Monthly Archives: Octubre 2010

26
Oct/2010

LA IMAGEN DE LA SEMANA: Los toreros se van de carnaval

Fotografía de Álvaro Pastor Torres

Fotografía de Álvaro Pastor Torres

Nuevas tendencias toreras

No, no se trata de una película de gangsters. Tampoco es una banda de jazz o una nueva versión de El Golpe con aires macarrillas. Son los matadores que actuaron en el peculiar festival que se celebró el pasado domingo en la plaza de La Algaba con el fin de recabar fondos para la escuela taurina local. Finito de Córdoba, Juan José Padilla, Salvador Vega y Daniel Luque se ataviaron de esta peculiar gisa para actuar como banderilleros por un día a las órdenes de sus subalternos. ¿Dieron el golpe o hicieron otra cosa?

26
Oct/2010

OBSERVATORIO TAURINO: Los rescoldos de una temporada extinta

Ronda de matadores. Definitivamente fulminado el papel interlocutor de la discutida Mesa del Toro, los principales matadores del escalafón mantienen su peculiar política de lobby y han girado su última visita a la cúpula senatorial del PP después de malgastar algunas balas fundamentales en la fallida tramitación de la fiesta como Bien de Interés Cultural. Cospedal, Albendea y García Escudero, también Javier Arenas, se reunieron con los toreros togados -El Juli, Perera, Manzanares y Cayetano amparados por Carlos Núñez, presidente de la Mesa del Toro- para anunciarles la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra la polémica resolución abolicionista del parlamento catalán. Pues muy bien. Tras la sesión de palmaditas en la espalda, fue El Juli el que agradeció el empeño sin dejar de puntualizar que todo ello sería papel mojado sin el necesario consenso con el PSOE para lograr el traspaso de competencias comunidad por comunidad. Si no, caminaremos en la habitual e inoperante bronca política. Ahora le toca mover ficha a todos los sectores implicados en este espectáculo que sólo puede ser y entenderse como cultura ofreciendo tres cosas: calidad, calidad y calidad. Los toreros anuncian ahora una próxima entrevista con la cúpula empresarial taurina. A ver que sacan en claro.

Un peculiar catalizador. Este Observatorio ha podido saber de primera mano que la influencia del cineasta Agustín Díaz Yanes -hijo del cuerpo- podría haber resultado decisiva para acelerar el simbólico traspaso de las competencias taurinas del Ministerio del Interior al de Cultura. El prestigioso director goza de hilo directo con la cúpula de la torería andante y también disfruta de la amistad del superministro y vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba. Su consejo parece haber sido definitivo en los últimos y veloces acontecimientos.

Vacas subvencionadas. Las noticias taurinas de la semana siguen alejadas del ruedo y la verdadera esencia del espectáculo. Una de ellas era la votación favorable del parlamento de Estrasburgo para mantener las ayudas al toro de lidia con la oposición, eso sí, de Los Verdes. ¿Es una buena noticia? En este Observatorio mantenemos nuestras reservas. La inyección económica sirve para mantener una cabaña brava inflada: numerosas vacadas construidas a golpe de desecho de tienta, ladrillo y puro que van en detrimento de la excelencia.

Caldas quema las naves. Ya lo publicamos la semana pasada. El empresario sevillano, cabeza visible de la empresa Taurotoro -o lo que queda de ella- decidió no continuar al frente de la compleja plaza de Córdoba a pesar del cariñito que la sociedad propietaria estaba dispuesto a dispensar para mantener un acuerdo que todavía tenía una vigencia de dos años. Pocos días después se supo que tampoco renovaba en Granada y que rompía el apoderamiento que le unía al rejoneador Sergio Galán. Liquidado el tinglado taurino, cabría preguntarse si el empresario necesita libertad para afrontar ciertos pleitos pendientes que pertenecen a otras secciones del periódico o si este abandono del frente taurómaco obedece a la particular crisis taurina que ya hace aguas por todos lados: pliegos inflados e inasumibles; abismal desfase entre la oferta y la demanda o la retirada paulatina del público. Vaya usted a saber. Lo que sí está claro es que plazas como Alicante ya han anunciado una drástica reducción de los festejos de cara al año que viene. No queda otra.

