Monthly Archives: Junio 2012

26
Jun/2012

OBSERVATORIO TAURINO: El Juli no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba

Las cartas de El Juli. Reapareció ayer (triunfando por todo lo alto) en el jubileo tomasista en contra del criterio de los médicos. Asumió las nefastas consecuencias que podría tener el agravamiento de la lesión de clavícula que se produjo en Granada, estirándose al recibir un toro sin un sólo tanteo. El tremendo porrazo reprodujo el que ya se había llevado muy pocos días antes en el ruedo de Aranjuez. Y es que El Juli está saliendo tan arreado que a veces se olvida de sí mismo, de su cuerpo y del más mínimo sentido de la conservación. Es la reacción del mejor torero del momento -sí, el mejor-  al ostracismo que le ha conducido un sistema injusto, sí, pero también sus propios errores de táctica en ese inoportuno y mal gestionado conflicto televisivo que le ha dejado fuera de la primera línea de combate. El Juli es un torero para la historia pero, como el coronel de Gabriel García Márquez, no tiene quién le escriba.

Soledades. En medio de ese panorama, la gloriosa reaparición de ayer se antojaba una necesidad imperiosa. Julián manda en el toro pero no legisla en el toreo y se le resiste el tirón taquillero que le permitiría cercar el castillo inexpugnable de las empresas que le han sacado del gran circuito. Seguramente, el emparejamiento coyuntural con José Tomás -testificado por el omnipresente Padilla- buscaba esa resonancia mediática que le falta a su madurez de gran maestro del toreo. El madrileño lo tiene claro y acude con responsabilidad de gran figura a ruedos como Bilbao o Pamplona en busca del definitivo pronunciamiento que ponga las cosas en su sitio. Después de servir de compañero de baile a Tomás en el guateque de Badajoz, cada uno seguirá caminos de muy distinta longitud e intensidad aunque algunos querrán hacer gravitar todo el futuro de este mundillo en torno a esos tres rentables bolos que, eso está claro, nos van a tener cavilando mientras los verdaderos problemas de la profesión siguen sin resolver.

Un millón de euros. Es la morterada que levantará el divino Tomás en los tres concertinos que se va a marcar para hacer caja y compensar a sus seguidores más irredentos, que tendrán que rascarse el bolsillo y jugar con las agendas para poder estar presentes en cada una de las tres venidas a la tierra que profetizó Boix días atrás. Nada que objetar a los altísimos honorarios del dolménico matador, que se enmarcan en la ley más natural de la oferta y la demanda. La contratación de Tomás ha supuesto a Pepe Cutiño -catalizador de su vuelta a la palestra- doblar los abonos de una feria que será una isla en medio del desolador aspecto que están presentando la mayor parte de las plazas en este año infausto de crisis económica en el que el planeta de los toros parece haber llegado a un punto de no retorno. A ese innegable éxito taurino hay que unirle el reflejo que tendrá el acontecimiento en la economía local: siete millones de euros según esos interesantes estudios del economista sevillano Juanma Lamet.

¿Demagogia? Pero las exigencias son otras: esos tres paseíllos fuera de los grandes escenarios habrían sido auténticos acontecimientos si se hubieran verificado en las plazas de Sevilla, Madrid y Bilbao con compañeros de máximo nivel y las cámaras de televisión en riguroso directo. Así si se podría haber revocado en parte el triste panorama que vive la fiesta. Aunque este año hayan desechado alternantes de saldo y haya apostado por dar otro lustre a sus carteles nos habría encantado verlo alternar con Manzanares, Talavante y, sobre todo, Perera.

en twitter @ardelmoral

25
Jun/2012

JOSÉ TOMÁS: Primer acto de una temporada testimonial

El diestro madrileño vuelve esta tarde a la palestra en Badajoz alternando con El Juli y Padilla

