Monthly Archives: Julio 2012

31
Jul/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Algunas cosas que contar…

el-cuenta-cuentos

Altura de miras y visión de futuro. El ejercicio de responsabilidad del joven maestro también es una puerta abierta a la reflexión en estos tiempos convulsos para el país y para el toreo. El Juli descontará de su propia soldada el 50% del importe de las localidades de los jóvenes -y no tan jóvenes- de menos de 30 años en el mano a mano que dirimirá con Talavante en las Colombinas. Él mismo ha confirmado que la iniciativa tendrá repetición en otras citas y en otras plazas. Su partenaire en Huelva ya ha anunciado que secundará esa idea que podría traer mucho y bueno. El Juli sabe perfectamente la que está cayendo en todas las esquinas del planeta de los toros y que esto se empieza a ir de las manos irremisiblemente. “Promocionar la fiesta entre los jóvenes es vital”, ha señalado el madrileño. No es mal comienzo para una reacción de la profesión, revirtiendo parte del dinero de sus altísimos cachés en la promoción de una Fiesta -la que les ha dado fama y hacienda- que empieza a hacer aguas. Ojalá cunda el ejemplo.

Toros a orillas del Atlántico. Del Odiel al Guadalete, sin cambiar de océano, asistiremos a un fin de semana de alta tensión taurina que pivotará entre el coso choquero de La Merced y la Plaza Real de El Puerto. En los dos escenarios han tenido que recomponer la ausencia de Manzanares: en el caso de Huelva tirando de Talavante para dirimir el mano a mano con El Juli que seguirá a la aparición estelar de José Tomás, vis a vis con Morante. Pero el domingo hay que saltarse el coto de Doñana para encontrarnos de nuevo con el irregular diestro de La Puebla, al que aún no se le conoce compañero en un festejo que se había programado tete â tete con el alicantino. El estropicio es difícil de recomponer. ¿Se atrevería Morante con los seis? Mejor no pensar en otras opciones que se han esbozado por ahí aunque convendría recordar que un torero orillado como Perera tiene el día libre y mucho que decir. Y una cosa más: el tema de los mano a mano ha salido gafado. Aún no ha cuajado ni uno de los previstos.

Una encerrona con fisuras. La caída del cartel de Javier Castaño -herido en Mont de Marsan- abrió inesperadamente el cartel de otro frustrado mano a mano que le tenía que haber enfrentado a Fandiño en la feria de Julio de Valencia. Todos los estratos del toreo se pusieron a especular desde la inmensa mesa camilla de Twitter sobre los hipotéticos sustitutos que podían extraerse de la creciente baraja de toreros emergentes para parchear este festejo con aire de oportunidad. Sorpresivamente, Fandiño asumió en solitario el empeño sin demasiadas justificaciones que lo alentaran. El supuesto gesto del diestro vasco -que ya había salido escaldado de su encerrona bilbaína, sólo un mes antes- fue aceptado con cierta frialdad en el ambientillo taurino y no gozó del respaldo del público en la taquilla. En la plaza, el torero se salvó por la campana y hasta lucró dos orejas de distinto peso para validar la salida a hombros. Pero quedó en el aire la oportunidad de haberlo enfrentado con toreros como Jiménez Fortes o Antonio Nazaré que habrían dado otra dimensión al evento. La pregunta del millón es… ¿qué tenía más riesgos? Ustedes mismos… Pero aún hay más. El mismo día se sabía que Castaño había decidido reaparecer al día siguiente en Santander en un decisión incomprensible y ayuna del más mínimo sentido de la estrategia que enfureció a Simón Casas. El propio Casas tendría que afrontar otro enfado, ésta vez de su ex pupilo Alberto Aguilar, que decidió buscar aire nuevo después de que su apoderado no contara con él para esa sustitución de Valencia que ha mostrado que no hay nada nuevo bajo el Sol.

