Monthly Archives: Julio 2011

31
Jul/2011

ORTEGA CANO: Siempre fui torero…

Pandelet

Más allá del gravísimo accidente, de su vida retratada en el colorín, Ortega Cano fue primero una importante figura del toreo

La resaca del gravísimo accidente ha sido convertida en un circo de tres pistas por ese periodismo de usar y tirar que ya andaba frotándose las manos en aquella infausta madrugada de mayo. No hay que olvidar que el amasijo de hierros de la carretera de Castilblanco sentenció la orfandad de una familia anónima. La historia es bien sabida y ya está en manos de los verdaderos jueces aunque algunos han querido convertirla en un suma y sigue, en un capítulo más de la tramoya artificiosa que rodea y empaña la auténtica valía de un personaje a la deriva de su propia vida que ya está siendo sentenciado lejos de togas y puñetas.

Pero la vida y milagros que vomitan las televisiones son una historia de purpurina ajada que ya cansa; un oropel aparatoso que el propio diestro abrazó sin mirar a los lados, especialmente a raíz de aquella desmesurada boda con Rocío Jurado que le convertiría   -para siempre- en el personaje de colorines que eclipsó su condición de figura del toreo, una condición que nunca fue paralela al personaje famoso de los últimos lustros. El torero acabó reforzando la mueca con su querencia a entregar sabrosos titulares a cierto tipo de medios, sobreactuando y escenificando hasta el hartazgo una viudedad que sumó a esas innecesarias idas y vueltas a los ruedos que no añadieron nada a una carrera que alcanzó la cumbre en 1991 en una temporada histórica que ponía la guinda a una honrada y dura trayectoria de matador de toros en la que el triunfo y el fracaso, la gloria y la sangre siempre fueron de la mano con una constante: la casta siempre ganó al torero artista que, en sus anhelos más íntimos, ambicionó ser.

La verdadera historia de José Ortega Cano comenzó mucho antes, en una España nómada; en el viaje en vagón de tercera de una familia que, como tantas, tenía que dejar su Cartagena natal para currarse el pan en las grandes ciudades. Un puñado de tierra aventado al cielo acabó afirmando el rumbo en el viejo cruce ferroviario de Chinchilla y la prole de los Ortega embarcó en el tren que iba a cambiar sus vidas, camino de la corte… Del sótano del toreo a la gloria de los hoteles caros pasaron muchos capítulos que el cartagenero superó a base de tesón, amor propio y el apoyo de su madre, la auténtica mujer de su vida. Ésa fue la base de una carrera dibujada en dientes de sierra que tuvo sus comienzos en la parte seria del espectáculo cómico taurino de El Platanito, aquella caricatura bufa de El Cordobés que ahora pasea recuerdos y tiras de lotería por los bloques de Carabanchel. La alternativa llegaría muy pronto, demasiado, en aquellos sórdidos 70 en los que no logra levantar el vuelo por completo y vive uno de sus primeros exilios interiores. En 1982, con el agua al cuello, logra indultar a Velador, un toro de Victorino Martín, hasta ahora el único que ha recibido el perdón de su vida en la plaza de Las Ventas. A pesar de todo, la carrera del cartagenero no terminaba de encauzarse y sólo el calor de su madre logró que no se quebraran las confianzas. No se equivocó la buena señora: tres grandes y sucesivas faenas cuajadas en el coso madrileño en 1984, 1985 y 1986 a sendos toros de Pilar Población, Martínez Benavides y Baltasar Ibán cimentan su ascenso y le dan paso definitivo a la primera fila del toreo.

Ortega Cano ya es una figura y aún quedan muchos años para que se convierta en su propia caricatura a través de los medios rosas. El torero navega a velocidad de crucero por las ferias de la piel de toro aunque en los coletazos de la temporada de 1987 un ejemplar de Ibán está a punto de segarle la vida en la plaza de Zaragoza propinándole una cornada de caballo que obliga a administrarle la extremaunción y afecta a su regularidad. Y aunque aquel percance no logra apearle del friso de las principales figuras, la zozobra, las dudas y las cimas y simas vuelven a hacerse presentes en un torero al que le cuesta encontrar el hilo hasta renacer, en la cumbre de su plenitud, en la temporada de 1991. Llega a Sevilla por la vía de la sustitución y cuaja la faena de la Feria, de muchas ferias, quizá también de su propia vida. En feliz simbiosis con César Rincón, la gran sorpresa de aquel año, escenifica un histórico y triunfal mano a mano en Madrid con las cámaras en directo. Es el torero del momento.

