Tag Archives: Madrugada

06
Nov/2017

Un asunto resuelto

BOFETÁ WEB 2

Ya hay fumata blanca para la propuesta de modificación del Martes Santo. Bienvenida sea. Y en estos meses que van desde la presentación consensuada por los hermanos mayores interesados hasta la aprobación del Consejo se ha escuchado de todo. Pero ninguno de sus detractores ha sido capaz de presentar pruebas por las que el nuevo plan no sea mejor que el hasta ahora vigente, ergo si no es peor… ¿qué problema planteaba intentarlo? Es verdad que la decisión final del Consejo no ha sido fácil, habrá dejado algunos heridos y, a tenor de lo que se escucha, tal vez alguien haya quedado defenestrado en silencio. En cualquier caso, alabo que la solución se haya tomado sin acudir a un pleno; primero, porque no es algo que afecte al resto de las hermandades y, en segundo lugar, porque otro precedente asambleario hubiera hipotecado por completo el futuro de la entidad. Si se elige un órgano directivo, hay que pedirle que este actúe con valentía y criterio, no que acuda a una especie de comodín del público cuando piense que ello le alivie el problema. Esta es una regla del juego que debe exigirse siempre. Otra cuestión sería que nos preguntáramos si el Consejo podía, en realidad, haber decidido algo distinto a lo acordado. No creo. Cuando se pide colaboración para mejorar algo y esta se ofrece por unanimidad y sin incoherencias —mientras, por el contrario, hay quien prefiere ponerse de perfil—, ¿qué otra posibilidad cabe? Asunto diferente es que cada uno arrime el ascua a su sardina y haya quien deje caer que esto no es lo importante, sino arreglar la Madrugada. Habría que preguntárselo también a los miles de hermanos del Martes Santo y a quienes se han sentido encajonados para ver sus cofradías. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? Los del Martes han hecho su tarea. Vamos a ver si lo segundo, como deseamos, también se logra pronto. Y, después, si es preciso, vayamos a ese Guadiana cofradiero de la reforma de la carrera oficial. Pero no conviene mezclar churras y merinas. Paso a paso.

(Más Pasión, nº 118, noviembre 2017)

 

16
Sep/2017

Cambios a la vista

sillas 2 web

La Semana Santa que hemos conocido ha llegado a su fin. Han cambiado las circunstancias. En realidad, la celebración no se ha detenido nunca; por eso pervive. Si un sevillano del siglo XVII la viese hoy, no sabría reconocerla; pero tampoco uno de la más cercana posguerra. Es verdad que algunos problemas requerían soluciones que ya debían haberse adoptado y, como el avestruz, se prefirió esconder la cabeza bajo tierra. La cruda realidad de una bulla convertida en masa, la falta de civismo, la ignorancia social y religiosa y, ahora, la amenaza terrorista han puesto al aire las vergüenzas de una fiesta pública. No pocos hemos venido diciendo que esto o lo solucionábamos los cofrades o nos lo acabarían arreglando. Ya han sonado las trompetas. Además de la aplazada decisión sobre el Martes Santo, en la que el CECOP tendrá mucho que decir, está el tema de la Madrugada. El mismo organismo ha advertido claramente que sobran sillas en Sierpes y que, en la Avenida, es necesario crear una zona de evacuación. Digo más, o las sillas que permanezcan en Sierpes se anclan o apenas servirá de nada y, más importante aun: las zonas de paso que atraviesan esta calle deben ensancharse y coincidir a un lado y otro de la misma para  no convertirse en peligrosos embudos. ¿Y qué dirá el CECOP de la Campana, donde la salida natural de emergencia hacia Martín Villa está colapsada por una inmensa parcela de abonados? Les hemos dejado el campo libre. Y lo saben.

03
Sep/2017

¡Vale pulpo!

sillas web

Con tres semanas de retraso sobre lo prometido, acabó presentándose el esperado informe donde las autoridades iban a explicarnos el feo asunto de la última Madrugada. Y aún así se nos advierte que no está terminado. Pues nada, ¡ánimo!, a ver si algún día… Pero lo peor es que ha sido como el parto de los montes de la fábula y, después de mucho ruido, lo que ha salido de las entrañas de la tierra es un mísero ratón. Mucho inquirir, mucho estudiar vídeos y examinar mensajes de wasaps para concluir que lo primero que se dijo era ya lo definitivo: que una pelea en Arfe causó una paranoia colectiva que alcanzó a 62 calles (ni una más ni una menos) y que se propagó a la velocidad del sonido. Ea, ahí queda eso. Va a ser verdad que, como en aquel anuncio televisivo, el pulpo es un animal de compañía. Y, como todos queremos seguir “jugando”, habrá que aceptarlo. Vamos a tener que olvidar que muchos de los que estuvieron en Arfe (incluidos los nazarenos más próximos) lo nieguen, que un comerciante de la zona indique lo mismo, que allí apenas hubiera público y, puestos a ser tolerantes, vamos a considerar en fin —como prueba de buena voluntad— que somos (un poco) tontos. No quiero decir con lo anterior que yo crea que esto ha sido algo organizado de antemano con perfecta infraestructura o que existiera un complot político (como también se ha insinuado). Sencillamente pienso que las autoridades no tienen ni idea de lo que ha pasado. Pero como no pueden repetir la cantinela que emplearon en el 2000 y afirmar otra vez que no lo saben (si es que en el 2000 no llegaron a saberlo…), pues se han liado la manta a la cabeza: han hecho un vídeo con un croquis penoso, han acudido a teorías sobre el sonido (como si no supiéramos que hay teorías para defender las cosas más opuestas) y han hecho su correspondiente rueda de prensa. En 2016 se otorgaron un sobresaliente… porque sí; y este año ¿qué nota se dan? Silencio. Además, el pulpo con tantos brazos puede aferrarse muy bien a la panacea de las vallas.