De los novilleros sin caballos. Ya les hemos hablado aquí, en estas mismas líneas de ese proyecto ilusionante que se llama Lama de Góngora. El pasado domingo se alzó -ex aequo con el pacense José Garrido- como ganador del certamen de las escuelas andaluzas y este mismo jueves, en la plaza de la Real Maestranza tiene todo a favor para remachar el clavo definitivo si no le supera el ambiente ni le desbordan las circunstancias. El caso es que se está hablando de las novilladas y los novilleros sin picadores, que gozan de una atención inédita en este tiempo de estrecheces que puede implicar una vuelta a los orígenes. A pesar de todo, el toreo siempre renace de sí mismo.

en twitter @ardelmoral

27
Jul/2012

4ª DE PROMOCIÓN: Los erales de La Quinta se impusieron a los novilleros

_MAD0010

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de La Quinta, con capas y hechuras propios de su encaste Santacoloma. Dentro de un fondo exigente y encastado, destacaron los excelentes ejemplares lidiados en tercer y cuarto lugar. El quinto fue codicioso y el primero y el sexto fueron los más deslucidos.

Aspirantes: Manuel Rodríguez (Escuela de Écija), silencio y vuelta por su cuenta.

Javier Moreno Lagartijo (de Córdoba), silencio tras aviso y  ovación.

Rafael Reyes (Círculo Taurino de Córdoba), silencio tras dos avisos y silencio tras aviso.

Incidencias: La plaza registró dos tercios de entrada en noche fresca y agradable. El banderillero Niño de Osuna resultó cogido por el primero sufriendo una extensa herida superficial en la cara interna del muslo que fue calificada como “menos grave”.

La verdad es que fue una gozada ver a esos erales de La Quinta mostrando un amplio abanico de los resortes de la bravura pasada por el tamiz de su sangre Santacoloma. Unos lo hicieron rebosándose con picante nobleza en los engaños; otros con exigente codicia y también hubo un par de ellos con sus problemas que marcaron la variedad de un gran encierro que se le marchó crudito a la terna. A los chicos les vino tela de largo el trago y pasaron las de Caín para intentar acoplarse  a unas embestidas fuera de catálogo que se llevó el viento fresquito que subía por la dársena, Guadalquivir arriba. Poco más hay que contar de un festejo que tenía muchas connotaciones cordobesas. Pero los paisanos que se cruzaron la campiña en autobús para ver a sus toreros  cogieron el camino de vuelta -metidos en la madrugada- con un poso de decepción.

El cartel lo abría un torero de la cantera ecijana, Manuel Rodríguez, que sí pudo mostrar algo de expresión a la verónica con su primer novillo, que le apretó las tuercas por buscón y corto de viajes. Más allá de algún chispazo aislado de cierta personalidad acabó de emborronarlo todo con la espada. El cuarto, un sensacional santacoloma, merecía mucho más aunque Manuel Rodríguez encontró el acople y enseñó su calidad en algunos muletazos por el lado derecho que no tuvieron continuidad al natural.

Lagartijo, un cordobés formado en Badajoz y sobrino de Parrita, se hartó de amontonar muletazos sin ton ni son en sus dos novillos. No se le puede negar la voluntad al chaval pero su primero, con picante, no admitía dudas y el quinto, codicioso y exigente, terminó de perderle en el laberinto. Poco más hay que decir de Rafael Reyes, que nunca encontró reposo, distancia ni terreno -perdiendo muchos pasos- con el eralote que salió en tercer lugar. Algún natural suelto le redimió en parte pero acabó naufragando con el distraído sexto.

Al final del festejo trascendió la identidad de la terna que se disputará el vestido de torear, el capote de paseo y el capote de brega que regala la Real Maestranza. Nadie dudaba de la inclusión de Lama de Góngora. Completan el cartel los únicos que han cortado oreja: Miguel Ángel León y Alejandro Pavón. La cosa se juega este año en Sevilla.

