Monthly Archives: Noviembre 2012

30
Nov/2012

Lumbreras de lo jondo en Twitter

Desde que estoy en Twitter no salgo de mi asombro de la cantidad de artistas flamencos que se lo tienen bien montado en esta red social. Algunos están todo el día diciendo lo que hacen, cuándo salen de casa, cuándo llegan al teatro o cuándo y dónde presentan disco. ¿Cuándo estudian estos artistas? Estrella Morente, Miguel Poveda, Argentina y María Toledo no paran y dicen hasta cuándo se acuestan o cuándo se levantan. Estrella ha prometido sortear un regalo cuando llegue a los 10.000 seguidores. Gran reto, sí señor. ¿Se imaginan los tuits que hubiera escrito la Niña de los Peines de haber tenido este medio a su alcance? “Mi Tomasito está triste, ¿qué le pasará a mi Tomás?”. “Mi Pepe (Pinto) llora cada vez que escucha a mi Tomás cantá por soleá”. “Esta noche he soñao con La Sarneta”. Pero el que habría triunfado hubiera sido Manuel Torre. “To lo que tiene soníos negros tiene duende”. “No sé por qué dicen que me tiro to lo que se menea. Solo lo que se me pone a tiro”. Algo bueno saldrá de la presencia de los flamencos en las redes sociales, pero no se me ocurre el qué.

29
Nov/2012

Fallido homenaje a Antonio Mairena

La noche se abrió con un toque por bulerías de Manolo Franco y Antonio Carrión.

La noche se abrió con por bulerías con Manolo Franco y Antonio Carrión.

Visto el resultado artístico hubiese sido mejor que la Federación de Peñas Flamencas de Sevilla no hubiera organizado un festival para conmemorar las bodas de oro de la Llave del Cante de Antonio Mairena (1962), porque fue poco menos que un insulto a la memoria del gran maestro. En primer lugar, porque el tema de la Llave del Cante apenas le interesa ya a nadie, como quedó claro el pasado verano en la patria chica del célebre cantaor, Mairena del Alcor, donde ignoraron la efeméride por completo en la celebración del festival que lleva su nombre. Todo el mundo sabe que aquello fue un concurso amañado por Ricardo Molina, aunque luego Antonio Mairena vendiera el galardón como poco menos que el trono de Dios, dándole un valor que antes no tenía. En la actualidad el trofeo solo puede darlo la Junta de Andalucía, que se hizo con los derechos de concesión por iniciativa de un célebre mairenista para que no fuera a caer en manos de Enrique Morente o Lebrijano. Y luego se la dieron a Camarón después de muerto (2000), politizando la distinción y enterrándola para siempre, aunque hoy la tenga otro gran maestro, Fosforito (2005), cantaor alejado ya de los escenarios. Pero el festival dedicado a Mairena, celebrado el pasado martes en el Teatro Central de Sevilla resultó fallido no por el tema de la Llave, sino porque se preparó un cartel nada adecuado para rendir honores al maestro: José de la Tomasa, Nano de Jerez, El Polaco, José Galán y Antonio Reyes. De todos ellos, solo Nano de Jerez recordó algo su escuela, aunque con escasas facultades. Los demás fueron cada uno a lo suyo, sin acordarse para nada de que estaban en un homenaje a Antonio Mairena. El Polaco, por ejemplo, cantó a piano el Carcelero, de Manolo Caracol, y la Estrella de Morente. Temas muy propios, desde luego. Lo mejor del festival fue el magnífico baile por alegrías de Milagros Mengíbar y las excelentes guitarras: Manolo Franco, Antonio Carrión, Antonio Higuero y Manuel Herrera. Y el hecho de que la recaudación vaya a ir a parar a Cáritas de Sevilla, que quizás por eso se llenó de aficionados el teatro. Si por algo ha merecido la pena el esfuerzo de la Federación y los artistas, que actuaron desinteresadamente, es por ayudar a quienes están pasándolo tan mal debido a La Cosa, que parece que va para largo.

