Monthly Archives: Enero 2014

31
Ene/2014

CIELOS Y AZOTEAS

ventana

La memoria es un altillo lleno de cachivaches absurdos que recobran vida propia con sólo un olor, un sabor y la caricia de esa brisa que tú y yo tan bien conocemos. Bastó subir a la azotea en una tarde de lluvia amenazante para saber que el reloj interior que sincronizamos siendo tan chicos volvía a ponerse en hora. Un ventarrón fresco, un retablo cárdeno de nubes altas, los vencejos remotos, la empalizada de antenas, el fragor sordo de la ciudad intramuros nos situó en otro tiempo, seguramente en otro lugar, en el tacto de otras manos… y nos volvió a enseñar esa senda, mil veces caminada, que nos conduce a lo que un día fuimos. La Semana Santa vuelve a convertirse en esa meta idealizada que queremos demorar para disfrutar de las posadas del camino. Se erige en el fin de un peregrinaje a nuestro interior que, sin quererlo, nos hiere a la vez que crecen la luz y la tibieza; que nos interroga mientras aguardamos el estallido de esa primavera plena que, sin saber por qué, nos sumergirá en una íntima melancolía.

28
Ene/2014

OBSERVATORIO TAURINO: Las razones de Perera y algo más

olivenza 096

Pliego de descargo. El sonado documento publicado por el diestro extremeño terminó de sentenciar el desencuentro. Fiel a su propio concepto personal, Perera puso negro sobre blanco con sincera claridad el historial de sus propias tormentas con la empresa Pagés. Poco, muy poco que no se supiera ya ni que se escape a los habituales vericuetos de la contratación taurina. Pero a Perera no se le puede negar frontalidad. Él ya había asumido en solitario los riesgos de renunciar a estar en Sevilla después de aquel apabullante temporadón de 2008 que no obtuvo el rendimiento que cabía esperar. Perera quería haber estado al año siguiente -el 2009- dentro del lujoso marco del Domingo de Resurrección. Lo merecía con creces. Tuvo que esperar un año para que Valencia y Canorea sacaran la bandera blanca -eso no lo cuenta- en la Feria de 2010, incluyendo su nombre en la brillante apertura pascual junto a Morante y Manzanares y en un mano a mano con Luque que no salió como se planeó. Esa temporada no rodaron las cosas; tampoco en 2011. Y en 2012 se convirtió en uno de los chivos expiatorios de la inoperante e inoportuna rebelión catódica.

Repaso de los últimos hechos. La Feria de Abril de 2013 pasó sin pena ni gloria para el extremeño, que sí echó toda la carne en el asador el ultimo San Miguel en una impresionante demostración de poderío y quietud que caló en la plaza. Lo tenía todo a favor para volver de nuevo a Sevilla, pero…. El caso es que las razones de Perera podrían justificar un plante personal. Pero el torero ha escogido el bloque del Club de los Cinco.  ¿Hay algo más que esa lista de afrentas para asumir tantos riesgos? El Correo lo adelantó hace más de un mes, en la tarde del día de Navidad, y el resto de medios comienza a mencionarlo después de las prevenciones iniciales. El nombre del multimillonario mexicano Alberto Bailleres sigue dibujándose detrás del sonado pronunciamiento del Club de los Cinco. Pero al cerco de las figuras hay que sumar la dura contraprogramación malagueña que -esta vez sí, después del patinazo de 2012- encontrará poca resistencia, sea cual sea el cartel que se consiga programar en la plaza de la Maestranza. Los nombres de Morante, El Juli y Manzanares -cartel natural para la tarde de Resurrección en Sevilla- parecen amarrados con fuerza en la orilla del Mediterráneo aunque, eso dicen los empresarios, Tomás se sigue dejando querer para la víspera.

