Tag Archives: elecciones

02
Jul/2016

En horas trabajadas: x €

Acabó este junio de elecciones. Enhorabuena a los que llegan a trabajar, gracias a los salientes y también a quienes no habiendo sido elegidos estaban dispuestos a entregar su tiempo, y hasta su dinero, en favor de las cofradías. Ahora que todo se estudia desde el punto de vista de la economía y se señala con cifras el impacto que cualquier celebración pública tiene en beneficio de su entorno, me gustaría que algún especialista, en sus ratos perdidos, hiciera un cálculo de las horas que tantos sevillanos dedican gratis et amore Dei a sus hermandades. No se dice casi nunca que si no fuera por esto ni habría cultos, ni obras de caridad, ni procesiones que valgan. Sería imposible sostener tanta labor como se hace desde las cofradías para la Iglesia, sus fieles y los necesitados, —cualesquiera que estos sean—, sin ese concurso de un ingente número de horas trabajadas sin percepción dineraria alguna. Todos merecen mi reconocimiento, con independencia de los logros conseguidos y hasta pasando por alto la diferencia de pareceres que me merezcan sus actuaciones. Exceptúo de esta lista a quienes cobran por la vía que sea, a quienes dimiten por no calibrar el esfuerzo que un cargo necesita y a quienes por incompetencia o comodidad solicitan personal que haga, a tiempo parcial y a costa de las arcas de la mayordomía, lo que a ellos se asigna expresamente en las reglas del puesto que juraron. A todos los demás, mi más sincero agradecimiento.

04
Jul/2015

¿Se acabó?

Lo mejor de todo proceso electoral es que llega un día en que se cuentan los votos y todo concluye. ¿O no?, como diría un ironista con ganas de polémica. Las campañas electorales son tan duras, tan ásperas, tan acres —ahorraré otros adjetivos en los que ustedes están pensando— que no siempre es así. En ocasiones, tal como acaba el recuento, se inicia una etapa donde los proyectos presentados pasan al olvido (sálvese el que pueda). Basta con que, cuando se vaya acercando el final del mandato, se saque a la luz el programa primitivo para comprobarlo. Éste es, aunque casi nunca se diga, el peor vicio que las hermandades han mimetizado de los modos políticos: prometerlo todo —hasta lo que se sabe imposible— para luego no emprender nada por falta de cálculo o por incapacidad. Qué más da, ¿no se gobiernan así países, autonomías o ayuntamientos? Al final, se aludirá a que las circunstancias no han sido las idóneas para cumplirlo o ni siquiera eso. El silencio y la atonía de las casas de hermandad ofrecen siempre la primera señal de vergüenza para los que fueron vencedores. Y después lamentarán, incluso con sorpresa, que vuelvan otra vez las oscuras golondrinas de dos candidaturas a colgar sus nidos del balcón de los cabildos. Sólo disfrutarán ya los que tienen como únicos Titulares de su devoción al Señor del Todo Vale y Ntra. Madre y Sra. de la Mentira (Basílica de las Redes Sociales, dos pasos). Al tiempo.

 

03
Jul/2012

De verdades y cobardes

A nadie se le oculta que me he presentado a unas elecciones y las he perdido. Más aún, que acudía por segunda vez a ellas encabezando una candidatura –con dieciocho años de diferencia– y que, por segunda vez, las perdía. Y tampoco negaré lo abultado de la diferencia de votos. Duermo con la conciencia tranquila, aunque con el dolor que causa no conseguir algo en lo que tanto empeño se pone. Siempre he dado la cara y no haré otra cosa en la hora de la derrota. El que quiera saber más puede acercarse a mí y charlaré con él en privado allí donde están mis devociones. No guardo rencor a nadie, porque creo que Él no se equivoca nunca. Sólo sé que lo que se hace bien será premiado algún día y lo que no nos será demandado ante un tribunal sin apelación posible. Hasta aquí mis verdades, firmadas siempre por quien las dice y dispuesto a defenderlas ante quien sea. Por eso no entiendo sino como un lance de cobardía y pobreza espiritual a quienes se refugian tras el burladero del seudónimo para decir las mayores mentiras.

16
Jun/2012

Corpus Chico de filas largas

El domingo fue uno de esos días en los que Triana reluce como pocos: calles limpias y olorosas, saludos y recuerdos entre vecinos que estrenan galas veraniegas y sonrisas sinceras. La ocasión lo merece: Jesús Sacramentado atraviesa algunas de las calles más bellas de la ciudad. Pero lo curioso fue que nunca asistí (y no tengo conciencia de haberme perdido ningún Corpus Chico) a procesión más larga. No me refiero a la longitud del recorrido —siempre felizmente repetido— ni a la duración cronológica del mismo, sino a la gran cantidad de participantes. Hubo quien contó hasta ciento cuarenta hermanos en una de las representaciones y en otra —que el año pasado no tuvo ni siquiera cirios con los que acompañar a su estandarte y correspondientes varas— en torno a las veinticinco parejas. ¿Encendida devoción al Santísimo? Ojalá lo fuera. Sólo ocurrió que cuatro de sus cinco hermandades de penitencia viven procesos electorales y eso se hacía notar. Tanto, que era de ver cómo a cada saludo de uno se arañaban sus contrarios.

23
Dic/2010

Monumento al hermano desconocido

En este mundo cada vez más despersonalizado en el que vivimos, pasamos con frecuencia a ser sólo nombres o números en un listado. En las hermandades está pasando lo mismo, salvo cuando hay elecciones. En ese caso, sí se acude al hermano uno a uno, se le llama por su nombre de pila, se le dan abrazos más o menos forzados y el candidato de turno abandona la reunión de sus amigos para acercarse a quien hasta hace poco apenas si saludaba; además de recordarle lo importante que es él para el destino de su corporación. Ése hermano es el mismo que paga sus cuotas y al que se le pide ahora un esfuerzo mayor, porque otros ya renunciaron y han causado baja en la nómina, cansados o desasistidos. Son los mismos que se quedan de pie al fondo de la capilla en la función principal, pues la mitad de la misma la ocupan sillas reservadas para ciertos hermanos, autoridades y representaciones varias. Son los que hacen cola durante el reparto de papeletas de sitio para sacar su cirio sin pedir ningún puesto de privilegio. A todos ellos habría que hacerles un monumento, aunque el problema entonces estaría en ver dónde nos lo dejan colocar. Quizás las autoridades, ésas que ocupan los asientos reservados en los cultos, decidan ponerlo en alguna rotonda de la SE-40.

(Más Pasión, diciembre 2010)

14
Nov/2010

Mes de elecciones

Noviembre es tiempo de elecciones. Así, más allá de la renovación prevista en alguna Hermandad, el Consejo debe designar pregonero, cartelista para el junio eucarístico, imagen del viacrucis y, por si fuera poco, otro cartelista y su correspondiente pregonero para las Glorias. No le arriendo las ganancias. Decida lo que decida, y mal que le pese, ocasionará agravios, pues cada uno tiene, con razón y corazón, preferencias particulares. Pero lo que sí hace daño, y mucho, son las filtraciones de estos procesos. No acuso al periodista que indaga por oficio en los entresijos y sabe que hay lectores deseosos de conocer cómo se fraguó todo; sino a quien interesadamente comunica lo que se resolvió en privado. Siempre me pregunto en qué lugar queda el elegido cuando se sabe por qué carambolas llegó a serlo; o, lo que es peor aún, cómo quedan dañados los nombres de aquéllos que salieron a la palestra y luego fueron desechados. Como dijo el druida Panoramix a su famoso amigo: “Allons, allons, Astérix! Soyons sérieux!”.