Monthly Archives: Enero 2015

31
Ene/2015

EVOCACIÓN: Salve, don Bosco santo

Sevilla-Don-Bosco1

El día de San Juan Bosco se vivía de distintas formas en el querido y añorado Mayor de nuestros años gozosos e indecisos. Académicamente se saludaba con la entrega de las Becas de Honor. Era –y es- un acto cuidado. Abundaban las visitas ilustres, como las de los cardenales Rosalío Castillo Lara o Antonio María Javierre -hermano del recordado director de El Correo de Andalucía- además del largo elenco de autoridades, personalidades y docentes de la Universidad Hispalense. No faltaba la fiesta social, que aún se celebraba en la propia casa para descalabro y vela de aquel santo llamado Luis Valpuesta. Don Luis mantenía contra viento y marea su solitaria misa de tinieblas antes de coger el desportillado Talbot que le llevaba a los conventos de clausura a una velocidad endiablada. Aquella fiesta de “media etiqueta” se acompañaba de copas y música… también con la visita de las chicas de las Esclavas, las Trinitarias, el Buen Aire… pero el almuerzo de Don Bosco tenía un aire de familia que, pasado el tiempo, sigue arrancando emociones. Han pasado los años pero algunas convicciones permanecen inmutables. Hoy vuelve a ser 31 de enero. La atmósfera del comedor de mi Colegio reaparece intacta: Rufina ha hecho calamares rellenos. Se bebe tinto Concejal y los más borrachines ya mezclan sus solisombras. La sombra ancha de Don Bosco nos abriga aún y seguimos queriendo ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

27
Ene/2015

OBSERVATORIO TAURINO: Las cosas de palacio van despacio…

150127 tendido 4

Publicado el 27 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

La Feria de Abril sigue envuelta en demasiados silencios y escasas certezas. Nada se sabe de Valencia y en Castellón se ha cerrado el paso de la juventud. Mientras tanto, todos esperan el maná de la FIT

Sevilla: muy pocas cosas que contar aún. “No me han llamado todavía. A ver si cuando lo hagan va a ser tarde…”. Son palabras de Enrique Ponce y corresponden a unas declaraciones vertidas en la madrugada del lunes al programa ‘Los Toros’ de la cadena SER. El maestro valenciano se refería a la negociación con la empresa Pagés certificando que el anclaje de los hombres G -con la excepción de Manzanares y el previsible acuerdo con Morante que ya andaría en curso- sigue pendiente de demasiados flecos. Está claro que Ponce, que el pasado año hizo un esfuerzo titánico para poder estar en Sevilla después de la tremenda cornada sufrida en Fallas, anda un pelín mosca. Se había especulado que podía entrar en Resurrección pero su indisimulado enojo viene a remachar un mismo clavo: la cosa está más parada de lo que debería. En el mismo programa nocturno, Manolo Molés aseguraba que las negociaciones con El Juli sí están en marcha. Es lo que se venía asegurando en los cenáculos mejor informados desde hace ya tiempo. Esas conversaciones revocarían la intoxicación informativa que envenena las redes negando la inclusión del madrileño en el abono sevillano, sin que sepamos que oscuro interés persigue verlo excluido de Sevilla. Es una circunstancia que su flamante apoderado, Luis Manuel Lozano, no contemplaría más allá de los tiras y aflojas habituales y las exigencias del madrileño. El veterano comunicador iba más allá aventurando que la corrida de Garcigrande se habría convertido en el oscuro objeto del deseo de los tres grandes. Morante, el propio Juli y Manzanares habrían puesto sus miras en ese encierro que podría adaptarse como un guante al color y el oropel del Domingo de Resurrección, que recuperaría su argumento habitual después del plan B del año pasado. Pues ya veremos…