25
Oct/2010

COFRADÍAS: El mes del Rosario

En estos tiempos de inflación cofrade materializada en todo tipo de salidas, traslados, coronaciones, hermanamientos, convalidaciones, dudosas efemérides y demás parafernalia conviene echar el freno para disfrutar de que siempre fue, es y será verdad. Es el mes del Rosario, la temporada alta de las, nunca mejor dicho, viejas glorias de las hermandades hispalenses. El imperio absoluto de las cofradías de nazarenos borró su antigua primacía, el particular siglo de oro de estas corporaciones letíficas que siguen cobijando un inmenso tesoro devocional, histórico y artístico que no siempre es apreciado por los que se conforman con ir marchando delante de una banda con una grabadora. Es la consecuencia de la desmesura, de esa deriva friki que convierte en mercadeo las cosas sacras. Entre hoy y mañana viviremos un intenso fin de semana enhebrado en las cuentas de ese Rosario sin el que no se puede entender la historia de las devociones de Sevilla. No se pierdan a las Nieves por su barrio, que es el mío.

22
Oct/2010

CURRO ROMERO: DIEZ AÑOS DE AUSENCIA

El genial camero se retiró del toreo después de actuar en un festival en La Algaba

Curro no quiere darle demasiadas vueltas a un aniversario que, para él, no tiene demasiada importancia. Haciendo gala de ese pudor que siempre le ha caracterizado prefiere pasar de entrevistas y declaraciones. Pero no podemos dejar de recordar que hoy hace exactamente diez años, se retiró de la profesión de forma inesperada.

Fue justo después de actuar en un festival benéfico en la plaza de La Algaba, un evento que no estuvo exento de cierta polémica y que fue la consecuencia de un velado enfrentamiento con los nuevos aires que entonces llegaban a la plaza de la Maestranza. Aquellos nuevos vientos son los que también, de alguna u otra manera, determinaron la drástica decisión del genial camero, que tampoco podía ya a esas alturas estirar mucho más la inapelable dictadura de un calendario que se había mostrado colmadamente generoso con su larguísima vida profesional.

Antes del comienzo de la temporada del inesperado adiós había fallecido Diodoro Canorea Arquero, gerente de la empresa de la plaza de la Maestranza durante tantos y tantos años por su matrimonio con la hija del imprescindible empresario taurino Eduardo Pagés. Canorea organizó su primera Feria de Abril en 1959, precisamente la primera que toreó Curro Romero, que había tomado la alternativa aquel mismo año en las Fallas. Desde entonces, las trayectorias del empresario y el torero fueron de la mano y, desde la estrecha amistad que les unía, nunca tuvieron empacho en señalar que sus respectivas carreras finalizarían juntas. Y el caso es que la muerte sorprendió al bueno de don Diodoro montando la que, a la postre, sería la ultima Feria de Abril de Curro Romero.

Eduardo Canorea y su cuñado Ramón Valencia son los encargados de relevar a su padre y suegro en las riendas de la empresa Pagés. Apenas unos meses después de ese aterrizaje, en la feria de San Miguel de 2000, tienen que asistir al descalabro que suponen las sucesivas y polémicas caídas de José María Manzanares, Morante de la Puebla y Curro Romero en el cartel previsto para el 23 de septiembre. Los tres espadas son sustituidos con desigual fortuna por Pepe Luis Vázquez, Fernando Cepeda y Juan Bautista en medio de un escándalo más que considerable.