(Más Pasión, nº 116, septiembre 2017)

01
Jul/2017

El verano ya llegó

sevilla verano

¿Se acuerdan del estribillo de aquella canción pegadiza y absurda como casi todas las que se ponen en los chiringuitos playeros a toda pastilla? “El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó…” Pues eso digo yo. Que el verano ya está aquí (“para hacerte feliz…”) y todavía no ha salido a la luz el prometido informe que iba a aclarar los desgraciados sucesos de la última Madrugada. Será que con los aires acondicionados a tope en los despachos oficiales no se habrán enterado de que no solo estamos en la estación estival, sino de que incluso hemos pasado la primera de las olas de calor y, si se pudiera surfear en estas, Sevilla sería la Tarifa del interior peninsular. Después quieren que confiemos en los políticos… Claro que en las primeras declaraciones de abril, cuando el 21 de junio aún se veía muy lejos, era fácil decirlo. Qué largo me lo fiáis —pensaría agazapado el fantasma de don Juan—. Pero resulta que hay quien recuerda las cosas y, además, las hemerotecas son muy chivatas. Y, para colmo, algunos periodistas sacan a la luz declaraciones de personas afectadas que contradicen los anticipos oficiales que, como globos sonda, se habían ido lanzando. Preveo que en algún archivo de ordenador hay un informe dispuesto para ser enviado a la impresora, pero que nadie se decide a darle al intro porque es difícil comulgar con ruedas de molino. Pulso el play de nuevo y suena: “El verano ya está aquí. Llénalo de colores, de sueños y amor”. Pásenlo bien.

27
May/2017

Caballo de Troya

tribunal 1 web

El PP ha corrido a presentar la solicitud de una nueva ordenanza para la Semana Santa y el pleno municipal la ha bendecido. ¿Casualidad? Me acojo a Virgilio: “Timeo Danaos et dona ferentes”. Yo también temo a estos griegos (e incluso a los troyanos) que nos asedian y que, por nuestro bien, quieren reglamentarlo todo como panacea. Y no es que lo malo sean las normas en sí mismas (diré esto para que un sabio amigo no me tache cariñosamente de rousseauniano), sino porque sospecho que este caballo hispalense esconde en la barriga más de lo que aparenta. Han dicho en su proyecto que quieren que participen ahí todos los sectores implicados: Consejo, Arzobispado, empresarios, hosteleros, fuerzas de seguridad, sanitarios, asociaciones de vecinos, medios de comunicación y, por supuesto, los partidos políticos municipales. ¡Qué ensaladilla más curiosa! (a ver si habiendo tantas cosas no se encuentran después las gambas). Repasen despacio la lista de intervinientes y examinen ustedes mismos la pertinencia de cada sector. Y, ya puestos, que cada quien añada otros más a este maremágnum. Pero, ¿no será que los últimos informes y testimonios están desmoronando la teoría de la Delegación del Gobierno, en manos del PP, y temen que eso les estalle en la cara? ¿Y no será que el PSOE, sumado rápidamente a la iniciativa, al carecer de una teoría propia, quiere curarse en salud porque tampoco considera creíble la hipótesis del pánico colectivo? Veremos.

22
Abr/2017

La ciénaga

madrugá web

No quiero cargar las tintas, pero tampoco guardaré silencio. Si malo es causar alarma, peor es fingir que aquí no ha pasado nada. ¡Vaya si ha pasado! Nos han robado la Madrugada, esta y no sabemos cuántas más. El daño viene de aquella respuesta ominosa del 2000 con que se quiso echar tierra sobre los graves incidentes padecidos y se resolvió todo, de la manera más antisocrática, con un “solo sé que no sé nada”. Aquello fue el polvo que, al no limpiarse, se convertía en lodo cada vez que caían unos chaparrones en forma de “carreritas” (como muchos prefirieron llamar, con la técnica del avestruz, a lo que eran avalanchas en toda regla provocadas por alborotadores). ¡Qué miedo dan algunas palabras disfrazadas con el diminutivo! Desde aquel año, hemos seguido sufriendo embestidas y siempre con la esperanza de que no se repitieran. Pero el rayo no cesaba y los derrotes tampoco. Así las cosas, ahora todo se complicaba por el difícil panorama internacional que sufrimos. Sevilla no es una burbuja y, ante determinados gritos y ruidos, las personas han reaccionado acordes con esas circunstancias actuales. Nada, pues, de histeria o psicosis. Encima…, no nos insulten. ¿Piensan algunos que aquí no se lee la prensa ni se ven los telediarios? El lodo ha subido de nivel, tiene demasiado detritus y apesta. La Madrugada se ha convertido en una ciénaga donde chapotean a gusto algunos indeseables a costa de las lágrimas y el desamparo de la mayoría.