De la FIT, y dos ferias muy ralentizadas. Mientras tanto, las tribus del toro van encajando poco a poco las nuevas fronteras del negocio. Todos saben dónde y cómo empezará a fluir la manteca y seguramente habrá pocos osados dispuestos a jugar con las cosas de comer. A algunos aún les dura la mueca o sonrisa que pusieron a las cámaras en la presentación del invento. Pero aún falta por saber que hay detrás del humo, las bengalas y las odas declamadas por monsieur Casas en la Academia de Bellas Artes junto a su socio Cutiño y el nuevo chérif del condado. Ya hablamos de las posibles bondades del nuevo eje taurino y ahora resumimos todos sus peligros en una pregunta única: ¿Quién no esté con ellos estará contra ellos? Ya la iremos contestando. Mientras tanto ya se aventura que Matilla –siempre en la sombra y acomodándose a las situaciones- habría llegado a algún tipo de ‘entente cordiale’ para convertir a Manzanares en partenaire de Morante. Algunos hablan de un nuevo G-3 que contaría con Talavante de artista invitado. Esos mismos quieren dibujar un G-2 alternativo con Perera y El Juli, a los que quieren meter en un búnker a la vez que les revisten de un papel numantino que posiblemente tenga que ver muy poco con la realidad. ¿Seguimos hablando de intereses creados e intoxicación informativa? ¿Por qué se insiste en que el extremeño y el madrileño no estarán en Sevilla? Seguramente hay interesados en que no se resuelva nada…

Pocas novedades. Sin solución de continuidad, la temporada está empezando a engrasar su maquinaria sin demasiado entusiasmo. El anuncio o argumento de las primeras grandes ferias del calendario -hablamos de Abril y Fallas- sigue demorándose más de lo deseable y en el caso valenciano sigue sin rubricarse la concesión de la plaza a don Simón y su tropa. En Castellón han decidido encerrar la imaginación con llave. Cosas de la casa. Se ha optado por un ciclo con tan pocas sorpresas como escasos riesgos. Sobran nombres quemados y faltan puestos para jóvenes con auténtica proyección junto a las grandes figuras, que también tienen su cuota de responsabilidad, ¿no? La negativa a abrir plaza se ha convertido en un argumento ajado que no justifica la pretensión de romper un uso inmemorial que resuelve muchos más problemas de los que crea. Abríguense, que hace frío.

26
Ene/2015

EL REPASO (VIII): Daniel Luque, los dinteles de la madurez

daniel-luque-02 José Manuel Cabello

Publicado el 25 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

El joven matador de Gerena ha forjado una temporada de valioso crecimiento personal que despeja su futuro inmediato. Su nombre -ahora sí- ya cotiza al alza

Dos encerronas de distinto signo pivotan las dos vidas de Daniel Luque. La primera, celebrada el Domingo de Ramos de 2010 en Madrid, cortó en seco el cantado despegue de un torero nuevo que había irrumpido en las ferias con aura de superdotado. El joven matador quería subirse de golpe tres o cuatro escalones que quedaron aplazados, dejando en agua de borrajas sus solemnes propósitos de asaltar la primera fila del toreo.

La última encerrona, más de cuatro años después y en la feria del Pilar de Zaragoza, ha certificado que la travesía del desierto que se inició en aquel fallido y prematuro gesto madrileño ha finalizado. Luque ha sabido extraer de sí mismo la frescura, la calidad y la capacidad de resolución que le pusieron en el punto de mira de todo el toreo en sus inicios fulgurantes. En ese mismo momento -al doblar el sexto toro de su trascendental tarde maña- quedaba archivada la fotocopia de aquel adolescente por madurar en todos los aspectos de la vida que también ha sabido pulir un carácter lleno de surcos. La aplazada madurez, ahora sí, había llegado para quedarse. La contradictoria facilidad -tan llena de peligros- había quedado definitivamente atrás.

La historia taurina de Daniel Luque, que aún esta por escribir en su mayor parte, tuvo un comienzo muy parecido al de tantos chicos precoz y naturalmente dotados para la profesión. Basan su éxito en esa facilididad innata que les permite navegar a todo trapo con los erales y los utreros sin subir las revoluciones. Los problemas llegan cuando aparecen escollos y dificultades que ponen a prueba la capacidad de sacrificio y la propia cultura del esfuerzo, tan necesaria para perseverar en el toreo. Es el filtro que deja en el camino a los aspirantes sin vocación o carentes de valor auténtico y sostenido. Luque, como tantos, estuvo a punto de perderse en esas curvas en las ocho temporadas que ya ha sumado como matador de toros a pesar de su juventud. Si su nombre caía de pie en los carteles de su primera etapa, comenzó a despertar demasiados recelos entre el aficionado. ¿Qué había pasado? Hubo quien afirmó que el torero tenía más ambición que valor, una difícil ecuación que el torero acertaría a resolver en la temporada que quedó atrás.

