Monthly Archives: Mayo 2013

28
May/2013

OBSERVATORIO TAURINO: DE ABRIL A MAYO, PASANDO POR MADRID

Obra de Vicente Arnás

Obra de Vicente Arnás

La Feria de Abril del próximo año. Ya lo saben. El ayuntamiento hispalense ha decidido retrasar el comienzo de la Feria de Abril de 2013 al martes 5 de mayo argumentando no se qué beneficios para la ciudad. Hablando en clave taurina y suponiendo que la empresa Pagés mantuviera el mismo esquema ensayado en esta temporada de los recortes, nos encontraríamos con un ciclo continuado que comenzaría el 30 de abril, mes que rozaría por los pelos para envidia del albero del Real de Los Gordales. La feria concluiría, a la vez que se apagan los farolillos, en la insólita y tardía fecha del 11 de mayo y en plena coincidencia con San Isidro. Si don José Antonio Chopera y su distinguida compañía optaran por mantener el larguísimo formato que permanece en vigor -cualquiera sabe, con los claros de este año- la madrileña feria del santo labrador comenzaría el 8 de mayo en 2014, solapándose en cuatro fechas con el abono sevillano. Pues eso.

Un corto repaso a la larga isidrada. La larguísima sierpe isidril sigue reptando a la vez que caen, una a una, estas calendas de mayo. Es mejor no mirar demasiado a los avances de carteles para no caer en depresión: la ausencia de festejos programados nos da de bruces con la dramática situación del toreo en su base. Seguimos echando lagrimones de cocodrilo por la Monumental de Barcelona -Balañá y Matilla sí cobrarán su indemnización- mientras la fiesta se muere en su base, en las ferias del cereal; en las fiestas de los santos de unos pueblos que han echado el candado a sus plazas. Ajena a este panorama, el desquiciada coso de Las Ventas permanece inmerso en su propio maratón. Nos quedaremos sólo con lo bueno. Hay un triunfador moral más allá de las orejas que tenga en el esportón. Se llama Miguel Ángel Perera y es el torero más sólido que ha pisado este año el ruedo madrileño. Le sigue muy de cerca el valeroso e intenso toreo de Fandiño, que le ha costado una fea cornada. Tampoco hay que olvidar que Castella se despidió con buenas sensaciones; la resistencia de David Mora y la buena faena de Nazaré. No podemos dejar en el tintero, obviando algunos trofeos intrascendentes, que el modesto Alberto Aguilar debió salir por la puerta grande birlada por el presidente o que Ventura colecciona salidas a hombros. Pero sobre todo hay que fijarse en el caso excepcional de dos toreros que se han repartido el papel de ángel y demonio. Talavante había fracasado estrepitosamente en su encerrona con ‘victorinos’ pero fue sacado a hombros en plan intifada en su siguiente compromiso. El premio lo logró por un trasteo en el que trufó irregularidad con algún golpe de genialidad. La duda del millón es: ¿Habría salido a hombros el desconcertante diestro extremeño si se le hubiera aplicado el duro escalímetro que cuestiona ahora cualquier faena de Manzanares? Seguro que no.

Tomás: rumores de aquí y de allí. Parece que Moisés ha vuelto a bajar del monte Sinaí con las tablas grabadas a fuego por el dedo de Dios. Esta vez no traen los diez mandamientos. Son las fechas programadas para la reencarnación de José Tomás, del que se dice, se cuenta, se rumorea y se especula -sin que nadie confirme nada oficialmente- que sí estará en la feria de Málaga en un cartel abierto por el versátil Juan José Padilla y cerrado por José María Manzanares, que se ha convertido en la percha de todas las guantadas. Se asegura que podría haber una segunda tarde en la Malagueta, y también se susurra en voz baja que su sombra ancha tiene voz y voto en el gobierno de una plaza que ya ha sido concedida oficialmente al sevillano Pepe Cutiño en amor y compaña con Simón Casas. El empresario francés y su cabalgata de fin de semana serían los catalizadores de las otras venidas del Divino: ¿Le permitirá su maltrecho pie torear mano a mano con Morante en Valencia? ¿Aceptará anunciarse en otro vis a vis con El Juli en Nimes? Se lo preguntaremos a Moisés.

