Monthly Archives: Enero 2013

29
Ene/2013

OBSERVATORIO TAURINO: De Sevilla, Madrid y algo más

cubierta

La Feria de Abril se ralentiza. Habíamos apostado por una gestación  de alta velocidad para una Feria de Abril que antes de su alumbramiento empieza a brindar buenas vibraciones. Pero el barco ha embarracado brevemente: las figuras habrían querido apuntarse a los mismos encierros para clonar un cartel, el de Resurrección -parece ser que con Morante, El Juli y Manzanares- que debe abrirse para no caer en una política de cromos repetidos. La cosa ya se está desenredando y aunque la corrida de Victoriano del Río se había convertido en el caramelo, habrá reparto al gusto de todos sin que la sangre llegue al río. Más allá de este breve parón han trascendido pocas novedades: aunque ya ha dicho que se lo está pensando, parece que Manzanares  no está por la labor de actuar San Miguel, volatilizando ese mano a mano con Morante que -como el año pasado- no ha pasado de ser un guante que el alicantino aún no ha recogido después de poner todas las fichas en la casilla de su encerrona.

Muchos rumores y pocas certezas. Radio Macuto también había aireado una infundada encerrona de El Juli con los miuras que sí podría alternar con diestros como Rafaelillo y Javier Castaño, flamante especialista en la temida divisa sevillana. ¿Se sabe algo más de lo que ya le habíamos avanzado? Sólo humos sin fuegos: un hipotético cartel de torrestrellas para Padilla, Fandi y Oliva Soto. Sea como sea, quedan pocos días para conocer la definitiva composición  de esta esperada feria que habría sabido sacar algo bueno de la puñetera crisis. Mientras tanto, tenemos que poner velas y encargar novenas para que El Juli, con el brazo partido en un accidente que pudo ser fatal, pueda estar recuperado por completo para hacer el paseíllo el domingo de Pascua. Sabiendo la sangre que gasta, forzará la reaparición en Olivenza. Al tiempo.

Algunas cosas por barrer en la tienda. Podríamos hablarles de la disposición de las autoridades francesas para prohibir las manifestaciones de los antitaurinos en la puerta de las plazas de toros. Vamos, que el gabacho nos da sopas con honda: aquí tenemos que tragarnos insultos, amenazas e improperios de toda especie cuando ejercemos el sano y libre ejercicio de acudir al espectáculo. Podríamos seguir con el tema de la plaza de Málaga, que sigue sin empresario oficial -Cutiño permanece en la recámara- mientras crecen los pufos y se acerca el comienzo de la temporada. Dejaremos para el final el victimismo de ciertos toreros que afean a otros lo que ellos hicieron cuando querían sacar cabeza; lo mismo que harán cuando sean -si lo son- figuras. De los carteles de Valencia, ya hablaremos…

Derrumbe de una polémica cubierta. La traída y llevada cubierta de la Warner se le ha caído encima a la empresa Taurodelta y, de paso, a la comunidad de Madrid como propietaria de la plaza de Las Ventas que ha visto aparecerse de nuevo -viendo pelar las barbas del Ayuntamiento- el fantasma de la tragedia del Madrid Arena. El tinglado metálico se vino abajo después de ser sometido a las obligadas pruebas de carga que terminaron abatiendo el inmenso mecano. Los supuestos puristas habían clamado contra la instalación de esa cubierta que, en  realidad, era una oportunidad de oro para optimizar y rentabilizar un inmenso inmueble para eventos extra taurinos pero también para facilitar el espectáculo en fechas a contrapelo. No se trataba de dejarla cubierta en la yema de la temporada aunque tampoco habría estado de más abrir un debate sobre sus ventajas e inconvenientes. La incompetencia de los responsables de su montaje ha quedado en evidencia, eso está claro. Alguien tendrá que dar explicaciones pero es increible que algunos anden encantados con el fracaso.