No se tapó en el inicio de su campaña. Hubo un inicio fulgurante -dos orejas en Fallas a un sexto de Cuvillo- pero a Daniel le esperaba el áspero plato de miuras que había escogido para volver al Domingo de Resurrección sevillano. El festejo, mano a mano con su paisano y rival Manuel Escribano, basaba su argumento en el desagravio a la ausencia premeditada de las cinco figuras que tenían su sitio natural en esa tarde luminosa. Los miuras -desplazados de su fecha habitual- no salieron como en 2013 y el festejo se desarrolló con solvencia, pero sin brillantez. A pesar de todo, los dos toreros de Gerena consiguieron meter más gente en Sevilla que las primeras figuras que se habían exiliado en la plaza de la Malagueta el mismo día y a la misma hora.

Luque aún sumó un segundo compromiso en el ciclo sevillano esforzándose con los toros de Garcigrande. Pero los motores iban a empezar a rugir en Sanlúcar de Barrameda con el indulto de un excelente ejemplar de Santiago Domecq. La circunstancia no era casual. Sin solución de continuidad le esperaba Madrid que, ahora sí, le iba a ver salir a hombros por la Puerta Grande después de cortar la oreja a los dos ejemplares de Puerto de San Lorenzo que sorteó. La temporada comenzaba a coger velocidad de crucero y el secreto placet de los profesionales -el único y definitivo aval de la valía de los toreros- comenzó a cambiar de signo. Algo había cambiado.

Daniel también consiguió salir a hombros en Granada y -entre otros triunfos- sumó tres orejas en Pontevedra una semana antes de una tarde fundamental. Llegaba al exigente ruedo francés de Bayona el 10 de agosto a punto de caramelo. Ese día, la rendición de la profesión fue total y aún se permitió el gusto de torear seis toros de aperitivo en su Almodóvar del Campo antes de la gran faena al toro de Bañuelos en Zaragoza que resumió un año de madurez.

20
Ene/2015

OBSERVATORIO TAURINO: Laoconte y sus hijos

Escuela_Rodas_Laocoonte_1_jpg

Publicado el 20 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

La flamante alianza sellada por Bailleres, Casas y Cutiño ha dado un vuelco al futuro inmediato del toreo. Ésa fue la gran noticia de una semana en la que también supimos que Morante ya piensa en Sevilla

Cosas de la FIT: La semana que se fue pivotó entre dos noticias de calado íntimamente relacionadas entre sí. Comenzaremos por la segunda, que no es otra que la confirmación de esos rumores que venían preconizando la presencia de Morante en la próxima Feria de Abril. Pero esa novedad, de algún modo, era consecuencia de la rimbombante presentación de una alianza de intereses que se alimenta con los caudales del millonario mexicano Alberto Bailleres y se apoya en el ancho andamiaje taurino que prestan Pepe Cutiño y Simón Casas. La iniciativa, ya lo saben, atiende al nombre de Fusión Internacional por la Tauromaquia. Bailleres necesitaba plazas y puertas abiertas. Cutiño y Casas, su dinero. Así de fácil. Y ya saben quién manda ahora. Se llama Antonio Barrera y detenta, además de las complacencias del potentado mexicano, el apoderamiento directo del propio Morante por delegación de sus jefes. El de La Puebla, que andaba echo un brazo de mar por las calles de su pueblo, ha corroborado la apertura de ese mínimo hilo de comunicación que podría desembocar en su contratación en la próxima Feria de Abril. El caso es que el abono –al menos desde fuera- se antoja encallado en las fechas que estamos. No han trascendido carteles; se desconoce el elenco de ganaderías. ¿Habrá muchos más cabos que atar? ¿La realidad es más tozuda que el deseo? No quedan demasiadas fechas para saberlo. El calendario comienza a apremiar…

Poderoso caballero es don Dinero. Pero hay que volver al ambiente que se respiraba el pasado jueves en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Allí, delante de una copia del Laoconte de Rodas, se escenificó la puesta de largo del nuevo holding taurino. Y para qué vamos a negarlo, en el toreo se respira cierto aire de satisfacción mientras resuena el tintineo de la plata americana. Bailleres trae lo que no se gasta ya por estos lares: la pasta. También garantizará la celebración de un largo y ancho calendario de espectáculos que refrescará las agendas de matadores, cuadrillas y adláteres además de garantizar la lidia de un centenar largo de corridas que pacen en el campo en espera de su dueño definitivo.

