14
Oct/2017

Torreblanca

torreblanca web

Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato presidirá el viacrucis. Sé que cualquier elección conlleva agravios y a mayor número de viacrucis celebrados, —esta será la cuadragésima primera edición—, peor sentará quedarse entre las últimas. La falta de un criterio explícito, que ya debió fijarse, levanta suspicacias y solo espero que en el futuro no recibamos el plante de alguna hermandad enojada. Pero ahora es momento de congratularnos. Torreblanca es barrio humilde que, cuando sale en los papeles, no suele ser por hechos felices ni resulta favorecido en las estadísticas; pero sus calles son tan Sevilla como la de las Sierpes. Nada tiene su hermandad que envidiar a otras con siglos de historia y sí ofrece mucho para imitar. Allí se comprueba cómo un modelo de vida cristiano nacido hace centurias tiene plena vigencia y proyección. No dejan de asombrarme en su procesión esos vivos contraluces, tan barrocos, que han encontrado en el genio fotográfico de José Antonio Zamora un particular Murillo del siglo XXI. Las cosas que allí he visto, por auténticas, me han hecho más grande el corazón. Gentes de bien, en momentos de apuro, salieron de sus casas para ayudarme, mientras quienes tenían la obligación pasaron de largo, igual que en la parábola del buen samaritano. Como dijo Aquel: “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y se las has manifestado a los sencillos”. Discutimos demasiado.

07
Oct/2017

Época aciaga

setas web

Son tiempos de zozobra. Quienes tenían que haber dado ejemplo de firmeza y honradez estuvieron distraídos con sus cosas, por lo visto, distintas de las nuestras. Habían creído firmemente en la impunidad de sus actos confiando en que nada grave aconteciera. Dilapidaron con inconsciencia logros tan ansiados que han creado un clima de desánimo y desapego. Comprueban ahora que la táctica del avestruz es la peor estrategia para quienes deciden ejercer la autoridad pública. Quedarán los lamentos, las exculpaciones que acusen a otros de cuanto ellos promovieron alevosamente, como un monstruo al que se alimenta sin tasa hasta que la cadena no puede atraillarlo y escapa. Hasta la iglesia que afirmamos católica, es decir, universal, acoge en sus templos escrutinios infames, mientras se ofrece el sagrado sacrificio de la misa. Van a faltar evangélicas ruedas de molino. ¿Son los signos de esta época posmoderna? Todo resulta tan triste y previsible que ni la ignorancia absuelve a sus ciegos ejecutores. Cuando los mejores rehúsan, los menos aptos se encaraman a los puestos dirigentes. ¿Creen que no estoy hablando también de cofradías? Miren a su alrededor y hagan la lista de cuántos  hombres y mujeres sumamente válidos declinan ya actuar en las hermandades porque desconocen en ellas lo mismo que allí aprendieron. Demasiados lobbies empeñados en ver un solo plano de una realidad que los supera con creces. No cerremos los ojos. Después, será tarde.

02
Oct/2017

Coronación de Ntra. Sra. de la Salud

salud web

Las cosas, y las personas, cambian inexorablemente. Mirar hacia atrás con ojos elegíacos es tendencia común al hombre, pero rara vez la memoria y la realidad coinciden. Desde la ancianidad o la madurez, la juventud y la infancia se ven como ese paraíso perdido (que nunca fue) y la idealización hace el resto. “Triana ya no es lo que era”, se escucha con frecuencia entre los mayores cuando se sacan a relucir costumbres y vivencias antiguas. Y puede que sea verdad. La piqueta, la especulación, la diáspora forzada y los precios inalcanzables de las nuevas edificaciones han cambiado el paisaje urbano de lo que era casi un pueblo con marcadas señas de identidad. Pero siempre queda un reducto. El Tardón y el Barrio León, como la aldea gala de Astérix, han resistido. Ellos mantienen vivo lo mejor de una Triana desaparecida; porque sus pisos —pequeños y modestos— fueron ajenos a los lujos new age y sus casas —de patios limpios y cuidados— no tienen rejas de fortaleza, sino verjas claras que invitan a traspasarlas. Allí nació y allí pervive con pujanza la devoción a la Virgen de la Salud que, sin tener siglos, iguala la fuerza con la que creció en aquella orilla del río el amor por la Esperanza, la Estrella, la O y, también, por las gloriosas advocaciones del Rocío, María Auxiliadora o la imagen chiquita del Patrocinio. El barrio está de fiesta. Las tempranas colgaduras de los balcones ya lo avisan. Hay ese runrún que precede a los días grandes y hace felices a los que sueñan vivir lo que otros ni siquiera pudieron pensar. Tampoco los olvidamos. Las ventanas de las que fueron sus casas, las flores de sus cuidadas macetas, las fotografías de sus dormitorios, los azulejos, las fachadas blancas como túnicas permanentemente expuestas, los objetos que tocaron… traerán ese día el recuerdo de sus devotos en una interminable letanía de nombres propios: Amparo, Manolo, Paquita, María, Antonio, Rosario… Porque la Virgen de la Salud siempre estuvo con ellos, hoy sus descendientes lo proclaman con gozo.

