Monthly Archives: Septiembre 2011

29
Sep/2011

San Hermenegildo

Dos pájaros de un tiro: San Hermenegildo tendrá por fin un uso fijo que evite el deterioro al que está abocado todo inmueble en desuso y el Consejo de Hermandades y Cofradías logra una sede anhelada (y disputada), estratégicamente ubicada en el centro geográfico del Centro de la ciudad, epicentro de las cofradías y prácticamente al inicio de la Carrera Oficial (si no se traslada a la Magdalena).

El viernes de la semana pasada, los miembros de la junta superior del Consejo, con Adolfo Arenas, su presidente, a la cabeza, y el alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, escenificaron la disposición a la cesión del edifico. Propiedad del Ayuntamiento, en concreto de la Delegación de Cultura, y cedido durante años a la Junta de Andalucía, quedaban (y quedan) pendientes algunos trámites burocráticos (lo conseguido hasta ahora se puede aún a las gestiones del anterior gobierno municipal) para que la foto del pasado viernes sea la firma real de la cesión. 

Pero Arenas puede presumir de un importante logro en su primer mandato… le queda concretar la renovación de los Estatutos. Y Zoido ha cumplido con el Consejo, y le ha dado una solución a un edificio, que nació iglesia y llegó a ser parlamento autonómico, en riesgo.

27
Sep/2011

Regla en Madrid

Ya ha pasado más de un mes desde que la Virgen de Regla representó la Semana Santa de Sevilla ante el Papa, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. Sin embargo, y aunque la dolorosa de Los Panaderos está felizmente repuesta al culto en su capilla de la calle Orfila, el tema aún trae cola. El Papa pasa ante el palio de la Virgen de Regla

Supongo que muchos esperábamos una imagen similar a la que se produjo cuando Juan Pablo II visitó El Rocío: el Santo Padre rezando de rodillas ante la Virgen. E imagino muchos motivos por los que el nuevo Pontífice no repitió la estampa ante el palio de Regla.  En cualquier caso, éste no era, o no debería ser, el objetivo de esta presencia.  Y creo que el hermano mayor de la corporación del Miércoles Santo, Emilio Santiago, lo explicó sin titubeos en una entrevista en El Correo: “La Virgen no ha ido a una exposición”. De hecho, la hermandad ha cargado de contenido (cultos) la presencia de su titular en la capital de España.

La Virgen de Regla fue a Madrid a participar en un viacrucis, recordando el papel de mediadora que siempre tuvo la Virgen y que es el que justifica los rezos de los cristianos. La Virgen de Regla fue a Madrid porque la organización de la Jornada Mundial de la Juventud, es decir, la Iglesia, quería que las principales semanas santas de España y sus diócesis estuvieran representadas en este acto singular que ha diferenciado esta edición de todas las anteriores celebradas en el mundo. Y, sea por los motivos que sea, la hermandad de Los Panaderos supo dar el paso al frente y garantizar que Sevilla estuviera allí presente.

¿Qué hubiera pasado si la corporación panadera se hubiera negado? ¿Podía Sevilla no participar en este gran evento, en este encuentro religioso internacional? Yo creo que no. Sevilla debía estar allí. Las hermandades de Sevilla, como Iglesia que son (aunque con toda su autonomía), deben estar al servicio de la Iglesia. Si la Iglesia las requiere, allí deben estar. Y si se plantea un acontecimiento de tal magnitud en el que deben representar a Sevilla, también.

Y agradezco a Los Panaderos su valentía. Sí, su valentía, pues su Virgen corría los mismos riesgos que todas las demás imágenes (las que entraron en la terna y las que no y no fueron capaces de ofrecerse. Me imagino el bochorno por el que pasaría el arzobispo) y, sin embargo, supieron tener la altura de miras necesaria para estar allí. Supongo que con un pellizco en el corazón -entre miedo y emoción- en cada instante, desde que se la preparó para emprender el viaje hasta que fue repuesta al culto en su casa.

¿Era la mejor representante de la Semana Santa de Sevilla? Algunos piensan que no, pero sí la única que atendió la petición de la Iglesia. Ninguna de las grandes hermandades, de las grandes devociones, demostró esa grandeza.

Sevilla y su Semana Santa son mundialmente conocidas (o eso nos creemos), pero nunca está demás aprovechar las oportunidades, sobre todo en este tiempo de crisis, para mostrar nuestras cartas y hacer que las miradas, también del turismo religioso (¿cuánta gente visita Santiago de Compostela sólo por hacer el camino?), se vuelvan hacia aquí. Se gastara más o menos (éste es otro debate), el Ayuntamiento de Sevilla, con su alcalde a la cabeza (y en esto no importa el partido), estuvo allí, repartió sombreros y folletos de Sevilla.

Hace unos días, coincidí con unas señoras de Zaragoza que estaban de visita en Sevilla. Habían visto el viacrucis por la tele y les había parecido maravilloso. “La Virgen estaba preciosa. Todo fue muy bonito”. No tenían muy claro si era la Macarena (la más conocida internacionalmente) u otra, pero ahora querían verla de cerca. ¿Cuántos ejemplos como éste podremos poner en los próximos años?

Quizás para la próxima ocasión…

La foto es de EFE.