A partir de entonces, su carrera se adentra en un decadente manierismo y camina cuesta abajo. La figura va dando paso al personaje mientras su rostro empieza a cambiar las páginas de las publicaciones taurinas por la prensa rosa a raíz de su matrimonio con la Jurado, en febrero de 1995. La primera retirada llegaría en 1998, con glorioso y sorpresivo canto del cisne incluido en una tarde de relleno en Sevilla. El torero se disipa a partir de entonces. Llegaron idas y venidas que nada añaden, tardes para el olvido en pueblos sin nombre y la dudosa condición de viudo de España que construyen esa careta que se rompió en mil pedazos en la carretera de Castilblanco.

José Ortega Cano nació en Cartagena (Murcia), el 27 de diciembre de 1953
Toma la alternativa en Zaragoza, de manos de José María Manzanares, el 12 de octubre de 1974.
El 17 de febrero de 1995 contrae matrimonio con la cantante Rocío Jurado en una ceremonia retransmitida en directo por la televisión.
El 28 de mayo de 2011 sufre un gravísimo accidente de tráfico que se salda con la muerte de otro conductor. El diestro permanece en proceso de recuperación y pendiente del dictamen de la justicia.
29
Jul/2011

TOROS EN SEVILLA: Tomás Angulo se llevó el vestido de torear

El aspirante de Llerena mostró más proyección que sus compañeros en una extraña y espesa final del Ciclo de Promoción de Nuevos Valores

110729 Tomás Angulo en la final

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de Juan Antonio Ruiz Román, bien presentados y brindando un amplio registro de complicaciones. El primero fue un criminal y los demás navegaron entre la casta exigente y la mansedumbre.

Aspirantes: Tomás Angulo, de Llerena, ovación y vuelta al ruedo tras gran petición y aviso.

Brandon Campos, de la Fundación El Juli, silencio tras aviso y vuelta al ruedo.

José Ángel Fuentes, de Villanueva de Mesía, petición y vuelta y silencio tras dos avisos.

Incidencias: La plaza registró tres cuartos de entrada en noche muy calurosa.

El ciclo de promoción ya tiene un justo ganador: el novillero pacense Tomás Angulo, que el año que viene recogerá el vestido de torear que regala la Real Maestranza en el tradicional acto de entrega de premios taurinos y universitarios. Para el mexicano Brandon Campos, primer finalista, será el capote de paseo y para el granadino José Ángel Fuentes, el capote de brega. Los tres hicieron méritos para ser tenidos en cuenta pero, una vez más, el jurado de asesores de la presidencia no fue capaz de inhibirse de los trofeos cortados en los festejos clasificatorios para ubicar dos nombres, los de Álvaro Sanlúcar y Tomás Campos, que andaban en la mente de los aficionados. Un dato más: el ciclo ha vuelto a dejar con las vergüenzas al aire a la cantera sevillana, que ha sufrido un serio vapuleo.

A pesar de todo ha sido un ciclo brillante, de un nivel muy superior al de pasadas ediciones, y que ha brindado sorpresas estimables. Lástima que el encierro lidiado por Espartaco no fuera el más apropiado para una final aunque sí sirvió de prueba de fuego para contrastar las verdaderas capacidades de los chavales, que sudaron bien la camiseta en la noche del pasado jueves en un festejo que volvió a demostrar su gran poder de convocatoria en medio de un ambiente sano y admirable.

Tomás Campos pasó las de Caín sin volver nunca la cara ante el eralote terrorista que rompió plaza, que le propinó una buena manta de palos que no lograron arredrarle. Era un buen síntoma y el extremeño sacó lo mejor de sí mismo en el largo trasteo que impuso al exigente y complicado novillo que hizo cuarto. La faena, de menos a más, caminó del poder al relajo y mezcló entrega, calidad y buena colocación. El presidente, de criterios fluctuantes, no quiso enterarse y le negó una oreja que habría marcado la diferencia.

Una vez más, Brandon Campos salió dispuesto a enumerar el vademecum de lances y muletazos. En su empeño de dar pases de todos los colores a veces se olvida de torear aunque cuando se olvida de esas cuchufletas es capaz de expresarse templado y bien encajado cuando mete los riñones y corre la mano. Sus dos novillos se dejaron a medias y tampoco se libró de algún mamporro. Debe dejar a un lado tanta cantidad y apostar por la calidad.

El granadino José Ángel Fuentes despachó en primer lugar un novillote pronto y encastado al que había que ganarle la acción  y que puso a prueba su capacidad torera. Tampoco se entendió del todo con el manso y posible sexto en una premiosa faena. Había más teclas que tocar.