Curro Romero y Morante de la Puebla quieren oficiar un desagravio a la sufrida afición hispalense y se ofrecen a actuar mano a mano en un festival a beneficio de Andex que tendría como marco la plaza de la Maestranza. Los nuevos gestores de la empresa Pagés vetan el empeño y niegan la cesión de la plaza obligando a cambiar de planes. El evento tuvo que ser trasladado finalmente al peculiar coso algabeño sin que casi nadie pudiera barruntar entonces, el 22 de octubre de 2000, que  aquella misma noche Curro Romero anunciaría su retirada en los micrófonos de Radio Nacional sin habérselo comunicado previamente a nadie de su entorno. El propio Faraón de Camas reconoció que la tremenda voltereta sufrida por Morante de la puebla en el transcurso del festejo le había hecho reflexionar. Pero algo debía rumiar ya el camero. El escenario que se le dibujaba con la nueva empresa no era nada halagüeño y, en esa tesitura, con el dudoso horizonte de su contratación en la Feria de Abril de 2001, era mejor dejarlo. Lógicamente, Curro no estaba dispuesto a variar sus privilegios en la plaza de la que había sido base durante tantas décadas. “No me voy a arrastrar porque no soy una caja de pescao”, declaró el Faraón en una recordada rueda de prensa en la que, acompañado de Morante, explicó los avatares de aquel famoso festival que se había organizado en parte para compensar a la afición sevillana por la espantada septembrina.

Lo demás ya está en la historia. Ya había caído la noche y los teléfonos empezaban a echar humo. Curro anunciaba su retirada explicando que estaría dispuesto a torear algunos festivales. Su último traje de luces -un precioso terno verde y oro- se lo había ceñido en la plaza de Murcia el 10 de septiembre de aquel año. Después del 22 de octubre de 2000 no volvería a ponerse delante de ninguna res brava.

19
Oct/2010

OBSERVATORIO TAURINO: Cambiar todo para que todo siga igual

A cultura, por fin. Ha sido la comidilla taurina de los últimos días; el tema que ha mantenido el interés en un declinante fin de temporada al que le han faltado demasiados protagonistas. Ya anunciábamos la semana pasada que la actuación de Rubalcaba sería más operativa que protocalaria. La embajada de matadores, acompañada del silente presidente de la Mesa del Toro, consiguió sus objetivos: la Fiesta ya está en Cultura aunque el traspaso, escaso en consecuencias prácticas, no pasa de tener mero, y lícito, valor simbólico.

La ministra puntualiza. En medio del muy descriptible entusiamo que ha despertado la medida, la de la ministra González-Sinde, con o sin foto, ha vuelto a ser la voz más clara de este singular guateque. En la práctica, la transferencia de las competencias al Ministerio de Cultura sólo implica trasladar el registro de los profesionales del toreo quedando dentro del ámbito de interior otros cometidos como el del análisis de los pitones sospechosos de manipulación fraudulenta. Si lo que buscaban los toreros era ser considerados artistas con todas las consecuencias, es evidente que lo han conseguido. Así que enhorabuena, pero el verdadero trabajo comienza ahora y la primera tarea no es otra que delimitar y extirpar los verdaderos males de la fiesta, que siguen coleando de puertas para adentro. Tampoco hay que olvidar que esta medida no invalida en modo alguno la iniciativa legislativa popular que acabó con la fiesta de los toros en tierras catalanas. En este sentido, la única respuesta posible sería iniciar un más que improbable proceso inverso para el que los estamentos que presumen de defender el toreo no andan muy preparados. Tampoco está de más recordar algunas inconguencias que se han sumado al debate taurino en las últimas fechas: Si el partido en el gobierno estaba dispuesto a acoger al registro profesional de lidiadores en el Ministerio de Cultura, ¿por qué no consensuó en tiempo y forma la frustrada declaración de Bien de Interés Cultural que pretendía la oposición en el Senado? Habrá que ir a preguntárselo a Iker Jiménez.

17 reglamentos 17. Descendamos del presunto parnaso cultural y dejemos ya las palmaditas en la espalda. La realidad es que para concretar el traspaso hay que ir comunidad por comunidad para modificar las respectivas reglamentaciones traspasadas. Dicen que en Andalucía están a la expectativa para ver los pasos que se dan en Madrid. De una manera, este cambio a Cultura sí debiera ser una buena oportunidad para mejorar la altísima y abusiva fiscalidad que soporta el toreo.

Algunas reflexiones. Es perfectamente lícito que los toreros sean considerados artistas pero todos los resortes organizativos del espectáculo siguen necesitando vigilancia y tutela. Hay otros artistas a los que no se puede dejar demasiados sueltos. Ojalá se tuvieran las cosas tan claras como en Francia y se compartiera la misma altura de miras. Mientras haya golfantes operando impunemente y se sigan tolerando ciertos excesos, la pertenencia a uno u otro ministerio es baladí. No conviener olvidar que la fiesta de los toros es un complejo espectáculo en el que se mezclan tradición, rito, sanidad, agricultura, orden público y… cultura. En las últimas fechas se han dado demasiados palos de ciego. Posiblemente ha llegado el momento de ponerse en manos de un lobby profesional que ponga a remar a todo el mundo en el mismo sentido.

