22
Mar/2015

Todos bisagra

Si esta noche pasa lo que se viene barruntando en las encuestas y en la calle asistiremos al fin de las mayorías absolutas y a la entrada de una pluralidad inédita de partidos en el Parlamento andaluz. Ambos sucesos van de la mano. El bipartidismo imperfecto ha muerto, ya veremos si poco o mucho, y si para siempre o sólo por un rato. Lo empezaremos a saber cuando las urnas se abran, pero todavía será pronto. Al ser que se ha ido engendrando desde las últimas elecciones hay que darle su tiempo para que gane en confianza y autonomía.

Lo que nazca esta noche no se parecerá a nadie en concreto, pero a la vez se parecerá a todos. Así que, padres y madres, absténganse de atribuirse el parecido en exclusiva. El niño de tener cara de algo es de foto de familia, por eso es tan distinto de los otros que le precedieron. Sin embargo, terminará por parecerse a quien mejor lo eduque y lo entienda y ésta no va a ser tarea fácil. Si dejamos a un lado la que puede ser primera tentación, tirar de sus brazos y piernas cada uno desde un lado –algo nada recomendable para la salud del bebé–, tendremos que pensar en otras opciones de mayor sentido común. Muy pronto advertiremos que las decisiones colectivas se adoptan más racionalmente cuando se habla, se discrepa, se acuerda y luego se vota, porque lo contrario es la inacción y el desgobierno, una actitud que te lleva irremediablemente a la parálisis, y no estamos para estos lujos, sería una auténtica irresponsabilidad.

Hoy elegimos un Parlamento de representantes, sin mandato imperativo, con la misión de hacer gobernable una tierra que lo necesita. Y no existe foro más indicado para parlamentar, para alcanzar acuerdos y tomar decisiones que el que toma su nombre de aquello que nos hace racionales, la palabra. El 22M no es el final de nada sino el principio de la nueva legitimidad que de las urnas resulte. La sociedad, todos y cada uno de nosotros, hemos tomado nuestra decisión política; el Parlamento es sólo la síntesis de esa voluntad.

Así pues, bienvenidas sean las bisagras, y cuántas más mejor, porque vamos a tener que construir espacios de encuentro estables para tomar decisiones importantes. Pongan aceite en su voto, a ver si así conseguimos que las bisagras no chirríen demasiado.

 

14
Mar/2015

Gobernar en precario: ¿Elecciones 2016?

Si Susana Díaz disolvió el Parlamento andaluz para ganar en estabilidad o, como ella dice, alcanzar un gobierno fuerte, se ha podido equivocar. Todas las encuestas indican una muy alta volubilidad del voto, con  un gran número de indecisos. Las incógnitas son múltiples: cuánto pueda llegar a caer el PP o cuál sea su voto oculto, cuál será la verdadera dimensión de la fuerza de Podemos o de un Ciudadanos emergente, cuál la caída real de IU, y así hasta llegar al núcleo del asunto, si el PSOE aguantará tanto como esperan sus dirigentes o si sólo retendrá una mayoría muy alejada de la ansiada absoluta.

El escenario que se barrunta es incierto y de unas dimensiones hasta ahora desconocidas. La ausencia de equilibrio tiene una dimensión general, de tal forma que las opciones de gobierno en Andalucía quedarán condicionadas por lo que ocurra fuera de ella. Podría ocurrir que las fuerzas políticas minoritarias impidieran la formación de un Gobierno presidido por Díaz, abocándonos con ello a repetir las elecciones en el mes de junio. Sin embargo, esta opción es poco probable, pues no creo que los ciudadanos perdonen a quien juegue a crear desgobierno gratuitamente. Tal vez lo más probable sea que algunos de los partidos políticos de la oposición se abstenga en la investidura de Díaz, permitiéndole que pueda conformar un gobierno en minoría. A cambio de qué se abstendrán es la cuestión que quedaría por saber. Pero en una primera fase nadie va a querer comprometerse en firme y como mucho asistiremos a vagos compromisos dilatorios hasta las elecciones generales. Y este ganar tiempo es la clave con la que podrá entenderse lo que ocurra a partir del 23M.

La composición y supervivencia del gobierno andaluz va a depender de lo que resulte en las elecciones municipales y generales. Hasta diciembre de este año no tendremos gobiernos estables en esta nueva época de inestable pluralismo. Los pactos en Andalucía quedarán así  inevitablemente condicionados por los pactos locales y por el acuerdo que se alcance para conformar gobierno en Madrid.