FIT

Otros poderes y activos. Pero la irrupción de esta FIT brinda otros argumentos de reflexión: los resortes ¿federativos? que se buscaban en el encuentro prenavideño de la Venta de Antequera podrían llegar por otra vía muy distinta a la que tendrían que haber alentado las asociaciones profesionales. La vertebración llega desde arriba y en sentido vertical, por obra y gracia de este peculiar monopolio que tiene tantas bondades como aristas; que comparte idénticas ventajas y peligros. Nos detendremos en uno de sus aspectos positivos: la unión de fuerzas sí podría constituir un verdadero lobby de presión de cara a las administraciones públicas y la incesante presión antitaurina. Y el que hizo la ley también puede sufrir la trampa: la acumulación de activos del nuevo grupo avala una gran ventaja de salida en los futuros concursos de adjudicación de plazas de toros. Esa circunstancia, consagrada y mantenida por la inmovilista ANOET para cerrar el paso a otros gestores, podría volverse en contra de la gran patronal. Nadie duda de la vocación conquistadora de la FIT. Tampoco es aventurado pensar que el definitivo punto de mira del proyecto es ese castillo famoso llamado Madrid aunque los sueños apuntarían a arenas más doradas que se enfangaron hace un año. Llegados a este punto, surgen de nuevo las dudas: ¿Dónde están los peligros de esta monopolización del poder? Nos darán para llenar otro Observatorio. Y nos vamos, esbozando otras cosillas: ¿Se habrá encallado la negociación con El Juli en Sevilla? ¿Abrirá Ponce el cartel de Resurrección? ¿Habrá alternativa de campanillas? También dicen que Perera, hipotético ausente en Abril, volverá a apostarlo todo en el mes de mayo con toros cárdenos. Pronto se sabrá.

13
Ene/2015

EL CLUB ALLARD ENTREGÓ LOS IX PREMIOS ‘ENRIQUE PONCE’

Allard 1

El Club Allard de Madrid entregó el pasado lunes  los IX Premios «Enrique Ponce» al diestro Miguel Ángel Perera, al ganadero sevillano Jaime Guardiola Domínguez –que no pudo asistir por una reciente intervención- y al periodista Álvaro Rodríguez del Moral, crítico titular de El Correo de Andalucía. También fue galardonada la fotógrafa ecuatoriana Ana María Chediak.

 El matador extremeño logró este trofeo por tercera vez y en esta ocasión el jurado quiso destacar «la extraordinaria y triunfal temporada por él liderada, basada en la regularidad en el triunfo y especialmente los conseguidos en plazas de máxima categoría, siendo el más resonante el logrado en Las Ventas con dos clamorosas salidas a hombros por la Puerta Grande tras la excepcional lidia de las corridas de Victoriano del Río y Adolfo Martín».

En cuanto a la ganadería de Guardiola, el Club Allard quiso reconocer su adiós tras seis décadas de existencia contribuyendo «al prestigio y buen nombre de la cabaña brava española, desde la ejemplaridad y dignidad en la cría del toro de lidia». Del mismo modo, resaltó la labor periodística de Álvaro Rodríguez del Moral al frente de la información taurina del diario decano de la prensa sevillana.

Allard 3

Fotos de Muriel Feiner

13
Ene/2015

EL REPASO (VII): Iván Fandiño, bucles melancólicos

fandino-01

Publicado el 12 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía. 

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

El diestro vasco ha sumado un nuevo -y fallido- asalto a la cumbre del toreo. El matador ya anuncia un nuevo gesto para 2015 encerrándose en solitario en Madrid

El caso de Iván Fandiño, séptimo torero en pasar el fielato de estas páginas de repaso, merece un análisis detenido. Su vocación conquistadora y las reiteradas declaraciones de guerra a los generales del toreo se han visto una y otra vez revocadas en medio de algunas batallas ganadas, otras partidas que quedaron en tablas y la sensación, siempre, de quedarse a dos dedos de esa primera fila a la que el diestro cree pertenecer en su fuero interno. Esas pretensiones frustradas podrían haberle enredado en un extraño bucle melancólico que le hace tropezar una y otra vez en las mismas piedras sin asumir que su sitio -y su dinero- podría encontrarse en otras trincheras distintas.

Fandiño siempre había contado con el apoyo incondicional de esa ruidosa -y escasa- facción demagógica de la afición que añora toros, plazas y toreros que nunca vieron. Pero ese aliento numantino también se fue resquebrajando a la vez que el diestro vasco -en decisión lógica y natural- iba abandonando el circuito de las corridas duras para apuntarse a esas ganaderías que unos llaman comerciales y otros consideran como “de garantías”. Lo dejaremos en las que embisten… el caso es que esos mismos hierros denostados por la kale borroka torista son los que peores y mayores quebraderos de cabeza han traido al honesto matador de Orduña por una sencilla y simple razón: también son los más bravos. El valor no se le discute pero con algunos toros hay que ir más allá. No sólo se trata de exponer en el filo de la navaja; hay que estar bien.

