Monthly Archives: Octubre 2011

28
Oct/2011

Pregonero 2012

Hace tres semanas, y por motivo diferente, dediqué este breve artículo de opinión a Ignacio Pérez Franco quien, como ahora sabemos, va a pronunciar el pregón de la Semana Santa de 2012. Siempre he dicho, y esta no va a ser la excepción, que a quienes reciben este encargo sólo cabe dedicarles, de entrada, nuestras oraciones para que Dios les ayude y nuestro apoyo y agradecimiento por aceptar una cruz que pocas espaldas pueden llevar (aunque muchas quisieran) por esta sierpes de la amargura que algunos trazan al pregonero. Después, una vez escuchada la pieza oratoria, pueden y deben venir las críticas que sus palabras hayan merecido, críticas justificadas siempre y que no provengan del resentimiento o de apriorismos sin sentido. No todo puede gustar, claro es, pero desconfío por completo de quien desprecia la labor del nominado por el color de la corbata que usó, por una frase o un olvido que a él se le clavó en el alma. Yo sólo deseo ahora que la Piedad y la Caridad que algunos desconocen a Ignacio nunca le falten.

21
Oct/2011

Sinécdoque

Las cosas verdaderamente logradas lo son por el conjunto que presentan, por la perfección armónica que consigue el equilibrio de sus componentes. En su forma está ya impreso el contenido que desean transmitir. Eso mismo pasa en nuestras procesiones para quienes saben verlas. Por ello, no dejo de asombrarme cuando la anécdota se eleva a categoría, la parte quiere anular el conjunto o el observador se conforma con migajas. Digo esto porque cada vez veo a más gente que, cuando sale una procesión a la calle, no se separa ni un instante del clarinete o del corneta mayor esperando sólo la variedad o el alarde, otros que apenas tienen ojos para la colocación de las flores, hay también expertos geómetras que se limitan a examinar con rigor a capataces y costaleros, o incluso expertos en pasarela cofrade que sólo se interesan por el atavío de las imágenes. Lo siento por ellos, especialistas de la minucia, ahítos de un único plato. No han visto ni comprendido nada. Centrados en la parte se fueron de allí sin ver el todo.

19
Oct/2011

De Palacio viene

Hay quienes tienen una especial habilidad para tomar el rábano por las hojas y olvidan lo fundamental para centrarse en lo accesorio. Digo esto a cuenta de la polémica sobre si desde Palacio alguien ha sugerido que para la elección del pregonero se ofrezca una terna de candidatos que permita veladamente un posible veto. Esto, —que no seré yo quien lo defienda—, ya ha hecho correr ríos de cerveza o combinados espirituosos según la hora y el momento. Se han señalado culpables y se ha evaluado la potencial injerencia como delito de lesa majestad. Sin embargo, lo que sí es seguro es que de esa misma casa ha salido un documento firmado y fechado el pasado 1 de septiembre y del que no se escucha hablar pese a su importancia. Me refiero a la carta que el Sr. Arzobispo y su auxiliar dedican al nuevo curso. Conviene echarle algo más que un vistazo, pues las hermandades están citadas expresamente entre sus destinatarios. Seguro que mucho de lo que allí se dice nos suena, tal vez demasiado, pero eso significa que no debemos cejar en el empeño. Vayan al punto cuatro donde se señalan las prioridades y piensen cuánto podemos y debemos hacer. Si no, no nos quejemos la próxima vez que, ahora sí con toda razón, se nos acuse de falta de eclesialidad. ¿A que escuece?

(Más Pasión, octubre 2011)

14
Oct/2011

Amor y Socorro

Hay hermandades que sólo salen en la prensa porque hacen bien aquello para lo que fueron constituidas. Sus noticias consisten en dar cumplimiento a sus reglas sin otra preocupación, en ésta concentran ya todo su tiempo e interés. Hermandades que aprendieron que el culto y la caridad son fines que no decaen con el paso del tiempo. De eso vive este mundo cofradiero que es mucho más que una semana al año, y lo saben bien quienes quisieran que esto fuera un parque temático bonito y sin fondo. Aquí cada insignia, cada lema, cada símbolo que aparece en la cofradía no es un adorno, sino un emblema que merece ser descifrado. Así entenderemos mejor que, si la Hermandad del Amor recibe ahora la medalla al Mérito Social de Instituciones Penitenciarias, es sencillamente por cumplir con lo que los ángeles de su paso proclaman: Amor y Socorro a los encarcelados. Y todo eso sale del Salvador, como su imponente crucificado, la hermosa muchedumbre infantil que acompaña al Señor de la Sagrada Entrada y la casa áurea de su paso de palio.

09
Oct/2011

Hombre de bien

El bien y la bondad no están de moda —si alguna vez lo estuvieron—. La gente por lo general tiende a mostrarse más malvada de lo que es; aunque, en algunos casos, bien lo sabemos, no es mera pose, sino ejercicio practicado con ahínco. Y, así como los poetas del XIX cultivaban el malditismo como rasgo distintivo, hoy también en las cofradías —que no dejan de reflejar en ocasiones lo peor de la sociedad— existe un cultivo de la maledicencia y lo extemporáneo que parece otorgar a quien lo practica un plus de reconocimiento. Por eso llama la atención, aunque no debería, quien se manifiesta sencillamente y con todas sus consecuencias como un hombre de bien. Es decir, y según la Academia, alguien que actúa con probidad y honradez, con rectitud de ánimo e integridad en el obrar. Uno de ellos es Ignacio Pérez Franco al que sus hermanos del Baratillo acaban de ofrecerle su reconocimiento; no porque haya acabado su mandato, sino por cómo lo ha concluido. En el mejor de los libros de reglas se lee que por sus obras los conoceréis.