Tag Archives: Patrocinio

07
Nov/2015

Por dentro

Las hermandades, como todo lo poliédrico, conviene examinarlas desde distintos puntos de vista y, si la inercia suele situarnos sólo ante una de sus facetas, no deben olvidarse las restantes. Por eso, no siempre coincide la visión de quienes las observan desde fuera con la que se vive desde dentro. Cada corporación es un mundo con sus rincones amenos y escondidos, pero también un lugar con sus pozos oscuros que conviene vadear. Pondré un ejemplo de aquéllos cuyas vivencias repetidas nos procuran la más sana satisfacción y son desconocidos para la mayoría. Mañana mi hermandad celebra la fiesta del Patrocinio de María. Lejos de la cuaresma, que a veces se vive como una vorágine sofocante, el triduo a la Virgen chica nos lleva serenamente a lo mejor de nuestras raíces. Por segunda vez en el mismo año, protestaremos nuestra fe y besaremos el libro de reglas, que nunca se borró esta prerrogativa por modas o auges penitenciales. Ella presidió durante casi cuatro siglos la única capilla que poseíamos y sólo abandona su coqueto reino de oraciones cuando la trasladamos por estos días al más amplio espacio de la Basílica. Nada es ni ha sido posible sin su Mediación y Patrocinio. Quizás desde fuera se ignore, tal vez porque ningún azulejo lo proclame en sus fachadas, pero es nuestro más íntimo orgullo. Su pequeñez ante Dios proclamada en el Magníficat se refleja en esta bendita imagen. Y para fructificar nunca necesitó de calles ni tambores.

11
Mar/2012

Basílica en Triana

Aún no me había acostumbrado a llamarla Iglesia del Stmo. Cristo de la Expiración y ahora se nos ha convertido en Basílica lo que para mí siempre fue la Capilla del Patrocinio por feliz metonimia. Sin caer en chovinismos ni enfrentamientos que a nada conducen, me alegro de la noticia por lo que supone de reconocimiento a una devoción que en sus siglos de historia nunca mudó de asentamiento. Sitio de fe en zona difícil, terreno de excluidos en donde tanto se sabía de penas. Ni las arriadas frecuentes, ni el fuego que se llevó a su Madre y Señorita, pudieron apagar las oraciones de tantos como allí se han puesto de rodillas. Allí hablan, si no las piedras, sí los ladrillos y azulejos cocidos y labrados en su mismo barrio. El título de Basílica menor que Monseñor Asenjo ha conseguido —moviendo Roma con Toledo— viene a ratificar la devoción secular a ese crucificado expirante al que el pueblo llano bautizó Cachorro. Y sus hermanos, en lugar de renegar del nombre, acabaron por hacer de él título de verdadera grandeza.

02
Dic/2011

De ayer a hoy

Se ha dicho y escrito en diversos medios que la hermandad del Cachorro ha modificado su título para incluir en él a su imagen gloriosa. No es así y convendría precisarlo. No lo es porque la advocación del Patrocinio procede, precisamente, de la pequeña imagen con el Niño en sus brazos cuya hermandad se fusiona con la de la Expiración de Cristo. Sólo posteriormente, cuando se decide hacer estación de penitencia con una dolorosa, la corporación aplica a esa nueva imagen procesional el nombre de su única devoción mariana. Pero la primitiva talla nunca dejó de ser Titular ni se olvidó su carácter de gloria. Así lo acredita el que la hermandad celebre Función Principal y protestación de fe en su festividad de noviembre. De la importancia mantenida de esta devoción es muestra el hecho de que su imagen presidiera siempre la pequeña capilla y le diera nombre a la misma. Por tanto, a ningún hermano había que recordarle esto ni cuáles son sus Titulares. Otra cosa será la razón por la que ahora conviene proclamarlo urbi et orbi.