Monthly Archives: Diciembre 2012

26
Dic/2012

OBSERVATORIO TAURINO: El esquema de la temporada toma forma

maestranza

Cinturones más que apretados. Sin confirmaciones oficiales, los drásticos recortes en el abono abrileño parecen ser un hecho. Hablamos de una rotunda reducción de cinco corridas de toros en una Feria que constaría de catorce espectáculos si incluimos la corrida del Domingo de Resurrección, que también empieza a dar que hablar. El ciclo continuado retrasaría su comienzo al miércoles, día 10 de abril,  con una novillada de Fuente Ymbro para la que suenan los nombres de Lama de Góngora, José Garrido y Gonzalo Caballero. El sábado 13 parece ya fijada la encerrona de Manzanares con un abanico de reses que podría incluir -para berrinche del torismo militante- reses de Garcigrande, Victoriano del Río y Juan Pedro Domecq. ¿Seguirán al día siguiente los seis toros del rejoneador Diego Ventura? Dos platos fuertes tan seguidos necesitarían un sorbete por medio. Ya veremos…

Otros números, otros tiempos… Por lo demás, el resto de la temporada no sufriría demasiadas variaciones con respecto al año que se acaba: quizá alguna novillada picada de menos -se habla de un total de seis- aunque se mantendrían los cinco festejos de promoción del mes de julio. San Miguel incluiría una tercera corrida de toros aunque posiblemente celebremos la Virgen de los Reyes y Nuestra Señora del Pilar sin ir a la plaza de la Maestranza. Mientras tanto, El Cid dice que se apunta a la de Victorino Martín -la ganadería de su vida- después de un año de descanso y Urdiales sale a rebufo -crecido por sus éxitos de Bilbao y Logroño- diciendo que también quiere ración de albaserradas. Pues muy bien, pero la verdadera tensión de la Feria de Abril -sobre el papel- caminará por otras sendas marcadas por los nombres de José María Manzanares y Morante de la Puebla que son, visto lo visto, los pilares que puede manejar la empresa Pagés para conformar la columna vertebral del abono. Sí parece cada vez más remota la posibilidad de contar con el nombre de José Tomás, que anda encantado de la vida y en plan padrazo en su particular planeta Krypton de Estepona. Su apoderado, el inefable Salvador Boix, se pone de perfil como los colosos de la isla de Pascua y dice que ni sí ni que no, sino todo lo contrario. En otros cenáculos se comenta que las arenas oscuras de Bilbao serían las elegidas por el Divino para asomarse a una plaza de primera. Pues ni idea.

¿Estará El Juli en la Feria de Abril? El propio Roberto Domínguez nos daba días atrás la razón. Las  cuitas y las tribulaciones de El Juli giran en torno a su negativa a negociar con las empresas si los nuevos contratos de Canal Plus andan por medio. Parece que sí respetará acuerdos televisivos ya vigentes antes de que el madrileño proclamara su bando de guerra por las plazas de la vieja piel de toro. Pero la pregunta del millón sigue siendo la misma: ¿estará en Sevilla si se televisa por el traído y llevado canal de pago? Su apoderado parece estar respetando los tiempos y esperará la protocolaria llamada de los despachos de Pagés para decir nasti de plasti, y qué bien se está en abril en Aguascalientes. En medio de ese panorama, la filtración de un hipotético cartel que excluiría al joven maestro del Domingo de Resurrección -que estén Morante y Manzanares es de cajón- podría esconder otras estrategias y una política de acoso y derribo contra el madrileño. Pero no podemos olvidar que El Juli, a pesar de ciertos errores de táctica taurina, es un figurón indiscutible. El cartel aireado podría estar buscando una política de río revuelto en la que hasta ahora no han entrado las gentes del madrileño, que sí estará en marzo en la bombonera de Olivenza como ganadero debutante y matador consagrado. Una nueva ausencia en Abril sería una malísima noticia para los aficionados de Sevilla. Nos lo perderíamos todos; él también. Y que tengan un feliz y próspero 2013.