120625 José Tomás

álvaro r. del moral l sevilla
Es una de las noticias indiscutibles de un atípico año taurino. Pero esta vez el eco ha sido algo más amortiguado que en el anuncio de su ansiada vuelta de 2007 y en la reaparición del pasado año en Valencia, recuperado de aquella tremenda cornada de Aguascalientes que le tuvo a las puertas de la muerte. En esta ocasión el encargado de llevarse el gato al agua ha sido el empresario José Cutiño, que tuvo el mérito de unir en el mismo cartel las estrategias convergentes de Tomás y El Juli, un maestro en plenitud necesitado de un golpe de mano con resonancias mediáticas que eleve su cotización en las taquillas. Por delante, ya lo saben, andará la nueva versión de Juan José Padilla, un torero que cae bien, no molesta y cumplirá a la perfección su rol de telonero en una tarde que se completa con los toros de Garcigrande y Domingo Hernández.
En esa alianza de estrategias parece estar la clave de un cartel que reúne a dos toreros situados en las orillas del sistema. Tomás, desde que decidió hacer la guerra por su cuenta renunciando a la televisión y convirtiéndose en un atípico producto, bien vendido y publicitado y avalado por sus contadas, cuidadas y arrojadas actuaciones.  En la ribera opuesta se sitúa El Juli, perdedor de las primeras batallas del conflicto televisivo que le ha convertido en el blanco de las iras del búnker del empresariado taurino hasta quedar excluído sucesivamente de las ferias de Castellón, Valencia, Sevilla y Madrid. Además, el joven maestro ha tenido que forzar la máquina para poder estar presente esta tarde en Badajoz. Una grave luxación de clavícula sufrida en la feria del Corpus de Granada ha estado a punto de frustrar este empeño que, más allá de su auténtica trascendencia taurina, era vital en el planteamiento del madrileño.
A esas estrategias hay que sumar el evidente desgaste de la fórmula usada por el diestro de Galapagar en los últimos años y los malos resultados de la pasada temporada. Tomás y dos más, fueran quienes fuesen, era una ecuación que dió sus frutos pero constiuía una apuesta llena de riesgos en una campaña marcada por la crisis en la que el torero -posiblemente mermado aún de facultades por el percance de Aguascalientes- ha quemado definitivamente el factor novedad. La solución ya está sobre la mesa: tres únicas actuaciones adobadas de un mayor y mejor contenido que en ocasiones anteriores, eligiendo sucesivamente a El Juli, a Morante y una competición consigo mismo para revalorizar esas contadas apariciones en las que hay que llenar la plaza, por encima de todo, para mantener esa altísima cotización que no se sostendría manejando otros números y otros planteamientos.
En cualquier caso, persisten las dudas en el aficionado, incluso en los sectores más integristas del tomasismo, en espera de conocer cual será el verdadero estado de forma de un torero que el pasado año, a pesar de tener casi todo a favor, no alcanzó las cotas que él mismo había marcado en temporadas anteriores. Sólo en la descarnada reaparición valenciana y en el cierre de la temporada en Barcelona -que coincidió con la clausura de la plaza Monumental- se acercó a sí mismo. En esta tesitura son tres las claves que abren y cierran la particular minitemporada del madrileño: mantener intacta la expectación; convertir cada tarde en un acontecimiento y mantener unida la necesaria forma física a su alto diapasón artístico.
3 tardes 3. Después de actuar esta tarde en Badajoz, José Tomás está anunciado en las Colombinas de Huelva para actuar mano a mano con Morante de la Puebla en la yema de un gran ciclo taurino que incluye otros eventos de alta tensión. El diestro de Galapagar ha escogido sus propios toros para la comparecencia choquera, marcados con los hierros de El Pilar, Victoriano del Río y Jandilla. Morante, por su parte, ha elegido reses de las vacadas de Núñez del Cuvillo -un hierro vetado por Tomás-, Zalduendo y Juan Pedro Domecq.
Esta cortísima temporada se cerrará, tal y como fue anunciado en su momento, en la feria de la Vendimia de Nimes, estoqueando seis toros en solitario el próximo 15 de septiembre en sesión matinal. Será la guinda de un serial que también se sumará a la tendencia de los mano a mano. Después volverán las incógnitas y las quinielas de los más fieles en espera de saber si el diestro de Galapagar se anima a torear en 2013 o se eclipsa para siempre.

Es una de las noticias indiscutibles de un atípico año taurino. Pero esta vez el eco ha sido algo más amortiguado que en el anuncio de su ansiada vuelta de 2007 y en la reaparición del pasado año en Valencia, recuperado de aquella tremenda cornada de Aguascalientes que le tuvo a las puertas de la muerte. En esta ocasión el encargado de llevarse el gato al agua ha sido el empresario José Cutiño, que tuvo el mérito de unir en el mismo cartel las estrategias convergentes de Tomás y El Juli, un maestro en plenitud necesitado de un golpe de mano con resonancias mediáticas que eleve su cotización en las taquillas. Por delante, ya lo saben, andará la nueva versión de Juan José Padilla, un torero que cae bien, no molesta y cumplirá a la perfección su rol de telonero en una tarde que se completa con los toros de Garcigrande y Domingo Hernández.

En esa alianza de estrategias parece estar la clave de un cartel que reúne a dos toreros situados en las orillas del sistema. Tomás, desde que decidió hacer la guerra por su cuenta renunciando a la televisión y convirtiéndose en un atípico producto, bien vendido y publicitado y avalado por sus contadas, cuidadas y arrojadas actuaciones.  En la ribera opuesta se sitúa El Juli, perdedor de las primeras batallas del conflicto televisivo que le ha convertido en el blanco de las iras del búnker del empresariado taurino hasta quedar excluído sucesivamente de las ferias de Castellón, Valencia, Sevilla y Madrid. Además, el joven maestro ha tenido que forzar la máquina para poder estar presente esta tarde en Badajoz. Una grave luxación de clavícula sufrida en la feria del Corpus de Granada ha estado a punto de frustrar este empeño que, más allá de su auténtica trascendencia taurina, era vital en el planteamiento del madrileño.

