Monthly Archives: Noviembre 2011

30
Nov/2011

OBITUARIO: Adiós a Diego Valor

Obra de Alberto Brito Rivero

El matador de toros sevillano Diego Puerta Diánez, gran figura del toreo en los años 60, ha fallecido esta madrugada –en torno a las 3.30 de la noche- a los 71 años de edad a consecuencia de un fallo multiorgánico que ha sido el colofón de los problemas de salud que venía padeciendo el diestro en los últimos años.

Así lo han confirmado fuentes familiares, explicando que “en las últimas semanas se había agravado notablemente su estado y venía arrastrando numerosas secuelas de todos los percances sufridos durante su carrera a los que había que sumar la diabetes que padecía y las consecuencias del accidente de automóvil de hace algunos años”.

REPRODUCIMOS EL ESPECIAL QUE PUBLICAMOS EN EL CORREO DE ANDALUCÍA CON MOTIVO DE LAS BODAS DE ORO DE LA ALTERNATIVA DE  ‘DIEGO VALOR’

Fue un 29 de septiembre de hace 50 años, en la festividad de San Miguel Arcángel, cuando un torero menudo y valiente recibía los trastos de matar de manos de Luis Miguel Dominguín y en presencia de Gregorio Sánchez. Aquella tarde ya lejana no terminaron de rodar las cosas pero estaba comenzando una nueva época.

Aquel año, en eso también corrían otros tiempos, Diego Puerta había hecho el paseíllo hasta cinco veces como novillero en el albero del Baratillo apoyado en la continuidad de sus triunfos y llegaba a la alternativa apoyado en cierto ambiente en el mundillo. Pero la historia taurina de Diego Puerta había comenzado mucho antes, en las corraletas del matadero del Cerro del Águila, en el que su padre servía como empleado. Allí, en el Cerro, había nacido el 28 de mayo de 1941, aunque le llevaron hasta la parroquia de San Bernardo para recibir las mismas aguas bautismales que cristianaron a la mejor y más amplia baraja de la torería sevillana durante dos siglos.

Apenas un año y medio después de su doctorado sevillano, el joven Diego Puerta se consagra como gran figura del toreo.  Alternativado en el 58, no había podido estar presente en la Feria de Abril del 59. Una cornada en la ingle sufrida en Barcelona -que anuncia el largo y doloroso rosario de percances que aún está por venir-  retrasa su debut en la Feria de Abril hasta los farolillos del 60. En aquella feria reveladora le esperaba encerrado en los corrales de la Maestranza un toro marcado con el temible hierro de Eduardo Miura, de nombre ‘Escobero’, que le va a catapultar hacia el olimpo. Algo empezaba a cambiar en el toreo.

La década prodigiosa

Escobero propinó una monumental paliza a Diego Puerta, que le acabaría ganando la partida después de haber brindado su muerte al mísmisimo Juan Belmonte. Un diestro menudo, alegre, artista y sevillano acaba de hacerse figura del toreo. Nacía una nueva era, comenzaba la década prodigiosa del toreo. Se inauguraban los 60 y España se subía a un seiscientos y estrenaba, por primera vez en mucho tiempo, zapatos nuevos de felicidad.

A los pocos días de aquel revelador triunfo maestrante, Puerta confirma su alternativa de manos de otro artista valiente y sevillano. Manolo González, que apura sus últimas tardes en activo, le cede los trastos en presencia de Chamaco. Otras dos orejas confirman su rango de figura. Puerta ya está en las ferias y se empieza a codear de igual a igual con los grandes.

Pero dos nuevas alternativas  están a punto de fundar una nueva etapa en la historia del toreo. Aquel mismo año, en las Fallas de Valencia, iba a hacerse matador de toros el camero Paco Camino. Sólo un año después, tomaría la alternativa el salmantino Santiago Martín El Viti, que con Diego Puerta iban a conformar aquel cartel de tantas y tantas tardes grandes, base de todas las ferias de España. Cada uno de ellos, con su contrastada personalidad llenan una década que tampoco se puede entender sin el cataclismo que supone la irrupción de Manuel Benítez El Cordobés, que se haría matador en 1963, y el continuo referente clasicista del rondeño Antonio Ordóñez, que en aquellos años era ya un joven veterano.

Es en medio de ese elenco riquísimo, plagado de notables segundones, donde se mueve la figura menuda y pinturera de Diego Puerta, inasequible al terrible catálogo de cornadas, más de cincuenta, que van a lacerar su cuerpo sin que se merme ni un ápice del valor del diestro sevillano que hizo de su alegre valentía la mejor bandera de su toreo en unos años en los que más y mejor embisten las vacadas bravas. Puerta, Camino y El Viti: la década prodigiosa del toreo, años fundamentales en el hilo de la tauromaquia, la añorada Edad de Platino.

Diego Puerta pertenece a una hornada de toreros inolvidables, a un nudo fundamental en la historia del toreo contemporáneo que aparece ahora desdibujada por la supervaloración de otros toreros. Cuando colgó el traje de luces, Puerta se dedicó a su propia vida.