24
Jul/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Novedades, torismo y vacas flacas

vacas-flacas

Un cartel con aire fresco. Sus nombres son Antonio Nazaré, Saúl Jiménez Fortes y Javier Castaño. Juntos conforman una terna de auténtica renovación y la última hornada de un relevo generacional muy escaso de efectivos, necesitado de oportunidades y que podría dotar de nuevos contenidos a unas ferias que se repiten con monótona sincronía -más allá de la cafinitrina de los mano a mano- sin ofrecer auténticos revulsivos que revoquen las tristes aguas por las que navega el toreo, directo a las cataratas. Nazaré, sevillano de Dos Hermanas, encarna el concepto más macizo y el toreo más sólido aunque no ha levantado el teléfono desde el serio toque de atención que dio en San Fermín.  El malagueño Jiménez Fortes es el último intérprete del valor más volcánico y el toreo de cercanías y está consiguiendo foguearse bajo el amparo -no exento de peligros- de la todopoderosa casa Chopera. El leonés Javier Castaño ha sabido rentabilizar sus años de banquillo -después de separarse del agridulce cobijo de la casa grande que lo mantuvo en las ferias- para revelarse como un lidiador de amplios registros y un especialista llamado a liderar el estrato de las corridas duras.

Faltan muchos alicientes. Juntos o por separado podrían oxigenar el planteamiento del verano taurino para probar definitivamente su proyección. Y el que no aproveche su oportunidad, que se marche para casa. Así fue siempre en el toreo, antes de que entrara en el tortuoso monopolio que lo está condenando a morir consumido llevándolo a una crisis de interés que resucita otros modos de entender la Fiesta. Es la invocación y el repunte del torismo -en todas sus observancias- que suele ser paralela al adelgazamiento de la primera fila y a la ausencia de una buena escuadra de figuras que copen la atención y abarroten las plazas. Esa avanzadilla, con El Juli y Manzanares a la cabeza, necesita como agua de mayo dar una nueva dimensión a su puesta en escena. Quizá ha llegado la hora de la generosidad, de asumir nuevos retos y afrontar verdaderos gestos que les reconcilien con una facción del público que empieza a mirar para otro lado. No hay que darle demasiadas vueltas: Manzanares permanece en boxes y se marchó algo tocado; El Juli no termina de concretar su rebelión; Morante triunfa de Olimpiada en Olimpiada; Fandiño y Mora han marcado su propio techo; a Perera lo han exiliado del gran circuito… basta echar un vistazo a los diez primeros puestos del escalafón para darse cuenta del desquicie en el que vive este mundillo. Juzguen ustedes.

Del torismo a las vacas flacas. Hablábamos de gestos y gestas, pero también de asumir la temporada con otras perspectivas. No se trata de matar esos toros del Tío Picardías que ponen tan cachondos a la Kale Borroka del torismo. No es eso. Pero en el campo hay encierros de ganaderías que se encuentran en un gran momento, ésas que están en la cabeza de todos. No hace falta profundizar demasiado en la cabaña brava para mencionar las vacadas de Fuente Ymbro, Torrestrella, Alcurrucén, El Pilar, Puerto de San Lorenzo, Moisés Fraile… El caso es que hay vida, y variedad, más allá de Garcigrande, Cuvillo y Victoriano del Río, tres magníficas ganaderías con una veta ancha de bravura que empiezan a empachar con su inevitable omnipresencia.

Preocupación. Mientras tanto seguimos mirando con preocupación la subida del IVA. El economista Juanma Lamet advierte de los riesgos de una medida que no logrará recaudar más y sólo conseguirá reducir la oferta de un espectáculo que tiene que encontrar el modo de salvar las novilladas. Pero el toreo sigue enzarzado en otras luchas mientras  el agua se nos escapa entre las manos.

en twitter @ardelmoral

20
Jul/2012

3ª DE PROMOCIÓN: Juan de Castilla mostró valor y proyección

Jesús Álvarez dio la única vuelta al ruedo del festejo

Jesús Álvarez dio la única vuelta al ruedo del festejo

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de Marcos Núñez, mal presentados y de juego muy desigual. Inválido el primero; con movilidad segundo y quinto; malos tercero y sexto e incierto y con dificultades el lidiado en cuarto lugar.

