Monthly Archives: Octubre 2011

28
Oct/2011

Honores a Fernando el del Central

A Fernando Guerrero

Fernando el del Central recogiendo su merecido galardón ante la presencia del presidente de la Junta, el señor Griñán.

Fernando el del Central recogiendo su merecido galardón ante la presencia del presidente de la Junta, el señor Griñán, el pasado día 8 de julio.

Hay pueblos de Sevilla en los que sus cantaores son verdaderas instituciones: Mairena del Alcor, Morón de la Frontera, Utrera, Alcalá de Guadaíra, Lebrija y La Puebla de Cazalla, por citar solo unos cuantos. En este último pueblo, la patria chica de la Niña de la Puebla, José Menese, Diego Clavel, Miguel Vargas y Manuel Gerena -son los más conocidos, pero hay más-, la personalidad flamenca más importante es José Menese, de esto creo que no hay duda alguna, aunque otros tengan gustos distintos y piensen en Diego Clavel o en Manuel Gerena. Sin embargo, desde el punto de vista de aficionado cabal y humano la personalidad más grande de La Puebla de Cazalla es Fernando Guerrero, al que el mundo conoce como Fernando el del Central por ser el dueño de un bar del pueblo decorado por el gran Francisco Moreno Galván. Trabajador infatigable, este año le ha sido concedida la Medalla al Mérito del Trabajo por parte de la Junta de Andalucía, que le fue entregada en el Pabellón de Marruecos el pasado 8 de julio, con la presencia del presidente de la Junta de Andalucía don José Antonio Griñán. Pero el mejor homenaje es el que le darán sus paisanos y amigos el próximo día 31 en el restaurante El Pardal, en La Puebla. Conociendo a este hombre, sé con toda seguridad que será para él el mejor reconocimiento, el día más importante de su ya larga vida. Para los que amamos el cante de La Puebla, Fernando es un hombre básico. No es que sea importante conocerlo para entender el cante de ese lugar: es que es imprescindible. Parte del éxito de La Reunión de Cante Jondo se le debe a este hombre sencillo y a su templo de lo jondo. El día que falte, que ojalá no se vaya nunca, las soleares y las tonás de Menese, las granaínas y las malagueñas de Diego Clavel, las seguiriyas de El Catato y las alegrías de Ana Ramírez, La Yiya, sabrán de una manera muy distinta. Lo bueno de La Reunión no suele suceder en La Fuenlonguilla, sino en El Central. Horas antes de que las guitarras abran la cita por bulerías los aficionados llegan a la plaza donde está este local y se ponen a hablar de las hazañas de Lola la de Lucena, de los ayes lastimeros de Juan Talega y Juan Mojama, de la soleá de la Sarneta y de los bordonazos de Diego del Gastor; el suelo de la plaza recién regado refresca el aire, que huele a jazmines recién cortados y a pan caliente; el sol se oculta por entre las copas de los olivos y el color anaranjado de la parte del cielo que da a Sevilla le confiere a La Puebla aspecto de pueblo encantado; y en El Central corre el vino como el agua por las cunetas en invierno y siempre hierve un perol de aceite al lado de una bandeja de boquerones frescos mientras Pepe el Cachas sueña, sentado en un taburete, con sus esponjosos codos apoyados en la barra de madera, con los pinceles de Francisco Moreno Galván mojados en manzanilla de Sanlúcar, como los del sevillano Virgilio Mattoni. Cuando el sol se ha puesto y el manto negro de la noche cae sobre los lustrosos tejados de La Puebla, los aficionados abandonan El Central con la promesa por parte de Fernando de que cantará por soleá al alba, después de la ronda por tonás. Tras la hemorragia de satisfacción que esa promesa les produce a todos lo de menos es que en La Fuenlonguilla suene o no la flauta. Nada es comparable a una letra por soleá cantada por Fernando el del Central. Cuando sea mayor -mucho más mayor, quiero decir-, desearía ser como Fernando el del Central. Me gustaría tener su voz para bordar la soleá por lo bajini y su fuerza para estrujar las manos de mis amigos al saludarlos. Eso de que te quieran en tu pueblo tiene que ser una cosa muy grande, como adoran a este hombre en La Puebla. Cuando sea mayor me gustaría ser como Fernando, conservar los dones de la bondad, la armonía y la sencillez; sentirme amado por la gente sencilla que entra en El Central con las botas manchadas de tierra y la ropa oliendo a pan caliente y a jaramagos; darle el punto adecuado a los boquerones fritos y cortar bien una tapa de queso; saber lidiar con moros y cristianos para que no falte nunca la armonía y tener la capacidad de amar a todos sin lastimar a nadie. Dios tampoco me concederá estos deseos, porque ni siquiera sabe que existo. Si me los concediera le rezaría una vez al mes, aunque sea en El Central.

