente está mal? ¿Por qué hay que deshacerlo todo, desbaratar lo invertido y volver a gastar dinero en un pedestal, por ejemplo, sólo porque el anterior lo habían hecho los otros?

Dos ejemplos actuales y muy sonados me obligan a replantearme todo esto. Juan Miguel Ortega Ezpeleta, ex hermano mayor de Los Gitanos y nuevamente candidato, en su amplio programa -claramente respaldado por la Casa de Alba, que libera a la hermandad de grandes cargas económicas, como parece apuntar esa donación para sufragar el coste completo de la futura casa hermandad- y en alguna que otra entrevista, ya ha dejado caer que habrá cambio de vestidor de la Virgen si él sale elegido. ¿Por qué? Nadie como Bejarano ha sabido colocar el tocado a la dolorosa de Fernández-Andes. Aunque puede ser que en este caso no se deba únicamente a que la designación de este vestidor fuera una decisión de la junta saliente…

Pero lo de la Macarena tiene menos sentido aún. Si estamos hablando de una hermandad, los ‘castigos’ a los que no te respaldan con su voto no se entienden. Cada uno debe tener libertad de elección y, recontados los votos, todos a una por nuestra hermandad. ¿Por qué Fernando Vaz no vale ahora como capitán de los armaos para el mismo hermano mayor que lo designó hace apenas dos años? ¿Por qué hace dos años no valía Guillermo Prieto y ahora sí? Supongo que la mayoría conoce las respuestas. Pero estas respuestas, válidas en otros contextos, no deberían tener cabida en éste.

Eso sí. Recontados los votos, hay que aceptar las decisiones que tome la junta de gobierno, cuestionarlas y pronuncirse en los cabildos generales. Todo por el bien de la corporación. Y, si no, pues a esperar otros tres o cuatro años, según las Reglas, para optar a deshacerlo todo…

20
Ene/2014

Otra vez los costaleros

Planea sobre Torreblanca la amenaza de un comisionado. Esto significa que las riendas de la hermandad quedan en manos de una persona ajena a la corporación, designada por el Arzobispado, hasta que, a sus propios ojos, las aguas vuelvan a su cauce y decida convocar elecciones, siempre con una única candidatura. Es más, según publicaba ayer Pepe Gómez Palas en este periódico, el castigo puede ser más duro: la suspensión de la estación de penitencia del próximo Sábado de Pasión. Y todo porque los costaleros rechazan el cambio de capataz que ha acordado la junta de gobierno.

No es una oposición a secas. Han recogido firmas que han entregado en el Palacio Arzobispal a favor de Manuel Rocha, otrora hermano mayor. Por esto este asunto, más o menos interno, ha tomado estos tintes tan dolorosos para este barrio.

También llegó el comisionado a San Esteban –donde desde hace más de un año gozan de nuevo de la autonomía que da tener un hermano mayor propio– tras una agria polémica entre la cuadrilla de costaleros y los Ariza. Supongo que esto sería la punta del iceberg, pero este antecedente debería hacer reflexionar a los miembros de la decana de las Vísperas, que, hasta ahora, ha sido un ejemplo para el resto. El miércoles están convocados los costaleros del misterio de Jesús ante Pilato a la presentación de los nuevos responsables del martillo, los hermanos Gallego. De su respuesta depende todo. ¿Se merece esto la hermandad?

12
Ene/2014

Intolerancia y perdón

El susto, más por lo que pudo ser que por lo que fue, perdura en Santa Marina. Aunque los nazarenos de la Resurrección están acostumbrados a mayores madrugones, el aviso del incendio en las puertas del templo a las cinco de la mañana del pasado domingo, vísperas de la noche de Reyes, desencajó los cuerpos e hizo temer por el propio templo y por los titulares de la hermandad que lo ocupa.

Tras una semana de labores de limpieza y ventilación, hoy volverá a abrir sus puertas, pero los responsables de la corporación se plantean cómo protegerlas para evitar nuevos ataques vandálicos –los autores pasaron cartones impregnados en líquido inflamable por debajo de la puerta y les prendieron fuego–. Una pintada en la fachada reivindicaba la autoría: “Solidaridad anarquistas presos”.

Las formas han restado todo valor a la reivindicación de este colectivo. ¿Cuántos sabíamos quiénes y por qué cometieron este “atentado contra la fe y el patrimonio“, “contra los sentimientos religiosos y los bienes patrimoniales que custodian nuestros templos y hermandades”? Los hechos han tenido el eco esperado y han recibido la repulsa del Ayuntamiento y la Iglesia, además de cientos de ciudadanos. Pero nada se conoce de los autores y su demanda porque lo que queda es su intolerancia ante los creyentes, su poco aprecio por el patrimonio de todos y, sobre todo, el perdón que la hermandad les ofreció inmediatamente. Y esto marca la diferencia.

05
Ene/2014

La Epifanía en San Lorenzo

Quedan apenas horas para cerrar el tiempo de Navidad. Las cuatro velas de la corona de Adviento nos encaminaron hasta una noche llena de luz y esperanza que, en Sevilla, se prolonga hasta que el prioste del Gran Poder apaga la candelería que alumbra el altar del quinario al Señor de San Lorenzo –que es el que marca los tiempos– en la noche del 6 de enero, después de que los Magos de Oriente hayan repartido sus regalos a los niños buenos y todos nos hayamos postrado, como ellos hicieron, ante el Rey de Reyes, el que todo lo puede, en su basílica, en un adelanto de la Cuaresma que este año será más larga por esos caprichos de la primera luna llena de primavera, que sitúa al Domingo de Ramos el 13 abril.