26
Jul/2011

OBSERVATORIO TAURINO: La razón y la pasión de José Tomás

La segunda oreja, ésa que negó el presidente enfrentándose a cuerpo limpio a la tormenta desatada en los tendidos valencianos, se ha convertido en la piedra de toque. Despojo más o menos, sólo habría servido para validar el paseo a hombros que pusiera la firma a una tarde de pasiones desbordadas que difícilmente se puede medir con los escalímetros del día a día, que habrían dado por justo el polémico premio. A José Tomás aún le quedan ocho tardes para dar o quitar razones a sus fieles y replicantes en una medida toma de contacto en la que habrá que ir calibrando los entusiasmos para reencontrar al gran torero.

La segunda oreja, ésa que negó el presidente enfrentándose a cuerpo limpio a la tormenta desatada en los tendidos valencianos, se ha convertido en la piedra de toque. Despojo más o menos, sólo habría servido para validar el paseo a hombros que pusiera la firma a una tarde de pasiones desbordadas que difícilmente se puede medir con los escalímetros del día a día, que habrían dado por justo el polémico premio. A José Tomás aún le quedan ocho tardes para dar o quitar razones a sus fieles y replicantes en una medida toma de contacto en la que habrá que ir calibrando los entusiasmos para reencontrar al gran torero.

Evento inolvidable. No se puede negar ni un ápice del carácter de grandioso acontecimiento que se vivió el pasado sábado en la Feria de Julio de Valencia. La ciudad era una fiesta global y la electricidad de la plaza rebosante constituía por sí misma un espectáculo apasionante. No era para menos: José Tomás volvía a enfundarse el vestido de torear -un extraño terno malva bordado de lunas- después de quince meses de durísima recuperación de la brutal cornada que estuvo muy cerca de dejarle inútil para el ejercicio de la profesión. El acontecimiento ya era tal cuando salió por la puerta de cuadrillas rodeado de un mar de fotógrafos y envuelto en una ovación densa y antológica.

Buen trabajo. Los hombres de campo del madrileño cumplieron perfectamente su labor escogiendo un encierro de El Pilar de parejas hechuras, capas variadas y la necesaria seriedad para evitar apelaciones. Era un factor fundamental que no podía dejarse al azar. La corrida, a la postre, brindó un juego variado, abierto en comportamiento y con un lote de revolución que sirvió para abonar el gran triunfo eclipsado de Arturo Saldívar, el tercer hombre de un cartel en el que Víctor Puerto cumplió su papel de telonero y director de lidia con asepsia y corrección; no se le pedía más al manchego.

Oportunidad perdida. Y si la cuestión ganadera fue impecable en esta esperada reaparición, no se puede decir lo mismo del desigual encierro de Garcigrande lidiado el día anterior por Ponce, Manzanares y El Juli. Podrían haber convertido la víspera en un pronunciamiento; en una reivindicación de los verdaderos hilos de la temporada pero la corrida no estuvo -ni de lejos- a la altura que habría desmontado ciertos argumentos interesados y las tres figuras navegaron además por debajo de sus propias y reales posibilidades poniendo en bandeja a José Tomás la primera victoria antes de que se enfundara el extraño vestido de las lunas en sus escurridas, laceradas y magras carnes. Al día siguiente, El Juli no quiso perdérselo y alabó con señorío la actuación de su compañero madrileño, una actuación que debe ser analizada después de haber dejado enfríar el costeado guiso un par de días.

Análisis y polémica. Razón y pasión se mezclaron en la valoración del triunfo de Tomás. Con la calculadora en la mano, bastaba la oreja que le concedió el presidente al que sí le faltó valorar el clima de una plaza que, en su mayoría, había viajado a orillas del Turia a escenificar la comunión con su ídolo. El madrileño había renacido de sus propias cenizas y una vez más supo convertir su cuidada presencia en un acontecimiento que difícilmente se puede encasillar en una crónica taurina al uso. El divino enseñó nuevos registros con capote y muleta y volvió a caminar sobre el filo de la navaja. Y precisamente fue al borde del abismo donde se produjo la catarsis definitiva, después de la brutal voltereta que le propinó ese quinto toro de cara suelta al que no tocó en tiempo y forma. Lo que vino después fue una mezcla de entrega y abandono que caló en el público pero que trufó de desarmes, enganchones, largos paseos y una estocada desprendida. En la faena también hubo mejor final que principio, es verdad, pero la apoteosis no debe impedir el análisis técnico que niegan los abanderados del tomasismo más radical. La recuperación del singular diestro de Galapagar no deja de ser una buena noticia pero, consumada la vuelta, hay que pedir más.