Aspirantes: Jesús Álvarez (Escuela de Camas), de celeste y oro, ovación y vuelta al ruedo tras fuerte petición.

Posada de Maravillas (Escuela de Badajoz), de blanco y plata, silencio tras dos avisos y palmas tras aviso.

Juan de Castilla (Escuela de Espartinas), de azul cobalto y oro, ovación tras leve petición y silencio tras aviso.

Incidencias: La plaza registró menos de tres cuartos de entrada, con amplia mayoría en Sol en noche calurosa.

El ambiente permanece intacto: pandillones y familias en los tendidos; merendolas y ganas de pasar un buen rato y olvidarse por un rato de las calamidades del país. También pesaba en el ambiente los destellos de esa Puerta del Príncipe descerrajada una semana antes. La verdad es que, con el gobierno, no se hablaba de otra cosa y se espera con inédita ilusión esa final del dos de agosto que rubricará la proyección del nuevo valor del toreo sevillano.

Ayer no vivimos ni de lejos esos fastos pero también hubo pasajes interesantes que mantuvieron el interés de un festejo en el que falló el factor ganadero. Abría cartel Jesús Álvarez, un chico de Santiponce formado en la escuela de Camas que tuvo muy pocas opciones con el inválido ejemplar que saltó en primer lugar. Con el cuarto, muy animoso, llegó a torear con cierto temple no exento de hondura y personalidad aunque faltó ese poquito de más que habría validado indiscutiblemente la oreja que pidió la mayoría del público.

El segundo en discordia era Posada de Maravillas, torero de dinastía que dio una de cal y otra de arena. Mostró cosas buenas, apuntes de calidad con el capote y se encajó toreando sobre ambas manos al segundo de la noche, seguramente el mejor del envío de Marcos Núñez. Pero el quinto, de molesta y encastada movilidad no exenta de posibiidades, se le atragantó desde el principio. El nieto del recordado Juan Posada se perdió en un mar de tirones y sembró dudas…

A la postre el mejor parado fue el colombiano Juan de Castilla, recriado taurinamente en la escuela de Espartinas. Fue el que mostró retazos de personalidad y calidad más contrastada, sobre todo toreando al difícil tercero, un animal desapacible al que logró imponer varios muletazos con un aire personal y un temple deslizante que nos invita a seguir pendientes del muchacho.

Pero el chaval -que se había llevado dos fuertes mamporros quitando en el segundo- remachó su labor con un arrimón sincero para apurar el escaso fondo de un sexto acobardado que se acabó encerrando en las tablas. Juan de Castilla acortó los terrenos, se metió entre los pitones y mostró ganas de ser en un final de faena que, a pesar de la estocada, se prolongó en una agonía que enfrió los ánimos. Se habría merecido la oreja de más peso de toda la noche.

17
Jul/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Esto se está quedando en cuadro

Tendido vacío

Manzanares se eclipsa. Es la noticia bomba de una temporada que ya caminaba cuesta abajo y sin frenos: la operación de Manzanares ha descuajaringado todas las ferias y obliga a un complejo parcheo que ha dejado sin sentido la mayor parte de esos mano a mano que se habían convertido en el hilo conductor de la campaña en su decisorio tramo medio. Desde el entorno del torero se ha impuesto el sigilo: ni se sabe ni se quiere aventurar una fecha de reaparición. La amarga experiencia del tendón cercenado en Utrera en septiembre de 2010 aconseja esa cautela aunque las caras de algunos de sus hombres –frenados en seco en la yema de la temporada– es un poema. La vuelta del alicantino se espera como agua de mayo aunque hay plazas como Huelva o El Puerto que tienen que recurrir ya al plan B y afrontar los efectos colaterales de la ausencia. En Valencia ya le han sustituido por Ponce. En el resto de plazas, ya veremos…

Rescate. Ha sido el último proyectil que ha caído sobre el campo quemado del toreo. La fiscalidad de las corridas de toros sube al 21% para todos los festejos, incluidos los rejones –salvadores de muchas plazas de pueblo– y las novilladas que hasta ahora se libraban de esa altísima tributación que desde ya se iguala por arriba para todos los espectáculos. Es un tiro de gracia a la supervivencia del espectáculo en sus estratos más humildes, un nuevo traspiés de una fiesta que está llamando a voces que alguien afronte su propio rescate.