En esa tesitura no es de extrañar que Fandiño haya decidido volver a sus orígenes anunciando su enésima encerrona en solitario en el inicio de la temporada 2015. El gesto se anuncia en Madrid en una fecha plagada de riesgos -el Domingo de Ramos- en la que tendrá que luchar contra el áspero combo ganadero escogido para la ocasión -hablan de miuras, victorinos, y hasta pablorromeros- pero también con la amenaza de ese cemento que le ha aguado la fiesta en otras ocasiones. Parece el tambor de un revólver para jugar a la ruleta rusa. La pregunta es: ¿Sacará rendimiento de este empeño? Ojalá.

Pero hay que retomar  la hemeroteca para conocer mejor el desarrollo de la campaña que quedó atrás. Fandiño actuó en un total de 51 tardes pero nos interesan las plazas grandes. Comenzó puntuando en Valencia con una corrida de Jandilla. Después de Fallas esperaban Sevilla -con dos tardes contratadas- y Madrid, que le había anunciado en tres compromisos. El torero, que no había pisado el ruedo maestrante en la temporada 2013, no tuvo suerte en su primera tarde. Aún le aguardaba la corrida de Victorino aunque le tocaría bailar con la más fea en la misma tarde que Ferrera firmó la faena de su vida y de toda la feria triste.

En esa tesitura, Madrid volvía a erigirse en el púlpito de las altas aspiraciones de Fandiño que, una vez más, seguían sin concretarse. Se encontró el viento de cara el primer día, que saldó con una salida a hombros basada en dos orejas de distinto peso que remachó tirándose a matar sin muleta a su segundo. No llegó a entenderse por completo con un jandilla de excelencias en su segunda tarde y aún cortó una tercera oreja de circunstancias a un buen alcurrucén en la corrida de Beneficencia.

En el nudo de la temporada se anotó varias tardes felices, entre las que hay que destacar las tres orejas de Pamplona o el inapelable triunfo de Mont de Marsan, una vez más en las barbas del mariscal Juli. Pero el 1o de agosto llegó un punto de inflexión en Bayona: hubo triunfo grande con un toro de Montalvo pero el segundo de su lote le propinó una fortísima voltereta que sacudió las entrañas del torero. No logró despegar en Bilbao y aunque mantuvo una encomiable regularidad en las tardes posteriores, la feria de Otoño de Madrid volvía a erigirse en la reválida definitiva. En medio del naufragio ganadero de los toros de Cuvillo, Fandiño sorteó dos remiendos de Juan Pedro Domecq y Fermín Bohórquez con los que no logró dar el paso definitivo. Volverá a la guerra en Las Ventas. La apuesta es a todo o nada.

13
Ene/2015

OBSERVATORIO TAURINO: Aprovechando que el Pisuerga pasa por Jalisco

valladolid

Publicado el 13 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía. 

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

¿Aún hay sitio en el carrito de la compra? Ya decíamos la semana pasada que el nuevo rey Midas había llegado para quedarse. Dejando aparte el inmenso imperio levantando allá, el grupo Espectáculos Taurinos de México ha sumado en esta orilla las sucesivas compras de la ganadería de Zalduendo, el paraíso cacereño de Litri, las exclusivas de Morante, Talavante -la independencia le duró cinco minutos, un enfado y tres o cuatro tweets- y el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza aunque este, por ahora, sólo ha dado poderes para sus actuaciones en ruedos aztecas. No quedó ahí la cosa: Antes de acabar el año se hacía público lo que ya sabían todos: El grupo comandado por el multimillonario Alberto Bailleres también había logrado la adjudicación de la plaza de toros de Córdoba, un coso sumido en una noche triste que -así lo aseguran fuentes muy solventes- también quisieron comprar a la sociedad mercantil que la levantó hace ya medio siglo. Las conversaciones existieron pero algunos siguen empeñados en negar la mayor. Pero podría haber más…

Los riesgos de exportar un modelo fallido. Mientras los cordobeses arreglan el toreo en las tabernas y esperan que la nueva empresa cocine el bálsamo de Fierabrás que cure los males del renqueante Coso de los Califas ha llegado el insistente rumor -que algunos dieron como noticia cierta- de la compra de la plaza de toros de Valladolid. El coso era y es propiedad de la familia Jumillano, que ya se ha apresurado a desmentir cualquier tipo de conversación con los mexicanos. Cualquiera sabe. Otras operaciones, acordadas y pagadas, se negaron en su día y todo lo que rodea la acción del grupo de Bailleres -que tiene a Antonio Barrera como conseller en cap en España- está rodeado de un abracadante secretismo. Pronto sabremos el desenlace definitivo de esta operación que se suma a otros planes más ambiciosos.