(Más Pasión, nº 117, octubre 2017)

30
Sep/2017

Algunos hombres buenos

gitanos web

Para que todo en la vida funcione con acuerdo y decencia —desde una comunidad de vecinos a una empresa, pasando por las familias e incluyendo a las hermandades—, necesitamos gente de bien capaz de sopesar los problemas y actuar con verdadera justicia. Personas a las que no importe ceder si el beneficio común es mayor que el éxito personal o pedir perdón si creen haberse equivocado, aunque sea mínimamente. No hay tantos hombres buenos como para que ninguno pueda ser dilapidado. Es más, cuando tenemos la fortuna de encontrarnos con uno, existe la obligación de aprovecharlo al máximo, porque con ello todos seremos mejores. Si preguntáramos en este mundo de las cofradías por alguien que sobresalga por dicha cualidad, quizás ninguno concitaría tanto consenso como Pepe Moreno, ese hombre dos veces grande que dirige la hermandad de los Gitanos. No se merece Pepe otra cosa que el reconocimiento afectivo, discreto y cortés que logran quienes combaten limpiamente. Demasiadas veces sobran aquí abrazos y besos —Judas también va en lo alto de los pasos—, pero no abunda como sería menester esa ternura que el Papa reclama a los cristianos de hoy. Con esa carta, don José Moreno Vega ha conseguido que se pueda decir de él lo mismo que escribió de sí un poeta que nació en la casa palacio de Las Dueñas: “y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,/ soy, en el buen sentido de la palabra, bueno”. Hay palabras que son timbre de la más pura nobleza.

23
Sep/2017

Bienvenido Puelles

Grupo SER

Fotografía: Curro Casillas, Revista Primavera 2016, Cadena SER

No es fácil escribir de un amigo, porque resulta complicado ser ecuánime. Pero, —lo dijo Cervantes—, si la vara de la justicia ha de doblarse que sea solo por el peso de la benevolencia. La fortuna me ha regalado múltiples conversaciones con este hombre grande, de barba abacial y riguroso corte de pelo, que Montañés hubiera tomado por modelo para algún santo varón de retablo. Hasta cuando discrepamos me hace un inmenso favor, pues me obliga a repensar mis opiniones en busca de los mejores argumentos. Persona de ideas claras, de frente y por derecho. Si hablo de él ahora es porque acaba de estrenar una marcha —“Coronación de Ntra. Sra. de la Salud”— que es una joya, otra más entre tantos regalos (muchos de ellos recién expuestos) como está recibiendo la Virgen blanca de Triana. En esas notas, suena un Lunes Santo de gentío y globos, están los ancianos de la Fundación Carrere, el aleteo entre naranjos de las caladas bambalinas y hasta el sol de la tarde cuando el barrio es una fiesta y el paso debe andar con ritmo y alegría camino del Puente. Vibran las cornetas como brilla la plata de su palio, rezan las flautas una salve y vuelven a la memoria quienes se fueron, se oyen los clarinetes y uno teme que todo sea ya un manto que se aleja entre candelabros. Sí, Bienve, lo has bordado y tengo que escribirlo. Perdóname. Y Ella, Fuente de la Salud, que ha recibido ya cinco piropos tuyos en forma de partituras, va a darte siempre cuanto mereces.