Por eso hago votos para que las cosas en Europa no se compliquen mientras por aquí aprendemos a convivir con tanta minoría. Todo es cuestión de cultura y tiempo.

11
Mar/2015

Debates, televisión y espectáculo

Cuando vas ganando no es bueno exponerse, y menos en televisión, un medio de comunicación donde cualquier gesto fuera de lugar o una palabra inoportuna o más sudor de la cuenta pueden llevarte a la ruina en un segundo. Los debates son la oportunidad para los que, teniéndolo todo perdido, no pueden más que ganar o quedarse como están.

A Nixon le ocurrió cuando se enfrentó a un joven Kennedy que preparó el debate a conciencia, hasta tomó el sol para acentuar sus atractivos rasgos y se dejó maquillar por manos expertas. Nixon, que de telegenia no sabía nada hizo justamente lo contrario: llegó al debate sin afeitar, con aspecto de cansado y no consintió que nadie lo embadurnase con ningún cosmético. Luego cometería el imperdonable pecado de menospreciar públicamente a su contrincante al no mirarlo nunca directamente a la cara. Dicen los expertos que Nixon ganó el debate entre las personas que lo siguieron por la radio, pero que lo perdió estrepitosamente para los que lo vieron por una televisión que acaba de llegar a miles de hogares norteamericanos. Era 1960, año del primer debate televisado y fecha de nacimiento de la política espectáculo.

Los candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucí­a momentos antes de comenzar el debate del lunes.  / Pepo Herrera

Los candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucí­a momentos antes de comenzar el debate del lunes. / Pepo Herrera

Susana Díaz era la que más tenía que perder, quizás por eso pareció estar incómoda en los primeros compases de un debate en el que los tres tenores hicieron gala de un temple sobrehumano. Ni tan siquiera en el cruce de acusaciones sobre corrupción surgiría un televisivo momento de indignación. Susana sabía perfectamente dónde iba a recibir, pero había practicado bien el contraataque. El resto lo conocen: el PSOE es muy hábil a la hora de ofrecerse como el cambio de sí mismo. De lo que no estoy tan seguro, sin embargo, es de que Susana Díaz lo tenga todo ganado. Sus auténticos rivales no estaban presentes en el debate y Juanma Moreno no era el sparring adecuado. Esas ausencias empequeñecieron el debate y a Susana.

El candidato del PP tiene un problema. Su contrincante real se llama Mariano Rajoy, su jefe. Mientras no se den cuenta de eso los estrategas populares todos los golpes que Moreno dirija a Susana irán al vacío o se le volverán directamente a su propia cara. Monago lo tiene aprendido, tal vez debería llamarlo y de paso pedirle que retire el vídeo. Graduado en relaciones públicas en la Universidad Camilo José Cela, tal vez debería aprender algo del socarrón y desinhibido autor de la Colmena. No te pueden decir que eres un alumno aventajado de la corrupción de Génova y no mover siquiera un músculo, aunque sólo sea para desabrocharte el botón de la chaqueta y frenar la acusación en seco. Juanma Moreno se sabe perdedor, un handicap, y así es muy difícil.

A Antonio Maillo le sobran estudios en el mejor sentido de la expresión. Su dominio del latín y su condición de profesor lo traicionan. Habla rápido y mucho, y en ese mucho quiere hacernos llegar el diagnóstico, la crítica y las soluciones. A mitad de discurso uno está perdido. La tele es la tele, y tiene su lenguaje. Todo se aprende, porque discurso tiene. Era quien más tenía que ganar, pero no encontró su momento de oro, salvo un par de destellos, pues no consiguió mover de su envaramiento a una Susana que no estaba dispuesta a que nadie la sacase de sus casillas.

Como ven desde el debate de Nixon y Kennedy hemos aprendido mucho, incluso que la tele no es siempre espectáculo.

 

08
Mar/2015

A la (Ri)vera de Podemos

Si por ciudadanos indignados entendemos todos aquellos que quieren votar algo distinto a lo de siempre, hoy creo que puede afirmarse que no todos ellos son iguales, que también este grupo es plural y que así lo vamos a comprobar el próximo día 22. El amplio mercado electoral de los indignados ya tiene oferta variada, una circunstancia que muy pocos preveían y que va a tener consecuencias tanto para los nuevos partidos como para los viejos.