18
Dic/2012

OBSERVATORIO TAURINO: El Juli, en su laberinto

Dentro-del-laberinto

La venganza se sirve en plato frío. Fue la noticia de la semana pasada y ya es el primer titular de la temporada 2013. El Juli ha decidido no actuar en la plaza de Las Ventas en la próxima campaña. Sin solución de continuidad se ha confirmado que el maestro madrileño tampoco estará en Valencia por las Fallas -sí podría comparecer en la feria de julio- y su presencia en la plaza de la Maestranza en abril comienza a ser una duda cada vez más razonable en espera de los contactos definitivos, pasadas las fiestas de Navidad. En la trastienda siguen coleando los enfrentamientos con las respectivas empresas que le sacaron de las tres primeras grandes ferias el pasado año. El famoso conflicto televisivo que tantos ríos de tinta ha hecho correr fue entonces el cuchillo que abrió unas heridas que, visto lo visto, siguen sangrando.

La televisión como piedra de toque. Las circunstancias de la radical decisión de El Juli se han analizado hasta la saciedad estos días desde puntos de vista muy encontrados. Algunas piezas empiezan a encajar, más allá de un enfado que le va a costar un porrón de millones: la postura del madrileño podría seguir enquistada en la negativa a ser televisado por Canal Plus, plataforma televisiva que negocia las retransmisiones con las empresas antes de que éstas comiencen el turno de contrataciones con los toreros. Lo que era un statu quo aceptado por casi todos hasta no hace tanto ya fue tomado por El Juli como una imposición inaceptable  que terminó desencadenando el famoso cisma de un G-10 que también ha entrado en la historia ahogado por una solución -la de All Sports Media- que se acabó conviertiendo en un problema. La hipotética retransmisión de las ferias de Fallas, Abril y San Isidro no ha sido aún oficializada por el canal de pago ni por Simón Casas, los Pagés o los Choperitas aunque todo hace indicar que en 2013, con el 99% de la torería andante de vuelta al redil, habrá toros empuñando el mando a distancia.

Las causas de una rebelión. A ningún aficionado medianamente informado se puede escapar que El Juli ha convertido los parámetros en los que se mueve la carrera de José Tomás en una auténtica obsesión. La independencia del sistema, la elección de escenarios y compañeros, la inusitada expectación que rodean sus contados paseillos… Julián estaría mirándose en ese espejo aunque, ya lo hemos dicho tantas veces, después de casi tres lustros en la primera fila y amparado en el sistema que le dio fama y hacienda, es muy difícil nadar contra las olas a pesar de ese innegable sentido de la responsabilidad que le ha hecho ser la base indiscutible de las últimas temporadas. Pero hay demasiadas diferencias. En la última tarde de su primera época, Tomás se fue entre pitos en una plaza, la de Murcia, con la mitad de su aforo cubierto. Después se rodeó de esa aura misteriosa que convirtió su reaparición de 2007 en un acontecimiento sideral mientras El Juli seguía batiéndose el cobre en el campo de batalla de las ferias para quemar la estrella taquillera que le acompañó en sus primeros años. Ésa es la gloria y la tragedia del joven maestro: ha entrado en un laberinto de difícil salida que le está costando no pocas críticas. No sabemos si su elección será buena para él; sí es seguro que -con la que está cayendo- no es nada positiva para el estado actual de una Fiesta en trance de derribo. Y cosas veredes: los que siguen entrando en éxtasis por las tres tardes de Tomás revocan la nueva estrategia de su paisano… Nos toca doblar los capotes: ya tenemos pintor para la temporada sevillana -el gaditano Hernán Cortés Moreno- y pronto sabremos el nombre del pregonero que se subirá a las tablas del Lope de Vega el Domingo de Resurrección para cantar a la Fiesta de los toros. Se habla de un ilustre hijo del cuerpo que -degenerando, degenerando- acabó dándole a la claqueta.