21
May/2013

ADIÓS A PEPE LUIS: Los toreros de Sevilla despidieron a su decano a hombros

PEPE LUIS

EL MAESTRO DE SAN BERNARDO FUE ENTERRADO EN EL CEMENTERIO DE SAN FERNANDO DESPUÉS DE HACER UN PASEÍLLO PÓSTUMO EN LA PLAZA DE LA MAESTRANZA

Un silencio impresionante saludó la entrada del féretro en la plaza de la Maestranza. Morante, Susoni, Vargas, Finito de Triana… los toreros de Sevilla se turnaron para llevar a su decano a la plaza de su vida. Sus hijos -también algunos de sus nietos- entregaron a la gente de luces el ataúd del maestro de San Bernardo. Sabiendo como las gastaba, el viejo Sócrates del toreo se habría levantado sin pensarlo para verlo todo en la última fila de una grada, sin molestar a nadie ni llamar la atención. Antes de perder la consciencia y con la flema intacta ya le había dicho a su hijo Pepe Luis: “no me vayáis a liar mucho cuando me muera”. Genio y figura de quien nunca necesitó parecer para ser. Pero en ese punto pertenecía ya a toda la familia del toreo, que sabía que iba a enterrar a paletadas a uno de los grandes en esa mañana luminosa de mayo. Era la última vez que iba hoyar ese ruedo y lo hacía a hombros de los toreros de Sevilla y aquellos, muy pocos, que mostrando su categoría -como Enrique Ponce- no dudaron en cruzarse media España a golpe de neumático para despedir al maestro.

El fiscal de la Real Maestranza de Caballería, Santiago de León y Domecq, había sido el encargado de recibir los restos mortales del maestro de San Bernardo en el coso del Baratillo. Desde mucho antes, centenares de aficionados y gentes del toro esperaban al viejo torero en las aceras del paseo de Colón para darle el último adiós. A las diez de la mañana había comenzado su funeral en la parroquia del arrabal del primer matadero, abrigado por el terciopelo antiguo del paño de difuntos de la Sacramental de San Bernardo, muy cerca del Cristo de la Salud y la Virgen del Refugio a los que acompañó tantas tardes de Miércoles Santo como nazareno de sotana morada y antifaz y capa negros. “Dabla gloria estar a su vera”, señaló Curro Romero, subiendo con las dificultades de casi ocho décadas las escaleras del atrio de la parroquia. Llegó acompañado de su mujer, Carmen Tello, y del duque consorte de Alba, Alfonso Díez. Pasó casi inavertida la presencia de Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro, que completó la embajada enviada por doña Cayetana, convaleciente de esa grave fractura de fémur que le impidió dar su particular despedida al que fue su amor juvenil.

Sí estuvo la familia Vázquez Silva al completo y tampoco faltaron Inmaculada y Manuel Vázquez Gago, hijos del diestro desaparecido Manolo Vázquez y sobrinos carnales del maestro fallecido. Allí estaba su hermano Rafael y los numerosos amigos que ha ido atesorando la extensa familia, como el empresario choquero José Luis García Palacios, el ganadero Eduardo Miura, los ganaderos Álvaro Domecq Romero y Álvaro Martínez Conradi o el diestro Rafael de Paula, que alcanzó el templo apoyado en un bastón, ajeno a los focos y las cámaras que perseguían a otros nombres del colorín.

Como en la despedida de Diego Puerta hace sólo dos años, el atrio del templo de San Bernardo parecía una plaza de toros a la hora del sorteo. Los hombres de plata de ley -que nunca fallan con los suyos- volvieron a mostrar su gran categoría: allí estaba Alfonso Ordóñez, Rafael Torres, Curro Puya, El Pío o Curro Molina a las órdenes de matadores de todas las épocas y categorías entre los que se contaban a Tomás Campuzano, Eduardo Dávila Miura, Macandro, Manolo Cortés, Pepe Luis Vargas,  Curro Durán, Curro Díaz, Franco Cardeño, Martín Pareja Obregón y un largo etcétera.

El funeral fue presidido por el párroco de San Bernardo pero fue el sacerdote Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp -muy allegado de la familia- el encargado de pronunciar una emocionante homilía en la recordó que Pepe Luis Vázquez fue “un maestro de humildad que sin hacer ruido ni llamar la atención ha sabido asomarse a un balcón de la gloria”. Sánchez-Dalp señaló que Pepe Luis también era “maestro de humanidad, sin apariencias ni personalismos; sin postueros narcisistas”. El sacerdote sevillano afirmó que “si se torea como se habla y se torea como se es también se vive y se muere como se es”. No le faltaba razón al cura, que supo trazar el mejor retrato de Pepe Luis. A nadie le hacía falta hablar de su valía como torero pero a todos les faltaban palabras para destacar la valía humana de un personaje fuera de norma y absolutamente ajeno al teatro de las vanidades hispalenses.

