Monthly Archives: Marzo 2010

29
Mar/2010

¿Y si Rosamar le cae bien a los sevillanos?

rosamarEn el PSOE parece haber diferentes opiniones, sensibilidades distintas respecto a cómo gestionar el relevo de Monteseirín al frente de la Alcaldía. La prueba evidente es la sensación de improvisación que el partido da en los tiempos y nombres que protagonizan la operación. La espantá tras intentar nombrar a Juan Espadas delegado del Gobierno y la consecuente desconsideración con Juan José López Garzón, que se enteró por los periódicos, es un botón de muestra de que a este puchero le faltan aún varios hervores.

  El sucesor. La dirección provincial del PSOE tiene claro que Juan Espadas debe ser el sucesor. Susana Díaz, la número tres del PSOE andaluz, quiere que la decisión se adelante a mayo o junio, aunque hasta hoy en el partido se daba por hecho que sería antes porque la salida de Espadas de la Junta lo tiene hoy de brazos cruzados. Mientras, Monteseirín ha pactado con Viera continuar en la Alcaldía hasta que todo se aclare. Varias semanas después de aquel teletipo letal sobre la renuncia del alcalde, lo cierto es que nada ha cambiado respecto a la situación de Monteseirín. Es curioso. El partido que ha logrado en tiempo récord resolver con éxito la sucesión de Chaves –nada más y nada menos– tiene enquistado el relevo de Sevilla a un año de las elecciones municipales. La hoja de ruta de Viera es clara: Rosamar Prieto relevará a Monteseirín como alcaldesa interina y Juan Espadas liderará por fuera su candidatura. Pero es ahí donde aparece la controversia que algunos muestran en el ámbito regional del partido. ¿Y si resulta que a la vuelta del verano Rosamar Prieto sale muy bien valorada en las encuestas?

 

¿Interina? Prieto es mujer y conecta con los sectores más conservadores de la ciudad. Además, ya ha dicho hasta en dos ocasiones que ella no será una alcaldesa florero, sino que se dedicará a gobernar la ciudad. “No seré una alcaldesa interina, seré la alcaldesa”, sentenció recientemente al ser preguntada. Desde San Vicente se ha dado orden de acallar cualquier crítica de los compañeros a la labor de Prieto Castro. Lo único cierto a día de hoy es lo mismo que decíamos hace semanas: no se puede descartar nada. Espadas es el elegido por el PSOE sevillano, pero mientras no sea designado formalmente pueden pasar muchas cosas. Cuantas más ocurran, mayor será la evidencia del fracaso en la gestión del relevo en la capital más importante que el PSOE tiene en España.

 

 El Guadalquivir. Monteseirín estuvo lanzando señales los días pasados sobre el ofrecimiento de su partido para presidir el nuevo consorcio del Guadalquivir, una herramienta netamente inversora que distribuirá decenas de millones de euros para convertir al río en motor turístico y económico de Andalucía. El alcalde se entrevistó con Zapatero en Sevilla para mostrarle su proyecto Cauce Vivo, para recuperar las riberas del río. Como él mismo dice: ¿casualidad o causalidad?

  Ciudad Judicial. Begoña Álvarez tomará posesión hoy como consejera del Consejo Consultivo de Andalucía con la espina clavada de no haber desbloqueado la Ciudad de la Justicia. La ex consejera diseñó junto a Juan Espadas una operación para rehacer el proyecto, edificando sólo en las parcelas de propiedad municipal, sorteando así los problemas generados por la impugnación del PGOU por parte del Estado. Días antes de irse, el Puerto también impugnó el plan parcial. Demasiados nudos para un proyecto que nunca fue una demanda ciudadana. La propia Junta se metió sola en el embrollo. Al nuevo consejero, Luis Pizarro, le tocará fajarse ahora.

 

Las setas. Tras la última y millonaria inyección económica aprobada por el Ayuntamiento, la empresa concesionaria Sacyr ha vuelto a pegar otro apretón al Consistorio, al exigirle nuevas cantidades para continuar las obras previstas. El proyecto de los parasoles pende de un hilo por los continuos agujeros financieros que se deben tapar. Si Celis cambia el Consistorio por la Consejería de Empleo ¿Qué (d)edil asumirá el reto?