22
Ene/2013

OBSERVATORIO TAURINO: Algo bulle en el toreo, y para bien

El Juli

¿Otra guinda para un año crucial? Podría ser el mejor remate a una temporada de inflexión que, sobre el papel, promete ser también histórica. ¿Llegará a buen término el ofrecimiento de Morante para torear mano a mano con Manzanares en Sevilla? Mundotoro apunta que la cita sería en la feria de San Miguel de septiembre aunque habría que precisar que ese vis a vis ya se frustró, al menos, en la gestación  de la Feria de Abril de 2012. Entonces fue el equipo del alicantino el que prefirió dejar pasar una apuesta que -cuando se juega con el de La Puebla- puede tener resultados insospechados. Pero parece que el año va de gestos,  guiños y pronunciamientos y habrá que felicitarse si ese atractivo mano a mano llega a concretarse. En el recuerdo, aquel glorioso tête á tête entre Manzanares y Morante que hizo historia en El Puerto el verano de 2011. ¿Podrá repetirse en Sevilla? Que así sea. Ya lo hemos dicho más de una vez: el mejor antídoto de esta crisis imparable es la decidida apuesta por la calidad y la vuelta a la ley de la oferta y la demanda en un espectáculo puesto del revés.

Acaparando casi todos los titulares. Fue la noticia taurina de la pasada semana: El Juli volvía a coger su fusil y asumía cuatro tardes en el abono sevillano que incluyen una ración de miuras que, más allá de las dificultades inherentes a este peculiar hierro, le ha servido de definitiva declaración de intenciones. Estará en Sevilla, sí, y lo hará pidiendo bien sazonado el plato más contundente de una Feria de Abril que parece abrir nuevos tiempos para la plaza de Sevilla y para la propia empresa Pagés. Canorea y Valencia saben que ciertos usos y costumbres no pueden dar más de sí y se han decidido a asumir unos condicionantes en los que no hay vuelta atrás en estos tiempos de tribulaciones:  no habrá tele y dentro de una oferta ajustada a la demanda se apostará por carteles cerrados y macizos que atraigan a una clientela que -como el agua entre las manos- había empezado a desertar en masa. Es la recuperación del equilibrio natural de un negocio que puede sacar algo bueno de esta crisis. Se trata de ganar dinero con los grandes carteles y a plaza llena. No hace tanto -y ése era el absurdo- era justamente al contrario. Y hay más datos que apuntar que tienen mucho que ver con la tendencia hispalense a trasladar las fiestas a las vísperas: los grandes carteles volverían a su escenario más lógico, los farolillos.

Los objetivos se van cumpliendo. El caso es que el tiempo podía estar dando la razón al joven maestro madrileño. Eso sí, él mismo ha sabido comprender que ciertas estrategias fustradas -léase G-10 o All Sports Media- sólo conducían a la melancolía. El Juli ha sabido reorganizar su contraataque asumiendo que las batallas del toreo se ganan en el ruedo. Su guerra cobra ahora sentido y le devuelve al primer plano de la actualidad al taurina al erigirle -antes de que salte a la arena caliente de España el primer toro- en uno de los principales protagonistas de una temporada, la de 2013, que ni siquiera ha comenzado. Definitivamente, El Juli ha encontrado el camino correcto para escenificar su rebelión y rodear a sus paseíllos, más dosificados este año, de la expectación que no había logrado con el embrollo de la tele y las riñas de despacho que no interesan nada al aficionado de a pie. Y ahora, permitan que me ría un poco pero es que es de traca que los mismos que demandaban al madrileño un gesto como el de apuntarse a los miuras le censuren ahora que le esté quitando el puesto a diestros más modestos. Dejemos ladrar a los perros y celebremos la puesta al día del senado del escalafón. Algo se está moviendo en el toreo, y se está moviendo para bien. Olvidadas otras guerras de pistolas de agua, las figuras están asumiendo verdaderas responsabilidades en un año bisagra que sentará las bases del futuro inmediato de esta bendita Fiesta nuestra.