Puerta, con Camino, El Viti, El Cordobés y algunos otros fueron las verdaderas bases de la Fiesta en esa Edad de Platino en la que el toreo alcanzó una plenitud que sólo se está igualando con la actual y riquísima hornada de figuras. Pero, prácticamente nunca, se había llegado a completar un plantel tan amplio de toreros con tan rica y diferenciada personalidad. En medio de ese apasionante panorama, el toreo alegre, espumoso y arrojado de Diego Puerta es un contrapunto al virtuosismo magistral de Paco Camino y a la elegante y templada tauromaquia de El Viti.

Puerta, con sus baches y sus glorias, aguantando el impresionante catálogo de cornadas que convierten su cuerpo en un mapa, es una figura indiscutible hasta el mismo momento de su retirada. El final de su carrera no podía ser más fiel a su intachable hoja de servicios. La despedida se programa  para el 12 de octubre de 1974 en la Maestranza sevillana. Sólo tres días antes es herido en Zaragoza y pese a todo, hace el paseíllo con los puntos puestos y la herida más que fresca. Como tantas y tantas tardes, Paco Camino le acompaña mano a mano en ese postrer festejo del que ambos salen triunfadores. Diego Puerta tenía 33 años y nunca más volvió a ponerse el traje de luces.

Después se dedicó a su ganadería, a admistrar su bien ganada fortuna y a actuar en los numerosos festivales benéficos en los que era requerida su colaboración, manteniendo intacto ese espíritu alegre y arrojado que lo convirtió en figura. Como tantos grandes toreros de su generación, Puerta prefirió una vida discreta y familiar, alejada de los focos y el relumbrón de la sociedad. Otros supieron fabricarse, después de retirados, un aura de grandes maestros que toreros como Diego Puerta nunca necesitaron. La verdad inapelable de su trayectoria estaba ahí y nadie podía borrarla aunque la historia haya fabricado figuras en la calle que no lo fueron tanto en el ruedo.  Por eso, ha llegado la hora de reivindicar a esa generación imprescindible, discreta en su vida privada y en su retirada, que escribió una de las páginas más gloriosas de la historia del toreo. Diego Puerta -sin honores oficiales, sin bronce fundido- es uno de las mejores ramas del ancho árbol del toreo sevillano que se nutre y alimenta de toreros que, como él, derramaron su sangre por los ruedos.

Ningún referente es mejor que las fundamentales Memorias de Clarito, del grán crítico César Jalón, para acercarse a la figura de Diego Puerta, “… del saleroso barrio de San Bernardo como Pepe Luis Vázquez y como él, hijo de un empleado del matadero. También menudo y chaparrito; también garboso y sevillano en el hacer de sus brazos recortados; pero de otro pelaje artístico y de otro pelo; de pelo negro en pecho y en cuyas alegres maneras estalla el impulso valiente de su sangre ardorosa”. Clarito también recogería, en una de sus más célebres sentencias, que “Puerta -Puertita- sume su alegre pinturería en un cráter volcánico. Su toreo, al rojo, eleva y realza su breve estatura”…

28
Nov/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Órdago de Casas, Choperita y Matilla

111128 cabezas presidentes EEUU

Sorpresa total. En los mentideros del toreo se daba por hecho: la comunidad de Madrid iba a entregar la plaza de nuevo a los Choperitas. En todos los foros, en la inmensa y ruidosa tertulia de twitter, en las columnas más encopetadas se aseguraba -y así lo creíamos todos- que el nuevo pliego que debía condicionar la adjudicación del trascendental coso de la calle de Alcalá era un traje a medida de la familia Martínez Uranga a pesar de los conejos que Simón Casas iba sacando de su particular chistera. Nadie podía adivinar que al anochecer del domingo iba a explotar esta bomba que anima el invierno taurino: José Antonio Chopera, Simón Casas y los Matilla se unen en una singular UTE taurina para licitar por la plaza y convertirse en un peculiar cártel que puede hacer cavilar muchas claves del negocio. En la práctica, se trata de concursar en solitario, toda vez que Óscar y Pablo Chopera -otros emperadores del empresariado taurino- declinaron cortesmente pelear en el mismo terreno que su señor tío. La guerra de los Martínez Labiano, por ahora, es otra y a sus feudos habituales han unido en menos de un año dos plazas con realidad de segunda y complejitis de primera como son La Malagueta y Los Califas de Córdoba, que van a exigir duros esfuerzos.

Contra el pliego. Algún analista de buen juicio ha apuntado que esta peculiar alianza podría suponer un empeño coral para limar las aristas de un pliego de condiciones con muchas vías de agua; hacer un frente común contra el mero afán recaudatorio de una administración -la propietaria del trascendental escenario venteño- que había tenido en la mano reaccionar a los verdaderos problemas organizativos del espectáculo con un pliego valiente que fuera más allá de los estereotipos de siempre. Pero por ahí podemos lanzar otra reflexión: las principales empresas francesas ya se colegiaron para dar un toque de atención y rebajar los honorarios del personal. Esta nueva concentración de poder también podría suponer una política de oposición para contrarrestar los avances del llamado G-10 y devolver la aguja de la balanza al lado del empresariado taurino, verdadero mandón de la fiesta desde que uno de Palma del Río -con todos sus defectos y sus virtudes- volvió a enterrar la espada en la piedra.