22
Mar/2010

Me encanta cómo ha quedado la calle Asunción

Es imposible que, aplicando la estricta objetividad, alguien pueda mantener que la calle Asunción ha perdido con la peatonalización. Si yo fuera propietario de una vivienda, estaría agradecido por ganar para mi familia una avenida peatonal, vivible, humana, ajena a la dictadura de la contaminación y los coches privados que contarán, no obstante, con alternativas de paso en las vías perpendiculares. Habrá que corregir los problemas con la carga y descarga y otros que surjan, pero hay garantía de acceso a los garajes privados y al transporte público. Si yo viviera en Asunción, daría las gracias al ayuntamiento y al alcalde.

 

 El comercio. Si yo fuera comerciante de la calle Asunción y alrededores, estaría realmente quemado. Las obras del Metro, la sempiterna reurbanización de República Argentina y la obra peatonal de Asunción han provocado un daño –en algunos casos irreparable– a los establecimientos tradicionales de la zona. Están en su derecho de exigir compensaciones y rebajas fiscales. Pero es difícil creer que 90 comercios hayan tenido que cerrar por las obras tal y como sostiene la patronal del comercio. La crisis y la falta de innovación y creatividad habrán sido esenciales también para justificar la pérdida de negocios. Si yo fuera empresario en Asunción, miraría al futuro con esperanza. Si son capaces de aguantar, sus locales se revalorizarán como ocurrió en su día con Tetuán.

 

Transporte. Porque Asunción no será una isla. Habrá una avenida magnífica para pasear, con la mayor estación del Metro a sólo unos metros. Los potenciales clientes dispondrán también dos grandes aparcamientos públicos subterráneos en la Plaza de Cuba y en Virgen de Luján. Y más pronto que tarde, cuando los líos administrativos y la crisis lo permitan, Los Gordales se convertirá en un foco de atracción universitaria y comercial. Definitivamente, si yo fuera vecino o comerciante de Asunción, encontraría motivos para sonreír al futuro pese a la crisis. Y no se me caerían los anillos en reconocer la gestión que ha llevado a cabo el gobierno municipal.

 

Nuevo Metro. Los concejales de Movilidad y Urbanismo, Francisco Fernández y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis estuvieron toda una mañana reunidos con los técnicos de la consejería de Obras Públicas para analizar los proyectos de diseño de trazados de las líneas 2, 3 y 4 del Metro. Hay acuerdo respecto a la prioridad. Las obras comenzarán por el tramo de la línea 3 que va desde El Prado a Pino Montano. El acuerdo incluye que el tramo vaya en subterráneo. La segunda obra, que se intentará compatibilizar en la medida de lo posible, es el tramo de la línea 2 que une Sevilla Este con Santa Justa y la Puerta Osario. Este último tramo se podría cubrir con el tranvía tal y como avanzó el alcalde recientemente. Ésa es la prioridad, pero será muy difícil que las obras puedan comenzar antes de las elecciones. Si acaso, un acto testimonial de la primera piedra que no vulnere la ley electoral. La línea 3 iría en superficie por la Palmera, pero ese debate está hoy aparcado.

 

PP en positivo. El candidato a la alcaldía por el PP, Juan Ignacio Zoido, ha presentado una batería de medidas contra la crisis. No son la panacea. Algunas ya están en marcha, otras con recopilaciones de lugares comunes y queda alguna aprovechable. Lo importante, sin embargo, es que el PP empieza a lanzar mensajes constructivos en lugar de destruir como venía haciendo hasta ahora. Si Zoido aparca la demagogia, el efectismo y el populismo cortoplacista y se dedica a explicarle a los sevillanos qué piensa hacer con la ciudad si logra la alcaldía, entonces el PP estará en mejores condiciones de poder obtener la mayoría absoluta .

La pista del millón. Es difícil que nuestra sociedad asuma que alguien, desde el anonimato, ofrezca un millón de euros por humanidad para que los padres de Marta dejen de sufrir. Los recientes comentarios de las defensas de las partes cuestionando el proceso –que cuenta con el apoyo del Gobierno y la familia–, son frustrantes. Ojalá todo eso sirva para algo.

16
Mar/2010

Ojalá sirva para algo

Un millón de euros por una pista fiable de Marta es una tentación, sobre todo para alguien del entorno de los imputados que, antes de las detenciones, fuera confidente de alguna indiscreción que hoy no se atreve a revelar por miedo.