El impostado viaje de Pablo Iglesias hacia la centralidad política ha muerto en Andalucía y su estrategia de convertirse en la fuerza hegemónica del descontento ha saltado por los aires. El populismo bolivariano que tanto ha estudiado Errejón se ha topado de bruces con el más refinado concepto de Ciudadanos made in Catalonia, Spain. Se le acaba así a Podemos el monopolio sobre un discurso vertical (gente vs. casta) que creía no admitir competidores. Algo les ha fallado en sus cálculos, y ese algo puede ser una cosa tan simple como que la gente, los ciudadanos, tienen ideología, y que es desde ésta desde donde quieren expresar su descontento.

Y si Ciudadanos está definido políticamente y no lo oculta, es un partido liberal-centrado, ahora toca a Podemos mover ficha y situarse en el eje horizontal del que huye como gato del agua. Si no lo hacen, serán los votantes los que lo hagan por ellos. No es un dato menor que sea de la órbita de Izquierda Unida de donde proviene su potencial electorado mayoritario, como tampoco es irrelevante el dato de que si algún partido sale realmente damnificado éste sea el de Maíllo. Podemos es la IU de 1994, si me permiten la nada exagerada simplificación (ese año IU obtuvo 20 escaños en el Parlamento andaluz).

Pero cuando diga abiertamente dónde juega, en qué espacio ideológico se encuadra, hasta los viejos partidos sacarán tajada, pues además de los actos de constricción por la corrupción pasada, ofrecerán a los electores experiencia de gobierno, mensaje ideológico conocido y algo tan conservador como el statu quo.

Siempre he mantenido que la indignación no es programa político suficiente para precipitar una mayoría de cambio. Indignados, pero diferentes. Y mira por donde junto a Podemos había una Rivera.

28
Feb/2015

Ya sé, andaluz

Que Andalucía es tierra hermosa y fértil, ya lo sé, ¿no es así como la cantan los poetas? Que somos cultura, crisol de civilizaciones, tierra de encuentro, mare nostrum y puerta de África, está escrito en los libros de historia y cartas geográficas. Que somos luz y sombra, ricos en potencia y pobres las más de las veces, basta asomarse a la ventana para comprobarlo. Que hubo un 4 de diciembre, un 28 de febrero y, antes, mucho antes, una Constitución de Antequera, una Asamblea de Ronda, un manifiesto de Córdoba, un proyecto de Estatuto en la segunda República y que hubo un Blas Infante que escribió un libro sobre el Ideal andaluz, ya lo sé, algunos de esos hitos los viví con cándidos ojos de adolescente. No hace falta, pues, que me lo recuerdes año tras año, ni que me des pan con aceite para que mi estómago lo agradezca, ni, por supuesto, que me deslumbres por los brillos de tanta medalla.

Hoy, 28 de febrero de 2015, pienso en Ángela, en Luis y Nono, en Lourdes y en otros muchos jóvenes andaluces que, sin escondernos su preocupación, se preguntan sobre su difícil futuro en un mundo construido sobre claves muy distintas a las de hace 35 años. Hoy me gustaría saber qué representa para ellos nuestra autonomía, lo qué les da o lo qué les quita, lo que les resuelve o les dificulta. Llego a dudar, sin embargo, que los jóvenes de hoy se planteen las cosas en estos términos, lo que no deja de extrañarme, aunque sólo fuese por el hecho de que es esto lo que viven. Pero, ¿y si lo hacen, y si por azar lo hiciesen? ¿Qué podríamos responderles? ¿De qué nos sirve la autonomía, sabría usted decirme?

Les diría que la pregunta ya es importante por sí misma, que tiene un valor incalculable, pues va a la raíz de las cosas mismas en una época que exige precisamente eso, formas radicales de pensar. Cometerían un error, sin embargo, si piensan que, por sí sola, la autonomía lo resuelve todo, pues se trata solamente de un punto de partida para tomar decisiones por nosotros mismos, una arquitectura política para construir un modo de vida más igual, más justo y democrático.

Los andaluces fue eso lo que quisimos un 28 de febrero de 1980. Lo que seamos lo vamos decidiendo desde entonces. Ahora nos toca el 22 de marzo, ¿lo sabes?
Que Andalucía es tierra hermosa y fértil, ya lo sé, ¿no es así como la cantan los poetas? Que somos cultura, crisol de civilizaciones, tierra de encuentro, mare nostrum y puerta de África, está escrito en los libros de historia y cartas geográficas. Que somos luz y sombra, ricos en potencia y pobres las más de las veces, basta asomarse a la ventana para comprobarlo. Que hubo un 4 de diciembre, un 28 de febrero y, antes, mucho antes, una Constitución de Antequera, una Asamblea de Ronda, un manifiesto de Córdoba, un proyecto de Estatuto en la segunda República y que hubo un Blas Infante que escribió un libro sobre el Ideal andaluz, ya lo sé, algunos de esos hitos los viví con cándidos ojos de adolescente. No hace falta, pues, que me lo recuerdes año tras año, ni que me des pan con aceite para que mi estómago lo agradezca, ni, por supuesto, que me deslumbres por los brillos de tanta medalla.