15
Ene/2013

OBSERVATORIO TAURINO: LA PAZ DE VERSALLES (Pagés y El Juli firman su particular armisticio)

la paz de versalles

El Juli, más cerca del monte Baratillo. Las versiones interesadas que pretendían alejar al joven maestro de la plaza de la Real Maestranza ya tienen billete de vuelta… La empresa Pagés y Roberto Domínguez -apoderado del diestro madrileño- podrían estar acercando unas posturas que, como todo en el toreo, no eran tan irreconciliables como se habían pintado. Canorea y Valencia le habrían ofrecido a El Juli hasta cuatro tardes en la temporada sevillana: Resurrección, dos en la abril, una cuarta en la feria de San Miguel y… pelillos a la mar. Estos planes encajarían con la salida de Manzanares del lujoso festejo pascual. El alicantino prefiere echar toda la carne en el asador para esa encerrona en solitario del 13 de abril a la que seguiría un segundo paseíllo primaveral y, posiblemente, una tercera tarde en septiembre. Habría una última novedad de cara al acontecimiento manzanarista: Manuel Molés aseguró en su programa que el verdadero ídolo de Sevilla habría pedido un toro de Victorino Martín  para completar el combo ganadero que despachará en solitario. El torismo reaccionario y replicante -ésta vez- tendría que envainársela. Jojojojo.

¿Habrá enroque de Morante? Visto lo visto -y oído lo oído- el encaje de Morante de la Puebla podría ser uno de los escollos imprevistos para levantar el armazón de la Feria de Abril de la recesión. Se habla de un aumento de honorarios a lomos de la exclusiva mexicana; de la progresiva pérdida de su condición de torero consentido en Sevilla… en ese río revuelto sería cada vez más factible la entrada de Talavante, un matador en trance de reafirmación -con todo a favor enseñó demasiadas lagunas en 2012- que se colaría de rondón en el festejo más lujoso del año, en el que sí parece segura la ganadería de Garcigrande mientras baila la terna definitiva, en la que aún hay lugar para las sorpresas. Mientras tanto, ¡tachán tachán! seguimos sin noticias de José Tomás aunque su encaje en Sevilla ya se antoja una quimera irresoluble. La ausencia de las cámaras de televisión -sobre la que aún no se ha dicho la última palabra- le pondría en bandeja la temporada entera, al igual que a El Juli, que convirtió el conflicto catódico en la piedra de toque de su guerra antisistema. ¿Entrará en los planes del diestro de Galapagar torear en Sevilla? ¿habrá entendimiento económico con los empresarios? ¿mantendrán conversaciones? Nada se sabe a ciencia cierta aunque cualquier gesto del Divino daría un vuelco inesperado a la gestación de una  Feria destinada a resolver una encrucijada histórica. En medio de la crisis, el panorama taurino hispalense habría podido entrar en un punto de no retorno que aún puede ser evitado con carteles redondos. Lo otro sería un suicidio.

¿Y qué pasa con la televisión? Las primeras informaciones daban por roto el acuerdo pero parece que aún hay un mínimo resquicio para negociar. Ya veremos… Sea como sea, y aunque la empresa aún no ha comunicado nada oficialmente, las cámaras de Canal Plus lo tendrán muy crudo para asomarse al dorado albero maestrante. El problema es el maldito parné, que según los números de la empresa no compensaría la previsible sangría de espectadores que podría causar la televisión. De la misma forma, las cámaras podrían ser un obstáculo más para frenar la recuperación de antiguos abonados -especialmente el hispalense- que han visto con buenos ojos la reducción de festejos. Hablemos de cifras: Los del canal de pago ofrecían 120.000 euros por festejo, 30.000 menos que el año pasado. La empresa, por su parte, planteó un incremento de 5.000 euros con respecto a la última Feria de Abril. Total, que sin hablar el mismo idioma, el acuerdo quedó roto. Y aunque algunos andan descorchando champán por la noticia, el cese de las emisiones taurinas -con todos los inconvenientes y taras que queramos encontrar- no es una buena noticia para el toreo.

10
Ene/2013

EL CARTEL DE HERNÁN CORTÉS: TRES CLAVES ESTÉTICAS

130901 Cartel con Benjumea y Cortés

El prestigioso creador gaditano ha escogido a Juan Belmonte para anunciar la temporada taurina 2013 en la plaza de la Maestranza

Dos conocidas fotos del diestro trianero han inspirado la obra del pintor, que ha logrado la unanimidad de los aficionados

La evocación de la alternativa de Juan Belmonte -que tomó en Madrid, de manos de Machaquito, el 16 de septiembre de 1913- ha sido el leit motiv que ha guiado a la Real Maestranza a la hora de encargar el cartel anunciador de la temporada 2013 en la plaza de Sevilla. Hernán Cortés Moreno, creador gaditano de amplia trayectoria, ha sido el artífice que ha llevado al lienzo este encargo del cuerpo nobiliario escogiendo para ello a un Belmonte no tan juvenil como el que tomó los trastos en la desaparecida plaza del camino de Aragón hace un siglo.