A esas estrategias hay que sumar el evidente desgaste de la fórmula usada por el diestro de Galapagar en los últimos años y los malos resultados de la pasada temporada. Tomás y dos más, fueran quienes fuesen, era una ecuación que dió sus frutos pero constiuía una apuesta llena de riesgos en una campaña marcada por la crisis en la que el torero -posiblemente mermado aún de facultades por el percance de Aguascalientes- ha quemado definitivamente el factor novedad. La solución ya está sobre la mesa: tres únicas actuaciones adobadas de un mayor y mejor contenido que en ocasiones anteriores, eligiendo sucesivamente a El Juli, a Morante y una competición consigo mismo para revalorizar esas contadas apariciones en las que hay que llenar la plaza, por encima de todo, para mantener esa altísima cotización que no se sostendría manejando otros números y otros planteamientos.

En cualquier caso, persisten las dudas en el aficionado, incluso en los sectores más integristas del tomasismo, en espera de conocer cual será el verdadero estado de forma de un torero que el pasado año, a pesar de tener casi todo a favor, no alcanzó las cotas que él mismo había marcado en temporadas anteriores. Sólo en la descarnada reaparición valenciana y en el cierre de la temporada en Barcelona -que coincidió con la clausura de la plaza Monumental- se acercó a sí mismo. En esta tesitura son tres las claves que abren y cierran la particular minitemporada del madrileño: mantener intacta la expectación; convertir cada tarde en un acontecimiento y mantener unida la necesaria forma física a su alto diapasón artístico.

3 tardes 3. Después de actuar esta tarde en Badajoz, José Tomás está anunciado en las Colombinas de Huelva para actuar mano a mano con Morante de la Puebla en la yema de un gran ciclo taurino que incluye otros eventos de alta tensión. El diestro de Galapagar ha escogido sus propios toros para la comparecencia choquera, marcados con los hierros de El Pilar, Victoriano del Río y Jandilla. Morante, por su parte, ha elegido reses de las vacadas de Núñez del Cuvillo -un hierro vetado por Tomás-, Zalduendo y Juan Pedro Domecq.

Esta cortísima temporada se cerrará, tal y como fue anunciado en su momento, en la feria de la Vendimia de Nimes, estoqueando seis toros en solitario el próximo 15 de septiembre en sesión matinal. Será la guinda de un serial que también se sumará a la tendencia de los mano a mano. Después volverán las incógnitas y las quinielas de los más fieles en espera de saber si el diestro de Galapagar se anima a torear en 2013 o se eclipsa para siempre.

25
Jun/2012

GONZALO CABALLERO: “Nos lo jugábamos todo a una carta pero decidimos apostar”

120625 Gonzalo Caballero

(Entrevista realizada antes de la novillada del pasado domingo, día 24 de junio en Madrid y publicada en El Correo de Andalucía el sábado, 23 de junio)

Casi nadie sabía quién era Gonzalo Caballero cuando se anunciaron los carteles de la pasada Feria de Abril. Debutó con picadores la misma tarde que se presentaba en Sevilla y asombró por un valor espartano que le sirvió para cortar una oreja y le colocó en el disparadero.

El debut madrileño se saldó con otro trofeo y el joven novillero aguarda la que será su segunda comparecencia venteña -descartado el previsto mano a mano por percance de Gómez del Pilar- sin dejar de entrenar de la mano de su descubridor, el taurino sevillano Enrique Muñoz.

–Estamos en vísperas de un compromiso muy arriesgado, pero también valiente y, una vez más, váis hacia delante.

–La verdad es que lo de Madrid es otra apuesta fuerte. Desde que empezamos a plantear las cosas, mi apoderado y yo teníamos claro que cuanto más fuerte apostáramos más íbamos a ganar. Yo le dije a él que apostara por mí en los despachos, que yo lo haría en la plaza y está claro que es un compromiso trascendental.

–Sevilla te llevó a las puertas de Madrid y de la nada al todo has recorrido un camino muy corto.

–La verdad es que la preparación ha sido muy buena y procuro estar pegado siempre a Enrique. Entrenamos todos los días juntos y sus enseñanzas son muy importantes. Yo traía mi propio concepto del toreo y una mentalidad muy marcada y al lado de Enrique he adquirido otros conceptos que he podido unir a los que yo traía. Esa mezcla ha sido buena y ha creado una dimensión que todavía no me han visto; es lo que quiero dar en la plaza.

