Monthly Archives: Octubre 2012

30
Oct/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Una debacle inevitable

Sigue la sangría en los hombres G. Lo adelantaba el compañero Fernando Carrasco, hace bien poquito. El Fandi también deja el G-10 -¿qué hacía un chico como tú en un lugar como éste?- sumándose a ese goteo de toreros exclaustrados que no se puede entender sin dos datos complementarios: de un lado, la extinción de la famosa claúsula que multaba a los coletudos díscolos con un millón del ala si cogían la maleta y el perro. De otro, la momentánea salida del tablero de juego del ínclito Curro Vázquez, príncipal valedor del dúo formado por Javier Folqué y Rubén Amón, pollos desplumados del gallinero de All Sports Media que andan pidiendo árnica al Tribunal de la Competencia por aquellos duros que tanto dieron que hablar. Dicen que Morante, después de desvincularse de Curro Vázquez, también quiere soltar las amarras que aún le unen con esas nefastas tres siglas que han emborronado la imagen de los toreros, la misma que nadie se ha ocupado nunca de cuidar. El de La Puebla bastante tiene con el taco -mexicano- que le está alegrando las pajarillas de su penúltimo tramo en los ruedos de un lado y otro del charco. Por otro lado, la llamada al orden del Soviet Supremo de la casas Matilla y Martínez Uranga, con las que Manzanares y Talavante han decidido continuar, ha terminado de descomponer una breve alianza en la que casi todos andan recogiendo velas… todos menos El Juli y Perera, los dos únicos toreros verdaderamente independientes de ese elenco de coletas que encarará la temporada 2013 desde una perspectiva muy diferente a cómo la iniciaron en este agonizante 2012.

portada_sufre_mamon-715733

Excusatio non petita, accusatio… En su llamada de socorro, las lumbreras de ASM reconocían implícitamente uno de los grandes patinazos de este empeño estéril: difícilmente se podía facturar en bloque por los diez toreros agrupados en tarifa cerrada. Es lo que lo que se dirime ahora en el Tribunal de la Competencia y lo que estos calamitosos gestores -palabrita que no lo hago más- prometen revocar para salvar los muebles. El caso es que a las empresas les ha resultado más barato y rentable apoquinar el impuesto revolucionario -llamado paquete Premium- para dejar sin torear a unos cuantos que han pagado con creces el fallido pronunciamiento contra el sistema establecido. ¿Quién ha ganado en esta estúpida pugna? Nadie, ni empresas ni toreros. Sólo hay un claro perdedor en el que casi nadie parece haber reparado: ese aficionado con la mecha cada vez más corta que da de comer a unos y a otros tragando carretas y carretones.

De vetos, huelgas y ronchas varias. Mientras tanto, siguen sorprendiendo esos vetos de las asociaciones profesionales a algunas -no todas- de las plazas caídas en desgracia después del paso de empresarios que las han dejado cargadas de ronchas. Lo curioso del caso es que los vetos recaen sobre el inmueble y de paso sobre su sufrido público que nada tiene que ver con los manejos tolerados por todos los sectores de una profesión que a veces le gusta jugar a la política del avestruz. ¿Por qué no recaen esos vetos sobre los taurinos que van dejando solares a su paso? ¿Por qué vuelven a contratarse con ellos cuando cambian de escenario? ¿No ha seguido organizando gaches bajo cuerda cierto empresario del circuito más cutre del toreo? ¿La adjudicación de la plaza de Granada no era la crónica de una muerte anunciada? Jesús Cañas debe casi 350.000 euros en la ciudad de la Alhambra, que se suman a los platos rotos de González de Caldas. ¿Alguien esperaba otra cosa?