14
Dic/2012

TRIBULACIONES BARATILLERAS

El planeta de los toros se sacudía al anochecer del pasado miércoles con una noticia que puede modificar por completo los planteamientos de las principales empresas de cara a la temporada 2013, que aún sólo es un embrión. Julián López El Juli anunciaba a través de su apoderado, Roberto Domínguez, que no actuará en 2013 en la plaza de Madrid. El propio empresario de Las Ventas, José Antonio Chopera, confirmaba la noticia sin disimular su enfado. Antes ya había trascendido que el joven maestro pretendía afrontar una campaña corta, de no más de 25 contratos, que podría comenzar su tramo más denso ya entrado el verano.
En ese punto se desataron las conjeturas y los rumores no confirmados ni desmentidos. ¿Estará presente El Juli en la feria de Sevilla? Las archisabidas desavenencias con la empresa Pagés le dejaron fuera de los carteles el pasado año y aunque algunas fuentes insisten en reeditar esta ausencia para la próxima Feria de Abril, lo único cierto hasta ahora es que su apoderado -así lo ha confirmado sin cerrar la puerta a la plaza de la Maestranza- no se ha sentado a hablar con Eduardo Canorea y Ramón Valencia, gestores del coso del Baratillo que suelen esperar al paso de los Reyes Magos para comenzar a negociar con los apoderados en los despachos de la calle Adriano.
En cualquier caso, el trabajo de la empresa Pagés -presionada por el imparable descenso de abonados y el mal ambiente que dejó la nefasta gestión de los derechos de televisión- ya habría comenzado. La encerrona en solitario de Manzanares se puede dar por hecha y ya se erige en uno de los mayores activos de un ciclo no nato que sigue demandando algunas guindas para lograr la unanimidad de la prensa y los aficionados. Mientras tanto, se empieza a especular que los primeros contactos con José Tomás ya se habrían producido pero nadie puede atisbar aún si el Divino se entenderá algún día con los Pagés.
Con o sin José Tomás en los carteles, a la hipotética ausencia sevillana de El Juli se podría sumar su incomparecencia en las Fallas para escenificar su particular pronunciamiento contra las empresas que le orillaron el pasado año. En medio de este panorama hay otros rumores que no tardarán en ser confirmados. En el último Observatorio Taurino mencionábamos el recorte de tres festejos en abril que otros medios han elevado a cinco. La Maestranza, propietaria del coso, ni afirma ni desmiente este ajuste que pretende remendar la nómima de abonados.
En cualquier caso, si el tramo continuado de la feria se redujera a trece festejos estaríamos retrocediendo a cifras similares a las de las ferias de la segunda mitad de los años 80 del siglo XX. Y de muestra un botón: en 1985, la feria constó de trece funciones, incluyendo la corrida de toros del antiguo Lunes de Resaca que se mantuvo hasta el año 2000.
Los festejos -sin un esquema fijo- comienzan a aumentar paulatinamente en los noventa aunque el modelo actual se adopta en 2001, después del  fallecimento de Diodoro Canorea. Suprimidos los guardiolas del viejo Lunes de Resaca, Canorea y Valencia se estrenan al frente de la empresa alargando la preferia hasta el viernes anterior ocupado por una novillada a la que hay que sumar un segundo festejo de rejones hasta alcanzar la cifra de dieciocho funciones que parecía inamovible.

ciudad y puerto de sevilla sanchez coello

El inminente recorte del modelo de Feria de Abril consolidado desde 2001 y los rumores que preconizan una nueva ausencia de El Juli han abierto un encendido debate en el sector taurino

El planeta de los toros se sacudía al anochecer del pasado miércoles con una noticia que puede modificar por completo los planteamientos de las principales empresas de cara a la temporada 2013, que aún sólo es un embrión. Julián López El Juli anunciaba a través de su apoderado, Roberto Domínguez, que no actuará en 2013 en la plaza de Madrid. El propio empresario de Las Ventas, José Antonio Chopera, confirmaba la noticia sin disimular su enfado. Antes ya había trascendido que el joven maestro pretendía afrontar una campaña corta, de no más de 25 contratos, que podría comenzar su tramo más denso ya entrado el verano.

En ese punto se desataron las conjeturas y los rumores no confirmados ni desmentidos. ¿Estará presente El Juli en la feria de Sevilla? Las archisabidas desavenencias con la empresa Pagés le dejaron fuera de los carteles el pasado año y aunque algunas fuentes insisten en reeditar esta ausencia para la próxima Feria de Abril, lo único cierto hasta ahora es que su apoderado -así lo ha confirmado sin cerrar la puerta a la plaza de la Maestranza- no se ha sentado a hablar con Eduardo Canorea y Ramón Valencia, gestores del coso del Baratillo que suelen esperar al paso de los Reyes Magos para comenzar a negociar con los apoderados en los despachos de la calle Adriano.

