29
Nov/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Hay que entretener el invierno

161128 MORA CASAS MORANTE

Mientras se especula con la nómina de matadores que abrirá la temporada sevillana, el adviento taurino brinda otros lances de copa y chimenea. Pero la maquinaria del toreo no se ha detenido y ya se cocinan los primeros carteles de la próxima campaña

Publicado el 29 de noviembre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía

2017: Vamos a montar carteles, tralalá…

En la calle ya se habla del hipotético cartel que podría abrir la temporada sevillana en la siempre lujosa tarde del Domingo de Resurrección. Morante, Manzanares y el joven Roca Rey con los toros de Cuvillo son el póquer de ases que ya corre de boca en boca entre los aficionados y que podría estar madurando en el magín de la empresa. Pero se trata de una noticia que aún no lo es. La verdad es que la combinación se baraja en los cenáculos taurinos y no pocos medios sin que Ramón Valencia, ojo, se haya sentado a hablar aún con los interesados. Pero no falta mucho para que lo haga. Los Reyes Magos han dejado de ser los encargados de despejar la plaza de la empresa Pagés para abrir el tiempo de negociaciones. Son modos más adecuados para los nuevos tiempos. La que sí parece más que segura es la reincidencia del diestro de La Puebla, que volverá a trazar cuatro o cinco paseíllos en la cima del monte Baratillo en la temporada 2017. El hacha de guerra, ahora sí, está a buen recaudo.

Una fotografía, dos toreros y un empresario

Y hablando del diestro cigarrero no podemos dejar de comentar la fotografía publicada por Juan Mora en su propia cuenta de Twitter. En la imagen se le ve en amor y compaña junto al propio Morante y a Simón Casas -hechos un brazo de mar- en algún lugar de la Puerta del Sol de Madrid. El productor debe haber puesto su chistera al fuego para cocinar algunos conejos. Es lo que más le divierte aunque no siempre es lo que mejor se le da. Eso sí, ya le ha cortado dos orejas y un rabo al Soviet Supremo del torismo y parece decidido a contentar a ese sector duro -ha reseñado dos corridas de Miura para la próxima campaña en Las Ventas- pero también estará diseñando alguno de esos sonetos de arte y ensayo en los que realmente se siente a sus anchas. Mora, activo usuario de la conocida red social, ilustraba la fotografía con un comentario enigmático que invita a pensar en algún acontecimiento. “Quién sabe, igual unas estaciones más adelante se da en Las Ventas…” No sabemos si dichas estaciones son meteorológicas o de metro. Lo que sí sabemos es que a los tres de la foto les va la marcha. Ya lo dijimos la semana pasada: Nos vamos a divertir…

Un poco de parafernalia taurina

El caso es que Morante nos sigue prestando el hilo argumental del Observatorio de esta semana. Lo tienen a todo color ahí al lado: el matador cigarrero ha regalado a la cofradía del Baratillo el hermoso y original vestido verde lago con el que desorejó a Dudosito, ese boyante toro colorao de Álvaro Núñez Benjumea con el que selló el desagravio definitivo con la afición baratillera. El traje, de inusuales delanteras bordadas, nos lleva a la Edad de Plata, una apasionante época del toreo sin la que no se puede entender el particular imaginario taurino del diestro de La Puebla. Después de la muerte de Joselito se impuso esa moda indumentaria que no llegó a prevalecer. En los años 30 volvieron -notablemente estilizados- los clásicos alamares. Pero ya que la cosa va de historia no está de más recordar el 175 aniversario de Lagartijo El Grande, primer Califa del toreo y uno de uno de los pilares fundamentales de este arte. La referencia nos sirve para trazar algunas analogías con Enrique Ponce, que ha ganado la prestigiosa Oreja de Oro de Radio Nacional con 27 temporadas de matador de toros cumplidas y más de tres décadas de profesión. La longevidad profesional del maestro valenciano es comparable a la del califa cordobés. Esta misma temporada se produjo un hecho histórico que hizo frotarse las manos a los ratones de biblioteca. Cuentan que Ponce superó la marca de Rafael Molina en Santander. El coloso cordobés contaba en su haber con 4867 toros estoqueados. Ponce rebasará más pronto que tarde los 5000. Y los que le quedan.