24
Nov/2012

Más vida inteligente, ¿para qué?

planetas_habitables

Hay una enfermiza obsesión de los astrónomos desde hace décadas por descubrir vida inteligente en otros planetas del universo. ¿Por qué tiene que ser vida inteligente? No entiendo la exclusión de los torpes en esta loca aventura. Miren lo avispados que somos en el planeta Tierra y ya ven en qué utilizamos el talento: medio mundo se muere de hambre y el otro medio de abusar del omeprazol. El planeta más parecido al nuestro, el Gliese 581g -parece la marca de un champú-, descubierto hace una década, está a 20 años luz de nosotros y se ubica en la llamada zona de habitabilidad, donde las temperaturas permitirían la presencia de agua líquida. 20 años luz es como ir y volver doscientas cincuenta millones de veces a la luna. Por tanto, en el nuevo planeta podría haber hasta ranas gigantes con bañadores de la discreta diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada. Como sigamos buscando mentes superiores en exoplanetas un día vamos a cantar bingo desde el limbo estelar y luego nos puede doler la cabeza. ¿Y si los gachós de la Nasa encuentran vida en otro mundo y descubrimos todos, estupefactos, que sus habitantes son más humanos que nosotros, que no son ellos los extraterrestres, sino los terrestres? Imagínense que es un planeta sin políticos corruptos, sin banqueros ladrones, sin reyes que vivan a todo lujo a costa del pueblo, sin sindicatos que engañan a los trabajadores en pos de sus intereses políticos, sin vagos de cualquier condición social que solo buscan que los gobiernos les solucionen la papeleta. Sin programas de televisión como Se llama copla o Tiene arreglo, los dos de La Nuestra. La de ellos.

Piensen en la cara que pondríamos  los inquilinos de la Tierra, amenazados de desahucio por el progreso desde hace siglos, si los americanos o los rusos nos dijeran que en el nuevo planeta no se pagan impuestos, que se puede fumar en los locales públicos, y hasta hacer el amor sin preservativo. Que la vivienda es también un derecho constitucional, pero sin hipotecas, sin cuerda al cuello anudada y engrasada por los propios banqueros. Que la corrupción no es un oficio como otro cualquiera, aceptado ya por casi todos, y no precisamente en desuso. Que no existen los nacionalismos ni que, de existir, se mataría por ellos. Reflexionen sobre cómo encajaríamos que en el paradisíaco peñasco ubicado en la hipotética zona residencial no existieran personajes como la duquesa de Alba, Isabel Pantoja o su pantojo, que no quiere enseñar la cara de su pantojito hasta no ver cuánto le endiñan por la exclusiva. Que no hubiera guapos y feos. Que todos fueran de un mismo color de piel y de una misma raza. Que en vez de Papa, hubiera papas con cazón. Que no existieran las desigualdades.

Freud

Analicen fríamente las consecuencias de encontrar un lugar donde sus habitantes no fueran animales tan irracionales como nosotros. Contemplen la posibilidad de que tuviéramos que vivir aquí sabiendo que en otra bola flotante del espacio no hay ricos ni pobres. Sueñen despiertos cómo sería un mundo sin Belén Esteban y Ana García Obregón. Supongan que fuéramos de visita la primera vez y viéramos ríos cristalinos sin inyecciones de aguas fecales, frondosos bosques sin pirómanos acechando, ciudades sin poblados de chabolas ni mansiones al borde del mar. Sin coches, sin animales esclavizados por el hombre, sin cárceles, sin ejércitos. No duden de que pudiera haber incluso un idioma común que no separe a los pueblos. Deténganse a pensar en cómo reaccionarían si no hubiera que cotizar cuarenta años a la Seguridad Social para poder descansar tres, como mucho, de los que seis meses los pasamos en el ambulatorio y el resto hablando de la próstata en el Centro de Día. Sopesen la posibilidad de que en el nuevo planeta no existiese el dinero o que la prima de riesgo fuera, como aseguran en Cádiz, la prima del cantaor Paco Riesgo. Que al hablar de buena música no mezclaran a Morente con Ramoncín o a Manolo Sanlúcar con Manolo el del Bombo. Cierren los ojos y véanse en un planeta donde la noche no fuera muy oscura y el día, con la luz justa para ver un cielo sin grisáceas nubes de contaminación. Que no hubiera imágenes de madera o escayola a las que rezarles, porque no hubiera nada por lo que pedir de rodillas, que es siempre una posición humillante. Que los padres no mataran a los hijos o al revés, porque no existieran el odio o las cabezas enfermas. Que los hijos no metieran a sus padres en residencias, como hacen con los perros para veranear tranquilos. Que no hubiera fronteras y que los habitantes no se mataran por el fanatismo de las religiones e ideologías políticas. Que en el cielo solo volaran pájaros y mariposas, que no gasean a los de su especie. Que no existieran la explotación sexual ni las pateras. Que el macho no matara a la hembra y que las personas no fueran enemigas de sus congéneres. Que el hombre no fuera una miserable rata para el hombre, y que el rey sol calentara a todos por igual.