El dilema de El Juli. La vuelta del maestro madrileño al primer circuito se antojaba un puñetazo en la mesa pero no hubo tal. El torero erró por completo su planteamiento y actuó en Pamplona, especialmente con el impresentable encierro de Torrehandilla, con sendas corridas muy alejadas del concepto de la Feria del Toro. Tampoco logró triunfar y dejó en agua de borrajas el pronuciamiento que veníamos cantándole. A toro pasado todo se ve más claro: tenía que haber acudido a la capital navarra –tiene capacidad de sobra para ello– con dos corridones de toros que hicieran callar las bocas de los demagogos del toreo. La oportunidad, que era de oro, ya está perdida. Por cierto, en las retransmisiones de Canal Plus se rubricó la definitiva declaración de guerra: El Juli declinó hablar con Manolo Molés y le señaló como enemigo a batir. Dicen que después hubo palabras gruesas entre el comunicador de la SER y el apoderado del madrileño, Roberto Domínguez. El caso es que sigue el conflicto y nos vamos a divertir tela.

Efecto Lama. Dos novillos, tres orejas y una puerta que sabe a gloria han dado un vuelco al dormido ambiente taurino sevillano. El joven aspirante del Arenal ha despertado ilusiones, ha revitalizado aficiones y ha colocado su nombre en el disparadero en espera de una final –el próximo 2 de agosto– que promete un llenazo histórico. Lama de Góngora suma una creciente capacidad a un excelente concepto del toreo pero nada de eso serviría para nada sin la ecuación de ilusión y entrega que le aupó a hombros el pasado jueves en la plaza de la Maestranza. No es casual que Manzanares le regalara la muleta con la que indultó a Arrojado en aquella faena histórica. Ahora toca mantener la cabeza fría, aislarse personalmente y no creerse nada. Acaba de abrir la primera puerta de un camino hermoso que es mucho más largo pero, sobre todo, muchísimo más duro. Suerte, torero.

13
Jul/2012

2ª DE PROMOCIÓN: Lama de Góngora abre la Puerta del Príncipe y despierta ilusiones

Álvaro Pastor Torres

Álvaro Pastor Torres

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de Villamarta, desigualmente presentados y de buen juego global excepto el brusco tercero. El de mayor clase fue el ensabanado quinto.

Aspirantes: Miguel Ángel León, de Gerena (verde manzana y oro), oreja y vuelta al ruedo tras petición.

Diego de Llanos,  de la Fundación El Juli (tabaco y oro), silencio y ovación tras leve petición.

Lama de Góngora, de la Escuela de Sevilla (espuma de mar y oro) oreja y dos orejas.

Incidencias: La plaza registró casi tres cuartos de entrada en noche cálida. Lama de Góngora abrió la Puerta del Príncipe.

Nos reconcilió con la fiesta, con la ilusión del toreo y abrió de par en par esa puerta inquietante que se mira en el Guadalquivir. Han tenido que pasar dieciocho años, la edad de muchos de los aspirantes anunciados, para que un novillero sin picadores vuelva abrir ese portón de los sueños que hará mucho bien a una cantera taurina, la de Sevilla, necesitada de un valor a seguir.

El joven Paco Lama ya se había mostrado resuelta y sinceramente entregado con el garbanzo negro del encierro de Villamarta, un tercero reservón, parado y protestón al que supo buscar las vueltas. La nueva promesa del barrio del Arenal, sin cansarse de estar siempre metido entre los pitones, supo resolver la papeleta con solvencia y echó abajo al novillote atracándose en una estocada de la que salió prendido sin consecuencias. La oreja era lógica y con peso específico.