27
Oct/2011

Surco ha podido salvarme la vida

A mi perro Surco

Surco a la edad de siete meses, con su adiestrador, Juan Regueira.

Surco a la edad de siete meses, con su adiestrador, Juan Regueira.

Anoche, como de costumbre y a pesar del mal tiempo que hacía en Mairena, saqué a Surco a hacer sus necesidades a una parcela vacía que hay cerca de casa. El viento era terrible y llovía ligeramente, aunque de una manera intermitente. A Surco le encanta esa parcela y siempre hace sus necesidades en ella, desde cachorro. Pero anoche no lo hizo y estuvo todo el tiempo inquieto, nervioso, como con ganas de que regresáramos a casa. Me miraba fijo a los ojos y no hizo por acercarse a la fachada de una casa a medio construir, donde siempre juega con alguna hierba. Viendo que no había manera, decidí volver a casa. Por la mañana, amaneciendo, lo saqué al campo y al regreso pasamos por la parcela, comprobando, estupefacto, que la fachada de la citada casa se había caído con el viento esa misma noche, seguramente media hora después de que nos alejáramos de ella. Por sus grandes dimensiones, de haberse caído anoche cuando estábamos junto al muro es probable que hoy no estuviéramos vivos ninguno de los dos. Estoy convencido de que Surco presintió el desastre y me salvó la vida.

23
Oct/2011

Día grande para La Gazapera en el pueblo de Mairena Alcor

La visita al mausoleo de Antonio Mairena fue de lo más emotivo del día. Fotos: Quico Pérez-Ventana

La visita al mausoleo de Antonio Mairena fue de lo más emotivo del día. Fue un momento para la nostalgia y el recuerdo. Fotos: Quico Pérez-Ventana

Como esperábamos, el II Encuentro de Gazaperos, celebrado el pasado sábado en la localidad sevillana de Mairena del Alcor en memoria de Antonio Mairena, resultó un rotundo éxito de participación: unas cincuenta personas venidas desde ciudades como Almería, Málaga, Córdoba y Sevilla, y de pueblos como Morón de la Frontera, Arahal, Pilas, Torredelcampo, La Algaba, Alcalá del Río, Coria del Río y Mairena del Alcor. El día comenzó cerrado, plomizo, como amenazando lluvia, pero al final salió el sol tímidamente y acabó calentándonos mientras recorríamos los lugares flamencos de Mairena. Fue emocionante visitar, con el crítico local Pedro Madroñal como documentado cicerone, el monumento de 1968, la Plaza Jiménez Sutil -donde se celebraron las primeras ediciones del Festival de Cante Jondo Antonio Mairena- y, sobre todo, el mausoleo del Maestro, obra de los hermanos Antonio y Jesús Gavira Alba, con la presencia de Jesús, que nos explicó con toda clase de detalles el proceso de creación de la regia obra y sus distintos elementos alegóricos.

El arahalense Emilio Gallardo junto a su esposa, en la visita a la Casa del Arte Flamenco Antonio Mairena.

El arahalense Emilio Gallardo Saborido junto a Rocío Tejedor, en la visita a la Casa del Arte Flamenco Antonio Mairena. Una hermosa peña, sin duda.

Para este crítico supuso una emoción muy particular porque estuvo en el entierro de Antonio Mairena y no había vuelto a pisar el camposanto mairenero desde aquella inolvidable tarde de septiembre de 1983, a pesar de que lleva seis años viviendo en este maravilloso pueblo de grandes cantaores y aficionados. Viviendo, sí, porque en Mairena no se habita, que es algo que se puede hacer en cualquier pueblo: se vive, que no es poco para los tiempos que corren. Emocionados después de haber bajado al interior del mausoleo y haber visto las tumbas de Antonio, de su madre, Aurora García Heredia, y de sus hermanas Rosario y Josefa, la expedición gazaperil se dirigió a la Casa del Arte Antonio Mairena, en la antigua Plaza de las Flores, que hoy lleva el nombre del gran maestro del cante andaluz. Esta hermosa plaza de Mairena huele todo el año a saetas por seguiriyas.