–Para salir en Sevilla y Madrid con lo puesto tenías que estar absolutamente confiado en tus posibilidades.

–Sabía que esa capacidad de apuesta, saliendo a la plaza a darlo todo, iba a hacer responder a la gente. Cuando se ve a un torero entregado y con la verdad por delante la gente se vuelca.

–Eres de Madrid, criado en Torrejón, y lo has dejado todo para venirte a Sevilla.

–Estar aquí es básico, estoy adquiriendo otras visiones. Yo traía el concepto de la pureza, de dar ventajas a los toros y comprometerme con cada animal al máximo y mi apoderado me ha enseñado a ver el toreo de otra manera: toreando siempre por abajo, buscando otro gusto. Todo eso me ha venido muy bien y poco a poco voy desarrollándome. El cambio ha sido para mejor.

–Precisamente, una de las cosas que sorprendieron en Sevilla fue esa capacidad de entrega, de arrimarse: no es frecuente en la novillería actual.

–Aquella novillada de Fuente Ymbro exigía mucho oficio pero era mi debut con picadores y tenía que ponerme en ese sitio en el que los toros te pueden ganar. En ese sitio, si eres capaz de ponerte, el triunfo llega y no es circunstancial. Es un triunfo verdadero; en esos terrenos es donde la gente te respeta y donde me encuentro a gusto y feliz. Mi lote no fue el mejor del encierro pero me sirvió porque me entregué a tope.

–Hay quien dijo que tu apoderado tenía que estar loco por ponerte tan pronto en la Feria de Abril y en San Isidro.

–La verdad es que han sido momentos difíciles, muchos decían que era precipitado, que nos habíamos vuelto locos pero él creía en mí y eso ha sido importante. Su confianza en mis posibilidades ha sido fundamental. Los dos sabíamos que con entrega y basándonos en el desarrollo y la dimensión que estaba dando podían salir las cosas. Tal y como está el panorama actual del toreo -en los pueblos piden dinero por torear- había que dar ese paso. Hay aros por los que no estoy dispuesto a pasar porque son una falta de respeto a lo que significa ser torero.

–Hablas de los pueblos, de esa situación actual que empieza a ser alarmante…

–Las cosas están difíciles pero nuestra mentalidad era jugárnosla a una carta, el todo por el todo. Las cosas están saliendo bien y las orejas que corté en Sevilla y Madrid nos han abierto las puertas de otras ferias importantes como Pamplona o Valencia. Aún así no hemos renunciado a volver a Madrid porque yo no quiero ser uno más, queremos dar el salto y creo que lo vamos a conseguir.

–A pesar de todo sigues siendo casi un desconocido. ¿De dónde sale Gonzalo Caballero?

–Yo iba a los toros con mi padre como aficionado y no tengo ningún antecedente taurino en la familia. Decidí ser torero y pasé por la escuela de Madrid hasta que encontré a Enrique Muñoz al final de mi etapa de novillero sin caballos. El año pasado actué en la Feria de Otoño de Madrid como novillero sin picadores y ya me vine para Sevilla.

–La cornada de Sevilla ha frustrado el mano a mano con Gómez del Pilar ¿Te habrías atrevido a despachar la novillada tú solo?

–Es algo que habíamos pedido a la empresa. Me habría encantado que pudiera torear mi compañero porque era un cartel muy bonito pero nosotros estábamos dispuestos a lo que fuera. El reto fue lanzado y la apuesta se ha quedado ahí….

–Sevilla seguirá contando entre vuestros planes….

–Sí, estoy deseando volver a la plaza de la Maestranza. Se que cuando vean mi verdadero sentido del toreo, más allá del valor que mostré en abril, voy a gustar a la Maestranza. Es la plaza en la que tengo más ilusión por torear. Vieron una parte de mi pero aún no me han visto en verdadera plenitud, con todos mis registros.

–A pesar de todo, y más allá del arrimón que te pegaste en Sevilla también pudiste enseñar que sabes torear bien.

–Sinceramente, lo de arrimarme es algo que doy por hecho. Cuando un torero se pone delante ya está exponiendo y el compromiso con el animal tiene que ser total. Yo lo que busco es torear despacio y lo que estamos persiguiendo y puliendo es torear de frente, dando el pecho.

–Partías de cero y te has encontrado con una temporada ilusionante, bonita y también exigente.

–Me motiva mucho este año. Enrique me está haciendo todos los contratos en plazas de primera y para mí eso es importante. Él piensa que ésas son las plazas en las que tenemos que estar y procuro valorarlo día a día, sin adelantarme a los acontecimientos. Ahora la meta es Madrid y ahí empieza y acaba todo; después vendrán las demás.