Hoy, 28 de febrero de 2015, pienso en Ángela, en Luis y Nono, en Lourdes y en otros muchos jóvenes andaluces que, sin escondernos su preocupación, se preguntan sobre su difícil futuro en un mundo construido sobre claves muy distintas a las de hace 35 años. Hoy me gustaría saber qué representa para ellos nuestra autonomía, lo qué les da o lo qué les quita, lo que les resuelve o les dificulta. Llego a dudar, sin embargo, que los jóvenes de hoy se planteen las cosas en estos términos, lo que no deja de extrañarme, aunque sólo fuese por el hecho de que es esto lo que viven. Pero, ¿y si lo hacen, y si por azar lo hiciesen? ¿Qué podríamos responderles? ¿De qué nos sirve la autonomía, sabría usted decirme?

Les diría que la pregunta ya es importante por sí misma, que tiene un valor incalculable, pues va a la raíz de las cosas mismas en una época que exige precisamente eso, formas radicales de pensar. Cometerían un error, sin embargo, si piensan que, por sí sola, la autonomía lo resuelve todo, pues se trata solamente de un punto de partida para tomar decisiones por nosotros mismos, una arquitectura política para construir un modo de vida más igual, más justo y democrático.

Los andaluces fue eso lo que quisimos un 28 de febrero de 1980. Lo que seamos lo vamos decidiendo desde entonces. Ahora nos toca el 22 de marzo, ¿lo sabes?

21
Feb/2015

Acabo de subir tu foto a Twitter

Durante el tiempo que nos ocupa un retuiteo, dar un me gusta en Facebook o reenviar el mensaje por whatssap podemos llegar a ser penosos, además de creernos inocentemente inimputables. De la pantalla del móvil no va a salir ninguna mano que te abofetee la cara, ni ningún programa te dirá la vergüenza que está pasando por tu causa. Somos tan pueriles que nos da por pensar que la @ del Twitter es el escudo protector del Capitán América. Si llega el video sexual de una concejala no se tarda ni un segundo en ponerlo en circulación; si nos llega la supuesta foto de una política desnuda, lo reenviamos con o sin comentario, pero a la mayoría le gusta poner algo de su cosecha. ¡Qué bien nos lo pasamos destripando la intimidad, el honor y la imagen de los demás!

Lord McAlpine era un Ministro del gobierno de Thatcher. Un día la BBC insinuó, sin dar su nombre expresamente, que estaba siendo investigando por un delito de abuso a menores. Este hecho fue suficiente para que la red se pusiera a funcionar de inmediato. Lord McAlpine no tenía nada que ver con el asunto, pero ya había sido crucificado virtualmente en vida. Como no le era indiferente, puso a sus abogados a trabajar y estos comprobaron pronto que detrás de las arrobas había gente de carne y hueso cobardemente escondida. Antes de llevarlos ante los tribunales llegaron a un acuerdo amistoso. Los tuiteros con menos de 500 seguidores pagarían la cantidad simbólica de 5 libras, a los más seguidos les dolió el bolsillo. La BBC despidió al conductor del programa que dio origen a la infamia.

Si nos tomásemos los derechos fundamentales en serio, y en serio quiere decir como parte fundamental de nuestra cultura, nuestros móviles y tablets serían la vacuna perfecta contra estos repugnantes y dañinos virus. Bastaría con no propagarlos. El respeto a los derechos de los demás no puede quedar al libre albedrío de unos viciosos dedos. Antes sería mejor arrancárnoslos a bocados, si es verdad que no somos capaces de controlarlos.

Por cierto, acabo de subir tu foto a twitter y ya te puedo decir que a las viejas del visillo les encanta tu desnudo. Los RT se disparan y tu intimidad está hecha un colador. No te enojes. Todo es divertidamente virtual.

14
Feb/2015

¿Por qué siempre gana el PSOE?