Unión de fuerzas. Pero aún es pronto para inclinar esa balanza; para ensalzar o criticar una inesperada iniciativa que, en cualquier caso, supone una tremenda suma de posibilidades de la que se pueden extraer muchas consecuencias. Las tres empresas dirigen las carreras de toreros de ferias como Daniel Luque o El Fandi, también del rejoneador Diego Ventura. Pero sobre todo hay que anotar que Toño Matilla -el Rasputín de este trust- es el director de la carrera de una gran figura como José María Manzanares. José Antonio Chopera, por su parte, apodera al que podría convertirse en el torero de 2012, el extremeño Alejandro Talavante. Así que lo del libre mercado lo dejaremos para otro día.

Extraños compañeros. No hace demasiado tiempo, Casas y José Antonio Chopera se echaban los trastos a la cabeza con el telón de fondo de las demandas que el francés cursó contra los anteriores concursos de Madrid. Tampoco sabemos muy bien que hará con los gigantes y cabezudos que ha paseado estos días por los pueblos. Lo normal es que vayan al arcón. Los detalles del invento los conoceremos hoy mismo. La rueda de prensa no tendrá ningún desperdicio.

En twitter: @ardelmoral

21
Nov/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Se dice, se cuenta, se rumorea…

la-tertulia-del-cafe-pombo

La paz de Versalles. El anuncio de las principales cuidades taurinas francesas de reducir un 20% los honorarios del senado de la torería andante y el coste de los encierros más demandados levantó una reciente y comentada polvareda. Las aguas parecen haber recuperado parte de su cauce después de una reunión que sentó en la misma mesa a los gestores gabachos y al personal de coleta, que demandaba una hipotética libertad de mercado que tampoco es plena en el actual sistema cerrado que rige la fiesta. Olivier Baratchart, director de la plaza de Bayona, explicaba que las contrataciones seguirían haciéndose “como hasta ahora” pero precisó que “algunas plazas tendrán que reducir el número de festejos”. En el fondo, permanece la llamada para apretar todos los cinturones. La crisis, el quinto jinete del Apocalipsis, sigue cabalgando por Europa. Oui.

Lo de Manzanares. El gran artista ha remachado su copiosa cosecha de premios y reconocimientos llevándose para casa la Oreja de Oro de Radio Nacional, premio que tradicionalmente ha distinguido -con recientes y demagógicos patinazos- al triunfador indiscutible de la temporada. Lo curioso del caso es que el Manzana se llevó el trofeo en una disputada e insólita votación con Alejandro Talavante y David Mora que, con sus indiscutibles méritos e ilusionante proyección para el futuro inmediato del toreo, no se han asomado ni de lejos al paseo militar de un Manzanares que ha cubierto una campaña sencillamente apabullante, simplemente histórica. La cosa no ha quedado ahí. La inmensa mesa camilla de twitter ponía en evidencia a esos aficionados que no terminan de enterarse de que va el asunto, que nunca se enterarán. Lo dicho, que tenían que habérsela dado a Frascuelo.

Historias para no dormir. Aunque estas líneas no suelen incluir demasiadas menciones al personal del palco, conviene matizar las sesudas conclusiones del reciente congreso de presidentes de plazas de toros que recomiendan la introducción de dos puyas de distinto calibre en función de la pujanza de cada animal. La estrafalaria sugerencia ha encontrado ecos variados pero habría que precisar que la puya no es el problema sino el caballo acorazado que la empuja, que hace perder al toro la partida de antemano. Ése es el cascabel que nadie ha colocado al gato. No está de más recordar que el toro que hoy sale por los chiqueros, con sus altas y sus bajas, es el más cuajado de la historia. Si se encontraran delante las sardinas de la pre guerra, las matanzas equinas serían siderales.

Los Chopera, a por todas. Los hermanos Pablo y Óscar Martínez Labiano han presentado una ambiciosa propuesta empresarial que los pone a la cabeza del concurso de la plaza de Málaga. ¿Estarán mirando almenas más altas?

Curro y Paula. Los aficionados que pasan de los 40 recordarán bien aquellos festivales de la hermandad de Los Gitanos de Utrera en los que el gitano de Jerez y el Faraón de Camas destapaban sus tarritos. Nos lo cuenta el amigo Manolo Viera: va a cumplirse un cuarto de siglo de aquel recordado mano  a mano de corto que acompasó a los dos artistas en el ruedo del coso del Arrecife. Y la cofradía utrerana quiere brindar un homenaje a ambos diestros en el transcurso de este festival, renacido de sus cenizas en el nuevo coso de La Mulata, que se celebrará, si Dios quiere, cuando asome la primavera. Por allí andaremos.

