Monthly Archives: Septiembre 2009

29
Sep/2009

Caso Marta: no cruzar las líneas rojas

Los agentes de la Policía Nacional empiezan a estar hartos de las duras acusaciones que soportan cada día que pasa sin que aparezca el cuerpo de Marta del Castillo. Tras meses de estoico silencio y ante el torpedeo inmisericorde y gratuito proveniente de familiares y sectores interesados o desinformados, los mandos policiales han comenzado a revelar públicamente detalles que desmontan el argumentario, convertido ya en deporte nacional, contra su trabajo en el caso Marta. Por lo pronto, el Jefe Superior, Enrique Álvarez Riestra ha declarado cosas que nunca había dicho en público: la primera, que lamentablemente no han podido interrogar a los acusados más que las 72 primeras horas, -en las que todos confesaron el crimen aunque no fuera posible localizar el cuerpo-. Nunca más han contactado con ellos, por lo que no han podido usar sus técnicas de interrogatorio ante los numerosos matices -e incluso golpes de timón- que ha ido adquiriendo el caso en los ocho meses transcurridos desde la desaparición. ¿Se trata de una velada alusión al juez, Francisco de Asís Molina, que no permitió en los interrogatorios la presencia de ningún agente para asesorar las preguntas?. También se colige un mensaje a la familia de Marta, que denunció en reiteradas ocasiones la tardanza de la Policía en reaccionar la  noche de la desaparición. “Cuando se puso la denuncia a las 2.30, Marta ya estaba muerta y desaparecida. No se puede entrar en un domicilio sin mandamiento judicial”, dijo Riestra, quien no perdió sin embargo la sensatez al reiterar su solidaridad con el dolor de la familia. Los agentes, sin embargo, se están rebelando en silencio apretando los puños. No creen justo que se les critique cuando se han dejado la piel, vomitando durante semanas entre montañas de basura putrefacta o, como hace diez días, recorriendo kilómetros de cañerías repletas de aguas fecales en Camas, literalmente con la mierda al cuello, como atestiguan las fotos que obran en poder del juez. Objetivamente, el caso Marta es el que más medios policiales ha desplegado y en el que mayor inversión pública se ha realizado y el que más evidencias genéticas ha recogido -hasta 153- sin que aparezca el cuerpo. La Policía ha tenido que pagar de su bolsillo, -que es el de todos- los 240.000 euros que costó la búsqueda fallida en el vertedero. Los mandos policiales nunca perderán la compostura, pero el sentido común alerta del peligro de cruzar ciertas líneas rojas, como ya se intentó en su día con el debate de la cadena perpetua, azuzado desde la política por puro electoralismo. Todos deseamos que la familia de Marta pueda al fin llorarla y descansar con ella en paz. Mientras tanto, la gente no debería buscar más culpables, porque a esos ya los han cogido. Fue la Policía.