Momento de la visita al Castillo de Luna, donde contamos con los conocimientos de José Manuel Peña y Ricardo Sánchez Antúnez, alcalde de Mairena del Alcor.

Momento de la visita al Castillo de Luna, donde contamos con los conocimientos de José Manuel Peña y Ricardo Sánchez Antúnez, alcalde de Mairena del Alcor, para conocer tan bello castillo.

Sin tiempo siquiera para refrescarnos con una humilde cerveza, el alcalde de Mairena, Ricardo Sánchez Antúnez, y el gran artista local José Manuel Peña, autor de dos de las mejores portadas de la Feria de Abril de Sevilla, las del avión y el Costurero de la Reina, abrieron las puertas del Castillo de Luna para que conociéramos su historia y viéramos la Vega mairenera desde su atalaya, donde adivinábamos la egregia figura del celebérrimo arqueólogo Jorge Bonsor. Por último, una rápida visita al lugar donde se celebran cada año el festival y el concurso, que es un marco natural verdaderamente de ensueño: la Casa Palacio. Alfonso Marín nos esperaba en su mesón de la avenida de Antonio Machado, donde por fin pudimos refrescarnos adecuadamente y disfrutar de un fastuoso almuerzo a base de jamón de bellota, queso viejo, gambas blancas de Huelva, anchoas del Cántábrico con salmorejo, langostinos tigres de Sanlúcar de Barrameda, pimientos asados con ventresca de atún, lomo de bacalao con verduras salteadas y, de postre, delicioso helado con flan de la casa y caramelo.

El gran cantaor mairenero Juanmi Trozo fue de los primeros en cantar. A la guitarra, el Niño de las Cuevas.

El gran cantaor mairenero Juanmi Trozo fue de los primeros en cantar. A la guitarra, el Niño de las Cuevas. ¡Menuda seguiriya cantó el maestro!

Naturalmente, y como suele pasar en estos encuentros, los cantaores no podían esperar más y comenzaron a sonar las gargantas de los maireneros Juanmi Trozo y José de la Mena, la roteña Manuela Cordero, los almerienses Niño de las Cuevas y Ana Mar García, el pontanés Rufino Rivas y los arahalenses Pepe Aldabones, Conchi Pérez, Manolo El Ruizo, Paco Esquivel y Rafael Frías. Sin olvidarnos, claro está, de las guitarras del propio Niño de las Cuevas y su hijo Antonio, y del prodigioso violín de Ana Mar García Quero.

La arahalense Conchi Pérez, entregada totalmente al cante.

La arahalense Conchi Pérez, entregada totalmente.

La dura pero didáctica peregrinación por las calles del pueblo tuvo su feliz recompensa con una fiesta flamenca que se alargó hasta la media noche, ya en la terraza de Alfonso Marín, donde cantaoras y cantaores midieron sus gargantas y guitarras, con la agradable sorpresa para todos nosotros de un cantaor muy especial, el hermano de Alfonso, quien nos demostró que el cante jondo nace en lo más profundo del alma y puede habitar lo mismo en el pecho de un poderoso y bravo cantaor, como Juanmi Trozo, que en la suave garganta de un ser humano tan sensible y tierno como es Alberto Marín, que estuvo toda la noche no solo cantando, sino escuchando como se sabe escuchar en Mairena. Gazaperas y gazaperos sueñan con el próximo encuentro para cuya organización tenemos ya ofertas de pueblos como Arahal y Morón de la Frontera o de una ciudad como Almería, que es una perla que un día decidió emanciparse del Mediterráneo para dar brillo a toda Andalucía. El encuentro en Mairena del Alcor nos dejará a todos los gazaperos una profunda huella en el alma, sin duda alguna.

La familia García Quero, de Almería, en plena actuación. Así de hermoso es el Mesón de Alfonso.

La familia García Quero, de Almería, en plena actuación. Así de hermoso es el Mesón de Alfonso. A la derecha, Pedro Madroñal.