23
Oct/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Un viaje para el que no hacían falta alforjas (o vuelta a empezar con la TV)

La caja tonta

En el mismo sitio y a la misma hora. Fue el pasado miércoles, dentro del magnífico ciclo formativo organizado por la cátedra Sánchez Mejías que dirige el profesor Juan Carlos Gil. El veterano periodista Federico Arnás pronunciaba una reveladora y documentada ponencia sobre la relación del mundo del toro y la televisión que debería publicar. Y casualidades de la vida, en las oficinas de la empresa Pagés, a veinte metros escasos del salón que acogía el curso, se desarrollaba en esos mismos momentos una reunión con algunos barandas de Canal Plus -fue oteada desde el palo mayor del bar Taquilla- entre los que se aseguraba haber visto a Ignacio Frauca, jefe de negociación de los derechos audiovisuales de la emisora privada. Sólo un día antes se había alcanzado un acuerdo verbal para seguir retransmitiendo la feria de San Isidro dos años más y todo hace indicar que la empresa Pagés seguirá el mismo camino retomando una normalidad que, en el caso hispalense, se vio interrumpida con la cancelación de la habitual emisión de la feria septembrina de San Miguel.

Sin mudanzas y con tribulaciones. “Hazme caso, las aguas están volviendo a su cauce”. La frase es de uno de los actores de este negocio que mejor puede certificar la vuelta a la normalidad de una situación que -a pesar del nefasto río revuelto de la temporada 2012- debería cambiar algunos parámetros para evitar futuras y previsibles escaramuzas. Ya hemos dicho muchas veces que los toreros iniciaron su rebelión cargados de razones pero escogieron las armas, el momento y los aliados más nefastos. Hay más datos y los explicaba Mundotoro días atrás: después del festival de Arenas de San Pedro que acarteló a algunos de los senadores de la torería hubo cónclave con los atribulados -y forrados- señoritos de All Sport Media para repensar el futuro del contrato de esos derechos de imagen de los toreros del comando G que sólo ha conseguido enredar todas las madejas. “Los toreros presentes parecían convencidos de que era hora de revisarlo, reconducirlo, o pasar página”, explicaba el portal recordando que los matadores se obligaban a soltar 50.000 euros en caso de rescisión unilateral de un papel cada vez más mojado. Pero en las actuales circunstancias “da la impresión que ni la gestión ni el fin de la gestión han sido tan brillantes como para que All Sport entre ahora en litigio o pida la cantidad de indemnización”. Resumiendo: el contrato está obligado a revisarse o, tal y como parecen desear la mayor parte de los toreros, a revocarse por completo.

De sensibilidades y ausencias. Hay una cosa clara. La alianza con ASM, lejos de mejorar la imagen de las figuras del toreo la ha empobrecido. La impresión final es la de unos comisionistas que no han sabido o querido gestionar su presencia en los medios empañando logros exclusivos de los matadores -catalizados en la tambaleante Mesa del Toro- como la vuelta de los  festejos a RTVE. Y hablando de la tele de todos, volveremos a la valiosa conferencia de Arnás. El comunicador reveló que la oferta de Televisión Española para la temporada 2013 se basará en tres tardes escogidas “en las que prime la calidad”. El presentador también mencionó las “distintas sensibilidades” de un G-10 que empieza a contar hacia atrás. En esa línea no está de más hacerse eco de algunos rumores que circulan por el planeta de los toros: en el viaje de El Juli y Perera a Bogotá para defender la fiesta ante el presidente José Manuel Santos podrían haber estado convocados otros tres coletudos que no comparecieron. Ojalá se reconduzca la situación. Por el bien del toreo.

