Monthly Archives: Noviembre 2010

29
Nov/2010

Vida y obra

La Literatura, como todo en la vida, tiene sus galas y miserias. Hay justicia poética cuando los personajes que han obrado bien reciben su premio al final de la obra y los malos son castigados; mas también hay frecuentes injusticias literarias que se cometen cuando se relega o ignora, sin razón, a quien practicó su arte con excelencia. Entre estos damnificados se encuentra un poeta que, a mi juicio, escribió el mejor libro de versos sobre la Semana Santa y, ahora que se celebra la feria del libro antiguo, sería una buena ocasión para leerlo. Me refiero a Juan Sierra y a su Palma y cáliz de Sevilla (1944). Él, como otros que sufrieron el cruel ostracismo sevillano, no dio el Pregón —obra efímera, gracias a Dios, casi siempre— y todos lo perdimos; pero escribió poemas que piden no mármol, sino bronce.  Viene El Gran Poder y exclama: “¡Oh coagulada sangre negra, gorda,/ oh leño de clavel carbonizado,/ oh joya navegando un frío morado/ en la luna que plena se desborda!”, y vemos cómo pasa el Señor en cada verso.

24
Nov/2010

¿Tiempo de cambios?

Se preguntaba el compañero Gómez Palas, tras la sabrosa entrevista que realizó al Vicario General, si estaremos iniciando una nueva era en el mundo de las cofradías. Esto sólo se sabrá pasado el tiempo, pues los periodos históricos sólo son analizables y explicados con exactitud por quienes los estudian con serena distancia y no por quienes los viven apasionadamente. Pero resulta lógico pensar que, si el pontificado de Monseñor Asenjo logra establecer una etapa claramente definida en la diócesis, las hermandades se verán afectadas en una parte proporcional —salvo que el frikismo cofrade o una especie de integrismo separatista lo impidan—. Los sevillanos, en general, somos demasiado acomodaticios y hacemos bueno enseguida aquello de “más vale malo conocido que bueno por conocer”, de ahí la reticencia de algunos hacia el nuevo obispo (los mismos tal vez que ya olvidaron las desavenencias que se dieron antes con el cardenal). Pero conviene tener memoria y no temer los cambios. Las hermandades han sobrevivido, precisamente, gracias a esa renovación constante en lo accesorio mientras permanecían fieles e inamovibles en su particular carisma. Si no, háganse esta pregunta: ¿tendríamos hoy Semana Santa si hubiera que salir con disciplinantes a la calle?

(Más Pasión, noviembre 2010)

20
Nov/2010

Mi Cristo para Sevilla

Atravesará el puente, por una vez, sin que Caifás le lance el dardo de sus ojos. Se podrá contemplar al desnudo el vuelo detenido de sus manos, la dulce inclinación de su cabeza y el escorzo admirable de su cuerpo. Estarán cerca de Él los que cada lunes santo, como lejanos heraldos blancos, van junto a la cruz de guía y no pueden ver el asombro que produce su andar; o aquéllos que acompañan a su Madre de la Salud y sólo saben de su paso por los rostros ilusionados que deja el Soberano Poder de Dios. Lo portarán jóvenes que sueñan con cambiar el amarillo cinturón de abacá por el algodón negro de una faja. Y Triana, tierra fértil que no se agosta, sacará pecho cuando vea a la más joven de sus hermandades hacer las cosas con la naturalidad de lo auténtico. Entonces, al atardecer, sobre ese mechero de ladrillo y azulejos que sirve de aduana al barrio, Antonio Garduño y Ortega Bru se fundirán en un abrazo eterno, de mutuo agradecimiento, y el pequeño campanario hará un guiño cómplice a la misma torre fortísima.

14
Nov/2010

Mes de elecciones

Noviembre es tiempo de elecciones. Así, más allá de la renovación prevista en alguna Hermandad, el Consejo debe designar pregonero, cartelista para el junio eucarístico, imagen del viacrucis y, por si fuera poco, otro cartelista y su correspondiente pregonero para las Glorias. No le arriendo las ganancias. Decida lo que decida, y mal que le pese, ocasionará agravios, pues cada uno tiene, con razón y corazón, preferencias particulares. Pero lo que sí hace daño, y mucho, son las filtraciones de estos procesos. No acuso al periodista que indaga por oficio en los entresijos y sabe que hay lectores deseosos de conocer cómo se fraguó todo; sino a quien interesadamente comunica lo que se resolvió en privado. Siempre me pregunto en qué lugar queda el elegido cuando se sabe por qué carambolas llegó a serlo; o, lo que es peor aún, cómo quedan dañados los nombres de aquéllos que salieron a la palestra y luego fueron desechados. Como dijo el druida Panoramix a su famoso amigo: “Allons, allons, Astérix! Soyons sérieux!”.

07
Nov/2010

R.I.P.A.

Para conocer de veras una ciudad hay que visitar sus mercados y camposantos, lugares antagónicos, pero definitorios de una determinada concepción del mundo. Basta ir con los ojos bien abiertos al de San Fernando para hacer un estudio psico-sociológico de la Sevilla de hoy y la de ayer. Tumbas de losa limpia con flores de tela recién puestas, mausoleos artísticos o de fúnebre elegancia junto a los ostentosos, olvidados o incluso derruidos; modestos osarios en calles sucias junto a construcciones nuevas con vidrieras brillantes y flores frescas,  tan parejas como adosados del Aljarafe. Pero no deja de llamar la atención la reiterada reproducción de imágenes procesionales que aparecen grabadas o esculpidas sobre los mármoles desde que la Soledad nos recibe en su azulejo. Era como si aquéllos a quienes la muerte ha despojado ya de todo no se resignaran a abandonar esas devociones que en vida llevaron siempre consigo y a la cabecera de su cama. Ahora también les sirven, son su pasaporte para un descanso en paz.

04
Nov/2010

Retablo de devoción

El Cristo del Zurraque tiene nuevo retablo y fue día grande en su casa. No sólo por el mérito de la obra, sino porque hermanos de toda edad y condición lucían esa sonrisa sincera y de satisfacción que se guarda para las grandes ocasiones. De cuanto escuché, lo que más me emocionó fue el comentario que hizo uno de los más antiguos a otro de su quinta: “Con esto, soñaban nuestros padres”. Ésa es, precisamente, la clave que justifica los grandes estrenos de las hermandades, la de sentirse un simple eslabón de una cadena, necesarios cumplidores en una obra viva. Por eso allí se recordó a todos los que se fueron y se puso en alerta a los jóvenes para que no lo olviden nunca. Cada golpe dado a la madera, cada pan de oro bruñido, cada trazo de lápiz o pincel llevaban el nombre de los que nos precedieron y anunciaban que durante cuatrocientos años en aquel exacto lugar, sin moverse nunca de él, miles de trianeros han dado veneración al Patrocinio de María y a un Crucificado que llaman, sin complejos, El Cachorro.

(El Correo de Andalucía, 9-X-2010)