Monthly Archives: Julio 2017

02
Jul/2017

Tuit de luto y esperanza

Copia de ESTRELLA TWITTER(Foto: Hdad. de la Estrella)

Las palabras importan siempre. Son bálsamo o puñal, según se usen. Nada resulta más difícil de olvidar que aquello que se dijo en circunstancias difíciles: una frase que causó un daño irreparable o esa expresión que sirvió de consuelo y apoyo a quien se tambaleaba a punto de caer. El pasado 17 de junio moría en una plaza francesa el torero Iván Fandiño y la Hermandad de la Estrella —su hermandad— salió del burladero del silencio para lanzar a los cuatro vientos un tuit donde se leía: “Consternados por la muerte de NHD Iván Fandiño, elevamos nuestras oraciones para que la Virgen de la Estrella interceda por su alma. DEP”. Era ya el único quite posible al horror, invocar a la Dolorosa de nácar y dejar en sus manos el tránsito del difunto hasta los brazos del Hijo. No es poco para los que tenemos fe. La foto que lo ilustraba no podía resultar más simbólica. Vestida de luto y azabache, sin corona, la Virgen de la Estrella mostraba su duelo… Curiosamente el tuit anterior a este, publicado aquella misma mañana, la representaba ataviada de reina con un terno blanco y oro junto a la oración del ángelus, la máxima declaración de la confianza en Dios. Ese era exactamente el contraste del día. El que siempre nos amenaza a cada uno: de la alegría al dolor, del blanco al negro, sin saber cómo ni cuándo. ¡Qué sensibilidad y qué categoría la de quien despreciando dimes y diretes publicó en las redes aquel dolor compartido! Soy aficionado a los toros. He visto centenares de veces a los toreros hacer el paseíllo envolviendo su cuerpo y sus miedos con un capote de seda que, como un retablo ambulante, lleva bordado la imagen de sus devociones entre flores y arabescos. No es superstición, sino una declaración de fe. Y ese tuit que alguien puso, y que ha dado ya la vuelta al mundo, ha sido una luz de esperanza; como la que experimenta un hombre de oro mientras persigue la gloria y dirige una mirada furtiva desde el albero a su capote extendido en la barrera de una plaza de toros. Descansa en paz, hermano.

(Más Pasión, nº 115, julio-agosto 2017)

01
Jul/2017

El verano ya llegó

sevilla verano

¿Se acuerdan del estribillo de aquella canción pegadiza y absurda como casi todas las que se ponen en los chiringuitos playeros a toda pastilla? “El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó…” Pues eso digo yo. Que el verano ya está aquí (“para hacerte feliz…”) y todavía no ha salido a la luz el prometido informe que iba a aclarar los desgraciados sucesos de la última Madrugada. Será que con los aires acondicionados a tope en los despachos oficiales no se habrán enterado de que no solo estamos en la estación estival, sino de que incluso hemos pasado la primera de las olas de calor y, si se pudiera surfear en estas, Sevilla sería la Tarifa del interior peninsular. Después quieren que confiemos en los políticos… Claro que en las primeras declaraciones de abril, cuando el 21 de junio aún se veía muy lejos, era fácil decirlo. Qué largo me lo fiáis —pensaría agazapado el fantasma de don Juan—. Pero resulta que hay quien recuerda las cosas y, además, las hemerotecas son muy chivatas. Y, para colmo, algunos periodistas sacan a la luz declaraciones de personas afectadas que contradicen los anticipos oficiales que, como globos sonda, se habían ido lanzando. Preveo que en algún archivo de ordenador hay un informe dispuesto para ser enviado a la impresora, pero que nadie se decide a darle al intro porque es difícil comulgar con ruedas de molino. Pulso el play de nuevo y suena: “El verano ya está aquí. Llénalo de colores, de sueños y amor”. Pásenlo bien.