16
Oct/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Fisuras en el G-10

Un abandono muy previsible. La noticia saltó el pasado viernes y no extrañó demasiado en los entrebastidores del planeta de los toros. El Cid se marchaba del traido y llevado G-10 y lo hacía con ciertos adornos que han caido como una bomba en algunos de sus compañeros, que permanecen respetuosamente silentes en espera de nuevos acontecimientos. No entraremos en otros factores que podrían haber catalizado la marcha del torero aunque se habla de ello en tertulias y redes. En cualquier caso, las primeras informaciones señalaban que el portazo habría sucedido al vencimiento de esa supuesta claúsula que obligaba a los miembros del exclusivo club de coletudos a apoquinar un millón de euros por abandonar el barco antes de tiempo. Sea como sea, todos los caminos de esta decisión conducen al letrado del diestro de Salteras, Joaquín Moeckel, que optó por cambiar de intereses cuando sonaron los primeros tiros del alzamiento de los toreros reagrupados en la Unión global que sucedió a las asociaciones Protauni -asesorada por el abogado del Arenal- y Taura.

soldado

La clave está en el mismo despacho. La salida del muy locuaz Moeckel -al que los matadores no dieron ni una frase en la nueva película que incluyó la conquista incompleta del ministerio de Cultura- se justificó entonces en la misma e hipotética desunión que ha esgrimido el diestro de Salteras para abandonar una nave en la que, de facto, tampoco figura ya Cayetano Rivera Ordóñez. El letrado no podía tener sitio en ese nuevo grupo rearmado para afrontar la estropajosa lucha por los derechos de televisión que hizo entrar en escena a la famosa y torpe firma de All Sports Media. Difícilmente se podía conciliar la vinculación del jurista sevillano con otros intereses taurinos -su estrecha relación con la empresa Pagés es pública y notoria- que los toreros habían puesto en el punto de mira de sus reivindicaciones. Y ya que hablábamos de los señoritos de All Sports Media, convendría recordar que el contrato que les sigue vinculando al G-10 podría enredar la marcha de El Cid. Son tres años firmados que quizá tenga que pleitear mientras reaparecen esas siglas que han aportado poca luz a la unión de un estamento -en eso habría que dar cierta razón al de Salteras- en el que cada cual sigue navegando por su lado. A toro pasado sí hay una certeza: el encaje del torero en el G-10 era antinatural. Apoderado o amparado indirectamente por la empresa Pagés, estaba en medio de una batalla indisimulada que aún hace sangre en los dos bandos.

El futuro de una unión inestable. Si nos paramos a revisar concienzudamente la sitación de la nómina de los ocho efectivos restantes del G-10 encontraremos intereses muy dispares. Un lado de la balanza lo inclina la irreductible independencia de El Juli y Miguel Ángel Perera que ha salido triunfante de una temporada en la que todo se les había puesto en contra. Esa independencia contrasta -y podría chocar- con las situaciones de Manzanares y Talavante, que permanecerán unidos respectivamente a las casas Matilla y Martínez Uranga, que han apalabrado un acuerdo con Canal Plus para retransmitir la feria de San Isidro los dos próximos años. ¿Volveremos a enredarnos con la tele? Ya veremos… Del resto del equipo poco hay que decir: un Ponce de vuelta; un Morante blindado con tequila; un Fandi para un roto y un descosido y un César Jiménez al que siempre le vino ancho el smoking y no le dejaron entrar en la fiesta. Esto camina en una sola dirección: los que se salen del sistema y los que sólo pueden funcionar dentro de él.

13
Oct/2012

CLAUSURA DE TEMPORADA EN SEVILLA: Antonio Nazaré reivindica su lugar en las ferias

El diestro de Dos Hermanas cuajó de cabo a rabo al tercer ejemplar de Pereda y revalidó sus grandes posibilidades

121012 Nazaré

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA DE SEVILLA

Ganado: Se lidiaron seis toros de José Luis Pereda, el primero marcado con el hierro filial de La Dehesilla, que estuvieron bien presentados. El mejor fue el tercero, manso en los inicios pero noble en la muleta. El cuarto tuvo emotividad pero fue a menos y el resto no sirvieron aunque el segundo se dejó a medias.

Matadores: Curro Díaz, de rosa pálido y oro, silencio y ovación.

Matías Tejela, de corinto y oro, silencio en ambos.

Antonio Nazaré, de blanco y oro, oreja tras aviso  y gran ovación de despedida.

