Monthly Archives: Mayo 2011

02
May/2011

Decisiones arriesgadas

 

El pasado Martes Santo presenciamos dos intentos de salidas sorprendentes. A cada cual más sorprendente. La lluvia puso fácil la decisión, por más que todos quisiéramos ver los pasos en la calle. Llovía a cántaros y los pequeños respiros que se daban las nubes fueron para recargarse. Los hermanos mayores y sus juntas de gobierno celebraron los preceptivos cabildos que, supongo, en muchos casos serían mero trámite para tomar una decisión que caía por su propio peso. Algunas corporaciones lo anunciaron con anterioridad a su hora de salida y otras pidieron un margen al Consejo, hicieron cábalas sobre recorridos más cortos y huecos que dejaban otras hermandades y apuraron al máximo para sacar su cruz de guía, aunque, finalmente, rendidas ante la evidencia, acordaron no salir.

Sin embargo, Maruja Vilches, hermana mayor en funciones de Los Javieres, anunció pasadas las 17 horas que su cofradía saldría a la calle. En un tiempo récord tenían organizada la cofradía y abrieron las puertas. Caían chuzos de punta y el fiscal de cruz de guía no se atrevió a pisar casi la acera. ¿Qué parte meteorológico habían consultado? Rápidamente, dieron marcha atrás y la también consejera de glorias rectificó. Se dijo que en la sala donde se había reunido el cabildo de oficiales no había ventana ¡¿?! No obstante, creo que el gran error no fue tanto dar ese paso, intentarlo por todos los medios, sino hacer público el resultado de la deliberación del cabildo. Todas estas decisiones son secretas, habitualmente sólo se anuncia el resultado y, por lo general, se trata de un acuerdo por “unanimidad”. Pero Maruja, entiendo que por asumir toda la responsabilidad ante los hermanos -aunque haya habido interpretaciones maliciosas que han querido ver en esta postura su deseo irrefrenable de sacar la vara dorada-, explicó detalladamente que la votación había quedado empatada y que empleó su voto de calidad para echar la cofradía a la calle.

La Bofeta001
Jesús ante Anás el pasado Martes Santo. Foto de Jonathan Palanco

Lo que ocurrió en Omnium Sanctorum, comidilla de periodistas y cofrades durante toda la tarde, se quedó en humo cuando se abrieron las puertas de San Lorenzo y la cofradía del Dulce Nombre emprendió su camino hacia la Catedral, pasando por el Colegio de Trabajadores Sociales. Se ve que los partes que manejaba el comisionado Manuel Toledo serían del modelo americano y para América mismo. Todos teníamos la esperanza de que la cofradía, como en 2003, pudiera salir, pero también nos temíamos que, con un comisionado al frente, fuera la más conservadora del día -con el permiso de San Esteban-. Sin embargo, se ve que la postura era otra y quizás por congraciarse con una hermandad unida en la oposición a su figura, el responsable, arropado por el arzobispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra, y el delegado diocesano de Hermandades, Manuel Soria, optó por salir. Salir hasta que el misterio de Jesús ante Anás se encaminaba por Conde de Barajas bajo una manta de agua. La decisión de volver se hizo esperar, o eso pareció a los que veíamos cómo le corrían los goterones de agua por el rostro al Señor -como se puede apreciar en la foto de Jonathan Palanco-. Al menos este año, una vez recogida y escampado el chaparrón, no volvió a intentarlo.