Monthly Archives: Marzo 2016

29
Mar/2016

OBSERVATORIO TAURINO: UN TIEMPO NUEVO

160503 Maestranza

La lujosa tarde del domingo de Resurrección abrió una nueva temporada taurina en la que ya brillan con luz propia algunos nombres dispuestos a dar mucha guerra. La juventud pide paso…

Publicado el 29 de marzo de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

En las Fallas se ha dibujado el nuevo frente

El fuego purificador del solsticio de Primavera ha servido para marcar las nuevas líneas de batalla. En el ciclo levantino se han dibujado nítidamente los nuevos frentes en los que se dirimirá la auténtica guerra del toreo en una temporada que podría ser apasionante. Ya les hemos contado en algunas ocasiones que El Juli fue el primero en saber, reconocer, asumir y promocionar el nuevo momento. Y esa nueva situación pasa, inexcusablemente, por la eclosión inapelable de una gran figura en ciernes que llega -como una guajira- de tierras americanas. Se trata del jovencísimo diestro peruano Andrés Roca Rey, que ha salido de Valencia convertido en gran triunfador y en el auténtico animar de un cotarro que sólo se lanza definitivamente cuando suena el pasodoble Maestranza en el dorado -y rebajado- albero baratillero.

Otros nombres a tener en cuenta en 2016

El pronunciamiento de Roca Rey debe ser completado con la confirmación de otro valor al alza. Hablamos de otro joven torero que sale lanzado de Fallas. Es José Garrido, que inicia su segunda temporada como matador -tomó la alternativa en la última Feria de Abril- predestinado a entrar en todas las ferias con vocación de aire nuevo. Garrido también abrió la puerta grande de la plaza de Valencia revalorizando un papel que ya estaba cotizando. No es el mismo caso que López Simón, uno de los triunfadores indiscutibles de la anterior campaña que no ha gozado de la misma unanimidad después de actuar a las orillas del Turia. Difícil es llegar; mucho más lo es mantenerse. El matador de Barajas no puede conformarse con el arrojo improductivo si quiere perseverar en esa primera fila que le ha hecho un hueco por méritos propios. Pero tiempo al tiempo, como el que le ha hecho falta a otro joven paladín, el matador charro Juan del Álamo, para devolver el crédito del que gozaba desde sus inicios. ¿Logrará incorporarse al comando del relevo? Sólo depende de él mismo. También de las oportunidades que se le ofrezcan y sepa aprovechar.   Pero, ojo, no podemos olvidar que Enrique Ponce, incombustible desde la veteranía y la madurez, ha salido de Castellón como máximo triunfador. Tampoco se puede obviar la resurrección taurina de Curro Díaz, un estilista que andaba bordeando el pozo del olvido, y culminó entre palmas su Domingo de Ramos madrileño. La temporada se ha lanzado y Talavante enseñó en su única comparecencia sevillana que puede y quiere ser uno de los toreros del año. En los corrillos se habla de los tres avisos de Morante. Lo que importa es como estuvo con ese cuarto

29
Mar/2016

EVOCACIÓN: HISTORIA TAURINA DE MORANTE EN LA MAESTRANZA

elmundo.es

elmundo.es

El diestro cigarrero debutó en el coso del Baratillo en 1996. El pasado domingo volvió a hacer el paseíllo en Sevilla después de dos temporadas de polémica  ausencia

Publicado el 27 de marzo de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

La historia taurina de Morante de la Puebla en la plaza de la Maestranza es larga y estrecha, posiblemente tortuosa; no siempre triunfal. ¿Cómo le recibirá la plaza después de una incomprendida ausencia de dos años? Apuesten a que todo quedará olvidado al primer lance… Se cumplen veinte años de su presentación como novillero en Sevilla, un 10 de abril de 1996 en el que no se dio mal la cosa. El joven José Antonio Morante alternó con Bejarano y Rondino para estoquear un encierro de Sampedro al que cortó una oreja. Pero, como en una predestinación de los tiempos que estaban por venir, en 1997 no se arregló con los Pagés para tomar la alternativa en Sevilla aunque Morante sí llegó a torear dos novilladas -con el corte de otra oreja- antes de su doctorado burgalés, apadrinado por Rincón en presencia de Cepeda.