En twitter: @ardelmoral

15
Nov/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Hablando de toros en la chimenea

chimenea476_0

Seguimos con la Unión. Ya les contábamos desde esta misma atalaya que la Unión de Criadores de Toros de Lidia se encontraba inmersa en el proceso electoral que debía elegir al presidente y la junta directiva que rija la entidad los próximos cuatro años. Así lo prescriben los nuevos estatutos. Y aunque en la primera vuelta de los comicios habían surgido nombres emergentes que podrían haber tirado del carro, ninguno de ellos ha conseguido reunir una candidatura completa que, preceptivamente, incluya a criadores de todas las zonas ganaderas. El proceso electoral se encuentra en este momento en un punto muerto de difícil resolución. Mañana mismo hay convocada una junta general, urgente y extraordinaria, para desbloquear la situación. Seguiremos pendientes del asunto…

Los Cuvillo se reafirman. Y ya que hablamos de ganaderos, no está de más hacer referencia a unas recientes y jugosas declaraciones de Álvaro Núñez Benjumea en las que reafirma el rumbo de la codiciada vacada. “No queremos dividir nuestra camada entre la de José Tomás y la del resto. La competencia es la esencia de la Fiesta”, señaló el criador en los micrófonos de la Cope recalcando “la importancia de que nuestras corridas las maten carteles rematados”. Para remachar el clavo, el ganadero precisó que la simbiosis entre el pétreo diestro de Galapagar y la ganadería de Núñez del Cuvillo “no benefició a nadie”, al minusvalorar la importancia de los triunfos de uno y otro y remató la faena afirmando que “no volverá a pasar”. El criador aún dio en el centro de otra diana: “el toreo debe ser un espectáculo mucho más selectivo; dirigido al acontecimiento; tiene que reducirse en número y buscar el interés”. ¿Hay más preguntas?

Oportunidad perdida. El documental que pretendía diseccionar la intimidad torera y humana de Morante de la Puebla no terminó de convencer. La proyección de Morarte en el transcurso del festival de cine de Sevilla había sido anunciada a bombo y platillo y, a priori, gozaba de la máxima expectación. Pero los planos fueron sucediéndose sin que lograran apurar todos los resortes que brindaba el acercamiento a un artista irrepetible y cargado de registros. La cámara no pasaba de la cáscara del torero dejando la sensación de que siempre era posible un paso más y el proyecto siempre se quedaba en el umbral de una puerta ancha y cargada de posibilidades visuales y narrativas. Más allá de la tonelada de inmensos vegueros trasegados por el diestro de La Puebla durante la película nos quedamos con las ganas de ahondar en esa particular filosofía del arte, la estética y la naturalidad que alumbra su toreo y lo convierten en un teórico de altura. Otra vez será. O no.

Las cifras cantan. Lo detallaba Mundotoro en un estudio que revela que desde 2007, el año que se derramó el vaso de la desmesura, se han celebrado 1.000 festejos menos en España: de los 2.176 de entonces hemos pasado a los 1.178 de 2011 dejando por el camino un buen número de cadáveres mezclados con esos ladrillos que tanto dieron que hablar. Detrás de la frialdad de esos números se encuentran otro mosaico de dramas que completa la crisis generalizada que azota al país: numerosos banderilleros y picadores se han quedado en su casa; los excedentes de ganado se comen hasta las vallas del campo; vacadas enteras van camino del matadero; los vaqueros están sin trabajo y ese largo etcétera que usted tan bien conoce. Santa Rita, Santa Rita…

14
Nov/2011

ENTREVISTA A RAMÓN VALENCIA: “La televisión es vital para montar una feria como la de Sevilla!

Canorea y Valencia2

La temporada no se puede analizar sin mencionar el indulto de Arrojado, el toro de Núñez del Cuvillo indultado por Manzanares

Lo que ocurrió aquella tarde fue histórico. La última referencia era aquel novillo de Albaserrada y hay algunas notas anteriores pero está claro que lo que marca la temporada es ese indulto.

Ese indulto resuelve algunos años de desencuentros entre la empresa y la propia ganadería de Cuvillo. Y los resuelve para bien.

Para nosotros, por costumbre, es prioritario el entendimiento con los ganaderos. Es verdad que ha habido alguna desavenencia por temas económicos en alguna ocasión y otras veces, después de alcanzar el acuerdo económico, consideraron oportuno no venir a Sevilla después de que José Tomás tampoco quisiera comparecer. En aquella ocasión dijeron que era por respeto a Tomás y en deferencia a él preferían no venir. ¿El futuro? Es amplio y generoso y el entendimiento se potencia con el triunfo y nos obliga a llegar a un acuerdo en el que ellos también están por la labor.

Hablar de Cuvillo nos lleva a la figura de José María Manzanares. Ha marcado la temporada 2011 pero lleva triunfando varios años en Sevilla.

Catalogamos a José María Manzanares como torero de Sevilla, como también lo fue su padre. Hay muchos toreros de Sevilla pero él ha marcado un punto muy importante, así como Morante o El Cid, que también ha tenido sus años buenos, pero en el caso de Jose Mari ha dado el aldabonazo para consolidar una posición que ya tenía aquí. El ya venía siendo una de las bases de la temporada, ha sido bien tratado y bien cuidado porque se lo merece.