En cualquier caso, el trabajo de la empresa Pagés -presionada por el imparable descenso de abonados y el mal ambiente que dejó la nefasta gestión de los derechos de televisión- ya habría comenzado. La encerrona en solitario de Manzanares se puede dar por hecha y ya se erige en uno de los mayores activos de un ciclo no nato que sigue demandando algunas guindas para lograr la unanimidad de la prensa y los aficionados. Mientras tanto, se empieza a especular que los primeros contactos con José Tomás ya se habrían producido pero nadie puede atisbar aún si el Divino se entenderá algún día con los Pagés.

Con o sin José Tomás en los carteles, a la hipotética ausencia sevillana de El Juli se podría sumar su incomparecencia en las Fallas para escenificar su particular pronunciamiento contra las empresas que le orillaron el pasado año. En medio de este panorama hay otros rumores que no tardarán en ser confirmados. En el último Observatorio Taurino mencionábamos el recorte de tres festejos en abril que otros medios han elevado a cinco. La Maestranza, propietaria del coso, ni afirma ni desmiente este ajuste que pretende remendar la nómima de abonados.

En cualquier caso, si el tramo continuado de la feria se redujera a trece festejos estaríamos retrocediendo a cifras similares a las de las ferias de la segunda mitad de los años 80 del siglo XX. Y de muestra un botón: en 1985, la feria constó de trece funciones, incluyendo la corrida de toros del antiguo Lunes de Resaca que se mantuvo hasta el año 2000.

Los festejos -sin un esquema fijo- comienzan a aumentar paulatinamente en los noventa aunque el modelo actual se adopta en 2001, después del  fallecimento de Diodoro Canorea. Suprimidos los guardiolas del viejo Lunes de Resaca, Canorea y Valencia se estrenan al frente de la empresa alargando la preferia hasta el viernes anterior ocupado por una novillada a la que hay que sumar un segundo festejo de rejones hasta alcanzar la cifra de dieciocho funciones que parecía inamovible.

11
Dic/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Manzanares nos da alegrías y Sevilla estrena recortes

100921 Manzanarees La llamada

¿Quién da primero da dos veces?: La hipotética –y más que previsible– encerrona en solitario de Manzanares nos ha alegrado las pajarillas a los aficionados. ¿Para qué negarlo? El gesto del diestro alicantino llegaría en la cúspide de su romance apasionado con una plaza, la de la Real Maestranza, en la que ya ha tocado el cielo logrando indultar el toro Arrojado en 2011; cortando cuatro orejas en una misma tarde en la pasada Feria de Abril y cuajando la histórica actuación del último San Miguel que le supuso su tercera y más apoteósica Puerta del Príncipe. Curiosamente, el acontecimiento manzanarista ha despertado mayores y más sinceras ilusiones que otro anuncio previo de encerrona, la de Talavante con los victorinos en Las Ventas, que no ha estado exento de algunas piedrecitas.

Un gesto no exento de riesgos: Desde la Comunidad de Madrid no han puesto demasiado cariño para incluirla en Beneficencia en emulación de otros gestos parecidos que supusieron el lanzamiento definitivo de toreros como El Capea o Roberto Domínguez. José Antonio Chopera, apoderado del diestro extremeño y vértice de la UTE taurina que rige el coso venteño, ya ha aclarado que se ubicará dentro del serial isidril, como un festejo más. En cualquier caso, el órdago de Talavante ha sido recibido con una tibieza que tiene mucho que ver con las expectativas defraudadas que el mismo torero levantó no hace tanto. En la temporada 2012 recibió sendos repasos oceánicos por parte de El Juli y el propio Manzanares y enseñó demasiadas lagunas técnicas que no se logran tapar con ese toreo de quimicefa que necesita toros de excepcional fijeza y docilidad que poco tienen que ver con los victorinos que despachará en los madriles. Resumiendo, que la empresa no está exenta de riesgos y podría meterle en un berenjenal de difícil salida si no sorprende, una vez más, con uno de esos raptos de genialidad que le vienen manteniendo en el candelero. Pero hay que volver a esa encerrona sevillana con olor de sal de Levante. Podría convertirse en la guinda del dulce idilio manzanarista que, a priori, puede trocarse –nada sabemos aún de José Tomás– en uno de los sostenes de un abono que llegará con recortes. Ya lo dijo Ramón Valencia en las páginas de El Correo: “Hay que tomar medidas y las vamos a tomar”.