En 1998 llegó su debut como matador de toros en Sevilla. No pudo salir mejor. Morante hizo el paseíllo descubierto en medio de Pepe Luis Vázquez y Javier Conde un 21 de abril. Cortó dos orejas al sexto ejemplar de Gavira. El diestro lograría un tercer trofeo de un cuvillo el día que testificó la alternativa de Mariscal sustituyendo a Jesulín. Hubo una cuarta oreja que marcó la diferencia y le convirtió en triunfador indiscutible del ciclo. La obtuvo a un sexto de Torrestrella la tarde del uno de mayo. Pero Morante iba a escalar al año siguente la que -hasta ahora- es su cumbre en la plaza de la Maestranza. El torero de La Puebla abrió la Puerta del Príncipe en 1999 vestido de grana y oro después de cortar, pletórico, tres orejas a un encierro de Guadalest un 19 de abril. En su segundo compromiso -con Mora y Tomás- se marchó de vacío pero dejó preparado el terreno para el siguiente año. Tenía que ser el de su definitiva elevación a la cima. Pero la suerte fue esquiva…

La Feria de Abril de 2000 la había organizado Diodoro Canorea pero no pudo verla. Morante, que había firmado una millonaria exclusiva con el recordado empresario manchego, estaba anunciado tres tardes. No hubo trofeos en Resurrección pero el 29 de abril, acartelado con el viejo Manzanares y Rivera Ordóñez le cortó dos orejas macizas a su primer ejemplar de Victoriano del Río. Salió a por todas con el sexto, que le partió por la mitad cuando trataba de iniciar la faena con el añejo cartucho de pescao. Morante quedó roto. La Feria, también. ¿Qué había pasado con la exclusiva? El propio matador la había puesto ya en cuestión con unas declaraciones que no cayeron demasiado bien en las oficinas de Adriano. Llegaban nubarrones…

La definitiva tormenta estaba aún por venir. Aquel mismo año se produjo la caída sucesiva en los carteles previstos para la Feria de San Miguel de Curro Romero, Manzanares padre, Emilio Muñoz, Rivera Ordóñez y… Morante que, con Romero, se excusó a través de un parte facultativo presentado el mismo día del festejo. Se organizó la mundial y el resto está en la historia reciente: los dos artistas quisieron lavar la mancha actuando en un festival a beneficio de Andex y los nuevos gestores de la plaza desestimaron el evento, que finalmente se celebró en La Algaba.
La retirada de Romero sólo fue un paso natural pero en el mismo envite se inauguraban las tortuosas relaciones entre la renovada empresa Pagés y Morante, que sí toreó dos corridas en la temporada 2001 de la mano de Manolo Camará con resultados discretos. El diestro cigarrero quedó fuera de la feria de 2002 sin que faltaran declaraciones polémicas. Quería tres tardes y la empresa ofreció dos. No hubo acuerdo pero en 2003 volvió a a anunciarse en la plaza de la Maestranza para anotarse una solitaria oreja de un toro de Manolo González.

La definitiva ruptura estaba por llegar. Morante se ofreció a estoquear seis toros en solitario el 12 de octubre pero la cosa se enfangó en torno al ganado a lidiar. El torero se llevó su empeño a Jerez de la Frontera y acabó con el cuadro pero la guerra era un hecho y después de romper las negociaciones para actuar en 2004, volvió a desafiar a Eduardo Canorea y Ramón Valencia anunciándose con seis toros en Madrid el mismísimo Domingo de Resurrección. No hubo triunfo pero sí retirada. El torero reconoció que tenía que afrontar un problema psiquiátrico y se marchó a Miami a lidiar con el toro más incierto de su vida. Repuesto, decidió retornar a Sevilla en 2005 pero lo hace en un único compromiso que se resolvió con ovaciones. Las cosas se normalizaron en 2006: colocado en Resurrección, sumó dos contratos más en el ciclo continuado sin que ocurriera nada especial. Si oye alguna bronca y empieza a sentir cierto sentimiento de impaciencia en el público sevillano. Al año siguiente vuelve a descender a los infiernos después de recuperar la gloria en Sevilla y afrontar la campaña de la mano de Rafael de Paula. Pero aquello fue un choque de trenes. Corta dos orejas en Sevilla después de marcharse a portagayola y cuajar una emocionante faena a un ejemplar de Cuvillo el mismo día que Talavante abrió la Puerta del Príncipe. Pero el torero vuelve a eclipsarse después de culminar una nueva, dura y emocionante encerrona en los Madriles. La relación con Paula ya estaba rota.