Había pasado el mediodía cuando le dieron tierra en San Fernando. Se llevaba con él todo el reconocimiento de la ciudad y del toreo en pleno además de la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes, la Medalla de Andalucía, la estatua de Alberto Germán Franco en el paseo de Colón, tantos y tantos miuras despachados en tardes de Farolillos, la terrible cornada de Santander y algunas de la vida, el cartucho de pescao, la amistad y el reconocimiento de Manolete, la lealtad de su gente y la tranquilidad de su campo… pero sobre todo el cariño de los suyos. Pepe Luis Vázquez Garcés ya es inmortal y pertenece al alma de Sevilla.

14
May/2013

OBSERVATORIO TAURINO: La paz de Ronda y la lección de Talavante

tajo-de-ronda

Puesta al día del toreo. Ya lo saben: el diestro extremeño ha escogido la divisa de Victorino Martín para opositar a figura del toreo. Serán seis toros en solitario en la yema de una feria de San Isidro que también está acusando el descenso del público sin modificar su largo metraje. No será el caso del empeño de Talavante que ya agotó las localidades al poco de abrir las taquillas. Pero el imprevisible diestro de Badajoz ha decidido ir mucho más allá. De la mano del director de cine Agustín Díaz Yanes -hijo del cuerpo- y manejando un altísimo presupuesto ha producido un inédito anuncio de su encerrona madrileña que está siendo pasado por la mayoría de las televisiones generalistas. Antes de que salga el primer victorino -el toro pondrá todo en su lugar- el torero ha sabido dar una lección que debe abrir nuevos caminos. Había que sacar el evento del estrecho molde de este mundillo que no sabe mirar más allá de sus límites. Se trataba de devolver el toro a la cultura de la calle pero había que hacerlo en la calle de hoy; con las herramientas de hoy; sin esperar a que vengan a buscarnos.

Un claro ejemplo a seguir en el futuro. El anuncio de Alejandro Talavante huye de estereotipos y emplea un lenguaje estrictamente cinematográfico para dar a conocer el evento no sólo a los que estarán, sino a todos los que no irán. Ésa es la clave. De la misma forma, coloca el festejo dentro de una cadena económica global que puede marcar pautas de intercambio. Se nos llena la boca al hablar de los indudables beneficios indirectos que general la fiesta de los toros. Pero los actores de este planeta no están acostumbrados a rascarse el bolsillo en una promoción verdaderamente ambiciosa en la que se invierta a largo plazo. Los casos de las ferias de Madrid o Sevilla son paradigmáticos. Sin movernos de la orilla del Guadalquivir, la Feria de Abril demanda hace años una promoción que vaya mucho más allá del acto obsoleto del Salón de los Carteles. Hay que llenar la plaza, sí, que esto es un negocio. Pero hay que estar presentes en el ágora; hay que devolver el toreo al run run de la calle más allá de cornadas, antitaurinos y las hazañas de bragueta de algunos coletudos.

Morante y Rivera: Armisticio en el Guadalevín. El trato se daba por hecho. El sorprendente monterazo que Moante dedicó a Francisco Rivera Ordóñez en la plaza de la Maestranza venía a rubricar el rumor que ya circulaba por los corrillos: el diestro de la Puebla tenía todas las papeletas para estoquear seis toros en solitario en la goyesca de Ronda. Cosas del toreo: los enfados y las amistades no suelen durar para siempre. La paz se había firmado y las afrentas de otro tiempo por aquellas medallas antiguas que tanto dieron que hablar pasaban a segundo plano. Pero la lectura completa del acontecimiento rondeño merece un análisis más detenido. La tradicional corrida septembrina se había metido en un callejón de difícil salida, estrechado por el panorama económico que vive el país. En los últimos años trascendía y primaba mucho más la faceta de acontecimiento social -favorecida por la alternancia de los hermanos Rivera- que la importancia estrictamente taurina de un festejo que en su última edición encendió la luz de alarma: por primera vez en muchos años se quedaba un buen taco de papel en la taquilla. En esa tesitura, retomando el hilo marcado por el gran Antonio Ordóñez -alma de la goyesca hasta su muerte- había que dar un giro radical que retomara la expectación perdida y, sobre todo, la importancia taurina de un evento que debía y podía reivindicar su carácter de acontecimiento dentro del calendario de la temporada. Pragmático e inteligente, Rivera no ha debido dudar demasiado. Pelillos a la mar; Morante es el hombre que puede escenificar ese renacimiento en la Maestranza de piedra. Hacía trece años que el de la Puebla no pisaba el templo rondeño. Se lo contaremos…

