Monthly Archives: Octubre 2011

31
Oct/2011

ENTREVISTA A DAVID MORA: “El sueño de todos los toreros, sean de donde sean, es entrar en Sevilla”

111028 David Mora Campo 3

El circuito de las grandes ferias ha tenido que abrir hueco en sus filas para dar sitio a David Mora, un matador curtido en los sótanos del toreo que se ha convertido en una de las grandes revelaciones de un complejo año en el que se ha reducido drásticamente el número de festejos y sólo había sitio para los mejores.

Varias actuaciones reveladoras le sacaron del ostracismo, casi del anomimato, y le llevaron a la primera línea. Pero el diestro toledano supo estar a la altura de las circunstancias y respondió a las expectativas levantadas, convirtiéndose, junto a su compañero Iván Fandiño, en uno de los toreros más esperados en 2012.

–Tienes razones para estar más que satisfecho de la temporada que ha quedado atrás.

–Estoy muy contento porque ha sido una temporada que empezó muy cuesta arriba. El escalafón  de matadores de toros estaba prácticamente cerrado y hemos ido ganando crédito poco a poco y luego hemos sabido mantenerlo durante toda la temporada.

–El 15 de agosto en Madrid es un antes y después.

–Sí, aunque a principio de temporada ya había toreado una corrida de Cebada Gago en Francia a la que le corté dos orejas; también tengo que recordar la de Palha en mi primer compromiso de San Isidro; y otra más en la que dimos una imagen bastante positiva con un buen encierro de Martín Lorca. Todo eso sirvió para apostar el 15 de agosto con una corrida de toros de Montalvo que me posicionó para entrar en ese tipo de ferias que me hacían falta. Después llegó un importantísimo compromiso en Pamplona, televisado, que también me dio mucho.

–Estamos hablando de un ejercicio de justicia taurina; es tu caso, también el Iván Fandiño.

–Sí, es verdad. Hemos sabido aprovechar esos días clave en los que tienes que darlo todo e intentar estar a la altura. Aunque la baraja está muy cerrada, cuando tienes actuaciones importantes te van abriendo ese tipo de plazas que son las que te ayudan a mantenerte y a escalar posiciones en el escalafón.

–Dicen que todos los toreros tienen un momento de verlo todo claro ¿Tenías en el mes de marzo el presentimiento de que podían pasar todo esto?

–Al comienzo de la temporada no te puedes imaginar lo que vendrá después. Siempre tienes confianza en ti mismo pero yo era consciente del panorama por el que estamos atravesando: la crisis, la falta de solvencia de los ayuntamientos para dar festejos… llegar a torear 40 corridas en carteles de figuras, convertirte en un torero revelación y llegar a la Feria de Otoño de Madrid y torear un mano a mano con Iván Fandiño y poner el cartel de no hay billetes… son cosas que no se pueden imaginar.

–Madrid es el principio y el final de ese ciclo. El mano a mano con Fandiño creo un clima de comunión absoluta con el público. Sin que embistiera un solo toro salistéis triunfadores.

–Sí, fue una tarde parecida a la de Sevilla del pasado 12 de octubre. Son días en los que los trofeos quedan en un segundo plano. Las sensaciones mandan y de hecho han llegado a marcar el ritmo de la temporada. Las ilusiones que hemos llegado a despertar han sido lo importante. Son momentos en los que eres capaz de marcar la diferencia, de anunciar lo que puedes llegar a realizar y así llegas a mantener la ilusión de la gente y hasta consigues abrir la baraja de toreros.

–Está claro que los empresarios están llamados a actuar con imaginación para abrir carteles viciados. Tienen que contar con toreros como vosotros en 2012

–El 2012 es un año en el que hay que apostar mucho porque nos van a medir con otro rasero al ir entrando en otro tipo de carteles. Pero tengo mucha ilusión; a pesar de lo difícil que es llevar hoy gente a la plaza, sí hay días especiales en los que se llenan: ahí es donde queremos estar.

–Y hablando de estar, estarás en Sevilla por abril….

–El sueño de todos los toreros es estar en la feria de Sevilla. Claro que me gustaría. Creo que la temporada ha sido lo suficientemente importante para estar en Sevilla y además, aunque no he logrado un triunfo rotundo, sí he dejado buenas sensaciones en la plaza de la Maestranza.

–Podemos hablar de un feeling mutuo. Recibindo con el capote a tu segundo toro en San Miguel la plaza crujió de una forma especial…

–Es verdad y a lo mejor, en plena feria, me habrían tocado hasta la música. Son detalles que te hacen ver que ese pequeño feeling que se va abriendo se hace cada vez más grande. Me encantaría entrar en Sevilla. Para un torero, independientemente de dónde haya nacido, entrar en la plaza de la Maestranza es lo máximo.

–Eres un torero que no has llegado a aburrirte en ese duro circuito de los pueblos de Castilla.

–Muchas veces, lo que uno no quiere es lo que te va a servir para el futuro, te curte y te hace valorar los momentos buenos que te llegan después. Si tienes la suerte de entrar en las ferias te alegras aunque es verdad que hay toreros que han vivido eso y luego no han tenido la fortuna de poder vivir las sensaciones que yo estoy viviendo ahora. Aún me quedan muchas metas que conseguir pero el mero hecho de andar ya en el circuito de las ferias es una maravilla. Espero que sea durante mucho tiempo.

–Tú ya no eres ningún niño. Todo esto te pilla sabiendo valorar lo que te está pasando.

–Sí, ahora sabes mantener el sentido de la responsabilidad y quieres estar todas las tardes a la altura aunque sé que me queda mucho por recorrer. En seis años como matador de toros no he toreado muchas corridas pero sí he adquirido la madurez necesaria para saber que no me puedo dormir. Los momentos pasan y la oportunidad que desaproveches viene a aprovecharla otro. Hay que tener la mente puesta en mantener la regularidad. Las figuras del toreo salen a revientacalderas todos los días y lo tienen todo hecho. Los que estamos empezando tenemos que luchar por estar -casi, casi- a su altura.