En 2008, el año de las lluvias torrenciales y la lona ausente, sólo pudo cumplir una tarde en la que, arrebatado, arrancó una faena cantada a golpes de corazón a un toro de Parladé. La segunda tarde contratada, la más esperada del ciclo, fue suspendida por el agua incensante. La de 2009 fue “una feria para Manzanares y Morante”. Así titulamos el resumen publicado por El Correo, en el que también se advertía que El Juli realizó el trasteo más importante de aquel año en el que Morante llegó a cumplir cinco paseíllos.

Seguimos tirando de la hemeroteca para recordar el paso de Morante por la temporada 2009: “coronó su cumbre después de cuajar de cabo a rabo a un soso y remiso ejemplar de Juan Pedro Domecq al que acabó toreando a placer… Pero el diestro de la Puebla ya había roto todos los esquemas manejando el capote, engaño que le sirvió para instrumentar el momento más intenso de la decepcionante tarde de los victorinos. Convencido de su responsabilidad y dispuesto a reconquistar de una vez por todas la que debe ser su plaza… también había arrancado una costosa oreja de un espeso toro de Jandilla”.

Algo había cambiado y aunque la feria de 2010 se la llevó El Juli -también Manzanares- el diestro de La Puebla logró renovar su romance con el coso sevillano después de actuar el Domingo de Resurrección. También lograría revelar su raza de torero peleándose con un complicado e incierto sobrero de Javier Molina. Pero llegó 2011: José María Manzanares indulta a Arrojado; El Juli corta cinco orejas y abre la Puerta del Príncipe. Morante logra salvar los muebles gracias a un quite allí y otro aquí que no le impide salir de puntillas de la Feria.

La feria de 2012 seguía bajo el efecto Manzanares, que cortó cinco orejas y dió un recital. La llamada guerra catódica había dejado fuera a Perera y El Juli. Morante, que volvía a palpar la impaciencia de Sevilla, no pasó de unos quites de perdón aunque había esbozado algunas esperanzas esforzándose a tope el Domingo de Pascua.

La Feria de de 2013 volvía a gravitar sobre las monteras del matador cigarrero, El Juli -que cayó gravemente herido- y Manzanares. Juntos abrieron el abono en Resurrección, una sola tarde que sirvió al madrileño para convertirse en triunfador del ciclo. El listón quedó tan alto, que el de la Puebla y el alicantino pulularon ese día como sombras de sí mismos. Morante era la tercera parte de este banco y uno de los nombres indiscutibles de un ciclo en el que no tuvo toros a modo. Sus recitales capoteros -incluyendo aquella media curromerizante- fueron cumbres de una Feria que saboreó a sorbitos una faena incompleta a un cuvillo. Un año después -rotas las relaciones con la empresa Pagés- llegó el eclipse. Pero eso ya se lo hemos contado.

CIFRAS Y FECHAS

DEBUT EN LA MAESTRANZA
Morante debutó como novillero con picadores el 10 de abril de 1996. Alternó con Vicente Bejarano y Miguel Ángel Rondino y cortó una oreja a un novillo de Hermanos Sampedro.
ÚNICA PUERTA DEL PRINCIPE
El triunfo más resonante del diestro de La Puebla llegó el 19 de abril de 1999. Morante abrió su única puerta del Príncipe después de cortar tres orejas a una corrida de Guadalest.
UNA GRAVÍSIMA CORNADA
Al año siguiente llegaría el percance más grave. Recibiendo con el cartucho de pescao a un toro de Victoriano del Río. Ya le había cortado dos orejas al primero de su lote.
LOS AÑOS DE AUSENCIA
Morante de la Puebla ha estado ausente de la plaza de la Maestranza en las temporadas 2002, 2004, 2014 y 2015. Su última actuación en el ruedo del Baratillo fue vestido de corto, el 12 de octubre de 2013 en el festival organizado a beneficio de la Cruz Roja y el Banco de Alimentos. Volvió el pasado domingo.

15
Mar/2016

OBSERVATORIO TAURINO: El toreo gritó ¡Libertad!

160315 manifestación taurina

La profesión se ha rearmado a orillas del Turia culminando una masiva manifestación que podría marcar el camino. Más allá de la defensa de los valores de la Tauromaquia se pretendía pedir respeto

Publicado el 15 de marzo de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

Una necesaria demostración de músculo

La manifestación de Valencia ha conseguido materializar lo que parecía un milagro: las gentes del toro han caminado juntas por primera vez de forma decidida y masiva para pedir respeto y libertad, dos cualidades que llenan la boca de ciertos actores sociales y políticos que sí las niegan rotundamente a este planeta antiguo, culto y enraizado en el alma ibérica que necesitaba salir a la calle de forma desacomplejada.  Se trataba de marchar sin pedir perdón; sin andar justificando eternamente el ejercicio de una bendita afición que es fuente de ecología, cultura y riqueza. La llama no debe apagarse; toreros, ganaderos, empresas y aficionados deben aprovechar la oportunidad vertebradora que ofrece la Fundación del Toro de Lidia para batallar en todas las líneas de frente dejando los roces sectoriales dentro de casa.