18
Jul/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Noticias de aquí y allí

De la Copa Davis. Recientemente trascendió que el nuevo ayuntamiento hispalense ha ofrecido la ciudad como sede de la semifinal de la Copa Davis que enfrentaría a España y Francia a mediados del mes de septiembre. Ese ofrecimiento incluiría un marco inédito como escenario deportivo: la plaza de la Maestranza. Aunque ya se han mantenido algunos contactos hay bastantes factores que juegan en contra del empeño: la empresa Pagés -asunto poco probable- se vería obligada a desplazar o suprimir la novillada programada para el mes de septiembre y la plaza, de paso, tendría que ser sometida a una compleja adaptación que resolviera la tremenda pendiente de su ruedo para posibilitar el juego. Estas obras tampoco podrían afectar al normal desarrollo del abono taurino que se reanudaría sólo cuatro días después con la feria de San Miguel. La pelota -que es de tenis- permanece en el tejado.

¿Obras en la Maestranza? Y ya que andamos con el cuerpo nobiliario convendría rescatar alguna de las perlas informativas cultivadas por Alfonso Guajardo-Fajardo en el unánime y concurrido homenaje que le tributaron los periodistas taurinos sevillanos. De alguna manera, el ya ex teniente de Hermano Mayor quiso allanar parte del camino de su sucesor -Javier Benjumea, marqués de la Puebla de Cazalla- dejando bien claro que la plaza de la Maestranza, hoy por hoy, no tiene ningún proyecto definido para ampliar su aforo a costa de la polémica reducción de su ruedo. La cosa quedó bien clara aunque el caballero maestrante dejó alguna rendija en la puerta cerrada: “hay gente viva que, menos la Puerta del Príncipe y las columnas de las gradas, ha visto construir el resto de la plaza”. La rica historia material del edificio privado mejor conservado de la ciudad sigue abierta y podría escribir nuevos capítulos. Al tiempo…

Agua y aceite. La noticia la tienen en el faldón de ahí abajo, pero merece un comentario. Esaú Fernández, que anunció a bombo y platillo su apoderamiento con Jesús Rodríguez de Moya y Javier Chopera apenas se estrenó el presente año sorprendió a propios y extraños marchándose con el singular taurino Antonio Corbacho, dueño de una singular filosofía del toreo y la vida contrapuesta al desparpajo y la naturalidad del joven diestro camero. Resumiendo: que todos les daban ese cuarto de hora que han durado juntos. Tan sólo han viajado juntos en una corrida, la de Pamplona, en la que las cosas salieron del revés. Las razones esgrimidas por Esaú son lógicas y tozudas. Hay que torear mucho más y rodarse.

Álvaro Pastor Torres

Álvaro Pastor Torres

Y José Tomás. El madrileño ha ultimado su preparación estoqueando sendos ejemplares de El Pilar y El Torreón en la plaza de Morarzarzal. Tomás actuó para un puñado de privilegiados testigos, vestido de luces, dando los últimos toques al largo proceso de recuperación que culminará el próximo sábado en la puerta de cuadrillas de la plaza de Valencia. Todo el interés recae en la vuelta del madrileño, que probablemente tendrá que sustituir a Juan Mora, que oficia de telonero por delante, después de la fuerte cornada sufrida en Pamplona. Aunque Mora quiere estar como sea en el evento ya se ha esgrimido el nombre de Pedrito de Portugal como sustituto del diestro placentino en un cartel que completa el mexicano Arturo Saldívar, dos compañeros que inquietarán escasamente al divino que dará o quitará razones a partidarios y detractores con su espada y su muleta.

15
Jul/2011

TOROS EN SEVILLA: Granada volvió a batir a la cantera hispalense

110715 José Ángel Fuentes'

El aspirante José Ángel Fuentes cortó una oreja de cada novillo y se buscó un hueco en la final

TERCER FESTEJO CLASIFICATORIO DEL CICLO DE PROMOCIÓN DE NUEVOS VALORES

Ganado: Se lidiaron seis erales de Marqués de Domecq, un punto recortados pero muy potables en líneas generales. Sobresalieron los lidiados en tercer y sexto lugar siendo el quinto el más complicado de puro encastado.

Aspirantes: Martín Carmona, de la Escuela de Amate, silencio y silencio.