19
Jun/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Comienza un incierto verano

120619 TORO OSBORNE

De San Juan a San Miguel. Las hogueras del solsticio abrirán la puerta a un verano taurino que, a pesar de todo, seguirá teniendo al dios Toro como protagonista. De la cosecha a la vendimia, España y Francia arderán en fiestas a la vez que se reduce imparablemente la oferta de espectáculos y cae en picado el número de espectadores que están dejando panoramas desoladores de ladrillo y cemento. Mientras, los principales actores de este mundillo siguen echándose los trastos en la cabeza por un puñado de duros sin darse cuenta que esto se está yendo de las manos. Ésa es la sensación desde el tendido, que el invento está tocado del ala mientras siguen cerrándose plazas de tanta tradición como la Santamaría de Bogotá, clausurada por las narices de un antiguo terrorista del M-19 que ahora quiere llenarla de no se qué poetas.

Nuevas hostilidades. Y en esas estábamos cuando saltó a la primera plana el penúltimo capítulo de la aburridísima guerra catódica que enfrenta al comando G de los toreros y al hormigonado búnker del empresariado taurino -agrupado en ANOET- que ha conseguido que el Tribunal de la Competencia abra expediente a los diez matadores y a sus ínclitos y patosos asesores de All Sports Media, que ya quisieron colar a la empresa Pagés una sociedad civil creada ad hoc para escamotear la alta fiscalidad de los derechos de imagen. Sigue el culebrón: Competencia acusa al G-10 y a sus hombres de negro de alterar las normas del mercado en la polémica gestión conjunta de los derechos televisivos de los diez toreros que han abanderado esta inoportuna, improductiva y triste guerra catódica en la que sólo subyace un conflicto de poder y dinero. Ya lo hemos dicho muchas veces: a los toreros les asisten muchas razones pero las soluciones y su reacción sólo han logrado matar moscas a cañonazos mientras todo el planeta de los toros camina hacia el abismo, cuesta abajo y sin frenos. A pesar de que los los toreros -al menos de cara a la galería- han cerrado filas en torno a los hombres de ASM y la alianza permanece, seguiremos a la espera de la resolución de unos acontecimientos que cada vez están más enredados. ¿Qué pasará con la televisión el año que viene?

Torre de Babel. Pero lo estrafalario de este caso es que algunas de las empresas denunciantes -que controlan el 75% del negocio- han ido a por los toreros que ellas mismas apoderan. ¿No encarnan esas firmas otro tipo de monopolio tan legal como sibilino que está socavando los cimientos de la Fiesta convirtiéndola en un sindicato vertical? Matilla o los Choperitas, también Casas, apoderan a toreros como Manzanares, El Fandi, Talavante o Daniel Luque, éste ajeno al G-10. La verdad es que la solución de todo está en manos de muy pocos.

Coda final. Jornada taurina dominical: toros en Sevilla, Málaga y Bilbao, además de otros cosos menores. En la Maestranza, un escaso millar de guiris despistados y achicharrados de calor a pesar de la comparecencia de un novillero triunfador en San Isidro que no movió a ningún aficionado. Algo parecido en la Malagueta, con dos toreros que se venían preconizando como supuesto relevo inmediato de la primera fila que, visto lo visto, se les sigue resistiendo. Y en Bilbao, con Padilla, Ponce y Talavante, menos de media plaza que marca la línea de un panorama que no podemos amparar en la crisis. Esto empieza a irse de las manos mientras empresarios y toreros siguen con su pulso.

en twitter @ardelmoral

18
Jun/2012

TOROS EN SEVILLA: Un peligroso novillo de El Cahoso hiere a Gómez del Pilar y Pascual Javier

El pacense Tulio Salguero tuvo que despachar cuatro novillos en una inesperada encerrona en solitario

120617 COGIDA DE GÓMEZ DEL PILAR

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis novillos de El Cahoso, bien presentados pero deslucidos y con peligro en líneas generales. Se dejó más el sexto.

Novilleros: Pascual Javier, de amapola y oro, silencio, silencio en el que mató por Gómez del Pilar. Después ingresó en la enfermería.

Gómez del Pilar, de azul de Prusia y oro, resultó cogido por el primero de su lote.

Tulio Salguero, de corinto y azabache, silencio, silencio,  ovación y ovación de despedida.

Incidencias: La plaza registró menos de un cuarto de entrada. El segundo novillo hirió sucesivamente a Gómez del Pilar y a Pascual Javier. El primero sufrió una cornada en la axila de 20 a 25 centímetros que llegó al hueso del hombro sin llegar a fracturarlo de pronóstico grave. El segundo se fracturó una costilla que afectó al pulmón con pronóstico reservado.

