Monthly Archives: Octubre 2017

28
Oct/2017

Politización cofradiera

Tribunal Web

Se dice que las hermandades se han politizado, y a tenor de lo que la mayoría piensa de la gestión de la cosa pública, eso no puede significar nada bueno. Quizá sea así. Hasta hace poco, solo había un cuerpo “legal” que cumplir: las reglas, y estas solo para organizar el culto, la caridad y la cofradía de la manera eficiente. Hoy, proliferan comisiones específicas y estatutos internos para grupos que funcionan autónomamente (juventud, costaleros, diputados…) y que, por otra parte, exigen ser los únicos capacitados para opinar sobre ese aspecto que han tomado a su cargo. Los demás, a callar. Antes, se elegía un secretario y este llevaba el papeleo, un mayordomo y aquel organizaba todos los asientos, mientras los priostes apretaban hasta el último tornillo. Ahora, el secretario pide un administrativo, el mayordomo solicita un colaborador experto en contabilidad e informática y los priostes exigen un grupo de asalariados que limpien la plata y trasladen los enseres. Dicho de otro modo, si antes el elegido por sus hermanos hacía las cosas, ahora se limita a dirigirlas. Como tantos políticos que nunca viajan en autobús, pero siempre nos hablan de las bondades del transporte público. Y, luego, están las elecciones, convertidas en campañas feroces de descrédito, donde salen a relucir jirones de crónica rosa (o iridiscente), antiguos fracasos familiares, comentarios vidriosos sobre cuentas corrientes particulares… Aquí también hay rufianes.

21
Oct/2017

Nueva coronación

Victoria web

Acaba de recogerse la Virgen de la Salud en olor de multitudes (¡ay de los falsos profetas que pronosticaban un final desvanecido por ausencia de público!) y ya se nos anuncia la fecha para la coronación de la Virgen de la Victoria. A la vez, don Juan José Asenjo (el mismo que los falsos profetas decían que iba a acabar con las cofradías y sus celebraciones) ha explicado en Iglesia de Sevilla cuáles son los dos requisitos que se exigen: de un lado, la popularidad de la imagen y la devoción de los fieles; de otro, “que el lugar donde se venera sea sede y centro de genuino culto litúrgico y de un activo apostolado cristiano”. En cuanto a lo primero, poco cabe objetar. La de la Victoria es una de las tallas marianas más importantes de la ciudad, su culto durante centurias demuestra sobradamente su devoción y nadie podrá decir que conoce nuestra Semana Santa si no la ha visto en su paso. Otro cantar, y no por culpa de la hermandad, es lo que se refiere al segundo aspecto. Las Cigarreras, fiel a su origen gremial se trasladó en 1965 a Los Remedios y encontró, junto a las oraciones de los trabajadores, capilla y amplios salones. Pero, a veces, hay regalos que llevan veneno dentro (aunque no se sepa al recibirlos). La fábrica cerró y su templo quedó en una especie de tierra de nadie con fielato incluido. A ver si el Ayuntamiento, como ya le concedió su medalla, se estira para la efeméride y la obsequia con la solución de tan enojoso asunto.

14
Oct/2017

Torreblanca

torreblanca web

Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato presidirá el viacrucis. Sé que cualquier elección conlleva agravios y a mayor número de viacrucis celebrados, —esta será la cuadragésima primera edición—, peor sentará quedarse entre las últimas. La falta de un criterio explícito, que ya debió fijarse, levanta suspicacias y solo espero que en el futuro no recibamos el plante de alguna hermandad enojada. Pero ahora es momento de congratularnos. Torreblanca es barrio humilde que, cuando sale en los papeles, no suele ser por hechos felices ni resulta favorecido en las estadísticas; pero sus calles son tan Sevilla como la de las Sierpes. Nada tiene su hermandad que envidiar a otras con siglos de historia y sí ofrece mucho para imitar. Allí se comprueba cómo un modelo de vida cristiano nacido hace centurias tiene plena vigencia y proyección. No dejan de asombrarme en su procesión esos vivos contraluces, tan barrocos, que han encontrado en el genio fotográfico de José Antonio Zamora un particular Murillo del siglo XXI. Las cosas que allí he visto, por auténticas, me han hecho más grande el corazón. Gentes de bien, en momentos de apuro, salieron de sus casas para ayudarme, mientras quienes tenían la obligación pasaron de largo, igual que en la parábola del buen samaritano. Como dijo Aquel: “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y se las has manifestado a los sencillos”. Discutimos demasiado.