Incidencias: La plaza registró un cuarto de entrada en tarde progresivamente fresca. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Julián Salguero, presidente de la plaza de la Maestranza recientemente fallecido. Curro Díaz recibió varios puntos de sutura después de herirse en la frente cuando trataba de matar al cuarto de la tarde. El pronóstico fue leve.

¿Qué tiene que hacer Antonio Nazaré para que se le abran de par en par las puertas del gran circuito de las ferias? Esta industria está podrida, muy podrida, si no facilita el paso a un torero que ya ha demostrado de sobra que tiene valor, capacidad, concepto y ambición de sobra para coger sitio en la gran temporada. Sólo hay que ponerlo y si no aprovecha su oportunidad que se vaya para casa. Así fue siempre en el toreo pero esta profesión camina ahora sendas extrañas que no premian la excelencia. Y así le va a este negocio obsoleto que tiene delante de sus narices un torero en plenitud que se están perdiendo en tantos y tantos sitios.

El máximo interés del cartel, para que vamos a andar con rodeos, recaía en el diestro de Dos Hermanas que quemaba ayer su octavo cartucho de una cicatera temporada en la que, en contra de los números, se ha sabido situar en la rampa de lanzamiento. Y cuando salió el tercero -un precioso y hondo ejemplar muy en Núñez que hizo esas cositas de manso que tan buenos augurios traen en esta sangre- muchos nos frotamos las manos pensando que con ése iba a ser. Y no nos equivocamos. Nazaré sorteó el mejor toro del encierro, es verdad, pero también le recetó el mejor toreo de una tarde que sirvió de paso para clausurar la temporada taurina en la plaza de la Maestranza. Pero es que el nazareno estuvo perfecto desde que se abrió de capote y descubrió la calidad de su enemigo en su comportamiento en la brega. El toro de Pereda humillaba, hacía cositas buenas y Nazaré apostó todo citándolo firmísimo y enterrado en el albero en el proemio de una faena que comenzó con desgarro y culminó con cadencia.

El gran torero de Dos Hermanas se entregó a tope y supo expresarse a la vez que el toro se empleaba en su muleta maciza. De los tanteos previos se pasó a una serie enorme que hizo romper la música. Pero había que dejarla siempre puesta, elegir bien los terrenos y esperar sin molestar a un animal un pelín rajadito que se acabó enhebrando por completo con la plenitud de Nazaré.

Quedaba lo mejor. El torero se vaciaría por completo manejando la muleta con la mano izquierda dictando dos sensacionales series consecutivas que hicieron crujir la plaza. Aún hubo ayudados sabrosos pero, sobre todo, la certeza de encontrarnos ante un gran torero que merece el salvoconducto definitivo a la gran temporada. En la yema de Abril, con otro ambiente, habrían caido dos orejas de peso a pesar de la tardanza en morir del toro de Pereda. No importa. Todo es cuestión de tiempo. Quizá con esos dos trofeos en la mano habría caido sin demasiada dilación la oreja del sexto de la tarde, un animal feote de hechuras y muy distraido en los primeros tercios al que supo administrar sabiamente. Fue un trasteo corto en el metraje pero perfectamente acoplado a las condiciones de un toro que duró demasiado poco. Y hubo cositas de buen gusto, naturales sedosos y sensación de torero poderoso y preciso, muy por encima de algunas miraditas y dudas del astado, pero la espada esta vez se empeñó en no entrar.

Y poco más. El cartel de clausura lo había abierto Curro Díaz, ausente en abril por cuestiones de política taurina, al que todavía le acompañaba el recuerdo de su gran faena otoñal del San Miguel de 2011. Esta vez no hupo arpas que tocar. El primero de la tarde rebrincó y tardeó de manso y puro flojo y no permitió al diestro de Linares pasar de tesonero y voluntarioso. Con el cuarto, emotivo y alegre en los primeros tercios parecía que iba a cambiar la decoración pero Curro buscó el desmayo antes de tiempo -hubo un puñado de muletazos con cierto sabor- y el ritmo del trasteo se acabó desmoronando. Poco hay que decir de Matías Tejela. Anduvo entre dos aguas con el segundo de la tarde, un animal de más a menos que le dejó estirarse a cuentagotas, y tampoco se entendió por completo con el burraco que hizo quinto. Por cierto: ¿qué pintaba en Sevilla?