La comparecencia de Gómez del Pilar, reciente triunfador de San Isidro y máxima novedad del escalafón menor, había dotado de un plus de interés a esta novillada programada fuera del abono que también sirvió para estrenar los rigores de un verano que se estaba haciendo de rogar. Pero los méritos venteños del novillero madrileño no fueron suficiente acicate para poblar los desolados tendidos maestrantes. Para colmo, una fea cogida le mandó a la enfermería con una cornada en la axila cuando se fajaba con el complicado y peligroso novillo que salió en segundo lugar, que ya le había propinado un fuerte mamporro al quitar por lopecinas. Lo había recibido en una ajustada portagayola en la que tuvo que tragar tela de quina después de contemplar al novillo asomado a la puerta de chiqueros en unos segundos eternos.

Quién se iba a imaginar que ese mismo novillo acabaría mandando a la enfermería a Pascual Javier después de arrearle otro golpetazo. El tal Javier ya se había librado por los pelos de resultar cogido por el primero de la tarde, un torete al que le costaba un mundo seguir la muleta y pegaba navajazos por el izquierdo en cada embroque. Pudo quitárselo de encima sin saber que el siguiente, el que mató por Gómez del Pilar, le echaría mano y le mandaría al indeseado hule.

La última pata del banco era el pacense Tulio Salguero, que lanceó aseado al tercero de la tarde antes de comprobar que el utrero sólo tenía malas ideas, escasez de recorrido y aviesas intenciones. Salguero se puso delante pero el utrero también estaba empeñado en meterle para dentro y poco pudo rascar. Cuando sonaron los clarines para dar salida al cuarto se supo que Pascual Javier tampoco volvería al ruedo. Con una costilla rota encajada en un pulmón dejaba el resto del nefasto envío de El Cahoso a Salguero, que puso cara de póquer cuando se enteró del atracón que le esperaba. Tres le quedaban por delante: el cuarto fue un descarado animal que se metía por debajo de los capotes y que echaba el freno de mano en la muleta. A Salguero empezaba a pesarle el empeño y aún quedaban dos dentro; bastante hizo con echarlo abajo sin perder los papeles.

Por fin asomaba el quinto, al que masacraron en un largo tercio de varas aunque medio se dejó en la primera fase de la faena de muleta. Salguero lo pasó por el lado izquierdo buscando el amparo de la mata en algunos muletazos, administrados muy de uno en uno a la vez que se iba agotando el gas del novillo, cada vez más corto de viajes. Pero el animal llegó a echarse mientras Salguero escenificaba un infructuoso arrimón final.

El de Badajoz se puso en la puerta de chiqueros a recibir al sexto, que salió distraido y embistió cruzado al capote del novillero, que se lo quitó de encima como pudo. Con la muleta en la mano no faltaron los sustos aunque el novillo, con sus cositas, se movía con cierta bondad aunque al chico le faltó esta vez mejor ajuste y mayor compromiso para quitarse y quitarnos el mal sabor de boca de una novillada que mandó a la cama a dos de los tres actuantes con un puñado de guiris por testigos. Vaya trago.

12
Jun/2012

OBSERVATORIO TAURINO: La temporada, trocada en un ‘vis a vis’

tete-a-tete-victorian

Tête a tête. La primera liebre la soltaron los empresarios del coso choquero de La Merced: se rumoreaba insistentemente que Óscar Polo y Carlos Pereda andaban preparando unas Colombinas de alta tensión tirando de excelencia, sentido empresarial e imaginación para plantar cara al triste panorama que se está viviendo en otras plazas. Ya saben el resto, esos dos mano a mano -entre Morante y José Tomás primero y Manzanares y El Juli después- que acabaron prendiendo como una mecha de pólvora en otras ferias y en otras plazas. Pronto se confirmó también que Morante y Manzanares cambiarían de pareja para marcarse su propio baile a orillas del Guadalete, en la inmensa Plaza Real del Puerto completando un atractivo fin de semana de gran nivel para abrir el taurino mes de agosto. Pero ese mismo cartel ya se habrá escenificado unos días antes en la Feria de Julio de Valencia, recién sacada del horno por Simón Casas, que también incluirá un enfrentamiento de tirón más modesto pero evidente interés entre Javier Castaño e Iván Fandiño, dos valores emergentes de la segunda división que andan jugando su propia fase de ascenso. Pero no se vayan todavía que aún hay más: el propio Casas trasladará el tándem Morante-Manzanares y dará un nuevo pase del trillado dueto en Nimes, en una atractiva feria de la Vendimia que se completará con un nuevo vis a vis, ésta vez entre El Juli y Sebastián Castella, que no suelen salir juntos de copas, además de la encerrona en solitario de… ¡tachán, tachán! un José Tomás que cerrará de esta forma una mínima campaña de la que hasta ahora sólo se conoce la cercana apertura en Badajoz -en la que peligra la presencia de El Juli-, el compromiso de Huelva y ese final nimeño que volverá a ser la puerta de las conjeturas en espera de las decisiones que tome de cara al año siguiente. Lo que parece fijo este año es el recurso a partenaires con más galones para mantener el interés taurino y el tirón taquillero.