Fotografía utilizada por Hernán Cortés Moreno para reproducir los rasgos principales de Belmonte.

Fotografía utilizada por Hernán Cortés Moreno para reproducir los rasgos principales de Belmonte.

Un rastreo a la amplia herencia gráfica del Pasmo de Triana permite identificar sin ningún género de duda la fotografía en la que se ha inspirado Hernán Cortés para retratar a un Belmonte algo más maduro del presentado por el propio autor y Javier Benjumea, teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza, en la puesta de largo de una obra que ha logrado una rara unanimidad en el planeta de los toros. En la foto en cuestión, que pudo realizarse en torno a 1926, Belmonte aparece con el torso desnudo, liado con un capote de paseo y con la cabeza descubierta. Cortés ha preferido cubrirle con una montera de la época que él mismo reconoció haber recibido del sastre taurino Justo Algaba por mediación de la bibliotecaria de la Maestranza, Ana Ruiz. Posiblemente el autor recurrió a otra conocida imagen para terminar de esbozar el conjunto: similar pose -sedente- y medio perfil de un Belmonte vestido de torero en retrato de estudio.

El torero ya había posado de esa guisa para Julio Romero de Torres

El torero ya había posado de esa guisa para Julio Romero de Torres

Pero el rastreo de la iconografía belmontista nos presta otras sabrosas casualidades. No era la primera vez que Belmonte posaba así.  Primero lo había hecho para Julio Romero de Torres -que ya lo había retratado en 1909, siendo novillero- para encajar el soberbio retrato realizado algunos años antes de la fotografía que ha inspirado el cartel de la Maestranza en 2013.

belmonte sedente

Esta imagen ha debido servir al autor para detallar algunos aspectos de su indumentaria

La magnífica obra de Hernán Cortés Moreno ha caido de pie entre los aficionados, que no siempre han comulgado por completo con la gran colección de arte contemporáneo iniciada en 1994 a instancias del recordado pintor y caballero maestrante Juan Maestre de León. Pero ayer mismo, la mesa camilla del toreo formada en torno a twitter se deshacía en elogios ante una pintura que mantiene las claves de la trayectoria de su autor, un experto retratista que dio sus primeros pasos en Sevilla de la mano de maestros como Antonio Agudo, presente ayer en la Maestranza. “Con esta obra quiero devolver a Sevilla una pequeña parte de lo que me ha dado”, señaló el creador, que reconoció haberse sentido “atrapado” por este encargo.

08
Ene/2013

OBSERVATORIO TAURINO: Problemas aplazados y apoderados por Adriano

Conclusiones de la comisión taurina. La flamante comisión de trabajo para el fomento y protección de la Tauromaquia designada por el Ministerio de Cultura ha bajado de su particular monte Sinaí para mostrar al pueblo las tablas de la ley de esas conversaciones mantenidas con unos y otros sectores del invertebrado planeta de los toros. A priori hay que anotarle el mérito de haber sentado en la misma mesa -en distintos días, eso sí- a todos los estamentos de esta grey dispersa que no termina de asumir el cataclismo que se avecina. Todos están de acuerdo en que hay que hacer algo pero nadie se decide a hacer nada y las conclusiones de la comisión de Gómez Angulo no tienen carácter vinculante. Y para colmo algunos andan empeñados en hundirse con su barco: la guerra abierta entre los empresarios agrupados en ANOET y las agrupaciones de subalternos se ha convertido en un auténtico diálogo de sordos en el que colean ciertas taras que deben ser modernizadas con el consenso de todos. Y de muestra, un botón: los  matadores emplean a sus respectivas cuadrillas como personal contratado pero las cuotas de la Seguridad Social deben ser abonadas por las empresas. ¿Quién le pone el cascabel a este  gato? Pues ni idea…