18
Oct/2010

COSAS DE PALACIO: Felicidades y barruntos púrpuras

El arzobispo de Sevilla cumplió el pasado viernes 65 años: una edad que en otros ámbitos –por lo menos hasta ahora- implicaba el inicio de un merecido descanso. En el caso del prelado seguntino, más allá de la bonificación para coger el AVE, supone la asunción de una ambiciosa labor que dará la vuelta a la archidiócesis como un calcetín. Si Dios le mantiene su buena salud aún le quedan algunos capítulos que vivir dentro de su pontificado. Y es que suenan vientos vaticanos para la celebración de un nuevo e inminente consistorio y el nombre de monseñor Asenjo ya ha sido barajado por algunos analistas entre los posibles purpurables que podría manejar el papa Benedicto XVI. En cualquier caso, no parece que éste sea el momento de nuestro arzobispo si se mantiene la ley no escrita de no duplicar cardenalatos en las mismas sedes episcopales mientras el anterior arzobispo mantenga el derecho a votar en un cónclave. Quizá no sea en éste, pero sí será en el próximo. Y con o sin birreta escarlata, muchas felicidades Monseñor.

12
Oct/2010

TOROS EN SEVILLA: Ventura venga su particular afrenta con Leonardo Hernández

El rejoneador de la Puebla del Río abrió su séptima Puerta del Príncipe

PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA

Ganado: Se lidiaron seis toros de Benítez Cubero y Pallarés, desigualmente presentados. A la mayoría del encierro le faltó bríos aunque los lidiados en tercero y quinto lugar resultaron más temperamentales. El sexto fue un auténtico inválido y se echó durante la lidia.

Rejoneadores: Diego Ventura, oreja, ovación tras petición y dos orejas.

Leonardo Hernández, silencio, ovación tras petición y palmas de despedida.

Incidencias: La plaza registró casi dos tercios de entrada con mejor aforo en Sol que en Sombra. Último festejo de la temporada.

El séptimo portazo de Ventura hay  que entenderlo como el premio global a una tarde de rejoneo de alto nivel aunque patinaría si analizáramos por separado cada una de las faenas. Y es que la mejor, con diferencia, fue la instrumentada al tercero de la tarde, una inmensa y templada labor que sí merecía de sobra esos dos apéndices que Ventura perdió en la punta del rejón de muerte. Pero antes había mostrado una sobria y magistral madurez toreando a caballo desde que pisó el ruedo, apurando todos los terrenos, dejando llegar a los toros hasta más allá de lo que aconsejaba la razón y citando siempre de poder a poder.

Ésa fue la verdadera cumbre de Ventura, que exprimió todos los resortes de los caballos Revuelo y Distinto hasta romper definitivamente el trasteo en un inmenso par a dos manos. Visiblemente mermado de facultades por la lesión que le obligó a salir a torear infiltrado, encontró demasiados estorbos para clavar el rejón pero lo hecho, hecho estaba. Antes había logrado cortar una oreja al primero de la tarde, un toro de viajes cortos al que tuvo que atacar siempre. Fue una faena más valiosa que espectacular que brilló especialmente en un arriesgadísimo quiebro resuelto con Wellington. Pero el caso es que las matemáticas no daban para abrir la ansiada puerta y el buen rejonazo con el que despachó al quinto y la infalible espectacularidad de Morante le dieron la llave del mítico candado del paseo de Colón.

No le faltaron méritos a Leonardo Hernández para acompañar a su rival en triunfo. Pero el desastroso manejo del rejón de muerte le privó de rentabilizar la gran faena cuajada al cuarto de la tarde. Leonardo lo puso todo y sumó clasicismo y espectacularidad interpretada en trepidantes piruetas y esa templada monta a dos pistas con el toro cosido al trote del caballo. Quebró con excelencia montando a Verdi y hubo tres cortas de alta tensión pero, ya lo lo hemos dicho, el triunfo se esfumó en los filos del acero definitivo. También puso todo lo que le faltaba al soso segundo y mereció otra oreja. Con el sexto, absolutamente inválido, no tuvo opciones. Así se acabó la temporada en Sevilla.