Componendas para una extraña Feria. Se trata de una situación que ha colocado a Enrique Ponce en una difícil encrucijada: el maestro valenciano no soportaría verse en Sevilla con demasiados ladrillos brillando al Sol… o la sombra. El caso es que algunos demagogos andan encantados con la ausencia de las figuras esperando una rebelión de los modestos que, salvo sorpresas puntuales, constituye una mera quimera. Hoy por hoy, más allá de la valía de muy pocos diestros concretos, no hay una generación completa preparada para coger el relevo en el mando de la torería. Llegados a este punto, podemos formular la pregunta del millón: ¿Qué reflejo tendrá en la taquilla el alzamiento de los Cinco si fracasa el llamado plan B? Lo que sólo era una tormenta va camino de convertirse en una era glacial. Quizá sea un buen momento para repasar las afrentas y las reconciliaciones: Morante se fumó algunos puros con los empresarios después de arrastrar un rosario de enfrentamientos que arrancaron con la ruptura de aquella exclusiva que se llevó el fallecimiento del recordado Diodoro Canorea y la espantada del San Miguel de 2000. La efímera paz se firmó antes de torear aquel mano a mano con El Cid y ante victorinos que tampoco salió bien. De las cuitas de El Juli ya hemos hablado y seguiremos hablando. De las quejas de Talavante y Manzanares -con o sin el cuento de María Sarmiento- nada sabemos.

21
Ene/2014

OBSERVATORIO TAURINO: Comunicando, comunicando, comunicando…

2 LATAS

En la era de la comunicación. El trío de ases, léase Morante, Juli y Manzanares, han sorprendido a todo el toreo desvelando de forma casi simultánea sus nuevas estrategias de comunicación. El primero fue el genio de La Puebla, confirmando lo que ya se sabía: anunciará un calendario cerrado de 30 actuaciones en una rueda de prensa sin precedentes a celebrar en Madrid. Sin solución de continuidad supimos que Manzanares había licenciado con honores a su antiguo jefe de prensa, Joserra Lozano, para convertirse en la nueva estrella de Globomedia -la productora de series tan vistas como Aída o Águila Roja- que se hará cargo de su nueva política de imagen y comunicación. Aún quedaba El Juli, que ha escogido a Nuria Roca como deslumbrante mascarón de proa de un acto a celebrar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid que promete ser la presentación de la nueva singladura de la carrera del madrileño, que podría estar llena de novedades en su gestión.

Las raras razones de Manzanares. Pero andábamos esperando el definitivo comunicado o comparecencia -ya no nos valían escuetos correítos de remitente desconocido- en los que las figuras alzadas justificaran con pelos y señales su ausencia de la plaza de Sevilla, que no figurará en las rutilantes agendas a presentar por los flamantes agentes de imagen y publicidad. Y en estas, ha sorprendido que Manzanares salga a la palestra solidarizándose con sus compañeros sin dejar de reconocer que el trato que ha recibido de la empresa Pagés ha sido “correcto”. Ignoramos si el alicantino -que se derrama en elogios a la plaza de la Maestranza- es un excelente compañero o desconocemos el auténtico alcance de esta novedosa rebelión torera. ¿Cuales son esas razones de peso que esboza en su comunicado? Seguimos sin conocerlas, al igual que las justificaciones del resto de los alzados. Están tardando. Y mucho. Seguiremos hablando de ello…

México, lindo y querido… Hablábamos al comienzo de un trío de ases. El cuarto -aunque juegue su propia partida- sería José Tomás, que este año tampoco cantará rancheras en Aguascalientes junto al resto de la tropa rebelada. Aún debe escocer el destape de aquellos honorarios desorbitados -870.000 euros- que ensombrecieron el estreno de Andrés Román, hermano del Divino, como sucesor del músico catalán Salvador Boix. La pasta ha vuelto ser el escollo insalvable que ha separado al madrileño del escenario de aquella cornada brutal que se enhebró a su leyenda. La presencia de Tomás sí se da por segura en la Pascua malagueña pero no nos moveremos aún de ese México lindo y querido que enamora a los toreros. Las embestidas del toro criollo, ¿también su escasa presentación? parecen envenenar los sueños de algunos matadores que anhelarían trasplantar un modelo parecido a la Madre Patria. La misma era de comunicación que nos presta el hilo conductor de este Observatorio semanal también ha enseñado las vergüenzas de ese circuito americano. Los vídeos y las redes sociales muestran la escasa entidad del ganado lidiado en aquellos ruedos por más que algunos medios se empeñen en magnificar unos triunfos empañados a la vez que se pulsa el play de YouTube. Esos datos concuerdan con ciertos movimientos que remachan el mismo clavo: la empresa que rige el coso azteca de Mérida -que apodera a Morante- habría suspendido la feria después de que el juez de plaza rechazara los toretes a lidiar el domingo. O nosotros o ellos, esa es la pugna. Nos despedimos con un dato y una pregunta que retrataría las relaciones de la patronal y el Club de los Cinco: Madrid y Sevilla han puesto en bandeja sus respectivas ferias a Enrique Ponce; él y sólo él ha sido el primero en escoger aunque su entrada en la Beneficencia aún está pendiente de algunos flecos . Y ahí va el interrogante: ¿La solución al atasco sevillano sería el nombramiento de un nuevo interlocutor por parte de la empresa Pagés?