Juan Moreno, de la Escuela de La Algaba, silencio tras petición y aviso y ovación tras aviso.

José Ángel Fuentes, de Villanueva de Mesía (Granada), oreja y oreja con petición de otra.

Incidencias: La plaza registró media entrada, con mayoría en Sol, en noche agradable.

Aunque aún falta un festejo clasificatorio, el cuadro de honor de estas novilladas veraniegas ya cuenta con cuatro nombres para escoger a los tres finalistas que se disputarán el chispeante traje de luces que regala la Maestranza. El cuatro hombre que se ganó ayer su inclusión en la terna final venía de un pueblo de Granada, bien arropado por El Fandi, para volver a pegar un considerable repaso a los representantes de la cantera taurina sevillana.

El chico se llama José Ángel Fuentes y tiene hechuritas de novillero de otra década. Enjuto y canijo, maneja las telas con solvencia, sentido de la estética y buena colocación. Le falla a veces la velocidad de los engaños, que deben atemperarse mejor a los viajes de sus enemigos para que el toreo no brote tan rapidillo. Pero, con o sin esas cositas enmendables, el muchacho mostró una buena proyección en los dos erales que sorteó. Con el primero, al que enjaretó alguna chicuelina amanzanarada, toreando con buen trazo y cierta personalidad en una labor que encontró sus mayores desigualdades por el lado izquierdo. Pero Fuentes supo hacer crecer la faena, que abrochó con un puñado de molinetes que elevaron el tono y pusieron en sus manos una oreja refrendada por la estocada trasera y contraria que tumbó al eral, que se dejó casi siempre.

El granadino remacharía el clavo cortando otra oreja del sexto eral de la noche, un novillete alegre y boyante que se rebosó en las suertes permitiéndole mostrar de nuevo su buen concepto. José Ángel Fuentes compone con naturalidad y no está exento de clase. Se pasó un punto de faena pero el nuevo trofeo, con la plaza metida en la gorra, le supo a gloria. Que se vaya preparando para final de mes. Suerte.

El cartel se completaba con dos sevillanos. El primero, de la escuela de Amate, pasó un indisimulado mal rato a pesar de sus esfuerzos y voluntad pero una cosa es querer y otra poder y el tal Martín Carmona no pasó de arrancar algún natural al primero de la tarde para perder todos los papeles con el cuarto, que además le dió una paliza.

Mucho más digno se mostró el algabeño Juan Moreno, ratonero y habilidoso por menudo, que firmó lo más compacto de su labor toreando de muleta al segundo de la noche, al que dejó siempre muuy bien puesto el trapo en una faena solvente y algo movida. Salió a por todas con el quinto, pero se llevó un monumental mamporro -después de una larga a portagayola y unos lances vibrantes- del que salió visiblemente mermado. Luego, con la roja en la mano, anduvo mucho más precavido.

12
Jul/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Los últimos días de Barcelona

110712 plaza_de_toros_monumental_de_barcelona

Nones en el parlamento. Por si cabía alguna duda para esos que siempre piensan que la sangre no llegará al río: el parlamento autonómico desestimaba la semana pasada otorgar una moratoria a la abolición de las corridas de toros en territorio catalán dando el cerrojazo definitivo a la plaza Monumental de Barcelona a partir del 1 de enero de 2012. En la trastienda del debate, frente a la clara revocación que perseguían los diputados de Ciudatans, el PP pretendía ganar tiempo. Se esgrimía la escasa oportunidad que supondría pagar en el panorama actual la millonaria indemnización que pide la familia Balañá por cesar en la actividad que han mantenido a lo largo de casi ochenta años y tres generaciones de empresarios que quieren sacudirse ese viejo compromiso con la fiesta centrándose en el resto de sus prósperos negocios.

Se vende. Las cifras que se manejan en las indemnizaciones parecen inalcanzables -entre 300 y 500 millones de euros- y fuera de una realidad que caminaría otros senderos mucho más factibles: la recalificación de un inmueble histórico que podría estar ya en venta. La cuestión en bien sencilla y la patata caliente la tiene el gobierno catalán: si la gloriosa plaza monumental ya no sirve para lo que fue construida hay que recalificarla para que sus dueños puedan orientarla a otras actividades. Otra opción sería la compra por parte de la administración teniendo en cuenta que se trata de una inmensa parcela en el centro comercial y social de la ciudad condal. ¿Todavía hay duros en la hucha? Porque la pela es la pela, oiga.