22
Nov/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Los números siguen sin salir

161206 CONTABLE

Juanma Lamet ha publicado un estudio estadístico que vuelve a delatar el descenso de los espectáculos taurinos celebrados entre las dos últimas temporadas. Mientras tanto, Casas comienza a sacar los primeros conejos de su imprevisible chistera

Publicado el 22 de noviembre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

La industria del toreo vuelve a la recesión

El estudio publicado por Juanma Lamet en el diario Expansión merece una mención detenida. Este especialista en información económica destaca un dato fulminante que debe llamar a la reflexión: los festejos celebrados en plazas de toros han caído más de un 8%. Conviene desglosar esos datos atendiendo al mismo estudio. En 2016 se celebraron 1.050 espectáculos, 95 menos que el año anterior. Paralelamente, los llamados festejos populares -encierros, capeas, recortes, sueltas de vacas- vuelven a exhibir músculo y viabilidad económica al incrementarse más de un 16% en los últimos años. No se vayan todavía, que aún hay más: Lamet alude a otras tendencias contemporáneas, como la paulatina sustitución de los tradicionales festivales benéficos -que caen un 15,5%- por exhibiciones de toreo y tentaderos públicos que acarrean costes muy asumibles. El problema es la pela, oiga…

Una vuelta a las cifras de los felices 80

Nos interesan especialmente las cifras de festejos mayores. En 2016 se han celebrado siete corridas menos -443- que el año anterior aunque el autor recuerda que esos números son muy similares a los registrados en los años 80, cuando el cómputo de corridas rondaba una media de 476 festejos al año. Eso sí, el desplome de las novilladas picadas -de costes casi inasumibles en la actualidad- vuelve a ser una losa que planea sobre el futuro del sector. En 2016 se dejaron de celebrar 42 novilladas. Tan sólo se verificaron 216, certificando la lenta defunción de un circuito que demanda un nuevo marco legal y económico para evitar su extinción definitiva. Los rejones tampoco se han librado de esa recesión. Se han contabilizado 195 espectáculos de argumento ecuestre, casi un 5% menos que el año anterior. Está visto que hay que moderar el entusiasmo aunque conviene recordar algunos datos de los que algunos no quieren oír ni hablar: por ejemplo, que los espectáculos taurinos aportan a las arcas del estado -a cambio de nada- tres veces más que el cine; o que en su conjunto la Tauromaquia es la actividad cultural que realiza mayor aportación a las arcas públicas en ingresos fiscales, tal y como reveló el profesor Juan Medina en un difundido estudio que -ateniéndose a las cifras recogidas en 2013- cifraba el impacto económico global del sector taurino en 1.600 millones de euros. Pues eso.

Los fantasmas ‘toristas’ de Simón Casas

Simón se enfrentó a las fauves en un coloquio organizado por la Asociación El Toro en la madrileña Casa Patas. Se trata de entretener el invierno taurino. Algunos ayatolás del traído y llevado torismo le esperaban con la escopeta cargada y la hoguera encendida. Pero el productor, que llegó acompañado de Curro Vázquez, salió más que airoso del trance empleando sus mejores armas: la florida verborrea. ¿No queréis caldo? Os voy a preparar siete tazas, amiguetes. Casas animó el cotarro anunciando una corrida del indiscutido y laureado Victorino Martín para estrenarse al frente del Foro en una fecha declinante: el Domingo de Ramos. El ruido de sables cesó; los revólveres volvieron a sus fundas, se apagaron los fuegos… El empresario francés sabe darle la vuelta a cualquier tortilla, decir lo que se quiere escuchar y, perro viejo, ha asumido perfectamente que el discurso torista tiene que formar parte de sus propuestas. “Quisiera acabar mi carrera aportando algo al torismo”, espetó a un auditorio que llegó a acusarle de querer echarles de la plaza. ¡Qué fenómeno! Simón Casas debe estar cocinando algo en el magín para dejar a todos contentos. El sambenito torerista le obligará a mostrarse como paladín de cierto tipo de animal que no siempre embiste pero que sí alegra las pajarillas  a un sector tan minoritario como ruidoso. Simón sabe con quién se juega los cuartos. Nos vamos a divertir…

15
Nov/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Tequila connection, tercer asalto

161122 tequila connection

La entrada de los caudales mexicanos de Alberto Bailleres en la arquitectura empresarial de la familia Chopera no ha sorprendido al mundillo de las sedas y los oros. Eso sí, supone el tercer intento de colonizar la patronal taurina española

Publicado el 15 de noviembre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Tradición vasca con contante capital azteca

El fallido asalto a Madrid había aplazado la preconizada alianza con Pablo y Óscar Chopera. El grupo de Bailleres había optado por aliarse con su tío y su primo -los Choperitas, para entendernos- en ese concurso por la plaza de Las Ventas que se llevó Simón Casas por sorpresa y en el último segundo. Y hablando del productor hay que recordar que fue el primero en dinamitar aquella Fusión Internacional por la Tauromaquia -la FIT- de la desconocemos su futuro. La salida del locuaz empresario francés de esa plataforma empresarial dejó en agua de borrajas parte de las pomposas declaraciones de la iniciativa alentada por los mexicanos que nació hace casi dos años entre acordes de lira y vapores de ambrosía. A pesar de todo, la plataforma sigue detentando la gestión de un buen número de plazas del tercer circuito y el apoderamiento de toreros como Morante, Ginés Marín y Diego Urdiales.