14
Ene/2014

OBSERVATORIO TAURINO: Perdidos en el laberinto

laberinto

Primeros (pocos) movimientos. Las extrañas circunstancias que están rodeando el estreno del nuevo año taurino no permiten aventurar aún demasiados movimientos. Pero no se preocupen, nuestra capacidad de asombro seguirá siendo puesta a prueba. En cualquier caso, hay maestros que andan sacando brillo a medallas. Es el caso de Enrique Ponce, que se ha convertido en un nombre imprescindible a lomos de una temporada apabullante, de su condición de tabla salvadora para remendar desgarrones baratilleros y la decisión personal -anda preparándose como un adolescente- de volver a algunos escenarios. Apunten dos fechas posibles: Resurrección en Sevilla y Beneficencia en Madrid. Y ya que hablamos de fechas, en la rumorología taurina se hacen y deshacen algunos carteles que certificarían el definitivo alejamiento del Club de los Cinco de la plaza de Sevilla: ¿Finito y Morante ampararán la reencarnación de José Tomás en la Pascua malagueña? ¿El propio Ponce abriría cartel a El Juli y Manzanares en el baile de disfraces de la Picassiana del Sábado Santo? Casas anda soñando…

Fías y porfías a orillas del Guadalete. Pero el inefable gestor francés habría dejado de tocar la lira para disparar algunas salvas a orillas del Atlántico poniendo en la picota los recovecos del nuevo pliego de condiciones del coso del Puerto de Santa María. Y es que la licitación de la Plaza Real podría haberse convertido en la piedra de toque del particular pronunciamiento de la clase empresarial, resuelta y dispuesta a rebajar algunos arrendamientos que ya provocaron desbandadas generales en Málaga, Granada o Alicante. Millán Alegre, concejal responsable de la plaza portuense, defendió la supuesta bondad del pliego de condiciones y no tardó en responder con toda la artillería posible a las denuncias de Casas. Alegre ha acusado al productor de arte de una política de río revuelto que perseguiría “desacreditar el pliego para desanimar al resto de empresarios y dejar desierto el concurso para llegar ellos como salvadores y únicos posibles gestores de la plaza”. Mucho más diplomático, el empresario Maximino Pérez también había puesto reparos al documento y Carmelo García habría engrosado este coro de desilusiones señalando que “en esas condiciones es imposible que cualquiera que se presente pueda defender con dignidad una plaza tan emblemática”. Es el mismo caldo de cultivo que habría enmarcado la salida de Juan Bajo de la exánime plaza de Jaén doliéndose de las exigencias económicas de la propiedad del recinto después de salvar la última feria de San Lucas a punto de sonar la campana. Así está el panorama. Y lo que te rondaré, morena.

Retiros, presencias y una despedida. La sorprendente retirada de Rafael Cuesta, un subalterno de la clase alta del escalafón de plata, ofrece motivos para la reflexión. Dicen que había encargado vestidos, que su nombre estaba confirmado en las filas de Morante… La lista de banderilleros en plenitud de facultades y profesionalidad que verán descender bruscamente su agenda de actuaciones seguirá engordando en la próxima temporada. A algunos ya no les salen los números y este cambio de parejas podría continuar. Hay un dato revelador: Morante, que ya no figura en el Grupo Especial que le obligaba a llevar fijos a todos sus hombres, dejará libre el hueco de Rafael Cuesta y lo irá cubriendo de forma rotatoria. Hay más cosas en la alforja: Espartaco ha renunciado a vestirse de torero en las Fallas. ¿Cambiará de escenario y padrino la alternativa de Javier Jiménez? ¿Se consumará la arriesgada vuelta del Soro? Y no podemos bajar el batiscafo sin enviar un fuerte abrazo a una familia ganadera del campo charro: Nicolás Fraile, guardián de los lisardos de Valdefresno, nos dejó la semana pasada. Sus hijos sabrán continuar con su exigente y valioso legado.