 A estas alturas, tras 600.000 euros públicos invertidos en cuatro búsquedas frustradas y una familia desesperada y desgarrada de dolor, un ciudadano anónimo ha puesto a prueba el aserto de que no hay nada que el dinero no pueda comprar. Lo hace exclusivamente por humanidad, movido por un sentimiento solidario forjado a golpes de periódico. La Policía lo sabe y por eso apoya la operación. Un respaldo que podría además desatascar una investigación en punto muerto.

En este proceso no hay ánimo de juzgar. El donante tampoco parece quere erigirse en guardián de la moral. Tan sólo quiere que aparezca Marta y que su familia deje de llorar al aire y descanse al hacerlo en una tumba. Detrás de un crimen, nada suele ser lo que parece. Una supuesta vidente en trance que señala un lugar podría ser en realidad una persona que sabe algo y no se treve a comunicarlo directamente a la Policía por miedo. Al otro lado del teléfono activado por el abogado, una voz anónima podría intentar solucionar su vida económicamente, ayudando de paso a recomponer en lo que se pueda el universo roto de Antonio y Eva.

La iniciativa, por tanto,  no parece buscar un nóbel, tampoco una rentabilidad mediática personal ni de influencia sostenida en el tiempo a costa el dolor. Por los datos que hay, lo que parce haber detrás de esto es un ciudadano de bien -que se habrá ganado con su esfuerzo y fortuna el millón que hoy pone en la mesa-, conmovido por la desesperación de una familia. Ojalá sirva para encontrar a Marta, porque a los culpables, ya los encontró la Policía.

16
Mar/2010

La hoja de ruta de Espadas hacia la alcaldía de Sevilla

La dirección provincial del PSOE ha consensuado con Griñán que Juan Espadas sea el candidato socialista a la alcaldía. Para ello se dispone a diseñar una hoja de ruta con unas premisas básicas. Esta semana, José Antonio Viera pretende convocar a Alfredo Sánchez Monteseirín para pactar su relevo, que en cualquier caso se produciría tras la Semana Santa y siempre de acuerdo con los niveles superiores del partido: con los tres. El PSOE propondrá que la números dos de la lista, Rosamar Prieto, sea nombrada alcaldesa e intentará acelerar el nombramiento de Juan Espadas como candidato para hacerlo coincidir con la toma de posesión de Prieto Castro. Espadas abandonará la Consejería de Vivienda, pero no entrará en el Ayuntamiento. Saldrá de la Junta para dedicarse en pleno a la ciudad y, sobre todo, para evitar que la cartera de Vivienda se convierta en el pim pam pum de las críticas de la oposición.

 

Relevo sin ‘mancha’. Espadas no entraría en el Ayuntamiento como delegado no electo. La dirección el PSOE piensa que sufriría el desgaste de las críticas diarias de Zoido y tendría que gestionar un momento extremadamente delicado con proyectos en marcha que no conoce y con casos muy turbios bajo investigación judicial como Mercasevilla.

 .

La oficina paralela. El partido piensa dar “cobertura institucional” a Espadas para impulsar su conocimiento y valoración ciudadanas, que en la actualidad no llega al 10%. No ha trascendido el cargo que podría desempeñar, aunque incluso cabría la posibilidad de que ejerciera sólo como candidato a la alcaldía con una oficina propia paralela al ayuntamiento y un apretadísimo calendario de actos y reuniones con los distintos colectivos y asociaciones vecinales de la ciudad para darse a conocer. La oficina del candidato no escatimaría en medios ni esfuerzos para dar esa cobertura a Espadas como alcalde in pectore. Rosamar Prieto, mientras, sería una figura más representativa que de gestión. La duda está en qué equipo se haría cargo del día a día, negociaría los proyectos estratégicos en los que se ha embarcado el ayuntamiento y serviría de correa de transmisión con la oficina del candidato.

 

¿Integración?. Hoy por hoy, los concejales con mayor peso específico en el ayuntamiento son Celis y Francisco Fernández. Ambos gestionan los proyectos más importantes junto con Manuel Machena, encargado de supervisar la agrupación de interés económico municipal que engloba a las grandes empresas municipales. ¿Cuál sería su papel en este inédito escenario de alcaldesa transitoria y candidato externo? Celis ya ha dicho que hará lo que le diga su partido, pero a nadie escapa que su nivel de protagonismo municipal podría provocar tensiones a la hora de desviar el protagonismo que necesita el nuevo candidato.