Atención: una simbiosis de dirección única

Pero al grupo le seguían haciendo falta plazas grandes para lograr sus objetivos. Dejando a un lado ciertas intentonas en las que a estas alturas es mejor no entrar ni salir; con la plaza de Córdoba en barbecho; las de Málaga y Vitoria pendientes de un hilo; y después de fracasar en la conquista de Madrid, la FIT sólo contaba en la Madre Patria con los cosos pacenses aportados por Pepe Cutiño, bastión fundamental en el desarrollo de la iniciativa en esta orilla. Resumiendo que es gerundio: hacían falta escenarios de primera. Es, en definitiva, el tercer asalto del grupo empresarial mexicano, más allá de las siglas que alumbraron esa F.I.T. Pero, ojo, la alianza Bailleres-Chopera no tendrá reciprocidad. Los mexicanos van a colonizar o recapitalizar la arquitectura empresarial de los vascos. Pero éstos no tendrán arte ni parte en la retícula taurina de los manitos. El grupo comandado por Alberto Bailleres accede a la gestión compartida de las plazas de San Sebastián, Logroño, Palencia y Almería. También a la de Salamanca, que los Martínez Labiano alternan con sus parientes Martínez Uranga. Pero la joya de la corona, a pesar de la imparable decadencia de su Semana Grande, sigue siendo el trascendental ruedo de Bilbao. Los Chopera son los encargados de regentar esa plaza por delegación de la propiedad de la plaza de Vista Alegre, que comparten la Casa de la Misericordia y el propio Ayuntamiento.

La absurda demonización de lo taurino

El lance animó las redes sociales la pasada semana. La delegación provincial de Cáritas de Salamanca se había negado a aceptar un donativo procedente de una iniciativa solidaria de la asociación Juventud Taurina de la propia capital charra. El cruce de aclaraciones y puntualizaciones sólo sirvió para enfangar aún más el asunto. Más allá de la entidad caritativa se apuntaba a una persona concreta que habría enredado un asunto que sólo sirve para demonizar -una vez más- un mundillo sano, legal y protegido por la ley que ha vuelto a ser colocado a los pies de los caballos de la opinión pública. ¿Es sucio el dinero de los toros? No añadiremos una línea más al asunto pero sí recordaremos las cientos, miles de veces que los toreros se han vestido de corto o los ganaderos han donado sus reses bravas para sufragar obras solidarias que, en tantas y tantas ocasiones, tenían como destino y titular a Cáritas Diocesana. No está de más recordar a una figura singular, especialmente querida en este planeta de los toros. Se llamaba Leonardo Castillo y era sacerdote. Le llamaban el padre Festivales y fue el motor de la fundación Costaleros para un Cristo Vivo. Supo liar y reliar a muchas figuras del toreo para que se jugaran la vida  a beneficio de sus obras de caridad. Y por cierto, don Leonardo detentó, entre los innumerables cometidos de su vida pastoral, la delegación diocesana de Cáritas…

08
Nov/2016

OBSERVATORIO TAURINO: De rey a rey

161108 JULI ROCA REY

El mano a mano de Lima ha centrado la atención taurina del fin de semana y ha dado el pistoletazo de salida a la campaña americana. La retirada de César Jiménez ha refrescado el recuerdo del extinto G-10

Publicado el 8 de noviembre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Rebobinando en el adiós de un buen torero

No ha dejado de llamar la atención la retirada de César Jiménez, un torero que llegó a ocupar la cabecera del escalafón y que había desaparecido en la práctica de los carteles. ¿Qué pasó en este tiempo? El torero de Fuenlabrada era el flanco más débil de aquel famoso y extinto G-10 que alentó la llamada rebelión catódica. Hace ya un lustro: se pretendió sin éxito -poniéndose en dudosas manos- revertir el reparto de los derechos de televisión. Los empresarios nunca se lo perdonaron. Los grandes siguieron a lo suyo; los que andaban amparados por casas grandes bajaron la cabeza con la promesa de no romper más platos y Jiménez se quedó en tierra de nadie. El Cid fue el primero en bajarse del barco y el efecto dominó fulminó el grupo. Las estadísticas permiten comprobar el brusco descenso en las actuaciones de Jiménez entre 2011 y 2012, año de la sedición. A raíz de aquello se quedó parado. Jiménez pudo ocupar posiciones más altas en el toreo; se va sin ruido y con total elegancia. Suerte.