12
Oct/2010

OBSERVATORIO TAURINO: ¿Se está politizando el toreo?

Pólvora para salvas. La pretensión popular de blindar la fiesta en el senado de España sólo sirvió para enredar a las dos principales fuerzas políticas de este bendito reino en una nueva e inoperante bronca, quemando tontamente un buen puñado de cartuchos. El PP había presentado una moción para declarar la fiesta de los toros Bien de Interés Cultural; la medida podría haber servido para evitar nuevas iniciativas abolicionistas y habría supuesto el blindaje de una actividad singular que no termina de orquestar su defensa. Pero el caso es que esa moción no contaba con un consenso previo y sólo sirvió para provocar el ruido habitual junto al cansino y previsible cruce de declaraciones de los respectivos portavoces. En la sesión plenaria se contaron notables ausencias: los populares estuvieron arropados por algunos representantes de la Mesa del Toro, varios empresarios y algún matador de tercera división. Parece que, en esos momentos, las verdaderas figuras andaban preparando otro encuentro bien distinto y después del fallido retrato con la ministra González Sinde no convenía tensar la cuerda echándose unas fotillos con  Cospedal y Pío García-Escudero en la escalera del senado.

Nueva reunión. Casi sin solución de continuidad, una nueva embajada de matadores -ésta vez encarnada en Enrique Ponce, El Juli y Cayetano- volvía a escenificar una reunión con el poder político. Ésta vez hubo menos fuegos artificiales y se dejó aparte la entelequia del ministerio de Cultura para entrevistarse con Eduardo Madina, secretario general del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, y el histórico dirigente Txiqui Venegas, que ahora ocupa el cargo de presidente de la comisión de exteriores en el congreso. La gran novedad llegaba con la sorpresiva y sorprendente presencia de Carlos Núñez, doble presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia y de la traída y llevada Mesa del Toro. Se había hablado en público y en privado del desmarque de los toreros en esta discutida y presunta federación. Y Núñez debió tomar nota definitiva después de pinchar en todos los huesos de la cámara alta. Quizá se buscaba paliar las sucesivas imágenes de desunión que han brindado la audiencia de la ministra González Sinde -a la que no le falta razón al acusar a los estratos del toreo de falta de representatividad homogénea-, la moción del senado o las declaraciones perpendiculares de Martín Peñato, el bien renumerado gerente de la Mesa del Toro, y el presidente del invento.

¿Hay consenso? Según las últimas informaciones, el discreto -y seguramente mejor preparado- encuentro con Madina y Benegas podría dar sus frutos aunque el veterano político vasco ya mostró su escepticismo por el famoso traspaso a Cultura. Los pasos podrían ser otros y estar en manos más resolutivas, como las de Rubalcaba. Ya está bien de hablar de Goya y Picasso: hay que poner cifras, datos y objetivos claros sobre la mesa. El mundo del toro parece haber asumido que tiene un problema. Y en el seno del PSOE pegarían un severo petardo dejándole otro toro vivo al PP mientras las encuestas echan humo. Los socialistas pidieron la palangana de Pilatos en el debate catalán pero parecen haber tomado nota de la reacción transversal de una medida que ha puesto al toreo en la primera línea de actualidad. Los primeros efectos, mire usted, podrían ser el establecimiento de un diálogo entre el PSOE y PP para navegar en el mismo barco. Que así sea.