Pero aún quedaba el sexto. Le habíamos visto resolver con el malo pero queríamos verlo torear, en el más amplio sentido de la palabra con el bueno, un sexto al que cuajó de cabo a rabo desde que lo recibió con un ajustado farol. Con la muleta en la mano, acoplado por completo al buen novillo de Villamarta el toreo comenzó a brotar: mostrando primero su sentido artístico, el desparpajo en la cara de su enemigo, el excelente trazo de los muletazos y hasta la escenificación de su labor. Pero fue con la muleta en la mano izquierda cuando la faena estalló definitivamente y se empezó a oler la Puerta del Príncipe. Los naturales se sucedían, intercalados de imaginativos pases de pecho, y el público botaba en los tendidos abarrotados. El sabor, la personalidad -aunque debe desterrar ciertos excesos escénicos- se hicieron presentes en una faena que no habría sido posible sin la ecuación de ilusión, entrega y fe que la alentó. Lama se fue detrás de la espada y aunque el novillo tardó en morir las dos orejas eran obligadas. Que sean muchas más. Enhorabuena.

También se llevó un trofeo de muy distinto peso Miguel Ángel León, un chico de Gerena que sabe vender bien la mercancía, que conecta bien con los públicos aunque le falta algo de reposo y compromiso para dejar un poso más perdurable más allá de la alegría espumante que imprime a su trepidante toreo. No convenció a casi nadie el madrileño Diego de Llanos, excesivamente desconfiado, colocado siempre en las afueras y toreando al hilo.

10
Jul/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Con una media y un calcetín

chupinazo-san-fermin

A Pamplona hemos de ir. Las fiestas de San Fermín adentran a la temporada en los rápidos de su curso medio en espera de la catarata definitiva de la Semana Grande de Bilbao. Los meandros septembrinos aún están lejos y después de un primer tramo de campaña artificiosamente limitado, el verdadero cetro del toreo se empieza a dirimir a la vez que agosta el trigo en los viejos reinos de España. En esta tesitura, El Juli retoma el hilo de la gran temporada aunciándose dos veces en Pamplona y retornando a las ferias del primer circuito. El retorno del Gran Capitán -con el contrapunto de un Perera con ganas de pelea- puede devolver el sentido a este año que sigue navegando sin rumbo. Mientras tanto el personal se entretiene con esos encierros pamplonicas que sólo son el preludio natural de la corrida de la tarde que los justifica. Pero en la tele parece que no se han enterado.

Repaso al escalafón. A punto de cruzar la raya que marca el día del Carmen, un rápido repaso al escalafón taurino revela la calamitosa situación del toreo en este año de guerras frías y venganzas que ha dejado fuera de la palestra a dos o tres toreros imprescindibles. Si nos detenemos en los seis primeros puestos volvemos a comprobar que el todoterreno Fandi, rey del tercer circuito, sigue liderando estadísticamente la temporada con 25 festejos toreados. Sorpresivamente, es el renacido Padilla -aupado a las grandes citas y circunstancial llave de numerosos carteles de fuste- el que ocupa el segundo lugar de esta tabla en la que ocupan puestos un eclipsado Manzanares y un Talavante que va cogiendo carrerilla. La quinta y sexta posición la detentan David Mora y Fandiño, recogiendo frutos de la cosecha anterior pero sin concretar su definitivo asalto a la cumbre.