Fue un día mágico, de hermandad y buena armonía, de cante y de guitarra, de charla, de tertulia, de cariño. No hace falta decir que desde La Gazapera invitamos a todos los flamencos del mundo a conocer Mairena del Alcor, un gran pueblo donde cada esquina huele a cante grande, con estupendos cantaores y aficionados de los que ya hay pocos. Tan tranquilo es este pueblo, que ocurrió una anécdota, contada en el almuerzo por Paco el de Diputación. Cuando íbamos por una de las calles, en fila india, una lugareña le preguntó: “Oiga, ¿esto es un entierro?”. Y Paco, que es un mairenero de arte, le contestó: “Señora, ¿usted ha visto la caja por alguna parte?”.

De izquierda a derecha, José Manuel Peña, Ricardo Sánchez Antúnez, Manuel Bohórquez, Quico Pérez-Ventana, Carmen Arjona y Juani de la Algaba.

De izquierda a derecha, José Manuel Peña, Ricardo Sánchez Antúnez, Manuel Bohórquez, Quico Pérez-Ventana, Carmen Arjona y Juan Cabrera.

19
Oct/2011

Todo organizado para el II Encuentro de Gazaperos en Mairena del Alcor

Esta es la rotonda en la que hemos quedado, en la misma entrada de Mairena.

Esta es la rotonda en la que hemos quedado, en la misma entrada de Mairena del Alcor. 11.30 horas de la mañana.

Ya está todo organizado para el II Encuentro de Gazaperos, que celebraremos el próximo sábado, día 22, en Mairena del Alcor y en memoria de Antonio Mairena, con motivo del 50 aniversario del festival y el concurso que llevan su nombre. Se han apuntado hasta ahora unas cincuenta personas, que vendrán desde Ávila, Almería, Córdoba, Málaga y Sevilla, y de pueblos sevillanos como Pilas, Castilleja de Guzmán, Coria del Río, Morón de la Frontera, La Algaba, Arahal y Mairena del Alcor, entre otros.

La cita es a las 11.30 horas en la rotonda de El Quijote, en la misma entrada de Mairena, donde hay dos gasolineras de Repsol. Desde allí comenzaremos la ruta por los lugares flamencos de Mairena, como son el Mausoleo del Maestro, en el cementerio; para luego ir a la Casa Palacio, al Castillo de Luna y a la Casa del Arte Flamenco Antonio Mairena, en la Plaza de las Flores. Nuestro guía será Pedro Madroñal, conocedor como pocos del flamenco de Mairena, de donde es natural, además de ilustre gazapero y gran amigo. El actual alcalde de Mairena, Ricardo Sánchez Antúnez, que fue de los primeros en inscribirse, se ha ofrecido también para ponernos una persona que nos enseñe el Castillo de Luna, una auténtica joya digna de ser conocida. Acabada la ruta cultural, el almuerzo tendrá lugar en el Mesón de Alfonso Marín, que está justamente al lado de la rotonda de El Quijote.

Después del almuerzo, del café y la copa, y aunque no hay nada programado -solo cantará el que le apetezca-, será el momento de echar un buen rato de cante, que para eso se han apuntado algunos buenos cantaores de Mairena, como son José de la Mena y Juanmi Trozo, y el guitarrista y cantaor almeriense Antonio García, conocido por el remoquete de El Niño de las Cuevas, que vendrá acompañado de sus hijos Ana Mar y Antonio, dos jóvenes y prometedores artistas de Almería; y el gran Rufino Rivas, de Puente Genil. Además, estarán Conchi Pérez, Pepe Aldabones, Manolo Ruizo y Paco Esquivel, de Arahal, y Rafael Frías, el catedrático flamenco de mi pueblo. Más los que se arranquen, que alguno se arrancará.

Cada gazapero y gazapera se llevará una bolsa de regalos gentileza de El Correo de Andalucía. Espero, sinceramente, que pasemos un día inolvidable. Falta nos hace.

Si alguien se pierde puede llamar a este móvil: 625 83 28 70.

08
Oct/2011

Haremos el II Encuentro de Gazaperos

Fotografía con parte de los lectores de La Gazapera que acudieron a nuestra primera convocatoria.

Fotografía con parte de los lectores de La Gazapera que acudieron a nuestra primera convocatoria.