–Cuando has llegado a la primera meta , ¿se siente vértigo de lo que está por venir?

–La palabra no es miedo, es responsabilidad, respeto al fracaso. Eso lo peor que te puede pasar en la vida. Un toro te puede coger, te puede pasar algo… pero no hay nada peor que el fracaso, en cualquier actividad que afrontes en la vida.

25
Oct/2011

OBSERVATORIO TAURINO: El toreo reorganiza su trastienda

Los Chopera, a la carga. La todopoderosa familia vasca, los Martínez Labiano, sigue empeñada en ampliar su frente del Sur. A su tradicional feudo de Almería ya unieron el pasado año el complejo coso de Los Califas de Córdoba al que quieren rehabilitar para el gran circuito del toreo. Óscar y Pablo Chopera han puesto ahora sus miras en la plaza de Málaga, que sale a concurso con un alambicado pliego de condiciones que pretende convertir el coso boquerón en plaza de temporada en un momento de recesión económica que pide adecuación de la oferta a la demanda. Mientras, la plaza de Madrid sigue siendo el mayor objetivo del toreo aunque los taurinos donostiarras aún no han dicho esta boca es mía en la licitación por el trascendental escenario venteño, con un pliego de condiciones a punto de salir del horno.En esa la pelea reincide su tío José Antonio Martínez Uranga y la imprevisible chistera de Simón Casas, tan llena de conejos.

Rebelión catódica. Pero ojo, y al hilo del concurso de Madrid: un asunto colea en los concilíabulos de los toreros de la primera fila que podría hacer cambiar muchos planes y podría afectar a la unión de los estamentos taurinos. Y es que la historia está condenada a repetirse: las figuras del torero no quieren saber nada de los actuales usos y modos de televisar corridas y la bomba podría estallar en breve.

Claves hispalenses. Evidentemente, en Sevilla no habrá ningún concurso de explotación. Las condiciones del contrato de arrendamiento de la empresa Pagés con la Real Maestranza están guardadas junto al secreto de Fátima pero sí es pública y notoria la pérdida de abonados que ha afectado a la plaza en los últimos años. En esa tesitura, a Canorea y Valencia les toca mover ficha para invertir ese goteo que no debe convertirse en chorro. La hipotética contratación de ese que usted y yo sabemos podría ser una piedra de toque para ir revocando el proceso pero las soluciones tienen que ir más allá de quién dentro de muy pocos años será sólo una anécdota. A los gestores de la empresa Pagés les toca cambiarlo todo para que todo siga igual.

Aviso para navegantes. Y al hilo de este mosaico empresarial que andamos dibujando no está de más recordar que las empresas de las principales plazas francesas ha acordado rebajar los honorarios de los toreros de la primera fila. Llegan los tiempos de apretarse el cinturón. Cuidado…

Elecciones en la Unión. Causa cierta extrañeza que la Unión de Criadores de Toros de Lidia ande inmersa en un proceso electoral aunque los nuevos estatutos que la rigen obliguen a ello. La actual junta directiva fue elegida en marzo de 2010 con Carlos Núñez al frente de una presidencia que ha detentado 19 meses justos. Ya hablamos de ello hace algunas semanas pero ahora se confirma que el actual presidente no se presentará a la reelección. En la primera vuelta de los comicios -que constan de dos rondas- han resultado elegidos candidatos los ganaderos Guillermo García Palacios y Eduardo Miura en representación de la zona de Andalucía. En el resto de zonas destacan nombres como los de Borja Domecq Solís, Victorino Martín hijo o Lorenzo Fraile. Posiblemente alguno de ellos sea el nuevo presidente al que le toque enterrar o mandar a un balneario a la fallida Mesa del Toro y reordenar un sector que está acusando con crudeza la tan traída y llevada crisis. El 15 de diciembre lo sabremos.

En twitter: @ardelmoral

23
Oct/2011

ADIÓS AL TORERO DEL MECHÓN BLANCO

111023 Antoñete y Atrevido

Se venía rumoreando en los últimos días. Los pulmones del viejo torero del barrio de Las Ventas, mellados a golpes de tabaco y toreo, no iban a tener una nueva oportunidad. Con el anochecer se confirmó la noticia: Antoñete había muerto a los 79 años en la clínica Puerta de Hierro aquejado de una bronconeumonía con la que ya venía peleando desde hace mucho tiempo atrás. Su presencia en el palco de comentarista de Canal Plus, también sus intervenciones radiofónicas se habían ido espaciando a la vez que sus idas y venidas a los hospitales se convertían en una constante. No había vuelta atrás.

Antonio Chenel Albadalejo, Antoñete en los carteles, había nacido en Madrid en 1932. Su niñez en el barrio de Las Ventas, la cercanía al manejo del ganado junto a su tío, mayoral del coso madrileño, determinarían su íntima vocación torera. En 1946 llegaría el primer traje de luces aunque la alternativa, que tomó en la plaza de Castellón, se haría esperar hasta 1953. Antoñete consigue pronto vitola de torero ortodoxo, de intérprete clásico de caro concepto aunque las lesiones y las cornadas, también los dientes de sierra de su propia vida, no le aúpan al friso de las grandes figuras en aquellos años de forja. El torero del mechón blanco -una de sus señas de identidad- sí consigue un aura de bohemia, de matador de culto que tendría que esperar a su madurez para alcanzar la definitiva escalada a la primera fila del toreo.