Un duelo en la cumbre para un nuevo tiempo

La reaparición de Andrés Roca Rey era, indiscutiblemente, el gran acontecimiento del invierno taurino. Dos percances sucesivos -en Málaga y Palencia- frenaron en seco la apabullante campaña europea del paladín peruano. Pero, a la vez, sembraron algunas dudas que el jovencísimo matador ha despejado hablando de tú a tú con el mismo matador -El Juli- que le dejó fotografiarse a su lado en el patio de caballos de la plaza de Lima cuando sólo era un niño que soñaba con ser torero. Algunos años después de aquella imagen ha vuelto a retratarse con el maestro. Pero ahora lo ha hecho vestido de luces y sabiéndose el foco de la extraordinaria expectación mediática que abarrotó el histórico coso de Acho en la yema de la feria del Señor de los Milagros. Ese mano a mano contenía otras claves simbólicas: se festejaba que el vetusto escenario americano ha cumplido 250 años. Pero también se escenificaba -del alguna manera- una ceremonia de traspaso de poderes. El Juli mantiene intacto el mando del planeta de los toros pero sabe perfectamente que Roca Rey es el pretendiente con derechos más sólidos para sucederle. El limeño logró salir a hombros pero la primacía profesional del madrileño le hizo abandonar la plaza a los gritos de ¡torero, torero!  Roca ha confirmado al mismo equipo de apoderamiento que le ha acompañado durante la campaña española. Esa temporada acabó pero ya se está pensando en las líneas argumentales de la próxima. Los nuevos matadores y el renovado rumbo de Madrid marcarán la pauta.

01
Nov/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Cifras y letras

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Ramón Valencia ha adelantado algunas claves organizativas de la próxima Feria de Abril. La calidad debe primar sobre la cantidad de los festejos. El espectador ocasional es ahora el principal cliente

Publicado el 1 de noviembre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Los toros: amar en tiempos revueltos

Ramón Valencia ha esperado al final de temporada para avanzar algunas claves organizativas del año que vendrá: se ha hablado del nuevo metraje de la Feria de Abril, del traslado de las novilladas del mes de junio a un horario nocturno en la jornada de los jueves… el máximo responsable de la empresa Pagés también ha mostrado su decepción por el escaso remonte de un abono que no ha notado en casi nada la reconciliación con las primeras figuras. Pero ese abono no cambiará demasiado su metraje aunque el último San Miguel -de aire experimental- invita a pensar que el ciclo otoñal se verá reforzado el próximo año. En el mismo envite, la empresa ha tomado nota para “abrir” ciertos carteles que podrían dar nuevas alegruúas

Cambios que no lo son en el ciclo continuado

Pero la piedra de toque ha sido que el ciclo continuado se retrasará al miércoles de preferia. Antes de que algunos sigan tirándose de los pelos conviene echar la vista levemente atrás: la vuelta de las figuras sediciosas en la última Feria de Abril animó a la empresa a adelantar el comienzo del serial pensando que el abono recibiría una alegría que no llegó. Fueron quince festejos consecutivos, comenzando el domingo posterior a Resurrección y reubicando la matinal de rejones. Al final la gente acudió cuando el cartel lo merecía…  Pero conviene dar un repasito a la última década: hasta 2010 se mantuvo el esquema de los días de vino y rosas que se consagró con el cambio de siglo. El ciclo continuado comenzaba el viernes siguiente al Domingo de Resurrección con una novillada que engrosaba un serial de 18 espectáculos consecutivos. En 2011, con una única semana entre los capirotes y los farolillos no hubo solución de continuidad desde el Domingo de Resurrección, que se sumó a los 16 festejos seguidos que se programaron. En 2012 se volvió -efímeramente- al formato largo y en 2013, con los efectos de la crisis económica en su apogeo y el abono en caída libre, se retranqueó el comienzo del serial al miércoles de preferia sumando 13 festejos seguidos. Las ausencias de 2014 coincidieron con una nueva modificación. El ciclo continuado comenzó en jueves -fueron 12 festejos encadenados- aunque hubo novillada de intermedio el domingo siguiente a la Pascua. Parecido esquema -comenzando en miércoles- se repitió en 2015. Ya sabemos lo que ha pasado en 2016 y para el año que viene se anuncia una vuelta al modelo de transición que brindaría novillada de intermediio y serial de doce festejos. Vamos a ser honestos: ¿no es una oferta adecuada a la actual demanda taurina de Sevilla? Hay que ser serios…

25
Oct/2016

OBSERVATORIO TAURINO: La alegría va por barrios

161025 Barcelona OB

Satisfacción y escepticismo se mezclan en la valoración del fallo del Constitucional. Mientras tanto se tejen nuevas alianzas taurinas para preparar una temporada en la que se moverán las líneas de frente