¿Hacia un nuevo monopolio? Ya lo hemos comentado también: los nombres y las haciendas de Simón Casas y Pepe Cutiño gravitan en la nueva órbita, la misma que pone cachondos a los toreros pensando en las promesas de un nuevo El Dorado y hasta en la normalización de un renovado tipo de toro para las plazas grandes. Ya veremos en qué queda la cosa aunque esta vocación conquistadora, por lo visto, cuenta con la bendición de ilustres coletas que antes entraban en éxtasis al oir la palabra independencia. A estas alturas  reverdece con fuerza el recuerdo reciente de otro asalto fallido convertido en tabú por los recaderos que pululan por la redes. Lo dejaremos ahí. Y repetimos lo que dijimos hace una semana: bienvenido sean los caudales americanos si se emplean con talento, trabajo y altura de miras. Hacen  falta. Lo que no necesitamos -y en eso también andan en el ajo algunos matadores de postín- es el traslado de un modelo fallido que ha sido puesto en evidencia en los últimos años por la inmediatez de Internet. Eso no.

10
Ene/2015

EL REPASO (VI): Talavante, toreando en el Guadiana

3482_talavante_

Publicado el 5 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía. 

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

La decisión de prescindir de Curro Vázquez ha sumado un nuevo capítulo a la desconcertante trayectoria del diestro extremeño, que mira embelesado a México

La vocación de esta serie de páginas especiales dedicadas a los principales matadores del escalafón es resumir la temporada que se fue a través de sus protagonistas. Pero la decisión de Talavante, más allá de los resultados cosechados en el ruedo en un año que ya es historia, ha recolocado su carrera en la primera línea de actualidad al escoger -previsiblemente- al grupo mexicano del multimillonario Bailleres para que se haga cargo de las riendas de su peculiar carrera taurina.

Podría ser una noticia más, propia del cambalache de despachos en el invierno taurino pero la novedad -que se hizo pública el día de los inocentes- viene a reafirmar el papel conquistador de la firma Espectáculos Taurinos de México en su amplio desembarco en todas las facetas del negocio taurino en esta orilla del océano. También añade una línea más a la zigzagueante trayectoria del diestro extremeño, que hizo bandera de una pretendida y efímera independencia al despedir a Manuel Martínez Erice y escoger a Curro Vázquez -que había enviudado de Morante- para afrontar la temporada 2014 sin el ancho paraguas protector que le ofrecían los Choperitas.

Aquella decisión le obligaba a apretar el acelerador con la fuerza que casi nunca lo había hecho. Como esos estudiantes vagos pero brillantes que salvan la papeleta hincando los codos el último día, confiaba en su capacidad para resolver con esas proverbiales faenas aisladas y los hipervalorados goteos de inspiración que le han permitido navegar sin partirse el pecho. Hasta entonces no se había apeado del gran circuito las ferias pero las cosas iban a cambiar el año pasado. Y mucho…

Para colmo de males, Alejandro Talavante decidió unirse al inoperante boicot del G-5. Como Morante, El Juli, Manzanares y Perera, el joven diestro se negaba a torear en la plaza de la Maestranza bajo la contratación de la empresa Pagés. Se cuenta que su filiación al grupo no llegó a formalizarse por escrito pero, con o sin lo que se cuenta por detrás, no llegó a anunciarse en el coso del Baratillo. Fue un fallo garrafal. Estar en Sevilla era vital en el inicio de una campaña que necesitaba triunfos rotundos para sacar la cabeza en la línea de salida mientras se reducía el pastel económico de la fiesta. El alzamiento de Talavante no fue comprendido por casi nadie: seguramente era el torero con menos fuelle para asumir un reto de esas características que le iba a salir más caro que a ninguno.