En medio de aquellos años de cimas y simas sobresale un trasteo revelador que ya figura entre las grandes faenas de la historia de la Tauromaquia: en 1966, casi olvidado de la afición, cuaja de cabo a rabo a Atrevido, el famoso toro blanco de Osborne que lo convierte en leyenda y en torero de referencia. Pero las lesiones y las sombras de la vida volvieron a enhebrarse con la trayectoria de Antoñete, que prácticamente desaparece del mapa en 1975. Marcha a Venezuela y prepara la que sería su definitiva asunción a la gloria, con medio siglo cumplido, en la definitiva e imprescindible vuelta de 1981. El maduro torero vuelve a la palestra alentado por el retorno de otros toreros que, como Manolo Vázquez, llenan un hueco de calidad en una extraño momento de transición en el hilo del toreo.

Antoñete se convierte en el icono taurino de aquel Madrid que se asoma a la nueva década con optimismo. Es el torero de la movida y en un lustro prodigioso cimenta su definitiva impronta como gran figura del toreo. En 1985 es testigo de la trágica cornada mortal de José Cubero Yiyo en Colmenar Viejo, un jovencísimo amigo y pupilo que le deja en la más profunda desolación con su muerte. Ese mismo año se prepara su retirada en el ruedo de Madrid, la plaza de su vida, convertida en un acontecimiento en el que las cosas no salieron como se esperaban. Tampoco importó. La afición madrileña lo sacó a hombros del coso venteño recordando que, aquel mismo año, había firmado una de las faenas de su vida al toro Cantinero, del hierro de Garzón.

Pero aquella retirada duró poco. Con escasos argumentos y demasiados años a la espalda, con los pulmones tapizados de nicotina, Antoñete volvería a enfundarse el vestido de torear en 1987 iniciando una nueva etapa de idas y venidas en las que el calendario ya iba imponiendo su tozuda dictadura. A pesar de todo, el diestro del mechón blanco aún sería capaz de enseñar sus laureles en ruedos como Antequera pero, sobre todo, rubricando su herencia taurina contra cualquier pronóstico en una tarde otoñal en Jaén, en 1999. Aún aguantó el tirón hasta el 2001. Poco después de hacer el paseíllo en Burgos tuvo que ser evacuado del ruedo. Los pulmones lo quitaban del toreo. Ayer le quitaron de la vida.

22
Oct/2011

FESTIVAL EN LA PUEBLA DEL RÍO: Espartaco, Ponce y… Morante

El diestro de la Puebla resultó feamente cogido y el maestro de Espartinas invitó a torear a su padre a un excelente ejemplar de Luis Algarra

Álvaro Pastor Torres

Álvaro Pastor Torres

PLAZA DE TOROS DE LA PUEBLA DEL RÍO

Ganado: Se lidiaron, por este orden, un ejemplar de Fermín Bohórquez para rejones, noble y soso; otro de Luis Algarra, de sensacional juego al que se le dio la vuelta al ruedo; una tercera res de Hermanos Sampedro, de muy buen comportamiento en la muleta. El cuarto fue de Núñez del Cuvillo y resultó noble; manejable el quinto, del hierro de Juan Pedro Domecq. El sexto fue un becerro de Campos Peña, de ínfima presencia y juego desigual.

Actuantes: Diego Ventura, dos orejas

Juan Antonio Ruiz Espartaco, dos orejas  y rabo

Enrique Ponce, dos  orejas y rabo

Morante de la Puebla, dos orejas y rabo

Cayetano, dos orejas y rabo

El becerrista Jorge Corregidor El Nene, dos orejas

Incidencias: La plaza portátil se llenó hasta la bandera en tarde calurosa. Morante fue cogido por el cuarto y sufrió un fuerte palotazo en el mentón que no le impidió salir a matar a su toro. El festival estaba organizado a beneficio de las asociaciones ANES y ONUVA.

El personal se divirtió a tope. Se sacó dinerillo para los fines a los que estaba destinado el evento y los toreros, cada uno en lo suyo, también pusieron toda la carne en el asador y se hartaron de torear en una tarde en la que todo el mundo salió contento. Mucha culpa de ello tendría el buen juego global del mosaico ganadero escogido para la ocasión.

Y aunque el mal manejo de los aceros impidió a Ventura redondear su actuación en el patio de su casa sí consiguió calentar los tendidos gracias a su irrebatible entrega en una trepidante actuación que brilló especialmente en los quiebros. Pero lo mejor iba a venir después: Espartaco sacó lo mejor de sí mismo acoplándose a la excelente toreabilidad del torete de Luis Algarra que le permitió reencontrarse con su mejor ser. Templado, con excelente pulso, acabó toreando para sí mismo en una labor de largos muletazos que encontró su trazo más personal en el toreo al natural. El  novillo era ideal y el de Espartinas sacó a su padre, que mató el gusanillo con un puñado de pases que le supieron a glorias añejas. Aquello se lanzaba de verdad y al toro de Algarra le pidieron la vuelta al ruedo hasta los toreros.

Pero llegaba el turno de Ponce, que se mostró sencilla y templadamente magistral en una labor larga en el metraje y sabrosa en el contenido. El novillo también tenía buen fondo y el valenciano no se cansó de torearlo con elegante apostura hasta hacer romper el trasteo en esas poncinas que arrebatan a los públicos. Los naturales que llegaron después son de los mejores de su vida aunque la espada, vaya por Dios, funcionó fatal.

Pero aún quedaba un buen catálogo de sorpresas en la chistera del inspirador del festejo. Morante de la Puebla perfumó el ruedo con dos o tres lances pero venía dispuesto a dibujar aguafuertes de otro tiempo y, después de decidirse a banderillear, no dudó en pedir una silla para colocar un par al quiebro con palitroques cortos en el que formó un auténtico revuelo y acabó con el cuadro. Lástima que en el intento se le pegaran centenares de mantazos al manejable ejemplar de Cuvillo. Habría dado mucho más en una faena de muleta que no estuvo exenta de magníficos detalles. Los naturales fueron raras delicias aunque el encanto se rompió cuando, sorpresivamente, Morante fue alcanzado en una tremenda voltereta que culminó con un fortísimo palotazo en el mentón. El de la Puebla quedó en el ruedo sin sentido. Parecía serio pero, sin que nadie pudiera aventurarlo, salió a matar al animal. El mal trago había pasado y lo celebró paseando a hombros a su niño, feliz y contento. No era para menos.