descarga (1)

No busquen más otros tipos de vida inteligente en otros mundos. Dediquen ese dinero a mejorarnos un poco a nosotros mismos. A los torpes del planeta Tierra. Con lo que va a costar rescatar a la banca española se podrían salvar a todas las especies amenazadas del planeta que habitamos y a los ecosistemas que las refugian. Es mucho menos del montante de lo que se les pagó en bonos a los banqueros el pasado año. Este asunto apenas interesa en los pueblos. Me refiero al de la búsqueda de posibles mentes superiores en otros planetas. En las tabernas se habla más de cómo conseguir mejores tomates en el huerto familiar, que de cuánto se ha gastado el Pentágono en los últimos diez años. 600.000 millones de dólares. Mientras ellos no saben qué inventar para echarle tomates a la ensalada, Obama ha podido ver la operación militar de la muerte de Bin Laden sin salir de la Casa Blanca. Mi abuelo Manuel fue un adelantado de estas cosas. Estábamos una noche guardando una finca de Palomares, cuando una estrella fugaz nos hizo mirar al cielo. “Algo ocurre por ahí arriba”, dijo preocupado. “¿A qué se refiere?”, le pregunté. “A que muy mal tienen que andar por allí las cosas para que bajen los marcianos como conejos perseguíos”, respondió. Muy torpes tienen que considerarnos en la Nasa para que gasten tanto dinero en la búsqueda de inteligencia extraterrestre.

El Curiosity ha localizado signos de vida en Marte. No es oficial pero parece ser que han aparecido el carro de Manolo Escobar y el primer disco de Valderrama. No sé si esto tendrá algo que ver con un carricoche muy parecido al Curiosity que vieron repostando la pasada semana en una bodega de Lebrija. Qué manera de desvariar.

Publicado hoy en la página 4 de El Correo de Andalucía.

21
Nov/2012

Un pequeño gran hombre de Las Cabezas de San Juan

Diego Domínguez 'El Cuqui'

Diego Domínguez Sanjuán 'El Cuqui'

A Diego Domínguez Sanjuán

Nos conocimos en 2008, en un homenaje que te dieron en tu pueblo, Las Cabezas de San Juan, donde te escuché cantar una saeta sentida, emocionante, de las que hacen honor al origen etimológico de su nombre. Aquella saeta tuya fue como un dardo que se me clavó en el corazón. ¿Te acuerdas? Esa noche ya supe que eras de los míos, sincero, auténtico, claro, sencillo, bohemio. Luego nos fuimos a cenar con toda tu familia, los Cuqui de Las Cabezas, cantaores todos, gente sencilla, de pueblo, cariñosa. Todavía me río a mandíbula desencajada cuando recuerdo uno de los muchos chistes que nos contaste. Hoy lo he recordado, quizás para aliviar el tremendo dolor de ver cómo te metían en un nicho del cementerio de tu pueblo, con solo 67 años de edad. He estado hoy en tu entierro, con tu familia, con tus paisanos, con tu único hijo, que estaba destrozado. No se cabía en la Parroquia de San Juan Bautista, lo que demuestra que eras una persona muy querida en el pueblo. No sé si la vida te ha tratado bien o se ha cebado contigo, pero siempre te he visto sonriendo, dando bromas, con tu enorme sentido del humor. Siento no haberte tratado un poco más, porque me gustan los tipos como tú. Eras único, un ser libre, amante de la vida, amigo de tus amigos, sensible hacia la belleza del campo y la emoción del cante jondo más puro. Cuando hoy iba callejeando por tu pueblo te veía jugando, de niño, cantando tus primeros fandangos, disputándole el don del trino a los jilgueros. Creo que nunca dejaste de ser un niño, que te has ido sin perder la candidez de la infancia. Solo se muere lo que se olvida y jamás voy a olvidarte. Cada vez que pase por Las Cabezas voy a callejear por el pueblo para seguir viéndote y escuchándote cantar. Y siempre, siempre, admirado Diego Domínguez Sanjuán, El Cuqui, entraré en una taberna y beberé dos copas de manzanilla en tu honor: una para ti y otra para mí. Ha sido un enorme privilegio ser tu amigo, haberte conocido, haberte escuchado cantar, ser como de tu familia, los Cuqui de las Cabezas. Todo un privilegio y un honor, Diego.