16
Sep/2017

Cambios a la vista

sillas 2 web

La Semana Santa que hemos conocido ha llegado a su fin. Han cambiado las circunstancias. En realidad, la celebración no se ha detenido nunca; por eso pervive. Si un sevillano del siglo XVII la viese hoy, no sabría reconocerla; pero tampoco uno de la más cercana posguerra. Es verdad que algunos problemas requerían soluciones que ya debían haberse adoptado y, como el avestruz, se prefirió esconder la cabeza bajo tierra. La cruda realidad de una bulla convertida en masa, la falta de civismo, la ignorancia social y religiosa y, ahora, la amenaza terrorista han puesto al aire las vergüenzas de una fiesta pública. No pocos hemos venido diciendo que esto o lo solucionábamos los cofrades o nos lo acabarían arreglando. Ya han sonado las trompetas. Además de la aplazada decisión sobre el Martes Santo, en la que el CECOP tendrá mucho que decir, está el tema de la Madrugada. El mismo organismo ha advertido claramente que sobran sillas en Sierpes y que, en la Avenida, es necesario crear una zona de evacuación. Digo más, o las sillas que permanezcan en Sierpes se anclan o apenas servirá de nada y, más importante aun: las zonas de paso que atraviesan esta calle deben ensancharse y coincidir a un lado y otro de la misma para  no convertirse en peligrosos embudos. ¿Y qué dirá el CECOP de la Campana, donde la salida natural de emergencia hacia Martín Villa está colapsada por una inmensa parcela de abonados? Les hemos dejado el campo libre. Y lo saben.

09
Sep/2017

De aquí para allá

martes santo web

Anda la cosa revuelta con la propuesta del Martes Santo para cambiar orden e itinerarios. En el último Más Pasión, las firmas de J. Márquez, P. García, C. García Lara, M. Daza o C. Prieto ofrecen todos los matices oportunos y a ellos me remito. También allí, Gómez Palas, con su habitual agudeza, enjareta el mismo problema en una entrevista sin desperdicio al hermano mayor de Los Estudiantes. Menuda alineación de periodistas. Léanlos despacio. Por mi parte, voy a centrarme en algo que no debiera pasar desapercibido, porque, lejos de ser un aspecto colateral, tiene más miga de lo que aparenta. Me refiero al papel que va a jugar en adelante el Consejo de Cofradías como institución. El plan del Martes Santo lo han trazado las hermandades del día, si no a espaldas, sí al margen de su delegado de día. Se ha presentado un trabajo —meditado, resolutivo y unánime— al que la junta de sección de Penitencia debe dar el plácet el próximo lunes. Si se aprueba, los cargos del Consejo saben que serán puenteados por otros días cada vez que convenga y que su papel quedará definitivamente orillado a las consabidas elecciones de pregoneros, cartelistas y a gestores económicos. Si se deniega, —y no cuentan para ello con el amparo del cabildo catedral ni del delegado diocesano— hasta el ayuntamiento y el CECOP podrían meter baza en su defensa. El problema no está en saber dónde empezará la carrera oficial, sino en saber si el Consejo queda herido de muerte.

03
Sep/2017

¡Vale pulpo!

sillas web

Con tres semanas de retraso sobre lo prometido, acabó presentándose el esperado informe donde las autoridades iban a explicarnos el feo asunto de la última Madrugada. Y aún así se nos advierte que no está terminado. Pues nada, ¡ánimo!, a ver si algún día… Pero lo peor es que ha sido como el parto de los montes de la fábula y, después de mucho ruido, lo que ha salido de las entrañas de la tierra es un mísero ratón. Mucho inquirir, mucho estudiar vídeos y examinar mensajes de wasaps para concluir que lo primero que se dijo era ya lo definitivo: que una pelea en Arfe causó una paranoia colectiva que alcanzó a 62 calles (ni una más ni una menos) y que se propagó a la velocidad del sonido. Ea, ahí queda eso. Va a ser verdad que, como en aquel anuncio televisivo, el pulpo es un animal de compañía. Y, como todos queremos seguir “jugando”, habrá que aceptarlo. Vamos a tener que olvidar que muchos de los que estuvieron en Arfe (incluidos los nazarenos más próximos) lo nieguen, que un comerciante de la zona indique lo mismo, que allí apenas hubiera público y, puestos a ser tolerantes, vamos a considerar en fin —como prueba de buena voluntad— que somos (un poco) tontos. No quiero decir con lo anterior que yo crea que esto ha sido algo organizado de antemano con perfecta infraestructura o que existiera un complot político (como también se ha insinuado). Sencillamente pienso que las autoridades no tienen ni idea de lo que ha pasado. Pero como no pueden repetir la cantinela que emplearon en el 2000 y afirmar otra vez que no lo saben (si es que en el 2000 no llegaron a saberlo…), pues se han liado la manta a la cabeza: han hecho un vídeo con un croquis penoso, han acudido a teorías sobre el sonido (como si no supiéramos que hay teorías para defender las cosas más opuestas) y han hecho su correspondiente rueda de prensa. En 2016 se otorgaron un sobresaliente… porque sí; y este año ¿qué nota se dan? Silencio. Además, el pulpo con tantos brazos puede aferrarse muy bien a la panacea de las vallas.