Tiros de fogueo. Mientras tanto, aficionados de buena voluntad siguen facilitando por las plazas de la piel de toro esos pliegos en los que se estampan las firmas que pretenden revocar la prohibición catalana en base a una ILP inversa. El empeño es más que complicado y choca de frente con la realidad más tozuda. Sólo queda abierta, por muy poco tiempo, una plaza de toros en Cataluña. Sus propietarios ya hace tiempo que tiraron la toalla. El dinero manda.

Anodino San Fermín. Con o sin los triunfos más o menos relevantes y matizables de toreros del pelotón como Fandiño, Jiménez, David Mora -éste es uno de los que despegan-, Joselillo o Rubén Pinar, la llamada Feria del Toro está transcurriendo en el tono menor que otorga la incomparecencia de las figuras. Sin Manzanares, Morante o Talavante, es difícil conformar hoy en día un ciclo de la importancia del pamplonica. Ignoramos las verdaderas razones de esas ausencias aunque ya habrá tiempo de hablar de ellas. También es momento de comprobar que el encierro está ganando en expectación a su consecuencia natural: la corrida de la tarde. Las carreras de los mozos se venden como el mayor espectáculo del mundo mientras se ignoran esos festejos vespertinos que sirven de excusa para las épicas borracheras de unas peñas a las que importa un pimiento lo que ocurre abajo. Afortunadamente, hoy aparece El Juli y puede dar la vuelta a la tortilla porque aquí, últimamente, no está pasando casi nada.

Ánimo, maestro. José Ortega Cano ya está en casa, con los suyos. La verdadera responsabilidad del veterano diestro en ese accidente desgraciado que debe servir de ejemplo sólo compete a la justicia. El otro juicio, el de las cotorras mediáticas, ya ha comenzado su martilleo despiadado. El maestro debe ahora alejarse para siempre de esos focos que le convirtieron en un títere de los llamados medios rosas. Suerte, torero.

08
Jul/2011

TOROS EN SEVILLA: Dos orejas desmesuradas

El aspirante mexicano Brandon Campos apuntó posibilidades aunque fue premiado en exceso en el segundo festejo del ciclo de promoción de nuevos valores

110707 Brandon Campos al natural

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de los Herederos de Salvador Guardiola, rama Villamarta, que brindaron un juego muy desigual. Tercero y sexto conformaron el lote de mayores posibilidades. El primero resultó corto de viajes; simplemente manejable el segundo; molesto el cuarto y algo más potable el quinto.

Aspirantes: Héctor Roberto, de la Escuela de Écija, palmitas y silencio.

Ferrater Beca, de la Escuela de Sevilla, silencio tras aviso y silencio.

Brandon Campos, de la Fundación El Juli, dos orejas y silencio tras aviso.

Incidencias: La plaza registró casi media entrada, con mayoría en Sol, en noche de agradabilísima temperatura. Rafael Guerrero se desmonteró tras parear al quinto.

Se mantiene el excelente ambiente familiar y juvenil en los tendidos sevillanos en las noches de los jueves de julio y como el exceso de celo del cuerpo de seguridad se relajó en parte, el personal pudo disfrutar de sus pantagruélicas meriendas en paz y armonía. La fórmula empleada este año por la empresa -tres aspirantes para seis novillos- tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Hay chicos que quedan vistos para sentencia y sin opción a apelación al primer muletazo y ofrecerles la oportunidad de un segundo eral es un tormento chino para la parroquia y una dura prueba para el actuante, que suele pasar un mal rato.

Algo así pudimos ver en la noche del pasado jueves. El ecijano Héctor Roberto ya se había mostrado eléctrico y agarrotado con el novillo que abrió plaza, un ejemplar de cortos viajes que le propinó un mamporro en medio de sus dudas, unos titubeos que evidenciaban preocupantes lagunas de valor. Esas lagunas se convirtieron en mar con el mucho más complicado y duro cuarto, que terminó de certificar su falta de firmeza. La faena fue un baile de pies mientras el eral campaba a sus anchas.

Algo parecido le ocurrió al sevillano Ferrater Beca, que se llevó a la plaza a un buen puñado de deudos y amiguetes. Pero todo acabó en algún capotazo suelto al segundo. La verdad es que le hicieron un flaco favor anunciándole. Alguien debía saber que no tiene gasolina en el motor.