111022 Morante silla Puebla 4

El quinto de la tarde fue otro nobilísimo ejemplar de Juan Pedro Domecq con el que Cayetano se mostró tal y como es: mayestático, con empaque y absolutamente frío y despegado. Pero como la cosa estaba lanzada, a ver quién se ponía a poner pegas. La fiesta la cerró el becerrista local El Nene, que puso sus dosis de entrega e ilusión con el pepón que le echaron.

17
Oct/2011

OBSERVATORIO TAURINO: La temporada 2011 ya es historia

Clausura. San Lucas pide las llaves a San Pedro para echar el cerrojo de la temporada española. Será esta misma tarde, en la plaza de Jaén, con un cartel que reúne a Enrique Ponce, El Fandi y Cayetano con toros de Juan Pedro Domecq. Atrás habrán quedado miles y miles de kilómetros en ese nomadeo de la gente de coleta y los locos del toreo que se bendice con nombres de santos y se empapa de siembras, cosechas, siegas y vendimias dando culto al dios Toro. El retablo de sangre, sudor y miedo que alienta la verdad del toreo se habrá dado por bueno: triunfaron los mejores; se premió el esfuerzo de dos o tres toreros revelados para el futuro y embistieron un buen número de toros que, casi siempre, cayeron en las mejores manos. La larga contienda de la temporada ha concluído y el toreo ha variado de frentes en un año apasionante y determinante para el futuro próximo de este singular planeta. Todo ello se lo iremos contando y resumiendo en las próximas semanas sin dejar de lado la más rabiosa actualidad que vaya deparando el toreo en sus cuarteles de invierno.

podium-para-entrega-de-medallas

El podium. Cuando doble el último toro de esta misma tarde en Jaén habrán cambiado poco los resultados de una temporada que ha llevado el nombre de Manzanares de principio a fin. Él ha sido el gran triunfador de una campaña en la que brillaron los galones del Juli y se anunció el nacimiento deuna gran estrella en eclosión: Alejandro Talavante. De todo ello hablaremos largo y tendido.

Cosas de Casas. La cabalgata fin de semana organizada por el inimitable empresario francés Simón Casas de cara a su inminente candidatura a empresario de la plaza de Las Ventas ha continuado con una buena batería de vistosos fuegos artificiales en forma de rueda de prensa con aires culturetas. La plantilla estelar de monsieur Casas incluye a dos figuras chelis: de un lado, el escritor Fernando Sánchez Dragó en calidad de coordinador de esas actividades culturales que quiere convertir en bandera de su gestión; por otro, ha tirado del locuaz rostro del diestro alicantino Luis Francisco Esplá, que presidirá un insólito comité de ética. De resultar elegido, también quiere poner los cimientos de sendas fundaciones: una para los abonados venteños y otra para jóvenes aficionados; de la misma forma, puso sobre la mesa del madrileño hotel Wellington otros nombres propios para poner cachondo al personal: Boadella, Barceló, Aute, Sabina… Todo eso está muy bien pero las cuestiones de calado son otras muy distintas: En caso de serle adjudicado el trascendental escenario madrileño, ¿sería capaz de convertir San Isidro en el mundial y escaparate de la primera fila del toreo? ¿llegaría a apostar por la calidad en detrimento de la absurda cantidad de festejos? ¿afrontaría la neutralización del indeseable poder fáctico de los reventadores de la plaza? ¿sería capaz de huir del rentable éxito del fracaso que ha convertido a Las Ventas en una aburrídima máquina de hacer millones? Conteste a esas preguntas, que desgraciadamente forman parte del potencial económico del coso. Lo demás son historias para no dormir. ¿Quién da más?

Salud y ánimo. El compañero y amigo José Luis López anda bregando con una cornadita coronaria que no logrará alejarle demasiado tiempo de los micrófonos. Desde este Observatorio queremos canalizar y hacerle llegar el abrazo de toda la familia taurina de Sevilla.

12
Oct/2011

CLAUSURA EN SEVILLA: Nazaré rompe en gran torero en la Maestranza

El torero de Dos Hermanas cuaja una faena de enorme altura artística a la que le faltó un mejor refrendo de los aceros

111012 Nazaré en Sevilla

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis toros de Marqués de Domecq, muy bien presentados. El primero resultó muy deslucido; con peligro sordo el segundo; de excelente condición y ajustadas fuerzas el tercero; anovillado y noble el cuarto; aplomadísimo el quinto; el sexto, más cuajado, tuvo mucho peligro y mal estilo.

Matadores: Salvador Cortés, de noche y oro, silencio y oreja.

David Mora, de celeste y oro, vuelta al ruedo tras petición y ovación.

Antonio Nazaré, de blanco y oro, oreja y ovación de despedida.

Incidencias: La plaza registró un cuarto de entrada en tarde muy calurosa. Se guardó un minuto de silencio en memoria del banderillero Luis González, recientemente fallecido. La corrida, que cerraba la temporada en Sevilla, estuvo organizada a beneficio de las obras de la Cruz Roja Española.