(Más Pasión, nº 116, septiembre 2017)

02
Jul/2017

Tuit de luto y esperanza

Copia de ESTRELLA TWITTER(Foto: Hdad. de la Estrella)

Las palabras importan siempre. Son bálsamo o puñal, según se usen. Nada resulta más difícil de olvidar que aquello que se dijo en circunstancias difíciles: una frase que causó un daño irreparable o esa expresión que sirvió de consuelo y apoyo a quien se tambaleaba a punto de caer. El pasado 17 de junio moría en una plaza francesa el torero Iván Fandiño y la Hermandad de la Estrella —su hermandad— salió del burladero del silencio para lanzar a los cuatro vientos un tuit donde se leía: “Consternados por la muerte de NHD Iván Fandiño, elevamos nuestras oraciones para que la Virgen de la Estrella interceda por su alma. DEP”. Era ya el único quite posible al horror, invocar a la Dolorosa de nácar y dejar en sus manos el tránsito del difunto hasta los brazos del Hijo. No es poco para los que tenemos fe. La foto que lo ilustraba no podía resultar más simbólica. Vestida de luto y azabache, sin corona, la Virgen de la Estrella mostraba su duelo… Curiosamente el tuit anterior a este, publicado aquella misma mañana, la representaba ataviada de reina con un terno blanco y oro junto a la oración del ángelus, la máxima declaración de la confianza en Dios. Ese era exactamente el contraste del día. El que siempre nos amenaza a cada uno: de la alegría al dolor, del blanco al negro, sin saber cómo ni cuándo. ¡Qué sensibilidad y qué categoría la de quien despreciando dimes y diretes publicó en las redes aquel dolor compartido! Soy aficionado a los toros. He visto centenares de veces a los toreros hacer el paseíllo envolviendo su cuerpo y sus miedos con un capote de seda que, como un retablo ambulante, lleva bordado la imagen de sus devociones entre flores y arabescos. No es superstición, sino una declaración de fe. Y ese tuit que alguien puso, y que ha dado ya la vuelta al mundo, ha sido una luz de esperanza; como la que experimenta un hombre de oro mientras persigue la gloria y dirige una mirada furtiva desde el albero a su capote extendido en la barrera de una plaza de toros. Descansa en paz, hermano.

(Más Pasión, nº 115, julio-agosto 2017)

01
Jul/2017

El verano ya llegó

sevilla verano

¿Se acuerdan del estribillo de aquella canción pegadiza y absurda como casi todas las que se ponen en los chiringuitos playeros a toda pastilla? “El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó…” Pues eso digo yo. Que el verano ya está aquí (“para hacerte feliz…”) y todavía no ha salido a la luz el prometido informe que iba a aclarar los desgraciados sucesos de la última Madrugada. Será que con los aires acondicionados a tope en los despachos oficiales no se habrán enterado de que no solo estamos en la estación estival, sino de que incluso hemos pasado la primera de las olas de calor y, si se pudiera surfear en estas, Sevilla sería la Tarifa del interior peninsular. Después quieren que confiemos en los políticos… Claro que en las primeras declaraciones de abril, cuando el 21 de junio aún se veía muy lejos, era fácil decirlo. Qué largo me lo fiáis —pensaría agazapado el fantasma de don Juan—. Pero resulta que hay quien recuerda las cosas y, además, las hemerotecas son muy chivatas. Y, para colmo, algunos periodistas sacan a la luz declaraciones de personas afectadas que contradicen los anticipos oficiales que, como globos sonda, se habían ido lanzando. Preveo que en algún archivo de ordenador hay un informe dispuesto para ser enviado a la impresora, pero que nadie se decide a darle al intro porque es difícil comulgar con ruedas de molino. Pulso el play de nuevo y suena: “El verano ya está aquí. Llénalo de colores, de sueños y amor”. Pásenlo bien.