20
Nov/2012

Arte y cariño en el homenaje a El Perlo

José Luis Jiménez y El Perlo, en el Bar El Áncla de Triana.

José Luis Jiménez y El Perlo de Triana, en el Bar El Áncla de Triana.

El Perlo de Triana ha tenido su momento de gloria, con el homenaje que le organizaron anoche sus amigos del barrio, los flamencos, los poetas, los aficionados. No se llenó el Lope de Vega, pero tuvo una buena entrada y no faltaron los que tenían que estar. Estuvo acompañado por sus hermanas, Antonia y Encarnación, que desde un palco del teatro disfrutaron del arte de todos: Gualberto y Ricardo Miño, Chiquetete y Fran, Mnuel Molina, Manuel Machuca, Paco Taranto, Alfonso de Miguel y Manolito Montes, Pedro Ricardo Miño y Esperanza Fernández, Mari Peña y Antonio Moya, Segundo Falcón, Matilde Coral, Cristina Hoyos, Pepa Montes, Manolo Garrido, Manuel Melado, Santiago Martín, Agustín Pérez y José Luis Tirado, entre otros. Todos acudieron desinteresadamente a la llamada de la solidaridad de uno de los artistas más flamencos y humanos de Triana. Se encargaron de ello José Luis Jiménez, Ángel Vela, Ricardo Miño, Manuel el de El Áncla y Manolo Cerrejón, quien se destapó como un gran humorista, cuya faceta desconocíamos. Noche de gloria para El Perlo, para don Eugenio Carrasco Morales, cuya figura glosó de una manera muy hermosa el periodista cordobés Rafael Cremades. Por allí estuvieron los pintores Juan Valdés y Antonio Badía, el bailaor trianero Paco Vega, Miguel Romero, Emilio Jiménez Díaz y su hermana Esperanza, entre otros muchos. Todos quisieron arropar al maestro Perlo en lo que fue su noche, la de un merecido homenaje que ahora sí ha sido posible. Y es que Triana, cuando se pone, se pone. El barrio más flamenco del mundo no le volvió la espalda a don Eugenio Carrasco, que anoche se iría a su casa con el pájaro de la felicidad posado en el rostro. Felicidades a todos por demostrar que tienen corazón flamenco.

17
Nov/2012

La mesa camilla de El Caimán

bandera_gay

A estas alturas del tercer milenio todavía hay en nuestro país personas que están en contra de que dos seres humanos del mismo sexo contraigan matrimonio, adopten niños y manifiesten públicamente el amor y hasta el deseo, como cualquier pareja heterosexual porque las hormonas solo entienden de química. La Iglesia no es de más pellejo y no hay que asombrarse de que esté en contra, aunque hay sacerdotes que están claramente a favor y han tenido la valentía de manifestarse por las calles reivindicando el derecho de las parejas homosexuales no solo a contraer matrimonio por la iglesia, sino a adoptar. Muchos de los que están en contra de esto consideran que la homosexualidad es una enfermedad o no admiten que “depravados sexuales” adopten a una criatura. Alguna pancarta hemos visto en la calle con la perla “No al capricho de los pervertidos”, en una ciudad como Córdoba que era una de las capitales más avanzadas y cultas del mundo hace más de diez siglos.