Publicado el 25 de octubre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Seguimos a vueltas con el asunto catalán

Ha sido la gran noticia del otoño taurino. El Tribunal Constitucional ha certificado la insolvencia legal de la abolición taurina catalana pero eso, desgraciadamente, no quiere decir que los toros vayan a volver a aquellas tierraas. Hablamos de toda la región, no sólo del bastión numantino de la Monumental barcelonesa; nos referimos a las 40 plazas que fueron cayendo, cerrando, se dejaron de montar o simplemente se abandonaron -una a una- en medio de la indiferencia del sector taurino. Ésa es la puñetera verdad. La autocomplacencia de este mundillo no puede ocultar una tozuda realidad: la destaurinización de Cataluña, perfectamente construida a la vez que se consolidaba el proyecto soberanista, comenzó hace casi treinta años con una legislación restrictiva que sigue vigente. Esa normativa sirvió para desmontar el tupido tejido taurino de aquel trozo de España ante la indiferencia del planeta de las sedas y los oros…

Se impone la cautela

¿Hay motivos para la satisfacción? Sí pero, desgraciadamente, la realidad del asunto es bastante tozuda. El viejo Balañá, que ha mantenido la plaza dispuesta para dar toros esta misma tarde, está por la labor pero la sedición declarada de los políticos independentistas y el panorama sociopolítico que se vive por allí lo pondrá muy difícil. Para qué vamos a engañarnos: se armaría la mundial. ¿Hasta qué punto sería positivo? No podemos darle más vueltas. Es lo que hay aunque hay y también conviene recordar –ya lo hicimos en el análisis publicado el pasado fin de semana- que las autoridades catalanas ya han desobedecido en otros asuntos de enorme calado social que afectan a la vida doméstica mucho más que la celebración de la corridas de toros. En cualquier caso, conviene abrir una moderada ventana al optimismo. La plaza Santamaría de Bogotá recuperará su uso taurino, recientemente restaurada, después de cinco años de clausura y ante unas negras, negrísimas, perspectivas sobre su futuro. Como en Barcelona, un fallo de la Corte Constitucional colombiana lo ha hecho posible. Ya veremos que ocurre en las orillas de Mediterráneo…

El dinero se acabó; no hay sitio para nadie

La semana pasada ya abordábamos el asunto. Han pasado siete días más y ha continuado el galimatías de rupturas presuntamente cordiales entre toreros y apoderados de todas las categorías. El siguiente paso suele ser sellar otros apretones de manos que prometen el oro, el moro y la ínsula Barataria mientras se declara pomposamente que el que viene, será el año definitivo. Es lo habitual por estas fechas aunque, seguramente, no con tanta profusión. Tampoco con tantas promesas de amor eterno a pesar de los caminos separados. Estos cambios de pareja de baile sólo sirven para confirmar lo que se comenta en todas las esquinas del toreo: aquí no hay un duro para casi nadie. Es la razón última que precipita tantas rupturas. Las cuentas no salen y algunos toreros se han echado la mano a la cartera después de cubrir temporadas que, en otro tiempo, servían para poner los cimientos de un capitalito. No quiere decir que sea el caso de José Garrido aunque sí ha sido el último en sumarse a esta cadena de adioses, dejando plantado al Tato, que le garantizaba el amparo de espaldas más anchas y que, por qué no decirlo, ha hecho un buen trabajo. Se había aventado que el prometedor diestro extremeño estaba a punto de gravitar en torno a la empresa Pagés pero Garrido se ha decantado por la presunta independencia de dos jóvenes empresarios sevillanos: José María y Luis Garzón. Tienen un excelente proyecto entre las manos. Se les desea suerte y acierto.

18
Oct/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Fue bonito mientras duró

161018 ob

Los cambios de cromos son paralelos al final de cada temporada. Garrido, Moral, El Cid  o Jiménez mudarán de apoderado en 2017, un año que verá eclipsarse el rostro de Molés en la pequeña pantalla

Publicado el 18 de octubre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Cambios en los micrófonos de Toros TV

Manuel Molés dejará de locutar las corridas del reconvertido Canal Plus. La nueva Toros TV -en manos de Movistar- ha decidido relevar al veterano comunicador taurino después de ir apartándolo paulatinamente de ciertas corridas de postín por sugerencia de sus protagonistas. Nada que no sepan. El lance, que no ha sorprendido a nadie, sí ha recordado otras conspiraciones fallidas -las manos ejecutoras se echaron atrás en el último momento- para levantar del asiento a Molés, que ha insistido a través de las redes en que, como Guerrita, no se va sino que le echan. Pero no seguiremos por ahí, a riesgo de perdernos aunque su defenestración ha despertado división de opiniones. Eso sí, recalcaremos que el periodista de Alquerías aún no ha agotado sus siete vidas a pesar de apuntar a la octava década de vida. Son nuevos tiempos para la única ventana televisiva que retransmite la gran temporada. El asunto, ojo, no carece de importancia. En estas cosas conviene ser bueno; y parecerlo.