07
May/2013

OBSERVATORIO TAURINO: De Madrid, Tomás y algo más

Jose-Gutierrez-Solana-Plaza-de-las-Ventas

El toreo antes de San Isidro. La inminente e interminable isidrada puede ser la definitiva prueba de fuego para saber si la recurrente crisis económica ha acabado con un modelo taurino condenado a renovarse o morir. Ya es sabido que el número de abonos en la plaza de Las Ventas ha experimentado un enorme bajón que cambiará por completo el aspecto del coso madrileño. El proceso se inició el pasado año; por primera vez en casi cuatro décadas asistíamos a festejos isidriles con claras en unos tendidos que hasta hace sólo dos temporadas se llenaban por completo con independencia del color de los carteles. La crisis ha ido tumbando ese fenómeno plaza a plaza y la de Madrid no puede ser ajena a unos planteamientos que deben combatir la precariedad económica con la excelencia de los carteles. La temporada será exigua en números pero sólo puede sobrevivir a su propio naufragio amparada en una calidad que sigue demasiado lejos de la que se dice primera plaza del mundo. El ejemplo de Sevilla está cercano: la reducción de cinco corridas de la recentísima Feria de Abril ha confirmado muchas cosas: la gente sigue pagando por lo que merece la pena ver. En esta tesitura, sólo habrá sitio para los mejores. Como siempre fué…

El toreo de salón vuelve a las calles. El próximo 25 de mayo el toreo volverá a salir a la calles de una ciudad que lleva inscrito en su propio ADN ser cuna y fuente de la Tauromaquia. Será una nueva demostración de toreo de salón orquestada al alimón por Juventud Taurina de Sevilla y el área  de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla. El éxito obtenido en vísperas de la Feria de Abril por los diestros Antonio Nazaré y Jiménez Fortes en la plaza del Salvador ha animado a los organizadores a repetir la iniciativa. Esta vez será en Triana, en la zona peatonal de la calle San Jacinto y muy cerca de ese monumento a Juan Belmonte -conmemoramos el centenario de su alternativa- que mira a la Giralda desde el Altozano. Aún es pronto para confirmar algunas sorpresas pero sí se puede anunciar la presencia de los chicos de las escuelas taurinas y la lección magistral de los antiguos toreros de Triana. Allí estaremos.

Aparición

José Tomás: sin ti no soy nada… La lesión del Divino -que se chafó un pie entrenando en tierras de Jerez el pasado Jueves Santo- ha permitido conocer, de rebote, algunos de sus planes. La Junta Administrativa de la plaza de Bilbao ha anunciado que este año no se celebrará la corrida del Aniversario de la Ciudad. Sin Tomás no habrá toros. La mala pata -del torero de Galapagar- ha dado al traste con este festejo que había apalabrado su comparecencia como seguro económico de una taquilla que se resiente fuera de la Semana Grande agosteña. Mientras tanto, seguimos especulando con los posibles escenarios en los que se producirán las apariciones del Genio en este valle de lágrimas. Se habla en voz baja de dos plazas al Sur de Despeñaperros: son las de Huelva y Málaga, en la que se habría conformado un nuevo status a la medida del madrileño después de la huida precipitada de los Chopera, que como el gallo de Morón se fueron cacareando y sin plumas después de intentar la aventura en la capital de Andalucía Oriental. Habían llegado allí dando un portazo de ruina en el coso cordobés de Los Califas. Los empresarios vascos  tendrán que esperar a mejor ocasión para adelantar sus líneas en tierras andaluzas. Mientras tanto, el nuevo tandem formado por Pepe Cutiño y Simón Casas en la plaza de la Malagueta sería el terreno abonado que acercaría los planes de José Tomás a las orillas del Mediterráneo. Sin moverse de esas aguas, la Feria de Julio de Valencia podría convertirse en otro de los escenarios de sus contadas presencias en carne mortal. El calendario apunta al verano y seguimos sin saber nada. Tampoco pregunta ya casi nadie.