Sorpresas. Descenderemos por la clasificación encontrándonos al desgastado Cordobés, al cada vez más orillado Cid, a un Castella que va aguantando el tipo; un Morante que cada vez rentabiliza más su irregularidad o un Rivera-Paquirri que apuntala el tirón del cartel mediático. Seguimos bajando y nos topamos con un Juan Bautista que sigue aportando poco; un Ponce pasado de rosca que aún regala faenas puntuales o un Luque que aún no ha sido capaz de romper el cerco de la primera fila. Hay que llegar al puesto número 15 para encontrar a ¡El Juli¡ con sólo doce corridas toreadas en plazas europeas cuando está a punto de doblar el mes de julio y la temporada navega -con muchas vías de agua- a velocidad de crucero. Las sorpresas no paran ahí. Dejaremos atrás un buen puñado de matadores del variopinto pelotón para descender vertiginosamente hasta el puesto 25 en el que un cada vez más lanzado y revalorizado Perera -con sólo siete festejos toreados- ha visto materializar el ostracismo al que le ha condenado el búnker del empresariado en la yema de la guerra fría. No merece la pena seguir bajando más escalones; más allá no hay más de dos o tres jóvenes matadores con posibilidades para dar el salto si contaran con oportunidades. Pero este viaje estadístico sí nos sirve para sacar conclusiones sobre el estancamiento del escalafón y la preocupante falta de un relevo inmediato.

Mucho dinerito. Se dice, se cuenta y se rumorea que la pastora imperio que podrían apoquinar los matadores del G-10 al tribunal de la competencia por la desafortunada gestión del conflicto televisivo podría alcanzar la desorbitada cifra de 5 millones de euros. De ser así, ciertos espabilados se habrían lucido…

en twitter @ardelmoral

06
Jul/2012

1ª DE PROMOCIÓN: Ambientazo, fresquito, dos novillos al corral y una sola oreja

120705 Alejandro Pavón corta una oreja ARJONA

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis novillos de Guardiola, exigentes aunque de buen juego en líneas generales, especialmente el sexto. El tercero fue de más a menos. Desentonó del envío el muy voluminoso quinto, reparado de la vista.

Aspirantes: Sergio Paéz (Escuela de Ronda), de azul de Prusia y oro, silencio tras aviso en ambos novillos.

Alejandro Pavón (Escuela de Amate), de turquesa y oro, oreja y silencio tras tres avisos.

Alejandro Jiménez (Escuela de Sevilla), de periquito y oro, silencio tras tres avisos y silencio tras leve petición de oreja.

Incidencias: La plaza registró media entrada, con amplia mayoría en Sol en noche fresca y muy agradable.

Las noticias de la noche están en el titular: la bonanza climatológica, el éxito de público, los dos erales que se marcharon vivos para dentro y la única oreja cortada en un festejo, primero de promoción, que dejó muy pocos pasajes para el recuerdo. Lo más positivo fue esa concurrencia de un público familiar y juvenil que tuvo que aguantar el ridículo y excesivo registro de las viandas que forman parte de las señas de identidad de esta pequeña tradición veraniega y taurina.

Por lo demás, hay que valorar la oreja cortada por Pavón, que con sus desigualdades, se esforzó a su manera para agradar a la parroquia: enseñando pretensiones de artista en el manejo del capote y sobre todo, tirando bien del novillo al natural en una faena de menos a más en la que, de las precauciones iniciales, viajó a un desmayo final que abrochó a unas manoletinas hasta cortar ese solitario trofeo que le entreabre un resquicio de la gran final que llegará el 2 de agosto.

Pero Alejandro Pavón, formado en la escuela que dirige Curro Camacho en Amate, se enfrentaría en segundo lugar a un novillote muy gordo y reparado de la vista que le hizo pasar un calvario. No supieron vender ese defecto y el presidente lo mantuvo en el ruedo. Incapaz de meterle mano -el eralote nunca iba entregado en la muleta- el chico tuvo que escuchar, uno tras otro, los tres avisos que lo devolvían a los corrales después de sufrir una fuerte voltereta de la que afortundamente salió indemne.

Y no era el primero. Al sevillano Alejandro Jiménez ya se había dejado vivo el tercero de la tarde, un exigente y duro eral que embestía como un tejón. Pero se le atragantó por completo después de ilusionar en la larga a portagayola, un firme quite por gaoneras y el vibrante comienzo de faena de rodillas. Con el buen sexto acertó a hilar algunas series pecando de despegado aunque su labor no pasó de intermitente.