De formal cordial y de mutuo acuerdo

Y hablando de Molés, hay que mencionar el rumor -o antesala de la noticia- que el veterano comunicador avanzaba, una vez más, en su cuenta de Twitter. Se trata del hipotético acercamiento de José Garrido a la órbita de los Pagés después de su ruptura con El Tato. Las piezas podrían encajar: Manolo Tornay y Santi Ellauri han terminado con El Cid pero aún apoderan a Antonio Ferrera, íntimo de Garrido y guía de sus primeros pasos en la profesión. Lo sabremos pronto aunque el joven matador insiste en que no se ha sentado a hablar con nadie… todavía. El caso es que el final de temporada es fiel al guión habitual: rupturas cordiales y nuevos apretones de manos para sellar relaciones de incierto futuro… Pepe Moral también lo ha dejado con Eduardo Dávila Miura después un año -sólo uno- de relación profesional. Dávila se ha vestido de torero en 2016 y posiblemente lo haga en 2017 en coincidencia con el 175 aniversario de la legendaria ganadería familiar. ¿Ha podido pesar esa circunstancia en la ruptura? También podría ser.

Simón no para…

No es el caso del mentado Cid. El amor se pudo romper de tanto usarlo pero también hay que reconocer que el tándem Tornay-Ellauri mantuvo vivo al diestro de Salteras a pesar de la indisimulable decadencia que siguió a su propia antología taurina en la Semana Grande de Bilbao de… 2008. Manuel Jesús se ha decidido por Marcos Sánchez Mejías. Se les desea suerte a ambos. Y es que unos van y otros llegan. Es el caso de Simón Casas, flamante empresario de Las Ventas, que ayer mismo sumó el nombre de Javier Jiménez a sus activos taurinos. El entusiasmo en los cenáculos taurinos ha sido… descriptible. Se le desea lo mejor. De corazón.

11
Oct/2016

OBSERVATORIO TAURINO: No es país para niños…

161011 NoEsPaisParaViejos

La pólvora gastada en salvas en torno a la hipotética revocación de la prohibición catalana animó el comienzo de una semana taurina que se ha acabado ensombreciendo por la vileza de unos cuantos

Publicado el 11 de octubre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Otra puntada más del ‘reich’ animalista

Nada que no sepan: algunos desalmados han vuelto a emplear las redes sociales para escupir su bilis putrefacta. Desear la muerte de un chico enfermo, Adrián Hinojosa, que ha encontrado en el toro un trozo de ilusión para seguir peleándose con la vida sólo retrata la catadura moral de unos individuos que han perdido la cabeza. No se puede explicar de otra manera. A pesar de la cobardía mostrada -borraron sus perfiles después del vómito- sus nombres galopan por las mismas redes que usaron para retratar su infamia. La Fundación del Toro ya anda tras ellos pero la peor condena será su propia conciencia.

(Casi)todos con Soto

La gente del toro es otra cosa y lo ha demostrado -con alguna ausencia que aún escuece- organizando ese festival en homenaje y beneficio de José Manuel Soto. La cita es mañana mismo y la taquilla de la plaza de la Real Maestranza, además de la preceptiva fila cero, permanece abierta. Manuel Escribano, que aún no puede torear, sí ha comprado un porrón de entradas para regalarlas a los aficionados. Quizá quede aún alguna disponible en el punto de distribución: la tienda Single Bow de la calle Zaragoza. No falten. Será, de paso, el último capítulo de la temporada en el coso del Baratillo

Cataluña: habrá que esperar otra semana…

La información aventada por La Vanguardia había hecho descorchar las botellas de cava -venía al pelo- antes de tiempo. El dictamen del Tribunal Constitucional en torno al recurso de la abolición catalana tendrá que esperar una semana más aunque los que presumen de informados insisten en que será favorable al mundo taurino. En el lado contrario ya han dicho que se limpiarán las narices con el fallo. Pero con eso ya se contaba. Ese fallo, desgraciadamente, hará poco, muy poco, por revocar la irreversible destaurinización de un trozo de España que algunos se empeñan en separar. ¿Quién se atrevería hoy y ahora -con la que está cayendo- a abrir las puertas de la Monumental? La familia Balañá, también es verdad, no ha tocado ni un clavo del monumento ni ha accedido a las jugosas ofertas que le han llovido para su venta o reconversión. La plaza sigue ahí, intacta, pero será muy difícil que un toro bravo vuelva a salir por su puerta de chiqueros. El derrumbre comenzó mucho antes, hace  casi treinta, años, con las primeras leyes y normativas que comenzaron a socavar el toreo plaza a plaza. Podemos ir más allá: la Generalitat detentaría la potestad de reglamentar el espectáculo en el hipotético -y parece que posible- escenario de su vuelta a la legalidad. Quien hace la ley hace la trampa y, para qué vamos a engañarnos: un reglamento catalán sólo alumbraría disparates. El precedente servirá para futuras intentonas pero permitan que este Observatorio se reserve el entusiasmo. Ya lo dijo el señor Lobo…