 

El alcalde decide.  ¿Pactarán Viera y el alcalde su salida esta semana? No parece probable. Monteseirín no hará nada sin hablarlo antes con el partido, en referencia también a Griñán y José Blanco. El nuevo secretario regional del PSOE confirmó el domingo en El País que el alcalde no le ha comunicado su marcha y que si lo hace, “Tendrá que ir a decírselo”. Monteserín no se irá sin más. Antes acordará con el partido una salida y, sobre todo, exigirá saber qué pasa con su equipo y su grupo de concejales afines.

 

Asalto peligroso. Si la transición se hace correctamente, apelando a la unidad de todos para ganar Sevilla, no habrá problemas. Pero Monteseirín podría enrocarse si se confirman algunas voces de la ejecutiva provincial que plantean modificar cuanto antes las estructuras municipales y poner perfiles afines a Viera en los puestos clave del consistorio y las empresas municipales. Monteseirín se considera un alcalde ‘de primarias’con legitimidad para ser escuchado en sus recomendaciones.

 

La coyuntura. La fórmula elegida por el PSOE para la alcaldía es desconocida, inédita. ¿Y si las encuestas respaldaran a Rosamar Prieto tras el verano?

09
Mar/2010

El fantasma de la Madrugá

El próximo 21 de abril se cumplirán diez años de los graves incidentes de la Madrugá del Viernes Santo del año 2000 que desataron el pánico y supusieron un punto de inflexión en la noche más hermosa de Sevilla. Desde entonces, nada volvió a ser igual. Primero, porque lo ocurrido –que milagrosamente no acabó en tragedia– puso en evidencia la asombrosa fragilidad de nuestra Semana Mayor. Segundo, porque una década después nadie ha dado una explicación lo suficientemente sólida como para convencer a los sevillanos y tranquilizar a las hermandades. Como nadie sabe realmente qué pasó, en el subconsciente colectivo existe la percepción de que podría volver a ocurrir en cualquier momento. De hecho, el año pasado se produjeron incidentes y se reabrieron esas heridas que tanto dañaron a nuestra fiesta mayor. De ahí que los hermanos mayores de la Madrugá se hayan reunido para exigir al menos diez policías para cada cortejo, sabedores de que el blindaje sacrifica la estética pero sólo la seguridad nos devolverá aquellas madrugadas mágicas en las que no hacía falta más que disfrutar de lo vivido. Esa misma seguridad que demanda la Madrugá es la que alega el Consejo de Cofradías al plantear el cambio de la Carrera Oficial a la Magdalena. Y quizá convendría valorar la propuesta si satisface a las hermandades, aumenta sus ingresos, mejora la estética y contribuye a una Semana Santa más segura en la que se reduzca al menor margen posible la posibilidad de que la histeria se apodere de Sevilla y nadie sea capaz de saber por qué.

09
Mar/2010

¿Quo Vadis Monteseirín?

Griñán está muy preocupado por Mercasevilla y su incidencia, no sólo en el gobierno local, también en la propia Junta. Quizá ese estado de tensión pudo llevar al presidente andaluz a precipitar el anuncio de la renuncia de Monteseirín y vincularlo a la sentencia del Supremo que envía a la cárcel a un colaborador. Pueden llegar más problemas a la casa rosa procedentes del mercado de abastos y Monteseirín ha pagado los platos rotos con un teletipo envenenado. Un castigo injusto para un alcalde de Sevilla.

 

 Las conjeturas. El anuncio de la marcha del alcalde ha disparado las conjeturas sobre su relevo. Todos opinan y muchos juegan a aprendiz de brujo. A estas alturas parece claro que Monteseirín no agotará el mandato y su salida se hará en breve y de acuerdo con el partido por más que su carta de despedida haya sido una estrategia de presión, quizá demasiado blanda para las consecuencias de su abrupta salida.