Antonio Nazaré se hinchó de torear. Por fin le salió ese ejemplar boyante para enseñar que además de arrimarse también sabe expresarse. De preciosas hechuras, con dos gatillos vueltos, el tercero de la tarde era un auténtico taco que hizo cositas buenas desde que asomó por la puerta de chiqueros permitiendo a Nazaré cuajar un bellísimo y templado puñado de verónicas que remató con una sedosa larga en el mismo platillo de la plaza. Algo blandito de manos, se vino arriba en la muleta a la vez que el diestro de Dos Hermanas le cogía la altura, el sitio y la distancia justas. El toreo brotó con bella naturalidad por ambas manos y un inoportuno desarme, lejos de romper el encanto, fue una auténtica bisagra que trocó la faena en sinfonía del toreo al natural: unas veces de uno en uno; ligado siempre y resuelto con una extraña facilidad para quien tan poco torea. Nazaré cuajó al toro de cabo a rabo y aún tuvo tiempo de cerrar su labor con unos ayudados genuflexos que revelaron otros registros artísticos y mostraron la verdadera dimensión del diestro nazareno. Lástima que la espada, que cayó demasiado contraria, no ayudara a echar abajo a su tiempo al noble ejemplar de Marqués de Domecq. Las dos orejas eran de cajón y habrían caído sí o sí; aquí y en Pequín.

Aún le quedaba el sexto que resultó, con mucho, el más cuajado del variado e interesante encierro de Marqués de Domecq, pero también aplomado, a la defensiva y muy protestón en la muleta de Nazaré, que lo intentó muy de veras, poniéndose en el sitio y jugándose el pellejo sin importarle las consecuencias y el mal estilo de su oponente. Pero era del todo imposible. El toro ni siquiera pasaba en la muleta y hasta le pegó un susto fuerte del que salió indemne. Pero no importa. Ayer vimos la verdadera dimensión, la calidad y la capacidad de un torero al que se le deben abrir definitivamente nuevas puertas.

111012 David Mora en Sevilla

David Mora volvía a Sevilla después de dejar buenas sensaciones en su debut de San Miguel. Estuvo muy cerca de cortar la oreja del segundo de la tarde, un animal de mentirosa movilidad que le obligó a tragar paquete y a mostrar un hondo fondo de valor para cuajar una labor dicha en muletazos hondos y resueltos muy hacia adentro, con el compás muy abierto. Mora se entregó muy de verdad y enseñó un toro mucho mejor de lo que era en realidad, consintiéndole todo. Con la espada en mejor sitio, habría paseado una oreja.

Volvió a entregarse a tope con  el quinto, un castaño de inciertos inicios, escasos bríos y muy tardo que se movió algo mejor en banderillas. Mora volvió a enseñar sus mejores armas: serena quietud y elegancia en el trazo aunque el toro, un auténtico plomo, nunca quiso entregarse a una pelea que no fue tal y en la que también hubo que tragar algunos sorbitos de quina. La verdad es que hubo poco que hacer.

Salvador Cortés había abierto  la tarde con un ejemplar de pocas opciones. Muy aplomado en los primeros tercios, resultó soso de puro blando en la muleta de Cortés, que se mantuvo en todo momento en tono correcto. El toro se movió más en el primer tramo de la faena pero acabó aplomado y a la defensiva abortando cualquier atisbo de lucimiento. Con el cuarto, excesivamente anovillado pero de excelente son  y nobleza en la muleta, no llegó a entenderse por completo en los inicios de una larga labor con algunos dientes de sierra que se entonó más y mejor en su recta final gracias a un puñado de muletazos largos y tersos que remendaron algunos enganchones iniciales. La estocada fue efectiva y fulminante y le permitió volver a puntuar en una plaza en la que no suele fallar.

Así concluyó una temporada taurina en la plaza de Sevilla que ya ha entrado en la historia, despedida con ese larguísimo clarinazo que suena a adiós. Fue una historia cuajada de capítulos felices que les fuimos contando día a día. Ya queda menos para el Domingo de Resurrección.

10
Oct/2011

Álvaro Núñez Benjumea: “Nuestras corridas las seguirán matando dos figuras”

El director de la divisa de Núñez del Cuvillo repasa los principales hitos de su vacada en una temporada histórica que no se puede entender sin Manzanares

La gran temporada de los toros de Núñez del Cuvillo ya está en la historia. De Valencia a Barcelona -con un único tropezón en Madrid- se fueron sucediendo encierros de altísima nota que siguieron la estela de Arrojado, el toro indultado por José María Manzanares en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla.

Precisamente, el maridaje con  el alicantino brindó las tardes más gloriosas de esta vacada dirigida por Álvaro Núñez Benjumea que ya fue noticia al comienzo de la campaña al desmarcarse de los planes de José Tomás. Ésa será una constante en la próxima campaña: apostar por la presencia de las grandes figuras y seguir acudiendo a los escenarios más determinantes de la gran temporada.

–La ganadería puede presumir de haber hecho una temporada extraordinaria pero, sobre todo, de haber conseguido la gloria máxima de indultar al toro Arrojado  en Sevilla de manos de José María Manzanares

–Son momentos que te causan una felicidad increíble y ya están en el recuerdo de nuestra ganadería. Es imposible que se repita y te queda en la memoria. De alguna manera se resume y se premia toda nuestra trayectoria, la de mi padre y la mía.

–Aquel indulto se producía además en el reencuentro de la divisa con la Maestranza. Quedaban atrás ciertos desencuentros con la empresa que os habían alejado de Sevilla.

–No habíamos podido lidiar, por H o por B, y la última vez que lo hicimos fue una tarde muy bonita en la que Talavante abrió la Puerta del Príncipe y Morante cortó dos orejas. Teníamos bastante miedo a volver, nos pesaba la responsabilidad y poder brindar una tarde tan plena… en esos días lo que más te llena es salir de la plaza y encontrarte con la cara felicidad de la gente. Ése es el mejor resumen de una corrida de toros y es lo que buscamos: engrandecer la fiesta y criar toros que posibiliten ese toreo. Lo más te impresiona en esas ocasiones es la capacidad del torero de hacer feliz a la gente.

–No es casual que ese indulto lo oficiara José María Manzanares. Su temporada no se puede entender sin la vuestra.