No podemos olvidarnos de El Juli. Abrió la Puerta del Príncipe y dio una lección de gran maestro en San Miguel.

Lógicamente, la labor de El Juli ha sido importantísima pero el aldabonazo que dio Josemari rompió con todo lo demás pero no podemos olvidar que El Juli cortó cuatro orejas en tardes muy importantes.

Hemos nombrado tres toreros y una ganadería que formarían un magnífico carte para el Domingo de Resurrección. A los periodistas nos gusta hacer quinielas…

Los carteles empezamos a confeccionarlos después de Reyes pero es bueno que periodistas y aficionados comiencen a realizar sus propias combinaciones. Nos gusta poner la oreja y hacernos eco de esas opiniones. Ése sería una gran cartel, el mismo que el año pasado, pero tiene que llegar su momento.

Por estas fechas es obligado hablar del tema ganadero. Los veedores de la empresa deben andar ya reseñando los encierros del año que viene.

Así es. Hace pocas semanas tuvimos una reunión con los veedores. Nos concentramos en un sitio tranquilo e hicimos una lista de las posibles ganaderías. Ellos están ahora en el campo viendo las corridas y en Navidad, como es nuestra costumbre, felicitaremos a los abonados con la lista definitiva de ganaderías. Aún habrá que esperar algunos días para saber cómo esta el ganado en el campo y a partir de ahí saldrá el listado final.

Ya se está hablando de algunos hierros: la vuelta de Cuadri, Garcigrande…

De Cuadri ya se habló hace tiempo. Fernando es un gran ganadero y amigo de la casa desde siempre. Hace tres años cuando la corrida no les salió como ellos querían              –llevaban varias ferias sin funcionar, quitando algún toro aislado- decidieron no venir. Pero este año nos llamó y nos dijo que tenía corrida para Sevilla y lógicamente Cuadri vendrá si Dios quiere.

La ganadería de Juan Pedro Domecq dejó de venir por las razones que están en la mente de todos. En 2011 han cubierto una buena temporada. ¿Estará en Sevilla en 2012?

Es una posibilidad pero debemos tener deferencia con el ganadero. Cuando hace dos años vimos que había que descansar se lo comunicamos personalmente y la decisión que se vaya a tomar este año también se la transmitiremos personalmente y a partir de ahí el campo es ancho.

Hay otra ganadería deseada. Victoriano del Río declinó estar en Sevilla el pasado año por falta de toros apropiados. ¿Contará para la próxima campaña?

Así fue el año pasado. Todavía no sabemos sí tendrá toros para este año. Estamos pendientes de hablar con él en estos días y él mismo manifestará si tiene toros para Sevilla. Sí es así, Victoriano del Río también es un candidato.

En el apartado de las revelaciones, este año en Sevilla han dejado muy buena impresión tres toreros: Iván Fandiño, David Mora y Antonio Nazaré. Juntos forman un precioso cartel.

Comenzaremos por el último, Nazaré. Estuvo muy bien el 15 de agosto y en su repetición en octubre. Contamos con Nazaré: ha estado bien y ha dado la talla. David Mora es una revelación de este año; es un torero que llevaba tiempo por ahí funcionando y este año ha dado una gran dimensión; también contamos con él. Fandiño no tuvo suerte en la feria pero ha hecho una gran temporada y también estará en Sevilla. Otra cosa es que sea ese cartel, ésa es otra cuestión.

Es obligado hablar de las novilladas. Este año hay razones para estar más satisfechos.

Este año estamos mucho más contentos con los novilleros que con el ganado, al revés de lo que ha ocurrido otros años. Este año hay tres o cuatro novilleros que han dado la talla y el último cartel, en el mes de septiembre, se remató muy bien pero el ganado no terminó de acompañar. No podemos olvidarnos de nombres como el de Sergio Flores o Fernando Adrián. Dieron la medida de sus posibilidades, la gente tenía ganas de volverlos a ver y por eso se les repitió. El año que viene seguro que darán la talla. Sería un bonito cartel para el viernes de preferia, no te quepa duda…

También es inexcusable que nos refiramos al bajón de público. Se ha notado en toda la geografía taurina pero éste año ha incidido de una manera más notable en Sevilla. ¿Preocupa en la empresa ese panorama?

Nos preocupa la economía. Nosotros formamos parte de la economía de este país en el pequeño porcentaje que nos toca y lógicamente estamos sufriendo este panorama. Tenemos que adaptarnos a la situación económica que hay pero no quiero pulsar la alarma por el bajón de público que ha habido en términos generales. Es una realidad pero tenemos que soportarlo y saberlo llevar dignamente.

¿Estamos volviendo a cifras de otro tiempo?

Lógicamente. Tenemos que tener en cuenta que en los últimos años teníamos por costumbre contar ocho o nueve llenos de ‘no hay billetes’ pero este año sólo hemos tenido dos. Ha faltado poco en otras ocasiones pero no se ha alcanzado. Eso es economía pura. Entendemos que los carteles han estado bien rematados y no era motivo para no venir pero está claro que si la economía se resiente, todo viene detrás.