09
Oct/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Ternurismos y coincidencias razonables

Demagogia y afeitado legal. Ya se recupera satisfactoriamente en un hospital de Salamanca pero hace sólo una semana estuvo a punto de morir desangrado después de que un certero y astifino novillo de Rodríguez Montesinos le arrancara la femoral en la plaza portátil de la localidad avulense de Hoyo de Pinares. La actuación de los médicos de la UVI móvil y el posterior traslado a Salamanca salvaron la vida y la pierna de Miguel Ángel Silva, que está loco por volver a torear. Pero la polémica estaba servida: la inmensa tertulia de Twitter enfrentó muy pronto a los que buscando responsabilidades abogaban por el afeitado y la dulcificación de las reses -muchas veces desmesuradas- que se lidian en algunos festejos perdidos en los pliegues de la piel de toro y los que defendían la integridad de los novillos contra viento y marea. Pero en los toros pueden pasar muchas, muchísimas desgracias que son el certificado de su autenticidad. Más allá del desgraciado percance de Hoyo de Pinares -el eral lidiado no era tan exagerado como quisieron pintar  pero sí tenía dos agudísimas puntas- habría que preguntarse si queremos convertir el toreo en un ejercicio de esteticismo incruento -con el nefasto neologismo taurino del disfrute por bandera- o no renunciamos a la promesa de muerte que siempre lleva aparejada una res brava, sea cual sea su tamaño y edad. Que cada cual saque sus propias conclusiones  pero no estaría de más recordar que el ejercicio del toreo lleva aparejados algunos riesgos que hay que asumir. Debemos denunciar ciertos abusos contra la falta de experiencia de algunos chicos pero… ¿Hay que afeitar los erales? Si se torean de luces, nunca.

nino-torero-1

Del hartazgo de Espartaco padre. De alguna manera, podemos hilar perfectamente el ternurismo que ha rodeado al cornadón de Hoyo de Pinares con los condicionantes que han llevado a Antonio Ruiz a tirar la toalla en la escuela de Espartinas, harto de padres y niños que han cuestionado su sincera frontalidad a la hora de valorar la aptitud de los aspirantes. No hace tanto, el ayuntamiento aljarafeño había hecho de la fiesta de los toros una de sus razones de ser hasta rozar la desmesura pero el ERE que llegó a lomos de la galopante crisis ya había condenado al centro dirigido por el viejo Espartaco, que había decidido continuar sin sueldo. El exigente y sabio torero siguió marcando el paso al ritmo de los mejores. Parece que sus decisiones no siempre han sido bien aceptadas por los papás de las criaturas. Y ser torero es otra cosa, ¿verdad Antonio?.

Todas las sendas conducen a CV. La noticia del hasta luego de Cayetano ya es archisabida y poco aporta al futuro inmediato del tablero de juego del toreo. El innegable tirón mediático del menor de los Rivera le abrió un hueco en los telediarios y su sorpresiva retirada fue conocida dentro y fuera del cerrado ámbito del planeta de los toros a la velocidad del rayo. De puertas para adentro comenzaron otras cavilaciones: ¿La marcha de Cayetano podría ser la pieza que faltaba para situar a Curro Vázquez en la órbita de Manzanares? Hay quien apunta que el veterano diestro de Linares podría optar por tomarse un descanso pero las casualidades han ido confirmando ciertos rumores hasta dejar a Curro libre de pies y manos -Morante con sus mariachis y Cayetano de vacaciones- para emprender la dirección de la carrera del diestro alicantino al que voces muy altas insisten en separar de la batuta de los todopoderosos Matilla, otra de las piezas a batir por esa rebelión de las figuras que pretende revocar un orden establecido que, no se olvide, ha sido rentable para casi todos menos para el aficionado.