Colecciono historias de amor desde que era un niño y entre las más duras que guardo está la de dos hombres que todavía viven y siguen escondiendo su relación con los mismos miedos que tenían cuando se masturbaban el uno al otro en los aseos del colegio del pueblo, lo que les acarreó no pocos problemas con la familia y alguna que otra soba, casi siempre por las denuncias del maestro de la escuela y el párroco del pueblo. Son ya septuagenarios, uno de ellos con hijos y nietos, pero siguen amándose como cuando eran adolescentes y descubrieron el deseo. El pasado año y después de haberles perdido la pista hacía algunas décadas los volví a ver en una conocida bodega de Bollullos de la Mitación donde se bebe un mosto exquisito y se comen unos garbanzos con menudo que sacuden el lagrimal. Entraron juntos y me emocionó verlos, encanecidos, rollizos, escasos de pelos.

Se sentaron en una mesa cercana a la mía y no pude evitar ver cómo se miraban el uno al otro, con una ternura conmovedora. En un momento dado, los dos ocultaron sus manos debajo de la mesa, seguramente buscando el agradable calor de la copa de cisco aunque yo sabía con certeza que sus dedos deseaban algo más, el contacto de la piel, las caricias, la imperiosa necesidad de rozarse en la clandestinidad. Curiosamente, en un país donde la homosexualidad ya no es un delito y el matrimonio gay es una realidad incuestionable, una conquista más de nuestra siempre guardiana sociedad. Habrá miles de historias de amor como la de estos hombres, criados en un pueblo donde los homosexuales que no lo ocultaban solían ser personas muy apreciadas que blanqueaban las casas y vendían colonia o tiras de bordar por las calles, casi siempre cantando cuplés de Marifé de Triana o Miguel de Molina. Pero estas dos criaturas, los protagonistas de una de mis historias de amor favoritas, eran trabajadores del campo, mozos cerrados de barba que jugaban al fútbol en el equipo del pueblo, que bebían como cosacos y nunca se enfundaron una bata rociera en la feria ni se disfrazaron de Sara Montiel en Navidad para pedir el aguinaldo, porque jamás salieron del armario.

mosto2010-21

Me contaron que cuando uno de ellos se casó -con una de las mujeres más guapas del pueblo-, el otro desapareció durante tres días y nadie sabe dónde se escondió. Supongo que quiso evitar escuchar las campanas de la iglesia anunciado la boda, que más que a casorio sabía que le iban a sonar a entierro. Todo el pueblo conocía la relación entre estos vecinos, pero jamás fue motivo de disgustos entre familias y ambos han envejecido amándose a escondidas. Antes de que abandonaran la taberna me acerqué a ellos y los saludé cariñosamente. Me habían reconocido, aunque tuve que ser yo quien diera el paso. Se pusieron tan colorados como dos colegiales pillados in fraganti haciendo manitas en el pupitre y trataron de justificar el encuentro en la bodega con frases como “nos hemos visto por casualidad” o “pasábamos por aquí”. Tonterías. Sé que cada domingo, cuando el frío de noviembre da al mosto del Aljarafe la temperatura perfecta para su correcta fermentación, ambos abandonan el pueblo, cada uno en su coche, para encontrarse en esta bodega o en otra del Aljarafe, sentarse en un rincón poco iluminado y rozarse las manos por debajo de la mesa camilla.

Fue el comediógrafo Antífanes quien dijo que hay dos cosas que el hombre no puede ocultar nunca: que está borracho y que está enamorado. Mis dos conocidos no esconden la primera, pero aún tienen miedo a que la sociedad los juzgue por amarse siendo del mismo sexo, en un país donde ya solo se asombran de esto los beatones y las beatonas, que en España abundan todavía como las piedras de mechero. Seguramente habrán brindado estos días por la decisión del Tribunal Constitucional de nuestro país de llamar matrimonio a las bodas gays, desestimando el recurso presentado hace siete años por el Partido Popular para acabar con una ley promulgada por el Gobierno Zapatero en 2005. A lo mejor hasta les gustaría que los dirigentes de este partido pidieran disculpas públicamente a los homosexuales por tan injusto recurso. De todas formas, de nada les serviría ya que comenzaron su historia de amor cuando el Caudillo encarcelaba a los mariquitas, aguantando muchas tundas paternas -aunque de puertas para adentro, sin airear la vergüenza-, soportando el dolor de los celos y sobrellevando con dignidad una relación que dura ya sesenta años y que van a mantener hasta la muerte.