Pocas fichas para jugar. El caso es que la consagración de estos mano a mano como hilo conductor de una temporada que se asoma al verano después de pasar el fielato del tostón venteño vienen a confirmar la escasez de cartas para hacer juego. La cosa anda cortita de efectivos y algunas crisálidas que se habían vendido como revelaciones siguen retrasando una eclosión que    -eso parece- tendrá que esperar. Terminaremos daremos un repaso cabalístico a este singular cuadrante de emparejamientos: Con cuatro puestos cada uno, Morante y Manzanares se convierten en los toreros más demandados dentro del circuito de los mano a mano. Les sigue El Juli, con dos compromisos contraídos frente a una única comparecencia -por ahora- de José Tomás y Sebastián Castella. La demanda es la demanda.

Más cosas de Córdoba. Consumado el portazo de los Chopera, la sociedad propietaria del Coso de los Califas salió a la palestra para hacer su particular valoración del desaguisado poniendo de manifiesto el mal rollo que vivían con los Chopera. La propiedad reconoció que los empresarios querían reducir la oferta taurina y la discutida categoría de la plaza -alguien tendrá que afrontarlo algún día- pero también pusieron encima de la mesa la morterada que se manejaba en cada temporada y ahí no le salían las cuentas a ninguna de las partes. Difícilmente se podrán imponer esos 186.000 euros -que los Chopera querían rebajar- a la empresa que llegará en unos días a recoger los platos rotos.

en twitter @ardelmoral

05
Jun/2012

OBSERVATORIO TAURINO: Una desoladora y gris primavera taurina

Flores marchitas

Choperas fugit. La semana pasada ya esbozábamos lo que, sin solución de continuidad, parecía inevitable y se confirmó al día siguiente. Los hermanos Óscar y Pablo Martínez Labiano, la casa Chopera, abandonaban la plaza de Córdoba. Querían organizar menos festejos y modificar las condiciones económicas con la sociedad propietaria del Coso de los Califas, que rechazó la propuesta facilitando la salida más o menos honrosa de los empresarios vascos, que han cumplido dos años de los cuatro que fijaba el contrato. Cada cual tendrá sus razones, pero pierde una plaza que tiene que comenzar desde cero a levantar los resortes de una afición que más que dormida parece embalsamada.

Son rumores… Los Chopera tenían aún las maletas en la puerta y ya saltaba a la palestra el nombre del empresario sevillano Pepe Cutiño como principal pretendiente al difícil empeño de llevar las riendas del inmenso coso cordobés. El brillante gestor de plazas como Olivenza, Badajoz o Pozoblanco no tardó en desmentirlo aunque se siguieron barajando los nombres de otros empresarios -algunos compañeros nombraban a Justo Benítez- mientras volvía a cobrar fuerza la pretensión que algunos aventureros acarician desde hace años para autogestionar una plaza que vivió su propia burbuja -así lo definía recientemente el informador cordobés Salvador Giménez- en los años más dulces de un finitismo que ya no existe. El mismo autor alude a una cuestión que se hizo constante desde la marcha de la familia Camará a finales de los 80: el alejamiento absoluto de las sucesivas empresas de la realidad taurina de una ciudad que necesita que le tomen el pulso, la tensión y hasta el latido. Pero en el análisis posterior a la salida de los Chopera hay que tener en cuenta otros testimonios, sobre todo el de José Antonio Soriano, antiguo director de juegos y espectáculos de la Junta de Andalucía e inspirador del actual reglamento andaluz. Soriano lo tiene claro al aludir a “una primera categoría administrativa del coso califal irreal que nos convierte en irrelevantes y generadora de continuas frustraciones año tras año, con crisis y sin ella”. Más claro, agua.

Más de la guerra catódica. El enfrentamiento entre los toreros agrupados bajo las famosas siglas del G-10 y las empresas taurinas vertebradas por ANOET vivió la semana pasada un recrudecimiento de unas hostilidades que ya dábamos por pasadas. El filtrador habitual -que cambió de bando al sonar los primeros tiros- ya intentó echarle gasolina al fuego en vísperas de la Feria de Abril pero entonces se decidió esperar a mejor ocasión. Finiquitado San Isidro y ante el gris panorama que han dibujado las ferias primaverales podía llegar el momento de contraatacar. El caso es que el empresariado taurino ha denunciado a All Sports Media, la polémica entidad que negocia los derechos de televisión del Comando G, por atentar al libre mercado. Cada cual tendrá sus razones y no merece la pena hablar más de ellas pero mientras ambos bandos echan a sus picapleitos a pelear, el toreo se está muriendo a chorros por todas las esquinas de la piel de toro. Al empresariado le toca construir una nueva arquitectura del negocio después de apurar las ubres de una vaca que ha palmado. A las figuras, por su parte, adaptarse a un panorama desolador que necesita meter a todos los actores del invento en el mismo barco. Y ya que hablan de leyes de mercado: que cada uno cobre lo que genere ¿no?