En twitter @ardelmoral

02
Oct/2012

OBSERVATORIO TAURINO: De la exclusiva de Morante y las falsas esperanzas

Y se acabo lo que se daba en 2012. Muerto el último toro de la feria de San Miguel que encumbró al mejor Manzanares se cerró también la temporada grande en España. Quedan algunas ferias en el calendario pero el breve inviernillo que ha remojado el campo y el adelanto de varias ferias septembrinas ha sentenciado esta extraña campaña que ya empieza a ser historia. Aún queda por delante un puñado de meses para poner en orden los calientes entrebastidores de un oficio que atraviesa uno de los momentos más delicados de su historia sumando una indisimulada crisis interna al calamitoso panorama económico y a ese sirimiri antitaurino que ha calado mucho más de lo que creemos. Tiempo habrá en el largo invierno de hablar de todo ello.

dinero-felicidad

Una sustanciosa oferta económica. Dejábamos el Observatorio de la pasada semana esbozando el futuro inmediato de Morante dando rango de noticia a rumores insistentes a los que sólo les faltaba oficialidad. Los cabos se ataron solos: al anuncio de la retirada de Antonio Barrera se unió sin solución de continuidad la confirmación de la ruptura del diestro de La Puebla con Curro Vázquez y el fichaje con esos millonetis mexicanos que han contado con Barrera -íntimo de Morante- para que ejerza de hombre de confianza y nuevo acompañante. Detrás del trato hay una sustanciosa suma previa -ajena a los resultados posteriores en la plaza- que no está exenta de peligros. Morante ya experimentó con desigual fortuna otras exclusivas que acabaron como el rosario de la aurora. Los aficionados más informados recordarán la que firmó con el difunto Diodoro Canorea     -truncada por su muerte- y la que le unió al constructor y ganadero José Sánchez Benito, a la sazón suegro de Barrera, al que despidió con honores después de que casi nada saliera como se había pensado. Del nuevo acuerdo se pueden extraer varias lecturas: ¿estará buscando Morante rentabilidad económica para afrontar sin riesgos el último tramo de su vida profesional? ¿Revertirá en su irregularidad? ¿Logrará elevar su caché de cara a las empresas en estos tiempos de recesiones? Las  preguntas y las respuestas están en el tejado del imprevisible diestro de La Puebla, que sigue siendo uno de los nombres propios de una primera fila muy mermada de efectivos.

Medidas que llegan tarde. Se anuncia a bombo y platillo que en 2013 se podría trazar un nuevo marco legal que blinde y proteja el espectáculo taurino en todas las comunidades de lo que todavía llamamos España. El ejemplo desacomplejado del Constitucional de Francia sigue escociendo. Pero ese previsible y nuevo escenario legislativo que llegaría avalado por la ILP que siguió al proceso abolicionista catalán servirá de muy poco sin plazas, empresarios o afición. Y de muestra un botón: ¿Estaría dispuesta la familia Balaña a reabrir la Monumental como recinto taurino? ¿Volverían a levantarse la larguísima lista de plazas derribadas sin que nadie dijera una sola palabra? Dejemos esas preguntas en el aire. Lo más grave no es recuperar la fiesta en una región que comenzó su suicidio taurino en el ya lejano 1988. Una restrictiva legislación socavó la fiesta de los toros desde sus cimientos y desandar ese camino se antoja un imposible. Lo complicado es recuperar la Tauromaquia en pueblos y ciudades de acendrada tradición taurina en las que el toreo se ha esfumado. Nadie ha prohibido nada en Jaén y a dos semanas para San Lucas aún no hay empresa oficial. También pasó la feria de Écija sin que su histórica plaza -cada vez más deteriorada- abriera sus puertas para un festejo mayor. ¿Seguimos?