11
Oct/2010

COFRADÍAS: EL FIN Y LOS MEDIOS

La sabrosa y reveladora entrevista –publicada en Más Pasión- que desvela las nuevas directrices de la mitra hispalense por boca de Teodoro León sigue brindándonos argumentos para el análisis. Hay quien se ha echado las manos a la cabeza preguntándose si el medio milenio de unas reglas no se puede considerar argumento suficiente para sacar un palio con su tachero-tachero a la calle. No se trata de agarrar este rábano por las hojas, de quedarse en la letra de un espíritu que pretende poner pie en pared con ciertos excesos que ya sólo servían de regocijo para esa creciente tribu kofrade tan alejada de la verdadera alma de las cofradías. Hemos convertido en una afición, en una auténtica tendencia urbana ciertos ritos sacros que sólo encuentran su valor en la excepcionalidad. También habría que preguntarse que culpa tiene ahí cierta permisividad eclesial de otro tiempo. En el fondo podía subyacer una retorcida forma de ninguneo: manga ancha en lo accesorio; de lo demás, ya veremos…

05
Oct/2010

OBSERVATORIO TAURINO: De cagadas, fotos y un feria en el aire

Diarrea (mental). Los efectos colaterales del lamentable espectáculo que cerró la feria de San Miguel siguen brindando sabrosos argumentos. Saliendo al paso del aluvión de críticas, el ganadero Fernando Domecq justificó el claudicante comportamiento de sus pupilos -de los cuatro enchiquerados sólo se lidió uno- en una diarrea que mermaba las fuerzas de los animales. Si así quería justificar el fracaso, las cagadas -con perdón- toman otro rumbo. Por su propio prestigio tendría que haber retirado el encierro entero. Hasta la obligada ausencia de Manzanares ponía en bandeja la recomposición del cartel sin afectar a la taquilla con una hipotética devolución de billetaje que además no se produjo. Dicen que hay no sé cuantos mil toros pastando aún en el campo. ¿No había seis para Sevilla?

¿Y la foto? Se habló hasta la saciedad de que la reunión de la cúpula de la torería andante con la ministra González Sinde no iría más allá de una fotografía de cortesía o circunstancias. Al final no hubo ni foto y los toreros se marcharon de allí con dos o tres palmaditas en la espalda   -hay quien dice que con una patada algo más abajo- y sin ni siquiera poder hacer uso de la sala de prensa del ministerio para contar la supuesta panacea de maravillas que se abren al toreo al amparo de Cultura. La propia ministra, en declaraciones posteriores, ha mostrado una encomiable sensatez: en la invertebrada organización administrativa de España, la inmensa mayoría de las competencias taurinas están transferidas a las comunidades autónomas. Una cosa es ser Cultura; otra bien distinta acogerse bajo la tutela de ese ministerio. La propia Mesa del Toro se ha enredado al respecto: el presidente, Carlos Núñez, reclamaba las supuestas bondades de esa tutela. El portavoz, Eduardo Martín Peñato, dijo en la radio que de Cultura, nasty.

Y la Feria del Toro. Desde la Unión de Criadores y Fibes se ha reconocido abiertamente: la celebración de un evento deficitario que se quiso salvar otorgándole cáracter bienal vuelve a estar en el aire. Ya se venía insinuando en voz baja en los corrillos del toreo: falla la financiación oficial. Pero también hace aguas la presencia de numerosos ganaderos que se rascaban el bolsillo para prestar su ganado y equipar sus expositores. La situación actual de campo bravo -con un inmenso excendente de reses a las que hay que dar de comer- no está para guateques. La cosa pinta regular.

Son sólo rumores. Desde algunos cenáculos se apunta a la inminente ruptura entre Morante de la Puebla y el ínclito Curro Vázquez. Desde la ignorancia del desenlace definitivo -que sólo debe conocer el imprevisible diestro de La Puebla- si podemos afirmar que esta unión contra natura nos ha privado de la definitiva sazón de un torero al que le han faltado enemigos. El supuesto maestro de Linares ha enfrentado a su poderdante -usándolo de cabeza de cartel de su sobrino Cayetano- al ganado más podrido del campo bravo en un afán proteccionista que nada tiene que ver con la plenitud del cigarrero.

Decepciones. Con dos toros de Cuvillo a favor, no le rodaron las cosas al joven diestro camero en su sorpresiva confirmación de alternativa.  Bien que lo sentimos, nos habría encantado contar otra historia muy diferente. Y otra decepción más: ¿cuantos matadores de toros acudieron a la presentación sevillana del libro del filósofo Fernando Savater? Eso sí que era cultura, amiguetes.