Con la llegada de estas fechas, antes de comprar el turrón, también se empieza a especular con la vuelta de José Tomás a la plaza de la Maestranza. ¿Cuenta en los planes de la empresa?

Es algo que hemos perseguido todos los años y hemos puesto de nuestra parte todo lo que hemos podido, hasta donde hemos podido llegar. Este año lo volveremos a intentar, lógicamente. José Tomás es una gran figura, un revulsivo, sin duda ninguna y dentro de pocos días o cuando llegue su momento mantendremos conversaciones sí es posible con su apoderado. Nuestra idea, tanto de Eduardo como la mía, es que Tomás esté en el abono sevillano aunque todos sabemos que hay un problema, un hándicap, que es el tema de la televisión pero también hay algunos días sin cámaras y a lo mejor es encajable. Nosotros haremos todo lo posible, humana y económicamente.

Hablar de la televisión es aludir a un tema candente. Las principales figuras del toreo se han  reunido para hacer un frente común para negociar directamente sus derechos de imagen que hasta ahora se negociaban directamente desde las empresas…

Nosotros tenemos contrato con Digital Plus hasta el año que viene y hay conversaciones para continuar algunos años más. Hemos parado el tema algunos meses para ver que pasa pero para el 2012 está claro, tendremos televisión.

¿Puede afectar a ese acuerdo la decisión de los toreros?

No debe afectar. Ahora mismo nos ata lo que hemos firmado, que es televisión sí para 2012. Creo que la televisión ahora mismo es fundamental para el mundo del toro. Lo que aporta la televisión al mundo del toro, mucho más tal y como está la economía, es básico. Lo que pasa es que hay que limar algunas cosas que nosotros a nivel de empresa también estamos de acuerdo. Pero eso no quiere decir que haya una ruptura, ni muchísimo menos. No podemos despreciar la imagen vía televisión. Eso es impesable y sería negativo y además las grandes empresas, que nos hemos hecho a la televisión, lo consideramos prioritario económicamente hablando. Si nos la quitan nos veríamos en un verdadero aprieto.

En los parámetros organizativos actuales ¿sería factible organizar una feria como Sevilla o Madrid prescindiendo de la televisión?

Anticipo que Madrid, por supuestísimo que no y nosotros creo que tampoco. Hoy por hoy, tal y como está montando el tema de la televisión, incluyendo los honorarios de los toreros y de todo el mundo, sería impensable. Habría que dar un cambio estructural muy importante para que fuese viable. Una empresa tiene que ser viable, no es ni siquiera ganar dinero sino que acabe la temporada y podamos salvarnos. En esa tesitura, hoy en día, es básica la televisión.

La televisión nos lleva a otro asunto candente que es el aforo de la plaza de la Maestranza. ¿El aumento de las localidad es una prioridad para la empresa Pagés?

En los últimos años hemos perdido casi 2.000 localidades. Ese aforo de menos recorta las posibilidades económicas y tanto la Real Maestranza como nosotros mismos tenemos que pensar en la recuperación de esas entradas. No nos hace falta para todos los días que se dan toros pero esos días de carteles rematados, las dos mil localidades son vitales. Los días de media plaza o tres cuartos no es relevante pero los días de lleno serían básicas para defendernos económicamente.

En estas fechas se está discutiendo sobre la legitimidad de los honorarios de los toreros e incluso las principales ciudades taurinas francesas han anunciado recortes para la próxima temporada. ¿Cuál es la verdadera situación? ¿Hay que pagar menos a los toreros?

Nosotros creemos en la economía libre de mercado y no vemos que eso sea correcto. No creo que deban unirse nosecuantos empresarios para hablar de bajar los honorarios. Nosotros defendemos que eso subyace en la propia situación económica y en la defensa que cada uno tiene con su plaza. Los toreros deben entender que la situación económica no es la misma que hace cuatro años y eso debe conllevar una rebaja de honorarios pero yo particularmente entiendo que el libre mercado debe imperar en toda neogociación y estoy en desacuerdo de esas rebajas de un 20%. Las cosas no deben ser así aunque todos los que componemos el sector taurino tenemos que entender que tenemos que ganar, cobrar o pedir un poco menos y acoplarnos a las circunstancias. Cualquier empresa o industria está haciendo y asumiendo esa reconversión.

En cualquier caso, el telón de fondo prestado por la crisis económica también ha afectado a la fidelidad del abono. ¿La empresa se plantea algún tipo de reacción?

Nosotros entendemos que la nuestra es una plaza de temporada y como tal, el abono es fundamental para mantenerla. Nuestra arma es confeccionar los carteles cada vez mejor y no dar pie a que el abonado o el aficionado no venga a la plaza porque los carteles no estén bien confeccionados. Ése es nuestro punto de ataque y a partir de ahí estamos pensando en otro tipo de posibilidades que tememos que madurar tranquilamente.

¿Y en algún momento se ha pensado reducir o adecuar a la situación actual el número de festejos?