Trataré de responder a la evidencia. Desde 1982 el PSOE gana en Andalucía elección tras elección, y lo hace incluso cuando pierde. ¿Por qué? Advierto de que la respuesta no es fácil de tantas como son las variables a tener en cuenta. Además, el peso de cada una de ellas resulta indeterminado. De lo único que podemos estar seguros es de que la suma de todos ellos da el resultado inevitable, el PSOE gana. Así pues, de haber una fórmula magistral, esta no tendrá cantidades, sólo ingredientes. Es mi deseo, por otra parte, que ningún demonio me nuble la vista en este intento de poner por escrito los elementos que habría que tomar en consideración para dar una respuesta lo más objetiva posible.

Así, por el hecho de gobernar, de manejar el poder, el PSOE parte con una ventaja considerable. Se calcula en un 20% la prima por estar en el gobierno. Puede ser más o menos, eso dependerá de las circunstancias y del desgaste del gobierno autónomo. Con todo, hay que saber que el PSOE andaluz crece cuando quien gobierna en Madrid es el PP.

El PSOE juega en la misma banda ideológica y percepción histórica que la mayoría de los andaluces. En el centro izquierda se concentra el mayor número de votantes y es ahí donde el PSOE articula su discurso. Quien quiera competir en esa misma frecuencia se encontrará con Goliat, y un David invisible tendría que llevar en su honda algo más que la defensa del Estado social. Podemos es el único partido que parece haberlo intuido, a los demás se los comió.

La clientela: 33 años de gobierno y sin perspectiva de que esto cambie, ha generado una difusa red de influencias, buenas caras y silencios, a qué negarlo. Sin embargo, cuál sea su peso, aún no se ha descubierto. De hecho, si es verdad que cuando una red se rompe otra la sustituye, no es un dato menor el hecho de que el PP gobierne hoy la totalidad de los ayuntamientos de las capitales andaluzas.

El sistema electoral, el bipartidismo imperfecto, la transversalidad de la corrupción, el papel de los medios de comunicación, son factores que también deberían ser analizados.

Como ven la respuesta no es evidente. Pero ya puestos, les propongo otra pregunta acaso más sencilla: ¿por qué el PP no gobernará nunca en Andalucía?

08
Feb/2015

¿Significantes vacíos?

A eso juega Podemos, a atraparlo todo. De ahí su calculada ambigüedad y que no se sepa siquiera qué propone, salvo a grandes trazos. Lo diré con más detalle: a Pablo Iglesias no le gusta Teresa Rodríguez y, si la acepta, es a regañadientes y sometida a un férreo control. Por libre podría poner en riesgo toda la estrategia. La gaditana tiene un fuerte marchamo ideológico, grabado a fuego tras muchas horas de asambleas anticapitalistas y eso difícilmente se borra. Y se junta además con gente inadecuada, como la CUT de Sánchez Gordillo.

En Podemos se entra por la puerta, pero sin empujar, de uno en uno y quemando antes el viejo carnet de la clandestinidad. ¿A que han oído lo de la centralidad del tablero? Pues para torear en los medios no puedes tener a subalternos incómodos en los extremos del redondel. Al toro electoral no conviene enseñarle mucho cuerpo y en la faena manda el torero.

Los conceptos de derecha e izquierda se llevan con Podemos como el gato y el agua. Si leen algo de su ideólogo de cabecera, Ernesto Laclau, entenderán mejor de qué va todo esto. Este politólogo argentino, fallecido en Sevilla un domingo de Ramos de 2014, construyó toda una teoría sobre las posibilidades del populismo a través del lenguaje y el discurso. Errejón lo ha estudiado mucho, y tal vez sea por eso que el discurso de Podemos está armado sobre lo que Laclau llamaba significantes vacíos. Son términos que no quieren decir nada por sí mismos, pero que, milagrosamente, todo el mundo cree conocer su significado exacto. Estos significantes vacíos tienen además la virtud de generar una fuerte empatía, y son la clave en la construcción de un nosotros que se arma frente a un ellos, los culpables. Piensen, por ejemplo, en la manida palabra casta y pregúntense por su significado exacto, o piensen en «patria», tan usada por Iglesias, o en los de abajo: todos ellos expresivos significantes vacíos. Pues bien, una vez has conseguido que esas palabras calen, ya tienes masa crítica suficiente para que el nosotros asalte un cielo antes propiedad de los ellos.

Sin embargo, el vacío no existe y Laclau, que fue asesor de los Kirchner, no sé si dijo algo sobre cómo se llenaba. ¿O sí?