–Yo soy aficionado a los toros desde que tengo uso de razón y nunca he visto a un torero hacer una temporada como la de Manzanares este año. Ha sido triunfador en Valencia, en Sevilla, en Madrid, en Barcelona… en todas las plazas que ha pisado. Gracias a Dios en muchas de esas tardes ha coincidido con toros nuestro. Tiene afinidad con ellos, está a gusto y es un torero grandioso en un momento de plenitud. Para el ganadero es un placer y una suerte que te mate tus toros..

–El nombre de Manzanares nos lleva a pensar en las estrategias del invierno. Hay quién desea que Tomás vuelva a matar vuestros toros pero, ¿podéis avanzar vuestros planes? ¿Cómo se va a repartir la camada?

–Cuando se toma una decisión hay pensarla bien y después hay que ser consecuente con ella. Tenemos que ser coherentes. Y la idea que tenemos es que siga habiendo dos figuras en el cartel: Manzanares, Juli, Morante, Talavante y… José Tomás, por supuesto. Pero nunca buscar carteles en los que haya una sola figura. Me encantaría que José Tomás volviera a matar toros nuestros porque es un torero que me apasiona y al que le debemos mucho pero entendemos que para nuestra ganadería es lo mejor e incluso para la fiesta. Las posibilidades de triunfo aumentan considerablemente cuando hay dos figuras en el cartel y pueden estar acompañados de un torero emergente que despierte expectación e ilusion. Es el caso de la tarde de Bilbao: alternaron Morante, Manzanares y David Mora. y fue una tarde preciosa. La verdad es que ha habido muchas tardes para el recuerdo: el mano a mano de Jerez, el de El Puerto, que fue una tarde antológica…

–Y vuelve a salir el nombre del alicantino…

–En todas esas tardes ha estado presente. Unas veces con Morante, las más, otras veces con El Juli -como en Ronda o Barcelona- pero es verdad, siempre ha coincidido. Tenemos que preocuparnos de la prosperidad del toreo y para ello es fundamental generar ilusión. Ésa es la base: la ilusión y la felicidad que produce una corrida de toros. Ver toreros así, como él, como Morante o José Tomás… son los que tienen que estar con esos toros bravos, que no es fácil que salgan. No sabemos que pasará el año que viene pero nuestra intención es mantener esa línea pero siempre en manos de toreros capaces de cuajarlos.

–Otros años se había dicho que Cuvillo había tocado techo pero en 2011 ha vuelto a elevarse.

–Desde el año 2007, que fue el último año que lidiamos en Sevilla antes de volver éste, hemos vivido unas temporadas de gran regularidad dentro de lo incierta que puede ser la crianza del toro bravo. Hemos seguido una línea muy buena y creo que este año el más rico en hitos y volvemos a hablar de Manzanares: Resultó triunfador de Valencia con una corrida nuestra; luego llegó lo de Sevilla. En Madrid lidiamos una mala corrida pero con la otra abrió la puerta grande. Ahí está lo de Bilbao, lo de Dax, Barcelona, El Puerto, Jerez, Huelva… son muchas tardes que han sido apoteósicas, ésa es la verdad. Ahí han quedado para el recuerdo.

–La pregunta final es obligada: ¿Cómo se encuentra Arrojado?

–Está fenomenal. Es un toro muy fuerte y muy resistente y además muy fácil de manejar. Se recuperó enseguida y lo eché a las vacas muy pronto porque tenía mucha ilusión en verle con ellas. Tenía las heridas un poco abiertas todavía y se infectó. Tuve que quitarlo pero se recuperó pronto. Ha tenido 68 vacas y creo que 55 ó 60 ha cubierto. Del toro que nos indultaron el año pasado en Algeciras ya tenemos 30 machos. Es lo que más nos ilusiona.

10
Oct/2011

OBSERVATORIO TAURINO: El percance de Padilla estremece al toreo

La verdad del toreo. Los teléfonos de este singular planeta echaban humo en el anochecer del viernes. Las primeras noticias eran demasiado confusas aunque a la vez que pasaban las horas se iban descartando los pronósticos más siniestros. La vida de Juan José Padilla, cogido de forma brutal cuando trataba de colocar un par de banderillas al cuarto toro del encierro de Ana Romero, ya no corría peligro. El hombre se había salvado aunque aún es pronto para saber si también lo ha hecho el torero. Las cosas no serán tan fáciles como quieren pintarlas algunos optimistas ingenuos pero casta hay de sobra para arreglarlas. Cuando la Parca les llega tan cerca, los toreros aguantan el tipo como tíos de otro mundo pero también se les rompe el alma, y mucho. Pero la fiesta sigue y los hombres del toro reaccionan como mejor saben: triunfando. Manzanares, David Mora o ese Talavante en versión 2.0. hicieron el mejor homenaje al torero caído. Que Dios le guarde.

Abolicionismo mexicano. Apenas ha trascendido por estos larespero tendría que preocuparnos mucho más la iniciativa que pretende acabar con la fiesta en la yema del toreo azteca: el distrito federal de México. El tema no está nada claro y si saliera adelante         -alentado por el PRI y el Partido Verde- podría cerrarse uno de los escenarios más importantes de la geografía taurina, la Monumental de Insurgentes. Los catalizadores de la abolición catalana ya andan asesorando a nuestros cuates del otro lado del charcoy no convendría bajar la guardia. Rafael Herrerías, el tronante empresario de la Monumental, ya ha dicho que será sobre su cadáver. Es para creérselo.