No lo tenemos en mente pero tenemos que sentarnos seriamente para analizarlo pero no creo que sea la solución. Mientras que podamos seguiremos apostando por una plaza de temporada. Estamos hablando de dos o tres años de crisis para que los ciudadanos hayamos tenido tiempo de darnos cuenta, aunque los primeros que tenían que haberse dado cuenta son los políticos hace tiempo. Vamos a ver que es lo que dura esto, si dura muchos años habrá que reconsiderar las cosas aunque en la medida que podamos queremos seguir manteniendo el carácter de plaza de temporada.

Varias plazas han salido a concurso. ¿Entra dentro de los planes de la empresa Pagés concurrir a alguna de estas licitaciones?

Nuestro compromiso con Sevilla no implica exclusividad. Cuando falleció mi suegro (Diodoro Canorea) teníamos que posicionarnos y hemos estado un tiempo sin pensar en nada más aunque después estuvimos interesados en acudir a Valencia pero después de leer el pliego…

Parece que esos pliegos no terminan de adaptarse a la realidad…

Lo que pasa es que la clase política tiene otra forma de pensar que el empresariado. Ellos juegan con otras cartas que nosotros no jugamos. En el caso de Valencia no nos satisfizo el pliego y decidimos no concursar. Ahora mismo somos optantes a Madrid. Tan sencillo como eso: cuando salga el pliego, que está a punto de salir, lo leeremos y si vemos que es posible, Sevilla-Pagés será un candidato. Si no podemos asumirlo nos quedaremos en casa y no pasa nada. Es el caso de Málaga, hemos leído las condiciones pero hemos entendido que no era adecuado. También saldrá Albacete pero es una plaza compleja, con unos precios intervenidos, exigencias en el toro, en septiembre y los toreros tienen ciertas dificultades para acudir con unos honorarios adecuados al aforo de la plaza… cuando el que está no pide la prórroga tendrá sus motivos. Eso tiene que dar que pensar a los políticos, que tendrán que reestructurar las condiciones para que estas cosas sean viables…

La definitiva unión de los estamentos taurinos sigue siendo una asignatura pendiente. La Mesa del Toro sigue siendo muy discutida y ¿Desde el empresariado taurino sois optimistas en cuanto a la definitiva vertebración de los profesionales del toreo?

La Mesa del Toro está funcionando. Cada uno le dará su valoración de 0 a 10 pero yo creo que no es mala, es positiva aunque todo es mejorable. La figura del G-10 tiene su lógica desde el punto y hora que la clase política y el aficionado en general lo que quiere ver es la imagen del artista, del torero. Ellos son la imagen del toro y el empresario debe estar atrás, siempre hemos estado atrás. El paso que han dado los toreros tiene sus partes positivas y antes de marcharse la ministra ha recibido a la Mesa del Toro para comunicarles que tiene pensado crear un premio exclusivo para el toreo. También se está hablando de que el mundo del toro entre en el registro de industria cultural. Eso conllevara una mayor protección para el espectáculo en general y subvenciones para espectáculos menores. Pero hay que dar otros pasos como la rebaja del IVA. Eso es vital y se conseguirá cuando estemos plenamente integrados en Cultura. ¿Cuándo? Creo que el próximo gobierno nos lo dará. La Mesa del Toro tiene sus puntos de flaqueo pero poco a poco se irá perfeccionando.

07
Nov/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Mirando al campo sin dejar la crisis

111107 Encierro de reses

Marejada de fondo. Los toreros y la mayoría de los habitantes del planeta de los toros no quieren hablar de ciertos temas y permanecen a la expectativa a pesar de los tiritos que les echamos los de la grabadora y el boli. Pero el caso es que la guerra fría de la televisión, los problemas de cotización, la próxima orientación de la desprestigiada Mesa del Toro y el futuro de la Unión de Criadores de Toros de Lidia tienen a este singular mundillo sumido en un momento de redefinición del propio negocio taurino que no puede ser ajeno a este angustioso panorama de imparable recesión. La próxima adjudicación de la plaza de Las Ventas será la piedra angular en la que se cimentarán las posibles soluciones para que el sector recobre el resuello y clarifique su relación con la caja tonta. En cualquier caso, no cabe otra, habrá que seguir echándole agujeros al cinturón: muchos empresarios siguen repitiendo a quién quiera escucharlos que en la situación actual, no se pueden mantener los honorarios de algunos toreros. Preguntamos desde aquí: ¿y el importe de las localidades?

Alquimia brava. El propio Álvaro Núñez Benjumea anunciaba sus planes la pasada semana a través de twitter, esa mesa camilla que está cambiando la manera de hablar de toros. Una selección de vacas de la ganadería de Núñez del Cuvillo han sido embarcadas con destino al campo charro. El banco de pruebas será la vacada de Garcigrande, que el pasado mes de marzo vió indultar un excelente ejemplar, de nombre Mosquetero, en la plaza de Olivenza de manos del diestro extremeño Antonio Ferrera. Las dos docenas de vacas serán cubiertas por ese animal al que los Cuvillo seguían la pista hace tiempo buscando en sus características un refrescamiento y una apertura de las líneas genéticas de la ganadería que a la larga plazo redundará y beneficia a toda la cabaña brava. Pero no llueve a gusto de todos: los incansables demagogos del torismo más recalcitrante andan mesándose los cabellos y enredándose en sus propios bucles melancólicos. Desgraciadamente, no correnCasi nadie lo dice: el hundimiento de ciertos encastes, ahora le toca a Atanasio, tiene su origen en la peor versión de ese torismo que nada tiene que ver con la reivindicación de la verdadera bravura.