Todo esto les ha llegado demasiado tarde. Estos días me los volveré a encontrar en la bodega de Bollullos, envejecidos, sentados en la mesa camilla, la menos visible, degustando los primeros mostos del año y los garbanzos con menudo, mirándose a los ojos con ternura y escondiendo las manos con disimulo no para calentárselas en la copa de cisco, aunque también, sino para demostrarse el uno al otro que por encima de las leyes, las políticas y las sociales, está algo que no entiende ni quiere entender de ordenanzas: la química. No necesitan salir del armario, pero si lo hicieran merecerían salir de Merkamueble por llevar seis décadas viviendo un idilio que todavía ocultan debajo de la mesa camilla de El Caimán. Aunque en el pueblo nadie se chupa el dedo y todos saben que aquellas travesuras del colegio no eran simples agitaciones hormonales de párvulos, sino el inicio de una hermosa historia de amor que para otros no será más que la de dos cobardes amorales que no fueron capaces de coger el toro por los cuernos, defender sus sentimientos y montarse su casita en el pueblo, con un azulejo en el zaguán que dijera con orgullo: Aquí viven dos enamorados.

Publicado hoy en la página 4 de El Correo de Andalucía, en mi nueva sección ‘Desvariando’.

16
Nov/2012

El Perlo de Triana recibirá el martes un homenaje benéfico en el Lope de Vega

perloLa crisis económica se ceba siempre con los más débiles, con los artistas que ya no trabajan. Es el caso de Eugenio Carrasco Morales El Perlo, un cantaor trianero, hijo de la Perla de Triana, que ya fue objeto de un fracasado homenaje el pasado año, suspendido por falta de público. La mala organización y la escasa publicidad del evento dieron al traste con la ilusión del veterano cantaor y poeta. Cuando nació El Perlo, en 1926, su madre, la excelente cantaora trianera, acompañaba a todas partes a su comadre, la universal Niña de los Peines, con la que aparecía en los carteles. La Perla no era una cantaora tan larga como Pastora, pero tenía un sabor trianero extraordinario y cantaba con mucha profundidad. El Perlo se crió, pues, escuchando a su madre y a su padre, que también cantaban. Y, por supuesto, al lado de Pastora y los hermanos de la artista calé, Arturo y Tomás. Desde muy joven frecuentó las fiestas de la Alameda y destacó pronto no solo cantando, sino bailando por bulerías. Pero además del arte que tenía cantando -todavía lo hace, aunque no en los escenarios-, con el tiempo desarrolló inquietudes literarias, convirtiéndose en un destacado autor de coplas flamencas. Artistas del cante y la copla grabaron sus letras y fue haciéndose un hueco entre los mejores autores. Más tarde comenzó a editar libros de poesía y prosa, con títulos muy conocidos como El hombre lírico y temas flamencos (1998), Mi perro y su poeta (1989), Platero, Juan Ramón y yo (1992), y El toro y su hijo, de 2001, entre otros muchos. Cuando uno se encuentra por la calle o en alguna taberna de Triana al famoso cantaor siempre te saluda afectuosamente, para enseguida venderte uno de sus libros, que él mismo ha editado en ocasiones. Con su pequeña pensión y lo que sacaba de la venta de los libros iba tirando, pero la crisis y su incapacidad para cantar al público le han llevado a una situación preocupante, porque, además, se ocupa también de atender a su hermana, La Perla, con la que vive. El festival (Lope de Vega, 20.30 horas) será presentado por Manolo Cerrejón y Rafael Cremades, y en el cartel estarán Antonio el Chiquetete, doña Matilde Coral, la maestra Cristina Hoyos, Esperanza Fernández, Gualberto, Ricardo Miño, Manuel Molina, Segundo Falcón, Manuel Machuca, Mari Peña, Manolo Montes y José Antonio Jiménez, entre otros. Se subastarán cuadros de Antonio Badía y Manuel Machuca. Ineludible cita para el próximo martes. Ojalá El Perlo viva una noche muy feliz y se note que los flamencos seguimos teniendo sangre en las venas.