Mientras tanto, se iba concretando la última vuelta de tuerca del estilo mutante del torero, que ahora sí, había adquirido una madurez estilística que se había hecho esperar demasiado entre sucesivas mudanzas de piel,  préstamos de trajes de todo tipo y el apoyo en una técnica excesivamente defensiva que devaluaba su virtuosismo con los trastos. Pero cuando llegó  su compromiso agosteño en la feria de Huelva sólo había sumado trece corridas de toros en ruedos españoles además de la divertida excursión a Aguascalientes en coincidencia con la Feria de Sevilla. Aquella tarde choquera, mientras aguardaba el tardío comienzo del festejo de la Merced se enredó con las teclas del móvil y certificó asomado a Twitter lo que ya se sabía: el G-5 estaba muerto y enterrado. Talavante denunciaba a sus compañeros de rebelión y salvaba de la quema a su paisano Perera a la vez que se lamentaba de no torear más y estar más presente en las primeras ferias. También apuntaba al cielo con el dedo proclamando su propia guerra santa contra los infieles -lease las grandes empresas- en nombre de una independencia que, como ya sabemos, ha pesado mucho menos que la seguridad organizativa y sobre todo económica que le presta a partir de ahora el enorme tinglado azteca.

Las cuitas de don Alejandro no acabaron ahí. Un inoportuno y desgraciado percance con la espada cercenó sus tendones y le sacó del viaje de una temporada que parecía sentenciada. Pero Talavante sorprendió a todos reapareciendo para cumplir sus compromisos de Zaragoza y Jaén revelándose como el gran torero que es y debería ser todas las tardes.

10
Ene/2015

EL REPASO (V): Enrique Ponce, de Olivenza a Zaragoza

Enrique_ponce

Publicado en diciembre de 2014 en la edición impresa de El Correo de Andalucía. 

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

El maestro valenciano ha cumplido sus Bodas de Plata como matador convertido en un referente. Su fecunda longevidad profesional  no tiene parangón en  el toreo

El titular lo dice casi todo pero no aporta un dato fundamental: estamos hablando de un torero que ha cumplido sus Bodas de Plata como matador sin levantar el pie del acelerador pero, sobre todo, sin dejar de detentar el título de figura. Ya quedan lejos los tiempos del centenar de corridas -cifra que superó entre las temporadas de 1992 y 2001- aunque sí ha permanecido el compromiso de pisar los principales ruedos del gran circuito -con la excepción de Pamplona y Logroño- en una temporada que también incluyó la vuelta a la plaza de Sevilla -el ruedo que más se le ha atascado profesionalmente- y Madrid, el escenario que le coronó definitivamente a mediados de los 90.

La campaña comenzó, como tantos y tantos años, mostrando que el motor marchaba a pleno rendimiento en Olivenza. En su Valencia le esperaban dos tardes pero sólo pudo cumplir una. Cambió la gravísima cornada sufrida el 18 de marzo por las dos orejas cortadas a un ejemplar de Victoriano del Río. Pero como en el resto de percances sufridos en su carrera, la línea de la vida y la muerte volvió a ser demasiado fina.

El diestro valenciano contaba con mes y medio para poder torear en Sevilla. Las semanas fueron apurando los plazos pero la vuelta de Ponce a la plaza de la Maestranza se antojaba vital para la propia Feria, que se había anunciado sin los toreros de ese G-5 enfrentado a Canorea y Valencia. La ausencia de las primeras figuras del momento y el tremendo bajón ambiental que se venía preconizando desde todas las tribunas demandaba toreros con galones para cerrar las anchas vías de agua.

Perro viejo, Ponce declinó estar anunciado el Domingo de Resurrección. Después de muchas especulaciones y las habituales noticias en falso que se propagan durante la confección de los carteles, el maestro valenciano prefirió abrir su comparecencia en dos fechas consolidadas como el sábado de preferia y el viernes de farolillos. Pero no lo tuvo fácil para estar en el patio de caballos de la plaza de la Maestranza. Las complicaciones de la cornada de Valencia obligaron a apurar los plazos hasta el último minuto pero la responsabilidad se impuso al dolor, incluso a la prudencia, y el maestro de Chiva pudo atravesar la calle Iris para cumplir su cita con Sevilla. Una ovación de gala selló el reencuentro y subrayó varias cosas: de un lado, el esfuerzo realizado para poder enfundarse el vestido de torear en el coso del Baratillo; de otro, el reconocimiento a los galones de un maestro de referencia que sabía donde había que estar, sí o sí, esos días.