07
Ene/2014

OBSERVATORIO TAURINO: Difíciles condicionantes para un año incierto

Pascuas tristes en la calle Adriano. Pasaron los Magos de Oriente; quedó la espesa resaca de las fiestas y una empinada cuesta de enero que se ha llenado de curvas por los despachos de la calle Adriano. Con las ganaderías reseñadas y el cartel pictórico de la temporada presentado, el histórico modus operandi era sencillo: negociación con las figuras; encaje de la clase media y los toreros de la casa y relleno de huecos para algún compromiso irrenunciable o ese matador en trance de lanzamiento. Con la prensa jugando al monopoly y sumida en una carrerita de primicias, la presentación de esas combinaciones no se hacía esperar demasiado. Las cosas no serán tan fáciles en este año que se antoja aciago. La negativa del bautizado Club de los Cinco a contratarse con Eduardo Canorea y Ramón Valencia ha pulverizado esos plácidos usos y costumbres de la empresa Pagés. Primero habrá que convencer a Morante, El Juli, Manzanares, Perera y Talavante -pero cuidado, sobre todo a los tres primeros- para que reconsideren una postura que ya empieza a dibujarse como inamovible.

Vuelven a repicar los tambores de guerra. Mientras aguardamos las definitivas explicaciones de los toreros sublevados -el apartado de la comunicación sigue siendo una asignatura pendiente- las bases del toreo siguen sumidas en sus particulares revueltas que, si nadie lo remedia, podrían desembocar en una guerra definitiva que pulverizaría los buenos deseos del flamante Plan Nacional de Tauromaquia sumiendo a la profesión en un clima de suicidio colectivo. Es el caso de la negociación del convenio nacional taurino. El tratado de Utrech o la Declaración de los Derechos del Hombre se firmó en menos tiempo. El diálogo entre la Unión de Matadores, los representantes de las cuadrillas y la patronal taurina está roto en mil pedazos y varado en la orilla del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). Al romperse las negociaciones se señalaron los primeros escollos: las dificultades para dibujar la relación laboral entre las empresas taurinas y los toreros constituidos en sociedad mercantil. Pero hay otros acuerdos vitales para normalizar, racionalizar y sobre todo revitalizar la fiesta en el circuito rural de toreo. Podría ser la primera puerta para adecuar esos costes organizativos inasumibles para montar una simple novillada que se denuncian en el propio plan Wert. Pero algunos siguen sin querer escuchar nada que suene a adecuación de salarios o de retoques en las nóminas de las cuadrillas. El actual convenio se encuentra prorrogado pero el límite definitivo para alcanzar un acuerdo es el 31 de diciembre de 2014. A partir de ahí, se aplicaría el Estatuto de los Trabajadores…

Temporada 2014: punto de no retorno. Mientras tanto, aunque hay demasiados problemas que siguen sin solución algunos se empeñan en buscar un problema para cada ídem. Esto es el toreo. Siempre se ha esperado a que deje de llover pero en la temporada 2104 podríamos haber alcanzado un punto de no retorno. Hay cosas que no pueden esperar y se trata -Carlos Núñez dixit- de hacer un espectáculo asequible, sostenible e interesante. Ni más ni menos. La ansiada reducción de costes para que el espectáculo recupere el terreno perdido tiene que ser el verdadero caballo de batalla de este año fundamental. La sorprendente actitud de los primeros espadas está por explicar, es verdad. Pero también se echan de menos cuarto y mitad de mea culpa en el sector empresarial que sólo se ha acordado de Santa Bárbara con el fragor de los truenos. Llegados a este punto, el panorama no puede ser más desalentador. La histórica oportunidad que ha puesto sobre la mesa el ministerio de Cultura del primer gobierno que se ha tomado en serio los toros está siendo lastimosamente desaprovechada por las luchas cainitas de un mundo capaz de lo mejor y lo peor.