Abría el cartel el aspirante rondeño Sergio Páez, que mostró oficio pero pocas ganas de comprometerse de verdad con dos erales de buena condición. Páez anda templado y correcto, sin pasar demasiadas fatigas, pero se los pasa tan lejos, se coloca tan por fuera  que impide fluir el toreo. Así le ocurrió con el noble primero y lo confirmó con el buen cuarto, que tuvo mucho que torear por el pitón izquierdo. Pero si el torero se esconde detrás de la mata es imposible.

03
Jul/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Radiografía de un planeta con goteras

fluoro

A la reconquista. De alguna manera, el diestro madrileño Julián López El Juli restituyó el orden natural del toreo al cortar cuatro orejas incontestables -también habrían sido cuatro en Sevilla, Bilbao o Madrid- en el primer capítulo de la breve gala tomasista de 2012. A todos les salieron las cuentas: al críptico, dolménico y pétreo Divino de Galapagar llenando la plaza, triunfando a favor de ambiente y logrando mantener intacta la expectación de sus contados -contadísimos- y cuidados paseíllos. Por parte del orillado Juli, envolviendo la demostración de su primacía taurina -con o sin taquillas es el número uno indiscutible- del necesario altavoz mediático que se le venía negando en las plazas del segundo circuito en el que se había visto confinado en las ferias primaverales.

Cumbres del verano. Pero con San Juan y San Pedro se abren las hostilidades definitivas y se libran las batallas más trascendentales. Cuando el trigo amarillea los toreros ya han mostrado sus verdaderas fuerzas: el estado de sitio de las figuras, el verdadero alcance o fuelle de los pretendientes y las escasas opciones de un ancho pelotón que se está quedando sin plazas donde torear. En medio de este panorama y después de apuntarse a todos los puertos de primera, el mapa del toreo vuelve a redibujarse esperando que el alto tribunal de Bilbao, pasada la Virgen de Agosto, sentencie el verdadero podio de una extraña temporada que avanza a duras penas ofreciendo pocas alegrías y una indisimulada quiebra de sus estratos que atenta a sus opciones de futuro.

La que faltaba… Esa tremenda fractura de las bases de la Fiesta que enfrenta de una manera especial al búnker empresarial y a los atribulados chicos del G-10 no ha encontrado ningún tipo de arbitraje que conciliara unas posiciones que siguen siendo irreconciliables. En esa tesitura ha llamado la atención la vuelta a la palestra, vía comunicado, de una Mesa del Toro que ya dábamos por muerta y sepultada. Si ha sido y es inoperante en el ridículo conflicto  televisivo, sorprende su reaparición pidiendo ser juez y parte en las decisiones que tome esa flamante comisión de asuntos taurinos creada por el Ministerio de Cultura    -un melón por calar- e invocando la presencia de esos profesionales que siempre han hecho la guerra por su cuenta y en dirección contraria. Resumiendo: la unión de los estamentos del toreo sigue siendo una quimera tan inalcanzable como urgente y un empeño en el que la Mesa del Toro, que ya nació gafada, aún no ha logrado resultados concluyentes.

Vuelta a los orígenes. Dejamos a la Mesa del Toro buscando su minuto de gloria mientras el toreo sigue desangrándose a chorros en el segundo y el tercer circuito. Con la que está cayendo es prácticamente imposible devolver a las novilladas y las corridas de oportunidades a su quemado ámbito natural. Todos hablan de abaratar costes, de reducir la fiscalidad… pero casi nadie se atreve a mencionar un dato fundamental: hoy por hoy es inviable -e innecesario- dar una novillada con nueve banderilleros y seis picadores en las plazas de tercera categoría. Pero cualquiera se pone a meterle mano a un personal que también anda sin tabaco hace tiempo.

Oído en la calle Circo. “Te puedo asegurar, en un 90% de posibilidades, que la próxima feria de San Miguel de Sevilla no será televisada por Canal Plus”. La cosa sigue más que enquistada.

en twitter @ardelmoral