04
Oct/2016

EVOCACIÓN: El día que murió Antonio Bienvenida

151006 ANTONIO BIENVENIDA

Como la trágica desaparición de Manolete o Paquirri, la absurda muerte del diestro sevillano permanece agarrada al imaginario popular

Reportaje publicado el 7 de octubre de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía, al cumplirse el 40 aniversario del fallecimiento del torero

Para los más jóvenes, Antonio Bienvenida es una calle de la Feria de Abril, la más ancha del real de Los Gordales. Pero los que peinan más de dos o tres canas recordarán aún la honda conmoción que supuso la trágica desaparición del torero el día del Rosario de 1975, hoy hace justo cuarenta años. La historia es conocida pero merece ser recordada. Cuando llegó su hora, Antonio Mejías Jiménez -Bienvenida en los carteles- llevaba un año justo retirado definitivamente de la profesión. Su hermano Ángel Luis había recibido el brindis del último toro que había matado de luces el 5 de octubre de 1974 en la antigua plaza de Carabanchel después de alternar con Curro Romero y Rafael de Paula. Ese mismo año aún había hecho un último paseíllo en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla, también con Romero, y en un cartel que cerraba el jerezano Currillo.

El adiós al vestido de torear no implicó el alejamiento del toro. De hecho, la última vez que lo hizo en Sevilla pudo ser en un fiesta íntima -alternando con el gran Pepe Luis Vázquez- organizada en la Venta de Antequera por el recordado y conocido odontólogo hispalense Joaquín Varela. En ese tiempo, Bienvenida no había interrumpido sus viajes al campo y siguió ciñéndose el traje corto para para participar en los festivales benéficos para los que fue requerido. El último de ellos -no podía saberlo entonces- iba a celebrarse en la localidad charra de Tamames de la Sierra, el día 30 de septiembre de 1975. Muy pocos días después, el 4 de octubre, se cumplía el aniversario de la muerte de su padre, el mítico Papa Negro, y Antonio había acudido con parte de la familia a una misa organizada por la hermandad de San Roque de la localidad madrileña de Colmenar de Oreja, a la que le unían estrechos vínculos desde que los hermanos Bienvenida, con su legendario progenitor al frente, aceptaron torear una serie de festivales para sufragar la reconstrucción de la ermita del santo, arrasada durante la Guerra Civil.

A mediodía se iba a organizar una excursión campera. Antonio; su hermano Angel Luis; sus respectivas familias; los Graña, unos íntimos del Perú que querían ver torear al veterano maestro y también el joven Miguel Mejías, el último de los Bienvenida que se vestiría de luces a mediados de los ochenta sin alcanzar a tomar la alternativa. El destino de aquella comitiva eran los campos de El Escorial. Se habían encerrado unas becerras en la finca Puerta Verde, de la ganadera Amelia Pérez Tabernero. Las faenas camperas transcurrían con relajada normalidad. Antonio Bienvenida había toreado con su acostumbrado magisterio lidiador a una vaca, de nombre Conocida, de excelente reata. Miguel y Álvaro, otro sobrino del maestro, participan en la lidia y apuran los últimos muletazos del animal que es sacado de la plaza por la puerta del campo de la forma acostumbrada. En las corraletas de la placita serrana aguarda otra vaca, bautizada como Curiosa en el herradero, que no hace nada bueno ni malo durante la tienta. Antonio alecciona a Miguel y se decide a dejarla marchar. La puerta la maneja su hermano Ángel Luis que no puede advertir que la anterior becerra, Conocida, había quedado agazapada junto a los muros de la plaza. El viejo torero había quedado de espaldas y no pudo esquivar la violenta entrada de la becerra que le volteó aparatosamente haciéndole caer de mala forma. Bienvenida había girado sobre las vértebras cervicales para quedar inerte sobre el pequeño ruedo. Posiblemente nadie pensaba en un percance fatal. Trasladado a la casa de la finca, siente frío en el tibio otoño serrano. Se le abriga con capotes de brega y se espera una ambulancia. Demasiado tiempo…

Antonio Bienvenida fue ingresado en el hospital madrileño de La Paz. Las primeras esperanzas de recuperación se pulverizan por completo al día siguiente. El torero queda sumido en un coma profundo que sólo se resolverá con su fallecimiento al atardecer del día 7 de octubre, hoy hace justo cuatro décadas. España, como iba a pasar diez años después en Pozoblanco, se estremeció de arriba a abajo.