18
Mar/2017

Ad experimentum (sí, sí)

SENATUS WEB

El latín no es una lengua muerta, como no lo es en puridad ninguna que pueda ser entendida y siga transmitiendo sus saberes y belleza. Y en nuestro entorno cultural está mucho más viva que otras con millones de hablantes. Tal vez por eso hasta quienes no han traducido un solo renglón de César o Salustio se atreven con ella. Pero debe volver a las aulas el estudio de las declinaciones, la conjugación de los verbos deponentes y la consecutio temporum. E incluso debería exigirse un B1 en la lengua del gran Horacio, como mínimo, para formar parte del Consejo o ser diputado mayor de gobierno de la Madrugada. Evitaríamos serios problemas. ¿En qué parte del “ad experimentum” se han perdido algunos? O es, quizás, algo peor: que de nada sirve ya la palabra dada. Obligar a una sola hermandad —precisamente la que más puso de su parte el año pasado para llegar a un acuerdo y la que mayor riesgo corrió— es sentar un gravísimo precedente. No sé, a partir de ahora, quién va a ceder en lo más mínimo, si los mismos que se vieron beneficiados después miran al tendido. Todos los hermanos mayores de la Madrugada deberían haber cerrado filas junto al de Los Gitanos, aunque solo fuera por precaución al ver pelar las barbas del vecino. Y flaco favor se ha hecho a sí mismo el Consejo que, pretendiendo en el futuro remodelar otras jornadas, ha puesto también en guardia al resto de hermandades y colocado bajo sospecha a sus delegados de día. O tempora, o mores.

23
Ene/2016

Paseo literario

Menciona Cervantes, por boca de Don Quijote, a un tal pintor Orbaneja que tan inseguro estaba de la calidad de sus pinceles que tenía que indicar debajo de lo pintado el asunto reproducido y que, según el caballero manchego, su única técnica consistía en representar lo que le saliere. Y el refranero recuerda también a un escultor de tan ínfima calidad que, al ser preguntado por la obra que realizaba, respondió: “si sale con barba San Antón, si no la Inmaculada Concepción”. Y hace poco tiempo, aquí mismo, les recordé un pasaje de Valle-Inclán en Luces de bohemia donde ofrecía su visión del esperpento. ¿Y saben que el polifacético torero Sánchez Mejías estrenó Sinrazón, una obra teatral de primera fila sobre el psicoanálisis, cuyo subtítulo reza “juguete trágico en tres actos”? Y aún por debajo de estos escalones literarios, sin drama ni tragedia alguna, nos queda el sainete; ¿quién no ha reído viendo alguna pieza de los hermanos Álvarez Quintero? Pero, sobre todo, he recordado en estos días a Kafka y sus personajes. ¿De verdad que era checo y no sevillano el autor de El castillo o El proceso? Si escribió tales obras siendo centroeuropeo, qué hubiera sacado de su imaginación de haber nacido por la Alfalfa. Sí, estoy hablando, aunque no lo parezca, de ese jaleo que han llamado organización (ustedes disculpen) de la Madrugada. Será por deformación profesional que he mencionado otros nombres de los que seguramente estaban esperando.

 

17
Oct/2015

El callejón del Gato

Valle-Inclán dibujó la España de su tiempo con una tinta parecida a la de los aguafuertes de Goya y su visión terrible de la realidad, deformada por la caricatura más grotesca, convertía en muñecos a los actores del drama. Eso es el esperpento, palabra que se ha repetido estos días para calificar las escenas de la rueda de prensa (¡?) que tuvo lugar el miércoles en la sede del consejo. El vídeo completo, y sin adulterar, no tiene desperdicio: los hermanos mayores haciendo mutis por el foro, con más o menos disimulo, pues a ellos no competía la subsiguiente reunión. El presidente y el delegado de la madrugada, que habían convocado a los periodistas, no acertando a decir que no pueden decir nada. La autoridad eclesiástica, en absoluto silencio, volteando el móvil y dejando al toro correr por la plaza sin dar un capotazo de alivio. El tesorero, sentado a la mesa solidariamente, pero insistiendo en un vámonos, vámonos ya. Los periodistas enfadados por la falta de criterio de quien los convocó sin prever la situación (¿alguien pensaba que los hermanos mayores admitirían dar conocimiento de un plan, que aparentaba ser el tercer secreto de Fátima, antes de discutirlo entre ellos y con sus oficiales?). San Gregorio se convirtió en el callejón del Gato valleinclaniano y deformó la realidad con precisión matemática. Como dice Max Estrella a don Latino de Hispalis (¡vaya nombre!): “Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas”.