Dudoso tratamiento mediático

El toro mostró en Valencia que si se quiere también se puede a pesar del proceso de distorsión informativa que ha pretendido opacar el alcance de la manifestación dominical. Filmar y cubrir la protesta de diez o doce activistas antitaurinos para equipararla con el grito de varias decenas de miles de profesionales y aficionados es simple y llanamente desinformar. Será difícil volver a ver juntos a Ponce y a Tomás; a El Juli y Manzanares; a Castella y El Soro… La columna parecía el listado del escalafón de matadores, amparados por los pesos pesados de la patronal, los rostros más rutilantes del campo bravo y, sobre todo, el pulso de los miles de aficionados llegados de toda la ancha geografía taurina. Ojalá se repita…

Confesiones de Espartaco y breve descanso

Lo que se había convocado como acto de entrega de un premio -el de la tertulia El Porvenir- se acabó convirtiendo en una intensa, sentida y sincera intervención de Espartaco que merecería ser transcrita y publicada. El veterano maestro, un año después, puso en pie sus miedos, sus ilusiones, el sentimiento interior del torero antes de afrontar aquella puntual reaparición que también supuso su retirada definitiva del toreo. Juan Antonio Ruiz supo desnudar su alma ante un auditorio embelesado que, probablemente, nunca había escuchado hablar así de toros. Queriendo o sin querer; improvisada o premeditadamente. Da igual. Espartaco dictó una hermosa conferencia, una excelente ponencia sobre el ser, estar y sentirse torero que abrió la puerta al verdadero sentimiento de los hombres de luces. Por cierto, este observatorio se toma un descanso capirotero. Volveremos el martes 29 de abril con las pilas cargadas. Quedaran sólo cuatro días para el comienzo del ciclo continuado de festejos.

08
Mar/2016

OBSERVATORIO TAURINO: FERNANDO

160308 fernando-carrasco-libro--644x362

Este pabellón semanal está a media asta y con una hoja entornada… la muerte de Fernando Carrasco ha ensombrecido el arranque de la gran temporada pero, aunque a veces no queramos, la Fiesta sigue…

Publicado el 8 de marzo de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

Memoria, evocación y larga amistad

Era la Goyesca de Ronda de 1989. Ya han pasado algunos años, más de un cuarto de siglo… aquella corrida estuvo amenazada por las medidas paliativas de la peste equina que impidieron trasladar a la ciudad del Tajo la habitual cuadra de caballos de picar de la plaza de Málaga. No sé quién repescó una yegua torda y magra de carnes que, entre todos los picadores, dieron por buena y la corrida se pudo celebrar. No fue el único cambio para echar la tarde hacia delante. El maestro Antonio Ordóñez tuvo que cambiar los enganches de las damas goyescas de la feria de Pedro Romero por una pequeña y colorista caravana de coches de época que no restó brillantez a los previos del evento. En el cartel figuraban el gran Manzanares, Espartaco y un jovencísimo Litri. Los picadores rodaron por los suelos; las orejas se las llevaron los jóvenes y el mejor toreo de la tarde lo hizo el mayor…

Un tiempo que se fue

En una habitación del entrañable hotel Reina Victoria se había improvisado un pequeño y febril gabinete de prensa en el que pululaban los cachorros de la -entonces- nueva hornada de la información taurina, apadrinada por el ya muy veterano crítico y periodista José Antonio del Moral. La memoria rescata a Agustín Arjona, Carlos del Barco, José Enrique Moreno -fundador de este Observatorio semanal- y evoca, tronando por el teléfono de ese cuarto, a Fernando Carrasco. Los móviles no se veían ni en las películas e internet era aún un sueño de ciencia ficción. La profesión permanecía todavía fiel a sus herramientas más tradicionales. Aquella tropa de veinteañeros integraba la breve torre de Babel a la que asistía, mudo, el adolescente que hoy firma esta página… Ese día conocí a Fernando y el tiempo se encargó de iniciar y estrechar una amistad que se demostró sincera, leal y generosa en tantos y tantos detalles. Primero llegaron aquellos actos taurinos organizados desde la ilusionante efervescencia juvenil del Colegio Mayor San Juan Bosco. Después, el encuentro en algún programa de Antena-3 y, definitivamente, el codo a codo en primera línea del oficio sin importar la cabecera a la que nos debíamos.