El pasado miércoles, día 12, acabó el plazo para apuntarse el II Encuentro de Gazaperos, que tendrá lugar en Mairena del Alcor el sábado día 22 de este mismo mes, como hemos venido informando desde hace algunas semanas. Ampliamos el plazo dos días más, porque algunas personas anularon su inscripción por distintas razones, lo que nos supuso una complicación a la hora de poder reservar el mesón donde tendrá lugar el almuerzo. Al final se han apuntado las personas que necesitábamos y haremos el encuentro. Auque el plazo se haya cerrado, el dueño del Mesón Alfonso me dijo ayer mismo que puede apuntarse quien quiera hasta el día 20, o sea, hasta el próximo jueves. Los que lo deseen puede hacerlo mandando un correo a pozonuevo.editor (a)gmail.com. Como ya saben se trata de quedar en Mairena del Alcor el día 22 a media mañana para visitar los lugares más representativos del flamenco mairenero, como son el Mausoleo de Antonio Mairena, sus monumentos, la Casa del Arte Flamenco y la Casa Palacio, donde se celebran cada año el festival y el concurso. Además, el alcalde de Mairena, Ricardo Sánchez, que se apuntó al encuentro hace algunas semanas, se ha comprometido a organizarnos una visita guiada al Castillo de Luna, una auténtica joya de la localidad. Sobre las 2.30 horas sería el almuerzo en el Mesón Alfonso, donde tenemos previsto echar un buen ratito de cante y de tertulia con gazaperos y gazaperas de Córdoba, Almería, Málaga y Sevilla.

Un abrazo.

06
Oct/2011

Y encima nos quieren colocar a todos…

A José Orozco

palmero 2

Tenemos a un nuevo palmero en Sevilla, don Alfonso Díez Estévez, el ya esposo de la Duquesa de Alba, doña Cayetana, a la que llaman “duquesa del pueblo” en los medios de comunicación de más arriba de Despeñaperros. ¿De qué pueblo hablan? ¿Duquesa del pueblo a una señora que llamó “gentuza” a los jornaleros del campo que fueron a protestar pacíficamente cuando la Junta le otorgó la Medalla de Andalucía? Así es, según los medios de comunicación nacionales que solo se ocupan de la Andalucía folklórica y político-corrupta, y no de la que ha prosperado y está a la cabeza de Europa en muchas cosas, aunque no sea en creación de empleo, que para eso ya están otras regiones más afanosas donde no duermen la siesta ni beben gazpacho debajo de los cobertizos a cuarenta y cinco grados a la sombra. A propósito del empleo, ¿no les parece una contradicción que los andaluces seamos la parte floja de la piel de toro y que los catalanes aún no hayan acabado la Sagrada Familia, con el paro que tienen, que este mes han batido el récord? Aquí no solo la habríamos finalizado ya, como terminamos la Giralda, el Estadio Olímpico y el tercer traje de boda de la Duquesa de Alba -esto último no era empresa fácil, la verdad, visto el resultado-, sino que le habríamos mandado la piqueta del alcalde palanqueta y hubiésemos puesto en su solar un cortinglés o un Ikea. Pero no solo tenemos en Andalucía a un nuevo e ilustre palmero más payo que un olivo, sino a un nuevo político belicoso, el señor Zapatero, el otrora apasionado pacifista que nos sacó de Irak para ganar las elecciones que lo llevaron a la Moncloa y ahora nos ha metido en el escudo antimisiles que ideó George Bush, el amigo de Aznar, para, según las propias palabras de Zapatero, “crear empleo en Cádiz”. ¡Qué manía con lo de lo de querer colocarnos a todos, con el poco tiempo que tenemos libre en Andalucía con tanto fútbol, bodas irreales y romerías! Rubalcaba ha dicho que con el nuevo impuesto a los ricos se van a crear unos trescientos mil puestos de trabajo, aunque no ha especificado en cuántos siglos. Así, sin anestesia ni nada. Mi primo Anacleto ya está temiendo que sea él uno de los trescientos mil afortunados en abandonar la oficina de desempleo, porque está recolectando las aceitunas del olivar familiar. Eso quiere decir que si no hubieran quitado el impuesto de los ricos no habría paro, aunque siempre he flaqueado en matemáticas. Pero lo que ya es la monda, es que Pepillo Blanco, el ministro de Fomento, esté bajo sospecha de haber cobrado comisiones de un empresario gallego. ¿Pepillo un corrupto? Debe de haber un error, claro. Cuidado, que este hombre tiene cara de mosquito, pero de mosquito honrado. O sea, que en España seguimos sin aburrirnos. Qué aburrimiento.