Bienvenida y Sevilla

La relación de la familia Bienvenida con la ciudad de Sevilla y su entorno fue agridulce y mezcla a partes iguales la gloria y la tragedia. Nacido en Caracas, Antonio pasó la mayor parte de su vida en Madrid pero siempre se le consideró sevillano. Recibió las aguas bautismales en la parroquia de Omnium Sanctorum en 1924 junto a su hermano Ángel Luis, que sí nació en Sevilla recién instalada la larga prole en el barrio de la Feria después de su largo periplo americano. Seguramente la familia pasó sus años más felices en la finca La Gloria, cerca de Dos Hermanas  pero la trágica y truculenta muerte de Rafaelito -el penúltimo de los hermanos toreros-, asesinado en el piso que poseía Ignacio Sánchez Mejías en la Punta del Diamante, aceleró el definitivo traslado a Madrid en 1933. La relación de Antonio Bienvenida y la que siempre consideró su cuna no se interrumpió con el tiempo y tendió puentes con su residencia madrileña. Los toreros que actúan en Las Ventas le rezan a la misma imagen del Gran Poder que presidía la capilla de la  casa de General Mola, la misma que veló su cuerpo hace cuarenta años.

04
Oct/2016

OBSERVATORIO TAURINO: Nuevos horizontes

161004 nuevos horizontes

Se la tenían que dar y se la han dado. El empresario Simón Casas ha ganado la adjudicación de Las Ventas pero está obligado a relanzar social, económica y taurinamente un escenario trascendental

Publicado el 4 de octubre de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

Los números eran tozudos: Simón arrasa

Despedíamos el último Observatorio comentando la jugosa oferta de Simón Casas en el concurso de explotación de la plaza de Las Ventas. Los números ofrecidos por el productor francés pulverizaban la política de mínimos de la empresa Taurodelta, convencida de ser la única invitada de una fiesta en la que hubo tarta sorpresa. Así lo comentábamos el pasado martes. Y así se confirmó en la misma jornada: se la tenían que dar al francés y se la dieron. No cabía otra. Simón ya es el empresario de Madrid y se enfrenta a un reto fundamental: recuperar un espíritu perdido; devolver el toro al alma festiva de la capital y retomar su pulso social. Está claro que hacía falta un revulsivo: en la herencia de los Choperitas -lastrada por las actuales circunstancias socioeconómicas- pesa demasiado el desplome del abono y las paupérrimas entradas registradas en el coso venteño en los últimos años.

En esta película no hay buenos ni malos…

Y algo había que hacer… La última feria de Otoño ha sido un termómetro eficaz de la necesidad de dejar pasar el aire fresco. Tenían en la mano haber convertido el ciclo venteño en una pasarela del toreo que está por venir pero primaron más las miserias de la política taurina que una auténtica vocación de apuesta. ¿Tiene Simón el bálsamo que todo lo cura? Seguramente no. ¿Encarnan los Choperitas un mundo caduco? Tampoco. Antonio Petit da en el clavo en un certero análisis, publicado en Taurología: “ni todo lo bueno está por venir ni dejamos atrás todo lo malo”. Ni más ni menos. Los Martínez Uranga han encarnado una gris seguridad pero los tiempos actuales demandan unas propuestas más arriesgadas que sortear a las doce de la mañana. ¿Es Simón el hombre adecuado? El tiempo lo dirá aunque hay algunas voces en la trastienda del toreo que se tientan la ropa.

Odas y loas

Casas, fiel a sí mismo, ha rodeado la victoria en el concurso de sus habituales juegos florales. Pero la cabalgata de fin de semana que rodea al productor no puede convertirse en una nueva venta de humo. Además de puestos de novelas, charlas, conferencias y carpas de mujeres barbudas hay que hacer buenos carteles.  Ni más ni menos. Simón Casas maneja con mano maestra los resortes de la publicidad pero, como en Zaragoza, el envoltorio a veces supera el regalo. No vale vender la moto para pregonar carteles fulleros. Suya es la palabra, monsieur. Y volvemos a Sevilla, Despeñaperros abajo, para volver a hacer un llamamiento y llenar la plaza de la Maestranza el próximo 12 de octubre. El fin –recabar fondos para el malogrado subalterno algabeño José Manuel Soto y la Cruz Roja- lo merece. A la temporada 2016 le queda un suspiro. Ay…