13
Nov/2011

El cazador cazado

La pregunta a estas alturas es obligada: ¿La derogación del plan centro ha mejorado la movilidad en el Casco Histórico de Sevilla? Lo conocido en los últimos días hace que la respuesta sea confusa hasta para los propios sevillanos que clamaron en su día por la abolición. Las 16.000 multas impuestas por la Policía desde agosto desconcertaron a todos aquellos conductores que ansiaban campar a sus anchas y aparcar a los pies de la Giralda. Los repartidores estudian movilizaciones por la cantidad de multas recibidas en horarios de carga y descarga. Las cámaras fueron sustituidas por policías –un coste aún mayor para la ciudad– y los que se frotaban las manos con la promesa de barra libre sin leerse la letra pequeña de las ordenanzas en vigor vieron arruinada su hora feliz. El resultado es que la gente tiene más miedo que antes a entrar con su coche por determinadas accesos al casco histórico porque no sabe a qué atenerse. Antes, con el plan centro, había unas normas que podían gustar más o menos, pero eran claras. Ahora no. Y la incertidumbre ciudadana es lo peor para un gobierno.

Imagen-Grafismo-DS-13-11-11El Partido Popular tenía asumido que derogaría el plan –implantado por el gobierno de PSOE e IU– que regulaba el tráfico en el centro a través de cámaras. Tan claro lo tenía que lo incluyó como promesa electoral. Zoido sabía lo que no quería, pero a la vista de los hechos, para el centro aún no sabe lo que quiere.

El alcalde ha puesto en marcha distintas medidas sin demasiada ligazón que han vuelto a dividir a los sevillanos. El retorno de la  zona azul a una veintena de calles y la penetración de los autobuses de Tussam a la Plaza del Duque cuentan con partidarios y detractores, pero en la práctica ha supuesto el aumento del 7% en el parque de vehículos que accede al centro. Diríase que los únicos satisfechos al 100% serían los comerciantes, pero la mayor presión de coches se ha dado en las zonas residenciales del casco norte pues la zona comercial sigue bajo la amenaza de multas de la Policía Local, si bien se ha levantado el pie del acelerador para “dar un respiro al personal”, tal y como reconoció el edil de Movilidad, Demetrio Cabello. El resultado, en cualquier caso, ha deteriorado la calidad de vida en el centro por el incremento de contaminación y el enfado de los residentes. Incluso los vecinos críticos con el anterior plan reconocen que antes aparcaban mucho mejor y gozaban, en definitiva, de un centro más humano y vivible para ellos y sus familias

Juan Ignacio Zoido ha tenido una formidable oportunidad de apropiarse de las políticas puestas en marcha en el anterior mandato y rentabilizarlas con su marchamo. El plan centro estaba plagado de errores, pero suponía un buen punto de partida. Le hubiera bastado con replantearlo, mejorarlo escuchando a todos los colectivos y ampliar el horario de permanencia con flexibilidad para aprovechar el camino ya desbrozado y así apuntarse el tanto de la movilidad sostenible. El alcalde, sin embargo, optó por la solución más efectiva en el corto plazo –le daba votos– pero errónea respecto al modelo de ciudad, ése que hay que planificar con luces largas. Sevilla, con la invasión de coches, los semáforos en La Campana y la implantación de señalizaciones aleatorias e improvisadas en distintos puntos del Casco sin que exista, al menos en apariencia, una estrategia integral de la movilidad, ha sufrido una regresión que se hará mucho más evidente con el paso del tiempo.

Afortunadamente, las decisiones en materia de tráfico suelen ser reversibles. El alcalde y su equipo deben replantearse su actitud y volver a escuchar a los colectivos afectados. Zoido es el alcalde de todos los sevillanos y debe mirar por el interés general. Y los ciudadanos esperan de su alcalde soluciones a los problemas, no parches. Es cierto que la movilidad en el casco histórico no estará resuelta hasta que Sevilla no disponga de una red completa de Metro. Ése debe ser el objetivo irrenunciable y resulta de una tristeza sonrojante ver cómo priman los intereses electorales sobre los de los sevillanos. El Metro debe ser una cuestión de estado y situarse fuera de la confrontación política.

Mientras llega el Metro –aparcado por la crisis en la estación de los recortes– el alcalde debe poner sobre la mesa una alternativa seria y consensuada para mejorar el tráfico en el centro. Los populares ya han visto cómo la comisión de investigación que ellos mismos impulsaron bajo acusaciones de fraude del gobierno anterior les ha explotado en la cara al desmontarse todo su argumentario, basado en errores y falsedades que le convierten en el cazador cazado.

Quizá sea un buen momento para que Zoido, desde la sana autocrítica, ponga en marcha una alternativa seria que abandone ese pasado –tristemente recuperado– de caos y contaminación y se adentre en un modelo sostenible. Para ello sería bueno reutilizar las cámaras y dotar a Sevilla de un modelo flexible de regulación del tráfico con un sistema que ya funciona, tal y como se constató en la comisión de investigación. Así, los sevillanos sabrán que tienen alcalde y que éste tiene un plan.

One thought on “El cazador cazado

  1. Barquero

    Sí,el gran problema de Sevilla y de los sevillanos es la derogacion del Plan Centro.Ese es el argumento que llevan manejando desde hace mas de tres meses,contra el PP.
    Los EREs estan ahogando al PSOE andaluz y ahora concretamente Griñan pàrece implicado.Los >Presuuùestos de la Junta para el 2.012 son un engaño y van a servir solo como cohartada contra el PP,si gana en Andalucia.Las Agencia de Ratin,los malvados mercados,acaban de rebajar la calificacion de la Deuda de Andalucia,tenemos mas de 1.300.000 de parados y mas de un 50% de jovenes en paro,tenemos el mayor nivel de España en fracaso escolar,tardamos mas de 6 años en construir un tramo de 10 Km de la SE-40,tenemos una de Rentas mas bajas de España,….y el gran problema es la derogacion del Plan Centro,….pues nada a seguir así.
    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

To use reCAPTCHA you must get an API key from https://www.google.com/recaptcha/admin/create