Cambios en la Unión. La reforma de los estatutos que rigen la Unión de Criadores de Toros de Lidia propicia una convocatoria de elecciones en su junta directiva. Hasta ahí todo más o menos normal aunque, según se apunta desde algunos flancos, Carlos Núñez, actual presidente, no se presentará a la reelección a pesar de no haber llegado ni siquiera al ecuador de su mandato. No corren buenos tiempos para el órgano federativo ganadero: el fracaso sin paliativos de la Mesa del Toro como abanderada de los intereses globales del sector en el proceso abolicionista catalán; la defenestración de su inoperante gerente… las cosas andan calentitas en el campo.

Casas cogió su fusil. El incansable empresario francés prepara el que pretende sea su asalto definitivo a la plaza de Madrid, ese castillo famoso. A los Choperitas sólo les quedan dos o tres festejos para recoger los bártulos y dar paso a un nuevo concurso de adjudicación en el que Casas ya ha dado un paso al frente. Ya se sabía, aunque el pliego oficial de condiciones aún no ha sido publicado. El dinámico gestor galo, que gestiona los cosos de Nimes y Valencia y participó en la UTE que ahora concluye la dirección de la plaza de Málaga ha iniciado un bombardeo cibernético -vía Twitter- para apoyar su ofensiva que le está jugando malas pasadas.  En un alarde de locuacidad, Casas reconoce la perniciosidad que supone hacer coincidir en una misma persona las figuras de empresario, apoderado y hasta ganadero. Hasta ahí todo fenomenal si no fuera porque monsieur es reincidente como gestor de plazas y ha sido o es director de la carrera de unos cuantos diestros, incluído nuestro Daniel Luque. Para salir del laberinto dice que cuando todos rectifiquen él también lo hará. Exponga sus ideas, que seguro que son muchas y necesarias, pero no venda más humo.

04
Oct/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Cuvillo, el oscuro objeto del deseo

Dudas resueltas. Una de las incógnitas más determinantes para dibujar las líneas de frente del próximo año se está despejando antes de que la fiesta de El Pilar dé el cerrojazo a la gran temporada. Muchos aficionados, viendo la escasa cosecha de triunfos de la temporada de José Tomás, venían clamando por un armisticio que volviera a emparejar al madrileño y a los toros de Cuvillo en los carteles para reeditar el romance de otro tiempo. Mientras tanto, otros iban cosechando triunfos siderales con esas reses codiciadas que han cubierto una temporada histórica en la que el nombre de José María Manzanares ha sido inseparable de los colores rutilantes de la divisa de El Grullo.

Los Cuvillo precisan. Los ganaderos parecen tener muy claro el asunto y no están dispuestos a bajarse de un burro que sigue su camino bien derechito. Los resultados de la magnífica temporada de la divisa han avalado las tesis de los criadores, que ya se descolgaron de los planes de José Tomás antes de que comenzara su discreta reaparición. Hubo otros capítulos que terminaron de inclinar la balanza y el despilfarro de Julio Aparicio en Sevilla, la misma tarde del indulto de Arrojado, tuvo que servir de punto de inflexión para reforzar las nuevas estrategias de los Cuvillo. Hace sólo una semana, el propio Álvaro Núñez Benjumea se lo reconocía a este Observatorio con tanta diplomacia como claridad al recoger uno de los muchos premios cosechados por sus toros: “cuando se toma una decisión hay que ser consecuente y nuestra idea es que haya siempre dos toreros de primera fila en el cartel. No queremos tardes en los que haya una sola figura”. Más claro, el agua. Sólo dos días después, en la entrega del trofeo de la Cruzcampo, el patriarca don Joaquín se dejaba de rodeos al señalar bien clarito que el elenco jurásico que había abierto los carteles del Divino esta temporada no le iba nada. Ellos no están dispuestos a facilitar ese dispendio de bravura. Y si José Tomás ejerce su libre derecho de torear dónde, cómo y con quién quiera, los ganaderos también son libres de lidiar en las condiciones más favorables para el lucimiento de sus toros. Una perla más del hijo del ganadero titular: “entendemos que lo mejor para nuestra ganadería, también para la fiesta, es reunir en el mismo cartel a dos figuras y un torero emergente que genere ilusiones”. Amén.

Torerazos. Merecen epígafre aparte y demuestran que en el toreo, cuando las cosas se hacen de verdad, también se hace justicia. Iván Fandiño y David Mora -tanto monta, monta tanto- se jugaron el pellejo en el mano a mano que les enfrentó el pasado viernes en Madrid. No les importó el pésimo estilo de la bueyada de Gavira. Confirmaron con creces su condición de toreros revelación y pidieron sitio en las ferias. Es hora de rehacer muchos carteles que ya no tienen sentido. La primera fila tiene que hacerles hueco.

Plata de ley. Falleció la pasada semana en Madrid con 81 años. Fue uno de los grandes y nunca ambicionó vestirse de oro pero fue una figura en lo suyo. Luis González marcó una época en el escalafón de los subalternos a las órdenes sucesivas de Jaime Ostos y El Litri y, tantos años, emparejado con El Vito, otro monstruo de los palos con el que formó verdaderos gazpachos que recuerdan con nostalgia los cabales. Se retiró definitivamente en la alternativa nimeña del hijo de su maestro, en 1987. Para entonces ya era una leyenda. Descanse en paz.

03
Oct/2011

MANZANARES: “En el mundo en el que vivimos no se puede prohibir nada”

Hablar de José María Manzanares es hablar ya el gran triunfador de la temporada 2011. Autor de los trasteos de mayor calado artístico de la campaña, ha sabido aunar la calidad de su toreo a una apabullante regularidad triunfal que lo ha encumbrado a  la cima del toreo.

La temporada de Manzanares ha estado ligada a los toros de Cuvillo

La temporada de Manzanares ha estado ligada a los toros de Cuvillo

Es tiempo de dar enhorabuenas, también de recordar el indulto de Arrojado en Sevilla. Aquello entró en la historia.