Se concretan los primeros recortes: Ya han comenzado a trascender algunas de esas medidas que podrían contar con el nihil obstat de la mesa de gobierno de la Real Maestranza, propietaria del coso del Baratillo y receptora de ese canon del piso de plaza que conforma la principal fuente de ingresos de su acción cultural y asistencial. Y así, la arquitectura de la Feria de Abril a la que nos habíamos acostumbrado en los últimos lustros podría recortar algunos pisos que ya considerábamos inamovibles. Se trataría de dejar sin toros el primer fin de semana de la larga preferia: la habitual novillada que abre el ciclo continuado –en Semanas Santas tempranas– pasaría este año al lunes 8 de abril, lo que implicaría la supresión de dos corridas y el festejo de rejones de tres jinetes que ha ocupado el primer domingo de la preferia en los últimos años, enredando de paso la contratación de Diego Ventura –refractario a actuar en la matinal del Domingo de Farolillos– que podría optar por otras fórmulas para estar presente en Abril. Y hay que ser sinceros: la medida será bien acogida por los abonados de la resistencia, esos que siguen retratándose a pesar del chaparrón que está cayendo. Terminamos sin marcharnos de Sevilla: Juan Belmonte será el protagonista del cartel de la temporada que patrocina la Maestranza al cumplirse un siglo de su alternativa en 2013. Pronto veremos el resultado y conoceremos al autor. Y la próxima semana hablaremos de las ganaderías reseñadas por la empresa Pagés.

04
Dic/2012

OBSERVATORIO TAURINO: De vuelta y con más de la crisis (taurina)

Seguimos a la expectativa
uDábamos un leve descanso a esta atalaya del toreo esbozando los inevitables cambios y ajustes en el planteamiento del abono sevillano que abordará la empresa Pagés de cara a la cada vez más cercana temporada 2013. Así lo anunció el propio Ramón Valencia -cogerente del coso sevillano junto a Eduardo Canorea- en una entrevista concedida a El Correo que, un año más, ha tenido enorme repercusión en todos los rincones del planeta de los toros. Esta medida inevitable volvía a certificar la imparable recesión de un sector que necesita una urgente reconversión para adaptarse y sobrevivir a los duros tiempos que nos han tocado en suerte por la debacle general de la economía y la particular idiosincrasia de este mundillo que casi nunca ha mirado al futuro. Los auténticos barandas del toreo -los empresarios agrupados bajo las siglas de ANOET- se reunían ayer mismo en Madrid sin que trascendiera un orden del día que debió incluir -sí o sí- la urgente rebaja del precio de las entradas y una decicida apuesta por la calidad en detrimento de la inflación de años atrás.
Sube la marea abolicionista
uTambién escoció durante las tareas de mantenimiento de esta atalaya la suspensión de la feria de Quito, hasta hace muy poco una de las más relevantes del calendario taurino del otro lado del charco. El primer espadazo ya lo había recibido hace poco más de un año cuando se suprimió la suerte de matar, pero no el sacrificio vergonzante de las reses en la oscuridad y la indefensión de los corrales. Ya le contamos entonces que la división de los matadores era manifiesta ante esta medida, que sólo era el principio del fin del espectáculo. Toreros como Ponce o Castella prefirieron seguir acudiendo al ciclo. Otros, como El Juli, escenificaron su desacuerdo tachando la feria de Jesús del Gran Poder de su agenda. Unos y otros creían estar protegiendo la Fiesta desde posiciones encontradas.
La feria de Quito, suspendida
uEl caso es que este año se contaba con carteles de toros y toreros que se han quedado pegados en la pared después de que la empresa organizadora haya cedido a la presión de los antitaurinos y ese indigenismo antiespañolista ¡ay Señor, llévame pronto! que es primo hermano del nacionalismo de los cantones ibéricos. Pero la espantada de la empresa de Quito hay que ubicarla en realidad en la previsible ruina en las taquillas ante un espectáculo desnaturalizado -sin suerte suprema y sin las grandes figuras- que no interesa a nadie. El Juli, por su parte, escenificó su particular contestación encerrándose con cuatro toros de muerte en el cercano ruedo de Latacunga, en el que no rige la prohibición de la suerte de matar que afecta a la capital ecuatoriana. El maestro madrileño cortó cinco orejas y un rabo e indultó un ejemplar de Huagrahuasi reivindicando la pureza de una fiesta que sólo puede sobrevivir desde una integridad que el propio Juli descuidó después -bien acartelado con Ponce y Manzanares- en el festejo estrella de la feria de Lima. La escasa presentación de los toros de Puga escoció, y mucho. Y terminando, que es gerundio: Talavante quiere encerrarse con seis victorinos en la Beneficencia del año que viene; los Chopera tendrán que pechar -la diputación ha dicho que nones a la ración de árnica- con el pliego desorbitado que ellos mismos asumieron en Málaga. Y por supuesto, no podemos culminar este Observatorio sin enviar nuestro más sentido pésame a la familia Rojas Jiménez-Becerril y estrechando un fuerte abrazo con los Ordóñez-Romero.
En twitter @ardelmoral

