10
Jun/2012

La noche en la que los gitanos de Cádiz quisieron acabar con Silverio

Silverio Franconetti

Silverio Franconetti llegó de Montevideo en la primavera de 1864 y decidió establecerse temporalmente en Cádiz, donde tenía como sus más fervientes admiradores a Antonio Ortega Díaz El Gordo y a Curro Durce. Ahí es nada. En aquel año se acababa de abrir un café cantante en la Tacita y el dueño decidió contratar a Silverio, “el rey de todos los cantadores”, según las gacetillas de los periódicos de la época. Cuenta Francisco Rodríguez Marín en un precioso artículo de hace ciento dos años, en la prensa sevillana, que el nuevo café fue adornado para la ocasión y que el local se llenó de gitanos que querían comprobar cómo cantaba el artista sevillano tras pasar siete años en América. Silverio se sentó en su silla de aneas y se templó con una letra de preparación para la serrana que, como pudo comprobar luego, era la menos indicada para aquel ambiente de brava gitanería gaditana. Todo fue cantar el primer verso y comenzaron a volar sillas, vasos y botellas hacía el escenario. Silverio, que era un tío echado para adelante, bragao, optó por “subirse al olivo” y escapar del local para salvar la vida. Quince años más tarde, el maestro de la Alfalfa le contó la historia a Rodríguez Marín:

Contándonos Silverio este lance quince años después, en una de aquellas conferencias folk-lóricas que con él celebrábamos frecuentemente, preguntéle yo:

-Pero, en fin, ¿qué empecatada copla era aquella?

Y mirando alrededor con cómico recelo, añadió:

-La diré, pues no hay gitanitos delante:

Aunque te güerbas culebra

y te metas en la mar,

te tengo de perseguir

hasta mi intento lograr.

Silverio no volvió a cantar más aquella serrana. Aprendió la lección de que nombrar la culebra en una copla flamenca, con gitanos delante, era jugarse la vida. Y mira que lo querían y lo admiraban los gitanos de Cádiz.

4 thoughts on “La noche en la que los gitanos de Cádiz quisieron acabar con Silverio

  1. Emilio P.

    Siempre fué un misterio,amigo Bohórquez,su huida más que viaje a América,su amistad con el Fillo y sus gentes,casi familiar,antes de marchar,y los recelos con el Nitri cuando volvió.Su aptitud hacia todo lo gitano habia cambiado.
    Tambien es muy intersante conocer cómo influyó América
    en los cantes del gran Silverio

  2. lagazapera Post author

    A Emilio P.: Es verdad que siempre se ha dicho que Silverio hizo una muerte y que por eso huyó de Sevilla, pero sin pruebas. Se enroló en una cuadrilla de toreros de poca monta y fue picador de toros en Uruguay, como está documentado en la prensa de aquel país. Pero hay mucho misterio sobre su marcha a América. Supongo que un día saldrá a relucir toda la verdad de una manera documentada. En cuanto a cómo pudo influir su estancia en aquellas tierras en su manera de cantar, su cabal es una prueba de ello. Es un personaje muy interesante, sin duda.
    Un abrazo, Emilio.

  3. Paco Mármol

    Manolo. Está comprobado que Silverio estuvo viviendo en Morón? Allí hay una rama de apellidos Franconetti que posiblemente sean parientes lejanos del legendario cantaor.

  4. lagazapera Post author

    A Paco Mármol: Totalmente comprobado, Paco. Luis Vázquez sacará en breve un gran trabajo de investigación sobre el flamenco en Morón y aportará abundante documentación. Por lo que yo sé, Silverio pasó parte de su infancia y adolescencia en aquel pueblo, donde se aficionó al flamenco. Pero no quiero meterme en investigaciones de nadie. Para eso ya están otros, que lo hacen muy bien.
    Un abrazo, Paco.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>