–Sí, creo que es el momento más feliz de toda mi vida profesional. Me puedo considerar un afortunado porque en la plaza que más me gusta torear, a la que más quiero y en la que sueño con cuajar una faena importante tuve la suerte de que saliera el toro adecuado para ello. Pude disfrutar de Sevilla, de su afición, de su entrega y su sensibilidad.

Ya te has consagrado como un  virtuoso de la espada pero, en cualquier caso, merecía la pena perdonar a aquel cuvillo.

–Lo pensaba en aquel momento. Si no se hubiera concedido el indulto me hubiera dado mucha pena entrarle a matar. Cuando las cosas son justas también son necesarias. Máxime si el que está delante así lo cree porque es el que más ha podido vivir las sensaciones que le ha transmitido el toro. Creo que lo tuvo todo: nobleza y bravura. No es lo mismo la embestida de un toro bravo y con entrega, que se desgasta mucho más, que la embestida de un toro más normal. La faena fue larguísima y el toro duró infinitamente a pesar de que las embestidas de los toros que embisten con tanta profundidad se agotan antes. Éso es lo que más hay que valorar, sumado a la extraordinaria calidad que tuvo.

Aquella tarde se produjo un estado de felicidad muy difícil de explicar y transmitir a los que no estuvieron allí.

–Todo estuvo lleno de emociones. El torero, el aficionado, hasta los miembros de mi cuadrilla. Aquello fue una obra de magia que la gente estaba sintiendo: unos lloraban y otros reían, todos se abrazaban… para mi fue algo grande.

Desde Sevilla la temporada se lanza definitivamente sin perder nunca de vista a la ganadería de Núñez del Cuvillo.

–Con Cuvillo he vivido tardes extraordinarias. La primera fue en Valencia, en las Fallas. Era la primera vez que entraba a matar recibiendo pero aquella vez no entró la espada y aún así me dieron el premio al triunfador de la feria. Después vino lo de Sevilla; también abrimos la Puerta Grande en Madrid con un toro de Cuvillo; en Jerez le corté un rabo a un toro de esta ganadería que también fue la del famoso mano a mano de El Puerto con Morante; volví a cortarle el rabo a otro en Dax, las dos orejas a un sobrero en Ronda y ahora en Barcelona con los cuatro trofeos… ha sido una temporada ligada a esta ganadería. Pero no ha sido sólo un año grande para mí también lo ha sido para el ganadero, Álvaro Núñez, al que felicito y doy mi más sincera enhorabuena por esa sensibilidad, esa sabiduría y por echar los toros que está echando porque los toreros los necesitamos para poder triunfar.

–Los profesionales del toreo dicen que nunca se ha conseguido aunar tanta calidad e intensidad con esa asombrosa regularidad en el triunfo.

–Es algo que sólo se puede conseguir con afición y sintiendo tu profesión. Cuando amas tu oficio y te dedicas a él al cien por cien van saliendo las cosas y no te desgastas. Es verdad que a estas alturas -sólo me queda una corrida de toros en Zaragoza- me siento cansado y necesito descansar porque creo que no es bueno torear mucho. El toreo no debe ser cantidad sino calidad y ya voy necesitando ese descanso pero sobre todo me queda la satisfacción y la felicidad de amar a mi profesión para seguir marcándome nuevas metas.

En Sevilla, la próxima será el Domingo de Resurrección…

–A ver si Dios quiere… aquí estaremos. Todo el mundo sabe que es la plaza en la que más disfruto y la fecha es una maravilla.

Es obligada la referencia a la abolición del toreo en Cataluña. Se ha perdido la batalla…

–En el mundo y en la época en la que vivimos no se debe prohibir nada y se debe dejar elegir a la gente que es lo que quiere hacer con su vida y con sus aficiones. No se puede impedir a la gente disfrutar con lo que le gusta.

ASÍ FUE SU TEMPORADA: CALIDAD, INTENSIDAD Y REGULARIDAD

El primer gran recital había sido interpretado en Valencia pero en Sevilla, en perfecta simbiosis con los toros de Cuvillo, firmó una de las grandes cumbres de la temporada oficiando el histórico indulto del toro Arrojado, que ya está en los anales de la plaza de la Maestranza. De Sevilla a Jerez -cortó un rabo- y de allí a Valladolid, donde se llevó otras cuatro orejas que confirmaban la primacía del alicantino, seguido siempre de cerca por El Juli, otro de los actores imprescindibles de la campaña. En el horizonte se dibujaba  Madrid, plaza que también rindió abriendo su Puerta Grande. Casi sin solución de continiuidad reventó -y llenó- el difícil coso de Los Califas de Córdoba. La temporada ya era suya.

Los compromisos del mes de junio los inauguró cortando cuatro y un rabo en Nimes. Hubo un pequeño bajón argumental en el comienzo del verano -sin dejar de abrir la puerta grande de Burgos y Barcelona- pero la senda del gran triunfo reapareció en la apoteosis del Puerto de Santa María, mano a mano con Morante. A partir de ahí, la campaña de Manzanares fue ya una auténtica guerra relámpago; un paseo militar que fue tomando una a una todas las plazas de la gran temporada manteniendo una constante: el perfecto maridaje con la ganadería de Núñez del Cuvillo, que ha posibilitado grandes recitales del alicantino y ha confirmado las tesis del ganadero, victorioso del desencuentro con José Tomás.

También influyó en la regularidad triunfal de Manzanares que ésta vez no hubo que lamentar ninguna dolencia o lesión inoportuna que le retirararan de la contienda antes de tiempo. Al alicantino le resta por cumplir un único contrato en la feria de El Pilar de Zaragoza y sólo ha tenido que dejar de cumplir algún compromiso aislado por los problemas que aún le plantea el tendón dañado hace poco más de un año en Utrera. El propio diestro lo confirmaba recientemente a este periódico: en cuanto concluya la temporada tendrá que volver a pasar por el quirófano para arreglar definitivamente esa mano izquierda.