 

Tranquilizar. Nadie en el PSOE podrá a estas alturas tener autoridad moral para pedirle que, desnudo y desarmado, se quede y aguante 14 meses de acoso. Aún así, la política nunca es una foto fija. De hecho, Monteseirín ha convocado a su grupo municipal para normalizar las cosas, explicarles la situación y pedirles que se dediquen a gestionar el momento estratégico que vive el Ayuntamiento en cuanto a proyectos urbanísticos, de movilidad y medidas anti crisis. El alcalde pretende así lanzar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos antes del congreso del fin de semana. Sólo él debe saber -si lo sabe- cómo y cuándo se irá.

 

El efecto Rosamar. Si se va Monteseirín, entra Rosamar Prieto como alcaldesa interina y en julio se nombra un candidato externo, el PSOE habrá tenido tres referentes distintos en menos de un año, con el consiguiente desconcierto para la militancia y la ciudadanía y la indisimulada sonrisa del Partido Popular. Con esa hoja de ruta, inédita en los ayuntamientos de España, el PSOE pondría en riesgo su credibilidad con algo tan importante como la alcaldía de Sevilla. Un relevo de Monteseirín por Celis no necesita explicación en la actual coyuntura con los grandes proyectos estratégicos en marcha en la ciudad. Si el PSOE pone a Rosamar Prieto –una gran edil de Fiestas Mayores– al frente del modelo de ciudad en su fase más crítica, tendrá que explicarlo. Y el PSOE no está ahora mismo para dar muchas explicaciones sino para aportar soluciones a los problemas de la gente. O atina en su hoja de transición o puede perder Sevilla y dar al PP la escalera que le hace falta a Javier Arenas para asaltar a Griñán en las autonómicas de 2012.

 

Zoido solidario. En el PP existe un sentimiento agridulce con la salida de Monteseirín. Más agrio que dulce porque su estrategia estaba basada en atacarle como el peor alcalde de la democracia y presentarle como rehén de Torrijos. El viernes, Juan Ignacio Zoido pidió a los suyos no hacer leña del árbol caído y mostrar respeto institucional por alguien que aún es alcalde de Sevilla más allá de un adversario político. Un gesto que le honra.

 Los relevos. La opción de Alfonso Guerra está descartada por Griñán. La de Celis, por una parte de la dirección provincial. La de María Jesús Montero, por ella misma. Juan Espadas aspiraría a cotas más altas y con Viera nada es descartable, incluido su posible retorno al mismo ayuntamiento del que tuvo que salir por la puerta de atrás. Jugar a adivino hoy es errar seguro o acertar de casualidad. Porque aún no han decidido los que tienen que hacerlo en última instancia: Zapatero y Blanco. En función de eso, a día de hoy es imposible descartar nada, ni siquiera un proceso de primarias. Lo único cierto a día de hoy es que Monteseirín no repetirá y que su intención es seguir en el partido fuera de Sevilla, quizás como gestor en alguna empresa pública. El alcalde necesita tomar distancia para que se valore su trabajo y su legado. Seguir aquí sólo serviría para que los francotiradores siguieran disparando a quien merece el máximo respeto institucional como servidor público e impulsor de avances importantes en Sevilla.

04
Mar/2010

No se puede descartar nada

Monteseirín está cansado y Griñán está muy preocupado. El alcalde ha aguantado durante diez años una permanente campaña de descrédito que ha tapado sus logros y acrecentado sus errores. El Presidente de la Junta teme que las sentencias e investigaciones judiciales sobre Mercasevilla le hagan perder la capital de Andalucía a manos del PP, lo que significaría una formidable plataforma para que Javier Arenas le dispute las autonómicas de 2012. El alcalde no se ha visto respaldado por las direcciones provincial, regional y federal del partido y las encuestas le han vuelto a recordar que su nombre le resta a la marca. En dos ocasiones, ha tenido fuerza para remontar. Ahora ya está solo, sin asidero orgánico.

 

El partido tenía previsto hacer pública la decisión de Monteseirín en torno al congreso extraordinario del 12 de marzo, pero la sentencia del Tribunal Supremo que envía a la cárcel a un colaborador del alcalde y un empresario ha precipitado el anuncio, perjudicando aún más la imagen de Monteseirín. Tanto él como el partido coinciden en que agotará el mandato, pero todos saben que el alcalde será a partir de ahora un blanco perfecto para la oposición y para los colectivos que lo han asaeteado en estos meses. Si le han perdido el respeto como alcalde, no imaginemos lo que serán capaces de hacerle ahora que saben que no será el interlocutor válido del PSOE_para los próximos cuatro años. Quizá por eso, el PSOE tendrá que adelantar la designación del candidato a candidata al mes de julio, coincidiendo con los nombramientos en las ciudades donde no se gobierna.