tablas_moises

Año nuevo con tambores de guerra. El  caso es que mientras se recrudece el conflicto entre la alta patronal taurina y la asociaciones de subalternos, éstos se han descolgado con una subida del 4,5% de sus honorarios profesionales. Paralelamente se siguen cerrando plazas de toros, se reducen ferias y abonos y el país se desangra económicamente. A eso se le llama visión de futuro… Cualquiera  tiene narices de plantear ahora la necesaria y urgente reducción de las cuadrillas en las plazas chicas o en los festejos menores. ¿Son necesarios seis picadores y nueve banderilleros para dar una novillada en -es un poner- el Castillo de las Guardas? Lejos de ir contra la profesión permitiría celebrar más espectáculos… y hasta a cobrar los sueldos de un personal de plata que a veces se conforma con sellar los famosos boletines de la Seguridad Social. La nueva fiscalidad de las novilladas (aumentada de un 8% a un 21%) está dinamitando este mercado que sólo puede encontrar cobijo a duras penas en los abonos de las plazas grandes, que también empiezan  a ceder a los embites de la famosísima crisis. Ésa es una de las caras de la revolución pendiente que necesita el toreo. Mientras tanto, la enésima huida de los hermanos Óscar y Pablo Chopera -que han dejado dos plazas de primera como un solar y a la Malagueta braceando en el Mediterráneo- también sirve para denunciar esos pliegos desorbitados y alejados de la realidad que, lejos de proteger el interés del aficionado, amenazan con destruir un espectáculo inflacionado.

Pasaron los Reyes Magos… Y mientras sus majestades vuelven a sus parnasos de Oriente, los apoderados llegan a los despachos de la calle Adriano en progresión descedente a la categoría de sus pupilos para poner en pie una Feria de Abril recortada en su metraje que podría ser presentada -sólo es una intuición- en un tiempo record. Ahora sí comienza la definitiva gestación de un abono que, a priori, sigue barajando dos grandes incógnitas, más allá del humo vendido en las últimas fechas. Pocos apuestan por la presencia de José Tomás en los adoquines de la calle Iris; seguramente ni él mismo ni su abracadante apoderado. Mucho más controvertida será la inclusión de El Juli, que aún anda penando por las afrentas del pasado año. Sea como sea, lo sabremos pronto aunque la moderna y alocada carrera de las primicias dibujará y revocará carteles una y otra vez hasta conformar el  abono definitivo que hoy por hoy es una hoja en blanco con una sola nota: la atractiva encerrona en solitario de José María Manzanares, monarca absoluto en el coso del Baratillo. Le contaremos el resto aunque no nos lanzaremos a piscinas sin agua. Y que este duro e incierto 2013 les sea leve, amigos.

El Cid fue el primero en apuntarse. Después vino el ofrecimiento de Urdiales y ahora el órdago de Luque, que quiere matar mano a mano con el diestro de Salteras el encierro de Victorino Martín en la próxima Feria de Abril de Sevilla, aunque también suenan nombres como los de Iván Fandiño. Desconocemos los planes de los Pagés, que al fin y al cabo son los que tienen la sartén por el mango. ¿Quién acompañará a El Cid con los toros del paleto de Galapagar? Visto lo visto, a lo mejor hay que poner una máquina de numeritos, como en las pescaderías.

El Cid fue el primero en apuntarse. Después vino el ofrecimiento de Urdiales y ahora el órdago de Luque, que quiere matar mano a mano con el diestro de Salteras el encierro de Victorino Martín en la próxima Feria de Abril de Sevilla, aunque también suenan nombres como los de Iván Fandiño. Desconocemos los planes de los Pagés, que al fin y al cabo son los que tienen la sartén por el mango. ¿Quién acompañará a El Cid con los toros del paleto de Galapagar? Visto lo visto, a lo mejor hay que poner una máquina de numeritos, como en las pescaderías.

02
Ene/2013

OBSERVATORIO TAURINO: De las (posibles) medallas de las Bellas Artes

Si el arte -en su acepción más aceptada- es un vehículo para crear emociones, Paco Ojeda pertenece por derecho propio al elenco más selecto de creadores del último cuarto del siglo XX. Todas las quinielas apuntan que este torero histórico podría ser el siguiente acreedor de la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes que recibirá un torero en 2012.  El diestro sanluqueño destrozó los terrenos de las suertes y trazó una nueva geometría del toreo que permanece rabiosamente vigente.