En ese caldo de cultivo podía soñarse con un reencuentro del valenciano en la plaza que peor lo ha pasado. La Puerta del Príncipe de 1999 o la tremenda demostración abrileña de 2006 quedaban lejos. Pero Ponce había llorado lágrimas negras para poder cumplir su cita. No pasó nada en la primera tarde pero en la segunda pudo armonizar un concertino que quedó sin premio por culpa de la espada. No importó. Aquella bella faena supuso cierta reconciliación interior y la certeza de que el maestro seguía siendo el mismo. Y había que seguir.

Pasado el fielato sevillano, Ponce volvía a hacer el paseíllo en Madrid después de cinco temporadas de ausencia en el coso venteño. Cumplió con brillantez y rozó el triunfo. A partir de ahí comenzaba un nuevo paseo militar. Dentro de una temporada de nota alta podemos computar las tres orejas de Jerez, el faenón del Corpus de Toledo, el tremendo esfuerzo del Puerto de Santa María con un toro imposible, la contundencia de Dax, los brillos de Almería, la solvencia de Huelva, las faenas de Pontevedra, Burgos… Ponce navegaba por encima del enrarecido panorama que envenenaba la trastienda del toreo. En el confín del verano le esperaba, un año más, su plaza de Bilbao que el valenciano afrontó -equivocadamente- en un primer y absurdo mano a mano con Hermoso al que siguió una corrida formal en la que pudo reclamar su papel de rey del Bocho. Quedaba mecha y fondo para concluir -como siempre hicieron las figuras de todos los tiempos- en la feria del Pilar de Zaragoza.

07
Ene/2015

OBSERVATORIO TAURINO: Oro, incienso y mirra

reyes chocolate

Publicado el 6 de enero de 2015 en la edición impresa de El Correo de Andalucía. 

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

Elevamos por  primera vez el batiscafo en 2015 para escribir una carta a los Reyes Magos. Hay oro, incienso y mirra para repartir en este peculiar planeta que se juega mucho en el año que comienza

Los Reyes Magos en tres tercios: Oro. Dicen que el oro vuelve a la Madre Patria en galeones. Algunos van más allá y apuntan que los nuevos caudales alegran las pajarillas y sanean la hacienda de algún empresario al que seguían sonriendo los toreros de la primera fila. Sea como sea, el desembarco es un hecho consumado y los doblones relucientes empezarán a correr pronto. Bienvenidos sean si revierten en la salud del toreo. La calamitosa situación del negocio taurino necesita gente que venga dispuesta a gastar e invertir aunque la inyección de plata también debe estar aparejada de trabajo, talento y constancia. Deseamos a los nuevos señores del amor, el saber y las dominaciones que no olviden esa trinidad fundamental. Ah, y que la fuerza les acompañe. Suerte.

Seguimos con la  carta a Oriente: el incienso. Encenderemos el mejor incienso de Arabia para los toreros, todos, que se jugaron la vida en la temporada 2014. Para los ganaderos que arriesgaron su prestigio y se rascaron el bolsillo manteniendo vivo el tesoro genético más hermoso de la vieja piel de toro y, ¿por qué no? para los empresarios que se jugaron su dinero montando toros. Necesitamos que sigan haciéndolo con mejor y mayor visión de futuro. Hay sahumerios especiales: son para la primacía inapelable de Perera; la raza del mejor Juli en su año más complicado; la armonía de Manzanares con tanto en contra; los chispazos dosificados de Morante o las esperanzas que siguen despertando tantos y tantos toreros por descubrir que merecen una apuesta firme, decidida y profesional por parte de los que siguen manejando los hilos de este tinglado lleno de goteras. Seguiremos echando volutas aromáticas para todos aquellos que han comprendido que el futuro del toreo pasa por dejar a un lado los problemas particulares y las guerras inoperantes. 2015 debe ser sinónimo de unidad. Ya veremos…

Terminamos: también hay un poco de carbón. El carbón ya ha sido repartido a lo largo de todas las semanas de un largo y complejo año taurino en el que este Observatorio nunca se ha tomado vacaciones. Muchas opiniones y valoraciones vertidas desde esta página han podido picar y en algunas ocasiones, escocer. La primera palada de carbón es para el autor de estas líneas, por las probables equivocaciones que haya podido cometer. Pero dejamos algunos sacos preparados para todos los que no supieron comprender que este maravilloso planeta de los toros necesita ser cuidado un poquito mejor por los suyos.