Avances ganaderos. Ya había trascendido días atrás que la ganadería onubense de los herederos de Celestino Cuadri disponía este año de un encierro para Sevilla, pendiente tan sólo del visto bueno de los veedores de la empresa Pagés. La vacada de Trigueros -tan del gusto de ciertos sectores de la afición- llevaba sin lidiar una corrida de toros en la plaza de la Maestranza desde 2008, a raíz de un indisimulable declive que aconsejó esta temporal égira. Según las últimas informaciones también parece segura la repetición de los toros de Victorino Martín, un auténtico clásico de la preferia que también se encuentra en un delicado momento de recuperación de sus mejores fueros aunque pasado año lidió un sexto de excepcional pitón izquierdo que dejó a Salvador Cortés sentirse al natural. De la misma forma, los toros de Garcigrande volverán a estar presentes en el dorado albero baratillero. Avanza el otoño y siguen cargándose de vueltas los cuentakilómetros de los veedores de la empresa. Con la llegada de la Navidad, vía felicitación, se conocerá el elenco definitivo de las ganaderías -las que seguirán, las que no estarán y las que volverán- que saltarán al ruedo sevillano en 2012. Ya queda menos para abril…

En twitter: @ardelmoral

02
Nov/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Otoño caliente, el G-10 se atrinchera

111102 trincheras 2

Extra omnes. La pretensión de renegociar las condiciones que rigen hoy por hoy la retransmisión de las corridas de toros y el pronunciamiento de las ciudades taurinas francesas para rebajar los honorarios de toreros y ganaderos en un 20% centraron los debates del cónclave que reunió a un buen número de matadores el pasado jueves en un hotel de Madrid. Y hubo enredo. Primero trascendió que los toreros cederían sus derechos a la nueva unión que los vertebra y ésta, a la entidad All Sports Management, que sería la encargada de negociarlos al margen de los apoderados. Sin solución de continuidad, los toreros emitían un comunicado en el que desmentían una medida que no había pasado, precisaban, de una mera fase informativa. Pues muy bien…

Lo de la tele. Conviene hablar en plata: mencionar la tele es, en la práctica, nombrar a Canal +. De sobra es sabido que TVE aparcó los toros in illo tempore y las autonómicas, incluida “la nuestra”, se dedican a emitir festejitos intrascendentes que restan más que suman. El verdadero asunto de fondo no es otro que arrebatar o matizar el poder omnímodo que detenta cierto comunicador cuyo nombre nadie osa poner sobre la mesa. Pero algo se está cociendo en los fogones del toreo. El Cid ya lo esbozaba en unas recientes jornadas celebradas en Sevilla: “Sí a la televisión, pero con unos límites”.

La cuestión francesa. En la famosa reunión, los toreros acordaron redactar otro documento para mostrar el desacuerdo con la política de rebajas de los empresarios y taurinos gabachos, a la que calificaron de “demagógica”. En cualquier caso, ese 20% de menos es papel mojado cuando se trate de figuras con verdadero tirón taquillero, esos pocos que garantizan el lleno y dinerito para todos. Sí se trata de un buen pellizco para esa clase media del escalafón que navega por las ferias amparada en un sistema vertical      -muy lejos de esa cacareada libertad de negociación- que está viendo resquebrajarse sus cimientos por los efectos de una crisis que sólo dejará vivitos y coleando a los mejores. Lo que está claro es que no pueden perder la pasta siempre los mismos.

Sistema cerrado. Pero el asunto francés podría implicar el principio del fin de ciertos parámetros establecidos. Si el personal optara por sacar entradas sueltas y se olvidara de los abonos -inflados en todas partes- se trazaría el caché natural de cada torero. Pero este sistema viciado permite pagar sustanciosas sumas a diestros que no las generarían fuera de un tablero de juego que interesa por igual al personal de coleta y a los tíos del puro: se cuelan decenas de festejos que sirven para hacer caja pero no interesan a nadie; vamos, que se gana más con esas corridas del montón a media plaza que con las figuras que sirven del tirón de unos abonos que se están desmoronando. En cualquier caso, ¿saben lo que pasará de verdad? Que todo se quedará como estaba.

Insólito. “Los líderes del escalafón quieren un carretoncillo de entrenamiento con apariencia de toro”. Estas palabras no merecerían mayor atención que la de tantos y tantos blogueros con opiniones… discutibles. Pero siendo las palabras del asesor técnico taurino de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía -ignoramos las funciones del cargo- merecen ser puntualizadas. ¿Imaginan que los presidentes de sus respectivas federaciones dijeran que Nadal, Iniesta o Gasol son unos aficionados? Estamos apañados…

En twitter: @ardelmoral