 

Uno de los puntos débiles de la hoja de ruta es que la gente ya sabe que Monteseirín no repetirá, pero no quien lo sustituirá. El problema es que ni siquiera lo saben en el propio partido, lo que acrecienta la incertidumbre, genera tensiones y distrae de la tarea de gobierno. A día de hoy son tres los nombres que cuentan con más opciones para ser candidatos socialistas a la alcaldía. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis es el más conocido y valorado en las encuestas, se sabe al dedillo –lo ha diseñado él– todo el engranaje municipal y cuenta con el reconocimiento de José Antonio Griñán, pero no con el de la dirección provincial, que lo considera contaminado por su cercanía a Monteseirín. El partido sabe, sin embargo, que cualquier decisión respecto al candidato debe hacerse con la anuencia de Celis porque él controla la mayoría de las agrupaciones de la capital. La segunda opción es el consejero de Vivienda Juan Espadas, que ya ha cubierto el hito de su consejería con la Ley de Vivienda y es un hombre de ideas claras, pocas aristas y una formidable capacidad de gestión. Su escaso grado de conocimiento es el punto débil para que hoy sea un mejor alcalde que candidato. El tercer hombre es José Antonio Viera, secretario provincial, valorado en las encuestas y con amplia experiencia en la gestión. Su opción no es descartable pese a que Monteseirín lo considera un enemigo íntimo y pondría trabas a su designación.

 

El adiós de Monteseirín, confirmado ayer, marca un punto de no retorno que, lejos de trasladar a la militancia y la ciudadanía una hoja de ruta consensuada por todos, se antoja a día de hoy como un escenario abierto, de imprevisibles consecuencias. La composición de la nueva ejecutiva regional y la configuración del nuevo gobierno de Griñán arrojarán claves importantes sobre Monteseirín, su sucesor y, sobre todo, las posibilidades reales del PSOE de mantener la alcaldía. No se puede descartar nada.

03
Mar/2010

¿Quién sustituirá al alcalde?

Griñán ha confirmado lo que era un secreto a voces: Monteseirín no repetirá como candidato a la alcaldía de Sevilla en 2011 después de tres mandatos consecutivos en los que sólo ganó una vez las elecciones. Volver a tentar a la suerte habría sido un suicidio colectivo de los socialistas. Tal es el desgaste que soporta el regidor, al que a partir de ahora, paradójicamente, se le empezará a mirar con otros ojos que permitirán valorar mejor la importante transformación que ha puesto en marcha en la ciudad (con todos los defectos que se le quieran buscar, pero con efectos muy positivos en la calidad de vida de los sevillanos).

 

La noticia ha saltado en el peor momento para el alcalde, al coincidir con la ratificación del Supremo de las penas de cárcel para dos colaboradores suyos por el caso de las Facturas falsas, pero Monteseirín podrá respirar más tranquilo, sobre todo si Griñán ya le ha señalado el camino por el que irán sus legítimas aspiraciones políticas y profesionales. 

 

  Todo dependerá, en cualquier caso, del congreso extraordinario  que el día 13 de marzo aupará a Griñán a la secretaría general del partido. Su resultado determinará  si el PSOE sigue adelante con la estrategia de agotar el mandato y trabajar con un candidato externo (Juan Espadas) o precipitar el relevo de Monteseirín por Gómez de Celis. Ése es ahora el debate. La dirección provincial socialista ha optado por la primera. Griñán preferiría la segunda opción, sabedor de que la situación en Sevilla requiere mucho más que una transición tranquila para dar la vuelta a las encuestas. Lo peor que le podría pasar a Griñán es que el PP ganara Sevilla en las municipales, porque ésa sería la plataforma de Arenas para el asalto a la Junta. De cómo quede el congreso socialista de los días 12 y 13 de marzo, dependerá todo. Monteseirín ya respira tranquilo. Su equipo es el que debe tener ahora la respiración entrecortada.