El mexicano Brandon Campos, formado en la Fundación El Juli, fue el único que quiso siempre y pudo a veces. El presidente premió desmesuradamente su variada faena al buen tercero que quedó muy lejos del doble trofeo concedido la semana pasada al pacense Tomás Salguero. Campos mostró variedad, temple intermitente y un personal concepto de la expresión pero pecó de andar más pendiente de lo accesorio y a las series de toreo fundamental les faltó metraje y le sobraron demasiados enganchones. En cualquier caso, más allá de este análisis exigente, el manito muestra buenas cosas y ganas de ser y cayó de pie en la plaza de la Maestranza.

Parecía que iba a repetir la misma decoración con el potable sexto, al que toreó mayestático y escultural con el capote. Se gustó toreando de muleta con un leve codilleo y aunque volvieron a sobrar los enganchones mantuvo un tono notable que se interrumpió después de un achuchón que destempló al toro y al torero. El jurado ya tiene donde elegir.

05
Jul/2011

OBSERVATORIO TAURINO: Una extraña calma chicha

Calma chicha

Aquí no hay quien llene. La feria de San Fermín -mañana mismo estallará el gozoso chupinazo- adentra a la temporada en la segunda mitad de su largo metraje. La torería andante -con la ausencia de Manzanares, Talavante o Morante y la doble comparecencia de El Juli- descenderá de la cumbre del toro de Pamplona al llano de las ferias del cereal en un camino que volverá a empinarse camino de Bilbao, último gran puerto de la campaña antes de que los caminos del toreo se enhebren en las ferias de la vendimia. Pero las ferias de junio se han ido sucediendo cansinamente, amontonando triunfos de todo pelaje que no han añadido demasiado a un argumento que ya parece estar escrito de antemano. Sí se han mantenido dos constantes: los grandes actores, la primera fila del toreo está encontrando bastantes dificultades para llenar unas plazas en las que sale un toro, demasiadas veces, por debajo del nivel que ha marcado la costumbre en cada coso. Las ferias siguen recortando su mecha y la trepidante sucesión de acontecimientos -el G-10, el traspaso a Cultura, la reacción antiabolicionista- parecen haber entrado en una vía muerta de la que cuesta salir.

Expectativas. La verdad es que a estas alturas de la temporada siguen sin concretarse demasiadas cosas que se anunciaron y vendieron como panacea universal destinada a resolver los males de una fiesta que sigue aplazando una definitiva puesta al día. El propio Juli, catalizador de la unión de la cúpula de la torería andante, ha respondido   -vía twitter- al inacabado traspaso de competencias al Ministerio de Cultura a requerimiento de los aficionados: “está en proceso, no quedará mucho; se está trabajando en las formas de traspaso” ha señalado el madrileño. Pero, más allá del valor simbólico de este traspaso conseguido por el tesón de las principales figuras sigue quedando pendiente la adecuación al panorama económico que está viviendo el país. Si los precios no bajan drásticamente y se ajusta lo que se cobra y se recauda y lo que se genera por algunos toreros que siguen nadando al amparo de un sistema cautivo que no interesa modificar. Pero queda otra. Es tiempo de sacrificios.

Cambios en Málaga.  La alianza de intereses que mantenía unidos al empresario Fernando Puche con el taurino Simón Casas y los diestros Francisco Rivera Ordóñez y Javier Conde podría haber llegado a su fin. Parece ser que la confección de la feria de Málaga no ha estado exenta de tensiones y Puche ya ha anunciado a todo el que quiera escucharle que no piensa presentarse a la prórroga con el actual organigrama empresarial. Volverá a hacerlo después, aunque prescindiendo de ambos coletudos.

Operación tapón. Uno de los grandes alicientes de las novilladas de promoción que se celebran en las noches de los jueves de julio en la plaza de Sevilla -más allá de las pocas o muchas virtudes de los aspirantes anunciados- es poder recetarse una bien regada merendola en los escaños maestrantes. Algo se veía venir esta temporada y se confirmó el otro día: el público, en su mayor parte familiar y juvenil, se vio sometido al registro de neveras y bolsas en busca de botellas -a las que despojan de los tapones- en una medida que nada tiene que ver con el sano ambiente que se respira en los tendidos, tan alejado de otros acontecimientos de masas que sí son susceptibles de medidas similares. Tampoco es para tanto ¿no?