Sigue el dolor pero la función debe continuar

Han sido tres lustros; quince años de coincidir en tantos y tantos actos; de compartir tantas y tantas cervecitas; de exclamar ese ¡Qué bárbaro, chico! que se había convertido en el grito de guerra de un grupo de amigos -mucho más que colegas de profesión- que se quedaron de piedra en ese primer viernes de marzo que nos acerca a las plantas de Jesús Nazareno. La temporada, ya lo sabías, ha echado a andar. Los jóvenes cachorros están apretando y nos van a dar motivos para renovar nuestra afición. Tu libreta se ha quedado con páginas en blanco para contarlo.

 

 

01
Mar/2016

OBSERVATORIO TAURINO: José Tomás y el espíritu del Gatopardo

160302 El Gatopardo-3

La enésima reencarnación del diestro madrileño ha animado el cotarro informativo del inicio de la temporada. Castellón y Olivenza dan el definitivo pistoletazo de salida a una temporada trascendental

Publicado el 1 de marzo de 2016 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

Cambiarlo todo para que todo siga igual

El príncipe de Salina decía que a veces hay que cambiarlo todo para que todo siga igual. De alguna manera, José Tomás se ha aplicado al cuento volviendo a sus orígenes en este nuevo retorno taurino al solar patrio, que no pisaba -déjenme que eche una mirada a la hemeroteca- desde el ya lejano 23 de agosto de 2014 en Málaga. Su última actuación vestido de luces -ya lo saben- se verificó el pasado 31 de enero en la Monumental de México aunque el cómputo del público congregado fue inversamente proporcional a su entusiasmo final. Después del breve naufragio azteca Tomás ha vuelto a sorprender a propios y extraños al aparecerse en la cartelería jerezana sin que trascendiera ni un solo rumor. Pero es que el impar diestro madrileño retomará el contacto con el toro ibérico de la mano de Salvador Boix, al que había licenciado con honores a comienzos de 2013 poniendo su confianza en Joaquín Ramos -un valioso hombre del toro que siempre le acompañó sin salir de la sombra- y su hermano  Andrés, que no destacó por sus dotes diplomáticas.

¿Nuevas estrategias?

Boix había ido de la mano de Tomás desde su reaparición real de 2007. Dicen que los parámetros de la temporada 2016 podrían acercarse a aquellos primeros compases del reencuentro, progresivamente adelgazado en apariciones y contratos. No serán muchas corridas, eso está claro, pero sí algunas más que las que ha toreado en los últimos años. Hablan de ferias y abonos en trances difíciles. Se mencionan Córdoba, Granada, Valladolid… nada de Sevilla o Madrid. Hay otro dato revelador que podría revelar las estrategias del Divino. En la Feria del Caballo se anuncia con un encierro de Núñez del Cuvillo, ganadería y amigos que el propio torero vetó hace ya un lustro después de que los criadores le hicieran ver la necesidad de revalorizar algunos carteles en vista del continuo dispendio de ejemplares de buena nota que no siempre caían en las mejores manos en vista del escaso fuste de muchos de los compañeros que escogió tantas tardes. El caso es que el nombre rutilante de José Tomás ya cuelga de los carteles de Jerez. Allí estaremos para contarlo.

Algunas cosas que se cuentan por la provincia

Nos vamos, mirando a la provincia. El recuerdo vuela al saber que la plaza de Morón volverá a abrir sus puertas de la mano de una nueva empresa, joven y de reatas cordobesas. Pero el reestreno del coso será sin ver a Manolo Morilla entrar en su palco de tribuno rural a los sones de su propio pasodoble y con aires de Nerón serrano. Cosas de esos tiempos de desmesura que sólo han dejado ronchas. Pero es que si remontamos las orillas, el agua se enfanga al llegar a La Algaba. Las acusaciones un joven empresario de Paterna del Campo -que ya habrían sido retiradas- han puesto en una situación muy delicada al equipo de gobierno municipal de La Algaba, que ya contaba con la subvención de la Fundación Cobre Las Cruces para financiar su necesario y ejemplar ciclo de noveles. En algún medio se ha hablado de presuntas ‘mordidas’. Desde este Observatorio sólo deseamos que los festejos no se interrumpan.