16
Nov/2012

Esta noche no estoy para nadie: adiós a ‘Amar en tiempos revueltos’

amar-en-tiempos-revueltos1

Manda cojones la panzada de llorar que me he pegado esta noche viendo el final de la serie Amar en tiempos revueltos. Tengo 54 años, mido casi dos metros, peso algo más de cien kilos y no me creo casi nada de lo que veo en la caja tonta, pero esta noche he empapado de lágrimas cuatro o cinco paquetes de clines. Llámenme sensible, antiguo, lo que quieran, pero he llorado y no precisamente de tristeza porque la serie se haya ido hasta enero, que no sé cómo voy a soportarlo, sino de felicidad. ¡Qué bonito final! Héctor Perea y Asunción se han casado y ella le ha comunicado que van a ser padres el próximo verano. Tendrían que haber visto al duro detective privado, agresivo, bebedor y fumador, llorando como un niño. Alberto y Cecilia han ido a Tetuán a ver a Amina y se afincarán en México. Ella también está preñada. !Qué facilidad! El capitán Olavide también dejó cambrí a Aurelia y el tío ha cumplido con ella como un caballero, aunque sigue enamorado de Cecilia y en la nueva etapa de la serie se va a liar la guita, ya lo verán. El simpático Bonilla ya es inspector, el tío. !Con dos pares! También se ha casado, pero Matilde todavía no espera criatura. Menos mal, porque hubiera sido ya la repera. Al inspector Vallejo le han ascendido a comisario y es posible que no vuelva por la serie, con lo que El Asturiano, el bar de Marcelino, Manolita y el genial Pelayo, lo notará en la venta del coñac. ¡Qué buen saque tiene Vallejo! Ahora, agarrado es como él solo. Julio el dibujante se ha echado novia a pesar de ser homosexual, pero en enero se acabará liando con el primo de la novia y saldrá al fin del armario. Aunque con lo que ha sufrido el muchacho, la verdad es que merecería salir por lo menos de Merkamueble. Es solo una idea para los guionistas. La guapísima Angélica ha triunfado como actriz y se la ha llevado Félix Rivera, el actor, al que eso de que le pongan los leños no debe importarle mucho, porque Angélica se ha cepillado a todos los de la serie menos a Pelayo y al de la funeraria. La de veces que me han dado ganas de meterme en el televisor. ¡Qué pedazo de mujer! Y qué gran actriz. Miguel y Estrella se han ido a Alemania a hacer fortuna y Felisa y Trino, sus padres, se han quedado casi solos, con Pedrito, que el niño ha salido muy adelantado en amores y está medio encariñado con su prima Leonor, la hija de Manolita y Marcelino. Lo mejor lo he dejado para el final. Y lo más dramático. El teniente coronel Armenteros y Rocío Zúñiga, los malos de la serie, se han matado el uno al otro, saldando la deuda de sus horribles crímenes. Macho ibérico él y polifacética ella, los guionistas los han quitado de en medio de una manera que esta noche me costará trabajo conciliar el sueño: con dos tiros en la barriga. No en la cabeza, que hubiera sido más rápido y me hubiera dado tiempo de ir al retrete, sino en la tripa, dándoles una agonía terrible. Emocionante final, sí señor. Los guionistas se han lucido. Esta noche no estoy para nadie, gazaperos del alma. Que descansen.