01
Jul/2011

Soledad de Antonio Ordóñez

110702 Ordóñez en la Soledad

Las viejas fotos nos hacen viajar a escenas de otro tiempo: un Ordóñez juvenil, en gastado blanco y negro, ofrendando uno de sus primeros vestidos al pie de la Virgen vestida por Paco Ponce. Después llegaría el traje verde heliotropo o, ya figura, el antifaz de terciopelo negro de maniguetero echado sobre el hombro en una jura de hermanos     –con la cofradía a punto de salir en la tarde del Viernes Santo- que ya es memoria sepia. La fama y la vida le llevarían a empuñar otra vara dorada al otro lado del río pero la cofradía y la devoción más antigua de Antonio Ordóñez siempre fue la Virgen de la Soledad, en cuyas listas figuraron los cinco hermanos toreros, apuntados por los Romero. Álvaro Pastor Torres nos lo recordaba hace unos días: la Soledad estrenaba el verano con una de las sayas confeccionadas con bordados del genial rondeño. Su nombre también figura en uno de los primeros tramos de esa lista iluminada de la cofradía que cuelga de las paredes de la cercana bodeguita de San Lorenzo.

01
Jul/2011

TOROS EN SEVILLA: La cantera taurina de Badajoz sigue sorprendiendo

El novillero pacense Tomás Angulo cortó dos orejas. Su tocayo y paisano Tomás Campos también se llevó un valioso trofeo

110630 Tomás Angulo en la promoción

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis erales de El Serrano, de correcta presentación y juego global interesante y variado, primando la movilidad. El peor, por rebrincado y molesto fue el cuarto y el mejor, por su excelente juego, fue el quinto. El resto se dejaron en distintas dosis.

Aspirantes: Manuel Rodríguez, de la Escuela de Sevilla, silencio tras leve petición y silencio tras aviso.

Tomás Angulo, de Llerena, ovación tras aviso y dos orejas.

Tomás Campos, de la Escuela de Badajoz, vuelta al ruedo y oreja.

Incidencias: La plaza registró más de un cuarto de entrada con mayoría en el Sol.

álvaro r. del moral n sevilla

Se estrenaba la madrugada y un puñado de muchachos paseaban a hombros a un joven torero por las calles del Arenal. Parecía una estampa de esas historias que cuentan los aficionados viejos. y fue una gozada. El Ciclo de Promoción de Nuevos Valores no ha podido con mejor pie. Y ha vuelto a certificar que la excelencia taurina no sólo bebe de las fuentes del Guadalquivir. Badajoz ya dio un fuerte toque de atención el pasado año y en esta ocasión dos tocayos de Llenera volvieron a dejar las orejas algo gachas del pabellón taurino hispalense.

El aspirante palaciego Manuel Rodríguez detentaba la responsabilidad de defender a la tierra de María Santísima y aunque el muchacho se mantuvo siempre firme y correcto, resolviendo la papeleta con absoluta dignidad, no fue capaz de sacudirse el agarrotamiento con el que resolvió su faena al alegre eral que rompió plaza, al que enjaretó toques un punto bruscos y excesiva rigidez de brazos. El cuarto resultó mucho más molesto y la labor de Manuel resultó larga en el metraje y un punto deslavazada en la forma a pesar de salpicarla de buenos muletazos aislados.

Pero el contrapunto lo iban a poner, Guadina arrina, estos Tomases que vinieron a darlo todo. La gran sorpresa llegó, cuando el festejo transcurría sin grandes sobresaltos, en el quinto novillo de la calurosa noche. Tomás Angulo muleteaba asentado y con temple, con concepto sólido, en una faena que pasó del interés a la cadencia; de la corrección al virtuosismo. Novillo y novillero se fueron enhebrando en un faenón de intensidad creciente y relajo natural que iluminó la noche como un lucero. Cada vez más abandonado, gustándose y gustando, el novillero de Llerena se hartó de torear en un trasteo resuelto con variedad y buen gusto que ya lo ha puesto en la final. Aunque la banda volvió a cortar antes de tiempo, aún hubo ayudados para remachar un recital que también tuvo refrendo con la espada. Las dos orejas era de cajón aquí y en Pekín. Angulo ya se había mostrado firme, muy bien colocado y entregado con el segundo de la noche, un novillote pronto y un punto informal que se movía mejor en la distancia larga permiténdole mostrar su tarjeta de presentación en una faena de final brillante.

Tampoco se quiso quedar atrás su tocayo Tomás Campos, encajado y estético al recibir al tercero, un eralote que no acabó de entregarse en la muleta y que se quedó debajo de los engaños en demasiadas ocasiones. Pero el pacense dio la verdadera medida de sus posibilidades enfrentándose al sexto en una faena de enorme mérito y exposición. El novillo embestía siempre midiendo al chaval, enterándose y Campos lo toreó con desgarrada belleza al natural. Éste también cuenta. Ah, y ya hablaremos en el próximo Observatorio de los seguratas que andaban husmeando bolsos y neveras…