Si el arte -en su acepción más aceptada- es un vehículo para crear emociones, Paco Ojeda pertenece por derecho propio al elenco más selecto de creadores del último cuarto del siglo XX. Todas las quinielas apuntan que este torero histórico podría ser el siguiente acreedor de la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes que recibirá un torero en 2012. El diestro sanluqueño destrozó los terrenos de las suertes y trazó una nueva geometría del toreo que permanece rabiosamente vigente.

Oro para empezar y terminar un año. Aunque algunas tribunas ya habían arremetido contra el ministro Wert por dejar a la fiesta de los toros fuera del reparto de medallas de las Bellas Artes, aún había dos guardadas en la talega del ministerio de Cultura con nombre de matador de toros. La noticia se fue confirmando sin que sonaran las doce campanadas que han dado matarile a este año, por tantas cosas, tan aciago. El maestro sevillano Diego Puerta recibirá a título póstumo -falleció el 30 de noviembre de 2011- la primera de estas preseas que según la costumbre no escrita iniciada en 1996 siempre habían tenido un sitio para el arte del toreo. Todo comenzó con la concesión de la primera medalla al Mérito en las Bellas Artes al gran Antonio Ordóñez, que inauguró una lista en la que, como en botica, ha habido de todo.

Ojeda está en todas las quinielas. El genial rondeño había recibido la Legión de Honor de Francia sólo un año antes. Y en el pais vecino, una vez más, nos daban sopas con honda en el reconocimiento de la Tauromaquia como hecho cultural y, sobre todo, como vehículo de expresión artística. El hipotético olvido de la gente de coleta -que parece haber sido subsanado con sorprendente y solvente celeridad- habría llegado en un momento muy inoportuno para una actividad que se encuentra en su particular travesía del desierto,  resistiendo a duras penas esos vientos abolicionistas a los que no siempre ha sabido responder. La conquista del Ministerio de Cultura por parte de las huestes del toreo -más alla de su mero valor simbólico- ha sido una de las victorias más decisivas de ese extinto G-10 que se atascó en otros fangales que se han quedado como estaban después de ese indisimulado fuego cruzado que ha salpicado a toda una profesión que escenificaba su irresoluble desunión. En esta tesitura debemos felicitarnos por ese nuevo rumor que aunque aún no es noticia señalaría a matador sanluqueño Paco Ojeda como propietario de las segunda medalla destinada al toreo, tal y como avanzó Pedro Javier Cáceres en Onda Cero. La concesión no se oficializará hasta el próximo Consejo de Ministros aunque el nombre del genio sanluqueño sería el más rutilante y lograría la absoluta unanimidad del planeta de los toros. Sea como fuere, el Ministerio no habría dejado este año cabos sueltos: al resto de candidatos barajados no les faltaría potencial: estaríamos hablando de Manuel Benítez El Cordobés, Ángel Peralta, Palomo Linares o César Rincón. Así sí.

Las cifras dan la voz de alarma. Lo publicaba Mundotoro, muy pocos días atrás: en la temporada 2012 fueron 431 las plazas de toros que acogieron festejos mayores        -corridas y novilladas picadas- frente a las 911 que llegaron a abrir sus puertas en el año 2006. En estos años más de la mitad de las plazas han quedado inactivas en una dinámica a la que no se le adivina el final. Basta descender por el almanaque para constatar esta sangría: en 2011 fueron 508 cosos y en 2010, 602 las plazas de toros en funcionamiento. Del 2011 al año que acabamos de enterrar estaríamos hablando de 77 plazas con el candado echado, especialmente cosos de tercera que en muchos casos gozaban de gran tradición taurina. No hay que irse demasiado lejos. Sin salir de nuestro entorno más próximo podemos mencionar las plazas de Écija -sumida en un tremendo deterioro- Morón o Constantina. No hablaremos de tantos y tantos recintos portátiles que se han dejado de montar por los pueblos. El toreo se desangra por la base sin que podamos atisbar las nefastas consecuencias de esta debacle que no ha necesitado de antitaurinos vociferantes o el aliento del nacionalismo. Llega un nuevo año en el que la altísima fiscalidad de las medidas gubernamentales hará más difíciles las cosas. Y el caso es que este planeta sigue sin enterarse…