 

31
Ene/2015

Te comerán el hígado

Eres Prometeo, aunque ahora te conozcan por Tsipras. Has vuelto a subir al monte Olimpo para robar, del carro de Helio, el fuego a los Dioses. Eres el protector de una humanidad que tirita de frío y a la que los Dioses han abandonado a su suerte. Has subido el salario mínimo interprofesional y has ordenado que nadie se quede sin luz ni agua. Has declarado, en fin, el cese de la austeridad y le has devuelto la esperanza soberana a los hombres. Zeus está airado, como nunca se le ha visto, y te increpa a escondidas y en alemán. Urde lentamente su venganza. Ordena a Hefesto que modele otra Pandora con suave arcilla, y la envíe a la tierra para que seduzca a tu hermano Yanis Varufakis, tu Ministro de Finanzas. Pandora no es en esta ocasión una hermosa mujer, sino el representante de la Troika del frac, un holandés de nombre impronunciable: Jeroen Dijsselbloem. Lleva Pandora consigo la famosa caja para obsequiar con ella a tu hermano, pero éste, advertido por ti, no la acepta. Eres conocedor de que esa caja encierra todos los males de la humanidad.

Me pregunto hasta donde tensarás la cuerda, Tsipras. La paciencia de los Dioses tiene un límite y ya conoces el desenlace. Un día Zeus ordenará tu secuestro o tu default o tu quiebra, y que te aten con una gruesa cadena a una gran roca del Cáucaso. Inmóvil, un águila te devorará el hígado tras la caída del sol y cada mañana tu víscera volverá a crecer, para que cada noche el águila te vuelva a picotear las entrañas. Así será tu final, está escrito y puedo verlo. Los Dioses no quieren malos ejemplos, y menos que este cunda, pues se cuentan por millones los mortales que llevan aceptando las crueles pruebas que se dictan desde un distante Olimpo y ahora empiezan a contar con el favor de Zeus. Tras un tiempo prudencial te liberarán, y serás perdonado, pero no podrás evitar volver a las andadas. Eres el Titán protector de la raza humana y ésta parece estar llamada a sufrir.

Me dirás que soy pájaro de mal agüero y que confío muy poco en la soberanía del pueblo, que no tengo esperanza. Puede que tengas razón, pero yo también burlé a Zeus y, desde entonces, puedo ver el futuro, pero a condición de que nadie me crea. Me llamo Casandra.

25
Ene/2015

De la pinza a la trinza

Que habrá elecciones andaluzas el próximo 22 de marzo es tan cierto como que sólo falta el decreto de disolución del Parlamento. Ahora toca explicar las razones, que las hay, tanto endógenas como exógenas. Por de pronto cabe decir que estas elecciones se juegan por la banda izquierda, un carril con muchos pretendientes y donde las nuevas promesas juegan duro para disputarle el puesto al veterano hegemónico. Advertido del peligro y necesitado de demostrar que no está para la jubilación, el PSOE convoca así un partido en su propia casa, en ese Estadio del Sur que tantas tardes de gloria le ha dado y donde nunca nadie le ha ganado por la derecha. Si gana, lo que es probable, será porque la titular en esa banda, Susana Díaz, ha leído bien el partido y confiado muy mucho en su calidad individual. Si pierde, en cambio, arrastrará a todo su equipo con ella, también más allá de Despeñaperros. Así pues, a Pedro Sánchez no le queda otra que estar en la grada, desgañitándose, aunque sepa que luego pagará cara su afonía.

Susana ha convencido al entrenador para que siente en el banquillo a Maíllo, la joven promesa de Lucena. No se fía de él, y menos de que fuese a pasarle la pelota en condiciones de jugarla. Por eso, antes de que la deje en evidencia, lo sacrifica para enfrentarse ella sola a la nueva carrilera de la izquierda procedente del club gaditano de Podemos, Teresa Rodríguez. En este interesante encuentro se medirán así la veteranía con el atrevido desparpajo o, si estas palabras valen, pragmatismo versus utopía. Como en este juego todo influye, el resultado del partido que hoy se juega en Atenas también condicionará las tácticas de los distintos equipos.

Dicen algunos que Moreno Bonilla está en condiciones de jugar. Sin embargo, lo que nadie acierta a decir es a qué exactamente. Otros, sin embargo, apuestan por que será Rajoy el que en realidad salte al campo para ir entrenando la final que disputará de noviembre. Su equipo sólo cuenta con el crédito de unos macro números que lo mantienen en primera de milagro.

Pues bien, pase lo que pase, de lo que estamos seguros es de que esta liga ha cambiado. Ya no es cosa de dos, y, por eso, de la pinza a la trinza. Vayámonos acostumbrando.