07
Oct/2017

Época aciaga

setas web

Son tiempos de zozobra. Quienes tenían que haber dado ejemplo de firmeza y honradez estuvieron distraídos con sus cosas, por lo visto, distintas de las nuestras. Habían creído firmemente en la impunidad de sus actos confiando en que nada grave aconteciera. Dilapidaron con inconsciencia logros tan ansiados que han creado un clima de desánimo y desapego. Comprueban ahora que la táctica del avestruz es la peor estrategia para quienes deciden ejercer la autoridad pública. Quedarán los lamentos, las exculpaciones que acusen a otros de cuanto ellos promovieron alevosamente, como un monstruo al que se alimenta sin tasa hasta que la cadena no puede atraillarlo y escapa. Hasta la iglesia que afirmamos católica, es decir, universal, acoge en sus templos escrutinios infames, mientras se ofrece el sagrado sacrificio de la misa. Van a faltar evangélicas ruedas de molino. ¿Son los signos de esta época posmoderna? Todo resulta tan triste y previsible que ni la ignorancia absuelve a sus ciegos ejecutores. Cuando los mejores rehúsan, los menos aptos se encaraman a los puestos dirigentes. ¿Creen que no estoy hablando también de cofradías? Miren a su alrededor y hagan la lista de cuántos  hombres y mujeres sumamente válidos declinan ya actuar en las hermandades porque desconocen en ellas lo mismo que allí aprendieron. Demasiados lobbies empeñados en ver un solo plano de una realidad que los supera con creces. No cerremos los ojos. Después, será tarde.

02
Oct/2017

Coronación de Ntra. Sra. de la Salud

salud web

Las cosas, y las personas, cambian inexorablemente. Mirar hacia atrás con ojos elegíacos es tendencia común al hombre, pero rara vez la memoria y la realidad coinciden. Desde la ancianidad o la madurez, la juventud y la infancia se ven como ese paraíso perdido (que nunca fue) y la idealización hace el resto. “Triana ya no es lo que era”, se escucha con frecuencia entre los mayores cuando se sacan a relucir costumbres y vivencias antiguas. Y puede que sea verdad. La piqueta, la especulación, la diáspora forzada y los precios inalcanzables de las nuevas edificaciones han cambiado el paisaje urbano de lo que era casi un pueblo con marcadas señas de identidad. Pero siempre queda un reducto. El Tardón y el Barrio León, como la aldea gala de Astérix, han resistido. Ellos mantienen vivo lo mejor de una Triana desaparecida; porque sus pisos —pequeños y modestos— fueron ajenos a los lujos new age y sus casas —de patios limpios y cuidados— no tienen rejas de fortaleza, sino verjas claras que invitan a traspasarlas. Allí nació y allí pervive con pujanza la devoción a la Virgen de la Salud que, sin tener siglos, iguala la fuerza con la que creció en aquella orilla del río el amor por la Esperanza, la Estrella, la O y, también, por las gloriosas advocaciones del Rocío, María Auxiliadora o la imagen chiquita del Patrocinio. El barrio está de fiesta. Las tempranas colgaduras de los balcones ya lo avisan. Hay ese runrún que precede a los días grandes y hace felices a los que sueñan vivir lo que otros ni siquiera pudieron pensar. Tampoco los olvidamos. Las ventanas de las que fueron sus casas, las flores de sus cuidadas macetas, las fotografías de sus dormitorios, los azulejos, las fachadas blancas como túnicas permanentemente expuestas, los objetos que tocaron… traerán ese día el recuerdo de sus devotos en una interminable letanía de nombres propios: Amparo, Manolo, Paquita, María, Antonio, Rosario… Porque la Virgen de la Salud siempre estuvo con ellos, hoy sus descendientes lo proclaman con gozo.

(Más Pasión, nº 117, octubre 2017)