Seguimos a la expectativa. Dábamos un leve descanso a esta atalaya del toreo esbozando los inevitables cambios y ajustes en el planteamiento del abono sevillano que abordará la empresa Pagés de cara a la cada vez más cercana temporada 2013. Así lo anunció el propio Ramón Valencia -cogerente del coso sevillano junto a Eduardo Canorea- en una entrevista concedida a El Correo que, un año más, ha tenido enorme repercusión en todos los rincones del planeta de los toros. Esta medida inevitable volvía a certificar la imparable recesión de un sector que necesita una urgente reconversión para adaptarse y sobrevivir a los duros tiempos que nos han tocado en suerte por la debacle general de la economía y la particular idiosincrasia de este mundillo que casi nunca ha mirado al futuro. Los auténticos barandas del toreo -los empresarios agrupados bajo las siglas de ANOET- se reunían ayer mismo en Madrid sin que trascendiera un orden del día que debió incluir -sí o sí- la urgente rebaja del precio de las entradas y una decicida apuesta por la calidad en detrimento de la inflación de años atrás.

Sube la marea abolicionista. También escoció durante las tareas de mantenimiento de esta atalaya la suspensión de la feria de Quito, hasta hace muy poco una de las más relevantes del calendario taurino del otro lado del charco. El primer espadazo ya lo había recibido hace poco más de un año cuando se suprimió la suerte de matar, pero no el sacrificio vergonzante de las reses en la oscuridad y la indefensión de los corrales. Ya le contamos entonces que la división de los matadores era manifiesta ante esta medida, que sólo era el principio del fin del espectáculo. Toreros como Ponce o Castella prefirieron seguir acudiendo al ciclo. Otros, como El Juli, escenificaron su desacuerdo tachando la feria de Jesús del Gran Poder de su agenda. Unos y otros creían estar protegiendo la Fiesta desde posiciones encontradas.

quito

La feria de Quito, suspendida. El caso es que este año se contaba con carteles de toros y toreros que se han quedado pegados en la pared después de que la empresa organizadora haya cedido a la presión de los antitaurinos y ese indigenismo antiespañolista ¡ay Señor, llévame pronto! que es primo hermano del nacionalismo de los cantones ibéricos. Pero la espantada de la empresa de Quito hay que ubicarla en realidad en la previsible ruina en las taquillas ante un espectáculo desnaturalizado -sin suerte suprema y sin las grandes figuras- que no interesa a nadie. El Juli, por su parte, escenificó su particular contestación encerrándose con cuatro toros de muerte en el cercano ruedo de Latacunga, en el que no rige la prohibición de la suerte de matar que afecta a la capital ecuatoriana. El maestro madrileño cortó cinco orejas y un rabo e indultó un ejemplar de Huagrahuasi reivindicando la pureza de una fiesta que sólo puede sobrevivir desde una integridad que el propio Juli descuidó después -bien acartelado con Ponce y Manzanares- en el festejo estrella de la feria de Lima. La escasa presentación de los toros de Puga escoció, y mucho. Y terminando, que es gerundio: Talavante quiere encerrarse con seis victorinos en la Beneficencia del año que viene; los Chopera tendrán que pechar -la diputación ha dicho que nones a la ración de árnica- con el pliego desorbitado que ellos mismos asumieron en Málaga. Y por supuesto, no podemos culminar este Observatorio sin enviar nuestro más sentido pésame a la familia Rojas Jiménez-Becerril y estrechando un fuerte abrazo con los Ordóñez-Romero.