en twitter @ardelmoral

02
Jun/2012

Oro, plata y azabache o tres tardes de Aparicio en Madrid

La carrera del diestro sevillano se ha visto marcada por su triunfo del 94, la horrible cornada de 2010 y el corte de coleta del pasado martes en la plaza de Las Ventas

Aparicio se corta la coleta

Tres tardes en Madrid han marcado a fuego la trayectoria de un diestro sevillano que el pasado martes, sorpresivamente, decidió retirarse del toreo después de una aciaga actuación en Las Ventas que certificó que su tiempo había pasado. De alguna manera, el coso madrileño ha sido el marco escénico en el que se han marcado los vértices del triunfo, la tragedia y el fracaso de una carrera marcada en dientes de sierra. Son tres fechas alejadas en el tiempo; las tres, sin salir de Las Ventas, escenario de la gloria y la derrota de un matador de dinastía –hijo del gran Julio Aparicio y de la bailaora Maleni Loreto- que no podía ser otra cosa que torero.

El Oro, la plata y el azabache elegido en sus vestidos simbolizó sucesiva y casualmente las etapas profesionales de este artista al que quisieron nacer en Sevilla y que encandiló a los aficionados hispalenses en una novillada matinal celebrada en la Maestranza en el lejano abril de 1989. Aquel festejo le colocó a las puertas de la alternativa, que toma en el mismo ruedo del Baratillo, en la tarde del Domingo de Resurrección del año siguiente. Aparicio se había colocado en las ferias para vivir sus mejores momentos profesionales de la mano del imprescindible taurino Pepe Luís Segura, que le firma sus temporadas más intensas.

Pero Aparicio, sin renunciar a grandes faenas aisladas, no consigue consolidar su oficio y tiene que luchar con una lesión inoportuna que le saca del tablero de juego en 1993. En esa tesitura se organiza su confirmación de alternativa en Madrid. La fecha escogida es el 18 de mayo de 1994 y el padrino, Ortega Cano. El diestro elige un vestido grana bordado en oro y aunque pasó sin pena ni gloria con el toro de la ceremonia, escaló la cumbre de su propia carrera con un trasteo vertiginoso, revelador, sorpresivo y deslumbrante que partió en dos aquella isidrada. Ése fue el techo de una carrera que no alcanzó nunca ese mismo nivel y que luchó siempre con el exigente espejo de esa faena madrileña que ya es mito.

Pasaron tres lustros en los que no faltaron idas y venidas y Aparicio, a la vuelta de una carrera que ya no daba más de sí, hizo el paseíllo en Madrid el 21 de mayo de 2010 vestido de sedas negras y bordados en plata. El primero de la tarde, de Juan Pedro Domecq, le hizo perder pie al trabarle con las pezuñas. Al caer al suelo y sin poder quitárselo de encima, le atravesó la mandíbula en una espeluznante cornada que salió por la boca. Las terribles imágenes dieron la vuelta al mundo en pocos segundos. La estrella apagada de Julio Aparicio volvía a estar de actualidad por ese trágico percance del que se recuperó milagrosamente. Pero el torero, incapaz de calibrar sus propias capacidades, quiso rentabilizar esa inesperada notoriedad que no podía sostener en el ruedo. La decadencia definitiva la confirmaría al año siguiente en Sevilla, mostrándose incapaz de aprovechar las buenas condiciones de un gran toro de Cuvillo la misma tarde que Manzanares indultó al célebre Arrojado. La cuerda ya no se podía estirar más.

Pero cuando menos se esperaba, Aparicio llegó a un sorprendente acuerdo con Ortega Cano para que éste se hiciera cargo de su apoderamiento. Era el mismísimo día de los Inocentes y aunque costó convencer a los más escépticos la noticia era una certeza. Ambos se felicitaron por esta nueva andadura, preconizando recitales que no iban a llegar. Fuera de Sevilla y con dos tardes apalabradas en Madrid por su flamante apoderado, naufragó por completo en el primero de esos compromisos venteños. La gente le esperaba de uñas en su segunda tarde, el pasado martes, vestido esta vez de fucsia y azabache. El diestro sevillano esbozó algunas ganas pero no pudo ser. Ya saben el resto: dobló el sexto de la tarde y pidió unas tijeras para que El Fandi, en presencia de Miguel Ángel Perera, le cortara la coleta ¿para siempre?