15
Nov/2012

Si el gato no coge ratones…

Huelga

Si Méndez y Toxo, secretarios generales de UGT y CCOO no se fueron a casa cuando patinó la anterior huelga general, puesto que no consiguieron que el Gobierno Rajoy anulara la Reforma Laboral y creara otra más justa para los trabajadores, ¿creen ustedes que se irán hoy? Deberían de irse, pero no lo harán porque les gusta el cargo y les va bien en la poltrona: a ninguno de los dos les van a echar de sus casas por no poder pagar la hipoteca. Esta huelga casi general ha sido totalmente política, para desgastar al Gobierno de la derecha, de lo que miles de trabajadores se percataron enseguida y no la han secundado. Y otros lo han hecho por miedo a los piquetes y al qué dirán. Si al final no sirve para nada, como la anterior, salvo para arruinar aún más al país, porque el Gobierno no va a cambiar su política económica, Toxo y Méndez deberían de dimitir, recordar el fandango de Paco Isidro: Aunque me voy no me voy/ aunque me voy no me ausento/. Aunque me voy de palabra/ pero no de pensamiento. También deberían de hacerlo los líderes de los partidos de la oposición que la han apoyado, pero tampoco lo van a hacer. Manda narices que el principal partido de la oposición se haya puesto a favor de la huelga cuando, aunque lo saben de sobra, es también una protesta contra ellos, que gobiernan aún en Andalucía y Asturias y que son en gran parte los responsables de la situación actual de España. Es como si una manifestación contra los incendios la encabezaran los pirómanos. El hecho de que un partido que en sus muchos años de gobierno creara tanto paro y corrupción haya apoyado ahora una huelga general contra el “tirano gallego”, es para reflexionar seriamente no solo sobre la clase de políticos de izquierdas que tenemos, sino sobre qué va a ser de nuestro singular país con estos cleptómanos de ilusiones que hace solo algo más de un año aprobaban la Ley del Desahucio Exprés y ahora andan poco menos que abanderando una imposible amnistía hipotecaria para los pobres, que son quienes les votan. Presiona, que algo queda. Lo digo porque tarde o temprano van a volver a gobernar. Sus sindicatos les han querido echar una mano para que recuperen pronto el poder, pero me temo que les ha salido mal la jugada, que nos queda Rajoy para rato. Una huelga general nunca es un fracaso, porque hasta una sola persona puede iniciar una revolución. Ayer hubo millones en la calle. Pero si no se consigue con ella tumbar al Gobierno o que cambie su política económica, quienes la han convocado deberían de irse. Qué más da si el gato es blanco o negro, si no coge ratones.

14
Nov/2012

Fiesta de arte flamenco en la venta de Curro el de los Conejos

A Francisco López León

Curro el de los Conejos

El célebre empresario Curro el de los Conejos

Mi amigo Francisco López León, Curro el de los Conejos, de Mairena del Alcor, le cortaba hoy las uñas a su nieto, Curro Ruiz López, con poco más de un año de edad y lo ha celebrado por todo lo alto en su famosa venta de este pueblo, donde se comen los mejores conejos del mundo. De campo, claro. Al ajillo, en salsa, con tomate y frito. Zapatero nos aconsejó que comiéramos conejos, que son baratos y tienen pocas calorías, pero esta célebre venta existe desde antes de que el expresidente del Gobierno supiera andar. La abrió el padre de Curro, Vicente López, natural de Marchena y amante del ruiseñor marchenero. Antonio Mairena fue cliente de esta venta, donde cantó alguna vez. Como Curro es una celebridad en los toros y en el flamenco, en la fiesta han estado figuras de un mundo y de otro, pero como aquí nos va más lo jondo que el toreo, destacaremos a los flamencos. Hacía tiempo que no escuchaba en privado a José el de la Tomasa, el Nano de Jerez, Paco Cepero y Rancapino, y hoy he tenido la oportunidad de disfrutar de ellos fuera del escenario, en su salsa, en reunión de cabales, que es donde de verdad se vive el cante y el toque flamencos. También han estado los jóvenes cantaores José de la Mena, Pedro Cinta y otros, y los guitarristas Eduardo Rebollar, el ecijano Antonio Fernández y su hijo, entre otros. La verdad es que ha habido un gran ambiente, como no podía ser menos. ¡Cómo han cantado el Tomasa y el Nano de Jerez, con el genial Paco Cepero a la guitarra! Y Rancapino, que tiene la voz justa para partirte el alma, que de eso se trata. Y su hijo, genial por bulerías. Acabo de llegar a casa y aún tengo la emoción en el cuerpo, la jondura de Rancapino en la piel. He comido y he bebido para tres días, pero también me he metido flamenco en el alma para un mes. No sé si podré conciliar el sueño, pero lo voy a intentar. Gracias, maestro Curro.