02
Oct/2011

Aunque me voy no me voy…

A los que saben irse

Rubalcaba y Guerra, dos longevos encantador de haberse conocido.

Rubalcaba y Alfonso Guerra, dos pájaros viejos encantados de haberse conocido.

Hace unos días, cuando los diputados abandonaban el Congreso dando por finalizada la presente legislatura, confieso que me llamó mucho la atención de que la mayoría quisiesen volver tras las elecciones generales del próximo día 20 de noviembre. Incluso los que llevan más de tres décadas como diputados. ¿Qué tendrá el poder? Actualmente no es un buen momento para ser político, por el desprecio que la ciudadanía española en general siente por ellos, aunque esto ha ocurrido siempre en España. O sea, que no es de ahora. Todos pensamos que ser político debe de ser un chollo, y en cierta medida lo es. ¿Alguna vez han visto ustedes quejarse públicamente a algún diputado de que tenga problemas con la nómina, las dietas o la paga de Navidad? El Estado es una empresa que mima a sus representantes en el Congreso, como las cajas de ahorro miman a sus directivos. Bueno, en realidad se miman ellos mismos poniéndose los sueldos que les da la gana y asegurándose un retiro millonario. Se quejan nuestros políticos de que en otros países están mejor pagados que en España, y puede ser cierto; que los medios de comunicación les atacan demasiado; que están sometidos a una gran presión social y permanentemente bajo sospecha; que tienen que dar a conocer sus patrimonios y, ahora, con lo de la crisis, algunos hasta se verán obligados a conducir sus propios coches. Si les seguimos apretando las clavijas seguro que nos vamos a quedar sin políticos, y tampoco es eso. ¿Con quiénes nos íbamos a desahogar? Lo de estar siempre bajo sospecha no lo entiendo, porque en España no existen políticos corruptos: son solo rateros que le roban al pueblo, dicho de manera más castiza, aunque no le guste al señor Artur Mas. Pero a pesar de estas quejas nadie se quiere ir del todo a su casa. Era conmovedor escuchar decir ese día a Alfonso Guerra que había recibido “muchas presiones” para que repitiera una nueva legislatura, la décima ya. Si la empieza y la acaba, que así será seguramente, el señor Guerra igualará un famoso y vergonzoso récord patrio: cuarenta años en el poder. ¡Cuánto hemos envejecido todos viendo al señor Guerra en el Congreso de los Diputados! Y al señor Manuel Chaves, a la señora Celia Villalobos, al señor Javier Arenas, al señor Duran y Lleida…

Los parlamentarios españoles son los más longevos del mundo, según he leído en alguna parte. Hay alcaldes del PP que llevan treinta años de diputados en el Congreso, y supongo que los habrá del resto de los partidos políticos. Menos mal que los hay que se van -o los echan: ahí están los casos de Felipe González y José María Aznar-, aunque nunca se acaben de ir del todo. Recordarán aquel fandango del cantaor onubense Paco Isidro: “Aunque me voy no me voy/ aunque me voy no me ausento/ aunque me voy de palabra/ pero no de pensamiento”. Tanto González como Aznar mejoraron sus patrimonios considerablemente antes y después de irse, pero aparecen a veces para dar lecciones y decirles a los presidentes de ahora cómo tienen que arreglar el paro y acabar con el terrorismo y la crisis económica. Ellos son la voz de la experiencia, claro, y en el caso de don Felipe, su experiencia en corrupción y mentiras no debemos menospreciarla; como tampoco debemos desdeñar la experiencia de Aznar en estrategia militar de vanguardia: localización de armas de destrucción masiva. No hay manera de perderlos de vista. ¿Saben por qué? Muy sencillo: porque la política es la mejor plataforma para seguir en el candelero, o en el candelabro, que diría la celebérrima filósofa española Sofía Mazagatos. Eso de salir todos los días en el televisor y meterse en todos los hogares españoles, en horas de almuerzo y cena, de desayuno y merienda, es algo a lo que cuesta renunciar. Imagínense que otro longevo del Congreso, Duran y Lleida, se fuera de la política. ¿Saldría más en la caja tonta este gran político? Probablemente, pero no todos los días. Y eso es renunciar a mucho. Tenemos que ser comprensivos con ellos.