Monthly Archives: Abril 2017

29
Abr/2017

Cortejos de excelencia

Nazarenos Soledad web

Si las avalanchas de la Madrugada, una notoria y creciente falta de educación, esa carrera extraoficial de sillitas contra la que nadie actúa y las acampadas con esterillas, butacas y picnic incluido, además de timbas improvisadas que han convertido las aceras en casinos, han marcado negativamente la pasada Semana Santa; en el otro extremo, es justo resaltar la generalizada mejora de los cortejos de nazarenos. Parece como si, para equilibrar una triste balanza, las hermandades hubieran opuesto al peor comportamiento ciudadano un modo de procesionar impecable. Siempre se ha subrayado el discurrir de determinadas cofradías: La Amargura, El Amor, Los Estudiantes, las tres cofradías de negro de la noche acribillada (que incluso han aprendido ya a deshacerse y reconstruirse igual que el ave Fénix), Los Servitas o La Soledad de San Lorenzo… Pero lo que ahora llama la atención es el cambio manifiesto de otras que aceptaban como mal endémico que sus filas sufrieran cortes o deserciones en determinados puntos de su recorrido. Claro está que habrá singularidades y que ustedes sabrán señalarlas. Sin embargo, no dejarán de ser casos esporádicos. ¿Quién puede negar que cofradías como La Cena o La Estrella, El Baratillo o Los Negritos procesionan con un rigor modélico? Y esto es aplicable igualmente a las cofradías más jóvenes: Torreblanca, Bellavista o La Misión podrían dar lecciones de lo que sostengo. Menos mal que en algo hemos mejorado.

22
Abr/2017

La ciénaga

madrugá web

No quiero cargar las tintas, pero tampoco guardaré silencio. Si malo es causar alarma, peor es fingir que aquí no ha pasado nada. ¡Vaya si ha pasado! Nos han robado la Madrugada, esta y no sabemos cuántas más. El daño viene de aquella respuesta ominosa del 2000 con que se quiso echar tierra sobre los graves incidentes padecidos y se resolvió todo, de la manera más antisocrática, con un “solo sé que no sé nada”. Aquello fue el polvo que, al no limpiarse, se convertía en lodo cada vez que caían unos chaparrones en forma de “carreritas” (como muchos prefirieron llamar, con la técnica del avestruz, a lo que eran avalanchas en toda regla provocadas por alborotadores). ¡Qué miedo dan algunas palabras disfrazadas con el diminutivo! Desde aquel año, hemos seguido sufriendo embestidas y siempre con la esperanza de que no se repitieran. Pero el rayo no cesaba y los derrotes tampoco. Así las cosas, ahora todo se complicaba por el difícil panorama internacional que sufrimos. Sevilla no es una burbuja y, ante determinados gritos y ruidos, las personas han reaccionado acordes con esas circunstancias actuales. Nada, pues, de histeria o psicosis. Encima…, no nos insulten. ¿Piensan algunos que aquí no se lee la prensa ni se ven los telediarios? El lodo ha subido de nivel, tiene demasiado detritus y apesta. La Madrugada se ha convertido en una ciénaga donde chapotean a gusto algunos indeseables a costa de las lágrimas y el desamparo de la mayoría.

08
Abr/2017

Personajes secundarios

Romano Amargura 2

En un mundo tan exhibicionista como el que vivimos todo el mundo quiere cobrar protagonismo. No importa el costo. Cedemos la privacidad por un plato de lentejas, cuando la intimidad es como un buen plato de langostinos sanluqueños regados con la mejor manzanilla. “O César, o nada” parece ser el lema de nuestro tiempo, aunque el imperio que gobernemos sea demasiado estrecho e inane. Quedar entre los diez primeros en alguna cosa se considera irrelevante, aun cuando eso mismo lo pretendieran miles de aspirantes que ni siquiera consiguieron llegar a la meta. Queremos ser únicos y brillantes. Raramente reconocemos la primacía de alguien en cualquier campo, porque equivaldría a confesar la propia inferioridad. Pero miremos sobre las canastillas de los pasos. De respiraderos para arriba solo hay dos protagonistas entre tantas imágenes: Jesús y María. Los demás, todos, personajes secundarios; pero no iguales: Juan, Pedro, Judas, María la de Magdala y Marta la de Betania, sayones, romanos o sanedritas. Cada uno explica la Pasión a su modo, solo aquellos dos imprescindibles. Pero ¿no importa Pilatos?, ¿no actuó el hombre de Cirene? En lo bueno y en lo malo cada uno puede verse reflejado anónimamente. Cuando suene “Cristo del Amor” y el Señor baje montado en su burra a la Plaza del Salvador, a su plaza, todos quedaremos convertidos en personajes secundarios, inapreciables como gotas de agua dentro de un océano. Uno entre tantos. ¡Qué gloria!

01
Abr/2017

Metamorfosis

Palio montaje 2

Se fue el frío y la ciudad se despereza como un gato que hubiese dormido una larga siesta. Como un gato elástico y hermoso, se acicala, se pule y limpia, dispuesta a disfrutar de lo que es suyo. No quiere encontrar ni más, ni menos, de lo que conoce. La Semana Santa es un espejo que le devuelve la imagen al completo: su belleza, sus arrugas, sus encantos, sus amargas cicatrices. Desconfía de salvadores, de advenedizos, de sabelotodos…, pero los acepta tranquila y comprensiva como el gato deja que lo acaricien sin que se sepa bien quién es el amo, quién manda sobre quien. Ofrece su lomo a la mano áspera, a la dulce, a la enjoyada, a la sucia, a la inocente. Los pasos crecen sin que se vean los duendes que lo hacen. ¿De qué depósito del tiempo salieron los terciopelos, los brillos y la plata, la madera antigua y el silencio que hoy gozamos en los templos?, ¿dónde estarán ahora las abejas que labraron el verdadero olor de la fiesta, cera dispuesta como un frasco entreabierto de perfume que deja escapar su aroma levemente? Noches claras ya porque han desteñido sus azules sobre trajes y chaquetas, cuyos bolsillos están todavía huérfanos de recorridos y horarios. Las mismas calles están ensayando a la espera de gotas coloridas que revistan el asfalto de su propia primavera. Los adoquines, como el parche de un tambor, se preparan para un repiqueteo de tacones y pisadas impacientes. Él, como siempre, tiene las llaves. La ciudad lo espera.